Está en la página 1de 13

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD JOSÉ ANTONIO PÁEZ


FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
ESCUELA DE EDUCACIÓN PREESCOLAR

Fase maternal II

Nombre del Profesor: Autoría:


Xiomara Mendoza Wilmary Mendoza
Sección: 108p1 CI: 25.960.044

San Diego/Noviembre– 2018


Índice

Introducción ................................................................................................................................................. 3
Estimulación Temprana................................................................................................................................ 4
Área cognitiva ........................................................................................................................................... 4
Área Motriz ............................................................................................................................................... 4
Área de lenguaje ....................................................................................................................................... 4
Área Socioemocional ................................................................................................................................ 4
Principios de la Estimulación Temprana...................................................................................................... 5
Funciones de la Estimulación Temprana ..................................................................................................... 6
Funciones .................................................................................................................................................. 6
Estrategias de Estimulación Temprana por área de desarrollo y rango de edades ................................... 7
0 a 3 meses................................................................................................................................................ 7
3 a 6 meses................................................................................................................................................ 7
6 a 12 meses ............................................................................................................................................. 8
1 año ......................................................................................................................................................... 8
2 a 3 años .................................................................................................................................................. 9
3 años en adelante .................................................................................................................................. 10
Recursos para el trabajo de Estimulación Temprana................................................................................ 11
Conclusión .................................................................................................................................................. 12
Bibliografía.................................................................................................................................................. 13
Introducción

Los primeros años de vida de un niño constituyen un periodo de aprendizaje continuo. Un periodo
frágil y fascinante. Frágil por los cuidados que necesitan y fascinante porque cada bebé, cada niño,
posee capacidades únicas que se irán perfeccionando y sorprenderán por inesperadas.
Estimular al bebé, al niño, es brindarle herramientas, actividades, juguetes, entre otras cosas,
adecuadas y adaptadas a su edad que le permitan ir superando desafíos y, al mismo tiempo,
generarles deseos de explorar; es decir, a través de esta estimulación favoreceremos por un lado el
desarrollo armónico de sus capacidades, y por el otro, el descubrimiento y su adaptabilidad al
mundo social.
Es importante saber que todo niño nace con la necesidad biológica de aprender y cualquier
estimulación que se le brinde durante los primeros 12 meses, tiene más impacto en su crecimiento
cerebral que en cualquier otra etapa de la vida.
El crecimiento total de un individuo se lleva a cabo por medio de la interrelación del desarrollo
físico, mental, emocional y social, y la estimulación temprana producirá impacto en el crecimiento
total del bebé, sin presionar ni acelerar ningún proceso de desarrollo.
Simplemente, lo que busca es optimizar las capacidades del niño, en todas las áreas. Además, cabe
mencionar que la estimulación es muy sencilla de aplicar y que le va a proporcionar al niño las
herramientas que necesita para el desarrollo de sus habilidades y un mejor desempeño en su futura
etapa preescolar.
Estimulación Temprana:

La estimulación temprana desarrolla el sistema nervioso dando al cerebro la estructura necesaria,


favoreciendo las conexiones neuronales y la creación de su red, aumentando el número de sinapsis
y estimulando la mielinización de los axones.

La estimulación temprana es una gran herramienta que se puede utilizar para estimular y fomentar
el desarrollo físico, emocional y la inteligencia de los niños, la cual se basa en que cuanto antes
mas se estimula los potenciales del niño mejor desarrollo obtendrá desde una temprana edad. La
estimulación es dar información que puede ser recibida por los sentidos. La riqueza de estímulos,
intensidad, frecuencia y duración adecuados, producen un buen desarrollo al cerebro y temprana
es antes de lo que la sociedad cree necesario para llegar a la madurez neuronal.

Su principal objetivo consiste en transformar la estimulación en una rutina agradable y que ayude
a estrechar más la relación entre padres e hijos, aumentando de esta manera la calidad de
experiencias vividas y la importante adquisición de información respecto al tema y herramientas
que ayuden durante ese proceso de desarrollo infantil.

Para favorecer el óptimo desarrollo del niño, las actividades de Estimulación se enfocan en cuatro
áreas:

Área cognitiva: Para que el niño pueda comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones.

Área Motriz: Le permite moverse y desplazarse, permitiendo al niño tomar contacto con el
mundo.

Área de lenguaje: Le permitirán al niño comunicarse con su entorno y abarca tres aspectos: La
capacidad comprensiva, expresiva y gestual.

Área Socioemocional: Esta área incluye las experiencias afectivas y la socialización del niño, que
le permitirá al niño ser capaz de relacionarse con otros de acuerdo con normas comunes.
Principios de la Estimulación Temprana:

Estos parten de las mismas necesidades fisiológicas y de las leyes del desarrollo de todo ser
humano, esto parte desde el ambiente donde se encuentre el niño que tiene un gran impacto en su
cerebro debido a que se encuentra en el periodo de arranque del crecimiento cerebral, esto se debe
a que existe una estrecha relación que tiene el niño y su medio ambiente es decir que este último
siempre tendrá un gran impacto para su desarrollo.

La estimulación durante esta etapa es fundamental para la maduración del cerebro y al mismo
tiempo es necesaria para que el niño pueda procesar nuevos estímulos y experiencias, el momento
mas fundamental para empezar con la estimulación es en el primer año de vida que es el momento
en que el cerebro del niño crece muy rápidamente. Mientras más apropiada sea la estimulación en
este periodo mayor será el desarrollo cerebral. Mientras mayor sea el desarrollo cerebral, mayor
será la estimulación procesada.

La estimulación infantil tiene un efecto más profundo en el desarrollo del cerebro si se le


proporciona durante el periodo de “arranque”, que son los meses antes del nacimiento y el primer
año de vida. La estimulación no consiste en acelerar un proceso, sino en aprovechar todo el
potencial infantil desde su nacimiento.

Otros fundamentos básicos para la estimulación básica y que siempre debemos tener en cuenta
para que el niño tenga una mejor experiencia y recepción de esta es:

Respetar la individualidad del niño. No todos los infantes son iguales, cada uno tiene su propio
ritmo de desarrollo y éste depende de la maduración del sistema nervioso de cada uno.

Debe ser una experiencia positiva. No se debe forzar al niño a hacer ninguna actividad. Tenemos
que aprender a “leer” lo que nuestros hijos sienten en cada momento. Además, es importante que
el niño esté a gusto, que haya comido y dormido, es decir que se sienta cómodo.

El juego es la mejor manera de estimular a un niño. La única forma que el niño aprende durante
esta primera etapa es si está predispuesto a aprender y asimilar nueva información y esto sucede
con el juego.
Funciones de la Estimulación Temprana:

La Doctora Megan Gunnar, profesora de desarrollo infantil de la Universidad de Minnesota e


investigadora de la experiencia temprana, neurobiología del estrés y la red científica de la
prevención, afirma que el cerebro de un bebé al estar en proceso de maduración es muy sensible.
Sobrecargar de actividades a un pequeño y exigirle continuamente metas que, incluso, pueden estar
fuera de su alcance psicomotor o que no sean de su agrado, provocará en él frustración y estrés.

Por tal razón, las sesiones de estimulación temprana son indicadas de dos a tres veces por semana
con una duración de 45 a 50 minutos cada una. Exponer a tu pequeño a más tiempo, no mejorará
las condiciones de tu hijo, ni lo hará más inteligente. Es mejor que elijas para tu hijo pocas
actividades, pero que sean efectivas. Ten presente que incluso en casa podrás darle vivencias
divertidas, interesantes y valiosas.

Funciones:

1. Ayuda a desarrollar y potenciar las funciones cerebrales de los bebés en diferentes planos:
intelectual, físico y afectivo, mediante juegos y ejercicios repetitivos.

2. Promueve las condiciones fisiológicas, educativas, sociales y recreativas.

3. Estimula el proceso de maduración y de aprendizaje en las áreas, intelectual, afectiva y


psicomotriz del bebé.

4. Favorece la curiosidad y observación para conocer e interpretar en mundo que le rodea.

5. Favorece el apego y los lazos afectivos entre los padres y el bebé.

6. En algunos casos, ayuda en la detección de trastornos de aprendizaje.


Estrategias de Estimulación Temprana por área de desarrollo y rango de edades:

0 a 3 meses:

La sicóloga especialista en primera infancia, María Carolina Sánchez, asegura que debido a que el
mayor y más importante número de conexiones neuronales se da durante los primeros meses de
vida, los pequeños deben contar con una relación afectiva y estable con sus padres y cuidadores.

Alicia Amador, sicóloga especialista en desarrollo, directora del centro de desarrollo infantil
Creciendo juntos, aconseja que antes de los 3 o 4 meses un chiquito no debe asistir a un centro de
estimulación, pues se está adaptando y conociendo el mundo al que llegó. Es momento para estar
en casa y compartir con sus padres.

Según estudios del sicoanalista Rene Spitz, uno de los principales estudiosos de la teoría del apego,
la lactancia materna es una manera de estimular al niño, pues en este momento la boca es su medio
de comunicación con el mundo. Allí se reúnen tres momentos sensoriales muy importantes: el
hambre, la sensación de satisfacción al saciarla y el mundo externo representado por la piel de su
mamá. “Es un mito cuando las madres dicen que se les acabó la leche; la única manera de que
esto ocurra es por una enfermedad grave, un medicamento fuerte o estrés extremo”, dice la sicóloga
María Carolina Sánchez.

3 a 6 meses:

Los masajes se hacen desde el nacimiento. Un aspecto importante es que esta actividad debe ser
exclusiva de las personas más cercanas al bebé, como los padres y si acaso los abuelos, pues uno
de sus objetivos es unir los lazos afectivos.

Los expertos aconsejan ponerlo con poca ropa sobre el pecho desnudo de los padres, para que
además de la piel, sienta el latido del corazón. Lo importante más allá de masajearlo, es cómo
hacerlo.

En este momento el niño aún no diferencia hasta dónde va su cuerpo, pues su concepto de
corporalidad es nulo. Las caricias le brindan al bebé una sensación de tranquilidad, como la que
tenía en el útero. De acuerdo con la sicóloga María Carolina Sánchez, deben hacerse cuando está
alerta y no en sus horas de sueño.
Los bebés de 3 meses responden neurológicamente a las reacciones faciales. Por eso la importancia
de acariciar y hablar con afecto. El estímulo debe venir acompañado de amor. Nada sirve si se le
incluye en mil cursos, pero no se le está dando cariño, Se forma el pensamiento abstracto; es decir,
debe saber que a pesar de que hay personas u objetos que no ven, existen. Ese proceso de
pensamiento es uno de los más importantes en su desarrollo.

6 a 12 meses:

Cuando el bebé está entre 8 y 9 meses es esquivo con las personas diferentes a sus familiares y no
se deja cargar. La especialista Aura Sofía Rico aconseja exponerlos desde temprana edad a
espacios de socialización, como el parque, estar con los abuelos o recibir visitas en casa. También
contribuyen los lugares en donde no reine un silencio absoluto y no se tenga miedo de prender la
aspiradora o la licuadora cuando el bebé está en casa, pues no se le estará blindando contra la
exposición a lo cotidiano, dice la pediatra especialista en neurodesarrollo infantil Aura Sofía Rico.
Pero mientras la supera, no hay que obligarlo a socializar.

En este momento empiezan a balbucear y las acciones previas a sus primeras palabras son la
succión de los labios, lengua, el llanto, gritar o hacer ruidos y emitir sílabas como ba-ba o pa-pa.
Para estimularlo se deben reforzar estos sonidos respondiendo a ellos como si se estuviera
conversando, pues el bebé necesita escuchar a sus papás; así que estos deben hablar, cantar y leerles
cuentos sencillos. No se quede callado.

“Jugar escondidas detrás del hombro, cubrir la cara con pañal para aparecer y desaparecer; así
empieza el concepto de permanencia de objetos”, aconseja Aura Sofía Rico.

1 año:

A esta edad los niños duermen menos, empieza el descenso en el nivel de alimentación, lloran
mucho, son muy apegados y demasiado activos; es decir, les cuesta quedarse quietos. Es tiempo
de que los padres empiecen a organizarlos estableciendo pequeños límites. Por ejemplo, crear
momentos de juego en los que esté sentado por un rato, especialmente con juguetes que sean de
encajar, revolver, halar.

Cuando llegan al año y medio, las actividades de estimulación en centros especializados buscan
que los chiquitos socialicen, compartan, respeten turnos, resuelvan pequeños problemas. Se
aprovecha el acondicionamiento para que los pequeños regulen sus instintos y adopten hábitos;
por ejemplo, se canta la misma canción cada vez que se juega para que el niño guarde todo en el
lugar indicado o a la hora de dormir.

En este momento empiezan a diferenciar una mano de la otra; así que, si se les da un objeto para
que jueguen, como un palito, lo toman con la derecha y posteriormente con la izquierda. Se les da
para agarrar elementos gruesos y delgados, que fomenten su fuerza.

el movimiento es el estímulo más importante para el desarrollo cerebral, principalmente en el


primer año, porque las etapas motrices son necesarias para el correcto desarrollo posterior. La
estimulación que se da a través del movimiento es la propioceptiva y vestibular; la primera hace
referencia a la postura, movimientos finos, coordinación, presión, fuerza.

La segunda es el sentido que ayuda a guardar el equilibrio, influye en la posición del cuerpo y su
movimiento con relación al espacio.

2 a 3 años:

María Cristina Fuentes, fonoaudióloga del centro de desarrollo infantil Creciendo Juntos, asegura
que cuando los niños llegan a los 2 años son muy activos, pues hasta ahora habían estado la mayor
parte del tiempo alzados y ahora buscan la independencia; por eso ensayan movimientos, carreras,
saltan, desarrollan más fuerza, disociando los segmentos musculares (brazos, piernas). Los papás
empiezan a ver que se caen con más frecuencia. En esta etapa se les llama exploradores.

En cuanto al lenguaje están intentando comunicarse con palabras y dejan a un lado los gemidos o
señalamientos. Habrá pequeños que usarán muchas más palabras que otros y esto es consecuencia
de la genética, pero también de su entorno.

Están en la etapa del ‘qué’ y el desarrollo del lenguaje consiste en nominar y descubrir la
funcionalidad de los objetos; es decir, saber el nombre de una mesa, pero además empezarán a
sentarse encima, acostarse, hasta que sepan para qué sirve.

“Todos los seres venimos con un potencial, pero podemos inhibirlo, aumentarlo o desarrollarlo en
su totalidad. Un niño cuenta con todo el potencial del mundo, pero si está todo el día encerrado
poco podrá desarrollar”, dice la fonoaudióloga. Eso quiere decir que, aunque el niño tenga sus
necesidades básicas satisfechas y un adulto lo acompañe a diario para darle la comida, cambiarlo
o acomodarlo para dormir, lo ideal es que sea un cuidador activo que le hable todo el tiempo,
porque el pequeño necesita un modelo para su aprendizaje.

“Se aconseja seguir una actividad conocida como habla paralela, es decir, mientras el adulto realiza
una actividad va hablando con el niño y explicándole qué hace”, agrega la experta. Si el pequeño
señala un carro y lo nombra, el adulto puede ofrecerle más información como “mira ese carro es
rojo y es grande”.

3 años en adelante:
Luisa Fernanda Gutiérrez, terapeuta ocupacional del centro de desarrollo infantil Creciendo Juntos,
asegura que en esta etapa los niños quieren hacerlo todo por sí mismos.
Buscan sentarse en una mesa, tienen mayor facilidad para moverse con equilibrio y el adulto pasa
a un segundo plano, pues descubre que ellos son capaces.
La experta asegura que en este momento los padres deben ofrecerles esa independencia y permitir
que ellos empiecen a vestirse solos o a comer, pues si se lo hacen todo serán dependientes,
inseguros, que estarán sujetos a un adulto para ejecutar sus actividades y esto se reflejará en su
vida adulta.
Por eso deben proporcionales esa ‘libertad’ y abandonar un poco el temor, pues a todo lo que los
niños hacen les dicen ‘cuidado’. Por ejemplo, en esta etapa el pequeño podrá pelar una fruta, poner
el pitillo solo en la cajita del jugo o destapar un paquete. Si no se les dan estas posibilidades, el
menor no avanza en su desarrollo, pues se le trata como a un bebé.
Es ideal que en esta edad se estimule la motricidad gruesa, para que interioricen las dimensiones
de su cuerpo. Para esto pueden llevarlos al parque. “Jugar en el parque no quiere decir dejar que
el niño suba 18 veces al rodadero. Llévelo a saltar, que juegue golosa, que salte tronquitos y alterne
piernas, para darle sentido al movimiento. Láncele pelotas; también es aconsejable llevarlo a nadar
o a gimnasios infantiles”.
Recursos para el trabajo de Estimulación Temprana:

La estimulación temprana es hoy en día primordial para el buen desarrollo del bebé, ya que además
de fortalecer el cuerpo, también desarrolla sus emociones e inteligencia. Con amor, buenos
cuidados y elementos educativos se benefician las áreas de desarrollo de motor grueso, motor fino,
lenguaje, comunicación, autonomía personal y socioafectivo del bebé. La mejor forma de estimular
a tu bebé es por medio del juego y, los juguetes por edades especialmente diseñados para ello nos
ayudan muchísimo.

Los tapetes y gimnasios para bebés son maravillosos para incentivar a tu bebé con la visión y a
mover sus brazos y piernas. El sonido y movimiento de los sonajeros y móviles les encanta y
también les incentivan la vista y el oído, además de tranquilizarlo. Por otra parte, algo tan sencillo
como las bolas de distintos tamaños y clases es fundamental en el periodo de estimulación
temprana, ya que ayudan tanto a experimentar el agarre como cuando crece y comienza a gatear
tras su bola favorita.

En sí todos los juguetes especialmente diseñados para la estimulación temprana son de gran ayuda,
pero también los cojines de lactancia ayudan a que realice ejercicios. Como por ejemplo puedes
sentarlo recostando su espalda en el espaldar del cojín o también acostarlo boca abajo sobre el
cojín para que fortalezca el cuello y tome fuerza al sostener su cabecita, cosa que le ayudará mucho
a la hora de gatear.

El sonido y la música no pueden faltar para un buen desarrollo y estimulación del bebé. Por medio
de la música se estimula el lenguaje tanto oral como corporal, la atención, coordinación motora y
a expresar emociones. Recuerda involucrar la música en sus actividades, en especial cantadas por
ti, es su favorita independiente de si tienes buena voz o no.

Lo más importante de todo es que tu bebé se divierta durante su estimulación, por eso es importante
ofrecerle juguetes didácticos y de estimulación temprana que lo animen a hacer algo. En
Babymarket.co encuentras, además, una gran variedad de juguetes orgánicos para su seguridad. Es
muy importante tener en cuenta la edad recomendada y nunca darle juguetes con partes pequeñas
antes de los 3 años.
Conclusión

El objetivo de la estimulación temprana es reconocer y promover el potencial de cada niño, a toda


acción debe incorporarse el afecto y la estimulación, ya que sin afecto no funciona la estimulación.
No todos los niños son iguales y no responden de la misma forma, el adulto debe ser sensible a la
respuesta del niño para saber hasta dónde y cómo administrar los estímulos, mantener contacto
visual durante la estimulación ayuda para darle confianza y seguridad.
El mejor terapista se encuentra en casa y es en el hogar donde comienza la estimulación temprana.
La "estimulación temprana" tiene como objetivo primordial la prevención en el caso de niños sin
presencia de riesgo de ningún tipo, o bien, la intervención oportuna en caso de haber algún tipo de
riesgo.
Los adultos, haciendo uso de su creatividad, cuentan con una serie enorme de recursos para
estimular al niño, como ya se mencionó, sin necesidad de materiales costosos o complicados.
Mientras más cotidiano y del ambiente natural del niño sea el material, en mayor grado favorecerá
la adaptación al ambiente. En el conocimiento y tradición popular existen valiosos recursos
didácticos en juegos, rimas y canciones que, además de estimular, reviven formas culturales que
con el juguete moderno se pierden.
En conclusión, conocer las características del desarrollo normal y conocer al niño como un
individuo único, son las bases para iniciar el maravilloso viaje de la estimulación, de darle al niño
la posibilidad de un futuro exitoso, de establecer con él una relación cálida, afectuosa y firme, así
como de momentos inolvidables de convivencia. Estimular al bebé, disfrutándolo, es darse un
regalo invaluable.
Bibliografía

https://semanasdegestacion.com/definicion-de-estimulacion-temprana/

https://www.facemama.com/estimulacion-temprana/principios-basicos-de-estimulacion-
temprana.html

http://toquedemujer.com/mujer-familia/principios-basicos-de-la-estimulacion-temprana

https://www.padresehijos.com.mx/asi-crece/6-beneficios-de-laestimulaciontemprana/

http://www.abcdelbebe.com/bebe/0-6-meses/actividades-para-estimular-a-los-ninos-de-acuerdo-
con-la-edad-13344

https://m.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-15762520