Está en la página 1de 2

calidad

Conjunto de propiedades y características de un producto o servicio, que confiere


su aptitud para satisfacer las necesidades dadas” [Instituto Alemán para la
Normalización, DIN 55 350-11, 1979];
“La totalidad de las características de una entidad que le confieren la aptitud para
satisfacer las necesidades establecidas y las implícitas” [Instituto Centroamericano
de Tecnología Industrial – Comisión Panamericana de Normas Técnicas –
Organización Internacional de Normalización ICAITI-COPANT-ISO 8402, 1995]
Tomando como base las definiciones anteriores, la calidad se relaciona más bien
con las exigencias de los consumidores con respecto a la satisfacción de sus
necesidades.
Las necesidades son el conjunto de todas las características de un producto o
servicio que tengan importancia para el cliente, algunas de ellas pueden ser
implícitas sin que el cliente las exija de manera explícita, pero de todas formas son
vitales.

Las necesidades de los clientes de una empresa deben ser identificadas y


definidas. Estas necesidades pueden cambiar con el tiempo, y son definidas en
términos de seguridad, utilidad, viabilidad, versatilidad, compatibilidad con otros
productos, confiabilidad, mantenibilidad, bajos costes (incluyendo los costes de
compra, costes de mantenimiento, y vida del producto), impacto ambiental, etc.
Teniendo esto en cuenta, las empresas deben satisfacer las necesidades del
cliente y al mismo tiempo realizar sus procesos en forma eficiente a un coste
mínimo sin caer en la tentación de disminuir la calidad de sus productos con la
esperanza que los clientes no se percaten de ello, pues tarde o temprano lo harán
y esto implicará inevitablemente incurrir en los costos de la “no-calidad”.

¿Qué es el just-in-time?
(JIT) o el método justo a tiempo. El JIT es una política de mantenimiento de
inventarios al mínimo nivel posible donde los suministradores entregan justo lo
necesario en el momento necesario para completar el proceso productivo.
Six SIGMA
Es una metodología de mejora de procesos creada en Motorola por el
ingeniero Bill Smith en la década de los 80, esta metodología está
centrada en la reducción de la variabilidad, consiguiendo reducir o
eliminar los defectos o fallos en la entrega de un producto o servicio al
cliente. La meta de 6 Sigma es llegar a un máximo de 3,4 defectos por
millón de eventos u oportunidades (DPMO), entendiéndose
como defecto cualquier evento en que un producto o servicio no logra
cumplir los requisitos del cliente.
Las Normas ISO 9000
no definen como debe ser el Sistema de Gestión de la Calidad de una
organización, sino que fija requisitos mínimos que deben cumplir los sistemas de
gestión de la calidad. Dentro de estos requisitos hay una amplia gama de
posibilidades que permite a cada organización definir su propio sistema de gestión
de la calidad, de acuerdo con sus características particulares.