Está en la página 1de 4

“Eran comunidades con un poder político unitario” (De la Cueva, s.f, p.43).

En este punto de la historia política, ya no existía una diversidad de entes que ostentaran el
poder y administraran cada cual su feudo. El poder se concentró en un solo centro de poder
político en el territorio. Se reunificaron todos aquellos pequeños feudos que hacían las veces de
Estado. Ahora existía un solo poder que se encargaría de llevar el poder estatal, el cual podría
delegar parte de ese poder a las autoridades locales, porque ya no tendrían el poder absoluto que
ostentaban en la edad media. Un ejemplo de esto es la creación de leyes, estás ya no podían ser
creadas por cada autoridad local, ahora un ente centralizado seria quien legislaría para todo el
territorio.
Conclusión. Para que existiera la concepción de Estado que conocemos hoy en día, fue
necesario quitarle el poder a todos los pequeños entes que lo poseían y centralizarlo en uno solo.
Este sería el único en ostentar el poder, pero podría delegar parte de el para la mejor
administración del territorio.

“Fue en Florencia donde el problema político se hizo asunto de todo el pueblo” (De la
Cueva, s.f, p.45).
En la edad media todas las decisiones trascendentales políticas del estado recaían
únicamente en quien tenía el poder. Este tomaba las decisiones pensando más en su bienestar que
en el de todo el pueblo que tenía bajo su dominio. Al entrar a la época moderna, esta idea fue
cambiando, ya no se tomaban las decisiones únicamente pensando en el bienestar personal de
quien estaba en el poder. Ahora estas decisiones debían ser pensando en el bienestar de todo el
pueblo, dado que se entendía que era este quien en realidad tenía el poder. Por lo tanto, quien
dirige el Estado ahora está consciente que para asegurarse la gobernabilidad, debe velar porque el
pueblo este en las mejores condiciones.
Conclusión. Todo Estado moderno debe velar por el bienestar de la población que lo
conforma, por tal razón, todas las decisiones políticas de este deben estar encaminada a buscar la
realización de ese fin, el bien común.
“La supremacía del rey sobre los poderes internos de cada pueblo y la consecuente
centralización de las atribuciones públicas” (De la Cueva, s.f, p.47).
Conocemos que la centralización consiste en que las decisiones y funciones públicas recaen
en un centro común, en este caso en un ente que se hará suyas todas las funciones de Estado. Este
fue un paso necesario para llegar al modelo de Estado moderno. No era posible llegar a este
punto, si se seguía con el mismo modelo de la edad media, en el cual cada feudo funcionaba
como un mini Estado ejercido atribuciones públicas. Fue necesario que un solo ente (en este caso
el rey) tomara todo el poder y atribuciones públicas para unificar esta administración del
territorio. Si bien, de manera centralizada delegaría parte de este poder, este conservaría en los
altos jefes el máximo de control para la toma de decisiones.
Conclusión. La centralización fue necesaria, debía existir una unificación tanto de políticas,
como de leyes dentro del Estado moderno. Algo que sería casi imposible de lograr, si cada señor
feudal o ente que ejerciera poder dentro de un territorio, siguiera ejerciendo funciones totales
como de Estado.
Origen del Estado Moderno.

Lic. Estuardo Alejandro Talavera Ventura


Marzo 2018.

Universidad de San Carlos de Guatemala.


Escuela de Estudios de Postgrado
Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales
Historias de las Ideas Políticas. Sección “C”
M.Cs. Jorge L. Zamora Prado.
De la Cueva, M. (s.f). La Idea del Estado. México: Fondo de Cultura Económica,
Universidad Nacional Autónoma de México.