Está en la página 1de 4

La tienda del cielo

Un hombre se acercó a un lugar que tenía por nombre la “tienda del Cielo” y estaba llena de
cajas con etiquetas que decían lo que contenían. Leyó con asombro: Misericordia, Paz,
Sabiduría, Paciencia, Fortaleza, Consejo, Paz, Ciencia, Fe, Esperanza, Amor; en fin, una larga
lista de productos de este tipo. Comprendió que lo que vendía aquella tienda no eran bienes
materiales, sino más bien cualidades, virtudes y dones espirituales.

El visitante prosiguió su recorrido y después de pensarlo un poco, hizo un inventario de sus


carencias. Aprovechando que estaba ahí procedió a hacer su pedido; decidió
comprar “Oración” -pues hacia tiempo la suya era muy pobre-, llevaría también “Humildad” -
que ya desde ese momento, estaba haciendo su efecto-, agregó a su pedido un poco
de “Caridad” y por último llevaría “Consejo”, aunque al final recapacitó y lo cambió
por “Prudencia”. Completó la lista con todo aquello que creía le era necesario para ser feliz y
hacer más felices a los demás.

Al llegar a la caja, el comprador dijo al ángel que le atendió: “Esto es lo que voy a llevar, todo
esto es lo que me hace falta“. El ángel recibió la hoja de pedido.

Momentos después, el ángel regresó con un diminuto paquete y lo colocó sobre el mostrador.
El cliente sorprendido le preguntó: “¿Eso es todo? Pero si he pedido varias cosas, algunas de
ellas bastante importantes…, yo imaginaba que me llevaría un gran paquete”. A lo que el ángel,
dirigiéndole una tierna mirada, le respondió: “Efectivamente, en este pequeño paquete se
encuentra todo lo que ha pedido, lo que sucede es que aquí todos los dones se dan en semilla,
se colocan en el corazón y con el tiempo, después de regarlos y cultivarlos darán su fruto. Aquí
no vendemos frutos… aquí entregamos semillas”.

Con el ESPÍRITU SANTO recuperaremos la fuerza y el brillo de la fe, nos sentiremos


confirmados en la misión que llevamos entre manos y abriremos surcos para la alegría y la
salvación que nos trae Jesucristo.
LA LEY DE LA SIEMBRA Y LA COSECHA.

Así como sabemos que hay normas y leyes de transito que se deben cumplir para llegar sanos y
salvos a nuestro destino. Debemos saber que Dios estableció leyes en el mundo espiritual que si
las aplicamos debidamente nos guiaran correctamente y con paz en la carrera de la vida.

Si ignoramos esto podemos hacernos mucho daño. Es la voluntad de Dios que conozcamos estas
leyes, las apliquemos y que nos beneficiemos en ellas. Una de ellas es esta ley.

¿En qué consiste?


Todo lo que siembres vas a cosechar

2 Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que
siembra generosamente, generosamente también segará.

 La ansiedad se debe a que ignoramos lo que vendrá el dia de mañana. Dios dejo una regla
acerca del futuro que depende de lo que nosotros hacemos en el presente
 Si aplicamos las leyes de Dios viene cuidado y bendiciones.
 Estas preocupado acerca del futuro porque no estas sembrando hoy.

Por ejemplo:

Si un campesino no siembra en primavera en otoño no va a cosechar nada y va a estar


preocupado, pero si trabaja con esfuerzo cada semilla va a tener fruto y lo va a suplir en cada
necesidad

 Si tu siembraS, cuando venga el otoño de la vida podrás comer de aquello que cosecharan.
“El que sabe lo que siembra no le tiene miedo al futuro”
¿Qué es lo que estamos sembrando?

Semillas: Odio, amargura, resentimiento, impaciencia, intolerancia. Etc.


El día de mañana te alimentaras con lo que sembraste

Gálatas 6:7-9 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare,
eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el
que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer
bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

 No debemos engañarnos a nosotros mismos acerca de lo que estamos viviendo


 Dice que Dios no puede ser burlado; cuando tratas de ser más inteligente que Dios al
decir: … yo no me merezco esto
 Todo lo que estás viviendo hoy puede depender de una semilla que estuviste sembrando
todo el día de ayer y estas comiendo el fruto hoy; pues dice no dice algunas cosas, dice
todo lo que sembrares.

Existen 2 campos en los que puedes sembrar


1.- Para la carne: Cosechas corrupción; es decir cosas temporales y carnales. Todo aquello que
entra en un estado de descomposición

 Todo aquello que está muriéndose; relacionado con depresión, ansiedad, preocupación,
desesperación, tristeza y soledad

2.-Para el espíritu: Este segara vida eterna.

1 Timoteo 6:11-12 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la
fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida
eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos
testigos.

 Echa mano de la vida eterna; habla de efectos presentes a través de semillas como: amor,
fe, misericordia, mansedumbre.

Gálatas 6:9 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no
desmayamos.

 Nos da la semilla que debemos sembrar: “Semilla de hacer el bien”

Lucas 5:1-7
La pesca milagrosa

5 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la
palabra de Dios. 2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo
descendido de ellas, lavaban sus redes. 3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón,
le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. 4
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.5
Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos
pescado; más en tu palabra echaré la red. 6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces,
y su red se rompía. 7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para
que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. .

 Un hombre sembró para el ministerio de Jesús, su barca al dia siguiente cosecho una
pesca milagrosa
 La cantidad de peces que recolectaron para lograr que se hundiera la barca era en
cantidad de dinero lo que un hombre y su familia necesitaban para vivir 3 años y medio.
 El Señor suple para todas las necesidades cuando un hombre se decide a servirle

Job 20:4-5 ¿No sabes esto, que así fue siempre, Desde el tiempo que fue puesto el hombre sobre
la tierra,5 Que la alegría de los malos es breve, Y el gozo del impío por un momento?

 Nos advierte de la vida de pecado que no debemos seguir. Cuando se siembra de manera
equivocada se destruye
 ¡No te canses de sembrar! Cosecha amor.
Por ejemplo: El no sembrar bien en los hijos da como resultado indiferencia a los padres. Los
padres que tienen cercanía, tienen una relación buena con sus hijos.

Mateo 5:7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

 Siembra misericordia y perdón aunque duela el día de hoy para tener un buen resultado el
día de mañana
 Quien tiene compasión de otros, tendrá una gran recompensa (Alegría y manos llenas)

Salmos 126:5 Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.
 Una persona salió a sembrar con lágrimas, pero regreso con alegría.
 No es fácil sembrar en situaciones adveras pero tienes que perseverar.

“Aquel sabe lo que siembra no teme al porvenir”

Siembra tu cuerpo para el ministerio, tu tiempo, diezmo, ofrenda, siembra en cada cosa
porque el día de mañana con alegría segaras, siegue amando y perdonando porque si no
desmayas, el día de mañana vas a cosechar