Está en la página 1de 2

¿Qué es?

El reportaje es un género periodístico que consiste en la narración de sucesos o noticias de cualquier tipo de
información. El periodista Raphaël Hitier en pleno reportaje, preparándose a intervenir en directo para una
cadena francesa de televisión, acerca de la Opéra Garnier en París, poco después de una manifestación popular
contra la guerra de Gaza, el 17 de enero de 2009. En términos generales, un reportaje es un trabajo documental
planificado, y su propósito es informar. A pesar de ello, puede incluir opiniones personales del autor. Por este
motivo, tienden a elaborarse con ciertos criterios subjetivos del investigador, aunque incluya una gran
diversidad de colaboradores o informantes para redactarlo. Este hecho contribuye a que un reportaje sea emitido
—en muchas ocasiones— con la finalidad de crear una posición en el espectador respecto a un determinado
tema en particular. Por lo común el reportaje es dado por un periodista que se realiza acerca de un hecho o sobre
cualquier tema el cual suele ir acompañado de imágenes y fotos etc. Este se publica en la prensa o se emite por
televisión o radio. En este género, se explican acontecimientos de interés público, con palabras, imágenes, y
vídeos, desde una perspectiva actual, y utilizando un lenguaje accesible y popular para un público lo más
extenso y diverso posible. Los reportajes son más largos y completos que el simple desarrollo de las noticias, y
muchas veces vienen acompañados de entrevistas (a veces desde el propio lugar de los hechos, a veces en algún
estudio de grabación). Al igual que en el género noticia, en el reportaje —con mayor razón— se requiere
contrastar varias fuentes: entre más fuentes se consulten mayor credibilidad va a tener el trabajo periodístico. Si
lo mínimo para una noticia son tres fuentes, se podría esperar que para el reportaje se consulten siempre más de
tres.

Ejemplo:
El contenido de un periódico es variado: noticias, artículos, crónicas, reportajes, notas
literarias, espectáculos, deportes, etcétera. El reportaje informa con extensión sobre sucesos
actuales. La noticia se refiere escuetamente a un hecho importante. Todos los periódicos,
revistas, cine, radio y televisión, esparcen las mismas noticias: la muerte de Allende, la crisis
de los energéticos, la aclaración de las "cintas de Watergate", la continuación del conflicto
árabe-israelí, un accidente aéreo, una catástrofe natural o una persecución política, las
agencias informativas coinciden en sus noticias y se significan por sus reportajes; hablan de
lo mismo, pero no lo hacen de igual manera. El reportero no juzga o valora, como el
articulista, sino informa solamente con objetividad; utiliza un estilo directo; se despersonaliza
para que el público esté al tanto del suceso reportado. El buen reportaje debe principiar en
forma llamativa, desarrollarse con interés y rematar con un final concreto. Ejemplo de
reportaje:

Manuel Mejido publicó en Excélsior, el 8 de diciembre de 1974, un reportaje interesante


sobre Kuwait; transcribo los párrafos iniciales:
kuwait
"El gobierno de este país compra a cualquier precio y en donde sea, la más adelantada
tecnología de la educación; más de dos mil becarios estudian cursos especializados en el
extranjero, con becas mínimas de trescientos dólares mensuales, y se importan los mejores
maestros del mundo árabe, pero la coeducación no ha llegado todavía a las aulas, en donde
la separación entre hombres y mujeres es muy señalada.
En una larga entrevista con Excélsior, el doctor Mohamed al Zaani, viceministro de
Educación, habló de los 190 000 estudiantes que asisten a las escuelas, tanto como de la
unidad de la "familia árabe" y el profundo arraigo que los ku-waitianos tienen en su tierra, lo
cual "causa graves problemas al ministro de Asuntos Exteriores, que no encuentra fácilmente
personas dispuestas a dejar su país para ocupar puestos diplomáticos o consulares en el
extranjero."
Para las mujeres, hay cursos en todas las carreras y en especialidades como farmacología,
biología, enfermería y otras; pero la mujer todavía está muy lejos de alcanzar una igualdad
de derechos con el hombre, no obstante el desarrollo y "la apertura hacia Occidente" del
emirato de Kuwait.

En los cines —hay cuatro en la capital, de los cuales tres llevan nombres árabes españoles:
Alhambra, Andalucía y Granada— el lado derecho de las salas es ocupado por las familias:
esto es, también las mujeres. En el ala izquierda sólo se sientan hombres o niños. Nunca se
da el "escandaloso" caso de que una pareja de novios ocupe butacas contiguas en el
cinematógrafo.