Está en la página 1de 3

2 .

Ocupación y dominio centrales


Dijimos que ocupación central no significa dominio. Examinemos cómo actúan la ocupa-
ción y el dominio centrales.

Partida N® 5 Créase la máxima tensión central. Este


esquema en realidad se aparta de lo que su
Torneo de Sarajevo 1961 genial creador imaginó cuando desarrollaba
Blancas: L. Pachman su alfil del flanco de dama a .... a6 o b7 previo
Negras: B. Milic ...b6 y contragolpeaba en el centro. Aquí en
P. D. Defensa Nimzovich cambio se plantea un juego más bien clásico
(como el de una formación de la defensa Ta-
1.d4 ¤f6 rrasch con el alfil del flanco de rey afuera), en
2.c4 e6 donde el tiempo y el orden exacto de las juga-
3.¤c3 ¥b4 das desempeñan importantísimo papel.
La idea de esta defensa radica en crear 7.O-O ¤c6
una presión sobre las casillas centrales, ante 8.a3 ¥xc3
todo sobre d5 y e4 de las blancas, sostenién- 9.bxc3 ...
dola con contragolpes de ruptura por medio Hasta aquí, como dicen los libros. Según
de Peones: ...d5, y a veces ...e5. Taimanov, en este momento las negras dispo-
4.e3 ... nen de dos caminos: 9...dxc4 10.¥xc4 £c7
La defensa Nimzovich es una de las más con lo cual más adelante estarán en condi-
ricas en posibilidades y ha sufrido alternativas ciones de fustigar el centro mediante ... e5. O
y mejoramientos desde que la creara su fun- bien 9...b6 10.cxd5 (si no 10. ... ¥a6 es fuer-
dador, el maestro danés Aaron Nimzovich. La te), exd5 y el alfil sale por cualquiera de las
del texto es la variante Rubinstein. diagonales.
4... O-O Pero el conductor de las negras por des-
Las negras pudieron doblar Peones con conocimiento o por afán innovador jugó
4...¥xc3+ 5.bxc3 y fijarlos después mediante 9. ... £c7
.... c5. En verdad, ésta es una manera lógica Pachman se encargará de demostrar que
de jugar, pero los maestros modernos encon- no es lo mismo.
traron que era más importante la ocupación y 10.cxd5 exd5
el dominio centrales blanco que esta variante Al quedar debilitada la casilla periférica
les ofrecía antes que la debilidad de c4 blanco. central .... f4, las blancas movilizarán el ca-
Tanto es así que inclusive la variante Samisch ballo en f3 para jugar c3-e4 y apoderarse del
(4.a3) induce a doblar Peones con un tiempo centro. Como la Dama negra está en .... c7, no
menos de lo que se producirá en la partida; temen ningún salto del caballo f6 negro que
por todo lo cual el cambio en este momento descubra la acción de la dama sobre su caba-
no es recomendable. llo.
5.¥d3 d5 11.¤h4 £e7
6.¤f3 c5 Reconocen lo erróneo de su jugada, pero
-16-
Aprenda ajedrez Tomo II - Luciano W. Cámara - Prof. José Luis Matamoros
han perdido un tiempo muy importante en Las negras disponen de tres Peones contra
este esquema clásico de juego vivo de piezas. uno en el ala Dama, los que si pudieran ser
12.f3 ¤e4 avanzados crearían preocupación al blanco.
Pero éste cuenta con una fuerza mucho más
positiva: la ocupación y el dominio centrales.

Interesante pero inconsistente. Ni siquie-


ra parece buena esta jugada para el caso de
que el blanco tomara 13.fxe4 dxe4 14.¥c2 La formación central blanca no puede
£xh4 15.¦f4, etc. Pachman elige un camino ser socavada porque el negro no dispone de
más seguro, cuyas ideas básicas son la ocupa- peones en ese sector, los cuales son el instru-
ción central y su dominio. mento adecuado para ese tipo de acción. A
13.g3! ¤xc3 esta fuerza central blanca, que en cualquier
Tienen que entrar por la variante porque momento se moviliza para hostigar a las pie-
si se vuelven perderían demasiado tiempo y zas negras, el primer jugador la mantendrá
las blancas de todos modos jugarán e4 previo expectante, impidiendo que por allí se des-
¦e1 invadiendo por el centro el campo negro. placen las piezas negras creando situaciones
14.£c2 c4 comprometidas. Mientras tanto, con su único
Obligado, desde que el caballo carece de peón en el flanco dama llevarán un ataque de
retirada. Nótese que con el avance de este minoría cuyo fin primordial es desorganizar
peón se quitan para siempre la posibilidad la cadena de peones negros fraccionándola y
de acosar al peón de d4, con lo cual el centro con ello debilitándola. Esto es posible, se repi-
blanco permanecerá ocupado y además fuer- te, gracias al dominio central. Antes comple-
te. (Ocupación y dominio permanentes). tan el desarrollo:
15.¥xc4! dxc4 18.¥b2 ...
16.£xc3 ¥h3 Amenazan 19.d5 (la fuerza latente del
17.¤g2 b5 centro).
Tenemos ante nosotros una posición 18. ... f6
cuyo examen nos aleccionará sobremanera. 19.a4 ...

-17-
Aprenda ajedrez Tomo II - Luciano W. Cámara - Prof. José Luis Matamoros
Con la doble amenaza de ganar el peón 37.¦xh7 ...
b5 y la calidad con ¥a3.
19. ... ¥xg2
20.¢xg2 £b7
21.axb5 £xb5
22.¦fc1 ...
Aspiran a “comerse” el c4.
22. ... ¦fb8
Obligan a desplazar el alfil para poder
defender con ...¤a5.. Lo mismo ocurriría si
el blanco jugara ahora 23.¦ab1 (desplaza la
torre que dejaría de dominar a5).
23.¥a3 ¤a5
24.¦ab1 ...
Acomodan las piezas para aumentar el
ataque sobre el peón c4.
24. ... £a6 La prolongación de la lucha no tiene nin-
25.¦b4 ... guna esperanza: la posición del rey negro en
La amenaza es doble: ¦a4 o ¦cb1. la banda junto con los tres peones más, re-
25. ... ¦xb4 presentan una ventaja más que suficiente para
26.¥xb4 ... imponerse.
El resto es sencillo, pues el peón c4 negro 37. ... ¤c4
caerá sin remedio y entretanto el blanco no 38.e4 a4
enfrentó la necesidad de sacrificar ninguna 39.¥xf6 ¦xd6
de sus: ventajas posicionales. 40.e5 ¦d2+
26. ... ¤b3 41.¢h3 ¦e2
27.£xc4+ £xc4 42.¦a7 a3
28.¦xc4 a5 43.¢g4 a2
29.¥a3 ¤d2 44.¢f5 ¦xh2
30.¦c1 ¦b8 45.¢e6 ¤b6
31.d5 ... 46.g4 ¦c2
Por fin se mueve el centro y es para crear 47.g5 ¤c8
una preocupación con d6. 48.¦a8 ¦c6+
31. ... ¢f7 49.¢f5 ¦c3
Lo atienden, pues si 31...¦b3 32.d6 ¦xa3 50.f4 ¦c2
33.d7 ¦d3 34.¦c8+, etc. 51.g6 ¢f8
32.¦c7+ ¢e8 52.g7+ ¢g8
33.¦e7+ ¢d8 53.e6 ¢h7
34.¦xg7 ¦b3 54.e7 ¤xe7+
35.¥e7+ ¢e8 1-0
36.d6 ¦d3 Abandonan

-18-