Está en la página 1de 2

Alumnos: Cristina Macero

Carlos Coronel
Elvio Benítez
Matias Ojeda
Sobre nuestro documental:
Antes de definir nuestra “target audience” tenemos que concretar la temática y
contenido, tanto como título, de nuestro proyecto.
Título: Aires sofocantes: o una breve dicotomía sobre la contaminación en Avellaneda.
Temática: Informativa, explotaría, de corte experimental.
Contenido: El documental pretende enseñar los factores contaminantes de la ciudad de
Avellaneda, así como sus causas y consecuencias. Contará con dos posturas. Por un lado,
la visión de los medios de comunicación (que será representada con material de archivo)
y, por otro, la visión de Avellaneda (la cual será subjetiva, en blanco y negro, con narrador
en off, y sin otro sonido que el ambiental). La dicotomía se producirá entre lo dicho y lo
vivido por ambas fuentes. Es decir, entre lo que el periodismo informa y lo que la ciudad,
desde un punto de vista espiritual, experimenta.
NOTA: No pretendemos convertir este documental en un ejercicio completamente onírico o
lyncheano, porque, de ser así, su mensaje podría perderse en un laberinto de imágenes
sinsentido lo cual sería adverso a nuestro objetivo final, el cual, en resumidas cuentas, es el
de aportar una visión que toqué al ciudadano avellanedense sin marearlo.
Público objetivo:
Al tratarse de un documental ambientado en Avellaneda, nuestros principales
espectadores serán sus ciudadanos. Véase, aquellas personas que residan en la ciudad. Sin
embargo, esto sería a rasgos muy generales, por lo que vale destacar los atributos más
característicos.
A) La identidad sexual es irrelevante, del mismo modo que la etnia o ideología tanto
religiosa como política con la que vaya a contar nuestro público objetivo, ya que el
documental versa sobre un hecho tangible que toca cualquier corriente.

B) Quienes vivan más próximos a zonas contaminantes serán los primeros en


interesarse en el documental. Acá pueden clasificarse las siguientes áreas; vecinos
que vivan pegados al riachuelo en Sarandí, Villa Dominico u Wilde, o en el caso de
la ciudad, aquellos que viven sobre la avenida Belgrano o Mitre, también deben
sumarse quienes se encuentren en el viaducto de Dock Sud.
C) La edad del espectador es esencial. No es lo mismo que un chico de 8 años vea el
documental a que un adulto de 18 o un veterano de 40. Por tanto, apostamos a
gente que oscile entre los 17 y 50 años. Hay dos motivos por los cuales hacemos
esto. Primero, hoy día la tecnología y los dispositivos portátiles generaron un gran
cambio en la conexión entre el emisor y receptor, por lo que los jóvenes, ya sea
por celular o Tablet o PlayStation portátil, tienen acceso a material audiovisual en
línea, con esto queremos decir que no sería imposible llegar a ellos mediante un
enlace en Youtube o un archivo de Facebook o, inclusive, aprovechando Instagram
TV. En segundo lugar, las personas que estén por encima de los 40 años, si bien no
tienen el mismo palpito que los jóvenes con las nuevas tecnologías, no se
encuentran desconectados del ámbito virtual, de hecho, son bastante activos en
redes sociales. Así que ellos son igual de potenciales que los jóvenes.

D) Sobre todo, estarán interesados aquellos que estudien o sean partícipes de


actividades ligadas al medio ambiente. Acá pueden clasificarse; estudiantes de
ciencias ambientales, activistas de organizaciones sin fines de lucro, y militantes
políticos que estén interesados en desfavorecer a las multinacionales implicadas
en la labor de la contaminación, también agregamos, aunque en menor medida, a
aquellos interesados o implicados en los discursos de los medios de comunicación.

Definir al público objetivo en una oración:


Ciudadanos de Avellaneda que se encuentren próximos a zonas contaminantes y no
soporten esa situación insalubre.