Está en la página 1de 2

Análisis Reforma Energética

La reforma energética fue una de las llamadas reformas estructurales


implementadas en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Con esta reforma no sólo se reformó la Constitución Política de los


Estados Unidos Mexicanos, sino que también se crean y reforman
diversas leyes, una de ella fue la Ley Orgánica de la Administración
Pública Federal, ley donde se crean los órganos reguladores
coordinados en materia energética, órganos que por la importancia de
dicha reforma no se incluyen dentro de la secretaría de Energía y se
convierten en dependencias de igual nivel jerárquico a las Secretarías
de Estado, la Oficina de la Presidencia de la República y la Consejería
Jurídica del Ejecutivo Federal quiénes integran la Administración Pública
centralizada.

Los órganos mencionados están integrados por la Comisión Nacional de


Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía órganos que
tienen funciones específicas de la materia, como sus nombres lo
advierten a la primera le corresponde regular lo correspondiente a los
Hidrocarburos como lo son el petróleo, el gas natural así como regular la
exploración, extracción tráfico y licitaciones de dichos compuestos, por
otra parte, a la segunda le corresponde lo anterior dicho pero para
empresas que se dedican a la producción de energía.

Un punto relevante de dicha reforma son los cambios que sufrieron


PEMEX y la CFE, que son empresas productivas del Estado que
anteriormente eran las únicas que podían realizar las tareas de
extracción, producción, transporte y comercio de petróleo y energía
eléctrica, respectivamente, para que con la reforma sean empresas
privadas las que también pueden desarrollar estas tareas.
La forma de gobierno cambia, ahora con implementación de la reforma
CFE y PEMEX no serán los únicos que desarrollen estas tareas, si bien
tienen preferencia en las licitaciones concursarán con otras empresas.
También, ahora PEMEX con lo que generen sus activos, reservará una
parte para cubrir sus activos, dando un porcentaje al gobierno para
formar parte de la ley federal de ingresos.
Varios académicos critican la reforma, dentro de los puntos en común
destaca el problema de la intervención de poderes fácticos
internacionales que decidirán sobre las politicas, precios y decisiones a
seguir por el gobierno federal.