Está en la página 1de 6

La planeación financiera como herramienta

de gestión.
La gestión financiera es quizás una de las actividades fundamentales que debe
implementar una organización, independiente de su tamaño, actividad económica, o
naturaleza jurídica. Los recursos económicos son finalmente los que dan vida a una
empresa y permiten su supervivencia a lo largo del tiempo.

Dentro de la diversa cantidad de labores que la gestión financiera implica, la planeación


financiera adquiere una alta relevancia, incluso, desde las etapas iniciales de gestación
de un proyecto empresarial. Es un ejercicio que no debe ser ajeno a ningún gerente o
directivo, ni mucho menos al dueño de la compañía, que es quien mayor interés tiene
en gestionar su futura generación de riqueza.

Entendiendo el concepto en su forma más simpe, la planeación financiera no es más


que una “hoja de ruta” que sirve de apoyo a los ejecutivos de la organización, para
tener claras las metas que deben alcanzar y el camino que deben seguir para llegar a
ellas. El objetivo macro está siempre relacionado con alcanzar mayores rentabilidades
en el largo plazo.

En su construcción, hace evidente los requerimientos que implica el logro de los


objetivos planteados, como establecimiento de metas de ventas más altas, mayor
control de los costos y gastos, vinculación de nuevo personal, adquisición de nuevos
equipos; y esto a su vez permite identificar las capacidades de la empresa de sortear
dichos requerimientos de forma autosuficiente o a través de nuevas fuentes de
financiación.

Según Joaquín Moreno, “La planeación financiera es una técnica que reúne un
conjunto de métodos, instrumentos y objetivos con el fin de establecer en una empresa
pronósticos y metas económicas y financieras por alcanzar, tomando en cuenta los
medios que se tienen y los que se requieren para lograrlo”(Tomado de: Planeación
Financiera. Joaquín Moreno Fernández.)

Una planeación financiera coherente y bien estructurada debe incluir todos los
proyectos e inversiones que la empresa ejecutará en el horizonte de tiempo deseado.
Una vez desarrollada, a través de actividades de revisión y control, los resultados de la
organización son medidos en comparación con dicha planeación, permitiendo así la
realización de ajustes que se acoplen al desempeño. Así, los ejecutivos logran tener
una herramienta eficaz de soporte que apoya la toma de decisiones preventivas y
correctivas con base en la retroalimentación al desempeño.
El principal beneficio de implementar esta práctica al interior de la organización, es la
“visibilidad” que otorga a la gerencia, al permitir implementar una estrategia financiera
que abarca las decisiones tanto de inversión, como de financiación, teniendo en cuenta
que los resultados de la misma, en términos de generación de riqueza para sus
accionistas, son producto de dichas decisiones.

Por otra parte, se considera como ventaja adicional el hecho que la planeación permite
el planteamiento de diferentes escenarios de comportamiento de la empresa, teniendo
en cuenta el impacto que puedan tener sobre ella variables tanto internas como
externas. Así, incluir en el “mapa” desviaciones a los resultados, permite establecer
acciones de forma anticipada que ayuden a la empresa a adaptarse a los cambios que
pueda enfrentar en el entorno empresarial.

¿Cuál es el objetivo de la planeación financiera para una


empresa?

La planeación financiera es esencial para los planes de crecimiento de una empresa.

Esta importante actividad establece la manera en cómo se lograrán las metas y representa la base de la
actividad económica de cualquier organización.

Su buen manejo incluye el conocimiento de métodos e instrumentos de análisis que permitan


establecer metas financieras, los medios que se tienen y los que se requieren para lograrlo.

Sus cinco objetivos estratégicos principales son:

 Mejorar la rentabilidad
 Establecer la cantidad adecuada de efectivo necesario
 Determinar las fuentes de financiamiento
 Fijar el nivel de ventas
 Ajustar los gastos que correspondan al nivel de operación

Elaborar planes financieros influye extremadamente en las operaciones del negocio al facilitar
las rutas que guían, coordinan y controlan las acciones de cada departamento.
¿Qué puntos incluye?

Como toda estrategia, esta planeación de los aspectos financieros requiere seguir un método, con
estos pasos generales:

1. Establecer las metas de la organización, en general o por áreas, y definir en qué orden se deben
alcanzar.
2. Definir fechas para el logro de los objetivos propuestos.
3. Elaborar un presupuesto donde se identifiquen los instrumentos financieros que se utilizarán, a
qué plazo y con qué propósito para obtener los resultados que se buscan.
4. Gestionar el presupuesto y medir los resultados para seguir el plan de ruta trazado y hacer ajustes
cuando sea necesario.