Está en la página 1de 12

MECANICA DE MATERIALES

Flexión
Docente: Ing. Irineo Ramirez Mosqueda
Alumno: Israel Marin Sandoval
MECÁNICA DE MATERIALES

4.1 FUERZAS INTERNAS

El diseño de cualquier miembro requiere que el material que se use sea capaz de soportar las cargas internas
que actúan sobre él.
Las cargas internas o solicitaciones se pueden determinar mediante el método de las secciones.

4.2 DIAGRAMA DE FUERZA CORTANTE Y MOMENTO


FLECTOR

Los elementos delgados que soportan cargas aplicadas en forma perpendicular a su eje longitudinal se
denominan vigas. En general, las vigas son barras largas, lineales, con un área constante en su sección
transversal. A menudo se clasifican de acuerdo con la forma en que están apoyadas.

Debido a las cargas aplicadas, las vigas desarrollan una fuerza cortante interna y un momento flexionante que,
en general, varían de un punto a otro a lo largo del eje de la viga. Por lo tanto, para diseñar correctamente una
viga es necesario determinar la fuerza cortante y el momento máximos en la viga. Una forma de hacerlo es
expresar V y M en función de su posición arbitraria x sobre el eje de la viga. Después, estas funciones de
fuerza cortante y de momento pueden representarse mediante gráficas llamadas diagramas de fuerza
cortante y de momento.

Los valores máximos de V y M pueden obtenerse a partir de estas gráficas. Además, como los diagramas de
fuerza cortante y de momento proporcionan información detallada sobre la variación de la fuerza cortante y
del momento en el eje de la viga, son utilizados con frecuencia por los ingenieros para decidir dónde colocar
los materiales de refuerzo dentro de la viga o para determinar la proporción del tamaño de la viga en varios
puntos de toda su longitud.
NOMBRE DE EMPRESA

Para formular V y M en términos de x es necesario elegir el


origen y el sentido positivo de x. Aunque la elección es
arbitraria, a menudo el origen se encuentra en el extremo
izquierdo de la viga y la dirección positiva es hacia la
derecha.
En general, las funciones de x para la fuerza cortante interna
y el momento serán discontinuas, o sus pendientes serán
discontinuas, en los puntos donde una carga distribuida
cambia o bien donde se aplican fuerzas concentradas o
momentos de par. Debido a esto, las funciones de fuerza
cortante y de momento deben determinarse para cada
región de la viga entre cualesquiera dos discontinuidades de
la carga. Por ejemplo, las coordenadas x1, x2 y x3 tendrán que usarse para describir la variación de V y M en

toda la longitud de la viga mostrada en la figura 6-2. Estas coordenadas sólo serán válidas dentro de las
regiones desde A hasta B para x1, desde B hasta C para x2, y desde C hasta D para x3.

4.3 RELACION ENTRE CARGA, FUERZA CORTANTE Y


MOMENTO FLECTOR.

En la primera escena se muestra una viga; subsiguientemente se aplican fuerzas a ella (Figura 4.1) y, debido a
estas cargas, la viga sufre una deformación. Para explicarle al usuario los que ocurre internamente en la viga
es necesario realizar un corte en una sección C (Figura 4.2).


Antes de pasar al corte se le indica al usuario que es necesario realizar el diagrama de cuerpo libre y encontrar
las reacciones.
31
Hecho esto, la viga se divide en dos partes para estudiar lo que ocurre en el corte (Figura 4.3). Se realiza un
cambio de perspectiva para favorecer la visión de las acciones internas (Figura 4.4 a) que equilibran al cuerpo
con las fuerzas externas aplicadas y, entonces, visualmente acciones las fuerzas V y M. Posteriormente se
dibujan los esfuerzos que causa la flexión en la viga (Figura 4.4 b)

También se le proporciona información al usuario de la utilidad y necesidad de saber dónde se ubican los
momentos flexionantes y cortantes máximos.

4.4 ESFUERZO EN VIGAS

Cuando se aplica una carga transversal, que genera fuerzas internas axiales, se produce un esfuerzo normal
en el elemento debido a flexión. También se produce un correspondiente esfuerzo cortante, debido a la fuerza
cortante.

Toda región de una estructura esta en equilibrio estático, es decir, que la resultante de las fuerzas que actúan
sobre ́ esta y de los momentos respecto de cualquier punto han de ser nulos. Para que este principio
fundamental se cumpla es necesario que sobre cada sección de cada viga actúen fuerzas y momentos
internos que se denominan esfuerzos. Centrándonos en problemas planos, las fuerzas internas pueden tener
cualquier dirección del plano y el momento interno ha de ser perpendicular al plano de la estructura. Si la
fuerza interna sobre una sección se descompone en las componentes normal y tangencial al plano de la
sección podemos definir:

El esfuerzo axial o normal: es la componente de la fuerza interna perpendicular al plano de la sección y se


indica con la letra N.

El esfuerzo cortante: es la componente de la fuerza interna contenida en el plano de la sección y se indica con
la letra T .

El momento flector: es el nombre que recibe el momento interno de los problemas planos y se indica con la
letra M. En problemas en tres dimensiones, el momento interno se puede descomponer en otros momentos.

Para encontrar el valor de los esfuerzos sobre una sección cualquiera de una estructura, se aísla una regio ́ n
de la misma en cuyo contorno se encuentre la sección en cuestión y se emplean las ecuaciones de equilibrio
de fuerzas y momentos para hallar el valor de los esfuerzos.

Expresión general de las leyes de cortantes y momentos en un tramo de viga. Consideremos


finalmente el caso general de una viga recta sometida a Np cargas puntuales, Nm momentos concentrados y
Nq cargas distribuidas constantes y perpendiculares a la generatriz. En este caso las leyes de cortantes y
momentos en cualquier punto de la viga se pueden expresar como:

si aceptamos que ⟨0⟩0 = 0.

Todas las vigas sometidas a flexión pura deben resistir tanto esfuerzos de tensión como de compresión. Sin
embargo, el concreto es muy susceptible al agrietamiento cuando se encuentra en tensión, y por lo tanto no
resulta adecuado por sí mismo para resistir un momento flexionante.* Para evitar este inconveniente, los
ingenieros colocan varillas de acero de refuerzo dentro de una viga de concreto en una ubicación donde el
concreto se encuentre en tensión,

4.5 ESFUERZO CORTANTE TRANSVERSAL


El esfuerzo cortante transversal en vigas se determina de manera indirecta mediante la formula de flexión y la
relación entre el momento y la fuerza cortante. (V=dM/dx) el resultado es el esfuerzo cortante. En particular el
valor de Q es el momento del área A` respecto del eje neutro Q=yÀ esta área es la parte de la sección
trasversal que se mantiene en la viga, por encima o por debajo del grosor t donde debe determinarse T.

Si la viga tiene una sección transversal rectangular, entonces la distribución de esfuerzo cortante es
parabólica, con un valor máximo en el eje neutro. El esfuerzo cortante máximo puede determinarse mediante
T=1.5(V/A).

Los elementos de sujeción tales como clavos, tornillos, pegamento y soldaduras, se usan para conectar las
paredes de una sección compuesta: la fuerza cortante resistida por estos sujetadores se determina a partir del
flujo cortante , q o fuerza por unidad de longitud, que debe ser soportado por la viga. El flujo cortante es:

Si la viga es fabricada con segmentos de pared delgada, entonces se puede determinar la distribución del
flujo cortante a lo largo de cada segmento. Esta distribución varia linealmente a lo largo de los segmentos
horizontales y en forma parabólica a lo largo de los segmentos inclinados o verticales.
4.6 CONCENTRACIÓN DE ESFUERZOS

La fórmula de la flexión no puede usarse para determinar la distribución de esfuerzos en las regiones de un
elemento donde el área de la sección transversal cambia de manera súbita, ya que las distribuciones del
esfuerzo normal y de la deformación en la sección se vuelven no lineales. Los resultados sólo se pueden
obtener mediante la experimentación o, en algunos casos, con la teoría de la elasticidad.
Entre las discontinuidades más comunes se incluyen los elementos que tienen muescas en sus superficies,
figura 6-42a, orificios para el paso de sujetadores u otros dispositivos, figura 6-42b, o cambios abruptos en
las dimensiones externas de la sección transversal del elemento, figura 6-42c. El esfuerzo normal máximo en
cada una de estas discontinuidades se produce en la sección tomada a través del área transversal más
pequeña.

Para el diseño, sólo suele ser importante conocer el esfuerzo normal máximo
desarrollado en estas secciones, no la distribución del esfuerzo real. Al igual que
en los casos anteriores de las barras cargadas axialmente y los ejes cargados en
torsión, es posible obtener el esfuerzo normal máximo debido a la flexión
empleando un factor de concentración del esfuerzo K. Por ejemplo, en la figura
6-43 se dan los valores de K para una barra plana que tiene un cambio en su
sección transversal usando filetes. Para utilizar este gráfico basta con encontrar la
relaciones geométricas wh y rh, y luego determinar el valor correspondiente de K
para una geometría particular. Una vez que se obtiene K, el esfuerzo flexionante
máximo mostrado en la figura 6-45 se determina a partir de

4.7 DISEÑO DE VIGAS POR RESISTENCIA

Los elementos estructurales suelen clasificarse de acuerdo con los tipos de cargas que soportan. Por
ejemplo, una barra cargada axialmente soporta fuerzas con sus vectores dirigidos a lo largo del eje de la barra
y una barra en torsión soporta pares de torsión (o pares) que tienen sus vectores momento dirigidos a lo largo
del eje. En este capítulo, iniciamos nuestro estudio de las vigas (figura 4.1), que son elementos estructurales
sometidos a cargas laterales, es decir, fuerzas o momentos que tienen sus vectores perpendiculares al eje de
la barra.
Las vigas que se muestran en la figura 4.1 se clasifican como
estructuras planares debido a que yacen en un solo plano. Si todas
las cargas actúan en ese mismo plano y si todas las deflexiones
(indicadas por las líneas discontinuas) también ocurren en ese plano,
entonces nos referimos a éste como el plano de flexión.

Tipos de cargas

En la figura 4.2 se ilustran varios tipos de cargas que actúan sobre


vigas. Cuando una carga se aplica sobre un área muy pequeña se
puede idealizar como una carga concentrada, que es una fuerza individual. En la figura los ejemplos son las
cargas P1, P2, P3 y P4. Cuando una carga se reparte a lo largo del eje de la viga, se representa como una

carga distribuida, como la carga q en la parte (a) de la figura. Las cargas distribuidas se miden por su
intensidad, que se expresa en unidades de fuerza por unidad de distancia (por ejemplo, newtons por metro o
libras por pie). Una carga distribuida uniformemente o carga uniforme, tiene una intensidad constante q
por unidad de distancia (figura 4.2a). Una carga variable tiene una intensidad que cambia con la distancia a lo
largo del eje de la viga; por ejemplo, la carga linealmente variable de la figura 4-2b tiene una intensidad que
varía linealmente de q1 a q2. Otro tipo de carga es un par, ilustrado por el par de momento M1 que actúa

sobre la viga con saliente (figura 4.2c).


Como se mencionó en la sección 4.1, en este estudio suponemos que las cargas actúan en el plano de la
figura, lo que significa que todas las fuer- zas deben tener sus vectores en dicho plano, y todos los pares
deben tener sus vectores momento perpendiculares al plano de la figura. Además, la viga misma debe ser
simétrica con respecto a ese plano, lo que significa que cada sección transversal de la viga debe tener un eje
de simetría vertical. En estas condiciones, la viga se flexionará sólo en el plano de flexión (el plano de la figura).
4.8 DEFLEXIÒN EN VIGAS

Cuando un viga con un eje longitudinal recto se carga con fuerzas laterales, el eje se deforma y adopta una
forma curva, denominada curva de deflexión de la viga. En el capítulo 5, utilizamos la curvatura de la viga
flexionada para determinar las deformaciones unitarias normales y los esfuerzos normales en la viga. Sin
embargo, no desarrollamos un método para encontrar la propia curva de deflexión. En este capítulo
determinaremos la ecuación de la curva de deflexión y también encontraremos las deflexiones en puntos
específicos a lo largo del eje de la viga.
El cálculo de deflexiones es una parte importante del análisis y diseño estructural. Por ejemplo, determinar
deflexiones es un ingrediente esencial en el análisis de estructuras estáticamente indeterminadas. Las
deflexiones también son importantes en el análisis dinámico, como cuando se investigan las vibraciones de
aeronaves o la respuesta de los edificios a los sismos.
En ocasiones las deflexiones se calculan con el fin de verificar que estén dentro de los límites tolerables. Por
ejemplo, las especificaciones para el diseño de edificios suelen fijar límites superiores para las deflexiones. Las
deflexiones grandes son inusuales (e incluso ponen nerviosos a sus ocupan- tes) y pueden causar grietas en
techos y paredes. En el diseño de máquinas y aeronaves las especificaciones pueden limitar las deflexiones a
fin de evitar las vibraciones indeseables.

La deflexión v es el desplazamiento en la dirección y de


cualquier pun- to sobre el eje de la viga (figura 9.1b). Dado
que el eje y es positivo hacia arriba, las deflexiones también
son positivas hacia arriba.*

La pendiente de la curva de deflexión es la primera


derivada dv/dx de la expresión para la deflexión v. En términos
geométricos, la pendiente es el incremento dv en la deflexión
(conforme vamos del punto m1 al punto m2 en la figura 9.2)
dividido entre el incremento dx en la distancia a lo largo del eje
x. Como dv y dx son infinitesimalmente pequeños, la
pendiente dv/dx es igual a la tangente del ángulo de rotación.
Por tanto,
4.9 MÉTODO DE LA DOBLE INTEGRACIÓN
Sin importar el número de expresiones para el momento flexionante, el
siguiente es el procedimiento general para resolver las ecuaciones
diferenciales. Para cada región de la viga, sustituimos la expresión para
M en la ecuación diferencial e integramos para obtener la pendiente v.
Cada integración produce una constante de integración. Luego,
integramos cada ecuación de pendiente para obtener la deflexión
correspondiente v. Una vez más, cada integración produce una
constante nueva. Por tanto, hay dos constantes de integración por
cada región de la viga. Dichas constantes se evalúan a partir de
condiciones conocidas relativas a las pendientes y de- flexiones. Las
condiciones son de tres tipos: (1) condiciones de frontera, (2)
condiciones de continuidad y (3) condiciones de simetría.
Las condiciones de frontera se relacionan con las deflexiones y pendientes en los apoyos de una viga. Por
ejemplo, en un apoyo fijo simple (una articulación o un rodillo) la deflexión es cero (figura 9.5) y en un apoyo la
deflexión y la pendiente son cero (figura 9.6). Cada una de estas condiciones de frontera da una ecuación que
se puede emplear para evaluar las constantes de integración.

Las condiciones de continuidad se presentan en puntos donde las regiones de integración confluyen,
como en el punto C en la viga de la figura 9.7. La curva de deflexión de esta viga es físicamente continua en el
punto C y, por tanto, la deflexión en el punto C determinada para la parte izquierda de la viga debe ser igual a
la deflexión en el punto C determinada para la parte derecha. De manera similar, las pendientes encontradas
para cada parte de la viga deben ser iguales en el punto C. Cada una de estas condiciones de continuidad da
una ecuación para evaluar las constantes de integración.)
Las condiciones de simetría también pueden estar presentes, si una viga simple soporta una carga
uniforme en toda su longitud, sabemos de antemano que la pendiente de la curva de deflexión en el punto
medio debe ser cero.
Cada condición de frontera, de continuidad y de simetría conduce a una ecuación que contiene una o más
constantes de integración. Como el número de condiciones independientes siempre es igual al número de
constantes de integración, de las ecuaciones podemos despejar las constan- tes. (Las condiciones de
frontera y de continuidad solas siempre son suficientes para determinar las constantes. Cualesquiera
condiciones de simetría proporcionan ecuaciones adicionales, pero no son independientes de las otras
ecuaciones. La elección de qué condiciones emplear es un aspecto de conveniencia.)
Una vez evaluadas las constantes, éstas se pueden sustituir de regreso en las expresiones para las
pendientes y deflexiones, produciendo de esta manera las ecuaciones finales de la curva de deflexión. Luego
estas ecuaciones se pueden utilizar para obtener las deflexiones y los ángulos de rotación en puntos
particulares a lo largo del eje de la viga.

El método anterior para encontrar deflexiones algunas veces se denomina método de integraciones
sucesivas. Los siguientes ejemplos ilustran el método con detalle.
Nota: al dibujar las curvas de deflexión, como las que se muestran en los ejemplos siguientes y en las figuras
9.5, 9.6 y 9.7, por claridad exageramos en gran medida las deflexiones. Sin embargo, siempre se debe tener
en cuenta que las deflexiones reales son cantidades muy pequeñas.

4.10 MÉTODO DE SUPERPOSICIÓN

El método de superposición es una técnica práctica de uso común para obtener deflexiones y ángulos de
rotación de vigas. El concepto subyacente es muy simple y se puede enunciar así:
En condiciones adecuadas, la deflexión de una viga producida por varias cargas diferentes que actúan de
manera simultánea se puede determinar superponiendo las deflexiones producidas por las mismas cargas al
actuar por separado.
Por ejemplo, si v1 representa la deflexión en un punto particular en el eje de una viga debida a una carga q1 y
si v2 representa la deflexión en el mismo punto debida a una carga diferente q2, entonces la deflexión en ese
punto debida a las cargas q1 y q2 en acción simultánea es v1 v2. (Las cargas q1 y q2 son independientes y
cada una puede actuar en cualquier parte a lo largo del eje de la viga.)
La razón para superponer deflexiones se basa en la naturaleza de las ecuaciones diferenciales de la curva de
deflexión. Éstas son ecuaciones diferenciales lineales, debido a que todos los términos que contienen la
deflexión v y sus derivadas están elevados a la primera potencia. Por tanto, las soluciones de estas
ecuaciones para varias condiciones de carga se pueden sumar de manera algebraica, o superponer. (Las
condicione para que la superposición sea válida se describen más adelante en la subsección “Principio de
superposición”.)
Como ejemplo del método de superposición, considere la viga
simple ACB que se muestra en la figura 9.16a. Esta viga soporta dos
cargas: (1) una carga uniforme con intensidad q que actúa sobre todo
el claro y (2) una carga concentrada P que actúa a la mitad del claro.
Suponga que queremos encontrar la deflexión C en el punto medio y
los ángulos de rotación A y B en los extremos (figura 9.16b). Al utilizar
el método de superposición obtenemos los efectos de cada carga al
actuar de manera independiente y luego combinamos los resultados.

Para la carga uniforme que actúa sola, la deflexión en el centro del


claro y los ángulos de rotación se obtienen con las fórmulas del
ejemplo 9.1

en donde EI es la rigidez a la flexión de la viga y L es su longitud. Para la carga P que actúa sola.

La deflexión y los ángulos de rotación debidos a las cargas combinadas (figura 9.16a) se obtienen sumando
sus valores individuales: