Está en la página 1de 5

Características de las sociedades

Se denomina sociedad al conjunto de personas que tienen características


comunes, como su historia, costumbres, lengua, mitos, religión, creencias,
arte, ciencia, economía, y valores culturales pertenecientes a una
población que tiene una convivencia territorial, y estilo de vida comunes
entre sus miembros, la cual puede estar concentrada en un sector, (como
las sociedades indígenas dentro de un país, que tienen sus propias
costumbres) o nacional, (en donde la sociedad abarca las distintas
facetas de los diversos grupos que la integran.

Sociedad que tiene por objeto la realización de uno o más actos


de comercio o, en general, una actividad sujeta al Derecho Mercantil. Es la
unión voluntaria de personas que de común acuerdo aportan
bienes, dinero o industria con el objetivo de desarrollar una actividad
económica, que le permita obtener ganancias y que la misma pueda ser
repartible entre ellos.

Contenido

[ocultar]

1 Surgimiento del fenómeno asociativo

2 Ventajas de su constitución

3 Concepto y características

3.1 Características

4 Requisitos de constitución

5 Efectos o consecuencias de la personalidad jurídica

6 Sociedad irregular y sociedad en formación

7 Clasificación de las sociedades mercantiles

7.1 Sociedades personalistas

7.2 Sociedades capitalistas

8 Tipos de sociedades mercantiles

9 Fuentes

Surgimiento del fenómeno asociativo


En los inicios del Derecho mercantil, la actividad mercantil fue desarrollada
por el comerciante, hoy empresario individual, pero con el proceso de
la globalización, el desarrollo de la economía, los adelantos científicos
técnicos, se le ha hecho casi imposible al empresario individual soportar la
dimensión cada vez más creciente que alcanza la actividad mercantil y
poder desarrollar su actividad económica; es decir, el empresario
individual se veía imposibilitado de llevar a cabo de un modo aislado una
empresa determinada.

Como solución a esta situación surge el fenómeno asociativo. Y esto


obedece, entre otras aspectos a que presenta el mismo, las siguientes
ventajas: por medio de ella (sociedad mercantil), puede el empresario
individual dividir su patrimonio, formando entonces dos patrimonios, uno al
que se le denomina civil y el otro mercantil. El primero de ellos encierra los
bienes dedicados a la vida familiar, a las deudas contraídas en el plano
civil, etc; en el segundo se encuentran aquellos que son precisos para el
ejercicio de su actividad económica.

Por tanto, en el caso del empresario social, al adquirir su personalidad


jurídica, con la inscripción en el registro mercantil, se convierte en sujeto de
derechos y obligaciones, y por tanto, entre tantas consecuencias adquiere
autonomía patrimonial. Es decir, se produce una escisión entre el
patrimonio de los socios y el de la sociedad.

El empresario social o sociedad mercantil tiene su origen en un acto


jurídico, denominado contrato de sociedad, estableciéndose un límite a la
libertad de forma regulada en el Código de Comercio de la República de
Cuba.

Ventajas de su constitución

La constitución de sociedades mercantiles trae consigo que se produzca


una separación de la responsabilidad del socio y de la sociedad; pueden
los socios trasmitir las participaciones económicas que posee en la
sociedad. Lo que no significa que pierda la sociedad la titularidad de su
patrimonio, por el contrario, se produce un cambio en los miembros de
esta que para nada afecta la titularidad del patrimonio por parte la
sociedad.

La constitución de sociedades mercantiles posibilita al empresario


mercantil realizar diversas actividades económicas con diversos objetos
sociales; en materia fiscal también resulta ventajoso la elección del
empresario social, como forma a adoptar para desarrollar una actividad
económica, pues en el caso de las sociedades se le impone
el impuesto sobre utilidades mediante el cual se grava mediante un tributo,
de modo proporcional, las rentas de las sociedades, y en el caso del
empresario mercantil individual se grava a través de los tributos, de forma
progresiva, toda la renta obtenida de su actividad económica (impuesto
sobre ingresos personales), entre otras ventajas.

Concepto y características

Se define la sociedad mercantil como la unión voluntaria de personas que


de común acuerdo aportan bienes, dinero o industria con el objetivo de
desarrollar una actividad económica, que le permita obtener ganancias y
que la misma pueda ser repartible entre ellos.

Características

La sociedad mercantil nace de un acto jurídico, denominado contrato de


sociedad, cuyas características son las siguientes:

Asociación voluntaria de personas: unión de personas que se agrupan con


el objetivo de alcanzar un objetivo común, que será de carácter ideal y
extraeconómico.

Plurilateral: intervienen en su constitución dos o más personas. Por tanto, las


aportaciones que cada socio realiza, no engendra obligación para la otra
parte, sino que ingresa a formar parte de un fondo patrimonial común.

Intención de constituir la sociedad: como voluntad de unión y de correr


riesgos en común, ya sean los de pérdidas y ganancias; es decir, es la
representación subjetiva de los elementos objetivos y económicos que
constituyen la finalidad y esencia del contrato de sociedad.
comunidad primitivase entiende, en la teoría marxista, como una etapa del
desarrollo de las formaciones económico-sociales, caracterizadas por el bajo
nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, la propiedad colectiva de
los medios de producción (la tierra y las herramientas rudimentarias) y la
distribución igualitaria de los productos. Es el primero de los modos de
producción que Marx definió como estados de la evolución de la historia
económica. La comunidad primitiva data de 20000-7000 a.C.

Características[editar]

En el comunismo primitivo, los seres humanos estaban organizados en grupos,


dedicados a la caza, pesca y recolección. La actividad productiva humana se
basaba en la cooperación simple. Para Marx, este tipo de asociación
cooperativa era una necesidad inexorable (Que no se puede evitar, eludir o
detener) debido al desamparo en que se encontraba el individuo aislado en la
naturaleza. Como consecuencia de su modo de vida, el humano primitivo no
concebía la posibilidad de la propiedad privada de la tierra y de los demás
medios de producción; pero lo que sí concebía era lo que Marx describió en
sus Manuscritos Económico-filosóficos de 1844 como "propiedad privada general"
que en el ejemplo de la comunidad de mujeres era una especie de propiedad
sexual de la comunidad hacia el cuerpo de la mujer. Con el capitalismo esta se
transforma en la "propiedad privada exclusiva" que en este caso se denominó
"matrimonio". Tan sólo algunos instrumentos y bienes les pertenecían en propiedad
personal.

En el comunismo primitivo la producción estaba directamente definida por las


necesidades colectivas, y entre el acto sustancial de la creación y lo creado no
había ninguna mediación social y, por tanto, ninguna ruptura epistemológica.

Esta forma de vida corresponde al periodo que los pre-historiadores han


denominado Paleolítico, y no fue sino con el desarrollo de la agricultura y
la ganadería, realizado durante el Neolítico que permitió una primera
especialización y división social del trabajo, como describe el historiador Vere
Gordon Childe con sus conceptos de Revolución neolítica (en la que
las aldeas campesinas aún conservaban buena parte del igualitarismo social) y la
posterior Revolución urbana (cuando ya aparecen claramente las clases
sociales y el poder político y religioso).

El desarrollo primitivo de las fuerzas productivas no creaba excedente alguno


después de cubrir las necesidades más perentorias, por lo tanto, era imposible la
acumulación de bienes. Como el desarrollo de las fuerzas productivas era
insuficiente para que el trabajo excedentario de unas personas liberara a otras
personas de la necesidad de trabajar, también era imposible la explotación.
Al ser una sociedad basada en el autoabastecimiento, todas sus relaciones
sociales eran comunitarias, y al no ser una sociedad dividida en clases sociales no
era necesario ninguna clase de Estado para su regulación.

Este modo de producción fue sustituido, dependiendo del lugar o la época, bien
por el modo de producción esclavista o bien por el modo de producción feudal,
ya fuera por desarrollo propio o como resultado de la conquista.

La división del trabajo se hacía de acuerdo a la edad y al sexo, lo cual significa


que los niños y las mujeres realizaban trabajos que su estado físico les permitiera.

La teoría del matriarcado (hoy muy puesta en cuestión y matizada por


la antropología moderna) consideraba que en este tipo de sociedad la autoridad
del grupo la representaban las mujeres. Lo mismo ocurría con la práctica de
la poliandria (múltiples compañeros sexuales para cada mujer). Actualmente se
acepta la idea general de que eran comunes las sociedades matrilineales,
actualmente presente en culturas como la de los iroquenses. La antropología
nunca ha considerado que haya existido una sociedad matriarcal.

Intereses relacionados