Está en la página 1de 5

QUE NECESITAS PARA IMPLANTAR ISO 9001-2015?

La norma ISO 9001 dota a las empresas de un certificado de


calidad indispensable a la hora de generar confianza y
ofrecer en el mercado unos estándares positivos y un valor
añadido de garantía para el usuario que se dispone a
consumir un servicio o producto determinado. Tal vez seas un
nuevo emprendedor en busca de la obtención de esta valiosa
certificación o simplemente te hayas preguntado en alguna
ocasión que requisitos son indispensables para implantar ISO
9001 en una organización. En este artículo te sacaremos de
dudas, mencionaremos las ventajas que competen a la obtención
del documento que acredita dicha normativa y te
proporcionaremos las claves y condiciones necesarias a la hora
de conseguir que tu empresa consiga el certificado.

En primer lugar, ISO 9000 se trata de un conjunto de normas


sobre calidad y gestión de calidad, establecidas por la
Organización Internacional de Normalización (ISO), aplicables
en cualquier clase de organización o actividad orientada a la
producción de bienes o servicios. Estas normas recogen el
contenido mínimo, las guías y herramientas específicas de
implantación así como los métodos de auditoría. El ISO 9000
especifica la manera en que una organización opera sus
estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio.
Existen más de 20 elementos en los estándares de esta ISO que
se relacionan con la manera en que los sistemas operan, lo cual
provoca que el proceso no sea sencillo ni ágil, y que deba ser
preparado de manera exhaustiva.

No hay que confundir por tanto ISO 9000 con ISO 9001: ésta
última, y de la que hablaremos en el presente texto, es una
norma de carácter internacional que se aplica a los sistemas
de gestión de calidad (SGC), y que se centra en todos los
elementos de administración de calidad con los que una empresa
debe contar para tener un sistema efectivo que le permita
administrar y mejorar la calidad de sus productos o servicios. Esto
conlleva esforzarse por establecer, documentar, implementar
y mantener un Sistema de Gestión de Calidad, y mejorar
continuamente la eficacia de acuerdo con los requisitos de la
norma: renovarse o morir, puesto que tener el certificado no
significa no tener que irse aaptando a las remodelaciones de la
norma. Así pues, si tienes una empresa, trabajas en una, o estás
pensando en realizar algún curso de calidad online para
complementar o comenzar tu formación en el ámbito de la ISO
9001, debes saber que el orden cronológico de pasos previos a la
obtención del certificado es el siguiente:

*El primer punto a la hora de implementar la normativa, es


desentrañar y conocer los requerimientos normativos y cómo
los mismos afectan a la actividad de la empresa.

*Analizar la situación de la organización, en que punto se haya,


a dónde quiere llegar y cuáles son sus principales objetivos a
corto, medio y largo plazo.

*Construir desde cada acción puntual un Sistema de Gestión


de la Calidad.

*Documentar los procesos que sean requeridos por la norma, así


como aquellas que la actividad propia de la empresa requiera. La
norma solicita que se documenten procedimientos vinculados a
los siguientes ámbitos: gestión y control escrito, registros de la
calidad, auditorias internas, producto no conforme, acciones
correctivas y acciones preventivas.

*Detectar las necesidades de capacitación propias de la empresa:


durante la ejecución del proyecto será necesario capacitar al
personal en lo relativo a la política de calidad, aspectos
vinculados a la gestión de la calidad que conduzca a la
plantilla de empleados a comprender el aporte o incidencia
de su actividad al producto o servicio brindado por la
empresa (a fin de generar compromiso y conciencia),
proporcionando herramientas de auditoría interna para aquellas
personas que se desempeñen en esa posición.

*Realizar Auditorías Internas.

*Utilizar el Sistema de Calidad (SGC), registrar su uso y


mejorarlo durante varios meses.

*Finalmente, el último trámite consiste en solicitar la Auditoría


de Certificación.

Como ves, es un proceso complejo, pero debes saber que implica


una serie de ventajas a las que apuntan todos los
estudios: la reducción de costos, una notable subida de la
rentabilidad, mejoras en la productividad, motivación y
compromiso por parte del personal en una cultura de calidad
o mejor posicionamiento en el mercado. Es por eso que estar
en posesión del certificado ISO 9001 equivale a tener una
importante herramienta de marketing a nivel internacional,
satisfacer y fidelizar a los consumidores y generar más confianza
en torno a los servicios y productos ofertados. La adecuación a la
ISO 9001 genera las condiciones precisas para una gestión de
calidad más efectiva y contribuye a lograr mayor participación en
el mercado. De manera adicional, comporta una ventaja
competitiva y un factor de diferenciación frente a las
empresas que carezcan del certificado.

Requisitos indispensables que requiere la ISO 9001

Hemos hablado del procedimiento y de los trámites en orden


sucesivos que implica la obtención de este certificado, pero ahora
hablaremos de los requisitos fundamentales sin los que tu
empresa no puede enarbolar la acreditación de esta normativa
internacional.

*Desembolso económico: Como ya hemos subrayado, implantar


la ISO 9001 es una inversión cuyo rendimiento veremos en el
mercado a medio plazo con ventajas competitivas como reducción
de costos, aumento de la productividad y la motivación o mejor
posicionamiento en el mercado. Pues bien, los precios de la
certificación se sitúan alrededor de los 1.000 €. Los expertos
recomiendan contar con el asesoramiento integral de una
consultora de calidad, la cual deberá aportar todos los
documentos, formar al personal y prepararle para superar la
auditoría de certificación.

*Cumplir todos los requisitos legales: Hoy en día, no son


pocas las leyes en torno a la obtención de la ISO 9001, entre
ella la Ley orgánica de protección de datos, licencias
adaptadas a la actividad realizada (ocio nocturno, venta de
productos en la red, establecimiento de comida, etc), legislación
estatal y autonómica, normas técnicas, marcado CE de los
equipos, prevención de riesgos laborales, ley de garantías,
etc.

*Disponer de un personal formado en materia de calidad. La


plantilla de trabajadores es una parte fundamental de tu
empresa, y su participación es clave a lo largo del proceso de
implantación. En muchas ocasiones el perfeccionamiento de su
formación es impartido por la consultora elegida por la
organización en el transcurso de la obtención del certificado.

*Interés y participación de todos los empleados para comenzar a


aplicar el sistema y mantenerlo con el día a día. Una vez esté
conseguida la certificación, no todo es coser y cantar: para
mantener el certificado ISO 9001, las entidades de
certificación harán una auditoría anual, por lo que todos los
requisitos deben pervivir y prolongarse en el tiempo, desde el
ámbito legal a la formación y motivación del elenco de
trabajadores.

*Contar con experiencia: el auditor de la certificadora solicitará


evidencias de que la empresa ya ha realizado trabajos
relacionados con el alcance de certificación.
Por otro lado, este año entrará en vigor la nueva ISO
9001:2015. Desde junio del 2012 se ha iniciado la revisión de la
versión actual de la norma; la intención es hacer una renovación
mayor. Se busca que con el uso y certificación de esta norma las
empresas sean más competitivas para el año 2020. Según el
INLAC la norma cambiará en un 30%, respecto a la versión
2008; teniendo una estructura de alto nivel, incorporando dos
nuevos requisitos quedando su estructura de la siguiente
manera: Alcance, Referencias Normativas, Términos y
Definiciones, Contexto de la
Organización, Liderazgo, Planificación, Soporte, Operación, E
valuación del Desempeño y Mejora. Es decir, que en la
actualidad el proceso de revisión de la norma ISO 9001 inicia su
fase final, después de que el pasado 3 de junio se publicara el
borrador de la ISO 9001:2015, elaborado por el comité técnico
ISO/TC 176 responsable de elaborar las normas de ISO 9000 y
complementarias. Se puede observar que en general, las
normativas ISO tienden al perfeccionamiento y a la mejora en un
mundo cada vez más exigente y determinado por unos mercados
cada vez más competitivos. No olvides la importancia que tiene
para el buen funcionamiento y proyección internacional de tu
empresa.