Está en la página 1de 3

Objetivo:

Saber y conocer como están compuestos los bastidores.

Diferenciar el nido de una abeja obrera con la de un zángano.

Conocer y diferenciar los diferentes estadios que pasa la abeja durante su ciclo.
Materiales:

-Overol
-Botas
-Ahumador
-Velo
-Guantes
-Espátula

Desarrollo de la práctica:

Para realizar esta práctica nos trasladamos al área apícola y nos vestimos con el
overol, botas, velo y los guantes de protección para poder manjar las abejas sin
que nos fueran a picar.
El medico nos explicó como debíamos de acercarnos a las colonias de abejas con
el ahumador, procedimos a abrir una de ellas y empezamos a observar cuanta
miel tenían y cuantas abejas estaban naciendo también retiramos el propóleo que
estaba por encima con la espátula ya que este hace que las tapas se peguen y se
batalle para abrirlas.
También buscamos la abeja reina en cada una de las colonias.
Cada reina está marcada con un color que corresponde al año en el que se
convirtió o pusieron de reina en esa colonia.
Esta práctica fue relativamente corta porque no teníamos más que una hora de
clases.
Introducción:
A través del siguiente trabajo se pretende informar sobre los aspectos básicos de
la apicultura, como una actividad agropecuaria y productiva que se encarga de
estudiar a la abeja melífera en sus más mínimos detalles.
La apicultura se ha popularizado rápidamente en los últimos años, y continúa
siendo una empresa rentable para muchos aficionados y profesionales. Mientras
que la miel es la fuente de ingresos más conocida de los apicultores, le
sorprenderá saber que hay muchas otras fuentes de ingresos conectadas a este
oficio entre las que encontramos la comercialización de productos de la colmena
como cera de abejas, propóleo, pólen, jalea real, o la venta de colonias o núcleos
a otros apicultores.
La apicultura es una actividad que contribuye a la protección del medio ambiente y
a la producción agroforestal mediante la acción polinizadora de las abejas. La
condición de los productos apícolas como procedentes de producción ecológica
está estrechamente vinculada tanto con las características del tratamiento de las
colmenas como con la calidad del medio ambiente. Esta condición depende
también de la forma de extracción, elaboración y almacenamiento de los productos
apícolas. Cuando un productor gestiona varios asentamientos apícolas, todos ellos
deben cumplir la normativa de producción agraria ecológica. La vegetación de los
montes supone un gran potencial para el desarrollo de asentamientos apícolas
ecológicos, donde se pueden obtener mieles monoflorales de excelente calidad,
así como otros tipos mieles multiflorales. El sistema tradicional de manejo de las
colmenas y el tipo de colmena empleados permiten que la conversión a la
producción ecológica sea muy fácil de realizar, aunque exige algunos cambios
como el manejo de la cera y los tratamientos veterinarios que se quieren dar a
conocer. La apicultura ecológica es un tipo de ganadería que se puede adaptar
bien a la situación geográfica y condiciones climáticas