Está en la página 1de 3

Leyes, normas o planes de gestión para el manejo del problema de la gestión ambiental deficiente

en zonas marino costeras.

Leyes

- El primer esfuerzo precursor de la cuestión de las zonas marítimas y las áreas


protegidas se establece en el año 1976 con la implementación de la Ley
Orgánica del ambiente. Entre los objetivos más resaltantes se hallan: contener
la representatividad ecológica del país, trabajar bajo el criterio de corredores
biológicos, servir a la protección de cuencas hidrográficas, conservación de
fauna, etc.
- En 2001 se aprobó el Decreto con Fuerza de Ley de las zonas costeras, a
través del cual se origina la Dirección Técnica de las Zonas Costeras (DTZC),
la cual forma parte del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente
(MINANMB). Sus responsabilidades abarcan definir el conjunto de normas
para el ordenamiento y la gestión integrada de las zonas costeras (con el
apoyo de otros organismos públicos). La Primera Disposición transitoria de
dicha Ley refiere a la estructuración del Proyecto del Plan de Ordenación y
Gestión Integrada de las Zonas Costeras, y tiene como metas pautar el marco
de referencia espacial y temporal que garantice la conservación, el uso y el
aprovechamiento sustentable de la zona costera y el aumento de la calidad de
vida de la población de Venezuela. Además, regula la explotación de
minerales no metálicos (petróleo, gas natural, arcilla, sal) en el espacio
acuático (lacustre y marino). Por otra parte, se deberían permitir las
condiciones, en las ínsulas y penínsulas del país, para la consolidación de
fuentes energéticas alternativas como la solar y la eólica.
- El instrumento que regula, en su interior, el desarrollo de programas de
educación, investigación y participación comunitaria que se realizan (o no)
dentro de las áreas protegidas se denomina Plan de Ordenamiento y
Reglamento de Uso (PORU). Solo treinta y siere de las noventa y cinco áreas
protegidas poseen esa directriz.
- Se inició, en el 2011, el proyecto denominado “Fortalecimiento del Sistema de
Áreas Marinas Protegidas de Venezuela”, el cual tiene como objetivo
consolidar el sistema de áreas protegidas en ecosistemas marino-costeros,
para optimar la gestión, administración y operación de las áreas Marinas
Prioritarias de Conservación (AMCP) y contribuir al mantenimiento de la
biodiversidad marino-costera de relevancia mundial.

Para concluir, entre las Políticas Nacionales de Conservación y Desarrollo


Sustentable de las Zonas Costeras (PNCDSZC) se destaca la relevancia de las
siguientes por influir directamente con el fortalecimiento de un sistema de Áreas
Protegidas marino-costeras:

1) Conservar los recursos naturales, paisajísticos, históricos, arqueológicos y


socioculturales.
2) Fortalecer la planificación ambiental y la ordenación de las zonas costeras.
3) Prevenir, controlar, corregir y mitigar las causas generadoras de
contaminación en las zonas costeras.
4) Garantizar el carácter de utilidad pública en la franja de Dominio Público de
las zonas costeras mediante su gestión integrada.
5) Reducir la vulnerabilidad de la población ante amenazas naturales o socio
naturales en las zonas costeras.
6) Fortalecer los procesos administrativos y establecer mecanismos de
coordinación, seguimiento y control de las actuaciones de organismos
públicos.
7) Fortalecer la educación ambiental y la participación comunitaria-
8) Orientar y promover la investigación científica y tecnológica en las zonas
costeras
9) Reforzar de forma permanente la vigilancia y el control ambiental.

Fuentes Bibiliográficas:
Hernández Ávila, Ayrem., De Andradre, Roberto (2012). Áreas marinas y costeras
protegidas en América Latina. Estado de las Áreas Marinas y Costeras Protegidas
en América Latina, pp. 587-606.