Está en la página 1de 16

CRITICÓN, 86, 2002, pp. 5-19.

« Demi dichoso mal la rica istoria» itinerario amoroso en el cancionero herreriano (1582)

Antonio Ramajo Caño

Universidad de Salamanca

En el presente trabajo pretendemos estudiar el itinerario amoroso trazado en Algunas obras de Fernando de Herrera (Sevilla, Andrea Pescioni, 1582) 1 , cancionero publicado bajo la supervisión delpropio autor. Intentamos encontrar la coherenciaque enlaza los distintos poemas del volumen —poemas en apariencia yuxtapuestos, pero que, de hecho, son fragmentos de una autobiografía literaria—, a la par que aportamos alguna anotación, sin pretensión de exhaustividad, de la tradición literaria que subyace en el poemario. De nuestra investigación sobre el itinerario amoroso que recorre el libro, se desprenderá que dos coordenadas informan el conjunto del cancionero: por un lado, la angustiada conciencia delerroramoroso, por cuanto el poeta, al haberse dejado seducir por una hermosura aparencial, se siente embargado por una pasión que le engaña y le aparta de la verdad y del bien; por otro lado, el comportamiento persistentemente esquivo de la amada. Las dos coordenadas, enlazadas, ocasionan indecible dolor. Pero la lucha contra esta pasión morbosa, que nace de las coordenadas señaladas, está abocada al fracaso y configurará una humilde epopeya amorosa que inmortalizará al poeta, pese a que éste, impedido como está por la pena de amor, no

pueda elevarse hasta la poesía épica, considerada en la tradición literaria como la forma

poética sublime. De la lectura

tejida de sufrimiento, podrá surgir, porotra parte, un como escarmiento o modelo de

del poemario, es decir, de la observación de una historia

1 Citamos siempre por la edición de Cuevas, 1985, señalando sólo el número del poema (con s. nos referimos a «soneto»). Para la dispositio de este cancionero, ver Fernández Mosquera, 1995, pp. 480-483.

(con s. nos referimos a «soneto»). Para la dispositio de este cancionero, ver Fernández Mosquera, 1995,

6

ANTONIO

RAMAJ O

CAÑO

Criticón, 86,2002

vida, expresado en un reducido grupo de poemas que, en franco contraste con las composiciones de tema amoroso, van dedicados a algunos hérores esclarecidos y estimuladores, más allá de la pasión, de una forma de vivir virtuosa.

EL

ERROR

AMOROSO ,

LA FASE

DE

PREGADOR

En el itinerario, que pasamos a estudiar, se insiste en que el amante se encuentra anegado en un error amoroso , y esto de manera no voluntaria. En realidad, ha nacido destinado para el amor. Así, canta Herrera en la elegía II: «Nací para inflamarm'en la

pureza / d'aquellas vivas luzes qu'ai sagrado / cielo ilustran con rayos de belleza» (vv. 28-30) 3 . Se parte, pues, de una situación inicial extraordinariamente coactiva, aunque parece que, pese a tal inclinación innata, el enamorado, en un primer momento, podría haber sofocado mejor el amor. Con todo, no quiso, impulsado por su audacia, abandonar la senda que se le presentaba: «Osé i temí, mas pudo la osadía» (soneto I,

ascensional que, como nuevo Icaro, lo

precipitará a la postre en el desastre: «subí a do el fuego más m'enciende i arde / cuanto

bien, en este citado soneto I se

presenta al amor como una pasión que embargó al poeta en su juventud: «Gasté en

error la edad florida mía; / aora veo el daño, pero tarde» (vv. 5-6). El lector podría

pensar

más la esperança se desvía» (soneto 1, vv. 3-4) 5 . Ahora

2

I) 4 . El poeta se ha introducido en un itinerario

que el amor habita transitoriamente en el poemario

como el simple fruto de la

pasión de un tiempo concreto. Se advierte, sin embargo, en la posterior lectura del libro, que la superación de la juventud no lleva aparejado el aniquilamiento de la pasión. Precisamente, en varios poemas el poeta pide clemencia al Amor, por vivir ya en edad

2 Habría de esrudiarse cuidadosamente el influjo de los elegiacos latinos en Herrera. En este sentido, anotemos que Ovidio significativamente había nombrado los siguientes compañeros del Amor: «Blanditiae comités tibi erunt Errorque Furorque» (Amores, I, 2, v. 35). El término error parece significar aquí 'extravío,

ceguera en el conocimiento 1 ; con furor se alude a la 'pasión alocada', que es la que azota al poeta, quien, con intención, distingue entre amor y furor: «No es amor, es furor jamás cansado; / rabia es, que despedaça mis entrañas, / este eterno dolor de mi cuidado» (elegía II, vv. 16-17). El amor sería, pues, una fuerza que lleva a la armonía, muy distinto del destructivo furor.

3 Ver, además, el s. II, vv. 1-2, que enseguida citaremos; ver, fuera del cancionero, el poema n°. 83 de

Cuevas, 1985: «Nací yo por ventura destinado / al amoroso fuego

concepción de estirpe petrarquista, según Roncero, 1992, pp. 25-26; pero habría que explorar los precedentes en los elegiacos latinos: ver, para Propercio, Ramajo, 2001, p. 450. Por lo demás, el camino hasta llegar a

Herrera es largo: así, ver Ausias March, LVIII, 30: «Per vos amar fon lo meu naixement» (ver Morros 1995,

p. 18); ver Garcilaso, soneto V: «Yo no nascí sino para quereros» (v.9).

4 Véase s. LI, v. 12: «No temo, i oso todo libremente». Para estos contrastes léxicos, ver s. LIIII: «Lloré i

canté d'Amor la saña ardiente, / i lloro i canto

(LXXXV). Tales antítesis son frecuentes en Petrarca: «In nobil sangue vita umile e quêta, / et in alto intelletto

un puro core, I frutto senile in sul giovenil fiore, / e'n aspetto pensoso anima lieta» (Cancionero, CCXV, vv. 1-4). Pero habría que explorar tal procedimiento en los elegiacos latinos: ver, por ejemplo, Ovidio:

«Luctantur pectusque leue in contraria tendunt / hac amor hac odium, sed, puto, uincet amor» (Amores, III, llb, vv. 1-2: 'Luchan y arrastran al inconstante pecho hacia términos opuestos el amor y el odio, pero, según creo, vencerá el amor').

aquel joven atrevido, / que dio al cerúleo piélago

su nombre» (vv. 10-11); la insensatez amorosa del poeta, en su atrevimiento, es pareja a la de ícaro; pero en

la desmesura reside la grandeza: «

(vv. 13-14: para la posible huella de un soneto de Tansillo, «Amor m'impenna l'aie e tanto in alto», ver González Miguel, 1979, pp. 108-109). Véanse, además, soneto XXXVII, 5-8 y elegía V, vv. 28-30.

»

(vv. 1-2). El amor como destino es

»

(vv. 1-2). Viene el recuerdo de Catulo: «Odi et amo

»

5 Al mito de Icaro se alude claramente en el s. XLIII: «

si muero, porque osé, perdido, / jamás a igual empresa osó algún ombre»

Icaro se alude claramente en el s. XLIII: « si muero, porque osé, perdido, / jamás

ITINERARI O

AMOROS O

E N E L CANCIONER O

HERRERIAN O

7

avanzada.

entera y la vida entera del poeta. El avance de la historia pasional se exterioriza en Algunas obras por medio del

movimiento físico. En efecto, el error amoroso, ceguera que aparta al poeta de los

verdaderos bienes, se visualiza en

viajero es

mi hado / por este campo estéril i ascondido» (vv. 1-2); y ya casi al final del poemario,

en el LXXV: «Sigo por un desierto no tratado, / sin luz, sin guía, en confusión perdido,

/ en vano error

toda claridad en el soneto XXIII: el poeta imagina hallarse sumergido en un infierno de oscuridad del que sólo el canto órfico de la amada podría liberarlo: «En la oscura tiniebla del olvido / i fría sombra do tu luz no alcança, / Amor, me tiene puesto sin

Tú que sabes mi fe i oyes mi llanto, /

rompe las nieblas con tu ardiente fuego, / i tórnam' a la dulce suerte mía» (vv. 1-4 y 9-

II) 10 . Tal caminar no

mudança / este fiero desdén aborrecido / (

Pero éste no se apiada 6 . La dominación del Amor tirano abarca la obra

un caminar, en un

errar por lugares inhóspitos 7 ; el dirá: «Voi siguiendo la fuerça de

un «peregrino de amor» 8 . En el soneto II se

»

(vv. 1-3) 9 . Estos espacios adquieren un aspecto infernal que se ve con

)

conduce a la liberación, pues «¿Qué vale, contra un mal siempre

presente, / apartars'i huir, si en la memoria / s'estampa i muestra frescas las señales?» (soneto II, vv. 9-11). Parece haber un eco horaciano (Carm., II, 16, vv. 19-24 y III, 1,

6 Ver Ramajo, 2001. En esta línea resulta interesante, además, el s. L: el poeta sigue preso de amor pese a sus años, pese a haber exclamado: «que quien muda la edad, trueca el cuidado» (v. 8), probable eco de Horacio, Epístolas, I, 1, v. 4: «non eadem est actas, non mens» (ver, para otras posibles fuentes, Cuevas 1985, p. 420).

7 Ver, además de los lugares que señalamos en el cuerpo del texto, el soneto XI1I1: «

hálleme solo i

entre abrojos» (v. 12), el s. XXXV: «Por un camino solo, al sol abierto, / d'espinas i d'abrojos mal

(vv. 5-6). Ver Senabre, 1999, pp.

35-36, para anotar la huella petrarquista aquí presente. Convendrá matizar que este paisaje desolado se

recrea también en Garcilaso, en los sonetos VI: «Por ásperos caminos he llegado / a parte que de miedo no

me muevo

de un valle, en un desierto / do nadie atravesaba ni se vía

(vv. 1-2). Habría que explorar, además, la

presencia del tema en la poesía cancioneril: ver, solamente, el comienzo de un «Dezir « de Gonzalvo de

Torquemada: «Un día, por ventura, fuérame yo acercar / en una val muy escura / donde ove grant pesar, /

porque vi allí estar / hun hombre desesperado

(vv. 1-2: ver Morros, 1995, p. 19, para la huella de Ausias March), y XXXVII: «A la entrada

sembrado» (vv. 1-2), el s. LII: «Por esta oscura soledad perdido / huyo

»

»

»

»

(Cancionero de Palacio, n°. CXXIII, vv. 1-6, p. 126).

En cambio, el paisaje visitado por la amada se llena de alegría: «Siempre tendréis [prado,

montel

perpetua primavera / i del Elisio campo tiernas flores / si os viere el resplandor de la Luz mía» (s. LVIII, vv. 9-

11):

ver Garcilaso, égloga III, vv. 351-352: «

si Filis por aquí tornare, / hará reverdecer cuanto mirare».

8 El tema del viaje amoroso viene de Petrarca, aunque con raíces en la poesía provenzal trovadoresca y

con la mediación de Dante (ver Vilanova, 1952, pp. 436-437, de quien tomamos el término; ver ibid., pp. 451-454, para la elaboración de tal cuestión en Herrera; ver también Mañero, 1990, pp. 176-184).

el vano

error que sigo veo» (v. 8); s. LXXVIII, último del cancionero: «I aora, ¡ó vano error'

s. XXXII, v. 3. A veces, el término error parece significar la equivocación consistente en perseguir una amada

que no se doblegará nunca (ver s. XXIX, v. 8; s. XXX, v. 4). 1 0 En el s. XXVI, el poeta compara su tormento amoroso, de eterno desasosiego, con el de Sísifo. El carácter infernal de su pena es aquí también evidente. Ver el s. XLVI para comparar el eterno sufrimiento amoroso con el tormento de Prometeo. Para la comparación entre vida (amor) e infierno en varios autores es imprescindible el estudio de Morros, 2000, que remonta a Lucrecio tal equiparación.

« (v. 5). Ver, además,

9 Para el término herreriano, ver s. XV: «En vano

error de dulce engaño espero

"

»;

s. LI:

(v. 5). Ver, además, 9 Para el término herreriano, ver s. XV: «En vano error de

8

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑ O

Criticón, 86,2002

vv. 37-40) de la imposibilidad de huir de la profundidad de nuestro espíritu por medio del viaje físico 11 . Ese caminar, agobiado por el sufrimiento y que apenas guarda reposo se acompaña de reflexión y de súplica, en unión indiscriminada. El poeta ansia liberarse de la pasión a la par que suplica a la amada que le otorgue sus favores. Ahora bien, ésta se muestra una y otra vez esquiva. Y es que todo el cancionero se vertebra en esta dialéctica de arrepentimiento, como huida del error, y de recaída ante una amada desdeñosa. Desde los primeros sonetos el

poeta

ielo» (v. 2) para derrotar «el fuego d'Amor» (v. 3), pero fue todo en vano: «El fuego al

ielo destempló en tal suerte, / que, gastando su umor, quedó ardor hecho

Con lo que el amador queda transpasado de pasión. Y, además, tal incendio tiene una característica infernal 12 : las llamas queman sin destruir: «Este incendio no puede darme muerte, / que, cuanto de su fuerça más deshecho, / tanto más de su eterno afán respiro» (vv. 12-14). El poeta, como el Ave Fénix, no muere con el fuego sino que alienta en sus cenizas inmortalmente 13 .

Una y otra vez se torna a resaltar la derrota. En ello no parece haber inflexión en el

poemario. Poco importa el lugar que centre nuestra

en las cercanías delcierre del cancionero, el poeta

tópico de la militia amoris H :

purificarse de la pasión: «Mas, al primer sonido del assalto, / desamparo la fuerça, i el escudo / rindo i armas, temblando antes del hecho» (vv. 9-11). El amante queda, pues, derrotado. Eltópico clásico se emplea aquí de forma inversa: no se trata del enamorado que guerrea para conquistar a la amada, sino del que hace para defenderse del Amor 15 .

El vencimiento amoroso se manifiesta, pues, obsesivamente 16 . Se apelará a formas diferentes para expresarlo, con una técnica proteica queproporciona variatio a lo que

ya nos ha advertido de la fuerza del Amor. En el soneto III, se armó «de duro

»

(vv. 9-10).

lectura. Así, en el soneto LXVIII, ya

intenta vencer al Amor.

Se apela al

el Amor combate al corazón del vate que pretende

Ya Lucrecio señaló también que la alocada actividad no cura las preocupaciones de los hombres: De rerum natura, III, vv. 1059-1072. Para la influencia de Horacio en el sevillano, véanse Menéndez Pelayo, 1885, vol. VI, pp. 322-324, y Herrera Montero, 1998. '^

13 Ver soneto XVI: el poeta es «ceniza al bolver de nueva Aurora» (v. 14); pero de la ceniza surge un rescoldo que lo inflama durante todo el día. En el s. XXXI canta otra vez la eternidad de su amor, con

alusión probable al Ave Fénix: «i en las penas qu'a todos son mortales, / renacerá contino mi tormento» (vv. 13-14). Para el tema del Ave Fénix, ver López Bueno, 1987, pp . 43-53.

11

Ya anteriormente se ha hablado de los elementos infernales en el cancionero.

14 Para el tópico, ver Ramajo,

15 En la rendición del escudo

2001, p . 448.

mi quexosa pena

acaso haya un eco horaciano, Carm. II, 7, vv. 9-10: «Tecum Philippos et

celerem fugam / sensi relicta non bene parmula» ('Contigo conocí Filipos y la rápida huida, tras abandonar sin gloria mi pequeño escudo'). El léxico bélico figura con frecuencia en el cancionero: «I de sus flechas todo

(elegía II, vv. 31-32); véase elegía V, vv. 49-51. Para esta

traspassado, / por gloria estimo

cuestión en Petrarca y sus imitadores, véase Mañero, 1990, pp. 77-124.

»

'" El soneto VII queda estructurado de forma bipartita: los cuartetos cantan la rebelión contra el amor;

los tercetos, encabezados por un significativo Mas, muestran la derrota: «El rayo

puso su fuerça en abrasar mi alma, / dexando casi sin tocar el pecho» (vv. 12-14). Ver s. XXXIIII: el poeta ha

intentado liberarse del amor: «Pero es flaca osadía, i con la muerte / luchando, abraco alegre el dulce

engaño» (vv. 9-10). Tal dialéctica brota una y otra

vez. Particularmente interesante es la dispositio en

que salió de vuestros ojos /

contigüidad de los sonetos XL y XLI, mediante la cual se expresa la antítesis que vertebra el poemario: en el

primero, el poeta se ufana de haber alcanzado la libertad amorosa; en el segundo, sin transición, el

el poemario: en el primero, el poeta se ufana de haber alcanzado la libertad amorosa; en

ITINERARI O

AMOROS O

E N El . CANCIONER O

HERRERIAN O

9

podría ser monotonía literaria. En el soneto VI, por ejemplo, se presenta, con este fin, el famoso tema del navigium amoris i7 . El poeta navega entre «las duras rocas» (v. 2); la fuerza de las sirenas se impone sobre su voluntad: «tras el canto voi suave / que forçado me lleva a mi despecho» (vv. 3-4). El mismo tema se toca en s. XLVI1I, aunque, aquí, con intención contraria: la de proclamar la victoria —fugaz, habrá que señalar— del amante: el poeta, en efecto, se ha salvado del mar del error y, desengañado, se queda para siempre en la ribera 18 . Reiteradamente, la amada persiste en la esquividad; el poeta, con pocas pausas, sucumbe en el error. Como es de esperar, el amante se afana trabajosamente por acercarse a la amada. Los obstáculos casi siempre se interponen. La dificultad en la comunicación amorosa, en todo caso, sufrirá vaivenes según los momentos. En algún punto el poeta siente la tentación de establecer un paralelismo entre las estaciones del año y la situación de su amor. Si la amada es Luz o Sol, el poeta puede afirmar que la llegada del invierno supone para él una etapa de extraordinaria oscuridad espiritual. Así, cantará en el soneto V, vv. 12-14: «yo triste, en nuve eterna del olvido, / culpa

tuya, apartado del

El cancionero, insistimos, resalta obsesivamente los obstáculos comunicativos. La noche aleja a los enamorados, aunque tal ausencia parece paliarse por visiones o sueños. En la elegía 1 se dirá: «En el silencio de la noche fría / me hiere el miedo del

eterno olvido, / ausente de la Luz del alma mía. / 1 en la sombra del aire despartido / se

Sol mío, / no m'enciendo en los rayos de su frente» |9 .

me presenta la visión dichosa, / cierto descanso al ánimo afligido» (vv. 16-20) 20 ; en

soneto X1II1 se ofrece una imprecación imaginaria del amante a la amada para que se detenga y vuelva sus ojos ante el desdichado. Pero todo era ficción: «dezía, en sueño o en ilusión perdido» (v. II) 21 . El cancionero se demora en la plasmación de dichos obstáculos, que a veces se allanan. El poeta, en todo caso, se afana intensamente en detener a esa amada esquiva, en trabar comunicación con ella. Son los ojos femeninos justamente los que pueden desvelar su alma. Por eso el poeta suplica en la elegía II: «No me neguéis essos divinos ojos / que todo en vos m'an ya transfigurado» (vv. 61-62), y en el citado soneto XIIII:

«Buelve tu luz a mí, buelvc tus ojos» (v. 9), donde parece resonar a lo profano la

el

enamorado torna a mirar su amor, y como un nuevo Orfeo o como la mujer de I.ot, no puede menos de volver sus ojos . a cualquier ocasión buelvo la frente», v 4)

17

Para este y otros temas en la literatura latina, venero de Herrera, ver Alvar, 1994, p. 137.

' "

Ver,

además, elegía V, vv. 16-21 (véase nuestra nota 33).

19

El poeta impreca al invierno: «Buelve a la fría gruta, i la cadena / del nevoso aquilón; i en aquel icio /

qu'oprime con rigor el duro suelo, / las furias de tu ímpetu refrena» (vv. 5-8). Parece haber un eco vhgiliano

(descripción del invierno escita: Geórgicas, IIJ, vv. 349-383) o acaso ovidiano (descripción del invierno de Tomis: Tristia, III, 10). V.n otros poemas, Herrera establece diversos paralelismos entre las estaciones del año y su pasión Así, en el soneto XV11 contrapone la mudanza de las estaciones del año (en cuya notación parece

nunca ini

inspirarse en I loracio: ver Carm., IV, 7, vv. 9-12) con la inmutabilidad de su estado de ánimo: «

esperança, / después que l'abatió desnuda el icio, / torna avivar para su bien perdido» (vv. 9-11). En cl s

XXIX, en cambio, el poeta espera la dulzura de la primavera, metáfora de sus logros amorosos: «Huyo

1-3).

apriessa medroso el orror frío, / i l'aspercza i aterido ivierno, / i l'aura espero de favonio tierno Para el tema, véase, además, nuestra nota 22.

»

(vv

2"

Pero la amada una y otra vez impide la comunicación. En esta elegía I se dirá a continuación: «Mas

veo mi serena Luz hermosa / cubrirse

»

(vv. 22-23).

21 Una ficción de alegría amorosa, que pretende compensar una realidad hostil, se plasma en cl s. XLIIII.

(vv. 22-23). 21 Una ficción de alegría amorosa, que pretende compensar una realidad hostil, se plasma

10

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑO

Criticón, 86,2002

súplica de la Salve mariana. Y en el XV tornará a la plegaria: «Ojos, de mi desseo fin

postrero, / sola ocasión del alto furor mío; / tended la luz, romped aqueste frío / temor que me derriba en dolor fiero» (vv. 5-8). Y es que el amante tiene alguna razón para perseguir la meta amorosa. No siempre la amada es absolutamente esquiva. En el

soneto XIX se anotan miradas que estimularon

prometieron [los ojos] / remedio al mal que sufro no cansado» (vv. 5-6)

enamorado alcanzó la fase de pregador, o sea, de suplicante, que expone la pasión

animado por la dama. imaginariamente, sube

ojos» (vv. 3-4). El poeta se inflama hasta convertirse en un solo ser con ella: «mi alma, en el celeste fuego / vuestro abrasada viene, i se trasforma / en la belleza vuestra soberana» (vv.9-11). Parece que es el tópico de la transformación de los amantes,ya

visto en los versos citados de la elegía II

al amante: «Yo vi que muchas vezes

22

. Parece que el

Incluso en el soneto XXVII se aprecia que el peregrino de amor, hasta el máximo peldaño. La amada ha vuelto «con dulçura / los

23

.

L A

FUGA Z

GLORI

A

D

E L

A UNIÓ N

AMOROS

A

Pero el cancionero regala unasorpresa. No siempre el dolor se posesiona delamante ni todos lospoemas se impregnarán de pena. Se han señalado ya algunos textos, pocos, ciertamente, que regalaban esperanza. Ahora, la elegía III, que ocupa una posición nuclear en el cancionero, ofrece una importante inflexión en el decurso sentimental.La «bella desdeñosa» (v. 28) dirige un breve discurso al enamorado, que cierra con esta

promesa: «vive d'oi más ya confiado i ledo» (v. 39). La claridad de las palabras expresa que el amante sube a la fase de entendedor, es decir, de aspirante aceptado por la

señora. El enamorado le responde con expresiones en las que exalta la firmeza de

amor, que se crece en el sufrimiento (vv. 43-66).

a la Noche, en que se alude pudorosamente a la «gloria» que le ha concedido el Amor

(vv. 67-73). El amante ha subido, tal vez, vertiginosamente e inesperadamente, a la escala final de drutz 24 .

su

El poema termina con una invocación

2 2 Que había habido indicios estimulantes para el enamorado se prueba en el soneto XXII, en quese

anota una comparación entre las vicisitudes del amor y las estaciones del año: el poeta creyó que llegaba una primavera amorosa, pero un viento helado truncó toda esperanza: «Zéfiro renovó en mi tierno pecho /

floridas ramas de esperança cierta / (

esperança muerta

riva Conde», ver González Migue! 1979, p . 138 (véase la nota 19 para la relación entre la sucesión de las estaciones del año y el devenir de los sentimientos).

)

/ Cuando, de ielo un crudo soplo hecho, / (

)

/ abate en tierra mi

»

(vv. 1-2; 5-7): para los posibles ecos

del soneto de Tansillo «Qual árbol che, nascendo a

2 -* Para

el tópico, ver Seres, 1996; para su utilización en Petrarca y seguidores, ver Rico, 1978, pp. 332-

337.

2 4 Para la posibilidad de una verdadera consumación en la relación amorosa, ver Roncero, 1992, p. 30. Para los pasos amorosos, en la tradición del amor cortés, ver Green, 1969, I, pp. 211-222: ver, sobre todo, p. 213. Tales pasos recuerdan, aunque no sea fácil establecer concretas equiparaciones, las lineae amoris clásicas, que el gramático Donato establece claramente en su comentario a Terencio: «quinqué linae perfectae sunt ad amorem: prima visus, secunda alloquii, tertia tactus, quarta osculi, quinta coitus» (en Pociña y López, 1977, p. 155). Tal gradación debió de reflejarse, en efecto, en la literatura: véase este poema de un tal Rufino (¿ss. II-VI d. C.?), Antología Palatina, V, 94: «Los ojos tienes de Hera, Mélite, las manos de Atenea, los pechos de la diosa de Pafos, los tobillos de Tetis. Dichoso el que te ve, y tres veces dichoso el que te escucha; semidiós es quien te besa; inmortal quien a ti se une». En la elusión expresiva herreriana, por otro lado, parece encontrarse una huella de Ovidio: «Lo demás

qu'entre nos passó, no es diño, / Noche, d'oír el austro pressuroso

»

(vv. 67-68). En efecto, Ovidio pondrá

qu'entre nos passó, no es diño, / Noche, d'oír el austro pressuroso » (vv. 67-68). En

ITINERARI O

AMOROS O

E N E L CANCIONER O

HERRERIAN O

1 1

Con todo, a veces se siente la tentación de dudar de si tal unión amorosa ha sido real o ficticia. Entiéndase: si ha sido real dentro del discurso puramente literario del cancionero. Ello se debe a que el propio poeta se sirve ocasionalmente de expresiones dubitativas sobre la realidad de tal circunstancia —literaria, insistamos—, acaso por incredulidad ante tanta grandeza. Así, en la elegía V, dirá acogiéndose al esquema del Ubi sunt?: «¿Dó está la gloria de mi bien passado / que, como en sueño, vi tal vez delante?» (vv. 34-35), aunque, luego, en el mismo poema (vv. 88-93), se aludirá a la experiencia de la unión amorosa, sin asomo ya de incredulidad sobre su realidad.

LA

RENACIDA

ESQUIVIDAD

DE

LA

AMADA

Lo que en la elegía III se ha referido corresponde, desde luego, a una experiencia efímera. Pocos poemas después, en el s. XXXVII, el propio autor lo confiesa

explícitamente: «Mi bien, que tardo fue a llegar, en buelo / passó, cual rota niebla por

el viento»

Acaso no sea casual que en la composición siguiente, en el s. XXXVIII, el poeta exprese su aspiración por otro tipo de amor, que «al alto Olimpo levantars'aspira» (v.

4); la belleza de la amada no se basta a sí misma, sino que es trasunto de la celestial:

«Que yo en essa belleza que contemplo / (

cielo» (vv. 12-14). Sea por reflexión, sea por desengaño, el enamorado se dirige a un Amor que bien puede escribirse con mayúscula, y en el que no cabe error 16 .

Pero no parece que Herrera sea pertinaz en esa búsqueda de un amor sublimado. Los lazos terrenos lo retienen. El amante, en efecto, pese a la gloria fugaz, lucha, casi sin descanso, contra la esquividad de la musa; de aquí su eterna pena que brota en «grave llanto» (s. XXI, v. 9), según expresión que utilizó antes de la unión, pero que puede aquí reproducirse porque, tras el encuentro amoroso, tornan a manifestarse las quejas dolorosas de manera semejante a la etapa primera, antes del triunfo; y es que esa pena no puede configurarse en una expresión mesurada, pues la llama ha de encontrar salida, como sucede en los casos de gigantes enterrados bajo los montes, que testimonian su presencia en forma de volcanes o violentas tempestades, cual el Mimante del soneto XXI. El paradigma mitológico levanta el nivel de la subjetividad amorosa

, en una técnica para la que Herrera

hasta un esquema cultural de reconocido prestigio

cuenta con precedentes nobles, como los elegiacos latinos 28 . Pero, además, ese

(vv. 1-2). Al poeta sólo le quedan «membranças tristes» (v. 12) 2 - 5 .

)

/ la immensa busco i voi siguiendo al

27

(Heroidas, XVIII, v. 105: 'Lo demás lo

saben la noche, nosotros y la torre cómplice 2 -5 En este soneto se acude una vez más al mito de Icaro para cantar la osadía amorosa: «Alçava mi esperança al alto cielo, / pero en el començado movimiento / cayó muerta, i sin fuerça ¡ sin aliento / llorando estoi desierto en este suelo» (vv. 5-8).

2 6 Esa mujer que levanta la mirada del poeta hasta la «inmensa» belleza, es una donna angelicata, por

servirnos de la expresión poética, a la que el enamorado llama, en paradójico oxímoron: angélica sirena (v.

7).

2 7 La relación mitológica puede efectuarse por similitud, como en el caso visto, o por contraste: en el soneto XXVIII el poeta canta la diferencia entre Filomela que canta su mal con «voz dulce i armonía» (v. 9) y su propia suerte, de mayor crudeza, y sin el consuelo de la música. El poema acaba con un intento de conciliación: «O haga el cielo qu'en la pena mía / tu voz suene, o yo cante mis enojos / buelto en ti, russeñol blando i lloroso» (vv. 12-14).

en boca de Leandro: «Cetera nox et nos et furris conscia novit

»

En el poema siguiente, s. XXXIX, significativamente el poeta expresa protestas de castidad.

2 8 Ver Schwartz, 1996, p. 115.

poema siguiente, s. XXXIX, significativamente el poeta expresa protestas de castidad. 2 8 Ver Schwartz, 1996,

12

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑ O

Criticón,

86,2002

paradigma une su propia suerte personal con la de otros seres. El poeta, microcosmos, se integra, incluso, en un universo animado, macrocosmos 29 . Ello es particularmente claro en el soneto XXIIII, en que el río Guadalquivir, según se entiende, recibirá las penas amorosas. El elemento natural no es insensible al sentimiento humano. Herrera sigue así una línea de fusión entre hombre y naturaleza, presente en la concepción órfica del arte, presente en textos de cariz bucólico 30 . Esa situación de esquividad, tantas veces anotada y que provoca la desolación del poeta y aun de su entorno natural, se plasma bella y demoradamente en la «Égloga venatoria», situada en el cancionero detrás de la experiencia de la unión amorosa, como indicación quizá de que tal unión de poco sirvió al amante. Allí, la amada metamorfoseada en pastora y ninfa se manifiesta cruel con su adorador, como otra Camila garcilasiana o como la posterior Marcela del Quijote, en la tradición de lavirgo bellatrix (Eneida, VII, vv. 803-817 y XI, vv. 648-81531), de la doncella dedicada a la caza cuando no a la guerra. El poeta, acaso disfrazado bajo el personaje del pastor Menalio, sueña con la realización amorosa, con el acercamiento íntimo a la amada que lo lleve a una situación que literariamente lo sitúa en la llamada transformación de los amantes (v. 123), a la que ya se ha aludido: todo en vano 32 . La égloga es, en verdad, otra forma literaria de señalar una de las líneas recurrentes del poemario: la actitud zahareña de la mujer amada.

BÚSQUEDA

DE

LA CURACIÓN

AMOROSA

El amante, pues, yerra al perseguir a la amada; y no sólo porque ésta sea esquiva, sino porque el hombre sabio ha de plantearse otras metas máspuras y altas. Necesaria

se hace la liberación amorosa. A ella ya hemos aludido al tratar del s. XXXVIII. En este sentido resulta de capital importancia la elegía VI 33 . Comienza con una palinodia:

«D'aquel error en que viví engañado / salgo

a la pura luz, i me levanto / tal vez del peso

que sufrí cansado» (vv. 1-3). La nueva vida que el poeta sevillano parece iniciar en esta elegía resulta ardua, por cuanto difícil es borrar la imagen de la amada. Remedio tal vez eficaz para la liberación —piensa Herrera—, puede ser la contemplación de la bóveda

celeste, armoniosa, trasunto del verdadero Paraíso

(vv. 46-63) se desarrolla en una vida de retiro y soledad, con el anhelo decidido de

34

. Esa contemplación del firmamento

2 9 Ver,para

el tema, el clásico estudio de Rico, 1988.

3 0 Ver, por ejemplo, Virgilio, Bucólicas, V, vv. 34-39 (conmoción de la naturaleza tras la muerte de Dafnis). Véase Ramajo, 1993, p. 320.

31 Ver, para este personaje virgiliano, Ramajo, 1996, pp . 28-29, nota 10.

3 2 Verel completo estudio

de Ruestes Sisó, 1999, pp. 333-353.

3 3 La elegía lili muestra un serio intento de liberación amorosa, como preludio de la elegía VI. Pero en ella el poeta sucumbe en una navegación amorosa (vv. 247-258: véase para este tema nuestra nota 18). El

destino parece conducir al poeta hacia el desastre: «Mas yo, para morir en esta guerra / nací inclinado, i sigo

el furor mío

al Amor (vv. 167-168), pero sucumbe: -<No pueden las raízes arrancarse / qu'en lo hondo del pecho están

travadas

34 Fuera del marco del presente cancionero, en la edición de Pacheco (1619), dirá Herrera con toda claridad: «Dichoso quien en verso generoso / celebra las hazañas inmortales, / i el vigor i el esfuerço valeroso; / o quien en las regiones celestiales / termina el buelo, i, de su cumbre, mira / la vacuidad i cosas de mortales» (elegía IX, vv.112-117).

(vv. 259-260). Otro intento fracasado se manifiesta en la elegía V: el poeta se opone, valiente,

»

»

(vv. 190-191).

(vv. 259-260). Otro intento fracasado se manifiesta en la elegía V: el poeta se opone, valiente,

ITINERARI O

AMOROS O

E N E L CANCIONER O

HERRERIAN O

1 3

curar las pasiones, que, por anidar en el corazón humano, no son vencibles por medio de una huida consistente en un viaje externo. Sentencia Herrera inequívocamente: «Ira, miedo, codicia aborrecida / nos cercan, i huir no es de provecho, / que las llevamos siempre en la huida» (vv. 99-101 ) 35 . En el poeta sevillano parece latir una honda tradición estoica, en la que se contemplan las pasiones como desasosegadoras del ánimo 36 . A la huida del error puede contribuir también la reflexión sobre los elementos

caducos que la realidad presenta. Así, ante las ruinas de una ciudad (acaso Itálica) el poeta comprueba que tales despojos «descubren a la ruda muchedumbre / su error

ciego

que, al desintegrarse, le sirve de desengaño. Pero también el poeta es ciego, porque

(vv. 9-10), que, en realidad, no lo es.

Se trata acaso del edificio del amor. Como el vulgo, el poeta yace, pues, en la ilusión quimérica, aunque, al fin, será consciente de tal «error» (v. 14), percepción que le llevará a «padecer más daño» (v. 14). Aparece aquí un interesante tema: el del dolor producido por la conciencia, de cariz luego existencialista. Desde luego, el amante se halla en el camino del conocimiento.

La conciencia del propio error, de que la belleza de la mujer es aparencial, había movido al poeta en el soneto inmediatamente anterior, el LXV, a la convicción de que preciso es buscar la virtud, incólume ésta frente a la vulnerabilidad de la belleza humana, efímera, que no renace, como lo hace la naturaleza, renovada siempre, al tornar la primavera. En ese soneto LXV, en efecto, se invita a caminar por la senda de la virtud, cuando llegue el propicio tiempo estacional que convida, como diría Fray

Luis, a los «estudios nobles»: «Ya el rigor importuno i grave ielo / desnuda los esmaltes

i belleza / de la pintada tierra

dedicado al amigo Francisco Pacheco, canónigo y poeta. El tono exhortatorio hacia un camino de severidad virtuosa explicita la preferencia que el poeta autor del cancionero marca sobre su género de vida preferido: el que cultiva la virtud. En contraste, su propia vida de poeta amante, marcada por la pasión, resulta vitanda y sirve de ejemplo para el desengaño del lector. Con sorpresa para éste, se incrustan a veces en el cancionero herreriano poemas de aliento épico que parecen romper la andadura amorosa. Y se incrustan pese a las

. Merece señalarse que el poema está

piensa que «ha fabricado / edificio más firme

»

(soneto LXVI, vv. 5-6). Es decir, el vulgo cree en la permanencia de lo caduco,

»

(vv. 1-3)

37

»

35 La elegía concluye con una priamel en que se alaba la soledad y la contemplación frente a la acción de

otros (vv. 166-178: claro recuerdo de Horacio, Carm., 1, 1: ver Ramajo, 1994). Hay, además, un eco de otro locus horaciano, del famoso «Beatus ille», más perceptible, si cabe, en la elegía XI, ya en la edición de Pacheco (1619): «Dichoso aquel a quien jamás inflama / vano amor i ambición, i lo qu'adora / i teme'l vulgo

incierto

3 6 Véase, simplemente, Cicerón, Cato Maior, V, 16, 48. Sobre la cuestión había tratado con gran profundidad Platón (hedón, 83c): las pasiones, dice el filósofo, no sólo quitan la tranquilidad al alma, sino que la ciegan y la aparta n del auténtic o conocimiento. Para un resumen de esta cuestión, véase nuestra edición de las Poesías de Fray Luis de León (Crítica: en prensa). 3 '' Estudiaremos la huella horaciana de este soneto en un próximo trabajo titulado «Una prolusio en un soneto del cancionero herreriano (1582)». En el soneto LXVII se insiste en la caducidad de la belleza femenina, cuya comprobación conduce ai poeta a la sabiduría que se impone sobre el error («mueres ('¡Oh breve don d'un agradable engaño!'] con

vitoria / de nuestro error

»

(vv. 157-159).

»,

vv. 10-11).

('¡Oh breve don d'un agradable engaño!'] con vitoria / de nuestro error » (vv. 157-159). »,

14

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑ O

Criticón, 86,2002

recusationes en quese afirma que el poeta sólo puede dedicarse a cantar al amor 38 .

Véase, como ejemplo de poema épico, la canción III en que se ensalza la lucha de don Juan de Austria contra los moriscos. La canción compara tal guerra con la que los

Olímpicos sostienen contra los gigantes: don Juan

Pero esa incrustación de otro campo poético indica una vez más que el poeta considera que es preciso huir del error amoroso. ¿Cómo? Viendo ejemplo de varones o actitudes entregadas no a una pasión dolorosa y estéril, sino a la aportación de elementos positivos para la sociedad. Son modelos que marcan el camino de la virtud señalado en abstracto en el citado soneto LXV.

de Austria excede al mismo Marte.

L A

PERSISTENCI A

E

N

E

L

ERROR ,

PARADÓJIC A

GLORIFICACIÓ N

DE

L

AMO R

Con todo, el poeta, infatigablemente, canta su anegación en la pasión amorosa y su

39

. Vence, obstinado, el amor. Pero

imposibilidad de alzar la musa a temas más elevados

he aquí que, a veces, ese sentimiento de derrota se auna con una paradójica

glorificación del amor. A este respecto, resulta particularmente atractiva la elegía VII, aunque, como veremos, no sea el único poema en que se elabora el tema. En ella el poeta establece una doble recusatio. Por un lado, se siente incapaz de cantar los

desgraciados hechos militares portugueses (vv. 97-106); por otro, se siente

cantar la gloriosa efemérides de la boda del Marqués de Tarifa con doña Ana Girón (vv. 178-183 y 193-196), aunque no ha dejado de exaltar la belleza de la novia y de

dejar algún apunte del epitalamio. Ahora bien, en esta elegía se inserta un elemento

importante. Se resalta que de las cosas

experimentado, con eco probable de Ausias March 40 . Los sabedores de tal pasión forman un grupo escogido, deslindado del profanum volgus, según la expresión horaciana, como si algo de sagrado hubiera en el amor: «Las cosas que d'amor apunto i

toco / no alcança esa profana i ruda gente» (vv. 34-35). Y es que, pese a todo lo dicho,

i ufanía lleno / cuando en la

fuerça del tormento muero» (vv. 41-42). La pena amorosa denota nobleza de alma. Si el amante queda frustrado en susaspiraciones, al menos la pasión revela su grandeza. No pertenece a un vulgo indocto e insensible, sin humanidad. Y si el guerrero obtiene la gloria en sushazañas, el amante —otro soldado, según el tópico de la militia amoris

el amor guarda componentes positivos: «i estoi de gloria

débil para

del amor sólo entienden los que lo han

la

alcanza con la pena, venero, por lo demás, de la poesía,

que, en este caso, no alcanza

el

nivel del canto épico: «Sabrosa perdición, dulces engaños, / siempre temido mal,

eterna pena / (

rustiqueza / abrió el Amor una profunda vena» (vv. 187-192)

)

dieron la gloria, de desdichas llena, / al simple canto, a cuya

. Las vicisitudes

41

3 8 Para la recusatio, ver Ruiz En el s. LV confía todavía

3 9

Pérez, 1997, p. 253, Ramajo, 1998 y Montes Cala, 1999. en que llegue un tiempo en que pueda cantar «el principio i los fines de las

cosas» (v. 11), a la manera lucreciana (ver Cuevas, 1985, p . 429). 4 0 Véanse los famosos versos: «Qui no es trist, de mos dictats non cur,/ o en algún temps que sia trist estât». Tuvieron gran repercusión en el Siglo de Oro: véase la nota de Ferreres, 1979, vol. I, pp. 258-259. La huella de estos mismos versos de March se aprecia de nuevo en el soneto prologal de la edición de Pacheco (1619): ver Pages, 1990, p. 402.

4 1 Ver también soneto XII: «¡O crueles despojos de mi gloria, I desconfiança, olvido,

celo, ausencia!» (vv.

12-13); elegía II: «por gloria estimo mi quexosa pena, / mi dolor por descanso regalado» (vv. 32-33); soneto

(vv. 12-13); elegía II: «por gloria estimo mi quexosa pena, / mi dolor por descanso regalado»

ITINERARI O

AMOROS O

E N E L CANCIONER O

HERRERIAN O

1 5

amorosas se convierten en una epopeya menor, sustento de un texto, según el poeta ya había confesado antes de esta elegía, perdida ya la gloria de la unión entre los

enamorados: «

la rica istoria» (s. XXXVI, vv. 12-14). El amante obtiene, pues, la gloria por el amor; y el poeta, la inmortalidad 42 . Es relevante, en este sentido, la ubicación en el poemario de la elegía I, dedicada, al parecer, a Camoens. En ella el poeta establece una lista de vates que alcanzaron la eternidad literaria. En la nómina figuran no sólo nombres de cultivadores de poesía épica, como Hornero (vv. 124-125) o Virgilio (vv. 127-129) 43 , sino también de poesía lírica 44 , como Tibulo (vv. 130-131), Petrarca (v. 132) y Garcilaso (vv. 133-135)^5. Ahora bien, repárese en que, pese a ello, la poesía épica se eleva sobre la lírica: el poeta cultiva ésta porque la pasión no le deja tratar otros asuntos de mayor altura 46 . Desde luego, en el s. XLIX se establece inequívocamente la superioridad de Hornero y Virgilio sobre Tibulo: «Que bien sé qu'es mayor la insine gloria / de quien Melas bañó [Hornero] i el Mincio frío [Virgilio], / que de quien lloró en Tebro sus enojos [Tibulo]» (vv. 9-11). Podría, pues, decirse que los dos géneros literarios tienen algo en común:

ambos otorgan inmortalidad. Pero, con ser ello así, el modelo épico ofrece un tipo de vida que no puede igualarse con el que vive el amante quejumbroso, ensimismado en su pena.

en

medio de mi grave sentimiento, /

alegre canto / de mi dichoso mal

XV: «Porque mi pena es tal, que tanta gloria I en mí no cabe

por vos siente, / tanto es mayor valor i gloria mía» (vv. 12-13). El poeta, acostumbrado ai dolor, a él se

como al bien no esté enseñado i hecho, / abraco ufano el grave

dolor mío» (soneto XVIII, vv. 13-14). Esta glorificación de la pena parece inexplicable sin una impronta cristiana. Ver, además, s. XXV: «qu'el mal no espanta a quien lo tiene en uso. / El bien que temo i dudo me deshaze» (vv. 11-12). El sufrimiento como costumbre que vertebra la vida de! poeta aparece también como tema en el s. XXX.

4 2 Como estamos diciendo, no sólo los poetas épicos obtienen la inmortalidad; los líricos son conscientes

los elegiacos tratan con frecuencia el

de su valía intemporal: ver Horacio, III, 30,6 («Non omnis moriar

(vv. 9-10); s. XXXIII: «¡ cuanta pena l'aima

»

abraza como si de una cruz se tratara: «

»);

tema: ver Propercio, Elegías, I, 7; ver Ovidio, Amores, I, 3, y III, 15, v. 21 (último verso, por cierto, del poemario). Para el tópico de la poesía, épica o lírica, como vía de la inmortalidad, ver Ramajo, 2000, pp.

340-343.

»

4 3 Dice Herrera de Virgilio: «i el otro mayor qu'él |Homero] -si no es incierto / lo que la fama afirma

(vv. 127-128). Parece haber un eco de unos famosos versos de Propercio: «Cedite, Romani scriptores, cedite, Grai: / nescio quid maius nascitur Iliade» ('Dejad paso, escritores romanos, dejad paso, griegos: algo más grande ha nacido que la Iliada', Elegías, II, 34, vv. 65-66). Curiosamente, el probable destinatario de este poema herreriano, Camoens, aplica los versos propercianos a sus intenciones, al comienzo de Os Lusíadas:

/ Cesse tudo o que a Musa

antiga canta, / que otro valor mais alto se alevanta» (I, estr. 3). 4 4 Ya Ovidio mezcla poetas épicos y líricos al dar una nómina de vates que perdurarán en la posteridad (Amores, 1, 15, vv. 9-30). 4 -" Esta elegía está estructurada sobre una recusado: el poeta pretende consolar y ensalzar a su destinatario, tal vez, Camoens (según antes se ha dicho), pero no puede por la fuerza de su amor. El poema

arranca bajo la impronta de la «Ode ad florem Gnidi» de Garcilaso: «Si el grave mal qu'el coracón me parte /

(

garcilasiano, el soneto XX dedicado a don Melchor Maldonado de Saavedra: «Si puede celebrar mi rudo

canto / la luz de vuestro ingenio

«Cessem do sabio Grego e do Troiano / as navegaçôes grandes que fizeram; / (

)

)

/ pusiesse fin al mísero lamento / (

)

/ podría yo, señor

»

(vv. 1-7). Ver también, para este esquema

»

También en él se impondrá una recusatio: «Amor m'ocupa todo en la

belleza» (v. 6). 4 6 Para esta elegía, ver las observaciones de Ruiz Pérez, 1997, p. 247, no del todo concordes con las nuestras.

4 6 Para esta elegía, ver las observaciones de Ruiz Pérez, 1997, p. 247, no del

16

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑ O

Criticón, 86,2002

FINAL :

«MA S

Y

A REMEDI O

N

O VENDR Á

 

QU

E GUARD E

/

 

E

L

CORAZÓ N

CAÍDO

»

4 7

En definitiva, la lucha contra el error amoroso concluirá en vencimiento. El

cancionero se configura en una estructura circular. En el último poema se torna a

resaltar el carácter primaveral de la pasión:

del fuego tuyo, en la florida / sazón i alegre

concluye con la comprobación de que tal fuego no se ha extinguido, y con el ruego, estéril, al Amor, una vez más, de que le conceda la libertad. El amante, en fin, ha luchado y ha perdido. El poeta se abisma ahora en un infierno amoroso, aunque el

último terceto del soneto final encierra, todavía, una súplica al Amor y a la par una

comprobación consoladora, contradictoria con las afirmaciones que ha vertido

eternidad de su amor en otros lugares ya citados 48 : «Abra la luz la niebla a tus engaños,

/ antes qu'el lazo

ahora como si la muerte, único medio de liberarse de la prisión de la vida, en imagen platónica, supusiera la extinción de la llama amorosa. Algún consuelo es, pese a lo afirmado en otros poemas, según acabamos de anotar, y cuando en versos de otros poetas se comprueba que «nadar sabe mi llama la agua fría» 49 . El cancionero herreriano, construido con la humilde fibra del amor, desarrolla, pues, una epopeya amorosa de derrota y afán de liberarse de la pasión hacia una amada casi siempre esquiva. Propone, a la vez, un ejemplo de escarmiento. El cancionero, además, sublima al autor hasta el cielo de la inmortalidad, cielo bien ganado por la milicia porfiada de un corazón aguerrido, queha desafiado incluso a la muerte, como cantan los versos finales del s. L1II1, colofón de nuestro estudio:

rompa el tiempo, i muerto / sea el fuego del tardo ielo mío». Parece

«Amor: En un incendio no acabado / ardí

»

(s. LXXVII1, vv. 1-3). Y el poemario

sobre la

La dura ostinación de mi porfía no cansa nise rinde aldolor fiero, mas siempre va al encuentro de mi muerte, (vv. 12-14)

4 7 Vers. LXXIIII, vv. 12-13.

4 8 Véase el primer

apartado del presente trabajo.

4 9 Ver el v. 7 en el soneto de Quevedo «Amor constante más allá de la muerte» (ver las notas de Schwartz y Areliano 1998, pp 227 y 819-823; ver Ramajo, 1993, pp 327-328)

más allá de la muerte» (ver las notas de Schwartz y Areliano 1998, pp 227 y

ITINERARI O

AMOROS O

E N E L CANCIONER O

HERRERIAN O

1

7

Referencias bibliográficas

ALVAR EZQUERRA, Antonio, «Intertextualidad en Horacio», en Horacio, el poeta y elhombre, ed. de Dulce Estefanía, Madrid, Ediciones Clásicas, 1994, pp. 78-140. ARELLANO (1998): véase Quevedo, Francisco de.

Cancionero

de Palacio, ed. de Ana M a . Álvarez Pellitero, Salamanca, Junta de Castilla y León,

1993.

CUEVAS, Cristóbal (1985): véase Herrera, Fernando de. FERNÁNDEZ MOSQUERA, Santiago, «El Cancionero: una estructura dispositiva para la lírica del

Siglo de Oro», Bulletin Hispanique,

97, 1995, pp . 465-492.

FERRERES (1979): véase March, Ausias. GARCILASO DE LAVEGA, Obra poética y textos en prosa, ed. de Bienvenido Morros, Barcelona,

Crítica, 1995. GONZÁLEZ MIGUEL, J.-Graciliano,

Presencia

napolitana

en el Siglo de Oro español.

Luigi

Tansillo (1510-1568), Salamanca, Universidad, 1979.

GREEN, Otis H.,España y la tradición occidental,

Gredos, 1969, 3 vols. HERRERA, Fernando de, Poesía castellana original completa,

vers, española de Cecilio Sánchez Gil, Madrid,

ed. de Cristóbal Cuevas, Madrid,

Cátedra, 1985.

Poesías, ed. de Victoriano Roncero López, Madrid, Castalia, 1992. HERRERA MONTERO, Rafael, La lírica de Horacio en fernando de Herrera, Sevilla, Universidad,

1998.

LÓPEZ BUENO, Begoña, La poesía cultista de Herrera a Góngora, Sevilla, Alfar, 1987. Ed. de La elegía, III Encuentro Internacional sobre Poesía del Siglo de Oro , Sevilla, Universidad, 1996. Ed. de Las «Anotaciones» de Fernando de Herrera. Doce estudios, IV Encuentro Internacional sobre Poesía del Siglo de Oro, Sevilla, Universidad, 1997. MAÑERO SOROLLA, M a . Pilar, Imágenes petrarquistas en la lírica española del Renacimiento. Repertorio, Barcelona, PPU, 1990. MARCH, Ausias, Obra poética completa, ed. de Rafael Ferreres, Madrid, Castalia, 1979, 2 vols. MENÉNDEZ PELAYO, Marcelino, Horacio en España (Madrid, 1885), en Bibliografía hispano- latina clásica, Santander, C.S.l.C, 1951, vol. VI (citamos por esta edición). MONTES CALA, José Guillermo, «Del tópico grecolatino de la recusatio en la poesía de Fernando de Herrera», Criticón, 75 ,1999, pp. 5-27. MORROS MESTRES, Bienvenido, «La canción IV de Garcilaso como un infierno de amor: de Garci Sánchez de Badajoz y el Cariteo a Bernardo Tasso», Criticón, 80,2000, pp. 19-47. MORROS (1995): véase Garcilaso de la Vega. PAGES, Amadeu, Ausiàs March i els seus predecessors, trad. del francés por V. Gómez, Valencia, Institució Alfons el Magnánim, 1990.

POCIÑA Y LÓPEZ (1977): véase Terencio.

QUEVEDO, Francisco de , Un Heráclito

cristiano,

Canta sola a Lisi y otros poemas,

ed. de Lía

Schwartz e Ignacio Arellano, Barcelona, Crítica, 1998.

RAMAJO CAÑO,

Amonio,

«Huellas clásicas

en la poesía funeral española (en latín y romance) en

los Siglos de Oro», Revista de Filología Española, 73, 1993, pp. 313-328. «El carácter proemial de la od a primera de Fray Luis (y un excurso sobre la priamel

en la

poesía de los Siglos de Oro)», Romanische Forschungen, 106, 1994, pp. 84-117. «La filiación literaria de la égloga II de Garcilaso», Revista de Literatura, 68, 1996, pp. 27 -

45.

pp. 84-117. «La filiación literaria de la égloga II de Garcilaso», Revista de Literatura, 68, 1996,

18

ANTONI O

RAMAJ O

CAÑO

Criticón, 86,2002

«La recusatio en la poesía de los Siglos de Oro» , en Siglos de Oro. Actas del IV Congreso Internacional de A1SO, Alcalá de Henares, Universidad, 1998, t. II, pp. 1285-1294. «La codificación de la vida en la poesía áurea. La huella clásica», en Aspectos históricos y culturales bajo Carlos V. Aspekte der Geschichte und Kultur unter Karl V, ed. de Christoph Strosetzki, Frankfurt am Main, Vervuert-Iberoamericana, 2000, pp. 325-345. «La renuntiatio amoris en un soneto de Herrera», en Nuevas aportaciones al estudio de la Lengua Española, ed. de José Antonio Bartol y otros, Salamanca, Luso Española de Ediciones, 2001, pp. 445-453. Ed. de Poesías de Fray Luis de León, Barcelona, Crítica (en prensa). Rico, Francisco, «De Garcilaso y otros petrarquismos», Revue de Littérature Comparée, 52, 1978, pp. 325-338. El pequeño mundo del hombre. Varia fortuna de una idea en las letras españolas, 2 a . ed., reimpr., Madrid, Alianza, 1988. RONCERO (1992): véase Herrera, Fernando de.

RUESTES Sisó, M a . Teresa,

Las églogas de Fernando de Herrera. Fuentes y temas, Barcelona,

PPU, 1989. Ruiz PÉREZ, Pedro, «De la teoría a la práctica: modelos y modelización en Algunas obras», en López Bueno, 1997, pp. 239-261. SCHWARTZ, Lía, «Blanda pharetratos elegeia cantet amores: el modelo romano y sus avatares en

la poesía áurea», en López Bueno, 1996, pp. 101-130. SCHWARTZ (1998): véase Quevedo, Francisco de. SENABRE, Ricardo, «Los textos de Fernando de Herrera: novedades y enigmas», en Homenaje a Fernando de Herrera, Sevilla, Real Academia Sevillana de Buenas Letras, 1999, pp. 33-46. SERES, Guillermo, La transformación de los amantes. Imágenes del amor de la Antigüedad al Siglo de Oro, Barcelona, Crítica, 1998. TERENCIO, El eunuco, ed. bilingüe de Andrés Pociña y Aurora López, Barcelona, Bosch, 1977. VILANOVA, Antonio, «El peregrino de amores en las Soledades de Góngora», en Estudios dedicados a Menéndez Pida!, Madrid, C.S.I.C., 1952, vol. III, pp. 420-460.

RAMAJO CAÑO, Antonio. «"

cancionero herreriano (1582)». En Criticón (Toulouse), 86, 2002, pp. 5-19.

De mi dichoso mal la rica istoria": itinerario amoroso en el

Resumen. En el cancionero de Fernando de Herrera de 1582 se traza un itinerario amoroso presidido por dos elementos destacados: por un lado, la conciencia dolorida del poeta de sucumbir al error amoroso, en cuanto se aparta de la senda que lo eleva hasta bienes superiores; por otro, la persistente esquividad de la amada. Un sustrato estoico persuade al poeta de que la paz del alma reside en la huida de las pasiones. Se impone, pues, la necesidad de liberarse de la esclavitud amorosa. Pero el sentimiento derrota una y otra vez la convicción del poeta. Con todo, la plasmación del itinerario proporciona al poeta la inmortalidad, como si hubiera elaborado una modesta epopeya sentimental, y, a su vez, ofrece al lector un ejemplo para el desengaño. En el presente estudio se muestra el decurso amoroso y se anotan elementos de la tradición literaria que en los versos herrerianos subyace.

Résumé. Dans son recueil poétique de 1582, Fernando de Herrera retrace un itinéraire amoureux qu'informent en particulier deux éléments: d'une part, la conscience douloureuse qu'a le poète de succomber à Verror de l'amour, qui l'écarté de la voie qui le conduirait à la découverte d'un bien supérieur; et, d'autre part, le «dédain» permanent dont fait preuve la dame. Dans la lignée stoïcienne, le poète se persuade alors que la paix de l'âme ne peut naître que de la fuite des passions, que d'une nécessaire libération hors des

que la paix de l'âme ne peut naître que de la fuite des passions, que d'une

ITINERARI O

AMOROS O

EN

EL

CANCIONER O

HERRERIAN O

19

amarres de l'amour. Reste que la figuration du parcours amoureux —riche des apports de toute une tradition littéraire— garantira au poète son immortalité et pourra servir de leçon au lecteur.

Summary. In Fernando de Herrera's cancionero of 1582 a double flight is sung: that of the beloved, a scornful woman, a model well-defined by several previous literary itineraries, and that attempted by the lover, who is aware that his amorous passion is diverting him from a path towards higher values. A Stoic undercurrent leads the poet to the persuasion that peace of the soûl lies in the flight from passion. Thus the need to free oneself from the slavery of love becomes imperative. But time and time again, feeling defeats the poet's conviction. Even so, the form of a story of passion provides the poet with immortality, as if it were a modest sentimental epic. This study shows how this love transpires and notes the literary tradition underlyng Herrera's verses. Moreover, the book helps the reader to achieve a new vision of love.

Palabras clave. Desengaño. Esquividad. Error. HERRERA (Fernando de). Inmortalidad. Tradición literaria.

of love. Palabras clave. Desengaño. Esquividad. Error. HERRERA (Fernando de). Inmortalidad. Tradición literaria.

«venida es, venida»

POSTTLUE IN «CORPVS» MARGITFKENK

HOMENAJE DEL SEMYR

SALAMANCA Seminario deEstudios Medievalesy Renacentistas Sociedad deEstudios Medievaksy Renacentistas

NAVIDAD

DE MMI - MMII

Seminario deEstudios Medievalesy Renacentistas Sociedad deEstudios Medievaksy Renacentistas NAVIDAD DE MMI - MMII