Está en la página 1de 6

t R tr

G
r Todo sobre la Ascensión

AYOS EMELOS

La Voz del “Yo Soy” nº 15,


mayo de 1937

a explicación que dan los Maestros Ascendidos de la

l Ley de la Magna Presencia “YO SOY” concerniente a


los Rayos Gemelos, es muy definitiva e indiscutible-
mente sencilla. Es una de las cosas que la humanidad
necesita entender en gran medida; y de ser así se evita-
ría gran cantidad de la aflicción de la humanidad, la
mayor parte de la cual es resultado de ignorar esta
Magna Ley de Vida. Es imperativo que cada estudiante del “YO SOY”
conozca esta actividad de la Gran Ley de Vida y la obedezca, si es que
habrá de tener su total Liberación y Ascensión.
Cuando tiene lugar la individualización desde el Gran Sol Central,
la primera actividad es la formación de un cuerpo, compuesto de una
Sustancia que parece Fuego Blanco. De este Cuerpo de Fuego Blanco
se proyectan dos Rayos, en cuyo interior se encuentran sendos Cuer-
pos Electrónicos —uno con las cualidades masculinas predominantes y
las femeninas, sumergidas; el otro con las cualidades femeninas predo-
minantes y las masculinas, sumergidas.
Cada Cuerpo Electrónico proyecta hacia abajo dentro de la sustan-
cia de este mundo físico, atributos de Sí, de una manera muy parecida a la
manera en que las raíces de una planta se entierran en la tierra. Estos
atributos, actuando a través del cuerpo humano de carne, conforman la
conciencia intelectual y la conciencia cardiaca o emocional del individuo.
Esta parte de la conciencia individualizada pasa por muchas encar-
naciones físicas, a veces masculinas, a veces femeninas, alternando
muchas veces. Esta reencarnación de cada Rayo tiene lugar una y
otra... y otra... y otra vez, a veces cientos y a veces miles de encarna-
ciones. Y así continúa hasta que cada individuo manifiesta el control
completo de todas las actividades físicas externas, de toda la energía y
sustancia. Es sólo a través del individuo que la inteligencia selectiva,
discernidora y conscientemente dirigida actúa, para gobernar el flujo
de la Sustancia Universal y energía.

— 237 —
t Todo sobre la Ascensión
r
Esto entraña el logro de la Maestría. ¿Maestría sobre qué? Pues,
sobre la sustancia y la energía mediante el comando consciente del
individuo, mediante el uso de la Gran Palabra creativa “YO SOY”
pronunciada por sí mismo. Este es el viaje que todo individuo ha
escogido realizar por su propio libre albedrío, a través de este mundo
de sustancia física, para expandir la Perfección del Gran Sol Central a
través de sí mismo. Esto quiere decir, a través de un cuerpo físico
compuesto de la sustancia atómica de esta Tierra física.
Al haber cada quien decretado su propio viaje a través del mundo
de la sustancia física, tiene que realizar su propio decreto, ya que al ser
el Creador individualizado, él es la ÚNICA autoridad en su ser y mundo,
y TIENE que realizar su propio plan de expandir la Perfección a través de
sí mismo en este mundo. Esta es la manera en que la Gran Fuente
Suprema de toda Vida y manifestación gobierna el Universo y sus acti-
vidades, a través de la individualización de Sí Misma en diversos puntos
en el Universo. Así, cada ser humano es el Creador individualizado, lo
cual significa que toda la Autoridad, todo el Poder, toda la Habilidad y
Atributos de Dios —la Vida— están enfocados en el individuo, para
crear y expandir Perfección a través de un cuerpo físico. Cuando a
través de muchas encarnaciones en la experiencia, cada Rayo ha expan-
dido a su actividad plena todos los atributos de Sí, manifestando un
control total sobre toda sustancia y energía doquiera que va, entonces
la Ascensión tiene lugar. El Rayo que comenzó en un cuerpo masculi-
no hace la Ascensión en un cuerpo femenino. El que comenzó en un
cuerpo femenino, hace la Ascensión en un cuerpo masculino. De esta
manera siempre se mantiene el Balance Perfecto. Cuando la Ascensión
de ambos ha tenido lugar, cada uno es en sí el completo balance de
todas las cualidades masculinas y femeninas. Entonces, la LLAMA TRI-
PLE DE VIDA se desenvuelve por completo, el individuo se convierte
en Maestro a Niveles Cósmicos de Creación, y trabaja con sistemas de
mundos así como también en este mundo físico.
De esta manera, lo que salió del Gran Sol Central como una
Llama, se convierte en Tres Llamas completas, cada una con el mismo
pleno Poder Ilimitado y Actividad del Gran Sol Central. Esto se con-
vierte en la Actividad Cósmica del Poder del “Tres veces Tres”. El
Cuerpo Electrónico es el Poder del “Tres veces Tres” para la concien-
cia de la personalidad humana.
Cuando ambos Rayos han hecho la Ascensión, entonces el indivi-
duo trabaja con Sistemas de mundos en vez de con un mundo. Esta es
— 238 —
t Todo sobre la Ascensión
r
la manera en que la Deidad está siempre expandiendo la Perfección de
Sí Misma por todo el infinito, y manteniendo el orden por toda el
espacio interestelar. Así, la Perfección del Esquema de Creación es
algo magnífico de ver —consistente, creíble, satisfactorio, inmutable y
siempre benéfico. Toda manifestación de y en el Universo está basada
en el control y la dirección de energía —que es Vida.
La gente a menudo piensa: “si somos la Deidad individualizada, la
sustancia viene de Dios, la energía viene de Dios, lo cual después de
todo no es más que otro nombre para la Vida, y Dios es todo Perfección
—todo Bien—, entonces, ¿cómo es que la discordia se manifiesta aquí
en la Tierra, y la destrucción parece prevalecer a veces por toda la Tierra?”
Los Maestros Ascendidos dicen: «La conciencia intelectual humana,
por cuenta de utilizar sólo algunos de sus Atributos Divinos, tiene la capacidad
de hacerse juicios y llegar a conclusiones basándose sólo en los informes de los
sentidos físicos, sin tomar en consideración el conocimiento total desde dentro
del Cuerpo Electrónico —el cual es la Causa Suprema y la Conciencia
Omnisapiente proveniente del Gran Sol Central. De esta manera, si el intelecto
desea conocer la Ley del Universo por encima de sí, tiene que invocar y utilizar
la Inteligencia que controla lo que se encuentra por encima de él».
Es así como la conciencia intelectual humana sólo tiene información
fragmentada sobre la cual tomar sus decisiones. A menos que invoque
pidiendo que la información total manifieste Perfección, se quedará
corto de la Perfección que está contenida en la Vida, y la cual debería
ser expresada, porque ha olvidado mantener su atención sobre la Fuen-
te Suprema de su Ser —el Cuerpo Electrónico— y utilizar TODOS sus
Atributos Divinos. La mayoría de las veces, la atención del intelecto ha
sido enfocada en el mundo de la forma o sobre las cosas del mundo.
Los Rayos de Luz —que son Vida— fluyendo hacia abajo desde el
Cuerpo Electrónico al interior del cuerpo físico, hacen lo mismo por
éste que los Rayos de Luz —Vida— provenientes de nuestro Sol físico
hacen por la Vida vegetal de nuestro planeta; porque toda expansión de
la Perfección en cualquier plano de Vida tiene lugar mediante la pro-
yección hacia abajo de la Energía Vital a través de Radiación desde lo
que está arriba a lo que está abajo. Todo es una constante actividad
elevadora y expansora de Perfección. Toda energía y sustancia actúa
bajo esta Ley por siempre, pero no discierne. La Inteligencia discer-
nidora está ubicada y actúa a través del individuo que dice “YO SOY”.

— 239 —
t Todo sobre la Ascensión
r
Regresando a los Rayos Gemelos, queremos que los estudiantes y
lectores por doquier comprendan que el PROPÓSITO SUPREMO DE
LA ENCARNACIÓN DE CADA SER HUMANO, ES LA DE ALCANZAR
LA ASCENSIÓN tan pronto como sea posible, ya que ésa es la plena
expansión de la Perfección del individuo en y a través de la sustancia
de este mundo. Todos TIENEN que hacer esto en algún momento, en
algún sitio; y cada quien continuará reencarnando hasta que lo logre.
El Primer Mandamiento contiene la totalidad de la Ley de Vida:
“NO TENDRÁS DIOSES AJENOS DELANTE DE MÍ”. Aquello sobre lo
cual reposa nuestra atención, es nuestro Dios por el momento, porque
allí donde está nuestra atención, allí fluye nuestra Energía de Vida; y
aquello a lo que el individuo da su Vida, es su Dios. En vista de que el
Cuerpo Electrónico es la Fuente de la Vida física, entonces nada
deberá jamás venir antes que Él en nuestro Amor o actividad de Vida.
Esta es la razón de que la Ascensión constituya el propósito íntegro de
la encarnación física, y alcanzar esa Victoria debería ser la ocupación
principal en la Vida para todo individuo.
Si el estudiante insiste en averiguar quién es su Rayo Gemelo, en
vez de completar su propio Decreto para hacer su Ascensión, entonces
no estará sirviendo a la Luz —que es su Magna Presencia “YO SOY”—
poniéndola de primero. De allí que estará, desobedeciendo la mismísima
Primera Ley de Vida que ha hecho para sí, y la cual gobierna por todo
el infinito.
Cuando un individuo busca su Rayo Gemelo, el sentimiento que
lo está impulsando no es otro que el de la conciencia física o externa.
Para nada importa que sea sólo para compañía o por el deseo que el
individuo pueda tener. Es conciencia de cuerpo físico, y quienquiera
que se regodee en eso o busque encontrar la felicidad permanente allí
en algún momento experimentará la desilusión, porque se trata de algo
temporal. Por tanto, tiene que tener principio y fin. Lo que se ciñe a la
obediencia a la Ley de Vida es Perfección, por consiguiente felicidad
permanente.
La Fuente de la Felicidad Permanente es la Magna Presencia “YO
SOY”, y cuando el individuo hace su Ascensión, no sólo alcanza la
felicidad permanente, sino que se auto-libera de toda limitación e
inarmonía. Puede entonces dar asistencia ilimitada del tipo que sea,
todos y todo lo que contacte. Se convierte en todo lo que la palabra
“Maestro” entraña. Se convierte en Señor de Vida y Victorioso sobre
todo lo de este mundo.
— 240 —
t Todo sobre la Ascensión
r
Llegamos ahora a las condiciones que constituyen los escollos de la
felicidad para miles de personas. Todo el mundo anhela la felicidad, y
considera que tiene derecho a tenerla, lo cual es cierto; pero la Felici-
dad Permanente no viene de la actividad externa de Vida. ¡Nunca vino
y nunca vendrá! Sólo viene de la Magna Presencia “YO SOY”, porque
es la Fuente de TODA Vida, por tanto, de TODA Felicidad.
No hace la más mínima pizca de diferencia cuán armonioso y feliz
puedas estar con tu Rayo Gemelo, si te lo encontraras en la vida física.
Si el uno o el otro estuviera casado con otra persona y hubiera, así,
contraído obligaciones, no vayas a pensar ni por un momento que
puedes empujar esas obligaciones a un lado y causar infelicidad a
otros, sólo porque se te aparece tu Rayo Gemelo. Tienes que cumplir
con el servicio que voluntariamente asumiste.
La fuerza siniestra ha utilizado todo tipo de excusas a lo largo de los
siglos, para hacer que individuos se enreden precisamente en condiciones
de esta índole, a fin de crear discordia para tanta gente como sea posible.
Esa es la razón de que haya actualmente tanta aflicción en la relación
familiar de la mayoría de los seres humanos. Esa cuestión TIENE que
suspenderse ahora mismo y para siempre, si es que los seres humanos
habrán de liberarse de las cadenas de su propia conducta errónea.
Por favor, recuerda, Mi bendito de la Luz, que nadie en este
Universo sabe quién es su Rayo Gemelo, salvo la Magna Presencia
“YO SOY” y los Maestros Ascendidos. No hay ser no-ascendido que
pueda decirte quién es tu Rayo Gemelo. De manera que no permitas
que ningún ser humano, tú mismo o alguna otra persona, jamás te
haga creer que tal o cual persona es tu Rayo Gemelo. De ser necesario
que lo sepas, Saint Germain o Jesús te darán prueba inequívoca de
ello. Y aún si te encontraras con tu Rayo Gemelo y conocieras toda la
Verdad, aún así esa persona nunca deberá anteponerse a tu Magna
Presencia “YO SOY” ni a la Victoria de tu Ascensión.
En tanto que los seres humanos mantengan su atención sobre las
sensaciones corporales y las ansíen, por más que se trate meramente de
un compañerismo mental, en esa misma medida permanecerán sometidos
a la esclavitud del miedo, de la duda, de la carencia, del sufrimiento y
de las tragedias de toda descripción. Todo aquel que desee liberarse de
esos canales de sufrimiento, TENDRÁ que elevar la mirada a su Magna
Presencia “YO SOY” e, invocándola a la acción para que asuma el
mando y control total de las actividades, le dé OBEDIENCIA INCON-

— 241 —
t Todo sobre la Ascensión
r
DICIONAL. Esto le permitirá a la Presencia expandir la plena Maestría
y Perfección a través de la personalidad humana y, así, el individuo
alcanzará la Ascensión.
La Fuente de la propia Vida de cada quien TIENE que ser ante-
puesta a la gratificación de los deseos del cuerpo, si es que alguna vez
habrás de ser liberado permanentemente del sufrimiento. La condición
es la misma que si un individuo construyera, terminara y amueblara un
bello hogar para un ser querido. Si la persona que ocupara la casa se
absorbiera tanto en el cuidado y adoración de la misma, al grado que
olvidara dar reconocimiento alguno al Dador y Suplidor del hogar, el
Dador ciertamente se retiraría y todo colapsaría en ruinas.
Así es y así ha sido a lo largo de las centurias con toda la
humanidad. Los seres humanos de tal manera se han ocupado de las
sensaciones del cuerpo físico y sus exigencias, que han olvidado por
completo su Fuente, el propósito y el objetivo de la Vida. Han olvidado
lo que ellos mismos han decretado para esta vida física. Por consi-
guiente, todas las experiencias discordantes no son más que nalgadas
constantes para despertar la conciencia intelectual humana a obedecer
al corazón para la realización del Plan de Vida, el cual todo aquel que
encarna en este mundo ha escogido realizar.
Más del setenta y cinco por ciento de la Energía Vital del indivi-
duo promedio está ubicada en el cuerpo emocional o de sentimientos.
En tanto que TODO eso no se rinda al manejo del Cuerpo Electrónico
—que es Su Fuente y el Dueño de toda energía— seguirán dándose las
limitaciones y el sufrimiento porque la Ley de la Vida no está siendo
obedecida. La Ley de la Vida por doquier en todo el Universo es el dar
de vuelta a la Fuente de nuestro Ser, la Perfección siempre-en-expan-
sión desde el interior del Centro-Corazón de la Vida. Esto entraña el
control total de toda la Energía Vital en todo momento, ya que sólo así
y entonces la Perfección puede pasar.
Por tanto, el deber de todo estudiante del “YO SOY” consiste en
vivir en tan íntimo compañerismo con la Presencia, que toda actividad
externa sea la expansión de Su Perfección. En la medida en que a esto
se le permita tener lugar, el cuerpo automáticamente se tornará purifi-
cado, luminoso y libre de discordia. De allí que ascienda a la Plena
Maestría, y que el Plan Divino de Vida sea realizado para la eterna
alegría siempre-en-expansión del propio individuo, y la bendición de
todo lo demás en el Universo.
— 242 —