Está en la página 1de 3

Una misteriosa nueva forma de ADN se acaba de descubrir en

las células humanas


Por Yasemin Saplakoglu | 23 de abril de 2018 12:20 p. M. ET

La impresión artística de los i-motifs (mostrados en blanco y verde) con anticuerpos blancos
en forma de Y que se unen a ellos.
Crédito: Chris Hammang

Cuando piensas en el ADN, lo más probable es que te imagines la famosa doble hélice ,
una estructura en forma de escalera elegantemente retorcida como un sacacorchos.

Pero el ADN no siempre asume esta forma. La existencia de una forma de ADN en
humanos, en particular, un nudo de código genético de cuatro cadenas, ha sido
controvertida entre los científicos durante años. Debido a que a este llamado i-motif le
encantan los ambientes ácidos (una condición que los científicos pueden crear en el
laboratorio pero que no ocurre naturalmente en el cuerpo), muchos científicos
pensaron que no podría existir en las células humanas.

Pero en los últimos años, los estudios han señalado la posibilidad de que esta forma
extraña de ADN podría, de hecho, existir en los seres humanos vivos. Ahora, un
nuevo estudio publicado hoy (23 de abril) en la revista Nature Chemistry proporciona
la primera evidencia directa de que existe y que puede jugar un papel importante en la
regulación de nuestros genes. [ Desentrañar el genoma humano: 6 hitos moleculares ]
Anuncio

"Antes de esto, era una especie de idea académica que el ADN podía [doblarse así],
pero no se sabía para nada lo que significaba para la biología", dijo el autor principal
del estudio Marcel Dinger, director del Centro Kinghorn para Genómica Clínica. en el
Instituto Garvan de Investigación Médica en Sydney. Ver estos i-motifs aparecer en
células humanas vivas "fue bastante espectacular", dijo.

Para detectar los i-motivos, Dinger y su equipo diseñaron un anticuerpo , una proteína
que ataca a los invasores extraños en el cuerpo, específicamente para encontrar y
adherirse a i-motifs. Etiquetaron estos anticuerpos con un tinte fluorescente y luego
los inyectaron en las células humanas del laboratorio. Utilizando microscopios
potentes, detectaron un grupo de puntos pequeños, brillantes, de color verde, con
anticuerpos de color que se aferraban a i-motivos escurridizos.
Según Dinger, la parte más difícil de publicar este artículo fue probar que el
anticuerpo se enganchó solo en i-motifs y no en otras formas de DNA . Lo hicieron al
probar cómo interactuaba el anticuerpo con otras formas de ADN, como la doble
hélice clásica y una estructura mejor estudiada relacionada con el i-motivo, llamada
cuadruplex G4. Efectivamente, el anticuerpo demostró ser fiel, no se unió a ninguna de
estas otras formas.
"Este es un descubrimiento muy emocionante", dijo Zoe Waller, profesora de biología
química de la Universidad de East Anglia en el Reino Unido, que no participó en el
estudio. "Este trabajo es la guinda de lo que ahora es una gran cantidad de evidencia
de que estas [formas de ADN] existen in vivo y merecen un mayor estudio".

Un rol en la regulación

Lo que realmente fascinó al equipo, Dinger le dijo a Live Science, no solo era que estos
i-motifs existían en las células vivas, sino que estas luces verdes brillaban
intermitentemente, lo que significaba que los i-motifs aparecían y luego se
desplegaban repetidamente. En particular, los investigadores encontraron que el ADN
se plegaba en i-motivos a tasas más altas durante una etapa específica de la
transcripción, el proceso que inicia la traducción de los genes en proteínas, cuando el
ADN apenas comenzaba a transcribirse activamente. Más tarde, el ADN volvió a su
forma normal y desaparecieron los motivos-i. Según Dinger, esto probablemente
significa que los i-motif juegan un papel muy específico en la regulación del proceso
de transcripción.
De hecho, este estudio apoya la investigación previa en platos de laboratorio que estos
pliegues se producen en áreas que regulan los genes. Estas áreas incluyen los mismos
extremos de los cromosomas llamados " telómeros " que se cree que juegan un papel
en el envejecimiento y las regiones llamadas promotores que tienen la tarea de activar
y desactivar los genes.

Pero a pesar de conocer algunas de las regiones en las que pueden aparecer estos
pliegues, los investigadores aún no saben qué genes controlan los pliegues o qué
sucede cuando se altera la célula para que no pueda formar estas estructuras.

"Hay mucho del genoma que no entendemos, probablemente como el 99 por ciento",
dijo Dinger. Ver el ADN plegado así en las células vivas "hace posible decodificar esas
partes del genoma y comprender lo que hacen".

De hecho, estos extraños pliegues están probablemente presentes en cada una de


nuestras células, dijo Dinger. Y debido a que el genoma tiene menos pliegues como
este en comparación con el ADN de forma regular, las drogas que se dirigen al ADN
pueden ser capaces de unirse más específicamente, en comparación con las regiones
no plegadas, dijo.
Estos tipos de medicamentos podrían ser útiles para el tratamiento del cáncer, por
ejemplo. Un problema con ciertos tratamientos contra el cáncer es que no son lo
suficientemente selectivos para atacar los tramos problemáticos de ADN, dijo
Laurence Hurley, profesor de la Universidad de Arizona y director científico de
Reglagene, una compañía que diseña moléculas terapéuticas para alcanzar cuatro
ADN enmarañado como i-motivos. En cambio, los medicamentos contra el cáncer
también pueden unirse a otras partes del ADN, lo que puede provocar efectos
secundarios posiblemente dañinos, dijo Hurley, quien no formó parte del nuevo
estudio.

"He estado esperando que salga un periódico como este por mucho tiempo", dijo
Hurley a Live Science. "Esto proporciona una base firme para un gran esfuerzo
terapéutico en torno a estas nuevas estructuras, y elimina la duda de que las personas
hayan tenido [acerca de] si estas estructuras eran reales y tenían algún significado
biológico".

Originalmente publicado en Live Science .