Está en la página 1de 2

No se trataba aún, como en el siglo siguiente, de proponer la idea del ateismo, sino de concebir

una religión totalmente comprensible por la razón, sin tener que recurrir a ninguna revelación
particular como la que presenta la Biblia. Así que la religión de las Luces consistió en el Deismo,
doctrina que afirma la existencia de un Dios creador pero que no interviene en la naturaleza.

En ese contexto, había que redefinir el lugar que debe ocupar el cristianismo. Entre los polemistas
más duros frente a la Iglesia, como Voltaire para quien todos los dogmas eran prejuicios sin
fundamentos, y los teólogos los más conservadores, una serie de pensadores, como Jean Jacques
Rousseau y sobretodo Emannuel Kant (1724-1804), trataron de establecer un compromiso entre el
espíritu de las Luces y la fe cristiana. Están en el origen de las teologías liberales del siglo XIX. La
posición de Kant es particularmente interesante ya que paralelamente a su crítica de la religión, el
filósofo de Königsberg emprende igualmente una autocrítica de la razón, clausurando y
sobrepasando de esta forma a la filosofía misma de las Luces. Con Kant, la razón se convierte en su
propio tribunal, donde se constata que es incapaz de juzgar teoricamente la existencia o no de
Dios. Este asunto pertenece a la fe sola. Según Kant, la idea de Dios desempeña un papel práctico
indispensable, ya que los esfuerzos en el campo de la moral del hombre, siempre imperfectos en
la vida presente, sólo pueden tener sentido si existe un Soberano Bien, un Dios exterior a nuestro
mundo qui garantice que esos esfuerzos se completarán en una vida futura.

A los ojos de Kant, en la línea más pura de las Luces, esa religión moral no depende de ninguna
revelación, de ninguna religión instituida ni de ningún culto comunitario. Se fundamenta en la
conciencia humana. La religión de la razón, es esa convicción universal de poseer una voluntad
libre orientada hacia el bien que libera al hombre de sus instintos naturales y que funda su
humanidad. En esas condiciones, ¿ para qué puede servir aún la religión de Iglesia, el cristianismo?
Kant le asigna un papel de pedagogo. La religión de Iglesia debe reforzar la religión de la razón. En
un pasaje clave de su libro La religión en los límites de la razón (1793), Kant explica que tenemos
necesidad de un modelo humano que nos represente « el ideal de una humanidad agradable a
Dios » y que un hombre tal debería necesariamente derramar el bien alrededor suyo a la vez que
debería ser capaz de soportar los peores sufrimientos y la muerte más humillante, digamos un «
Hijo de Dios », que se convierte así en el modelo a imitar.

Kant muestra los peligros que ocasiona la religión de Iglesia, que no debe nunca convertirse en un
fin en sí mismo, sino ser siempre un medio para realizar mejor la religión de la razón. Cuando el
culto eclesial, las oraciones y las confesiones de fe se vuelven una obligación para agradar a Dios,
esa falsa religión se opone diametralmente a la religión de la moral, es decir a la práctica del bien
que es según Kant la única manera legítima de agradar realmente a Dios. Se entiende en
consecuencia que la fe en la gracia divina, central para el protestantismo, apenas es aceptable en
el pensamiento de Kant, quien ve en ello el riesgo de caer en una solución fácil.
Qué es la Iglesia:

Se denomina Iglesia al conjunto de fieles unidos por la misma fe, y que celebran las mismas
doctrinas religiosas. También, es el edificio que consagran a Dios y que le dedican culto.

Es de resaltar, que el término Iglesia, en un principio se usaba para referirse a la asamblea de


ciudadanos para tratar de asuntos políticos.

Por otro lado, el término Iglesia se aplica a las diversas dimensiones en que se fraccionó el
cristianismo: iglesia católica, iglesia ortodoxa, iglesia anglicana, iglesia griega, iglesia maronita,
entre otras. En cuanto a su constitución e institución, todas las iglesias tomaron forma social ya
que no hay sociedad que no pueda subsistir sin autoridad, y en cuanto a su institución representa
un sistema de preceptos dogmáticos, ritos y creencias.

Cristo, instituyo la iglesia como una verdadera sociedad, jerarquizada y monárquica, con carácter
de estabilidad, destinada a congregar los fieles hasta el fin de los tiempos. Los teólogos desarrollan
este argumento y decidieron que la Iglesia Católica o Iglesia Católica Romana es la única verdadera
Iglesia de Cristo, porque conserva la unidad visible y el primado de autoridad que fue conferido a
Pedro, jefe de los apóstoles, y a sus sucesores.

En sociología, la Iglesia se caracteriza por ser un grupo religioso organizado e institucionalizado. La


iglesia, es una sociedad cuyos miembros representan de la misma manera el mundo sagrado y sus
relaciones con el mundo profano.

Etimológicamente, la palabra iglesia es de origen latín ecclesia, y este del griego ekklesia.

La ekklesía o ecclesía (del griego antiguo «ἐκκλησία») era la principal asamblea de la democracia
ateniense en la Grecia clásica. Fue instaurada por Solón en el 594 a. C. y tenía un carácter popular,
abierta a todos los ciudadanos varones con 2 años de servicio militar, incluso a los tetes.

Religión:

La palabra "religión" viene del latín religio, formada con el prefijo re- (indica intensidad), el verbo
ligare (ligar o amarrar) y el sufijo -ión (acción y efecto). Entonces "religión" significaría algo así
como "acción y efecto de ligar fuertemente [con Dios]".