Está en la página 1de 98

Digitized by the Internet Archive

in 2014

i

' https://archive.org/details/losmejorespoemasOOsilv

i

1

i

LOS' MEJORE

POEMAS pe-

¡OSt A/Uf1- M

c/ILVA

-

CON UN C0I1EMTA-

RIO ACERfA m

Poeta y /uVida por.

hahuel tou//aiht

MEXICO

CULTURA-TO-

MO v-núri5

15-O'CT- 1917-

CULTURA

SELECCION DE BUENOS AUTORES ANTIGUOS Y MODERNOS

DIRECTORES:

AGUSTIN LOERA Y CHAVEZ Y JULIO TORRI

Asegurada la propiedad literaria de la Selección

1 '"25?

Tomo V.

L ü M0 »TAS/1.,

de Francisco José Castellanos.

PRECIO:

lección

y- ct„-

En toda la República: $0.30 oro nacional,

an el extranjero:

0.20 oro.

Subscripciones: \ Por jj meses 190 or <> nacional { vsólo en la

I

6

3.75

r^J^^S^"^

\ Capital).

so,icite " se * -o-**

AGENTES GENERALES:

Aamirilstraaor:

Raúl

Porrúa Hnos. Esquina Reloj y Donceles.

Isd. Burgos

México, D. F.

La correspondencia diríjase al

Apartado Postal 4627. México. D. F.

Circula los días 1? y 15 de cada mes.

n /

T9

Rollos para Piano Automático

Tenemos el mejor surtido de Fox-Trots, One-

jteps, Walses, &, &. en arreglos especiales imi

ando saxofón, mandolina,, Vox-Humana, &.

$2.00 cada una.

CASA ESPECIALISTA EN PIANOS AUTOMATICOS.

Cuando ocurra a las casas que anunciamos, sírvese

menciona nuestra publicación.

Obras completas de Francisco Villaespesa

Intimidades. Flores de Almendro Luchas. Confidencias .

.

,

e

*

La copa del Rey de Thule. La musa enferma

Las

horas que pasan. Veladas de amor

Las joyas de Margarita. Veladas

de amor

La tela de I'enélope. El milagro del vaso de agua

Cardenales

Doña María de Padilla. La cena de los

El milagro de las rosas. Resurrección.

Amigas viejas

Las granadas de rubíes. Las pupilas de Almozadid

Las garras de la pantera. El último Abderranian El alto de los bohemios. Rapsodias

En el desierto.

Una partida de ajedrez

Teatro lírico. 2 vols

La cisterna

Aben Humeya (Tragedia)

Revista Cervantes

Colección 1 al tt»«k«

Revistas

$ 2.00

2.00 2.00 2.co , . . . 2.00 2.00 2.00 2.00 | 2.00 |
2.00
2.00
2.co
,
.
.
.
2.00
2.00
2.00
2.00
|
2.00
|

2 co

2.00

1.25

2.50

1.25

2-50

$ 13.25

"La Esfera," "Nuevo Mundo," "Mundo Gráfico," "Blanco y

y Negro," "Thalia," etc.

Cuando ocurra a las casas que anunciamos, sírvase mencionar

nuestra publicación.

DOCTORES

MARTINEZ GARZA, HIJOS.

CIRUJANOS DENTISTAS

AV. PINO SUÁREZ 5. (ANTES la. FLAMENCOS NUM. 5)

Extracciones sin Dolor,

Dentaduras Finas

y Rellenos

en Oro, Aluminio,

Platino,

Porcelana, &.

Curaciones de la Boca,

Dientes de Pivot,

Coronas de Oro y Puentes

de la 'mejor

y más fina clase.

Disponemos para la ejecución de los trabajos con

los aparatos eléctricos y procedimientos más

modernos empleados en el «Arte Dental»

Recomendamos a usted se suscriba a

-REVISTA UNIVERSAL"

Magazine Hispano- Americano.

Un Año $ 3.00 Oro Nac.

EDUARDO BELTRÁN Y MENDOZA, REPRESENTANTE

Y AGENTE GENERAL.

V* Correo Mayor Núm. 4

México, D. F.

Cuando ocurra a las casas que anunciamos, sírvase

mencionar nuestra publicación

SISTEMAS MODERNOS

LA REVISTA DEL HOMBRE DE NEGOCIOS

SE PUBLICA CAi A MES.

Sus artículos escritos especialmente para el Comer-

cio Mexicano,

Sus

_

dinero,

enseñanzas de economía de trabajo, tiempo y

Las ideas nuevas que sugiere,

PAGAN CON CRECES

el desembolso de cinco pesos, valor anual de !a suscrip- ción.

UN NUMERO GRATiS

se manda a toda persona que lo pida

MAX OTTO, t ditor .

I

APARTADO II 84.

-

MEXICO.

-

INDEPENDENCIA, 6.

Un anuncio

en "CULTURA" es de magníficos resul

crecido tiraje y su vasta circulación e

lados dado su

toda ia República.

Hoy mismo pida precios al ADMINISTRADOR,

Apartado Postal 4527. México, D. F.

COLECCION RUBEN DARIO.

Obras escogidas de los

mejores escritores de América.

\ olumenes 89 de 170 páginas, a DOS PESOS cada uno.

Se han publicado:

I. El Glosario de la Vida Vulgar, por Luis G.

Urbina.

II. Antología, por Rubén Darío. Con una histo-

ria de sus libros, escrita por él mismo.

III. Ensayos Filosóficos, por el Dr. José Ingenie- ros.

Pedidos a la Agencia Hispania Apartado postal 1912.

México. D. F.

OS MEJORES

O E M A S

de

:

:

: JOSE ASUN-

ION SILVA. :

CON UN COMENTARIO

ACERCA DEL POE-

TA Y SU VIDA POR

MANUEL TOUSSAINT

MEXICO

CULTURA - TO-

MO - V. NUM. - 5

IS - OCT. i9»7

486398

ti. 1. 45

ITALIA-ESPAÑA

EX-LIBRIS

M. A. BUCHANAN

Octubre 15 de 1917

José Asunción Silva.

EL POETA Y SU VIDA

Murió a los treinta y un anos de su edad, despo-

jándose de la vida por su propia mano. Fué tan her- moso, que Alcibíades lo hubiera iniciado en los festi-

nes con sus amigos rientes, porque sólo él pudo com-

pararse con el más hermoso de los griegos. Dijerais

de él lo que mi vetusto Alfonso de Palencia escribió

de Alcibíades, traduciendo a Plutarco: «Aquello tan solamente osaré decir: que aqueste uno Alcibíades en sus tiempos tovo grand ventaia sobre todos los

Athenienses en dignidad de vulto y en fermosura de

la natura concedió a Alcibíades

todo el

principalmente aquesto, que le fué común con pocos, que no tan solamente en la puericia y en la adoles-

cencia, mas aun de grado en grado en todo el proce- so de la edad siempre fue ventaioso en muy grand

belleza, et gesto fermoso de hombre». Mas sobre to-

da corporal hermosura, Silva dejó tras de sí el re-

guero lumínico de su fama, ciñéndose a sus versos y

envolviendo a su vida toda con un prestigio crecien-

te en los años. Y sin que a ello obligase tan legítima

fama, pocos han sabido apreciar en justicia, consa-

grándole tiempo y labor merecidos, la significación;

de su arte, la distinción exquisita de su espíritu, el

mundo de inquietudes que encerró en su cabeza y

que, al cabo de la mayor exitación que pueda caber-

en humano pecho, dió fin a su sér.

Es José Asunción Silva de aquellos escogidos,,

de aquellos predestinados que supieron agotar en un

momento, si corto deslumbrantemente luminoso, toda

la energía destinada a luengos y monótonos aíios; imposible consagrar palabras para que realzen su

VI

Cultura

arte, sin mirar a

muerte. Todo es en él producto de una misma fuerza

su espíritu,

a su

vida,

a

su

vital. Todo

se relaciona y une de manera así, que

no hay términos a encomiar bastante lo homogéneo

de la obra, ni la sinceridad desgarrada con que ver-

tió inquietudes, tan fácilmente conocidas por suyas,

en cada sílaba de sus versos. Por tanto, más que

buscar a través de lecturas, con nimio escrúpulo, las

huellas que de otros poetas aparezcan en su poesía,

que negocio es éste de poca importancia a la pos-

tre, conviene estudiar al poeta mismo, arrancándo-

le el secreto, capaz y único, de comprenderlo todo.

Poco material hay para este edificio en que la ima-

ginación debe hacer lo menos y los datos persona- les del autor deben ministrar lo más. Con todo, aca-

so basta. Quedan cinco o seis escritos en prosa del

mismo Silva, que precisa estudiar debidamente: que- dan unas notas del señor Sanín Cano, en la edición francesa de Michaud: él conoció al poeta y los da- tos que guarda, no fuese sino eso, deberían obligar- lo a consagrarle trabajo más serió; quedan, en fin,

los poemas de Silva de los cuales, con toda cautela

y entendidos sin premeditación, puede obtenerse no poca enseñanza. Antes de nada, urge intentar sentir

afinidades con Silva, siquiera sea soltando el las-

tre de nuestro tiempo, que sólo así podréis asimi-

laros el carácter de quien conoció su destino, y su- po cumplirlo.

De su infancia ¿Tienen acaso infancia estos se-

res?sólo restan leves destellos. Nació con la pre-

cocidad intelectual de quienes tienen prisa por vivir

su vida, y el ambiente literario dióle desde sus años

primeros, anhelo de pensar. No debemos confundir

así nos lo ha enseñado Goethelos recuerdos legí-

timos de la infancia con la idea que después forma-

mos del comienzo de nuestra vida. Todas las remi- niscencias infantiles parecen en Silva producto de

ante su espíritu triste,

e imágenes sugeridas por literatura infantil* Pero

El Poeta y su Vida

Vil

si su niñez no dejó en él huella profunda, supo com4

prender la infancia en general, como venero de poe-l sía y extrajo de ella abundantes poemas. Ve al tra-|

vés del candor inocente que circunda la niñez y sur- gen en él versos lívidos, ligeramente entintados en

rosa:

¡Alma blanca, mejillas sonrosadas, cutis de niveo armiño,

cabellera de oro,

ojos vivos de plácidas miradas,

cuán bello hacéis al inocente niño!

Otras veces vuelve el espíritu, como tantos gran-

des poetas lo hicieron antes y después de él, hacia el mundo maravilloso de los cuentos de hadas, hacia la región ignota en que la poesía parece desleírse en el

ambiente mismo y radiar por doquiera. Será impre-

sión literaria, como quiere Sanín Cano, pero brota

frescura de sus poemas reminiscentes. Ora acude al

gran caudal-indoeuropeo, ora recuerda sujetos del folklore hispanoamericano; van todos en la cabalgata

exhúbera de sus versos magníficos:

La sombra que sube por los cortinajes,

para los hermosos oyentes pueriles,

se puebla y se llena con los personajes de los tenebrosos cuentos infantiles.

Flota en ella el pobre Rín Rín Renacuajo,

corre y huye el triste Ratoncito Pérez,

y la entenebrece la forma del trágico

Barba Azul, que mata a sus siete mujeres.

En unas distancias enormes e ignotas,

que por los rincones oscuros suscita,

andan por los prados el Gato con Botas,

y el lobo que marcha con Caperucita.

V, ágil caballero, cruzando la selva,

do vibra el ladrido fúnebre de un gozque, a escape tendido va el Príncipe Rubio

a ver a la Hermosa Durmiente del Bosque.

Si e mo re, al recorda r años infantil*

amablemente sobre los juegos de lo s niños, hay una

levelimargura poi^ los tiempos idos (infancia ), cuando

no una franca meditación llena de escepticismo, real-

zada por una comparación con los años dolientes de la

VIII

Cultura

vejez, como en los Maderos de San Juan. Así rememo- raba constantemente sus años de infancia quien nun-

ca había sido niño y quien, sin embargo, en otro sen-

tido, en el de una niñez trascendental, nacida de falta

de equilibrio con el medio, era un perpetuo niño, por

cuyo espíritu deslizábanse los años sin envejecerlo. Silva es uno de aquellos poetas que murieron niños;

Maeterlinck cincelara con fuego de espíritu las pá-

ginas del libro de su vida; Rodenbach parece haberlo

tomado por modelo cuando compara los cisnes que

surgen de improviso sobre las ondas de los canales

en las ciudades muertas, con almas de poetas malo-

grados, cuyo arte se depura y renacerán inevitable-

mente:

Et le soir sur les eanx doucement remite'es,

Ces cygnes imptévus, venant on ne sait d'ou,

Dans un chamin lacté ' d' as tres et de nuées

Mangen des fleurs de lune en allongeant le eon.

Or ces cygnes, ce sont des ames de ¿lagueres,

Qui ríont ve'cu qu'á peine et renaítront plus tard, Poetes s'apprenant aux silences de Part, Qui sVpurent encoré en ces blanes sanctuaires

Silva adolescente no se diferencia de Silva niño

sino en que se ha afirmado más en su mundo de in-

quietudes, y sabe conocerlas y discurrir mejor sobre

ellas. Vuélvese más refinadamente escéptico, acen-

túase su personalidad, ensánchase su inteligencia

y con ella sus anhelos adquieren desproporciónales

honduras. Como resultado fatal, el choque con el me-

dio, con la incomprensión ambiente y con la peque-

ñez circunstante. Uno de los rasgos distintivos de los

que viven en desacuerdo con su tiempo y su mundo

consiste en que vuelven la vista, en alas del estudio,

hacia las huellas que dejaron los tiempos remotos en

su fuga veloz sobre la tierra. Parece que buscan al-

mas pretéritas a quien confiar su secreto, por no en-

vilecerlo al contacto del vulgo. Las cosa s vidas ven con asombro pasar generaciones"; i n comprendidas y

mustias, reciben el homenaje de esos seres exóticos

El Poeta y su Vida

IX

en su propio país y les devuelven consuelo. Silva con!|

sagra varios poemas a este afán arqueológico y explijS

ca él mismo el secreto de su afición por los objetos'

que los siglos tocaron de inimitable pátina:

El pasado perfuma los ensueños

con esencias fantásticas y añejas,

y nos lleva a lugares halagüeños

en épocas distantes y mejores:

¡por eso a los poetas soñadores, les son dulces, gratísimas y caras,

las crónicas, historias y consejas,

las formas, los estilos, los colores

las sugestiones místicas y raras

y los perfumes de las cosas viejas!

En La Ventana, une Silva la descripción arqueoló- gica,-^ véluslo polvo que acumularan los años, con

una escena infantil, toda frescor y bullicio, para obte-

ner, por contraste, la misma meditabunda tristeza

ante lo fugaz de la vida, ansiosa de devorarse a sí mis-

ma, i Pero la ventana colonial permanecerá inmuta-

ble, como si no escuchase el vuelo de la vida, ni los

pasos de la muerte!

El medio en que desarrolló Silva no era sino de-

masiado propicio al desenvolvimienlo de su tragedia interior, d-eció sin motivo externo de desgracia y

cuando llegó al umbral de la vida, su fuerza mental,

ensanchada por impulso propio, le mostró brutalmen- te profundidades insospechadas al tiempo mismo que le negaba posibilidad de allanarlas. Su educación

científica, muy imperfecta, sólo sirvió de acicate a su

espíritu que deliraba por emprender libérrimo vuelo.

Este afán de Silva, característico' suyo, es el núcleo

vital de su existencia y de su arte; es una suerte de

dionisismo al que se refieren todas las actividades de su ser: punto que mancha la frente, a los ojos del vul-

go: motivo de orgullo hacia todos, en quien se siente

iniciado, él sólo, en la enervante voluptuosidad del

rito. Porque el sufrimiento, para estos iluminados,

adquiere solemnidad y pompa rituales.

Un distinguido espíritu, en este orden de ideas

antitético acaso de Silva, el exquisito poeta Guillermo

X

Cultura

yalen£ia, ha comprendido por modo sin igual, la tra-

gedia del autor del Nocturno. «Silva fué siempre un

desadaptado, escribe, y, como tal, reaccionario. Su

rebeldía recorrió todas las formas, y la sociedad, que

no logró comprenderle, llegó, si mucho, a tolerarle, pero jamás a amarle. Algo heredó, sin duda, de sus

antepasados, de su voluntad férrea, de su predilección

por la opulencia. Lo demás debe rastrearse fuera, en

el alma complicada del moderno europeo, en el des-

contento universal, en las orientaciones novísimas,

en el proceso intelectual del mundo. Su constante ac-

' titud paradójica era una apuesta perpetua contra la rutina». El mismo Valencia ha escrito un magnífico

poema en margen de los versos de Silva, y allí se re-

fiere al afán de que antes he hablado, al dionisismo in-

telectual del poeta:

Querer remos de águila y garras de leones, con qué domar los vientos y herir los seguir los ideales en pos de don Quijote

que en el Azul divaga de su rocín al trote. ,

tener la frente en llamas y los pies entre lodo; querer sentirlo, verlo y adivinarlo todo:

eso fuiste, ¡oh poeta! Los labios de tu herida

blasfeman de los hombres, blasfeman de la vida,

modulan el gemido de las desesperanzas,

¡oh místico sediento que en el raudal te lanzas!

Pero nadie ha explicado mejor que el mismo Silva,

esta parte de su biografía espiritual. En un notable

artículo del poeta, intitulado Dos Libros hallaréis la

clave de muchos misterios. Es una especie de crítica literaria de dos obras que el azar puso simultánea-

mente en sus manos, porque el azar siempre sabe lo

que hace. Una es Degeneración de Max Nordau, y la

otra el Diario de la delicadísima artista rusa María

Bashkirtseff. «Hay frases en el Diario de la rusa, es-

cribe Silva, que traducen tan sinceramente mis emo-

ciones, mis ambiciones y mis sueños, mi vida entera,

que no habría podido encontrar yo mismo fórmulas más netas para anotar mis impresiones». Y, casi al

final del artículo, copia del Diario: «Me parece que

El Poeta y su Vida

XI

nadie adora todo como yo; lo, adoro teéo: las artes, la

música, los libros, la sociedad, los vestidos, el lujo, el

ruido, el silencio, la tristeza, la melancolía, la risa, el amor, el frío, el calor, todas las estaciones, todos los

estados atmosféricos; las sabanas heladas de Rusia

y los montes de los rededores de Nápoles, la nieve en

invierno, las lluvias de otoño, la alegría y las locuras

de la primavera, los tranquilos días de verano y sus

noches consteladas: todoeso loadmiro y lo adoro. Todo

toma a mis ojos interesantes y sublimes aspectos;

querría verlo, tenerlo, abrazarlo todo, y confundida con todo, morir, no importa cuándo, dentro ele dos o

dentro de treinta años, morir en un éxtasis para sen-

tir el último misterio y el principio de una vida nue-

va. ¡ Para ser feliz lo upo.^itn todo; el resto no me

basta!» El poeta exclama a continuación: «i Feliz tú,

que encerraste en los límites de un cuadro la obra de

arte soñada, y diste en un libro la esencia de tu alma,

sise te compara con el fanático tuyo, que a los veintiséis

años, al escribir estas lincas, siente dentro desíbulliry her-

vir millares ele contradictorios impulsos encaminados a un solo fin, el mismo tuyo, poseerlo «todo»; feliz tú, admira-

ble Nuestra Señora del Perpetuo Deseo!»

La literatura fué el bebedizo que en gran manera

contribuyó a hechizar a Silva desde sus años prime- ros. «Creció, dice Sanín Cano, en un medio donde las preocupaciones literarias eran anteriores y superio-

res a todos los aspectos del conflicto vital. Su padre

escribía artículos de costumbres muy alabados en el

cenáculo de que formaba parte. Los amigos de su

padre eran poetas, eruditos, periodistas, oradores o

artistas literarios de una actitud pasiva pero litera-

tos, casi todos ellos. El libro fué para Silva desde los

primeros años el símbolo de la vida y el compendio

de todas las humanas significaciones». La precoci-

dad del poeta voló por encima de los agostados mol-

des literarios que imperaban en España y en Améri-

ca, para saciar su espíritu, todo curiosidades, en las

XII

Cultura

letras de otros países europeos. Silva goza, por más

de un derecho, la primacía entre los poetas que des-

pués fueron llamados modernistas en América.

Veamos ahora sus ideas respecto a la poesía. El

primero de sus breves artículos se intitula ¡Poeta yol

y parece referirse a un artista imaginario: pero son

sus ideas tan acordes con lo que nos enseña la poesía

del mismo Silva, que no cabe dudar ni de su sinceri-

dad, ni de su valor. Ved: «Llamarme a con el mis- mo nombre con que los hombres han llamado a Esqui-

lo, a Homero, al Dante, a Shakespeare, a Shelley

¡Que profanación y qué error!

.

.

Lo que me hizo

escribir mis versos fué que la lectura de los grandes

poetas me produjo emociones tan profundas, como lo

son todas las mías; que esas emociones subsistieron

por largo tiempo en mi espíritu, se impregnaron de

mi sers'bilidad y se convirtieron en estrofas. Uno

no hace versos: se hacen dentro de uno y

El que menos ilusiones puede forjarse, respecto del

valor artístico de mi obra, soy yo mismo». Y de acuer- do con esta última idea, dentro del carácter fatalista

que he delineado, escasa es la producción poética de

Silva que vio la luz pública en vida del autor; cuando así fué, era sin su venia. Escribía para sus amigos

poemas que recitaba con voz armoniosa y que, sin haber sido publicados, eran famosamente conocidos:

las copias se reproducían y circulaban de mano en

mano; alguno pasaba a hurtadillas los límites de la

publicidad, sobre todo, cuando el nombre de Silva se

había hecho escuchar fuera de Colombia. Al fin el poeta se resolvió imprimir una edición completa de

sus escritos; la fatalidad quiso también intervenir obligando al artista a perpetuo silencio: en el naufra-

gio del Amérique ocurrido en 1895 frente a las costas

de Colombia, perecieron los originales de sus obras.

El contacto de la literatura europea contribuyó a

retinar su distinción. Dióle el gusto por la antigüe-

dad y ennobleció grandemente su concepto del arte.

Es el poeta a quien puede amarse sin reticencias, ha

dicho alguien; el que nunca manchó su estro con ar- tificiosas resonancias. Todos sus poemas caben, per-

El Poeta y su Viida

xiii

fectamente explicados como intentos de una expresión

que no satisfizo al autor, de espíritu delicadamente

sensitivo, en la siguiente frase suya: «Soñaba antes,

y sueño todavía a veces, en adueñarme de la forma,

en forjar estrofas que sugieran mil cosas oscuras que

siento bullir dentro de mí mismo, y que quizás val-

drían la pena de decirlas; pero no puedo consagrarme

a eso

» ¿Qué más son sus poemas mejores, sus noc-

turnos, su Día de Difuntos, su don Juan de Covadonga,

etc.? Ajustase asimismo en esa idea su anhelo, no por

innovación desmedida en la forma, como han creído

muchos, antes por adaptar a sus asuntos la forma úni-

ca para ellos y que en sus manos adquiere plasticidad y música incomparables. El rigorismo con que Silva miraba el arte, exigía para él la pureza del pensamiento:

El verso es vaso santo; paned en él tan sólo

un pensamiento puro,

en cuyo fondo bullan hirvientcs las imágenes

como burbujas de oro de un viejo vino oscuro.

En el arte como en la vida, el poeta

había de en-

frentarse con el vulgo. En su tiempo, escasos eran

*os iniciados en el arte moderno y más escasos los que

trataban de comprender y de nivelarse con los artis-

tas nuevos. Silva hace burla de los críticos limitados en su magnífica composición, Un poema, cuy a forma imi-

después, admirablemente, Guillermo Valencia. Pe-

ro Silva miraba con profundo desdén la mezquindad

del criterio ambiente: apenas hallaréis una leve iro- nía en el final del poema citado:

Complacido en mis versos, con orgullo de artista,

les di olor de heliotropos y color de

Le mostré mi poema a un crítico

Lo leyó cuatro veces, y me

¡No entiendo!

Poeta de espíritu tan distinguido, Silva tenía que

ser refinadamente sensual. Ejjvmor aparece algunas

ocasiones, sobre todo en la primera parte de su obra,

como algo muy noble en la vida humana. Llega ¡quién

había de creerlo! a oponer este amor reposado y apa-

XIV

Cultura

cible, esta paz de matrimonio feliz, como causa bas-

tante para abandonar el pesimismo:

¿Pero por qué dudar, si aún ofrecen en el remoto porvenir oscuro,

calmas hondas y vividos cariños

la ternura profunda, el beso puro

y manos de mujer que amantes mecen

las cunas sonrosadas de los niños?

En sus demás poemas dfí n,mnr 1 la, p-aracjauasfica.

i^^amjent oT U'nas~veces evoca cuadros de lujo des-

bordante (Serenata), otras, circunda su verso, apa-

sionado como un fulgor, en torno a lo virginal, y otras,

en fin, surge la tragedia perenne de su existencia que lo presenta como un Baudelaire menos brutal y me- nos macabro, tamizado quizás por los finos cendales

del simbolismo. Sólo después, cuando la desesperan-

te ha reventado todos los odres deiEolo maléfico, sur-

ge el anhelo fugaz de apacentar en la carne los sufri-

Jínentos del espíritu. Entonces, sólo entonces, ex-

clama:

¡No, soñadores de infinito!

De la carne el supremo grito

hondas vibraciones encierra* dejadla gozar de la vida

antes de caer, corrompida,

en las negruras de la tierra.

Pero no adelantemos el