Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD DEL ATLANTICO

DEPARTAMENTO DE QUIMICA Y FARMACIA


COORDINACION DE FARMACIA

Ética de las esculas filosóficas

José David Pérez Navarro,

Profesor. Frank Brady Morales Romero 18/09/2019 Ética de las escuelas filosóficas .Universidad Del Atlántico,
Barranquilla.

TABLA DE CONTENIDO.

 Ética eudemonista
 Epicureísmo
 Escepticismo
 Neoplatonismo
 Cinismo

Introducción.

La ética es la rama de la filosofía que se encarga de las normas que rigen al ser humano, en cuanto a lo
correcto e incorrecto. Si bien la ética y la moral cuentan con un significado primigenio común (ética
proviene del vocablo griego “ethos”, costumbre o hábito, y moral proviene de la palabra latina “mos”,
que quiere decir también costumbre), a lo largo del paso del tiempo han adquirido significantes distintos,
haciendo de la ética una ciencia racional, científica y teórica, de aquello que es correcto o incorrecto,
según los actos del hombre, relacionándose con el deber del individuo para con la sociedad.
La ética (también denominada como filosofía moral), es el estudio sistemático y lógico de los principios
morales y de los valores, se ocupa de las normas de vida del ser humano, ya sean estas sociales,
personales o universales, así como a las razones subyacentes a nuestros juicios sobre de si un
comportamiento es correcto o erróneo. Se trata de una de las tres ramas principales que se desprenden
del tronco de la filosofía, junto a la metafísica y la epistemología.
Es la fracción de la filosofía que se ocupa de cómo deberían de ser las cosas, conforme a los valores
(morales), es decir, la ética es el estudio de los valores morales, ocupándose de la actitud que tomamos
como seres libres, racionales y pensantes, en cuanto a nuestras acciones basándonos en los valores y
creencias que poseemos, a manera de una “guía” o teoría filosófica de cómo debemos vivir y actuar,
preocupándose de los principios básicos para la organización de la vida diaria, en cuanto a aquello que
es correcto o incorrecto, lo bueno y lo malo, desde el punto de vista de la reflexión filosófica y las reglas
de conducta, aplicables en la convivencia con los demás individuos de la sociedad en la que
coexistimos.

Ética eudemonista.

Del griego εὐδαιμονία: felicidad, dicha). Es una de las corrientes de la ética; surgió en el mundo de la Antigüedad
clásica y en él alcanzó ya su más plena manifestación (Demócrito, Sócrates, Aristóteles). Considera el
eudemonismo que el principal motivo de la conducta del hombre es el anhelo de felicidad: personal, según el
eudemonismo individualista; colectivo, según el eudemonismo social. También eran partidarios del eudemonismo
los materialistas franceses del siglo XVIII (Helvecio, Diderot) y los representantes del utilitarismo. La ética
eudemónica, por su sentido activo y por su humanismo, es incomparablemente superior a la cristiana, pues llama
a alcanzar la felicidad en la tierra y no en el mundo de ultratumba. Sin embargo, el eudemonismo preconiza sus
normas en calidad de reglas comunes a todos los hombres, supra históricas, en la sociedad constituida por
clases antagónicas, donde no hay una moral única ni puede haberla.
UNIVERSIDAD DEL ATLANTICO
DEPARTAMENTO DE QUIMICA Y FARMACIA
COORDINACION DE FARMACIA

EN QUÉ CONSISTE LA FELICIDA. Sobre la naturaleza de la felicidad, sin embargo, no existe opinión unánime,
pues unos la ponen en los placeres, otros en los honores, riquezas, fama, éxito, etc.

Epicureísmo.

como una manera de apropiarnos del instante y, en este sentido, se trata de una postura sobre todo ética, y no
tanto motivacional. Justamente porque tenemos el instante (somos dueños del presente que sentimos) se hace
preciso diseñar un plan de vida (una ética) que nos ayude a plenificar de gozo ese instante. Trataré de mostrar,
por tanto, como sólo desde esa concepción del presente es posible construir el hedonismo como ética y su
propuesta, más que motivacional, es ética. A este respecto parece necesario adentrarse en la concepción de la
vida que se trasluce en la Carta a Meneceo y ver qué importancia tiene en la visión de la felicidad: así se podrá
mostrar su propuesta hedonista con todas sus implicaciones metafísicas (su concepción del presente y el ser
humano). La ética de Epicuro intenta ser, ante todo, una medicina del alma y, frente a las doctrinas que
postulaban la persecución del placer como único bien, en Epicuro se encuentra un hedonismo de nuevo cuño, en
el que la postura está depurada y sofisticada. El hedonismo de Aristipo es sometido a un fino criticismo
combinándolo con una teoría de los átomos materialista, y Epicuro aparece así como una postura filosófica
fuerte, argumentada, neta5. En las próximas páginas se tratará de analizar esta concepción de la felicidad de
Epicuro como estado de satisfacción subjetivo cuando identifique la felicidad y el placer, examinando su
concepción de la vida y de la muerte. Se intentará mostrar, a través de este análisis, la concepción de la vida que
subyace en su pensamiento y fundamenta su propuesta ética: vivir es puro sentir en presente, y a la vez lo que
cierra el proceso de vida es la muerte como último instante; por último, habrá que ver si esta concepción de la
vida y de la muerte supone un impedimento para el propio hedonismo que propone

ESECPTISISMO

Ciertamente, los escépticos lo único que persiguen es no sentir turbación y para ello estiman que es necesario
vivir sin dogmas; pero ¿qué hay que entender por "dogma"? En las Hypotiposis , dice Sexto que "dogmatizar
consiste, según algunos, en aceptar en ciertas cuestiones, después de analizadas científicamente, cosas no
manifiestas". El escéptico. No puede dar su asentimiento a ninguna cosa no manifiesta; ello quiere decir que
fuera de las cosas que no son objeto de discusión científica (filosófica), el escéptico da su asentimiento a las
disposiciones ("pathesi") que provienen de las impresiones sensoriales, , calor, frío, etc. De estas sensaciones
no se puede tener opiniones, sino que es necesario asentir a ellas; jamás se les puede aplicar el método
escéptico, que versa sobre afirmaciones acerca de objetos sensorialmente captados o imaginados, o sobre la
correspondencia entre fenómenos y noúmenos, o sobre la referencia de fenómenos entre sí. Los escépticos, al
hacer uso de las formulas que les son usuales: "no más esto que aquello", "no defino nada", etc., no dogmatizan,
sino que insistentemente reiteran que no hacen un uso absoluto de estas fórmulas (pantos hyparkhoúsas );
cuando, en ocasiones, afirman que "todas las cosas son falsas", incluyen su aserto dentro de las cosas falsas, es
decir, practican la autor refutación inmediata (heauten pseudé einai léguei). En el enunciado de sus fórmulas
establecen lo que les parece y afirman su propia expresión de modo no dogmático, sin hacer ninguna afirmación
positiva respecto de las realidades externas).

Ética Neoplatónica.

La ética Neoplatónica. afirmaba “El fin supremo del hombre y su felicidad CONSISTE en que su alma se vuela
a unir con lo divino, el lugar de donde este ha salido.” ; los seguidores de esta corriente neoplatónica entendían
la capacidad de juzgar y racionar ante la ética como el resultado de un proceso de impregnación con
Dios y la luz de la naturaleza , una transmisión de fuerzas hacia cada uno de nosotros
dándole así la capacidad al hombre de concepción o emanación ideas pertenecientes al alma de cada
ser humano . Plotino , lleva la ética a un lado místico la oportunidad de los hombres de enriquecer con
sabiduría su alma , haciendo que este camino espiritual encuentre la contemplación de la verdad de una forma
suprema e intelectual.
UNIVERSIDAD DEL ATLANTICO
DEPARTAMENTO DE QUIMICA Y FARMACIA
COORDINACION DE FARMACIA

Cinismo.

El cinismo no es fácil de historias. Empezando por el hecho de que sus figuras más celebres, Diógenes de
Sinope y Crates de Tebas, no dejaron escritos. En cuanto a sus biografías, están cubiertas por una espesa nube
de misterio; sus vidas nos son conocidas casi exclusivamente a través de anécdotas, la mayoría de ellas de
procedencias inciertas, por no decir cuestionables. Ante este panorama: ¿qué se puede decir de los cínicos?

Cuando se piensa en la filosofía cínica, viene inmediatamente a la mente el nombre de Diógenes de Sinope,
quien llevó sus principios hasta su forma más extrema. Fue el autor de famosas “travesuras” como recorrer con
una linterna en plena luz del día las calles de Atenas en “búsqueda de un hombre”,
UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO
DEPARTAMENTO DE CIENCIAS BÁSICAS
COORDINACIÓN DE FÍSICA