Está en la página 1de 19

Actividades de introducción (para reflexionar antes

de leer la teoría)

Delante de las siguientes oraciones, colocá un asterisco si la construcción te parece


incorrecta a causa del uso indebido de alguna preposición (o frase prepositiva) o de su
omisión. Si el uso es correcto dependiendo del significado, colocá un signo de
interrogación:

1. Voy del médico. 8. Informaron de que hay nuevos

detenidos.

2. River se enfrentó ante Boca.

9. Vive de su mujer.

3. Entonces se dio cuenta que había

hablado de más. 10. No le gusta cocinar en horno de

microondas.

4. Se tomó todo el vaso de vino.

11. No sabía nada en relación a los

5. Tuve mucho gusto de conocerlo. últimos

sucesos.

6. La cuestión a hablar en la reunión

es de escasa importancia. 12. Siempre obra en base a sus

conocimientos.

7. Se sentó en la mesa del comedor.

13. Regreso en diez minutos.

¿Y cómo se dice?

¿A todo eso lo aprendí en la escuela primaria o Todo eso lo


aprendí en la escuela primaria?

9 de julio ¿de 2018 o del 2018?

1
Preposición
Norma Evelia Aiola
Mariano Degli Uomini

Consignaremos algunas definiciones de la preposición, una de las palabras


morfemáticas o ‘instrumentales’,1 según la clasificación realizada por Coseriu (1978).
En la Nueva Gramática de la Lengua Española (RAE y ASALE, 2009, p. 2223, en
adelante NGLE) se dice de las preposiciones:

…son palabras invariables y por lo general átonas que se caracterizan por


introducir un complemento que en la tradición gramatical se denomina
TÉRMINO. (…) Así, el término de la preposición con es la expresión
subrayada en el ejemplo: con una pequeña ayuda. El término de la
preposición no se puede omitir.

Barrenechea y Rosetti (1969, p. 23) incluyen las preposiciones entre los


subordinantes, de los que dicen:

Son las palabras que tienen la función privativa de establecer relaciones


entre distintos planos sintácticos (conectores del modificador con el núcleo e
indicadores de la inclusión de una construcción en otra mayor).

Las autoras mencionadas realizan también una subdivisión de la clase


“subordinantes” atendiendo al régimen. De esta manera, se distinguen las
preposiciones (que rigen caso terminal) de los subordinantes comparativos (que rigen
caso nominativo).
Kovacci (1990), quien también incluye las preposiciones entre los subordinantes,
explica que estas se caracterizan “por regir [seleccionar] el caso terminal (mí, ti, sí) de
los pronombres personales: ante mí - a ti - de sí mismo” (1990, p. 58).
Pavón, en el cap. 9 de la Gramática descriptiva de la lengua española, dice:

La preposición es una clase de palabras encargada de establecer una relación de


modificación o subordinación entre dos constituyentes. El primero de ellos (el
elemento rector o modificado) puede pertenecer a diferentes clases de palabras
[...] El segundo, (el elemento subordinado) es habitualmente un sustantivo...
aunque... también puede tratarse de otras categorías gramaticales. (1999, p. 567)

Y más adelante:

La preposición forma, junto con su término, una unidad sintagmática denominada


‘frase o sintagma preposicional’, que puede desempeñar diversas funciones dentro
de la oración y de otros constituyentes. (op. cit., p. 569)

Inventario de preposiciones y características generales

Las preposiciones de lengua o preposiciones “propias” constituyen una clase


cerrada de cuyos componentes puede decirse, en líneas generales, que son palabras
átonas que se caracterizan: a) por no tener más que la función preposicional; b) por el
hecho de que rigen las formas complementarias tónicas del pronombre personal 2; y c)
1
Las palabras morfemáticas o “instrumentales” no funcionan de modo inmediato como configuradoras
del mundo, sino solo en relación con otras palabras, en la estructuración del hablar.
2
Según Kovacci, se denomina rección o régimen a una de las conexiones sintácticas (entre otras, como la
concordancia, la referencia externa, etc.), en la que “cierta categoría morfológica flexional de b, término
regido, es exigida por a, término regente, sin ninguna reflexión y sin que caracterice a ab.” (Kovacci,
por usarse precediendo a su término. Cabe insistir en que las características
mencionadas son generalidades, ya que no todas las preposiciones son átonas, ni
todas rigen caso terminal del pronombre personal (algunas, incluso, no admiten como
término el pronombre personal); además, una de ellas (mediante) permite la
posposición respecto de su término.
La conformación de esta clase es como sigue:

a - ante - bajo - cabe - con - contra - de - desde –durante - en - entre -


hacia - hasta – mediante - para - por - según - sin - so - sobre – tras-
versus - vía

Observaciones respecto de algunas preposiciones

▫ Bajo no admite el caso terminal del pronombre personal (*bajo mí), ni acepta como
término el caso nominativo de pronombres en primera o en segunda persona (*bajo yo
/ *bajo vos). Sin embargo —explica Kovacci (1990)— precede al pronombre de tercera
persona en caso nominativo como anafórico (por ejemplo, en Vuela sobre las nubes o
bajo ellas).

▫ Cabe y so han caído en desuso en la lengua actual. Cabe ha sido sustituida por
la frase junto a, y so, que se usaba con el significado de ‘bajo’, por la frase debajo de.
La preposición so solamente pervive en locuciones (Traer so la capa), usadas algunas
en el lenguaje jurídico, como so pena, so pretexto.

▫ Durante y mediante —participios presentes de verbos latinos que no han adquirido


valor adjetivo, como frecuentemente lo han hecho estos participios (por ejemplo,
amante, vidente, etc.)— han sido incorporadas entre las preposiciones por la RAE por
no tener en la lengua actual más que la función preposicional, aunque no aceptan
como término el pronombre personal ni en caso nominativo ni en caso terminal
(*durante yo - *durante mí - *mediante yo - *mediante mí) y, además, mediante —
equivalente de la frase prepositiva por medio de— se caracteriza, según se ha dicho,
por su posibilidad de posponerse a su término.

Durante mucho tiempo no tuvimos noticias de él.


Pudimos cumplir con las tareas mediante la ayuda del coordinador.
Pudimos cumplir con las tareas, ayuda del coordinador mediante.

▫ Según, que no admite caso terminal (*según ti), “se comporta como preposición
cuando es conmutable por la frase prepositiva ‘conforme a’” (Kovacci, 1990, p. 59):

Lo hizo según/conforme a la reglas

También puede significar ‘de acuerdo con’ e, incluso, ‘en función de’ o
‘dependiendo de’, como en Según quién venga (NGLE, 2009). Debe distinguirse este
uso preposicional de su uso como relacionante:

Explico el texto según /como lo entiendo.

▫ Hasta es preposición en oraciones como Llegaron hasta mí o Hasta él se


acercaron unas señoras. Sin embargo, no es preposición en ejemplos como Hasta

1986, p. 17). En otras palabras, cierta categoría de un constituyente (o un miembro de ella) es exigida
(regida) por otro, que no la posee (kovacci, 1990).
Leticia canta o en Es cortés y hasta valiente (ejemplos de Kovacci, 1990, p. 97), donde
funciona como atributo y es conmutable por incluso, también, etc.

▫ Tras, poco empleada en la lengua actual, ha sido sustituida por la frase detrás de.
Además, no admite como término las formas del pronombre personal (*tras yo / *tras
mí)
El niño se había ocultado tras los densos arbustos.

▫ Versus (‘contra’) y vía (‘por’, ‘a través de’) han sido incorporadas entre las
preposiciones en la NGLE a partir del año 2009.

Frases prepositivas o locuciones preposicionales

Se explica en la NGLE que las locuciones preposicionales (también denominadas


frases prepositivas) son “expresiones constituidas por varias palabras que adquieren
conjuntamente el sentido y el funcionamiento gramatical de las preposiciones: a falta
de, gracias a, a lo largo de, etc.” (2009, p. 2276). De lo dicho, se desprende:
a) que, en general, las frases o locuciones preposicionales son significativamente
equivalentes de alguna de las preposiciones, aunque a veces guardan relación
indirecta con ellas. Así, a través de (‘por’), a fin de (‘para’), conforme a (‘según’) etc.
b) que funcionan como las preposiciones propias:

A través de los años…


s t

Consignaremos a modo de ejemplo algunas frases prepositivas, de acuerdo con los


dos esquemas formales a los que preferentemente responden:
- adverbio + preposición: acerca de, debajo de, frente a, junto a, junto con,
fuera de …
- (preposición) + (artículo) + sustantivo + preposición: a cambio de, a
excepción de, a fin de, al lado de, a pesar de, a punto de, a través de, con
respecto a, de acuerdo con, en el nombre de, en torno a/de 3, en vez de,
gracias a, por culpa de, por medio de, respecto de…

Por su parte, Kovacci (1990) indica que los constituyentes de una frase prepositiva
son inseparables. Por ejemplo:

Está frente a la casa (*Está frente)

Las contracciones

Las preposiciones a y de en contacto con el artículo el producen el fenómeno de


amalgama de dos palabras independientes, conocido con el nombre de ‘contracción’
(al, del). Dicha contracción no se produce si el artículo forma parte de un nombre
propio.

Voy al campo / Vengo del campo


Voy a El Cairo / Vengo de El Cairo
El término de la preposición
3
Se explica en el Diccionario de la Lengua Española (RAE y ASALE, 2016) que mientras en torno a
puede emplearse con los significados ‘alrededor de’ o ‘acerca de’, en torno de se emplea solo como
equivalente de ‘alrededor de’.
La preposición rige su término obligatoria y directamente (sin la mediación de otra
preposición). El término de la preposición puede ser un sustantivo, un adjetivo, un
adverbio, una construcción exocéntrica subordinante término o una proposición.
Cuando el término de la preposición es un pronombre personal, rige —salvo las
excepciones antes consignadas— caso terminal (Se ríe de mí. / Lo hizo por mí. / Se
fue sin mí.)

Se entra en la sala por una puerta de madera sin vidrios.


sust. sust.
Tiene aspecto de bueno.
adj.
Viene de lejos.
adv.
Manifiesta un trato afable para con los niños.
constr. exoc.
Andaba por entre los bancos observando el trabajo de los alumnos.
constr. exoc.
Traje una foto de cuando era chica.
prop.

Según se ha visto, pueden aparecer dos preposiciones continuas (de entre, a por,
para con...) o una preposición y una frase prepositiva (de debajo de). Estas secuencias
de preposiciones constituyen, según la NGLE, “grupos preposicionales complejos, más
exactamente construcciones en las que un grupo preposicional ejerce la función de
término de preposición” (2009, p. 2245). Por lo tanto, el análisis de estas secuencias
se realiza del siguiente modo:

Andaba por entre los bancos…


s t
s t

Coordinación de preposiciones

Un caso diferente de la acumulación de preposiciones en la que cada una tiene


como término la construcción exocéntrica subordinante-término que le sigue (v.s.) es el
de la coordinación de preposiciones, por la cual la estructura resultante es una
construcción exocéntrica subordinante-término, en la que el subordinante es una
construcción endocéntrica coordinativa, tal como se ve en los siguientes ejemplos
extraídos de la Gramática descriptiva de la lengua española (1999, p. 2660):

a. Todo por, para y sin el pueblo.


subord. término
b. El escándalo se produjo sobre y tras el escenario.
subord. término
c. Los refrescos vienen ahora con y sin burbujas.
subord. término

En lo que se refiere a la coordinación de preposiciones, transcribimos a


continuación algunas observaciones realizadas en la obra citada:

Otras [preposiciones], en cambio, no pueden coordinarse: *Los trenes que


viajen esta noche de y a Madrid sufrirán un retraso de una hora [Jiménez Juliá
1995:117].
La restricción vigente en estos casos se relaciona con el tipo de preposición.
Así, las preposiciones con menor contenido semántico y menor peso fonológico
(a, de, en) son menos aceptables en coordinación.
Camacho, J. “La coordinación”. (op. cit., p. 2660)

Respecto del ejemplo c., citado anteriormente, es dable observar que en la NGLE
se recomienda, como regla general, “optar por la combinación de grupos
preposicionales en lugar de por la coordinación de por la coordinación de
preposiciones (2009, p. 2418). Por ejemplo:

Los refrescos vienen ahora con burbujas y sin ellas.

Funciones realizadas con subordinante (preposición) + término

Como elemento relacional entre los modificadores de conexión indirecta y su


núcleo, la preposición aparece (o puede aparecer) en:

 El complemento (m.i.) de sustantivos, adjetivos o adverbios (de, con, sin...)


anillo de oro – hombre sin barba - duro de matar – amable con todos – lejos de
mi casa

En el complemento del sustantivo, el uso de una u otra preposición puede producir


lo que López (1972)4 denomina “oposiciones de sentido”. Por ejemplo:

- El complemento de ciertos sustantivos, como amor, odio, temor, terror, miedo, etc.,
se puede construir con a o de según se designe el objeto de amar, odiar, etc. o al
sujeto de esta acción:

El amor a Dios conduce su vida.


El amor de Dios por sus criaturas florecía en aquella mañana
maravillosa.

- Los sustantivos que designan objetos destinados a contener líquidos (copa, vaso,
taza...) pueden construirse con de o para seguidas del nombre del líquido. En
general, hoy se entiende en la construcción con de la designación del contenido, y
no del material con que está hecho el objeto

Vaso de vino = ‘vaso con vino’

En la construcción con para, se entiende el fin o la utilidad del objeto

Vaso para vino

Sin embargo, es frecuente el uso de de también para esta última construcción, con
lo cual se neutralizan las oposiciones de sentido. En general, en este caso de
neutralización, el cotexto aclara el sentido.

4
López sostiene que el valor significativo se basa en oposiciones realizadas desde tres planos: el plano
gramatical (construcciones que necesariamente exigen una preposición); el plano de sentido (frases con
igual contorno, en que el uso de una u otra preposición cambia el sentido); y el plano facultativo (uso
indistinto de una u otra preposición)
 El objeto directo. A, en el objeto directo, es una preposición vacía. En
general, este objeto se construye con “a” cuando se refiere a personas determinadas y
animales determinados:

Leyó Ø un libro
Conoció a Cortázar en 1968.
Busca a su perro.

Pero hay ocasiones en que se emplea a delante del objeto directo de cosa,
cuando esta está personificada, o bien como recurso expresivo:

Espera a la dulce noche para hundirse en sus sueños.


Te necesito como el juez a la verdad.

Por el contrario, hay ocasiones en que la preposición se suprime delante del objeto
directo de persona, para indicar una clase y no una persona determinada:

Busco a una chica que viene a este curso.


Busco Ø chica con quien compartir departamento.

La determinación /indeterminación en los anteriores ejemplos está indicada por el


cotexto. Pero podría ocurrir que no fuera así, por ejemplo:

a. Busco a una empleada de limpieza.


b. Busco Ø una empleada de limpieza
c. Busco Ø empleada de limpieza

En a., la presencia de la preposición sostiene la interpretación individual (Busco a


una empleada de limpieza que trabaja en este edificio); en b., permite también esa
interpretación, aunque de manera más indeterminada (Busco una empleada de
limpieza que trabaja en este edificio); en c., en cambio, la ausencia de preposición y
de determinante impide la interpretación individual y conlleva la referencia a una clase
(*Busco empleada de limpieza que trabaja en este edificio).
Por último, señalamos que generalmente no lleva preposición el objeto directo
referido a grupos de personas:

Vi Ø mucha gente en la manifestación.

 El objeto indirecto se construye con las preposiciones a / para, que


establecen con el verbo la relación gramatical que se corresponde formalmente con
le/les. En esto se diferencia la preposición a de la empleada en el objeto directo (que
se corresponde con lo/ la / los /las); y para de la usada con sentido de ‘fin’, ‘término de
un transcurso de tiempo’, etc.

 El circunstancial (a, ante, bajo, con, de, desde...)

 El agente se construye con las preposiciones vacías (i.e., que solo manifiestan
la relación gramatical) por/ de.
El uso actual habitual es el de por, siendo más frecuente de como agente del
participio, que en español es pasivo (cubierto de nieve, rodeado de árboles). No
obstante, puede encontrarse de con la frase verbal pasiva: El que a muchos teme, de
muchos es temido)

 El complemento de régimen. Las preposiciones empleadas son las


clasificadas por Bosque (en García Negroni, 2001) como “semiplenas” (vide infra).
Forma de las preposiciones

Desde el punto de vista formal, las preposiciones ofrecen como característica el ser
palabras invariables, esto es, no flexivas.

Significación de las preposiciones

¿Se puede hablar de significación de las preposiciones? Según Coseriu (1978), las
preposiciones son palabras instrumentales, ya que no configuran una ‘realidad’
objetiva determinada ni se refieren al modo de aprehensión del mundo extralingüístico;
no tienen, por lo tanto significado léxico ni categorial, sino significado instrumental. Las
preposiciones tienen como valor único en el eje sintagmático el de la hipotaxis o
dependencia de un término. Sin embargo, aunque en determinados usos algunas de
ellas han perdido todo significado, algunos estudios5 explican el significado de las
preposiciones a partir de los sentidos que le atribuyen a cada una de ellas, y
consignan acepciones que aparecen así mismo en el diccionario. De esos estudios se
desprende que en el sistema de la lengua o, mejor, en el subsistema conformado por
las preposiciones, ellas poseen diferentes valores de significado; cada una tiene una
significación formada por la reunión de ciertos rasgos que forman una imagen (p. ej.
“desde” indica el lugar de origen o inicio en el tiempo; “hasta”, el destino final en el
espacio o en el tiempo; “sin” expresa carencia etc.).
Por su parte, Trujillo (1971, p. 238) sostiene: “cada una [de las preposiciones]
representa un valor constante —o una gama de valores constantes, determinables
según su distribución— en oposición a las demás: se trata de la orientación semántica
de la hipotaxis”. El mencionado autor manifiesta también que una posible prueba de
que las preposiciones poseen, separadamente, valores semánticos determinados es
su incapacidad para conmutar libremente en un co(n)texto dado.
Lo anteriormente dicho permite acordar con la ya mencionada clasificación
realizada por Bosque (en García Negroni, 2001), y decir que existen:

a. Preposiciones ‘vacías’, que sólo son índices funcionales y no tienen ningún valor
de significado, como ocurre en los casos en que la preposición participa de esquemas
más o menos fijos en que es la totalidad del sintagma, y no la preposición, la que
posee un valor determinado (por ejemplo, en las locuciones del tipo a hurtadillas, de
buenas a primera, de cabeza, de golpe, de noche, en volandas, sin par, por de pronto,
etc.).
También son vacías las preposiciones que sólo manifiestan la relación gramatical,
como ocurre –según se ha dicho- con las preposiciones a, en el objeto directo de
persona; por (de), en el complemento agente; de, en algunos usos, por ejemplo en la
manifestación de la relación sujeto-objeto en las nominalizaciones (‘La lectura de libros
no es frecuente entre los adolescentes’); etc.

b. Preposiciones ‘semiplenas’, que introducen un complemento régimen. En éste, la


preposición es exigida por el verbo, con lo que la preposición es un mero índice
funcional obligatorio, careciente de contenido semántico. La preposición exigida (no
conmutable) suele guardar alguna relación con la conformación y/o el significado de la
raíz verbal (concordar con, cooperar con, depender de, disponer de, influir en, etc.).
Al igual que el complemento régimen exigido por el verbo, muchos adjetivos tienen
complementos con una preposición determinada, no conmutable por otra del eje
paradigmático y careciente de contenido semántico.
fácil / difícil de
5
R.A.E. (Gramática, 1931, y Esbozo, 1978); Gili y Gaya (1961); Alarcos Llorach
(1995).
igual / semejante / parecido a
distinto / diferente de
contiguo / cercano a
compasivo con
apto / idóneo para

Respecto de las preposiciones semiplenas, el mencionado autor ha señalado que la


preposición semiplena regida por el verbo no siempre es la misma que la exigida por
su adjetivo isolexemático:

compadecerse de los niños pobres / compasivo con los niños pobres

c. Preposiciones ‘plenas’: son las que, usadas en un determinado co(n)texto tienen


un significado propio que transmiten a la construcción que encabezan (habla con su
amigo / come con cuchillo y tenedor; voy para la universidad / estudia para obtener un
título; pasaré por mi casa / se desvela por sus problemas; etc.).
De lo dicho respecto de las preposiciones plenas y semiplenas podemos concluir
que hay situaciones en que una pieza léxica exige necesariamente una determinada
preposición (fácil de realizar, atreverse a algo, carecer de recursos) mientras que otras
tienen varias posibilidades de elección (ir). En el primer caso, podemos hablar de
distribución complementaria. En el segundo caso, en que las preposiciones se oponen
entre sí para denotar sentidos diferentes, puede hablarse de variación libre (aunque la
elección de una u otra preposición no sea totalmente libre o, dicho de otra manera,
aunque existan límites a las posibilidades de conmutación).
Teniendo en cuenta que la preposición es un elemento de relación, su significación
no es concreta, como el de las palabras lexemáticas, pero puede observarse que la
carga de significado de cada preposición resulta a veces incompatible con
determinados contornos semánticos. Entonces, puede decirse que se necesita del
contexto para que su significación se concrete en cada caso, ya que en el discurso ella
toma matices de significado nacidos de ese contexto.
Otra forma de describir el significado de las preposiciones consiste en dar cuenta
de las oposiciones internas entre distintas preposiciones, en los casos en los que
estas pueden alternar en un mismo contexto lingüístico (por / para, a / en…). Así lo
hace, por ejemplo, López (1972), de quien tomaremos algunas de las oposiciones de
sentido.

Oposición de preposiciones con sema ‘movimiento’

 En contextos que indican movimiento

• A / De
Con verbos de movimiento, a marca la dirección, de, el origen.
Va a Córdoba / Viene de Córdoba

Observación: Algunos verbos de movimiento, como ‘ir’, ‘venir’, etc., pueden llevar
un complemento con a o de (generalmente, en locuciones adverbiales) para expresar
sentidos diferentes del antes mencionado:
Fue a pie hasta su casa / Fue de pie en el ómnibus hasta su
casa.

▫ A / Hasta
En la circunstancias de lugar se emplea a si el punto inicial está marcado por de;
se emplea hasta el punto inicial está marcado por desde
Viajó de Río Cuarto a Buenos Aires
Viajó desde Río Cuarto hasta Buenos Aires

▫ De / Desde
Invirtiendo lo dicho para la oposición a / hasta, en la circunstancias de lugar se
emplea de si el punto final se marca con a; se emplea desde si el punto final se marca
con hasta.
Viajó de Río Cuarto a Buenos Aires
Viajó desde Río Cuarto hasta Buenos Aires

▫ A / Por
Con verbos de movimiento, el complemento con preposición a indica el término del
mismo; el complemento con por señala un lugar intermedio entre el punto de salida y
el de llegada:
Va a Córdoba / Va por Córdoba (a Santiago del Estero)

▫ De / Para
Delante de un complemento de lugar dependiente de los verbos ‘salir’ o ‘partir’,
de señala el punto de partida del movimiento, y para, el destino
Salió de Río Cuarto / Salió para Río Cuarto

 En contexto estático con referencia temporal

▫ A / Hasta (y De / Desde)
Al igual que en los contextos de movimiento, con expresiones de fechas, de
significa la fecha inicial y a la fecha final. La misma relación se produce entre desde /
hasta. También son idénticas las correlaciones (de…a; desde…hasta)
La temporada alta de la costa atlántica se extiende de (desde)
comienzos de enero a ( hasta) fin de febrero.

▫ Hacia / Ø
Delante de indicaciones de fecha, hacia indica el tiempo de manera imprecisa,
mientras que la ausencia de preposición lo señala de manera exacta.
Llegó hacia el 15 de enero / Llegó el 15 de enero

Oposiciones en que entran preposiciones del grupo con sema ‘movimiento’ y


otras con sema ‘no-movimiento’

 Relaciones espaciales y temporales

▫ En / Por
Una de las oposiciones de sentido entre estas preposiciones es la que se
manifiesta con el verbo ‘entrar’: con este verbo, la preposición en indica el espacio
dentro del cual se entra, mientras que por señala el lugar elegido para hacer la entrada
Entró en Río Cuarto.
Entró en la región por Río Cuarto.

▫ A / En / Ø
En el circunstancial de tiempo que señala hora, día, mes, año, se emplea a delante
de las indicaciones de hora, en tanto que en se usa delante de los nombres de
meses o años. Alterna así mismo con Ø delante del nombre de los días:
El hecho ocurrió a las cinco / en enero / en 2009 / Ø el lunes
▫ En / Hacia
Delante de sustantivos que indican tiempo (mes, año, estaciones del año), en
marca localización precisa, mientras que hacia localiza temporalmente de manera
aproximada.
Llegó en/hacia la primavera.

▫ Para / Por
Alternan para indicar igual relación que en caso anterior: localización temporal
precisa (para) o aproximada (por), en un lapso que comienza antes y termina después
del tiempo indicado por el siustantivo.
Llegará para /por Navidad

 Otras relaciones producidas en frases con igual contorno, en las que el uso de
una u otra preposición afecta al sentido:

▫ Construcción formada por sentarse + a / en + mesa


Sentarse a la mesa (= sentarse junto a la mesa)
Sentarse en la mesa (= sentarse sobre, encima de, la
mesa)

▫ Con algunos verbos se producen oposiciones de sentido imbricadas con otras


gramaticales:

∞Confiar
- ‘confiar’ + Ø (objeto directo) + complemento con a (objeto indirecto): significa
‘dejar algo en manos de alguien’
Confié Ø la tarea a Pedro. / Confié Ø mis desdichas a Pedro
- ‘confiar’ + en (semiplena, esto es, subordinante del complemento régimen)
significa ‘tener confianza, creer en alguien’. Esta construcción no puede llevar objeto
directo.
Confío en Pedro
∞ Creer
- ‘creer’ + a (vacía) + término: significa ‘creer en lo que dice’ una persona
Creo a Pedro en todo.
- ‘creer’ + en (semiplena, en complemento régimen) expresa, como observa Gili y
Gaya (1961) una creencia más extensa: creer en los valores, el talento... un
complejo de cualidades.
Creo en Pedro

∞ Empezar, comenzar
- ‘empezar’, ‘comenzar’ + a+ infinitivo: frase verbal incoativa (indica, por lo tanto, el
comienzo de la acción expresada por el infinitivo)
Comenzó / empezó a llorar
- ‘empezar’, ‘comenzar’ + por + infinitivo: se expresa la primera de una serie de
acciones:
Comenzó / empezó por llorar, luego gritó, después imploró.

∞ Con el verbo ‘hablar’ pueden usarse las preposiciones de y con; se produce


también un solapamiento oposición de sentido/oposición gramatical.
Hablar de alguien (= ‘acerca de, sobre’)

Habla de su mujer
c. rég.
Hablar con alguien (= ‘compartir la conversación’)
Habla con su mujer
circ.

Uso indistinto de preposiciones

Consignaremos algunos casos de los que López (op. cit.) incorpora en el plano
facultativo, esto es, casos que permiten la alternancia indistinta de una preposición con
otra o con Ø.

Visitó a / Ø Río Cuarto.


Quedó mal a / ante los ojos de todos.
Estar a / bajo las órdenes de alguien.
Tener derecho a / de algo.
Incomprensible a / para los neófitos.
Una tela a / de cuadros.
Nos vemos a / por la tarde.
Estar ante / delante de un dilema.
Palpar con / por sus manos. (instrumento)
Me desperté con /por el alboroto. (causa)
Mancharse con / de grasa.
Indulgente con / para / para con alguien.
Inflamarse de / en ira.
Servir de / para algo. (valor final)
Tener interés / urgencia de / en algo.
Hablar / discutir de / sobre un tema.
Se dio un golpe / chocó en / contra la pared.
Se tiró en / sobre la arena. (cuando en significa ‘encima de’)
Hace esfuerzos para / por mejorar. (sentido final)

Metábasis de la preposición

Además de ser elemento relacional entre los modificadores y su núcleo, la


preposición puede aparecer en construcciones sintácticas en las que tiene otros
valores, esto es que las preposiciones pueden sufrir metábasis. Presentamos a
continuación algunos casos en que intervienen las llamadas preposiciones ‘propias’,
es decir, las consignadas como tales en el subsistema conformado por esta clase de
palabras.

 A. a) Amalgamada con el artículo (en la contracción al) y seguida de infinitivo,


puede adquirir valor de subordinante causal: Al haber nacido en Río Cuarto, es
riocuartense (= Porque nació en Río Cuarto) o temporal: Le dieron el carné de
conductor al cumplir los 18 años. (… cuando cumplió…).

b) La preposición ‘a’ (no amalgamada con el artículo) seguida de infinitivo


puede adquirir –al igual que ‘de’– valor de subordinante condicional. Éste es un uso
no tan frecuente en el uso actual: “A proseguir con sus gastos, en poco tiempo habrá
consumido su caudal” (ejemplo de A. Bello; = Si prosigue con sus gastos…)

 CON. a) Puede usarse con valor de coordinante para unir los núcleos de un
sujeto compuesto. Este valor se manifiesta en la ocurrencia del verbo en plural (El niño
con su madre asistieron a la fiesta. [=El niño y su madre…])
b) Seguida de infinitivo, adquiere valor de subordinante concesivo. Con +
inf. = Aunque + verbo conjugado: Con ser tan inteligente, no es bien valorada (=
Aunque es...)
 DE. Al igual que ‘con’, la preposición ‘de’ seguida de infinitivo adquiere valor de
subordinante, en este caso de significado condicional. De + inf. = Si + verbo
conjugado: De venir Pedro completaremos el equipo... (= Si viene Pedro…)

 POR. Seguida de infinitivo, funciona como un subordinante causal. Por + inf. =


Porque + verbo conjugado:
Por venir tarde, quedó afuera. (= Porque vino tarde…)

 SIN. Seguida de infinitivo adquiere valor de subordinante concesivo.


Sin ser muy estudioso, tiene buenas notas (= Aunque no es muy
estudioso…)

¿Adverbios o frases prepositivas?

Un grupo de elementos léxicos como los consignados a continuación han


provocado numerosas discusiones entre los gramáticos en el sentido de a qué clase
de palabras pertenecen: si son adverbios o preposiciones. Entre ellos se encuentran
abajo / debajo
atrás / detrás
adelante / delante
adentro / dentro
afuera / fuera

El problema de su clasificación proviene de que, por una parte, comparten el


significado locativo de las preposiciones y en parte su distribución (abajo/debajo =
bajo; detrás/atrás = tras) y, por otra, se construyen sin término, o con un término
optativo encabezado por de, frente a las preposiciones propias que se construyen
obligatoriamente con un término:

Dejó el auto abajo.


Dejó el libro debajo (de la carpeta)
Dejó el libro bajo la carpeta.

Está atrás.
Está detrás (de la puerta).
Está tras la puerta.

En relación con este problema, nos parece acertado tener en cuenta el análisis
propuesto en la NGLE (2009). Allí se explica:

En la tradición se han presentado varios análisis de secuencias como


delante de la casa. Unos gramáticos analizan esta construcción en la forma
[delante de] [la casa], donde el primer segmento es una locución
preposicional y el segundo, su término; otros optan, en cambio, por la
variante [delante] [de la casa], en la que el primer segmento constituye un
adverbio y el segundo, su complemento. Las mismas opciones se presentan
con las voces detrás, encima, cerca, enfrente, etc. El segundo análisis tiene
la ventaja de que permite explicar la ausencia del complemento que
encabeza la preposición de (como en Estaba delante), recuperable
contextualmente. Se basa, por tanto, en el supuesto de que es posible omitir
el complemento de un adverbio, pero no el término de una preposición.
(RAE y ASALE, 2009, p. 2234)
ALGUNOS CASOS DE NORMATIVA

Usos incorrectos

Consignamos aquí algunas expresiones que, por cambio, agregado u omisión de


preposición, constituyen incorrecciones6:

En lugar de: debe decirse:


A color (en expresiones como “televisión En color (por oposición a “en blanco y
a color”) negro”)

A cuenta de7 Por cuenta de (con el significado


‘corriendo con los gastos la persona que
se indica’)

Asuntos a tratar Asuntos que/por/para tratar

Cocina a gas / barco a vela Cocida de gas / barco de vela

De ex profeso Ex profeso (‘a propósito,


deliberadamente’)

De motu proprio o por motu proprio Motu proprio (‘voluntariamente’ o ‘por


propia iniciativa’)

En base a Sobre la base de, basándose en, con


base en, etc.

En función a En función de

En relación a En relación con o con relación a

En tanto (que). Equivale a mientras Con el sentido de ‘en calidad de’ o


(que). Con el sentido de ‘en calidad de’ o ‘considerado como’, es preferible decir en
considerado como’ no es correcto su uso cuanto o como.
según la RAE.

A grosso modo Grosso modo (‘aproximadamente o a


grandes rasgos’)

6
El listado se ha construido a partir de las indicaciones de la RAE expuestas en el Diccionario
Panhispánico de Dudas (2005).
7
Esta locución es correctamente utilizada cuando significa ‘como anticipo o a cambio de algo que se
debe’.
Bibliografía consultada

Alarcos Llorach, E. (1995).Gramática de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe.


Barrenechea, A.M. y M. de Rosetti, M.(1969). Estudios de gramática estructural.
Buenos Aires: Paidós.
Bello, A. y Cuervo, R. (1958 [1847]). Gramática de la Lengua Castellana. Buenos Aires:
Sopena.
Camacho, J. “La coordinación”. En Bosque, I. y Demonte, V. (1999) Gramática
descriptiva de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe.
Coseriu, E. (1978). Gramática, Semántica, Universales. Madrid: Gredos
García Negroni, M.M. coord. (2001) El arte de escribir bien en español . Buenos Aires:
Edicial
Gili y Gaya, S. (1961). Curso Superior de Sintaxis Española. Barcelona: Spes.
Kovacci, O. (1966). Castellano. Segundo curso. Buenos Aires: Huemul.
Kovacci, O. (1971). Tendencias actuales de la Gramática. Buenos Aires: Columba.
Kovacci, O. (1986).Estudios de Gramática Española. Buenos Aires: Edicial.
Kovacci, O. (1990). El comentario gramatical (tomo I). Madrid: Arco /Libros.
López, Ma. Luisa (1972). Problemas y métodos en el análisis de preposiciones . Madrid:
Gredos
Marcos Marín, E. (1980). Curso de Gramática española. Madrid: Cincel-Kapelusz.
Pavón, Mª V. “Clases de partículas: preposición, conjunción y adverbio”. En Bosque, I.
y Demonte, V. (1999) Gramática descriptiva de la lengua española . Madrid:
Espasa Calpe
Real Academia Española (1931). Gramática de la Lengua Española. Madrid: Espasa
Calpe
Real Academia Española (1978). Esbozo de una nueva Gramática de la Lengua
Española. Madrid: Espasa Calpe
Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2005).
Diccionario Panhispánico de Dudas. Madrid: Espasa.
Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2009).
Nueva gramática de la lengua española. Madrid: Santillana.
Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014).
Diccionario de la Lengua Española. Madrid: Espasa. Disponible en www.rae.es
Trujillo, R. (1971). “Notas para un Estudio de las Preposiciones Españolas”. En
Thesaurus. Tomo XXVI. Núm. 2. [en línea]
URL www.cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus
Actividades
1. En los siguientes grupos de oraciones, indicar, según la teoría de I. Bosque, si la
preposición común a ellas es vacía (V), semiplena (S) o plena (P).

1.1. a- …... Viajará a Europa. d- ..…. Es igual a su padre.


b- …... Fue a buscar agua. e- ……Está acostumbrado a estar solo.
c- …... Anda a caballo.

1.2. a- ….. Se abrigó con un pulóver d- …… Me basta con una sonrisa


b- …..Viajará con su madre. e- ……Lo cortará con un serrucho
c- …..Arremetió con los problemas

1.3. a- …...Amenazó de muerte a su c- ……Apostató de su condición clerical


compañero d- ……Compró un anillo de oro
b- …...Se dio de bruces en el suelo e- …….Regresó de Buenos Aires

1.4. a- ..….Viaja siempre en auto d- …… No estaba en su casa


b- ..….Se empeña en contradecirme e- …… La espera lo mantiene en vilo
c- ..…..Nunca creí en él

1.5. a- ……Se casaron por poder d- …….Pasará por Río Cuarto


b- ……Fue condenado por ese delito e- …….Eso le ocurrió por hablador
c- ……Fue condenado por el tribunal

2. Análisis sintáctico de las oraciones:

a- Al principio las cosas marchaban sin tropiezos.

b- La boda se hará según los ritos de las religiones de ambos contrayentes.

c- Delante de cada asiento, un montón multicolor de fichas y un cenicero.

d- Las referencias a firmas o a procesos o productos comerciales no implican


aprobación alguna de la Oficina Internacional del Trabajo.

e- De por entre las calles, de muy lejos, le llegó el ruido de apagados pasos.

f- Así, entre las mentas y las enredaderas azules, bajo el sol tamizado por los árboles,
nos dirigimos hasta la vertiente.

g- Por la mañana, con los primeros rayos del sol, del pueblo bajaban a la fuente las
mujeres, a llenar de agua fresca sus pulidos cántaros de cobre.

h- En todo eso pensaba durante aquel largo crepúsculo de otoño, y me asaltaban


viejas imágenes....

i- El top de famosas con y sin ‘photoshop’ (www.elmundo.es, consulta: 14-03-2015)

j- Poco antes de esa hora, la morochita de veintiún años… se había vestido con un
traje sastre de color azul claro… (Ricardo Piglia, Plata quemada, p. 96)
k- …durante el regreso en lancha, Pichón le ha pedido a Soldi un resumen oral de la
novela. (…) al llegar a la ciudad Pichón ha sido súbitamente invadido por la
indiferencia, el hastío o el desgano. (Juan José Saer, La pesquisa, p. 129)

2.1. Extraer de las anteriores oraciones una preposición vacía o una semiplena y
utilizarla como plena.
2.2. Señalar los casos en que se produzca metábasis de alguna preposición.
2.3. Extraer dos preposiciones que puedan sufrir metábasis y emplearlas con su valor
no relacional: indicar el valor que han adquirido en las oraciones formuladas.

3. Las actividades que aparecen a continuación han sido extraídas de libros


destinados a la enseñanza de la lengua en el Nivel Medio. Resuélvanlas y luego
expliquen qué aspectos sobre la preposición (significado, normativa, sintaxis, etc.)
consideran que se han tenido en cuenta para elaborarlas:

(…)
3. Sin consultar el diccionario, escriban todos los pares posibles de preposiciones semánticamente
opuestas explicitando qué significado de cada una tomaron en cuenta y ejemplifiquen.
4. Lean los siguientes diálogos y expliquen qué implica cada una de las alternativas. Luego argumenten
por qué la preposición se usa sola en algunos casos.

a) — ¿Qué me dijiste? ¿Que se enojó con su amiga o por su amiga?


—¡Por!

b) —¿Qué me dijiste de las llaves? ¿Que están en el armario o sobre?


—Sobre.

c) Las pruebas refutan lo dicho por-sobre-contra el fiscal.

Fuente: Cano, Fernanda; Roich, Paula (coords) (2009): Lengua y Literatura 1,


Buenos Aires, Tinta Fresca, p. 207.

 (…) señalar las preposiciones que aparecen en esta acotación:

La cubierta de un velero. La proa se supone a la izquierda. A popa una caseta con


puerta al centro y a un pasaje que debe quedar entre ella y el público. Otro igual
del lado del mar. Al centro, gran mástil cuyo tope se pierde en la altura, con
cuerdas y una escala. Hacia proa una escotilla y otra caseta, muy baja, delante de
la cual habrá plantas en tarros y macetas. En la pared, un acordeón y una jaula
con un canario. Entre el mástil y los camarotes de proa, una mesa y dos sillones
de paja. Junto a los camarotes, una larga reposera de caña de la India con vistosa
colchoneta. En primer término, un gran rollo de sogas y un ancla. Al fondo, el mar
en calma y un hermoso crepúsculo tropical.
Conrado N. Roxlo, La cola de la sirena, Buenos Aires, Colihue, 1993.

 Completar las oraciones con las preposiciones adecuadas.

………………..lo acordado, la reunión se postergó.


Salieron ………….sus amigos y hablaron……………… lo sucedido.
…………………..Daniel no puedo terminar el trabajo.
…………………..concentrarme necesito silencio.
Escondí el regalo ……………….los libros.
Harán el trabajo ……………..mi supervisión.

……………ruegos y súplicas logró su objetivo.


…………….la mañana………………… la noche transmitieron la noticia.

 Formar palabras compuestas8 a partir de las siguientes preposiciones. Damos


un ejemplo: entretanto
Ante………………………….
Con………………………….
Contra……………………….
Sobre…………………………
Tras……………………………..

 Explicar oralmente el significado de las frases prepositivas destacadas.

Quedó en medio de la manifestación.


De acuerdo con el pronóstico subirán las aguas.
Con respecto a tu pedido no hubo respuesta.
En contra de su voluntad firmó el acta.

Fuente: Ruiz, Élida; Noce, Cecilia (2013): Gramática y Escritura, Buenos Aires, Editorial
Colihue, pp. 101-102

4. En el Diseño Curricular para el Ciclo Básico de la Educación Secundaria, elaborado


por el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba (2011), entre los
aprendizajes y contenidos que se recomienda abordar, se mencionan:

- Algunos casos de etimología para la ampliación del vocabulario, para inferir el


significado o la ortografía de alguna palabra.

- Las clases de palabras: sustantivos, adjetivos, verbos, preposiciones, adverbios,


artículos y pronombres (personales, posesivos, demostrativos, enfáticos).

Posteriormente (2011, p. 32), se ofrecen, entre otras, las siguientes orientaciones


respecto de la reflexión sobre el lenguaje, la lengua y los textos:

Para que el proceso de reflexión contribuya realmente a un mejor conocimiento y


uso del lenguaje, los contenidos no deben descontextualizarse ni quedar reducidos
al enunciado de definiciones. Tales contenidos tendrán sentido y la reflexión será
productiva si se incorpora a las actividades de textualización, revisión y corrección
del escrito o si aparecen como una herramienta que permita “sortear los obstáculos”
que plantea la comprensión de un texto. Cabe tener presente que no se trata de
pedirles a los estudiantes que reflexionen, sino de “enseñarles a reflexionar”, lo cual
implica ayudarlos a identificar e interpretar los focos problemáticos y a explorar las
posibilidades de resolución.

8
En general, suele entenderse que las palabras a las que se le agrega una preposición son derivadas, no
compuestas, pues en estos casos la preposición se considera un prefijo.
Teniendo en cuenta lo visto anteriormente, diseñen una actividad sobre
preposiciones o locuciones preposicionales para alumnos de primer año del Ciclo
Básico.