Está en la página 1de 12

Oración de fe.

Padre Santo, Dios Misericordioso, te doy gracias por este día en que la luz
ha venido a mi vida. Reconozco que eres mi Dios, mi Padre, mi Creador y mi
dador de vida. Me humillo delante de Ti y confieso que he cometido pecado,
he vivido por mucho tiempo haciendo mi voluntad mas no la Tuya, mas
ahora estoy arrepentido de todas mis maldades, de todos mis pecados
reconocidos y los que aún no he reconocido, y te pido perdón. Así como tú
me perdonas, yo perdono de corazón a todos los que me han ofendido; te
presento a cada uno de ellos y te pido que me ayudes a sanar mis heridas y
mis raíces de amargura, y a restaurar mi vida. Jesús, Hijo de Dios, te
reconozco como el Señor de mi vida y te acepto como mi Salvador
personal, te abro las puertas de mi corazón para que vengas y vivas
en mí. Espíritu Santo, ven y llena mi vida, quita de mí todo lo que me
aparte de la Voluntad de Dios, pon en mí un nuevo corazón, fluye en mí
como río de agua viva, regenera todo mi ser y santifícame por completo.
Gracias, Dios mío, por tu gran amor y misericordia, tengo fe en que me has
perdonado y te has olvidado de todas mis maldades, que me has abierto un
libro de vida nuevo, blanco y sin mancha, y que has inscrito mi nombre en el
Libro de la Vida. Gracias Jesús, por haberme dado la redención y
reconciliarme con el Padre. Gracias Señor, por mi Salvación, por conducirme
a través del camino estrecho de Tu Reino y haberme abierto la puerta a la
Vida Eterna. Gracias Espíritu Santo por la llenura que me das. Gracias por
traerme convicción de mis pecados, por darme crecimiento y por llevarme
a toda verdad. Derrama tu unción sobre mí y lléname hasta desbordar,
derrama tus dones sobre mí, para que de ahora en adelante pueda salir a
testificar el Amor de Dios y sembrar la Palabra de Dios en los corazones de
muchos. Me abandono en Ti, Padre mío; de ahora en adelante ya no quiero
hacer mi voluntad sino la Tuya. Te entrego todo mi ser: mi cuerpo (mis
palabras y acciones), mi alma (mis pensamientos, razonamientos y deseos,
mis emociones y sentimientos, mi voluntad), y mi espíritu (en el cual ahora
habitas). Recibe la ofrenda de mi vida en santidad. Ahora sólo quiero
obedecer Tu voluntad, Padre mío, para ser verdaderamente hijo de Dios.
Haz de mí lo que tú quieras: yo soy tu arcilla y Tú mi Alfarero; modélame
conforme tu Voluntad, hasta alcanzar la estatura de Cristo. Gracias Dios
mío, por la Salvación que me das. Gracias Señor por la vida que me das. Te
alabo, te bendigo y te glorifico. Santo eres tú Señor. Gracias por tu amor. Te
pido que así sea, en el nombre de Jesucristo, amén."
Acción de gracias, alabanza y adoración.

Bueno es alabarte, oh Padre, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;


2
Anunciar por la mañana tu misericordia, Y tu fidelidad cada noche,…... 10
11
…. 12 El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano.
13
Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán.
14
Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, 15 Para anunciar
que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia. (Salmo 92).
1
Padre reina; se vistió de magnificencia; se vistió, se ciñó de poder. Afirmó
también el mundo, y no se moverá. 2 Firme es tu trono desde entonces; Tú
eres eternamente Padre. 3... 5 Tus testimonios son muy firmes; La santidad
conviene a tu casa, Oh Padre, por los siglos y para siempre. (Salmo 93).
Venid, aclamemos alegremente a Jehová; Cantemos con júbilo a la roca de
nuestra salvación. 2 Lleguemos ante su presencia con alabanza;
Aclamémosle con cánticos. 3 Porque Padre es Dios grande, Y Rey grande
sobre todos los dioses. 4 Porque en su mano están las profundidades de la
tierra, Y las alturas de los montes son suyas. 5 Suyo también el mar, pues él
lo hizo; Y sus manos formaron la tierra seca. 6 Venid, adoremos y
postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová mi Hacedor. 7 Porque él es
mi Dios; Yo también soy del pueblo de su prado, y oveja de su mano. (Salmo
95). 1 Canto a Padre cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra. 2 Cantad
a mi Padre, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación.
3
Proclamad entre las naciones su gloria, En todos los pueblos sus
maravillas. 4 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Temible sobre todos los dioses. 5 Porque todos los dioses de los pueblos son
ídolos; Pero Padre hizo los cielos. 6 Alabanza y magnificencia delante de él;
Poder y gloria en su santuario. 7 Tributad a mi Señor Jehová, oh familias de
los pueblos, Dad a Padre la gloria y el poder. 8 Dad a papá la honra debida a
su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. 9 Adorad a Jehová en la
hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra. 10 Decid entre
las naciones: Padre reina. También afirmó el mundo, no será conmovido;
Juzgará a los pueblos en justicia. 11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra;
Brame el mar y su plenitud. 12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está;
Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento, 13 Delante del
Señor que vino; Porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia,
Y a los pueblos con su verdad. (Salmo 96). 10 Los que amáis a Padre,
aborreced el mal; El guarda las almas de sus santos; De mano de los impíos
los libra. 11 Luz está sembrada para el justo, Y alegría para los rectos de
corazón. 12 Alegraos, justos, en Jehová, Y alabad la memoria de su santidad.
(Salmo 97). Bendice, alma mía, a Padre, Y bendiga todo mi ser su santo
nombre. 2 Bendice, alma mía, a Papá, Y no olvides ninguno de sus
beneficios. 3 El es quien perdona todas mis iniquidades, El que sana todas
mis dolencias; 4 El que rescata del hoyo mi vida, El que me corona de
favores y misericordias; 5 El que sacia de bien mi boca De modo que te
rejuvenezco como el águila. 6 Jehová es el que me hace justicia Y da
derecho a todos los que padecemos violencia. 7... 8 Misericordioso y
clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. 9 No
contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. 10 No ha hecho
conmigo conforme a mis iniquidades, Ni me ha pagado conforme a mis
pecados. 11 Porque así como es grande la separación entre los cielos y la
tierra, así Engrandeció su misericordia sobre mi que le temo. 12 Así como
está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar todas mis rebeliones. 13 Como
el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le
temen. 14 Porque él conoce mi condición; Se acuerda de que soy polvo.
19
Padre estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.
20
Bendigo a papá, y ruego a sus Ángeles, Arcángeles, Querubines y
Serafines Poderosos en fortaleza, que ejecuten su palabra, Obedeciendo a la
voz de su precepto. 21 Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos,
Ministros suyos, que hacen su voluntad. 22 Bendigan a Papa, ustedes todas
sus obras, En todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía, a Padre.
(Salmo 103). 13 Luego que clame a Padre en mi angustia, me libró de mis
aflicciones; 14 Me sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, Y rompió
mis prisiones. 15 Alabo la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para
conmigo que soy hijo de hombre. 16 Porque quebrantó las puertas de
bronce, Y desmenuzó los cerrojos de hierro…... 20 Envió su palabra, y me
sanó, Y me libró de la ruina…...Cambió la tempestad en sosiego, Y se
apaciguan sus ondas. 30 Luego me alegro, porque se apaciguaron; Y así me
guía al puerto que deseaba. 31 Alabo la misericordia de Padre. (Salmo 107).
10
El principio de la sabiduría es el temor a Papá; Buen entendimiento tienen
todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para
siempre. (Salmo 111). 1 Bienaventurado el hombre que teme a Padre, Y en
sus mandamientos se deleita en gran manera. 2 Su descendencia será
poderosa en la tierra; La generación de los rectos será bendita. 3 Bienes y
riquezas hay en mi casa, Y en Su justicia permanecen para siempre.
4
Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; Es clemente, misericordioso
y justo. 5 El hombre de bien tiene misericordia, y presta; Gobierna sus
asuntos con juicio, 6 Por lo cual no resbalaré jamás; En memoria eterna será
el justo. 7 No tendré temor de malas noticias; Mi corazón está firme,
confiado en Papa. 8 Asegurado está mi corazón; no temeré. (Salmo 112).
7
El me levanta del polvo cual pobre, Y como menesteroso me alza del
muladar, 8 Para hacerme sentar con los príncipes, Con los príncipes de su
pueblo. (Salmo 113). Aumentará Jehová bendición sobre mí; Sobre mí y
sobre mis hijos. 15 Benditos todos nosotros de Jehová, Que hizo los cielos y la
tierra. (Salmo 115). 5 Desde la angustia invoqué a Padre, Y me respondió,
poniéndome en lugar espacioso. 6 Padre está conmigo; no temeré Lo que
me pueda hacer el hombre. 7 Jehová está conmigo entre los que me ayudan;
Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen. 8 Me es mejor es
confiar en Padre Que confiar en el hombre. 9 Me es mejor es confiar en Papá
Que confiar en príncipes. (Salmo 118). 1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi
causa; Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo. 2 Pues que
tú eres el Dios de mi fortaleza. (Salmo 43). Porque yo reconozco mis
rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra Ti, contra
Padre solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas
reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. 5 He aquí, en
maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. 6 He aquí, tú
amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender
sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco
que la nieve.8 Hazme oír gozo y alegría, Y se recrearán los huesos que has
abatido. 9 Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades.
10
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro
de mí. 11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.
12
Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.
13
Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se
convertirán a ti. 14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia. 15 Señor, abre mis labios, Y publicará mi boca
tu alabanza. .. No quieres holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el
espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh
Dios. 18 Haz bien con tu benevolencia a Sion; Edifica los muros de Jerusalén.
(Salmo 51). 22 Echo mi carga sobre Padre, y él me sustentará; No dejará
para siempre caído al justo. (Salmo 55). 1 Ten misericordia de mí, oh Dios,
ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma, Y en la sombra de
tus alas me ampararé Hasta que pasen los quebrantos. 2 Clamaré al Dios
Altísimo, Al Dios que me favorece. El enviará desde los cielos, y me salvará
De la infamia del que me acosa; Selah Dios enviará su misericordia y su
verdad…. 4 Mi vida está entre leones; Estoy echado entre hijos de hombres
que vomitan llamas; Sus dientes son lanzas y saetas, Y su lengua espada
aguda. 5 Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios; Sobre toda la tierra sea tu
gloria. 6 Red han armado a mis pasos; Se ha abatido mi alma; Hoyo han
cavado delante de mí; En medio de él han caído ellos mismos. Selah
7
Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto; Cantaré, y
trovaré salmos. 8 Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa; Me
levantaré de mañana. 9 Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; Cantaré de ti
entre las naciones. 10 Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y
hasta las nubes tu verdad. 11 Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios; Sobre
toda la tierra sea tu gloria. (Salmo 57). 1 Líbrame de mis enemigos, oh Dios
mío; Ponme a salvo de los que se levantan contra mí. 2 Líbrame de los que
cometen iniquidad, Y sálvame de hombres sanguinarios…… 8 Mas tú, Jehová,
te reirás de ellos; .. 9 A causa del poder del enemigo esperaré en ti, Porque
Dios es mi defensa. 10 El Dios de misericordia irá delante de mí……11 No los
mates, para que el pueblo no olvide; Dispérsalos con tu poder, y abátelos,
Oh Jehová, escudo nuestro. 12 Por el pecado de su boca, por la palabra de
sus labios, Sean ellos presos en su soberbia, Y por la maldición y mentira
que profieren. 13 Acábalos con furor, acábalos, para que no sean; Y sépase
que Dios gobierna en Jacob Hasta los fines de la tierra. Selah……….16 Pero
yo cantaré de tu poder, Y alabaré de mañana tu misericordia; Porque has
sido mi amparo Y refugio en el día de mi angustia. 17 Fortaleza mía, a ti
cantaré; Porque eres, oh Dios, mi refugio, el Dios de mi misericordia. (Salmo
59). 1 Oye, oh Dios, mi clamor; A mi oración atiende. 2 Desde el cabo de la
tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es
más alta que yo, 3 Porque tú has sido mi refugio, Y torre fuerte delante del
enemigo. 4 Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo
la cubierta de tus alas. Selah 5 Porque tú, oh Dios, has oído mis votos; Me
has dado la heredad de los que temen tu nombre…Estaré para siempre
delante de Dios; Prepara misericordia y verdad para que lo conserven. 8 Así
cantaré tu nombre para siempre, Pagando mis votos cada día. (Salmo 61).
5
Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza. 6 El
solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. 7 En Dios
está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.
(Salmo 62). 1 Escucha, oh Dios, la voz de mi queja; Guarda mi vida del temor
del enemigo. 2 Escóndeme del consejo secreto de los malignos, De la
conspiración de los que hacen iniquidad, 3 Que afilan como espada su
lengua; Lanzan cual saeta suya, palabra amarga, 4 Para asaetear a
escondidas al íntegro; De repente lo asaetean, y no temen. 5 Obstinados en
su inicuo designio, Tratan de esconder los lazos, Y dicen: ¿Quién los ha de
ver? 6 Inquieren iniquidades, hacen una investigación exacta; Y el íntimo
pensamiento de cada uno de ellos, así como su corazón, es profundo. 7 Mas
Dios los herirá con saeta; De repente serán sus plagas. 8 Sus propias
lenguas los harán caer; Se espantarán todos los que los vean. 9 Entonces
temerán todos los hombres, Y anunciarán la obra de Dios, Y entenderán sus
hechos. 10 Se alegrará el justo en Jehová, y confiará en él; Y se gloriarán
todos los rectos de corazón. (Salmo 64) 1 Tuya es la alabanza en Sion, oh
Dios, Y a ti se pagarán los votos. 2 Tú oyes la oración; A ti vendrá toda
carne…..; Mas mis rebeliones tú las perdonarás. 4 Bienaventurado el que tú
escogieres y atrajeres a ti, Para que habite en tus atrios; Seremos saciados
del bien de tu casa, De tu santo templo. 5 Con tremendas cosas nos
responderás tú en justicia, Oh Dios de nuestra salvación, Esperanza de
todos los términos de la tierra, Y de los más remotos confines del mar. 6 Tú,
el que afirma los montes con Tu poder, Ceñido de valentía; 7 El que sosiega
el estruendo de los mares, el estruendo de sus ondas, Y el alboroto de las
naciones. 8 Por tanto, los habitantes de los fines de la tierra temen de tus
maravillas. Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde. 9 Visitas
la tierra, y la riegas; En gran manera la enriqueces; Con el río de Dios, lleno
de aguas, Preparas el grano de ellos, cuando así la dispones. 10 Haces que
se empapen sus surcos, Haces descender sus canales; La ablandas con
lluvias, Bendices sus renuevos. 11 Tú coronas el año con tus bienes, Y tus
nubes destilan grosura. 12 Destilan sobre los pastizales del desierto, Y los
collados se ciñen de alegría. 13 Se visten de manadas los llanos, Y los valles
se cubren de grano; Dan voces de júbilo, y aun cantan. (Salmo 65).
Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, Y haced oír la voz de su alabanza. 9 El es
quien preservó la vida a mi alma, Y no permitió que mis pies resbalasen.
(Salmo 66). Dios tenga misericordia de mi, y me bendiga; Haga
resplandecer su rostro sobre mi; Selah 2 Para que sea conocido en la tierra
tu camino, En todas las naciones tu salvación. 3 Te alaben los pueblos, oh
Dios; Todos los pueblos te alaben. 4 Alégrense y gócense las naciones,
Porque juzgarás los pueblos con equidad, Y pastorearás las naciones en la
tierra. Selah 5 Te alaben los pueblos, oh Dios; Todos los pueblos te alaben.
6
La tierra dará su fruto; me bendecirá Dios, el Dios mío. 7 Bendígame Dios,
Y témanlo todos los términos de la tierra. (Salmo 67).

Confesión.

Padre dice tu palabra que si confesamos nuestros pecados, Eres fiel y justo
para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos
que no hemos pecado, te hacemos mentiroso, y Tu palabra no está en
nosotros. (1 Juan 1: 9 y 10)…. También señala tu Palabra: con la cual nos
hizo aceptos en el Amado, 7 en quien tenemos redención por su sangre, el
perdón de pecados según las riquezas de su gracia, 8 que hizo sobreabundar
para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia. (Efesios 5, 6,7)

Intercesión.

1
Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y
acciones de gracias, por todos los hombres; 2 por los reyes y por todos los
que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda
piedad y honestidad. 3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios
nuestro Salvador, 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y
vengan al conocimiento de la verdad. 5 Porque hay un solo Dios, y un solo
mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. (1 Timoteo 2: 1).

Petición.

Dice tu santa palabra, oh Padre: y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y


hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el
que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11 ¿Qué padre de vosotros, si
su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado,
le dará una serpiente? 12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
13
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros
hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se
lo pidan? (Marcos 11: 7 al 13).

Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la


misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; 5 todos
hemos pecado, padre mío, hemos cometido iniquidad, hemos hecho
impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus
mandamientos y de tus ordenanzas. 6 No hemos obedecido a tus siervos los
profetas, que en tu nombre hablaron. 7 Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra
la confusión de rostro, como en el día de hoy lleva todo hombre de Judá, los
moradores de Jerusalén, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas
las tierras adonde los has echado a causa de su rebelión con que se
rebelaron contra ti. Mas9 de Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y
el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado, 10 y no obedecimos a la
voz de Jehová nuestro Dios, para andar en sus leyes que él puso. 11 Todo
Israel traspasó tu ley apartándose para no obedecer tu voz; por lo cual ha
caído sobre ellos la maldición y el juramento que está escrito en la ley de
Moisés, siervo de Dios; porque contra él pecaron. Porque justo es Jehová
nuestro Dios en todas sus obras, porque no obedecimos a su voz. 15 Ahora
pues, Señor Dios nuestro, que sacaste tu pueblo de la tierra de Egipto y
Babilonia, y con mano poderosa los devolviste después de casi 2000 años
de dispersión y exilio a la tierra que tu que les diste a perpetuidad, y te
hiciste renombre para siempre. 16 Oh Señor, conforme a todos tus actos de
justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu
santo monte. 17 Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus
ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por
amor del Señor. 18 Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos, y mira
nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre;
porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias,
sino en tus muchas misericordias. 19 Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta
oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu
nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo. (Daniel 9). 1 Yo me
alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos. 3... 4 allá subieron
las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, Para alabar el
nombre de Jehová. 5 Porque allá están las sillas del juicio, Los tronos de la
casa de David. 6 Pido por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te
aman. 7 Sea la paz dentro de tus muros, Y el descanso dentro de tus
palacios, Jerusalén. 8 Por amor de mis hermanos y mis compañeros Diré yo:
La paz sea contigo. 9 Por amor a la casa de Jehová nuestro Dios Buscaré tu
bien, oh Judá oh Israel. (Salmo 122).
Inclina, oh padre mi corazón hacia Ti, para que ande en todos tus caminos, y
guarde tus mandamientos, estatutos y decretos, los cuales mandó Tu Hijo
Jesucristo obedecer y cumplir. 59 Y estas mis palabras con las que oro
delante de Ti, estén en tu presencia día y noche, para que protejas la causa
de Tu siervo y de Tu pueblo Israel……; 60 a fin de que todos los hombres y
pueblos de la tierra sepan que Mi Padre es Dios, y que no hay otro. 61 Sea,
pues, perfecto mi corazón para contigo Dios mío, andando en tus estatutos
y guardando tus mandamientos. Oh Espíritu Santo, te suplico que pongas en
mi mente a lo largo de todo el día y la noche y aun durante el sueño las
Palabras de las Santas Escrituras, recuérdame lo que he leído de La Biblia,
pon esas palabras en mis pensamientos sobre todo otro pensamiento.
Ahora pues, Padre Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo en medio del
pueblo, y no sé cómo entrar ni salir. 89 Da, pues, a tu siervo sabiduría y
corazón entendido para juzgar correctamente todas las cosas, y para
discernir entre lo bueno y lo malo hoy mañana y siempre.

1
Te pido oh Jehová, que eres mi Padre, la lluvia en la estación tardía. Haz
tus relámpagos, y da lluvia abundante, y hierba verde en el campo para
todos (Zacarías 10: 1).

Guerra espiritual.

Tomo toda armadura de Dios, ceñidos los lomos con la verdad, vestido con
la coraza de la justicia, calzados los pies con el evangelio de paz, el escudo
de la fe, el yelmo de salvación, la espada de Dios (La Palabra), orando todo
el tiempo en el espíritu, velando, perseverando, con toda suplica por todos
los santos. (Efesios 6: 10). Oh padre victorioso, ordeno que el poder del
Nombre y de la sangre de Jesucristo actúen contra Satanás y todo espíritu
demoniaco inmundo que obre en mi contra. Pido especialmente que el
poder del Nombre y de la sangre de Jesucristo actúe contra el hombre
armado y fuerte que quiere destruirme a mi, a mi casa, a mi familia y a mis
amigos, bien por morar dentro de mi, bien por opresión o influencia
dirigiendo el orden de batalla sobre mi, mi casa, mi familia y mis amigos, en
el nombre de Jesucristo. Amen.

Invoco la protección del poder de la sangre y del Nombre de Jesucristo, el


poder de la Palabra de Dios que es su espada y la oración para protección
sobre mí, mí casa, familia y amigos3 Pues aunque ando en la carne, no milito
según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino
poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando
argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y
llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia en Cristo. (2 Corintios
10: 4 y 5). Mas tú, padre Mío, para siempre eres Altísimo. 9 Porque he aquí
tus enemigos, oh papaíto querido, Porque he aquí, perecerán tus enemigos;
Serán esparcidos todos los que hacen maldad. (Salmo 92). 35 Cuando el arca
se movía, Moisés decía: Levántate, oh Jehová, y sean dispersados tus
enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen. 36 Y cuando ella se
detenía, decía: Vuelve, oh Jehová, a los millares de millares de Israel.
(Números 10: 35). 6 Tu diestra, oh mi Padre, ha sido magnificada en poder;
Tu diestra, oh Jehová, ha quebrantado al enemigo. 7 Y con la grandeza de tu
poder has derribado a los que se levantaron contra ti. Enviaste tu ira; los
consumió como a hojarasca. 9 El enemigo dijo: Perseguiré, apresaré,
repartiré despojos; Mi alma se saciará de ellos; Sacaré mi espada, los
destruirá mi mano. 10 Oh señor Mi Padre, Soplaste con tu viento; los cubrió
el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. 11 ¿Quién como
tú, oh Padre Celestial, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en
santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?
12
Extendiste tu diestra; La tierra los tragó. 13 Me Condujiste en tu
misericordia y me redimiste; Me llevaste con tu poder a tu santa morada.
14
Lo oirán los pueblos, y temblarán; (éxodo 15: 6 y….). Padre mío ataste al
hombre fuerte y armado. Mis enemigos han sido confundidos y debilitados
en sus fuerzas, su yugo y su opresión sobre mi fueron quebrados, doblaron
rodilla en tierra, se cansaron, dieron la espalda y huyeron de delante de ti
Oh Padre, has cortado sus comunicaciones, no pueden hablar para hacer
acuerdos e inteligencias y así volver a destruirme, Satanás y sus demonios
se apartaron para siempre de mi por tu reprensión, Amado Papaíto. Me
ayudas y das fuerzas en mi ser para superar cada prueba que se me
presenta en el nombre de Jesucristo. Amen.

Enviaste desde lo alto; me tomaste, Me sacaste de las muchas aguas. 17 Me


libraste de mi poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían; pues eran
más fuertes que yo. 18 Me asaltaron en el día de mi quebranto, Mas Tu
Papaíto Jehová fuiste mi apoyo. 19 Me sacaste a lugar espacioso; Me libraste,
porque te agradaste de mí. (Salmo 18). Levántese Dios, sean esparcidos mis
enemigos, Y huyan de tu presencia los que te aborrecen. 2 Como es lanzado
el humo, los lanzarás; Como se derrite la cera delante del fuego, Así
perecerán los impíos delante de Dios. 3 Mas los justos nos alegraremos; nos
gozaremos delante de Dios, Y saltaremos de alegría. (Salmo 68). Oh Padre,
Pido la acción de tus ángeles, arcángeles y querubines, Poderosos en
fortaleza, para derribar toda construcción, tapar toda trinchera, deshacer
toda acechanza y maquinación del enemigo.

Padre celestial me someto sin reservas a tu voluntad, te ruego que me


muestres la verdadera naturaleza de de las personas y espíritus. Si he sido
engañado de alguna manera, te ruego que abras mis ojos al engaño.
Ordeno en el nombre de Jesucristo que todos los espíritus engañadores se
aparten de mí y renuncio a todos los dones falsificados y rechazo cualquier
otro fenómeno espiritual falso. Señor solo si viene de Ti bendícelo Padre y
que crezca, para que tu cuerpo sea bendecido y edificado por su intermedio,
oro en el poderoso Nombre de Jesucristo, Amen.

Declaración profética.

Bendito soy de mi padre celestial en la ciudad, y bendito en el campo.


4
Bendito es el fruto de mi vientre, el fruto de mi tierra, el fruto de mis
bestias, la cría de mis vacas y los rebaños de mis ovejas. 5 Benditas son mi
canasta y mi artesa de amasar. 6 Bendito soy al entrar, y bendito en mi salir.
7
Mi Padre y Dios derrota a mis enemigos que se levantan contra mí; por un
camino saldrán contra mi, y por siete caminos huirán de delante de mi. 8 Mi
Padre me envía su bendición sobre mis graneros, y sobre todo aquello en
que pusiere mis manos; y me bendice en la tierra que Jehová mi Dios me
da. 9 Me confirma El Señor por pueblo santo suyo, como me lo ha jurado. 10 Y
verán todos los hombres y pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es
invocado sobre mí, y te temerán a Ti oh Padre. 11 Y me hace el Señor Mi Dios
sobreabundar en bienes, en el fruto de mi vientre, en el fruto de mi bestia, y
en el fruto de mi tierra, en la tierra y el país que Jehová me juró que me
había de dar. 12 Me abre mi Padre su buen tesoro, el cielo, para enviar la
lluvia a mi tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de mis manos. Y
presto a muchas personas y naciones, y no pediré prestado. 13 Me pone Mi
Señor por cabeza, y no por cola; y estaré encima solamente, y no estaré
debajo. Todo ello según tu palabra, en el Nombre Poderoso del Señor
Jesucristo. Amen.

Llevaré mi pacto del treceavo por ciento del dinero que viene a mis manos
al alfolí, y haya alimento en tu casa, Padre oh mi Dios; para que como dices
en tu Palabra a la cual eres fiel, abras las ventanas de los cielos para mi y
derrames la lluvia, has tus relámpagos y que venga lluvia en abundancia, y
que haya siempre hierba verde y derrama sobre mi y mi casa bendición
hasta que sobreabunde. 11 Reprende también por mi todo devorador, la
oruga, el saltón, el revoltón; el pulgón, la langosta y el langostón y cualquier
otro devorador y destruidor. Que no sea tocado el fruto de mi tierra, ni que
mi vid en el campo sea estéril, por que eso dices en tu palabra Tu oh Padre
celestial de los ejércitos. 12 Y todos los hombres y naciones me dirán
bienaventurado; porque seré tierra deseable, todo ello según lo que está
escrito, oh papa querido Jehová de los ejércitos. En el nombre de Jesucristo.
Amen.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (filipenses 4:13). Del fruto de la


boca del hombre se llenará su vientre, se saciará del producto de sus labios.
(Proverbios 18:20). Tú aumentaras mis fuerzas como búfalo, seré ungido
con aceite fresco. (Salmo 92: 10). Declaro la victoria en Cristo, la mente de
Cristo, la vida perfecta, la salud y la riqueza que Cristo compro en la cruz
para mi. Declaro que soy súbdito del Reino de Dios en donde Jesucristo es
Rey de Reyes y Señor de Señores. Gracias, Padre Celestial, por este lugar
para vivir y para ser renovado en mí ser a través de la palabra viva de Dios,
de la fe y de la oración. Te pido que guardes este departamento, y en
especial esta porción de habitación como un lugar de seguridad espiritual
para mi, mi esposa y mis hijos. Renuncio a toda fidelidad dada a los falsos
dioses o espíritus por otros que habitan aquí, o pasan ocasionalmente para
trabajar o visitar, y renuncio a cualquier declaración de que este
departamento y especialmente esta porción de habitación sean de Satanás.
En base a mi posición como hijo de Dios y coheredero de Cristo quien tiene
toda autoridad en el cielo y en la tierra, ordeno a todos los espíritus
malignos dejar este lugar y nunca más regresar. Te pido Padre Celestial,
que asignes Ángeles Guardianes para protegernos mientras vivamos aquí.
Esto lo pido en el Nombre Poderoso del Señor Jesucristo. Amén. Estoy unido
con Cristo y espiritualmente vivo con El. Decido no amar el mundo y
crucifico la carne con todas sus pasiones. Papá, Te doy las gracias por la
vida que ahora tengo en Cristo, y te pido que me llenes con tu Espíritu
Santo para que pueda vivir una vida libre del pecado. Declaro mi
dependencia en Ti y tomo mi lugar firmemente en contra de Satanás y de
todos sus caminos mentirosos. Decido creer la verdad y me niego a quedar
desanimado. Tú eres un Dios de toda esperanza y estoy confiado de que Tú
suples todas mis necesidades. También expreso con confianza que puedo
vivir una vida responsable por medio de Cristo que me fortalece. Ahora
tomo mi lugar en contra de Satanás y le ordeno a el y a todos sus demonios
a apartarse de mi. Yo me pongo toda la armadura de Dios. Someto mi
cuerpo como sacrificio vivo y renuevo mi mente por medio de la palabra
viva de Dios, para poder demostrar que la voluntad de Dios es agradable,
aceptable y perfecta. Pido estas cosas en el Precioso Nombre de mi Señor y
Salvador Jesucristo. Amen. Padre Celestial, reconozco que Tu eres el Señor
de los cielos y la tierra. En Tu poder Soberano y en Tu Amor me has dado
todas las cosas para disfrutarlas ricamente. Gracias por dar para mi y mi
casa este lugar donde vivir. Reclamo este hogar para mi casa como un lugar
de seguridad espiritual con protección contra todo ataque del enemigo.
Como hijo de Dios, sentado con Cristo en los lugares celestiales, ordenamos
a cada demonio que dice tener derecho en la estructura y muebles de este
departamento a dejar este lugar y nunca más regresar. Renuncio a todas las
maldiciones y hechizos utilizados en contra de este lugar. Te pido, Padre
Celestial que pongas Ángeles Guardianes alrededor de este departamento
para protegerme a mi y a mi casa de los intentos del enemigo de entrar e
impedir tus propósitos para nosotros. Te doy las gracias por hacer esto y oro
en el Poderoso Nombre del Señor Jesucristo. Amen.

Soy hijo de Dios (Juan 1: 12), Soy amigo de Cristo (Juan 15:15), He sido
Justificado ( Romanos 5: 1), Estoy unido con el señor y soy uno con El en el
Espíritu (1 Corintios 6: 17), Fui comprado por precio, el precio de la sangre
de Cristo Jesús y por eso pertenezco a Dios (1 Corintios 6: 19,20), Soy
miembro del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12: 27), Soy un Santo (Efesios 1:
1), He sido adoptado como hijo de Dios por medio del Espíritu Santo (Efesios
2: 18), Tengo acceso directo a Dios por medio del Espíritu Santo (Efesios 2:
18), He sido redimido y perdonado de todos mis pecados (Colosenses 1: 14),
Estoy completo en Cristo (Colosenses 2: 10), Estoy libre de condenación por
siempre (Romanos 8: 1,2), Estoy seguro de que todas las cosas obran para
bien (Romanos 8: 28), Estoy libre de toda acusación condenatoria (Romanos
8: 31-34), No puedo ser separado del amor de Dios (Romanos 8: 35-39), He
sido establecido, ungido y sellado por Dios (2Corintios 1: 21,22), Estoy
escondido con Cristo en Dios (Colosenses 3: 3), Dios perfeccionará la buena
obra que empezó en mi (Filipenses 1: 6), Soy un ciudadano del Cielo
(Filipenses 3:20), No me ha sido dado espíritu de temor, sino de poder, amor
(2 Timoteo 1: 7), Puedo alcanzar gracia y misericordia siempre, y aun mas
en tiempo de necesidad (Hebreos 4: 16), Soy nacido de Dios y el maligno no
puede tocarme (1 Juan 5: 18).

Este es el pacto que mi Padre ha hecho conmigo y yo con El: El da su Ley en


mi mente, y la escribe en mi corazón, y el es mi Dios y yo le soy por pueblo.
Y no enseñará ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo
conoce a mi Padre Jehová, porque todos le conocerán, desde el mas
pequeño de nosotros hasta el mas grande, dice mi Papá, porque perdona la
maldad nuestra, y no se acordará mas de nuestros pecados. Así ha dicho mi
padre, que da el sol para la luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas
para la luz de la noche, que parte el mar, braman sus ondas, Jehová de los
ejércitos es su nombre.