Está en la página 1de 13

Universidad nacional de Moquegua

INTRODUCCION:
BOCATOMAS:

Las obras de toma o bocatomas son las estructuras hidráulicas construidas


sobre un río o canal con el objeto de captar, es decir extraer, una parte o la
totalidad del caudal de la corriente principal. Las bocatomas suelen
caracterizarse principalmente por el Caudal de Captación, el que se define
como el gasto máximo que una obra de toma puede admitir.
Asi por ejemplo:
Es necesario tener presente que la bocatoma es una estructura muy importante
para el éxito de un proyecto. Si por una razón u otra se produce
una falla importante en la obra de toma, esto significaría la posibilidad del
fracaso de todo el Proyecto de Aprovechamiento Hidráulico. En consecuencia,
tanto el diseño como la construcción, la operación y el mantenimiento de una
obra de toma deben ofrecer el máximo de seguridad.
El diseño de una obra de toma puede ser un problema muy difícil, en el que
debe preverse la interacción estructura-naturaleza. La obra de toma, cualquiera
que sea su tipo, es un elemento extraño en contacto con el agua. Es decir, que
la estructura va a producir inevitablemente alteraciones en el medio natural
circundante y, a la vez, la naturaleza va a reaccionar contra la obra. Esta
interacción que se presenta al construir la obra, y en el futuro al operarla, debe
ser prevista y contrarrestada oportuna y debidamente. La estabilidad y la vida
de una bocatoma están asociadas al concepto de Avenida de Diseño.
Tradicionalmente se ha usado el concepto de Avenida de Diseño para designar
el máximo caudal del río que una bocatoma puede dejar pasar sin sufrir daños
que la afecten estructuralmente. Más adelante se ampliará esta definición de
acuerdo a la experiencia de las últimas décadas.

FINALIDAD:

La finalidad es uno de los muchos criterios que existen para la clasificación de


las obras de toma. Desde el punto de vista de su finalidad las obras de toma se
clasifican en función de las características del proyecto al que sirven. Es así
como se tiene:

a) Obras de toma para abastecimiento público


b) Obras de toma para irrigación
c) Obras de toma para centrales hidroeléctricas
d) Obras de toma para industria y minería
e) Obras de toma para otros propósitos
f) Obras de toma para uso múltiple

La clasificación anterior se refiere al uso predominante del agua. Si bien es


cierto que hay bocatomas que tienen una finalidad específica, también lo es
que casi siempre las bocatomas tienen, aunque sea en pequeña proporción,
algún otro uso. En el Perú hay numerosas bocatomas para atender las
finalidades antes señaladas.

El abastecimiento de agua a la población es la primera necesidad de agua que


debe ser cubierta. El aprovechamiento de las aguas superficiales, en especial
las de un río, constituye una de las formas más antiguas de uso del agua. En
los tiempos antiguos las ciudades se ubicaban en las orillas de los ríos para
poder aprovechar sus aguas fácilmente. El crecimiento de la población, la
expansión urbana, el aumento de las demandas y otros factores determinaron
la necesidad de construir proyectos de abastecimiento de agua para la
población. Estos proyectos empiezan por una bocatoma para captar el agua de
un río, o de otra fuente de agua, y conducirla luego al área urbana.

Las obras de toma para abastecimiento poblacional pueden ser muy pequeñas,
con un Caudal de Captación de apenas unos cuantos litros por segundo, o muy
grandes como la de La Atarjea, que abastece a varios millones de habitantes
de la Gran Lima. Esta bocatoma, cuya función predominante es el
abastecimiento poblacional, sirve también para la satisfacción de algunas
necesidades industriales ubicadas en el radio urbano. Cualquiera que sea su
tamaño estas obras de toma tienen gran importancia y un enorme contenido
social, pues el abastecimiento de agua poblacional es insustituible.
Si hablásemos de las prioridades tradicionales en el uso del agua tendríamos
que luego del abastecimiento de la población viene el riego. En el Perú, donde
hay importantes zonas áridas y semiáridas, la dependencia del riego es muy
grande. Al no haber lluvia útil, el aprovechamiento de las aguas superficiales ha
sido desde épocas ancestrales esencial para la vida y el desarrollo de las
actividades humanas. La costa peruana con sus 800 000 hectáreas cultivadas
es una inmensa obra de irrigación, que no podría existir sin la presencia de
cientos de bocatomas.

Se tiene también obras de toma cuya función es captar el agua superficial para
su conducción a una central hidroeléctrica. Así, en el río Mantaro se tiene una
captación de 90 m3/s para generación de energía. Numerosas industrias y
minas tienen sus propias bocatomas. Como el Perú aprovecha un porcentaje
pequeñísimo de su enorme potencial hidroeléctrico, es de esperar que en el
futuro se incrementen las respectivas obras hidráulicas para lograr un mayor
aprovechamiento.

Existen también las bocatomas asociadas a un proyecto de propósito múltiple,


como por ejemplo la del proyecto CHAVIMOCHIC, sobre el río Santa, cuyas
finalidades son riego, generación de energía y abastecimiento poblacional.

PROBLEMAS ESPECIALES QUE PRESENTAN LAS BOCATOMAS

En los grandes aprovechamientos hidráulicos el costo de la bocatoma


representa sólo un porcentaje muy pequeño del costo total del proyecto. La
consecuencia práctica de este hecho es que no se debe escatimar esfuerzos ni
tratar de obtener una “estructura económica”, sino que se debe buscar el
máximo de seguridad. Para el estudio de una bocatoma es necesario tener en
cuenta que un río transporta lo siguiente:

a) Agua proveniente de la precipitación que ocurre en la cuenca


b) Sólidos, también llamados sedimentos, provenientes de la
c) erosión de la cuenca
d) Hielo, en los lugares que existe, y
e) Cuerpos extraños como árboles, plantas, basura y
f) desperdicios.

Los tres primeros aspectos mencionados constituyen las funciones naturales


de un río. El transporte de cuerpos extraños constituye una función no natural,
pero que desgraciadamente es muy frecuente entre nosotros. En general, el
diseño y operación de una bocatoma en muchos de los ríos de la costa
peruana presenta problemas especiales debido, entre otras, a las siguientes
cuatro circunstancias:

a) Inestabilidad fluvial e irregularidad de las descargas


b) Insuficiente información hidrológica
c) Gran transporte sólido y de cuerpos extraños
d) Aparición eventual del Fenómeno de El Niño (FEN).
A continuación se ofrece algunos comentarios sobre los cuatro problemas
mencionados. Para que una obra de derivación sea estructuralmente estable
es condición indispensable que el tramo fluvial en el que se halla ubicada lo
sea. De acá la necesidad frecuente de obras de encauzamiento asociadas a la
obra de toma. Durante las grandes avenidas ocurre frecuentemente que los
ríos se desbordan, hay cambios de recorrido, aparición de brazos y otras
muestras de la inestabilidad fluvial propia de los ríos jóvenes. Ocurren algunas
veces que al producirse uno de los fenómenos señalados la bocatoma se
queda “en seco”, resulta burlada y, ciertamente, fuera de servicio aunque sin
sufrir daños. En consecuencia, como parte del estudio de una bocatoma se
suele hacer un cuidadoso estudio de hidráulica fluvial en el tramo
comprometido.

Otro de los problemas serios que se presenta frecuentemente en el diseño de


una bocatoma se origina en la presencia de eventos hidrológicos extremos: a
veces grandes avenidas y otras veces gran escasez de agua. Las grandes
avenidas crean una serie de problemas hidráulicos y estructurales que deben
ser debidamente evaluados. Algunas cuencas tienen fenómenos particulares
que no pueden dejarse de lado. Un buen ejemplo de esto es la cuenca del río
Santa donde la ocurrencia de aluviones y las especiales características de
geodinámica externa de la cuenca determinan que una estructura construida
sobre el lecho fluvial sea muy vulnerable a eventos cuya frecuencia y magnitud
no pueden calcularse. En estos casos el evento más desfavorable para la
bocatoma no es necesariamente la avenida calculada con un periodo de
retorno grande.

La escasez de agua también crea problemas, pues en esas oportunidades hay


que captar gran parte, o la totalidad, del agua presente en el curso principal, lo
que puede ser inconveniente. De otro lado, sabemos que para efectuar un
diseño con alta probabilidad de éxito habría que tener, entre otras
informaciones, un amplio y confiable registro de datos de campo. Es muy
frecuente que en nuestros proyectos la información hidrológica sea escasa y de
baja confiabilidad. Generalmente se tiene series históricas muy cortas, lo que
da inseguridad en el cálculo de las grandes avenidas y, como consecuencia, en
el cálculo del periodo de retorno de la avenida de diseño.

Por lo general los ríos transportan grandes cantidades de sólidos, sea como
fondo o de suspensión. Durante las avenidas estas cantidades se incrementan
enormemente y constituyen una serie dificultad para el diseño y operación de
las bocatomas en las que se debe captar agua con la mínima cantidad posible
de sólidos. El estudio del transporte de sedimentos y de las maneras de
eliminar los sólidos en la captación son aspectos importantes del diseño de una
bocatoma. Hay también muchos proyectos en los que la presencia de cuerpos
extraños, como basura y desperdicios, causan un daño grande en las
captaciones. El manejo de los sólidos es un asunto importante en el diseño de
una bocatoma. En general, la bocatoma debe diseñarse de modo que no
ingresen al sistema los sólidos de mayor tamaño. Será inevitable que los finos
ingresen. Para su eliminación se dispone a continuación de la bocatoma un
desarenador. Es por eso que el sistema bocatoma-desarenador conviene
estudiarlo sedimentológicamente como una unidad.
El Fenómeno de El Niño (FEN) es un fenómeno natural que representa para la
ingeniería, la economía y las actividades humanas en general, una
modificación transitoria, eventualmente fuerte, y algunas veces desastrosa, del
clima predominante en una parte importante del planeta. Las bocatomas de la
costa peruana han sufrido en mayor o menor grado el impacto del Fenómeno
de El Niño. Algunas han sido destruidas, otras han sufrido fuertes daños y han
salido de servicio, y, muchas de ellas, han necesitado importantes
reparaciones. El resultado de la falla de una bocatoma afecta todo el proyecto
que depende de ella, con los consiguientes gastos de reconstrucción o
rehabilitación de la estructura y los originados por la interrupción del servicio.

Muchas veces la interrupción del servicio tiene consecuencias no sólo


económicas, sino sociales, pues la falta de agua es mortal para los seres vivos.

Por lo tanto, la relación entre el Fenómeno de El Niño y las bocatomas es un


problema real de ingeniería civil que requiere de una atención especial.

Luego del mayor conocimiento que en la actualidad tenemos acerca del FEN
resulta evidente que sus efectos no pueden dejar de considerarse en el diseño
de una obra de derivación importante.

La rapidísima mención de los cuatro puntos anteriores nos da una idea de la


gran cantidad y diversidad de problemas que hay que enfrentar y resolver para
diseñar una obra de toma. En la Figura N° 1 se aprecia esquemáticamente el
sistema bocatoma-desarenador.

ASPECTOS DEL PLANEAMIENTO DE OBRAS DE CAPTACIÓN


SUPERFICIAL

Son numerosos los problemas que se presentan en el planeamiento de las


Obras de Toma, debido principalmente a la interacción estructura-naturaleza.

El planeamiento es el paso previo al diseño. El planeamiento correcto es


sumamente importante para el éxito del proyecto. Es difícil establecer una
metodología de planeamiento; sin embargo, se presenta a continuación
algunos temas que deben tenerse en cuenta. Los temas deben tratarse
mediante un proceso de aproximaciones sucesivas. El orden en el que se les
presenta a continuación está determinado sólo por razones propias de la
exposición. Su número puede ser bastante mayor. Como una forma de
iniciación en el tema del planeamiento de una obra de toma se considera los
siete temas de análisis siguientes:
a) Comportamiento hidrológico
b) Aspectos de hidráulica fluvial
c) Transporte sólido
d) Selección del tipo de toma
e) Micro localización de la obra de toma
f) Geometría de la bocatoma, y
g) Condiciones particulares de operación y
h) mantenimiento
La Hidrología constituye la información de base indispensable para el proyecto.
Los objetivos del estudio hidrológico son:
a) Saber que en el río vamos a tener la cantidad de agua requerida y poder
así garantizar el servicio.
b) Conocer las grandes avenidas para el cálculo de la avenida de diseño y
poder así garantizar la estabilidad de la estructura.

El estudio de Hidráulica Fluvial nos permitirá conocer las características del río,
que son muy variadas, su estabilidad, y las obras que es necesario realizar
para mantenerla. El estudio de Transporte Sólido sirve para conocer la cantidad
y calidad de los sedimentos transportados por la corriente, tanto como material
de fondo como en suspensión. Es conveniente recordar que el transporte sólido
es una manifestación fluvial y depende de las características del río y de la
cuenca. Sin una comprensión clara del comportamiento fluvial y del transporte
sólido no es posible el diseño de una bocatoma. El conocimiento de la
variabilidad del transporte sólido, de las cantidades involucradas y de la
granulometría son herramientas valiosas para el diseño.

La selección del tipo de obra de toma tiene que hacerse a partir del hecho de
que existen diferentes tipos de bocatomas. Cada uno de ellos ha sido
desarrollado para ríos de determinadas características. En este tema la
consideración de los fundamentos teóricos y de la experiencia local resultan ser
insustituibles. Una vez determinada la cota de derivación en la que se
construirá la bocatoma, en función de las necesidades del servicio, se procede
a la micro localización. Es este un problema de Hidráulica Fluvial en el que
juega un papel destacado la experiencia y los conocimientos teóricos del
ingeniero proyectista. Dos tramos fluviales muy próximos pueden dar lugar a
estructuras de toma de muy diferente comportamiento sedimentológico. Así por
ejemplo, en un tramo en curva la margen exterior es en general una zona con
tendencia a la erosión. Allí debe buscarse el lugar más conveniente para ubicar
la toma.

La geometría de la obra, es decir, la disposición de los elementos, es el diseño


mismo. Se debe determinar la altura de la presa derivadora, las longitudes de
las partes vertedoras y fijas, el ángulo de captación, los muros guía y todos los
elementos constituyentes de la obra. En todo esto desempeña una función muy
importante el estudio en modelo hidráulico, el que tiene la enorme ventaja de
constituir una representación tridimensional de las estructuras y de los
fenómenos. Cada bocatoma tiene condiciones particulares de operación y
mantenimiento que deben ser tomadas en cuenta en el momento del diseño.

La concepción de la operación es inseparable del diseño. Cada bocatoma tiene


un conjunto de Reglas de Operación a las que se llega mediante un proceso de
aproximaciones sucesivas.

CONDICIONES DE DISEÑO

Son varias las condiciones generales de diseño que debe cumplir una
bocatoma, cualquiera que sea su tipo o características. Entre las principales
están las siguientes:
a) Asegurar la derivación permanente del caudal de diseño y de los
caudales menores que sean requeridos. En algún caso se admite una
interrupción temporal del servicio.
b) Proveer un sistema para dejar pasar la Avenida de diseño, que tiene
gran cantidad de sólidos y material flotante. En zonas sujetas al
Fenómeno de El Niño es mejor utilizar un Hidrograma de Diseño.
c) Captar el mínimo de sólidos y disponer de medios apropiados para su
evacuación. Muchas veces esta es la clave del diseño eficiente.
d) Estar ubicada en un lugar que presente condiciones favorables desde el
punto de vista estructural y constructivo.
e) Conservar aguas abajo suficiente capacidad de transporte para evitar
sedimentación.
f) Tener un costo razonable

LA INGENIERÍA CIVIL EN EL DISEÑO DE UNA BOCATOMA

En el diseño de una obra de toma se requiere emplear al máximo los


conocimientos del ingeniero civil. Las cinco fases correspondientes a una
bocatoma son:
a) Planeamiento
b) Diseño
c) Construcción
d) Operación, y
e) Mantenimiento.

En ellas se requiere el uso de prácticamente todos los aspectos de la ingeniería


civil, tal como se demostrará más adelante. Son varias las fuentes de
conocimiento que tenemos para el diseño de una bocatoma. En primer lugar
están las consideraciones teóricas presentadas en los libros de texto, artículos
especializados y diferentes publicaciones e investigaciones. De todo este
material se obtiene una base teórica fundamental, que debe ser
complementada con los otros dos puntos que se señala a continuación. La
investigación en modelos hidráulicos es una valiosa herramienta para el
perfeccionamiento de los diseños y constituye la segunda fuente de
conocimiento. En el Perú se vienen realizando estudios en modelo en el
Laboratorio Nacional de Hidráulica desde 1964. La tercera fuente está dada por
la experiencia y por la observación del funcionamiento de estructuras en
operación en diversas partes y circunstancias. Dentro de esta fuente de
conocimiento se encuentra el análisis de las fallas, el que constituye un método
valiosísimo de aprendizaje.

Son numerosos los aspectos de la ingeniería en general y de la ingeniería civil


en particular que intervienen en el diseño de una obra de toma. Prácticamente
debe emplearse a plenitud casi todas las especialidades de la ingeniería civil.
Pero, además intervienen otros aspectos de la ingeniería. Sin pretender que la
relación sea limitativa se presenta a continuación una relación de los
principales temas vinculados al diseño de una obra de toma. Ellos son:
a) Estudio de la Demanda
b) Topografía
c) Meteorología
d) Hidrología
e) Transporte de Sedimentos
f) Hidráulica Fluvial
g) Geología
h) Geodinámica
i) Geotecnia
j) Sismicidad
k) Materiales de Construcción
l) Diseño Hidráulico
m) Diseño Estructural
n) Diseño Electromecánico
o) Procedimientos de Construcción
p) Modelos Hidráulicos
q) Costos y Presupuestos
r) Análisis Económico y Financiero
s) Estudio de Impacto Ambiental

Resueltos los aspectos de planeamiento y diseño se pasa a la construcción.


Este es un campo de acción típico y exclusivo del ingeniero civil. La
construcción de una bocatoma importante es difícil y se requiere mucha
experiencia, no sólo en procesos constructivos, sino también en el manejo del
río durante la construcción. Para la construcción es necesario aprovechar los
estiajes del río. Se construye ataguías aguas abajo y aguas arriba y una obra
de desvío para aislar la zona de trabajo.

LAS BOCATOMAS Y EL FENÓMENO DE EL NIÑO (FEN)

De los numerosos problemas que tienen que enfrentar las bocatomas hay tres
que se ven notablemente exacerbados durante el Fenómeno de El Niño,
especialmente cuando tiene características de Meganiño y que están
asociados a:

a) La precaria estabilidad fluvial,


b) Las avenidas extraordinarias, y
c) Las grandes descargas de sólidos.

En los últimos cinco siglos han ocurrido diez Meganiños con un intervalo medio
de 47 años y en los últimos 112 años se han presentado cuatro Meganiños con
un intervalo medio de 36 años. Esto justifica ampliamente la actualidad e
importancia regional y nacional del estudio del impacto del Fenómeno de El
Niño y de la manera de mitigar sus efectos negativos. Las descargas de los
ríos de la costa son muy variables en el tiempo. Hay una variación estacional
muy marcada y variaciones, también muy fuertes y de gran irregularidad, de un
año a otro. Como consecuencia del cambio de clima característico del FEN y
del incremento de las lluvias, aumentan inusitadamente las descargas de los
ríos. Se producen así las grandes avenidas. Esto contrasta con lo que ocurre
generalmente, y en especial en la costa peruana, donde las avenidas son
breves. Precisamente una de las definiciones de una avenida es “elevación
rápida y habitualmente breve del caudal de un río”. Una avenida puede medirse
por el máximo nivel alcanzado por las aguas, por la descarga máxima
instantánea o por el volumen descargado. Pero, las avenidas que ocurren
durante el Fenómeno de El Niño se caracterizan por no ser breves, es decir,
tienen una larga duración. Por lo tanto, además de alcanzarse valores
instantáneos muy altos, se tiene un volumen descargado sumamente
importante y dañino. Es así como se ha visto la necesidad de considerar un
Hidrograma de Diseño en lugar de un valor puntual.

Las descargas extraordinarias van acompañadas de grandes cantidades de


sólidos y frecuentemente causan alteraciones fluviomorfológicas, como erosión
y sedimentación, y producen diversas manifestaciones de dinámica fluvial,
como formación de brazos o cambios de recorrido. Durante el FEN también
ocurren descargas inusitadas de quebradas consideradas erróneamente como
secas y, eventualmente, la formación de huaicos y de diversos fenómenos de
geodinámica externa que pueden constituir una amenaza para la obra de toma.

La persistencia de caudales altos y su insuficiente consideración en los diseños


suele conducir a la falla de numerosas estructuras hidráulicas.
Durante el Fenómeno de El Niño las bocatomas se ven sometidas a la acción
de avenidas fuertes y de larga duración y que además tienen un alto contenido
de sólidos. En algunas oportunidades ocurre que las grandes descargas
sólidas y líquidas causan daños importantes en las estructuras por erosión de
las mismas (abrasión). A pesar de que en ríos de fuerte pendiente y gran
volumen de sólidos de importante tamaño se protege las estructuras con
revestimientos adecuados, siempre existe la posibilidad, como de hecho ha
ocurrido, de desgaste de los elementos estructurales, tales como pilares, muros
y solados. Algunas veces la erosión ha sido de tal intensidad que ha
comprometido la cimentación y la estabilidad de toda la estructura.

En otras oportunidades ha ocurrido que como consecuencia de