Está en la página 1de 4

Marañón (2013) ejemplifica esta imposibilidad

Igualdad, Educación y Pobreza


con un huerto de pimientos, en el cual se
Ernesto Navarrete (2015) estropean un porcentaje de frutos, y otros
quedan para su venta yconsumo. Nadie ha
establecido por que unos crecen a la sombra de
Plantear como objetivo, una educación en la
unas buenashojas, y otros en cambio han
que se busca la aceptación del otro como igual
crecido al sol radiante todo el tiempo para bien
es inaceptable; el hecho de que los grupos
o paramal. Por qué a unos atacan los parásitos,
mayoritarios acepten como iguales a los grupos
y a otros no.
minorizados; específicamente los grupos
sociales que han resultado de los fenómenos Ahora bien, es verdad que los fenómenos

migratorios resulta no ser factible pues éstos migratorios como acompañantes inherentes al
son los creadores de una diversidad cultural proceso globalizatorio, han creado en la
que conlleva inherentemente a una actualidad otro tipo de desigualdades que

desigualdad previamente aceptada. antes eran quizá impensables, Carbonell afirma


que la diversidad cultural implica desigualdad,
Existen dimensiones humanas en las que es
implica colectivos minorizados y por lo tanto
posible la igualdad, y algunas otras en las que
también exclusiones, pero pretender aminorar
definitivamente no lo es; el ser humano es igual
estas exclusiones por medio de modelos
en cuanto a dignidad, derechos cívicos,
educativos que sensibilicen en términos de
políticos y sociales. Sin embargo, la única
igualdad es más que utópico (término que se
igualdad que considero posible es la de
defiende en el texto), absurdo.
circunstancias específicas contextuales, pues
incluso el concepto “igualdad de La construcción de sociedades implica la
oportunidades” resulta semánticamente aceptación de ciertas normas explícitas e

cuestionable. implícitas entre las cuales hay desigualdades;


pareciera que la necesidad de excluír no puede
La igualdad no es posible, simplemente porque
quitarse por medio de la sensibilización, pero
los seres humanos no son iguales. Es un
lo que sí puede lograrse es el reconocimiento
axioma; no todos tienen la misma suerte,
del otro como humano, la búsqueda de la
cuna,país, sexo, o inteligencia, a lo que
diplomacia, el fomento de valores humanos y la
podríamos añadir un cúmulo de
promoción de la convivencia entre desiguales,
circunstanciasque hacen que no sea posible la
no para convertir al otro en igual que el uno,
igualdad.
sino para beneficiar la consciencia de que la que solamente puntualizan ciertas relaciones
desigualdad no es necesariamente destructiva. existentes entre ambos.

Podemos plantear como ejemplo el fenómeno


Sin embargo, a pesar de que existen puntos de
de la migración, que en cuanto diversificación
convergencia entre ambos fenómenos, es
de modelos e información es necesaria gracias
defendible la idea de que se ha construido
al conocimiento de diversas y desiguales
socialmente un concepto de pobreza en el cual
sociedades, se han podido probar, implementar
se incluye el factor educativo; tal como afirma
y desechar modelos educativos, políticos y
Bazdresch (2008), La relación entre la
hasta morales.
educación y la pobreza es una relación
El inminente proceso globalizatorio implica construida. No es obvia o “natural”, no
también la creación de otra sociedad, la global, obstante la idea muy difundida acerca de que la
que contiene en su complejidad y desde su educación es una de las formas privilegiadas de
surgimiento barreras que van desde lo combatirla.
lingüístico hasta lo económico. ¿Qué se
requiere para ser, además de un ciudadano de No es así, las ideas de pobreza y de educación
determinado país, un ciudadano de la aldea son constructos asociados a supuestos e
global, merecedor de sus beneficios? El primera intenciones sociales que responden a los
instancia el idioma internacional, después, intereses de los grupos dominantes, quizá más
surgirán cada vez más requisitos que arraigado desde la llegada del modelo
agrandarán la brecha de desigualdades, pero neoliberal; la definición de pobreza conlleva la
aún con ello, la decisión de pertenecer o no falta de acceso o dominio de los requisitos
sigue siendo un derecho que corresponde básicos para mantener un nivel de vida
solamente al individuo. aceptable: comida, medios de comunicación,
educación pero más importante aún;
En este punto, destaquemos que la desigualdad
oportunidades de educación, información y
social no se combate con la educación diversas
recreo.
investigaciones como aquellas a las que apela
Rivero (1999) dejan de manifiesto dos
Esto significa que una persona es pobre si no
fenómenos íntimamente ligados: el
tiene suficiente comida o si carece de acceso a
analfabetismo y la pobreza, algunos que
medios de comunicación, si no tiene
validan al uno como causa del otro y otros más
oportunidad de vacacionar quizá; pero por
supuesto también está el factor de los ingresos
como medida representativa de la pobreza, pudiera parecer que todo funciona con
porque brinda los medios para asegurar la respecto a las formas dominantes, y es
atención debida a las demás necesidades precisamente este planteamiento el que
básicas, incluyendo la necesidad de la sostiene la teoría de la reproducción, una
educación. negación de los esfuerzos que se realizan para
que la escuela contribuya a cambiar la
Sin embargo en México, la mayoría de las sociedad.
estrategias para combatir la pobreza, no
dedican atención a la generación de ingresos a Sin embargo posicionándose en un
través de la educación --en oficios, por enfoque individualista, apelando a lo
ejemplo-- como la principal solución del microsistemático, serán observables
problema. Por el contrario, es notable cómo fenómenos como la selección cultural y por
desde hace por lo menos una década, la supuesto, la resistencia de las clase, el negar
preocupación está en proporcionar que la escuela legitima la jerarquía de clases y
compensaciones a los pobres mediante se convierte en un elemento de movilidad
programas con fin de entregarles algún tipo de social. De estas dos afirmaciones surgen
ayuda compensatoria alimenticia y de salud; preguntas interesantes ¿Existe la movilidad
esto no casa definitivamente con la afirmación social? ¿La escuela es el elemento que la
de que la educación ofrece mejores permite? ¿La jerarquía de clases es
oportunidades ocupacionales (y por mejores se permanente? ¿La escuela es el elemento que
entiende “mejor pagadas”) la legitima?
Aunque pudiere sonar disparatado,
Por ello, es para mí más aceptable la afirmación considero que la respuesta a estas cuatro
de la existencia de una pobreza histórica que preguntas es la misma: Sí, pero la validez del sí
no necesariamente se combate con educación. depende del plano en el que ubiquemos al
fenómeno educativo, el diacrónico o el
Entender el fenómeno educativo, sincrónico, pues la permanencia de las
necesariamente implica el surgimiento de jerarquías es estable en el estudio diacrónico,
teorías que se contraponen, y es también pero posicionándonos en el análisis histórico,
lógico que las perspectivas teóricas dependan podremos dar cuenta de su mutabilidad. Y en
del posicionamiento del sujeto en la realidad a ambas características, la mutabilidad e
observarse. Es decir, visto desde el inmutabilidad de la permanencia jerárquica , la
macrosistema, en una visión totalizadora
escuela es el factor determinante por
antonomasia.
Hayamos una pista en comprender esta
propuesta de una educación ambivalente y
dicotómica si nos planteamos que la educación
es un fenómeno social en el que las
generaciones experimentadas preparan a las
jóvenes tanto para insertarse en la sociedad
como para transformarla, pero para ello
debemos dejar de lado la concepción errónea
de que en nuestra sociedad post-
absolutamente-todo, cada ser humano tienen
el mismo potencial, pues son precisamente
aquellos con el potencial (no determinado por
su clase social) los que pueden lograr la
movilidad, y aquellos sin el potencial, los
agentes legitimadores de las jerarquías
establecidas.

FUENTES CONSULTADAS

Bazdresch, M. (2008) Educación y Pobreza, una


relación conflictiva. México: ITESO

Rivero, J (1999) Educación, desarrollo humanoy


pobreza. Edcuación y Exclusión en América
Latina.