Está en la página 1de 4

Proteger nuestros hogares de la pornografía

Hablar con nuestros hijos; enseñarles a reconocer el espíritu

Por Sarah Jane Weaver


Periodista titular del Church News

Traducción Libre por Carlos Eliú Ang Angeles

Nota del Editor: Esta es la segunda de siete partes de la serie anti pornografía publicada por
los periodistas del Church News

Un joven adolescente no sabía la contraseña de ordenador de su familia y no tenía el deseo


de saltarse el filtro de la computadora y el sistema de rastreo instalado por sus padres. -
Mientras descargaba música - él encontró y descargó pornografía. Esto estimuló su
curiosidad.

Un muchacho de 13 años mintió a sus padres y abrió una cuenta un popular chat en
Internet. Cuando sus padres encontraron la cuenta, ellos descubrieron que su hijo y sus
amigos habían estado usando la lenguaje vulgar y hablando de la búsqueda de actividades
sexuales.

Y un muchacho de sexto grado no mostró ningún interés en muchachas o Internet. Los


filtros de su computadora protegieron a su familia contra alguna exposición accidental a la
pornografía. De todos modos cuando su madre tomó prestado una pieza de su equipo para
acampar, ella encontró pornografía animada ocultada que él había estado viendo con
regularidad

Las historias son tan comunes que a los profesionales de salud mental especializados en
adicciones sexuales que casi parece un cliché.

En un momento en que un estimado de 8 a 10 por ciento de los estadounidenses está


lidiando con conductas sexuales compulsivas o adicciones, cientos de obispos y presidentes
de estaca tienen a la pornografía como su principal preocupación para los miembros de una
Iglesia.

La pornografía destruye las relaciones familiares, perjudicando el progreso personal y


espiritual. Promueve temas que son degradantes y violentos y fomenta expectativas poco en
la intimidad. "Retrata un mensaje fraudulento sobre la sexualidad humana que pueden
devastar las relaciones", dijo Rory Reid, un terapeuta, autor y director del programa del
Centro de Consejería de Provo.

En esencia, el problema es tan común que los ejemplos anteriores procedían de familias
donde al menos uno de los padres es un profesional de salud mental que trata a las personas
que sufren de adicciones sexuales.
Los adolescentes de hoy "no tiene que estar buscando mucho," dijo Dan Gray, un
trabajador social clínico con licencia y director de la Red LifeSTAR, que se especializa en
ayudar a tratar los Santos de los Últimos Días con adiciones sexuales. "Todo lo que
necesitas es un par de clics de los dedos.... De repente, Vualá. La pornografía está ahí."

Con la invención de la Internet - donde la pornografía es accesible, asequible y se puede ver


de forma anónima – El hermano Gray y otros profesionales han visto una explosión de las
adicciones sexuales. Y mientras los padres de hoy son los inmigrantes al mundo de la
informática, sus hijos son nativos.

"El tsunami está llegando", dijo Todd Olson, trabajador social clínico y director del
programa de la red de LifeSTAR. En medio de esta marea de pornografía, los padres no
tienen otra opción, dijo. "Debemos enseñar a nuestros hijos a nadar."

Los Santos de los Últimos días no son inmunes


Los miembros de la iglesia no son inmunes a la devastación dejada por la destructiva ruta
de la pornografía“. Sospechamos que la comunidad SUD no es diferente del resto de la
sociedad respecto a la prevalencia o magnitud de las adicciones sexuales”, dijo el hno.
Gray.

Las investigaciones indican que para el último grado de la secundaría, el 100% de los
varones han visto pornografía, dije Fred M. Rilley, comisionado de servicios para la familia
SUD. En conclusión, la edad promedio de la primera exposición a la pornografía para los
hombres es a los 11 años.

Los profesionales de salud mental están de acuerdo que hay cosas de sentido común que
cada familia debe hacer para proteger a sus hijos de la exposición la pornografía.

Las computadoras deben mantenerse en áreas abiertas de la casa con alto tráfico. El acceso
a Internet debe ser restringido por una contraseña, conocida sólo por los padres. Los filtros
son útiles para prevenir la exposición accidental. Y los sistemas de seguimiento puede
ayudar a los padres saber dónde están sus hijos han estado en el Internet y los padres deben
recibir una copia de los e-mails que los niños envían y reciben. Los niños también deben
aprender que se debe estar en línea con un propósito.

"Le decimos a la gente que si tiene acceso a Internet en su casa ya tienen pornografía en su
casa," dijo el Hermano Gray.

Sin embargo, en el tratamiento de los comportamientos sexuales compulsivos la


eliminación completa del Internet en el hogar no siempre es útil. "No soy partidario de
deshacerse de la Internet, creo que en ella se basa su posterior recaída", dijo Jeffrey
Robinson, un psicoterapeuta que tiene un doctorado en el matrimonio en la terapia familiar.

Los niños no vivirán en la casa durante toda su vida, señaló. "Tienen que aprender a utilizar
Internet de manera responsable. No hay que evitar o huir de ella. Hay que afrontarla de
frente y utilizarla con eficacia."
Hermano Reid concuerda, al señalar que en la escuela secundaria y los programas de
estudios universitarios se encuentran en línea y muchos cursos universitarios requieren
investigación en Internet.

Los padres deben ser conscientes de que los niños pueden acceder a Internet en casa de
amigos familiares. En un estudio de caso, por ejemplo, controles para padres impidieron
una adolescente de ver pornografía en casa, así que empezó a verla en la casa de sus
abuelos durante las visitas de los domingos por la tarde.

Los niños necesitan aprender a usar las computadoras y la electrónica, dijo el hermano
Olson. "Pero tenemos que vigilar".

Advierte contra los teléfonos celulares con acceso a Internet. Él tiene clientes que veían la
pornografía desde sus teléfonos durante la escuela o en la iglesia. Las tarjetas flash en las
computadoras también son problemáticas y deben ser revisadas regularmente por los
padres. Con el uso de las tarjetas, los adolescentes pueden traer y ver pornografía en la casa
sin tener que acceder a Internet.

Los profesionales también advertir a los padres que hoy en día los niños pueden maniobrar
los filtros. Hermano Gray recuerda haber asistido a una reunión donde un estudiante de
secundaria con una adicción sexual se puso de pie y ofreció consejos escalofriantes:
"Ustedes los padres no tienen ni idea", dijo el estudiante. "Todo lo que han puesto en
marcha para bloquearme, me reta a ganarle al sistema".

COMUNICACIÓN
Debido a la pornografía prospera en lugares oscuros, secretos donde los adolescentes
aprenden a mentir y engañar, la mejor defensa contra el problema es la apertura y la
comunicación, dicen los profesionales.

Lo más importante que los padres Santos de los Últimos días se puede hacer por sus hijos
es enseñarles a sentir el Espíritu y reconocer cuando ya no está con ellos, dijo el hermano
Riley.

"¿Cuántos de nosotros entrenamos a nuestros niños a reconocer el Espíritu?" dijo, citando a


Mosíah 3:19 y observando que en despojarnos del hombre natural puede llegar a ser "un
santo por la expiación de Cristo el Señor."

Además de la protección espiritual, Dorothy Maryon, un consejero profesional certificado,


recomienda a los padres ayudar a sus hijos a aprender dos habilidades importantes.

En primer lugar, dijo, las familias deben ayudar a los niños aprender a regular sus
emociones y hacer frente a la vida - con su aburrimiento, la soledad, la ira, el estrés, la
fatiga y el hambre. Ellos deben estar ocupados, pero también tienen tiempo para relajarse, a
meditar. Los padres pueden ayudar a proporcionar el estudio diario de las Escrituras y la
oración.
En segundo lugar, dijo, los padres deben tener conversaciones regulares, apropiadas para su
edad con sus hijos sobre la sexualidad sana. Los chicos reciben mensajes contradictorios,
dijo. "Ellos piensan:" Si escucho que el sexo es malo y lo siento tan fuerte, entonces soy
malo. "

Ayude a comprender que sus deseos sexuales son normales y que este gran poder debe ser
guardado para el matrimonio, ella dijo. “Ha sido una tradición en la Iglesia, que si usted
habla de las cosas, puede crear curiosidad", dijo el hermano Robinson. "Ha llegado el
momento en que el peligro de no hablar es mucho mayor que el peligro de hablar".

El Hermano Reid dijo que los estudios reportan que los adolescentes que provienen de
familias donde el sexo no se discute abiertamente "experimentan con el sexo a una edad
más temprana, tienen más probabilidades de tener relaciones sexuales sin protección, y
tienen mayores tasas de embarazos de adolescentes en comparación con los adolescentes
que provienen de hogares que tienen un clima más abierto hacia los temas de sexo. "

"El sexo se convierte en el gran elefante en medio de la sala y nadie habla de ello", dijo el
hermano Reid.

Muchos adolescentes, dijo la hermana Maryon, no se dan cuenta del gran poder de la
pornografía - que, como un tsunami, les arrastra lejos de las cosas sagradas para ahogarse
en un océano de inmundicia.

Hoy en día, hay niños criados en familias muy buenas que se ven atrapados en la ola de la
marea, dijo. "Esto les lleva a donde no querían ir."

Texto original publicado en: http://www.ldschurchnews.com/articles/50215/Protecting-


homes-from-pornography.html