Está en la página 1de 2

EL TRABAJO EN EQUIPO

Todo buen líder no trabaja solo, siempre hay un grupo de seguidores que trabajan con él. Un
líder sin seguidores no es un líder.
Si miramos en las Escrituras veremos que siempre los grandes líderes de la Biblia han tenido
a su lado un equipo bien formado de hombres y mujeres que acompañaron su ministerio.
David estaba rodeado de guerreros muy valientes, ellos le acompañaron en todo y pusieron su
propia vida en riesgo por él. De esta manera David podía ir a enfrentar los más temibles
adversarios, él sabía que los que estaban a su lado darían todo por él y la causa. Lo mismo él
estaba dispuesto a hacer por ellos.
1. LOS MIEMBROS DEL EQUIPO SE ACOMPAÑAN EN LOS MOMENTOS
DIFÍCILES

Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el
Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego.
1Sa 30:2 Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el
menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir
su camino.
1Sa 30:3 Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus
mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

Los amalecitas invaden Siclag en ausencia de David. Entraron por sorpresa en la ciudad, la
cual había quedado desprotegida, la saquearon, la incendiaron y se llevaron cautivas a las
mujeres, así como a los niños (vv. 1, 2). Con esta acción intentaban vengarse de las incursiones
que recientemente había llevado a cabo David en su territorio (27:8).

¿Qué hicieron los hombres que iban con David? Lloraron con él, cuando hay un buen equipo,
los triunfos y las derrotas o las cosas difíciles se pueden llevar mejor ya que todos somos de
un mismo sentir, un buen equipo no deja solo al o los líderes, más bien lloran con él.

Cuando hay un buen equipo, el sentimiento es compartido.

2. LOS MIEMBROS DEL EQUIPO CUIDAN AL MÁS ´DEBIL

2Sa 21:15 Volvieron los filisteos a hacer la guerra a Israel, y descendió David y sus siervos
con él, y pelearon con los filisteos; y David se cansó.
2Sa 21:16 E Isbi-benob, uno de los descendientes de los gigantes, cuya lanza pesaba
trescientos siclos de bronce, y quien estaba ceñido con una espada nueva, trató de matar a
David;
2Sa 21:17 mas Abisai hijo de Sarvia llegó en su ayuda, e hirió al filisteo y lo mató. Entonces
los hombres de David le juraron, diciendo: Nunca más de aquí en adelante saldrás con nosotros
a la batalla, no sea que apagues la lámpara de Israel.

David en persona luchó con uno de los gigantes de los filisteos llamado Goliat y lo venció y
ya entrado en años, no quiso dejar de luchar, pero halló que ya no era el joven que hizo frente
a Goliat, sino que peleaba y se cansaba.Dándose cuanta de ello, uno de los gigantes, de nombre
Isbí-benob, fuerte y bien armado, trató de matar a David, pero Dios no lo permitió pues Abisay
uno de los suyos se enfrentó al gigante y lo mató. Luego le dijeron a David que ya no iría mas
con ellos para protegerlo.

Los miembros de un equipo se cuidan unos a otros y si es necesario trabajan un poco más para
cuidar a aquel que es más débil.

El trabajo en equipo se hace cuidando de los demás.

3. LOS MIEMBROS DEL EQUIPO SE FORTALECEN EN DIOS.

1 Samuel_23:3 Pero los que estaban con David le dijeron: He aquí que nosotros aquí en Judá
estamos con miedo; ¿cuánto más si fuéremos a Keila contra el ejército de los filisteos?
1Sa_23:4 Entonces David volvió a consultar a Jehová. Y Jehová le respondió y dijo:
Levántate, desciende a Keila, pues yo entregaré en tus manos a los filisteos.
1Sa_23:5 Fue, pues, David con sus hombres a Keila, y peleó contra los filisteos, se llevó sus
ganados, y les causó una gran derrota; y libró David a los de Keila.

Estos versículos revelan que David consultaba constantemente a Jehová antes de actuar.
¿Debía subir a Keila para ayudar a sus habitantes del ataque de los filisteos? Consultó al Señor
y recibió contestación afirmativa. Cuando las tropas se manifestaron renuentes a obedecer,
consultó por segunda vez a Dios y éste le garantizó la victoria.

No se sabe si David le dijo a su tropa que había hablado con Dios y que Dios le había
garantizado la victoria lo que si sabemos es que antes tuvieron miedo pero después
acompañaron a David ya fortalecidos y animados.

Como equipo vamos a sentir desánimo, cansancio, etc, pero si acudimos al Señor recibiremos
nuevas fuerzas y juntos seguiremos adelante.

Isaías 40:29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.