Está en la página 1de 1

Los satélites artificiales

Los satélites artificiales son objetos de fabricación humana que se colocan en órbita alrededor
de un cuerpo celeste como un planeta (como la Tierra) o un satélite natural (como la Luna).
Estos satélites se emplean para mejorar las telecomunicaciones (teléfonos móviles, internet,
televisión), para los GPS, para la navegación, para hacer informes meteorológicos, para
cuestiones de seguridad o militares, y también para los estudios astronómicos, como es el caso
de los telescopios y de las estaciones espaciales.
Tipos de satélites artificiales[editar]
Se pueden clasificar los satélites artificiales en dos grandes categorías: Satélites de Observación
y Satélites de comunicaciones.
Entre los satélites de Observación se incluyen todos aquellos que recopilan datos y envía esos
datos a la tierra para su uso. Una gran cantidad de satélites en esta categoría toman fotografías
de la propia tierra (o el cuerpo al cual orbitan), usando diferentes longitudes de onda. Pero
también incluyen muy diversos campos de observación, como fotografía u observación
astronómica, detectores del ambiente espacial (rayos cósmicos, viento solar, magnetismo), y
otros campos.
Entre los satélites de Comunicación se incluyen los usados para retransmisión de señales de un
punto a otro de la tierra, facilitando las comunicaciones y la difusión. Este es el uso más
comercial de los satélites e incluye cobertura a radio, televisión, internet, telefonía y otros
usos.
Sin embargo, también es usual clasificar los satélites por su finalidad específica, y también por
el tipo de órbita que describen:
Por finalidad
Satélites de comunicaciones
Satélites meteorológicos
Satélites de navegación.
Satélites de reconocimiento
Satélites astronómicos
Satélites de energía solar
Estaciones espaciales, son estructuras diseñadas para que los seres humanos puedan vivir en el
espacio exterior. Una estación espacial se distingue de otras naves espaciales tripuladas en que
no dispone de propulsión o capacidad de aterrizar, utilizando otros vehículos como transporte
hacia y desde la estación.
Por tipo de órbita
Aunque hay enorme diversidad de órbitas posibles, generalmente se clasifican las órbitas de
los satélites artificiales de La Tierra por su altura:
Órbita baja terrestre (LEO)
Órbita media terrestre (MEO)
Órbita geoestacionaria (GEO)