Está en la página 1de 2

La catálisis por nanopartículas de metales de transición ha sido atractiva y ha recibido más

atención en las últimas décadas [5-11]. Las propiedades catalíticas efectivas de las
nanopartículas de metales de transición se basan principalmente en su relación inherente de
alta área de superficie a volumen [5,11-14]. El área de alta superficie puede proporcionar una
mejor dispersión de los sitios activos y una fácil difusión de los reactivos y, por lo tanto, los hace
adecuados para la actividad catalítica [1,13,14]. La catálisis por nanopartículas de metales nobles
y de base ha atraído el interés de los químicos y ha engendrado una amplia gama de estudios
[5-11,15]. Entonces, el cobre es de considerable importancia como una alternativa a estos
metales. El cobre es ecológico, de fácil acceso y relativamente económico. A pesar de sus méritos
y potencial significativos, la catálisis por nanopartículas de cobre es relativamente menos
explorada en comparación con otros metales base, como el zinc y el níquel.

El método de fisisorción, BET es un método confiable para determinación del área superficial
[16]. La teoría BET puede derivarse de manera similar a la teoría de Langmuir, pero considerando
la adsorción de moléculas de gas de múltiples capas, donde no se requiere que una capa se
complete antes de que comience la formación de la capa superior [17]. Sin embargo, el método
BET no permite la discriminación entre una especie activa catalítica y el material de soporte.

Se eligió 2-MBI como el ligando de la sonda debido a su mayor afinidad de unión por varias
superficies metálicas [27-29], excelente solubilidad (<0.1 g / 100 mL a 23.5 ◦C) y estabilidad en
agua, y relativamente fuerte UV-vis. absorbancia a 299,7 nm. Con la constante de unión de
Langmuir de 4.44 ± (1.29) 106 M-1 para nanopartículas de oro, se puede demostrar que se puede
lograr un empaque de 95% de monocapa de 2-MBI cuando el exceso de 2-MBI es tan bajo como
5? M en solución [28]. 2-MBI es un conocido inhibidor efectivo de la corrosión del cobre [30-34],

Teoría funcional de la densidad, los estudios DFT de la adsorción de 2-MBI sobre la superficie de
Cu (111) se ha informado [27,29]. Sin embargo, la mejor manera de nuestro conocimiento es no
haber investigado la cuantificación de su densidad de empaquetamiento en nanopartículas de
cobre.

La isoterma de adsorción se usó para determinar el área superficial de las nanopartículas. Esta
isoterma es una relación entre el

número de moles de 2-MBI adsorbido por gramo de nanopartícula y la concentración de


equilibrio de 2-MBI. La isoterma Langmuir (teniendo en cuenta la heterogeneidad del sorbente)
se trazó

entre la concentración de equilibrio de 2-MBI dividida por los moles adsorbidos de 2-MBI por
gramo de partícula versus la concentración de equilibrio de 2-MBI. Se utilizó un gráfico
Langmuir-isoterma para determinar el área superficial efectiva por gramo de las nanopartículas
[42]. Por lo tanto, el recíproco de la pendiente del gráfico de Langmuir se multiplicó por el
número de Avogadro y la sección transversal del ligando de la sonda, molécula de 2-
mercaptobenzimidazol

4. Área de superficie y determinación del tamaño de partícula

Se utilizó un gráfico Langmuir-isoterma para determinar el área superficial efectiva por gramo
de las nanopartículas [42]. Por lo tanto, el recíproco de la pendiente del gráfico de Langmuir se
multiplicó por el número de Avogadro y la sección transversal del