Está en la página 1de 90

Universidades Laborales

ESTUDIO HISTORICO

Las
Universidades
Laborales
como
Instituciones
de Formación
Autor: Fundación Metal Asturias
Edita: Ayuntamiento de Gijón - Plan Local de Formación
"Gijón Emprende"
Diseño y Maquetación: Fundación Metal Asturias
ÍNDICE

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


I. LA FORMACIÓN PROFESI ONAL
EN LA ESPAÑA DE LA POSGUERRA
I.1 Antecedentes históricos ............................................................... 1
I.2 La España autárquica ................................................................... 2
I.3 El papel del Estado y de las empresas privadas ........................ 6

II. LA APARICIÓN DE LAS UNIVERSIDADES LABORALES


II.1 Antecedentes históricos .............................................................. 9
II.2 Perfiles biográficos relevantes................................................... 13
II.3 Contexto ideológico ................................................................... 16
II.4 Creación de las Universidades Laborales ................................ 16
II.4.a Estatuto Provisional de las Universidades Laborales,
aprobado por Orden conjunta de los
Ministerios de Educación Nacional y de
Trabajo de 12 de julio de 1956 ............................................ 17
II.4.b Estatuto Docente de las Universidades Laborales,
aprobado por Orden 16 agosto 1958 ................................. 17
II.4.c Ley 11 de mayo 1959 núm. 40/59 sobre normas
reguladoras de las Universidades Laborales ..................... 22
c.1 Naturaleza Jurídica.............................................. 24
c.2 Régimen económico y financiero ...................... 24
c.3 Régimen educativo ............................................ 26
ÍNDICE

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


II.4.d Decreto 2266/60 de 24 noviembre 1960,
por el que se regula el Reglamento Orgánico
de las Universidades Laborales .......................................... 27
d.1 Estudios impartidos........................................................ 28
d.2 Organización y funcionamiento ..................................... 29
d.3 Personalidad jurídica ...................................................... 30
d.4 Patrimonio....................................................................... 31
d.5 Estructura orgánica......................................................... 32
d.6 Régimen Presupuestario ................................................ 41
d.7 Régimen de contratación............................................... 42
d.8 Régimen docente............................................................ 43

III. LA INTEGRACIÓN DE LAS UNIVERSIDADES LABORALES EN EL


RÉGIMEN ACADÉMICO DE LA LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.
Decreto de 21 julio 1972, de Presidencia del Gobierno................. 47

IV. LA UNIVERSIDAD LABORAL DE GIJÓN


IV.1 Antecedentes. El Orfelinato Minero ............................ 53
IV.2 La elección del emplazamiento.
Los primeros pasos ............................................................. 55
IV.3 Fundamentos ideológicos del proyecto
arquitectónico ...................................................................... 59
IV.4 Las obras ...................................................................... 61
IV.5 Creación, organización y funcionamiento ................... 63
IV.5.a Los talleres ..................................................... 67
IV.5.b Las enseñanzas .............................................. 70
IV.6 La Universidad Laboral de Gijón.
Su integración en el régimen académico
de la Ley General de Educación .......................................... 73

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
UNIVERSIDADES LABORALES: APÉNDICE LEGISLATIVO
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


I. LA FORMACIÓN PROFESIONAL
EN LA ESPAÑA DE LA POSGUERRA

I.1 Antecedentes históricos

En la España del siglo XIX y principios del XX, la formación profesional


proporcionada por el sistema público era incipiente, escasa y mal dotada
debido a la penuria económica del país. El diseño de la formación técnica
se había llevado a cabo pensando en las clases medias y en las élites,
dejando fuera a la clase trabajadora que no tenía asegurada ni la
formación primaria. A eso hay que añadir la escasa valoración social que
tenía el estudio y la investigación técnica entre las clases medias y no
digamos altas, de lo que se infiere las dificultades que tenían las empresas
industriales para poder satisfacer su necesidad de mano de obra
cualificada.
En esas circunsta ncias, las escasas i niciativas empresariales se vieron
obligadas a crear o implantar su propio sistema formativo, que les
asegurara la mano de obra técnica necesaria.
Es importante señalar que en general, las empresas de la época (segunda
mitad del XIX y primera del XX) no precisaban de una plantilla
especialmente cualificada. Les bastaba con un grupo minoritario, aunque

1
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


importante, de trabajadores de oficio con una buena formación y una gran
tropa de especialistas, con una cualificación mínima, pero necesaria para
el desarrollo rentable de la producción. Con esa distribución, las empresas
más importantes impulsaron una destacada actividad formativa enfocada
al primero de estos grupos. Las escuelas de aprendices organizadas por
las empresas, como es el caso de las Reales Fábricas, Altos Hornos de
Vizcaya, Duro Felguera, La Sociedad Española de Construcción Naval o
General Eléctrica Española, por citar algunos de los casos más
importantes, se convirtieron en el mejor semillero de profesionales de la
España de la época, ya que satisfacían una necesidad que el sistema
público no era capaz de atender.
Dan comienzo así las primeras escuelas de formación ligadas a las
grandes empresas y organizadas según el binomio de formación teoría-
práctica. Como ejemplo representativo de estas primeras i niciativas
contamos en Asturias con dos casos destacados, no solo en el ámbito
regional sino también nacional y además con la ventaja añadida de que
una de ellas nace en el siglo XIX (la Escuela de la Fábrica de Armas de
Oviedo) y la otra en la primera mi tad del XX (la Escuela de Artes y Oficios
de la Duro Felguera).

I.2 La España autárquica

Tras la finalización de la Guerra Civil (1939) el país está arrasado, su


estruc tura productiva, infraestruc turas educativas, sus empresa s, están
seriamente dañadas. La II Guerra Mundial que comienza poco después
(1941) sitúa al gobierno de la dictadura en una situación delicada que se
salva en parte consiguiendo la neutralidad. Terminada la contienda (1945)
con la derrota de las dictaduras fascistas, la posición del franquismo
desde el punto de vista internacional empeora, dando lugar a un periodo
de aislamiento, que tendrá importantes consecuencias en los diferentes
elementos que configuran la realidad de un país. Eliminada la posibilidad

2
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


de ayuda exterior, el país se cierra en un modelo autárquico y ante la
necesidad de la mano de obra necesaria para ir poniendo en marcha el
entramado productivo, se hace necesario poner al día la legislación
reguladora de la formación y las enseñanzas técnicas, así como la
adopción de nuevas iniciativas, tanto insti tucionales como de otros
agentes, las empresas, que persiguen formar y cualificar a la población
española, en especial al mundo obrero, es decir, a los trabajadores y a sus
hijos, al servicio del aparato productivo del país. Con este objetivo surgen,
poco tiempo después, las Escuelas de Aprendices de las mayores
empresas del sector industrial y las Universidades Laborales a iniciativa
del propio Estado.
En el Preámbulo de la Ley de Bases de Enseñanza Media y Profesional de
16 de julio de 1949, se regía la creación de centros de enseñanzas medias
profesionales cuyos objetivos eran «hacer extensiva la E nseña nza Media
al mayor número posible de escolares, iniciarles en las prácticas de la
moderna técnica profesional y capacitarles para el ingreso en escuelas y
centros téc nicos». A ello se añadía el deseo de «conquistar para un ciclo
elemental de la Enseña nza Media una gran masa de la población
española, situada lejos de las capitales de provincia o de las ciudades
importantes, en burgos rurales, i ndustriales y marítimos, que por aquella
circunstancia de residencia, se ha visto hasta ahora apartada de los
centros formativos de Enseñanza Media y de las Escuelas de Trabajo, con
el consiguiente perjuicio a la intención del postulado proclamado por
nuestro Régimen sobre el aprovechamiento de todas las inteligencias
útiles para el servicio de la Patria».
Se recoge en el Preámbulo de la Ley 20 julio 1955 sobre normas
reguladoras de la Formación Profesional, la preocupación y objetivos
constantes que los dirigentes del régimen tenían respecto a la situación de
la industria española y la formación de los trabajadores. Así recogía que
“Uno de los más urgentes problemas que recientemente se ha n planteado
en el campo de la educación, a consecuencia del creciente desarrollo de la
industria y del perfeccionamiento de la legislación social en materia

3
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


laboral, es, sin duda, el que concierne a la formación profesional de los
operarios cualificados, sobre la que descansa, en muchos aspectos, la
posibilidad de que aquel desenvolvimiento no se vea frenado o puesto en
trance de paralización por la ausencia o escasez de una mano de obra
diestra y conocedora de las múltiples exigencias de la técnica moderna.
De otra parte, resulta obvia la consideración de que la transformación
industrial de España necesita, en forma perentoria, unos fundamentos
educativos capaces de proporcionarle el elevado número de especialistas
y cuadros técnicos de mando de grado medio, sin los que aquélla no sería
viable.
La presente Ley se propone adecuar y actualizar el Estatuto de 1928,
introduciendo profundas modificaciones, tanto en lo que respecta a los
órganos rectores de la formación profesional, Centros docentes y
sistemas de enseñanza cuanto en lo que ata ñe a la participación directa de
la industria en la orientación y sostenimiento de esta importante faceta de
la educación, que por primera vez se apoya sobre un fuerte soporte
económico, resultado de la progresiva industrialización del país.
Distingue la Ley, varios períodos en la formación profesional industrial; el
de Preaprendizaje, el de Orientación y Aprendizaje, el de Maestría y el de
Perfeccionamiento, sentá ndose el principio de que, lejos de entorpecer
con pruebas reiterativas la posibilidad de que el joven operario pueda
alcanzar el último grado de la formación profesional propiamente dicha y
aún los correspondientes a estudios técnicos medios y superiores, se
facilita este acceso a cuantos lo merezcan por sus aptitudes y
conocimientos.
Se considera fundamental que éstos no comprendan tan sólo los de
carácter práctico e inmediatamente utilitario, si no también los
concernientes a una formación cultural sólida y amplia, que debe
ofrecerse a todos los sujetos de la Ley; y se establece que la formación
profesional ha de conseguirse simultáneamente en los Centros docentes y
en los de trabajo, para evitar las deformaciones que se producirían si se
realizaran exclusivamente en unos o en o tros.

4
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Los períodos de Aprendizaje y de Maestría se conciben con elasticidad
suficiente como para poder introducir en ellos las modificaciones que
aconsejen las cambiantes circunstancias del progreso técnico y las
necesidades industriales del país. Asimismo, se reconoce jurídicamente
por primera vez la experiencia de las nacientes Universidades Laborales,
como remate de los distintos períodos que estas enseñanzas comportan”.
Así mismo, y con respecto a las Enseñanzas Técnicas, el Régimen
reconoce el déficit de Técnicos cualificados que puedan atender las
necesidades de la industria española y del desarrollo económico del país,
y ya en la fase final del periodo autárquico impulsa una nueva regulación
de estas enseñanzas, donde queda reflejado el déficit aludido. En la Ley 20
de julio 1957 reguladora de las Enseña nzas Técnicas se reconoce que “Un
amplio programa de industrialización, y una adecuada ordenación
económica y social, sitúan a nuestro país en una excepcional coyuntura
de evolución y progreso y exigen, para su realización, el concurso de
aquel número de técnicos dotados de la sólida formación profesional que
el ejercicio de la moderna tecnología requiere. Ello obliga a revisar la
organización y los métodos de enseñanza, con el fin de lograr que un
número mayor de técnicos pueda incorporarse en plazo breve a sus
puestos de trabajo, para rendir allí el máximo esfuerzo para el bien
común. Una estructura concebida para el mejor aprovechamiento del
valioso potencial humano, que aspira a participar en tan importante tarea
y con la suficiente flexibilidad para que pueda adaptarse a la rápida e
incesante evolución de la técnica, constituye uno de los propósitos de
esta Ley.
Ciertamente, las Esc uelas Especiales de Ingenieros, las Superiores de
Arquitectura y las de Peritos, Ayudantes, Aparejadores y Facultativos han
desarrollado una labor meritísima desde su creación pero precisan de una
reorganización inaplazable si han de seguir cumpliendo su cometido con
igual eficacia que la lograda hasta el momento presente. Inicialmente
algunas Escuelas se orientaron de modo preferente hacia la formación de
funcionarios públicos, creándose los Cuerpos con arreglo a un concepto

5
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


marcadamente administrativo de la profesión. Esta situación pudo estar
justificada en una época en la que la demanda de técnicos era muy
reducida, pero resulta insostenible en la actualidad, cuando la iniciativa
parte fundamentalmente de la industria privada y el Estado exige a sus
funcionarios una mayor dedicación a sus fines propios, con merma de la
actuación meramente burocrática...
La presente Ley aspira a remediar esta situación, organizando el conjunto
de las Enseñanzas Técnicas dentro de un sistema coordinado y
dinámico...”

I.3 El papel del Estado y de las empresas privadas

Se trata por tanto de un periodo en que tanto el Estado como las


empresas privadas, en colaboración con el régimen, desarrollan un papel
muy activo en la formación de obreros, con el doble objetivo, por un lado,
de fortalecer la estructura productiva del país, arrasada tras la guerra civil
y en un contexto internacional negativo para el desarrollo económico de
España y contribuir por el otro, a la formación de trabajadores, tanto
desde el punto de vista técnico como de los valores ideológicos que
sustentaban el régimen a utoritario. Se trataba de alimentar o proporcionar
a la incipiente industria española obreros cualificados formados en los
propios valores del régimen.
Por otro lado el régimen estableció un sistema de cooperación obligatoria
de la industria para el impulso de la formación profesional, así la Ley 20
julio 1955 sobre normas reguladoras de la Formación Profesional
establecía en su artículo 12 que “La cooperación de la industria a los fi nes
generales de la enseñanza y a los específicos de la formación profesional
industrial será obligatoria en los aspectos siguientes:

❙ Exigir a todo el personal técnico y obrero con el que, a partir de esta


fecha, suscriba o renueve contratos de trabajo, los títulos, certificados de

6
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


aptitud profesional o diplomas correspondientes a su categoría laboral, y
como mínimo el certificado expedido en el grado de preaprendizaje o , en
su defecto, el de estudios primarios o el documento que acredite hallarse
siguiendo cursos de alfabetización para adultos.

❙ Dar ocupación en concepto de aprendices, a un mínimo de su plantilla


normal de productores y garantizarles, en las edades comprendidas entre
los 14 y 18 años, ambas inclusive, una adecuada formación profesional,
metódica y gratuita, bien en escuelas propias de aprendizaje, bien
permitiendo y estimulando su asistencia a Centros docentes de este
grado, abonándoles mientras dure el período de aprendizaje, la
retribución que correspondiere con arreglo a la respectiva reglamentación
laboral, la cual señalará en cada caso el mínimo en cuestión dentro del
plazo de un año, a partir de la promulgación de esta Ley.

❙ Procurar la asistencia de sus oficiales y maestros ind ustriales a las


Escuelas de Maestría o a los cursos de perfeccionamiento y de
especialización que dichos Centros o la propia empresa establezcan.

❙ Contribuir con la tasa que, para fines de formación profesional


establecieron el Decreto de 8 de enero de 1954 y sus disposiciones
complementarias, la cual quedará incrementada a partir de la fecha de
promulgación de esta Ley en un 50 % para las industrias privadas y en un
100 % para las de propiedad estatal o las de carácter paraestatal, cuyo
aumento corresponderá abonar a los empresarios y se destinará al
sostenimiento de los Centros Docentes oficiales de este grado de
Enseñanza o que estuvieren oficialmente reconocidos por el Ministerio de
Educación Nacional.

❙ Proporcionar a los organismos adecuados del Ministerio de Educación


Nacional la información necesaria para la elaboración de los planes
nacionales y provinciales de Formación Profesional Industrial.

7
La formación profesional en la España de la Posguerra

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Las empresas privadas que, además sostengan a su costa individual o
mancomunadamente en Escuelas propias o en otros Centros docentes
oficiales y oficialmente reconocidos, la formación profesional metódica y
gratuita de su personal, o de otra manera, contribuyan a su capacitación,
especialización o perfeccionamiento técnico, en forma aprobada por el
Ministerio de Educación Nacional, se podrán beneficiar, durante el período
de tiempo que en cada caso se determine, de reducciones que llegarán
hasta el 65 % si se trata de Escuelas exclusivamente propias y hasta el 30 %
en los otros casos, de la tasa total que en tal concepto les corresponda
sufragar”.

8
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


II. LA APARICIÓN DE LAS UNIVERSIDADES LABORALES

II.1 Antecedentes históricos

Las Universidades Laborales en España tienen su referente en la


Universidad del Trabajo Paul Pastur sita en Charleroi, provincia de Hainaut
(Bélgica). Por esta razón, en el marco de este estudio se considera la
idoneidad de realizar una breve referencia histórica de dicha institución.
Recorriendo la web de la Université du Travail (http://www.utpp.be) se
acredita la ligazón existente entre esta Universidad y el origen de las
Universidades Laborales en España. Así en 1901 se aprueba por parte del
Consejo Provincial de la Provincia de Hainaut el proyecto de la Esc uela
Industrial, a insta ncia de un joven abogado llamado Paul Pastur. Dicha
Escuela, instalada en un viejo acuartelamiento de gendarmes, se
componía de 9 secciones repartidas en conductores y diseñadores
mecánicos, electricistas, de construcciones civiles, de minas, industrias
químicas, metalúrgicas, artes industriales, ciencias comerciales e idiomas.
Al mismo tiempo se aprobó el proyecto del Museo Industrial, presentado
por Alfred Langlois, que dispuso de una biblioteca con documentación
referida a las diferentes disciplinas que se impartían en la Escuela
Industrial, y que se inauguró en 1903, año en el que igualmente, el 3 de
noviembre, dieron comienzo los cursos.

9
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Tanto la Escuela Industrial como el Museo Industrial pronto se vieron
limitados en espacio por lo que en 1904 el Consejo Provincial dispuso
para 1906 la cantidad de 900.000 francos (un alto montante para la época),
destinado a la construcción de un nuevo edificio que albergara ambas
instituciones.
Si para entonces la Escuela y el Museo I ndustrial ya estaban disfrutando
de reconocimiento, la Villa de Charleroi decidió organizar en 1907 una
exposición internacional para así demostrar su saber-hacer industrial. Los
terrenos en los que se instaló la exposición serían ocupados con
posterioridad por la Universidad del Trabajo.
Los cursos de la Escuela Industrial Provincial dieron inicio el 2 de octubre
de 1909 en el nuevo edificio. Mientras, tanto la exposición internacional
como la Universidad del Trabajo fueron inauguradas en 1911, los días 29
de abril y 28 de mayo respectivamente.
En 1913 la Universidad de Trabajo de Charleroi contaba con 3 escuelas:
La Escuela Industrial Superior, en la que los estudios tenían una duración
de 3 años, a razón de al menos 9 horas por semana, y donde ciertas
secciones eran accesibles a mujeres jóvenes.
La Escuela Profesional de Día se destinó a las especialidades de
mecánicos-electricistas, carpinteros, modeladores, fundidores-
modeladores, albañiles y hormigoneros. Se requería una edad mínima de
13 años y tener finalizados los estudios primarios.
Las Escuelas Profesionales de Noche y de Domingo requerían una edad
de admisión de 14 años y desarrollaban cursos de imprenta, panadería-
pastelería, fontaneros-plomeros, cerrajeros-ferreteros, modeladores
industriales, ajustadores, electricistas, etc.
En esas fechas la instrucción obligatoria suponía la escolaridad hasta los
14 años.
La institución continuó impartiendo formación a pesar de las dificultades
propias de un periodo de guerra (I Guerra Mundial), acrecenta ndo su fama
de modo que llegó a contar con presencia internacional entre el
alumnado.

10
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


En 1918 se creó la Escuela Superior de Ingenieros Técnicos que más
tarde, en 1922, expide el tí tulo de Ingeniero Técnico, con especialidades
en Caminos, Canales y Puertos, en Máquinas Motrices y Locomotoras y
en Construcción de Material Eléctrico, entre otras.
En 1938, y con motivo de la muerte de Paul Pastur, la Diputación
Permanente decidió dar el nombre del mentor a la institución, pasando a
denominarse desde entonces “Universidad del Trabajo Paul Pastur”
(U.T.P.P.), contando además con los “Fondos Pastur”, cuyo objetivo era
ayudar a los estudiantes con escasos recursos materiales y que se surtían
del legado testamentario del finado.
La actividad de la institución se vio paralizada por una nueva contienda
internacional, viéndose obligada a cerrar sus puertas el 10 de mayo de
1940 (día de la declaración de la II Guerra Mundial), si bien se vuelve a la
normalidad al cabo de unos días.
Finalizado el conflicto bélico, la U.T.P.P. continuó creciendo de forma que
en 1951 se creó la Escuela Técnica Secundaria “A2”, contando con 2
secciones: electricidad y mecánica. Esta trayectoria se mantuvo a lo largo
de los años de forma que en 1962 se crea la Ciudad Juvenil, acogiendo a
alumnos internos de enseñanza secundaria. De igual forma, se oferta
formación complementaria para ingenieros técnicos, con la obtención del
diploma de “Altos Estudios de Industria”, y se crea –en 1963- la Esc uela
Técnica Comercial.
En 1977 se crea el diploma de ingeniero industrial, que vino a reemplazar
al de ingeniero técnico, y adquiere naturaleza de estudio universitario,
siendo equivalente al grado de licenciatura.
El desarrollo de la U.T.P.P. supuso la creación de diversas insti tuciones de
enseña nza superior (ISEC, IPKN, IPSMa e ISIPH) que, en 1996, fueron
reagrupadas en la HEPCUT, siglas que vienen a significar “Alta Escuela
Provincial de Charleroi-Universidad del Trabajo”.
La Universidad del Trabajo Paul Pastur continua desarrollando su labor
formativa en la actualidad, habiendo celebrado su centenario en el a ño
2003.

11
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


El antecedente inmediato nacional de mayor trascendencia a las
Universidades Laborales lo constituyó, tras la Guerra Civil, la Escuela de
Capacitación Social de Trabajadores, dependiente del Ministerio de
Trabajo, y que fue creada en el año 1.942. La Esc uela de Capacitación
Social de Trabajadores compartía con lo que serían posteriormente las
Universidades Laborales los objetivos de elevar el nivel cultural quienes
en termi nología de la época, el régimen denominaba “productores”. Dicha
Escuela organizaba e impartía cursos de formación para trabajadores con
“inquietudes sociales contrastadas”.
En el otoño de 1.950, en una conferencia pronunciada por José Antonio
Girón de Velasco, Ministro de Trabajo y verdadero artífice de la creación
de las Universidades Laborales, en el Ateneo de Sevilla, hace alusión por
primera vez a estas Instituciones:
«Vamos a crear gigantescas Universidades Laborales, castillos de la
reconquista nueva, donde vosotros, y sobre todo vuestros hijos, se
capaciten no solo para ser buenos obreros, que eso es poco, y eso es
todo lo mas que quisieran los enemigos. Vamos a crear centros enormes,
donde se formen, además de obreros técnicamente mejores, hombres de
arriba a abajo, capacitados para todas las contiendas de la inteligencia,
entrenados para todas las batallas del espíritu, de la política, del arte, del
mando y del poder.»
Las Universidades Laborales fueron creadas en los años 50 del pasado
siglo como entidades educativas complejas e integrales, formadas por un
conjunto de instalaciones capaces de dar cabida a miles de alumnos en
régimen de internado en su gran mayoría, procedentes de toda España y
pertenecientes, en general, a las clases sociales mas desfavorecidas.
Las primeras Universidades Laborales creadas fueron las de Gijón (1955),
Sevilla, Córdoba y Tarragona (1956), consolidadas por la Ley 40 de 11 de
mayo de 1.959. Su importante desarrollo posterior, a lo largo de los años
60 y 70 del pasado siglo, hace que al final de su trayectoria hi stórica como
institución educativa, existiesen en España un total de 21 centros, siendo
en el año 1.976 cuando se ina ugura el último de estos centros, el de Vigo.

12
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


II.2 Perfiles biográficos relevantes

PAUL PASTUR
(1966-1938)

Paul Pastur, diputado permanente socialista de la provincia de Hainaut,


nació en la localidad valona de Marcinelle, el 7 de febrero de 1866.
Doctor en Derecho, y movido por la profunda impresión que le causaron
los acontecimientos que rodearon los motines obreros de 1886, funda en
1892 -junto con J. Destrée- la Federación Democrática, ocupando el cargo
de secretario. A partir de ese momento inicia una actividad política que le
lleva a reclamar el sufragio universal, aumentos salariales para los
obreros, y las festividades del “1 de mayo” y del “Día de la Madre”, entre
otras iniciativas. Centró su intensa labor en la provincia de la que era
originario, lo que le llevó a rechazar cuantos cargos le supusiesen alejarse
de Hainaut.
Su trayectoria profesional se centró en la mejora de las condiciones de
vida de los obreros en todos los ámbitos, esto es, en los campos
intelectual, artístico, familiar, social y moral. En esta línea cabe destacar
entre sus iniciativas la “Comisión Provincial del Ocio del Obrero”, que se
crea en abril de 1919 y que da pie a la “Ley de las Tres Ocho” (8 horas de
trabajo, 8 horas de descanso, 8 horas de ocio). Completa su esfuerzo en el
ámbito social con la promoción de teatros, bibliotecas y concursos de
canciones.
Teniendo como referente su expresión “un buen oficio vale más que una
herencia rica”, promovió la enseñanza téc nica en la provincia de Hainaut
con la creación de la Universidad del Trabajo que, abierta a todos los

13
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


trabajadores, fue contando con diversas instituciones cuyo impacto en el
ámbito económico y social es reconocido hasta nuestros días. Precursor
de la educación permanente, introdujo una metodología pedagógica
activa de la que cabe destacar la aplicación práctica como complemento
obligatorio del estudio teórico y la enseñanza audio-visual.
Tras su fallecimiento, ocurrido el 8 de junio de 1938, la institución
educativa adoptó su nombre, pasando a denominarse Universidad del
Trabajo Paul Pastur (U.T.P.P.).
La impronta de su figura caracterizó toda una época que se ha venido a
llamar el “Hainaut de Pastur”, en referencia a esta localidad durante la
primera mitad del siglo XX. El reconocimiento público a sus esfuerzos
tiene la máxima expresión en la estatua que sobre su persona fue erigida
en Charleroi el año 1949.

JOSE ANTONIO GIRON DE VELASCO


(1911-1995)

José Antonio Girón nació en Herrera del Pisuerga, provincia de Palencia,


el 28 de agosto de 1911. Falleció en Fuengirola (Málaga) el 21 de agosto
de 1995.
Licenciado en Derecho, fue nombrado -el 19 de mayo de 1941 y contando
29 años de edad- Ministro de Trabajo, cargo que ocupó hasta 1957.
Durante su mandato, personificando la imagen de la política social
falangista, se desarrollaron leyes de importante contenido social.
Entre las primeras medidas que tomó como nuevo cargo del Gobierno fue
la creación de la Escuela de Capacitación Social de Trabajadores (1942)

14
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


que sería germen del nuevo proceso educativo que estaría por llegar y
que se tradujo en el sistema de formación profesional. Ello, a su vez, dio
lugar a las Universidades Laborales, cuya idea se fraguó a través de
sucesivas reuniones que dieron comienzo en 1948, en la que participaron
personas de diversas adscripciones políticas. Con ello pretendía conseguir
su objetivo de “hacer la revolución de los hombres y no la revolución de
unas máquina s de rendir trabajo”.
Fruto de su actividad al frente del Ministerio de Trabajo, se promulgaron
una serie de normas legales por las que se crearon –entre otras- las
siguientes prestaciones y servicios:

❙ Servicio de Montepíos y Mutualidades Laborales (1941)


❙ Seguro de Enfermedad (1942)
❙ Reglamentaciones de Trabajo (1942)
❙ Sistema de la Seguridad Social (1943)
❙ Insti tuto de Medicina e Higiene y Seguridad del Trabajo (1944)
❙ Gratificación extraordinaria de Navidad (1945)
❙ Plus de Cargas Familiares (1946)
❙ Gratificación extraordinaria del 18 de julio (1947)
❙ Jurados de Empresa (1947)
❙ Seguro de Vejez e Invalidez (1947)
❙ Jurados de Empresa (1947)
❙ Universidades Laborales (1950)
❙ Prestación de Viudedad (1955)

Girón cesó en su actividad al frente del Ministerio de Trabajo el 27 de


febrero de 1957 -centrándose a partir de entonces en el ejercicio de la
abogacía- como consecuencia de fuerzas fina ncieras que, en aquel
momento, recelaban del alto presupuesto dedicado a las obras sociales
que promovió, si bien éstas continuaron desarrollándose en la ulterior
etapa tecnócrata.

15
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


II.3 Contexto ideológico (1)

La Universidades Laborales se conciben dentro de un contexto político


totalitario, retórico y exaltador con una enorme carga ideológica en la que
el estandarte es la revolución social nacionalsindicalista encabezada por el
carismático líder falangista Girón de Velasco. Se pretende evitar nuevas
revoluciones sociales llevando la cultura a las masas obreras puesto que
la incultura genera y exacerba el odio de clases. Es más, con estos
Centros se piensa que, algún día, los mandos intermedios del país estarán
inmersos en esta ideología.
La ideología carismática de la Dictadura: Falange, Nacional-Catolicismo,
Nacional-Sindicalismo, Movimiento Nacional, etc, tuvo su propio reflejo en
la exaltadora etapa inicial. De esta marcada ideología son buena prueba
las Universidades Laborales de Gijón, Sevilla, Zamora y Córdoba cuya
dirección educativa fue encomendada a la Iglesia a través de órdenes
religiosas: Jesuitas para el primero, Salesianos para los dos siguientes y
Dominicos para el de esta última ciudad.

II.4 Creación de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales aparecen definidas en la introducción del


Estatuto Docente de las Universidades Laborales, aprobado por Orden de
16 de agosto de 1.958, donde se afirma que se trata de instituciones
creadas por el Ministerio de Trabajo y sostenidas por las Mutualidades
Laborales, y que son instituciones docentes dedicadas, en estrecha
cooperación con el Ministerio de Educación Nacional, a la formación
profesional y técnica- en todas sus modalidades de estudios y grados- y a
la formación humana de la juventud española.
En el Preámbulo de este Estatuto se definen, además, las Universidades
Laborales como «instrumento esencial de nuestra más decisiva acción
revolucionaria. El sujeto activo de toda revolución verdadera, quien, en

16
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


definitiva, hace o padece la historia es el hombre. Forjar el hombre en
todas sus dimensiones, entero y completo, es la tarea de las
Universidades Laborales...». La utilización del nombre de Universidad para
estas instituciones educativas era conscientemente utilizado y explicado
en estos términos: «no a tí tulo de remedo ni usurpación, sino por que el
viejo vocablo Universitas abarca precisamente el conjunto total de planes,
estudios, grados, disciplinas del mundo laboral y por que bajo el caben sin
distinción todos los sujetos capaces de recibir la educación humana,
profesional y técnica, que los acredita como hombres y como
trabajadores».

II.4.a Estatuto Provisional de las Universidades Laborales


(aprobado por Orden conjunta de los Ministerios de Educación Nacional y
de Trabajo de 12 de julio de 1956)

La primera regulación, que constituye de hecho la norma de creación de


las Universidades Laborales, aparece con la Orden conjunta de los
Ministerios de Educación Nacional y Trabajo de 12 de julio de 1.956, por la
que se aprueba el Esta tuto Provisional de las Universidades Laborales,
pasando a convertirse en definitiva al cabo de dos años, por Orden de
Presidencia de Gobierno de 16 de agosto de 1.958.

II.4.b. Estatuto Docente de las Universidades Laborales


(aprobado por Orden de 16 agosto 1958)

En cuanto a su ámbito, el presente Estatuto regulaba el funcionamiento


docente de las Universidades Laborales de Córdoba, Gijón, Sevilla y
Tarragona y las que en lo sucesivo pudieran reconocerse como tales.
En su artículo 2 el Estatuto docente define la Universidad Laboral como
“órgano docente de las Mutualidades Laborales, con personalidad jurídica

17
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


propia con las prerrogativas que las leyes vigentes confieren a las entidades
de este carácter”, siendo sus fines los recogidos en el artículo 3º:
a) Formar, educar y adiestrar a sus alumnos en el orden humano,
profesional y técnico a través de los diversos grados docentes.
b) Atender el perfeccionamiento técnico , profesional y social de los
trabajadores adultos, enriqueciendo al mismo tiempo su espíritu y
formación humana.
c) Elevar el nivel cultural, social y de la producción en el área en que
radique la Universidad Laboral mediante cursos específicos y de extensión
cultural.
d) Facilitar a través de un sistema becario o mediante la creación de
instituciones adecuadas, el acceso de los alumnos más capaces o de
probada vocación a otros estudios de cualquier jerarquía, bien en
Establecimientos propios o en aquellos donde se impartan las enseñanzas
correspondientes.”
Los estudios que se podían realizar en las Universidades Laborales se
distribuirán en dos grupos docentes:

Enseñanzas regladas
Se definían las enseñanzas regladas como aquellas que se imparten de
acuerdo con las normas legales vigentes en relación con la docencia
respectiva:
❙ Formación Profesional, Industrial y Agrícola
❙ Bachillerato Laboral, Elemental y Superior
❙ Formación Técnica, de Grado Medio y Superior.
❙ Formación Social.
❙ El Estatuto recogía que “para cursar estos estudios existirán en las

Unidades Laborales las Instituciones siguientes:


❙ Escuelas de Aprendizaje y Maestría Industrial.
❙ Escuela de Capataces Agrícolas.
❙ Insti tutos Laborales.

18
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Escuelas Técnicas de Grado Medio y Superior.
❙ Escuelas Sociales.

Enseñanzas no regladas
Aparecían recogidas como aquellas enseñanzas no regladas “las que
imparte la Universidad de acuerdo con los planes establecidos por el
Consejo Técnico de Universidades Laborales y aprobados por la Jefatura
del Servicio de Mutualidades Laborales, y que están orientadas a la
formación de profesionales y técnicos según las necesidades de la
producción. La ordenación de estas enseña nzas es privativa de la
Universidad Laboral, en tanto no sea n reguladas oficialmente.
Se considera dentro de este grupo de enseñanzas las correspondientes al
perfeccionamiento profesional y capacitación social de trabajadores
adultos. El perfeccionamiento profesional tiene como finalidad la de dotar
al trabajador de los conocimientos tecnológicos del oficio que ejerce en su
profesión habitual y se completan estas enseñanzas con las
correspondientes a capacitación social, dedicadas al estudio de las
materias referentes a Productividad, Relaciones Humanas, así como las
normas fundamentales de la legislación social vigente.
Con el fi n de que la Universidad Laboral sea un i nstrumento docente de
acuerdo con las exigencias del tiempo, los planes de estudios procurarán
abarcar las enseña nzas que exijan el progreso de la técnica y el de la
industria nacional, en cuya zona de influjo se sitúa esta institución.”
El Estatuto recogía diferentes artículos relativos al patrono, emblemas,
símbolos, calendario y fiestas especiales de las Universidades Laborales.

En lo relativo a las actividades docentes su Capítulo III, artículo 8 recogía


que las Universidades Laborales estarán integradas por un conjunto de
instituciones educativas que abarcarían los siguientes órdenes docentes:
❙ Los estudios correspondientes a la Formación Profesional industrial , en
sus disti ntos grados y en las especialidades que en cada caso se les
reconozcan.

19
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ El Bachillerato Laboral Elemental y Superior en las modalidades y
especialidades que en cada caso se determinen.
❙ Enseña nzas de perfeccionamiento profesional y de Formación y
Capacitación Social.
❙ Enseñanzas profesionales elementales y estudios técnicos especiales de
los grados medio y superior, respectivamente, encaminados a
proporcionar personal calificado o técnicos especializados.

Asimismo el artículo 9 dedicado a la Formación humana recogía que “En


todas las actividades docentes a que se refiere el artículo 8 constituirá
tarea fundamental la formación humana, que estará dedicada
especialmente a desarrollar en el alumno las nobles facul tades del espíritu
en su triple dimensión religiosa, cultural y social, estimulando el
sentimiento de solidaridad y de servicio imprescindibles para el pleno
desenvolvimiento de la personalidad. Será característica de la formación
humana el que su aplicación comprenderá a todos los alumnos en todos
los grados docentes y durante la totalidad de la vida universitaria.”
La regulación de las enseñanzas citadas aparecía en el artículo 10 “Las
anteriores enseña nzas se ajustarán, de estar ya regladas, a las normas que
regulen la organización y reconocimiento de las mismas. Cuando se
refiera a enseña nzas que no estén regladas, los tí tulos previos exigibles,
planes de estudios, años de duración, número de cursos y demás
condiciones a que hayan de ajustarse serán determinadas por el Consejo
Técnico. Corresponderá a la Jefatura del Servicio de Mutualidades
autorizar su implantación, de acuerdo con la propuesta que les sea
elevada por el Consejo Técnico de Universidades Laborales”.

En cuanto a los órganos de las Universidades Laborales preceptúa que la


superior dirección y orientación de las Universidades Laborales
corresponderá a la Jefatura del Servicio de Mutualidades Laborales y
recoge diferentes órganos de gobierno y asesoramiento de las
Universidades Laborales, tales como el Rector, quien ejerce el gobierno

20
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


de la Universidad Laboral, asistido por la Junta de Dirección, el Claustro,
como órgano asesor, el Vicerrector y la Secretaría General.
Clasifica asimismo al personal docente en: Profesores titulares; Profesores
Auxiliares; Maestros de Taller y de Laboratorio; Encargados de Prácticas
Agrícolas; Ayudantes; Educadores, exigiendo a todo el Profesorado de la
Universidad Laboral el estar en posesión del título académico que exige la
Legislación vigente en el grado de enseñanza respectivo, regulando su
nombramiento.

El Capitulo IX del Estatuto regulaba el Régimen de prestaciones de acción


formativa y becas, estableciendo que existiría un cupo total de alumnos a
ingresar en la Universidad Laboral (artículo 57) que se aprobaría por la
Jefatura del Servicio de Mutualidades Laborales a propuesta del
Departamento Docente de la Universidad Laboral.

En el artículo 58 el Estatuto recoge el derecho de todos los mutualistas a


solicitar “la prestación de Acción Formativa” para sí o para sus hijos,
siempre que cumplan el requisito estipulado en el art. 35 del Reglamento
General del Mutualismo Laboral de 10 de septiembre de 1.954 (Periodo de
carencia): Los beneficiarios deberán estar comprendidos en las edades
fijadas en la correspondiente convocatoria, presentar el certificado médico
extendido por el facultativo designado por la Mutualidad y hallarse en
posesión del título o certificado acreditativo de haber cursado los estudios
que se exijan para ingresar en el grado docente para el que se solicitase
la prestación. En todo caso y de acuerdo con los principios de la Ley de
Protección Escolar, de 19 julio 1944 debían acreditar condiciones
intelectuales suficientes para cursar los estudios correspondientes.
En lo respectivo a las becas se recogía que el Servicio de Mutualidades
Laborales podía concertar con otras instituciones la creación de becas que
facilitasen el acceso a la Universidad Laboral de alumnos que no estén
integrados en el Mutualismo Laboral.

21
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


La acción formativa y las becas se clasificaban según el tipo de alumnos:
a) Para alumnos internos.
b) Para alumnos medio pensionistas (Los que obtengan prestación
de Acción Formativa o beca para Universidad que esté enclavada
en la localidad donde residan).
c) Para alumnos externos.

Se regulaba asimismo el cese en el disfrute de la prestación de Acción


Formativa o de la beca, que se producía por los siguientes motivos:
a) En virtud de petición formulada por los padres del alumno o por
su representa nte legal.
b) Por haber finalizado los estudios para los que fue concedida la
beca.
c) Por haber sido dado de baja de acuerdo con las normas
docentes de régimen interno sobre conducta y aplicación.
d) Por padecer enfermedad o defecto físico que impida cursar
regularmente las disciplinas básicas, o por no incorporarse a la
Universidad sin causa justificada en las fechas señaladas para
llevarlo a cabo.

II.4.c Ley 11 de mayo de 1959 núm. 40/59, sobre normas


reguladoras de las Universidades Laborales

La primera regulación y definición por Ley de las Universidades Laborales


aparece Ley 40/59, de 11 de mayo 1959 sobre Normas reguladoras de las
Universidades Laborales. En su artículo 1 las define de la siguiente
manera: Las Universidades Laborales son instituciones docentes con la
misión de capacitar profesional y técnicamente a los trabajadores
españoles y elevar su total formación cultural y humana para hacer
posible su acceso a cualquier puesto social.

22
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


La primera de las diferencias que subyacen en tal definición con respecto
a la normativa anterior, consiste en su desvinculación conceptual, en
cuanto a su defi nición, de las mutualidades laborales, ya que el Esta tuto
Docente de 1.958, las definía como “órgano docente de las Mutualidades
Laborales”.
El art. 2 de la Ley atribuye una auténtica función tutelar al Estado y una
participación de las Mutualidades en los órganos rectores y consultivos,
pero bajo la superior dirección y fiscalización del Ministerio de Trabajo: “El
Estado ejercerá sobre las Universidades Laborales una obra de protección
e impulso a través de M.º de Trabajo, que determinará
reglamentariamente los órganos de gobierno de las Universidades
Laborales y sus facultades de gestión en relación con las superiores de
dirección y fiscalización del Ministerio, así como todo lo referente a
patrimonio y administración de dichas instituciones.
A través de la Organización Sindical los empresarios y trabajadores
españoles participarán en el gobierno y administración de las
Universidades Laborales de cuyos órganos rectores y consultivos también
formarán parte los representantes de las Mutualidades Laborales.
Será preceptivo el informe previo de la Organización Sindical y de las
Juntas Rectoras de las Mutualidades para la ordenación de los planes
docentes y de financiación de las Universidades Laborales a los que se
refieren los artículos tercero y quinto de la presente Ley”.
Es al antiguo Mini sterio de Educación Nacional, a quien se atribuyen las
facultades en el orden docente, en lo que tenga relación con la ordenación
de los planes y de la función docente de las Universidades Laborales.
La formación y selección de los Profesores y educadores de las
Universidades Laborales serán objeto de singular cuidado a través de
cursos o pruebas especiales o de Instituciones adecuadas.

23
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


c.1 Naturaleza jurídica

En cuanto a su personalidad jurídica, la Ley determina que las


Universidades Laborales tendrán personalidad jurídica, patrimonio propio
y la consideración de Insti tuciones P úblicas no esta tales y gozarán a
efectos académicos mediante el cumplimiento de los requisitos
correspondientes de la si tuación y beneficios que por la legislación
docente se concede a los Centros no estatales reconocidos por el Estado.
Las Universidades Laborales disfrutarán igualmente de los beneficios
reconocidos por las Leyes a las Fundaciones benéfico-docentes.

c.2 Régimen económico y financiero

Respecto a la financiación, la Ley establece que la aprobación de los


planes generales de fina nciación de las Universidades Laborales,
corresponderá al Gobierno, a propuesta del M.º de Trabajo y previo
informe del Ministerio de Hacienda.
Postula la Ley que al desarrollo y sostenimiento de las Universidades
Laborales contribuirán:
1.º El Estado, con las subvenciones que consigne en el presup uesto
general de gastos del Estado en su sección correspondiente a Ministerio
de Trabajo.
2.º Las Instituciones de Previsión Social obligatoria:
Mediante las prestaciones de acción formativa que en forma de becas
otorguen a los beneficiarios del régimen de Seguridad Social.
Mediante las inversiones que hagan para este fin de sus fondos y
reservas, conforme a las normas en vigor.
3.º Las Cajas generales de ahorro popular, que destinarán a esta obra
social de interés nacional las cantidades que aportan al M.º Trabajo, con
arreglo a lo establecido en el Decreto de 17 octubre 1947, sin perjuicio de

24
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


satisfacer asimismo las aportaciones establecidas en el ap. c) del art. 20 de
la Ley de 20 julio 1955.
4.º Los trabajadores y las empresas por su participación general en la
cuota de formación profesional y en la financiación de los sistemas de
previsión social, y además las empresas mediante el abono de becas de
estudios que puedan otorgar a sus trabajadores o a las familias de los
mismos.
5.º Los intereses y rentas de su propio patrimonio, el importe de las
subvenciones que puedan percibir de entidades públicas y el de las
donaciones, herencias o legados de particulares.
6.º En cuanto así lo acuerden las I nstituciones de previsión social libre, los
Ayuntamientos, las Diputaciones, la Organización Sindical y entidades que
la constituyen y, en general, las Instituciones, organismos y particulares a
quienes interese o que deseen reservar y sostener becas en los cupos de
alumnado de las Universidades Laborales.”

A juicio del Doctor por la Universidad de Castilla-la Mancha, Ricardo


Zofrilla Tobarra, “Su financiación fue por tanto, peculiar. En sus orígenes
recibieron, fundamentalmente, las aportaciones procedentes de las
Mutualidades Laborales y su Caja de Compensación, Seguridad Social e
Impuestos Generales. Posteriormente, las aportaciones de las Cajas de
Ahorro Popular y Confederadas, las del Fondo Nacional de Protección al
Trabajo, junto con otra s entidades e instituciones, trataron de j ustificar, de
acuerdo con la Ley reguladora del sistema de Universidades Laborales, el
cumplimento de uno de los postulados sociales más acusados: el de la
redistribución de la renta.
En consecuencia, esta singular fuente fina nciera conformada con las
aportaciones de las Mutualidades Laborales – como entidades gestoras de
la Seguridad Social- con la recaudación de las cuotas obligatorias a las
clases obreras en un contexto político totalitario impregnado, desde sus
inicios, por la ideología falangista del nacionalsindicalismo dará lugar a
una cómoda, segura y fácil financiación en un procedimiento público

25
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


parafiscal en el que domina el gravamen de la imposición indirecta sobre
la directa, por lo que la parte detraída por los trabajadores de sus
ingresos, para destinarlos al consumo, se ve sujeta a imposición indirecta
y, por tanto, constituyendo –al propio tiempo- parte de la financiación de
las Universidades Laborales. La financiación de estas i nsti tuciones
docentes a través del mutualismo laboral financia el 90% de los gastos de
sostenimiento de las Universidades Laborales. Las facilidades financieras
representaron gran generosidad de inversiones en infraestructura s y en
medios didácticos y humanos permitiendo actuaciones de verdadera
vanguardia educativa, tales son los casos de la existencia de un
procedimiento evaluador que se adelanta al MEC en casi veinte años
mediante las llamadas Juntas de Aula (calificación del alumno mediante
reunión de todos los profesores que imparten clase al grupo); existencia
de un departamento de Psicología con aplicaciones de técnicas
psicométricas a todo el alumnado (en el MEC habrá que esperar casi
cuarenta años con el desarrollo de la LOGSE); una ratio baja con una
media de poco más de veinte alumnos; excelentes instalaciones
deportivas, aulas especiales y específicas para música, dibujo, medios
audiovisuales, etc.”

c.3 Régimen educativo

Recoge la Ley que el antiguo Ministerio de Educación Nacional,


desarrollará en el orden docente sus facul tades específicas, de acuerdo
con la vigente legislación en materia de educación en sus distintos grados
y en lo que tenga relación con la ordenación de los planes y de la función
docente de las Universidades Laborales.
Asimismo recogía la Ley que la ejecución de los planes docentes, así
como la disciplina y formación del alumnado en las Universidades
Laborales, podía encomendarse a Instituciones del Estado, del
Movimiento o de la Iglesia o a entidades particulares, bajo la superior

26
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


inspección y vigilancia de los Ministerios de Trabajo y de Educación
Nacional en las materias de su respectiva competencia y con sujeción a lo
establecido en las disposiciones de desarrollo de la presente ley.
Esta Ley confirmó como Universidades Laborales las ya existentes a la
fecha de su aprobación: Así su artículo 7 recogía que “Sin perjuicio de que
en el futuro puedan establecerse mediante Ley nueva s Universidades
Laborales, se confirman con tal carácter la de “Francisco Franco”, de
Tarragona; la de “José Antonio Primo de Rivera”, de Sevilla; la de
“Onésimo Redondo”, de Córdoba y la de “José Antonio Girón” de Gijón.
La presente Ley rigió los destinos y mi sión educativa de las Universidades
Laborales hasta su transformación e integración en el año 1.972 en el
régimen educativo de la Ley General de Educación.

II.4.d Decreto 2266/60 de 24 noviembre de 1960, del Ministerio de


Trabajo por el que se regula el Reglamento Orgánico de las
Universidades Laborales

El Decreto de 24 noviembre 1960 del Ministerio de Trabajo por el que se


aprueba el Reglamento orgánico de las Universidades Labores, las define
en el Capítulo I –“Consti tución, finalidad y encuadramiento” de su Título I “
Creación y misión de las Universidades Laborales” como:
“Las Universidades Laborales, creadas mediante Ley 40/1959, de 11 mayo,
son Instituciones docentes con la mi sión de capacitar profesional y
técnicamente a los trabajadores españoles y elevar su total formación
cultural y humana para hacer posible su acceso a cualquier puesto social.
Las Universidades Laborales tendrán la consideración de Insti tuciones
Públicas no estatales y gozarán, a efectos académicos, mediante el
cumplimiento de los requisitos correspondientes, de la situación y
beneficios que por la legislación docente se conceden a los Centros no
estatales reconocidos por el Estado. Asimismo disfrutarán de los
beneficios atribuidos por las Leyes a las Fundaciones benéfico-docentes”.

27
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


La misión atribuida a las Universidades Laborales tenía como cometido:

❙ Impartir las enseñanzas que se determinaban en el artículo 46 de la Ley


de 20 julio 1955 y en la Ley de 16 julio 1949, y las que pudiesen
implantarse al amparo de la Ley de 20 julio1957 y sus disposiciones
concordantes y de aplicación.
❙ Establecer cuantos estudios, incluso de carácter superior, puedan ser
desarrollados con eficacia, de acuerdo con lo que para cada uno de ellos
se disponga en la legislación reguladora del orden docente que
corresponda.
❙ Organizar cursos de perfeccionamiento y de readaptación profesional en
régimen normal o de formación acelerada para trabajadores adultos e
inválidos recuperables.
❙ Amparar, mediante becas, la capacitación de alumnos en otros Centros
de Enseñanza Media y Superior.
❙ Desarrollar planes formativos de postgraduados.
❙ Desarrollar, previo informe y con la colaboración de la Organización
Sindical, cursos de divulgación profesional o social para trabajadores
adultos.
❙ Proyectar la influencia de la Universidad en su demarcación territorial
mediante una adecuada labor de extensión cultural.

d.1 Estudios impartidos

Los estudios que sobre cada una de las enseñanzas fuero n cursados en
las Universidades Laborales se distribuyeron en dos grupos docentes:
1.º Enseñanzas regladas, que se impartieron de acuerdo con la legislación
respectivamente aplicable y fueron las siguientes:
a) Formación profesional, industria y agrícola.
b) Bachillerato laboral, elemental y superior.
c) Formación técnica de grado medio y superior.

28
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


d) Formación humana y social.
e) Otras que en lo sucesivo puedan implantarse.
2.º Enseña nzas no regladas encomendadas a la formación de
profesionales y técnicos especializados, según las necesidades de la
producción nacional y regional, así como el perfeccionamiento profesional
y capacitación social de los trabajadores adultos. Los títulos previos
exigibles, planes de estudio, años de duración, número de cursos y
demás condiciones a que se ajustaron dichas enseñanzas, fueron
determinadas por el Consejo Técnico.
En línea con los establecido en la Ley de creación 40/59, recoge el
Reglamento Orgánico que la ejecución de los planes docentes, así como
la disciplina y formación del alumnado, podría encomendarse a
Instituciones del Estado, del Movimiento, de la Iglesia o a entidades
particulares, de acuerdo con las normas que, con sujeción a lo que
dispuso el Reglamento, pudieran ser dictadas por los Ministerios de
Trabajo y de Educación Nacional, en las materias de su respectiva
competencia y bajo su superior inspección y vigilancia. A tal fin se
establecerían los oportunos convenios con las entidades en cada caso
concertadas.

d.2 Organización y funcionamiento

La organización y funcionamiento de las Universidades Laborales


quedaban sometidas a la tutela del M.º Trabajo, al que competían las
siguientes funciones:
❙ Desarrollar e impulsar la acción de las Universidades Laborales.
❙ Determinar los órganos de gobierno y sus facultades de gestión.
❙ Dirigir y fiscalizar el funcionamiento de todos los organismos.
❙ Proponer al Gobierno los planes generales de financiación.

29
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Dictar las normas reguladoras de la constitución, conservación y
uso del patrimonio particular de cada Universidad Laboral y su
correcta afección al fin que se destina.
❙ Establecer normativa y funcionalmente el régimen de
administración de dichas Instituciones.

d.3 Personalidad jurídica

El mencionado Decreto de 24 noviembre 1960 diseña en su Capitulo II del


Título I la Personalidad jurídica de las Universidades Laborales.
“Las Universidades Laborales son Corporaciones con personalidad
jurídica dedicadas a una obra docente. En todo lo que no esté limitado por
la Ley, y siempre dentro del ejercicio de sus funciones universitarias y de
lo dispuesto en el presente Reglamento, tendrán capacidad para adquirir,
reivindicar, conservar y enajenar bienes de todas clases; administrar los
de su patrimonio, celebrar contratos, concertar operaciones de préstamo,
obligarse y ejercitar acciones civiles, criminales, administrativas y
contencioso-administrativas.
Para constituir inmuebles, adquirir terrenos, realizar instalaciones,
concertar préstamos o enajenar bienes o material inventariable será
preciso obtener autorización expresa del M.º Trabajo, que se concederá
mediante Orden mini sterial.
La vida económica de las Universidades Laborales se desenvolverá en
régimen de presupuesto s anuales de gestión, debidamente aprobados por
el M.º Trabajo, a propuesta de la Dirección General de Previsión”.

30
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


d.4 Patrimonio

El Decreto de 24 noviembre 1960 establece en su Capitulo III del Título I el


Patrimonio Universitario: “Cada Universidad tendrá su patrimonio propio
que podrá estar constituido por toda clase de muebles e inmuebles
expresamente afectos al cumplimiento de sus funciones docentes y
culturales, y aquellos otros bienes de cualquier naturaleza destinados a la
producción de rentas con que dotar los servicios precisos para realizar la
función universitaria.
Los bienes de cada Universidad Laboral constituyen un solo patrimonio,
siendo su ti tular la Corporación respectiva como persona jurídica.
Constituye el Patrimonio de la Universidad Laboral:
❙ Los bienes c uya propiedad se llegue a consolidar previo reintegro
de su importe a las Mutualidades Laborales o demás Organismos
que los hayan inicialmente aportado a título oneroso.
❙ Las cantidades que las Cajas Generales de Ahorro Popular
aporten de acuerdo con el apartado tercero del artículo 9.º de la
Ley 40, de 1959.
❙ Los recurso s de las Granjas Agropecuarias y demás
establecimientos e instalaciones productoras de bienes y otras
fuentes de rentas.
❙ Los fondos reglamentarios adscritos para el so stenimiento normal
de los cursos académicos o para atenciones de carácter
extraordinario.
❙ La aportación legal que corresponda de la cuota de Formación
Profesional, de acuerdo con el Decreto de 8 enero 1954, y Ley de
Formación Profesional Industrial de 20 julio 1955.
❙ Las herencias, legados y donaciones de todo género válidamente
aceptados y precisamente desti nados a capitalización.
❙ Los bienes o cualquier clase de valores económicos que la propia
Universidad llegue a adquirir con sus propios fondos y con sus
accesiones.

31
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Los fondos becarios y, en su caso, cuotas y otras fuentes de
ingreso válidamente autorizados por el Ministerio de Trabajo.
❙ Las subvenciones del Estado, en la forma que establece la citada
Ley.
❙ Cualquier otro recurso que en lo sucesivo pueda ser afectado
previa disposición legal adecuada.
Para cada clase de bienes se formalizará el correspondiente
inventario, y el conjunto de estos últimos constituirá el Inventario
General del Patrimonio Universitario. Todos los bienes de
naturaleza inmueble, cuya propiedad consolida la Universidad
Laboral, quedarán inscritos a nombre de la misma en el
correspondiente Registro de la Propiedad”.

d.5 Estructura orgánica

El Título II está dedicado a la estructura orgánica. Se establece como


Organismo Central el Servicio de Universidades Laborales.
❙ El Servicio de Universidades Laborales tiene a su cargo el
desarrollo de la labor que al Estado compete sobre dichas
Instituciones.
Son cometidos del Servicio:
❙ Proponer, en armonía con la Ley orgánica y el presente
Reglamento, las normas precisas para la regulación de los Organos
de gobierno de las Universidades Laborales y sus facul tades de
gestión en relación con las superiores de dirección y fi scalización
del Ministerio.
❙ El estudio y propuesta de desarrollo y ejecución de la normativa
referente a patrimonio y administración de dichas Instituciones.
❙ El enlace con el M.º Educación Nacional a efectos de regular la
ordenación de los planes y función docente de las Universidades

32
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Laborales y la formación y selección de los profesores y
educadores.
❙ La elaboración de los planes de financiación de las Universidades
y sus propuesta s al Ministro de Trabajo, así como las de
aprobación de los presupuestos previo dictamen de la Comisión
Económico-Administrativa.
❙ La preparación de las normas para creación de nuevas
Universidades Laborales.
❙ La formación de planes para el desarrollo de enseñanzas no
regladas, sin perjuicio de la competencia del M.º Educación
Nacional y oído el Consejo Técnico.
❙ La fiscalización del funcionamiento de las Universidades Laborales
en cuanto es materia de la competencia atribuida al M.º Trabajo.
❙ La coordinación con el Servicio de Mutualidades Laborales a
efectos de regulación de los derechos y obligaciones asumidas por
el Mutualismo Laboral en el desarrollo y sostenimiento de las
Universidades.
❙ La determinación de los porcentajes de alumnado que
anualmente se pondrán a disposición de las Mutualidades
Laborales a los efectos establecidos en el apartado anterior.
❙ La regulación del régimen becario en dichas Instituciones.
❙ La elaboración y propuesta al Ministro de Trabajo de cuantas
otras disposiciones se requieran.

Asimismo como organismos de la Universidad Laboral se recogían los


siguientes Órganos rectores.
En el capítulo IV del Título II se alude a los Órganos rectores, c uyo
objetivo era el cumplimiento de la misión encomendada a las
Universidades Laborales.
Los órganos Rectores eran dos:
❙ El Patronato de la Universidad Laboral.
❙ El Rector.

33
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


El Patronato de cada Universidad Laboral tenía el siguiente cometido:
a) Conocer e informar preceptivamente ante el Servicio de Universidades
Laborales en la elaboración de los planes docentes a desarrollar en la
Universidad.
b) Aportar iniciativas y sugerencias en orden al establecimiento de
enseña nzas no regladas, a fin de formar téc nicos especialistas para las
Empresas encuadradas en la demarcación geográfica sometida a la
influencia de la Universidad.
c) Dictaminar sobre los planes y proyectos que proponga el Rector para la
expansión de la vida universitaria en general y el perfeccionamiento de la
acción docente.
d) Vigilar el cumplimiento de la legislación, Reglamentos e instrucciones
dictadas por el Servicio de Universidades Laborales.
e) Fiscalizar el desarrollo de todas las actividades administrativas de
carácter patrimonial, económico y financiero, notificando cualquier
irregularidad o anomalía para su debida corrección al Rector.
f) Conocimiento e i nforme sobre los planes de inversión y de gestión de la
Universidad, as Granjas y demás establecimientos a uxiliares productores
de renta, emi tiendo Dictamen sobre los presupuestos a nuales y sus
cuentas de liquidación, como así también los balances de situación y
Memorias reglamentarias.
g) Visar la Memoria general de actividades realizadas durante cada
ejercicio económico o curso por la Universidad.
h) Intervenir en las operaciones de contratación de obras, instalaciones o
servicios mediante la presencia de Vocales en las Mesas de adjudicación.
i) Desarrollar las tareas específicas que concretamente les sean
encomendadas por el Servicio de Universidades Laborales.
El Patronato de la Universidad Laboral estaba presidido por el Delegado
de Trabajo, asistido por los siguientes Vocales:
❙ El Rector de la Universidad o persona en quien delegue.
❙ El Delegado Provincial de Sindicatos.

34
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ El Delegado del Servicio de Mutualidades Laborales.
❙ El Presidente del Consejo Provincial del Instituto Nacional de
Previsión.
❙ Un representante de la Jefatura Agronómica.
❙ Un representante de la Jefatura de Industria.
❙ Dos representa ntes del Distrito Universi tario al que pertenezca la
provincia donde radica la Universidad, libremente designados por
el Ministro de Educación Nacional.
❙ Dos empresarios, dos técnicos y dos obreros nombrados por el
Presidente, a propuesta del Delegado Sindical Provincial, de entre
quienes formen parte de los Órganos de gobierno de las
Mutualidades Laborales.
❙ Dos Vocales libremente designados por el servicio de
Universidades Laborales entre personas de reconocido mérito y
competencia en cuestiones sociales.
❙ El Secretario general de la Universidad lo será del Patronato.
❙ Circunstancialmente, previa autorización del Presidente, podrán
incorporarse en calidad de Asesores técnicos funcionarios o
Profesores de la Universidad Laboral especializados en las materias
de que se trate.

❙ El Rector
La Universidad Laboral estaba gobernada por un Rector, que era
nombrado y separado libremente por el Ministro de Trabajo, de acuerdo
con el de Educación Nacional, debiendo recaer la designación en persona
que ostentase título académico superior y hubiese acreditado suficientes
méritos y capacidad en el ejercicio de actividades docentes.
El Rector dirigía la Universidad Laboral; las Autoridades inmediatas y las
Jefaturas de Órganos y Servicios de aquélla se entendía que actúan por su
delegación en el ámbito de los correspondientes cometidos.

35
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


El Rector tenía la máxima autoridad en cuanto afectaba a la disciplina del
personal y a la dirección pedagógica y cultural de la Universidad Laboral,
a cuyo efecto le correspondían las siguientes funciones:
❙ Representación de la Universidad Laboral.
❙ Concesión de diplomas de estudios.
❙ Suprema dirección de los Órganos y Servicios docentes.
❙ Dirección personal de la formación humana.
❙ Función disciplinaria y académica sobre los Profesores y alumnos.
❙ La designación y separación de las Jefaturas de sección y
departamentos docentes.
❙ Autorización de los documentos y expedientes universi tarios.

En lo que se refiere al desarrollo de las actividades de carácter económico


y administrativo precisas para la gestión de la Universidad Laboral,
competía al Rector, y responde ante él M.º Trabajo, el ejercicio de las
siguientes funciones:
❙ La dirección de la vida económica de la Universidad.
❙ La vigilancia para la mejor custodia y conservación del patrimonio
universitario.
❙ La autorización, con visto bueno, del inventario anual del
patrimonio universitario, que preceptivamente ha de ser revisado
en cada ejercicio económico.
❙ La aceptación, previo conocimiento del Patronato y autorización
ministerial, de herencias, legados y donaciones, así como la
ejecución de los actos jurídicos adecuados para consolidar la
propiedad de aquéllos.
❙ La formulación, asistido por el Administrador y el Interventor de la
Universidad de los proyectos de presupuestos anuales, Memorias
y balances, comprobando la realización del reglamentario trámite
que se dispone en el presente Estatuto.
❙ La elaboración, cumplidos iguales trámites, de presupuestos
extraordinarios, cuando haya lugar, así como el visado de

36
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


expedientes sobre cesión, habilitación y transferencia de créditos
durante el ejercicio económico.
❙ La ordenación concreta de todos los pagos que hayan de
realizarse con cargo a presupuestos.
❙ La aceptación y firma de los contratos de sumi nistros y obras
cuya obligación haya de satisfacerse con cargo al presupuesto de
la Universidad.
❙ La firma conjunta con el Administrador y el Interventor de los
documentos precisos para la apertura y movimiento de las cuentas
corrientes de la Universidad.
❙ La ordenación y visado, cuantas veces lo estime oportuno de
arqueos de Caja.
❙ La fiscalización e inspección de todos los libros de contabilidad,
administración e intervención.
❙ La decisión sobre las inversiones concretas de las cantidades
comprendidas en los distintos capítulos, artículos y conceptos de
los presupuesto s.
❙ La autorización, con su visto bueno, de c uanta s certi ficaciones
sobre asuntos de la vida económico- universitaria hayan de ser
expedidas.
❙ El visado de las liquidaciones anuales de los presupuestos
ordinarios y, en su caso, de los extraordinarios y cuanta s gestiones
e iniciativas de carácter extraordinario juzgue oportuno adoptar en
la esfera de su competencia, o proponer, en otro caso, al Patronato
Rector o a la Jefa tura del Servicio de Universidades Laborales para
el mejor desarrollo de la vida económico-administrativa
universitaria.

Las que, no incluidas en la enumeración que antecede, se definían en


otros artículos del presente Reglamento.
En aquellas Universidades en que las circunstancias lo requirieran podía
existir un Vicerrector, nombrado por el Ministro de Trabajo, entre el

37
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Profesorado de la Universidad Laboral a propuesta del Rector, que ejercía,
en orden al gobierno de aquélla, las funciones que le delegase el Rector, a
quien sustituía en caso de enfermedad o ausencia y a sistiría en calidad de
asesor.

Existían Órganos asesores y consul tivos:


❙ El Claustro Universitario.
❙ La Comisión Económico Administrativa.

❙ El Claustro Universitario
El Claustro Universitario era el Órgano de representación corporativa de la
Universidad y de asesoramiento del Rector en materia docente. Sus
funciones:
Reunirse y asistir a todos los actos solemnes que requieran la presencia
corporativa de la Universidad, incluso cuando se trate de solemnidades,
festividades o celebración de actos públicos externos.
Asistir al Rector en los actos de apertura del curso, recepción y juramento
de Profesores, colación de grados y aquellos otros en q ue el Rector
convoque al Claustro.
Asesorar cuando el Rector lo ordene expresamente en cua nto se refiera al
establecimiento y organización de las diversas enseñanzas y planes de
estudios, coordinación de horarios y uso de aulas y medios didácticos,
adquisiciones de material pedagógico, propuesta, dictámenes o
planificación de acciones docentes nuevas y, en general, cualquier otro
cometido de la misma índole que sea propuesto por el rector u ordenado
por el Servicio de Universidades Laborales.
Asistir al Rector en cuanto se refiere al régimen interno de la Universidad
y disciplina y formación del alumnado.
El Claustro Universitario tenía la siguiente composición:
❙ Presidente: El Rector de la Universidad.
❙ Vicepresidente: El Vicerrector y el Profesor Decano.
❙ Vocales: Los restantes Profesores de la Universidad.

38
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Secretario: Actuará el que lo sea de la Universidad Laboral.

❙ La Comisión Económico-Administrativa
En cada Universidad Laboral se organizó una Comisión Económico-
Administrativa, que según lo establecido en el presente Decreto debía
asumir las siguientes funciones:
❙ Asesorar al Rector en cuantos asuntos éste someta a
consideración del Organismo.
❙ Prestar asistencia técnica al Patronato de la Universidad cuando
así se requiera por el mismo.
❙ Dictaminar sobre los presupuestos anuales de la Universidad y de
los establecimientos dependientes de la misma, como así bien en
las liquidaciones de los ejercicios económicos y balances y
Memorias de situación en cuanto se refiere a cuestiones
económicas, financieras o patrimoniales.
❙ Conocer y actuar en las subastas y concursos de obras,
instalaciones y suministros de servicios y en la adjudicación de
aquéllas provisional o definitivamente, según proceda
reglamentariamente.
❙ Dictaminar sobre los proyectos y planes de explotación de los
establecimientos afectos a la Universidad Laboral para producción
de renta.
❙ Asesorar en materia de inversiones y toda clase de planes
financieros para obras, instalaciones o servicios de nueva creación.
❙ Elevar iniciativas, sugerencias o propuestas conducentes al mejor
gobierno y administración de la Universidad o a la expansión de
sus actividades en cuanto tenga repercusión fina nciera o
económica.
❙ Desarrollar cualquier otro cometido que ordene el Rector o
solicite el Patronato de la Universidad Laboral.

La Comisión Económico-Administrativa tenía la siguiente composición:

39
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Presidente. El Rector de la Universidad
Vocales:
❙ El Secretario general de la Universidad.
❙ El Administrador de la Universidad.
❙ El Interventor.
❙ Dos Profesores libremente designados por el Rector.
❙ Tres mutualistas designados por el Rector, a propuesta del
Delegado sindical provincial, de entre quienes formen parte del
Patronato.
❙ Dos miembros no mutualistas del Patrona to designados por el
Presidente de éste.

El Capítulo VI del Título II recoge los Órganos ejecutivos para la gestión


de la vida económica de las Universidades Laborales: El Rector, el
Secretario general, el Administrador y el Interventor.
En cada Universidad Laboral se organizó bajo la inmediata dependencia
del Rector una Secretaría General, con la misión genérica de velar por el
correcto funcionamiento de todos los servicios, ta nto docentes como
administrativos de la Institución, con el siguiente cometido:
❙ La vigilancia en la aplicación de las normas de régimen i nterior de
la Universidad.
❙ Coordinar la marcha de los Servicios administrativos, fiscalizando
la ejecución de su respectivo cometido.
❙ La apertura, registro, distribución y archivo de la correspondencia
general de trámite.
❙ La conservación de los inventarios del patrimonio.
❙ Redactar las estadísticas que le sean ordenadas.
❙ Elaborar la Memoria general de actividades.
❙ La expedición y certificación de documentos y libros
universitarios.
❙ Llevar la Secretaría del Patronato de la Universidad Laboral.
❙ El Servicio de Protocolo de la Universidad.

40
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Ejecutar los resta ntes cometidos que le sea n ordenados por el
Rector.

d.6 Régimen presupuestario

El Capítulo VII ubicado en el seno del Titulo III aparece el Régimen


presupuestario de las Universidades Labores, donde se establece que:
Al desarrollo y sostenimiento de las Universidades Laborales contribuirán:
1º. El Estado, con las subvenciones que consigne en el Presup uesto
general de gastos del Estado, en su sección correspondiente al Ministerio
de Trabajo.
2º. Las Instituciones de Previsión Social obligatorias.
Mediante las prestaciones de acción formativa que en forma de becas
otorguen a los beneficiarios del régimen de Seguridad Social.
Mediante las inversiones que hagan para este fin de sus fondos y
reservas, conforme a las normas en vigor.
3º. Las Cajas generales de ahorro popular que destinarán a esta obra
social de interés nacional las cantidades que aportan al M.º de Trabajo
con arreglo a lo establecido en el Decreto de 17 de octubre 1947(nº 3913),
sin perjuicio de satisfacer, asimismo, las aportaciones establecidas en el
apartado c) del artículo 20 de la Ley de 20 julio 1955.
4º. Los trabajadores y las Empresas por su participación general en la
cuota de formación profesional y en la financiación de los sistemas de
previsión social y además las Empresas mediante el abono de becas de
estudios que puedan otorgar a sus trabajadores o a las familias de los
mismos.
5º. Los intereses y rentas de su propio patrimonio, el importe de las
subvenciones que puedan percibir de entidades públicas y el de las
donaciones, herencias o legados particulares.
6º. En cuanto así lo acuerden las I nstituciones de previsión social libre, los
Ayuntamientos, las Diputaciones, la Organización Sindical y entidades que
la constituyen y, en general, las Instituciones, Organismos y particulares a

41
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


quines interese o que deseen reservar y sostener becas en los cupos de
alumnado de las Universidades Laborales.
El ejercicio económico de las Universidades Laborales, era adaptado al
calendario de los cursos académicos y desenvuelto en régimen de
presupuestos, que comprendían el importe de las obligaciones a cubrir
durante el ejercicio y los recursos autorizados para hacer frente a aquellas
Los presupuestos incluían: el ordinario de sostenimiento, que era único y
anual y, en su caso, los extraordinarios que circunstancialmente procedía
elaborar y cuyo ciclo podía abarcar más de un ejercicio.
El presupuesto ordinario se formalizaba por el procedimiento de
evaluación, tomando como base los gastos realizados en el ejercicio
anterior.
Los presupuestos ordinarios de las Universidades Laborales se ajustaban
al formato que establecía el Servicio de Universidades Laborales, y su
aprobación se regulaba por lo dispuesto en el artículo 11 del Reglamento.

d.7 Régimen de contratación

El Capítulo VIII del Reglamento se dedicaba al Régimen de contratación.


La contratación de los servicios y medios personales y materiales precisos
para el normal funcionamiento de las Universidades Laborales se regía
por lo dispuesto en este capítulo y, con carácter supletorio, de acuerdo
con lo ordenado en el capítulo V de la Ley de Administración y
Contabilidad de la Hacienda Pública.
El Capítulo IX estaba dedicado al Régimen de los establecimientos
anexos a las Universidades Laborales.

42
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


d.8 Régimen docente

Regulado en el Capítulo X del Reglamento, donde se establecía que para


el desarrollo de las funciones docentes encomendadas a la Universidad
Laboral funcionarían como Organismos de asesoramiento, coordinación y
ejecución, en materia pedagógica, los siguientes:
1.- Jefatura de Estudios.
2.- Juntas de Sección.
3.- Juntas de departamento.
4.- Junta de Formación Humana.
5.- Juntas de Aulas.
6.- Servicios.

La Jefatura de Estudios será desempeñada por el Vicerrector o por el


Profesor de la Universidad que el Rector libremente designe.
Eran funciones de la Jefatura de Estudios:
❙ Someter a consideración del Rector las medidas pertinentes para
coordinación de los Organismos docentes y regulación de cada
una de las enseñanzas en particular, como así bien, de la actividad
del alumnado
❙ Vigilar el cumplimiento de los Reglamentos de personal y
disciplina universitaria.
❙ Presidir, cuando asista, las Junta s de Sección y Departamento.
❙ Estudiar y proponer los programas y libros de texto q ue ha n de
utilizarse por el alumnado, así como cuanto convenga a la dotación
de material docente.
❙ Mantener la relación con las familias de los alumnos.
❙ Desarrollar las restantes funciones que el Rec tor le encomiende.

Las Juntas de Sección estarán integradas por la totalidad del Profesorado


afecto a cada Enseñanza específica.
Eran funciones de las Junta s:

43
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Adaptar los planes de estudio a la modalidad de enseñanza
correspondiente.
❙ Estudiar la coordinación de las materias que se cursan,
proponiendo al Rector las modificaciones que se estimen
oportunas.
❙ Estudiar la coordinación de las materias que se cursan,
proponiendo al Rector las modificaciones que se estimen
oportunas
❙ Estudiar el horario pertinente para el mejor acoplamiento de las
asignaturas que componen el plan de estudios.
❙ Proponer al Rector la adquisición de material pedagógico
necesario para el desarrollo de la labor docente.
❙ Asesorar en las adquisiciones del material pedagógico
Informar al Rector sobre el desarrollo de las enseñanzas aplicación
y aprovechamiento del alumnado.

Las Juntas de Departamentos estaban integradas por los Profesores de


materias comunes a dos o más órdenes o grados de enseñanza que se
imparta en la Universidad.
Eran funciones de las Junta s de Departamento.
❙ Estudiar la metodología de las materias de su especialidad en
relación con el grado de las enseñanzas en que deben aplicarse.
❙ Redactar apuntes o textos para las clases.
❙ Proponer los ejercicios y pruebas a que han de someterse los
alumnos.
❙ Informar sobre los horarios de clases
❙ Seleccionar los libros que han de servir de texto para los alumnos
de la Universidad.
❙ Proponer al Rector la adquisición de libros de consulta para la
Biblioteca de la Universidad.
❙ Elevar al Rector las modificaciones que estimen pertinentes para
el mejor cumplimiento de la misión que tienen encomendada.

44
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Informar o proponer sobre la adscripción del profesorado que
compone el Departamento a los grados de enseñanza para los
cuales tiene especial preparación
❙ Llevar el correspondiente libro de actas de las reuniones y
trasladar copia al Rector.
❙ Cada Junta era presidida por uno de los Profesores que la
componen, designado libremente por el Rector.

Integraban la Junta de Formación Humana, que presidía el Rector, los


Directores de Formación Espiritual, Magisterio de Costumbres, Formación
del Espíritu Nacional y Formación Cultural y Estética, y competía a esta
Junta de Formación Humana estudiar para cada curso las tareas
específicas a desarrollar dentro del peculiar cometido que se le asignaba.
Una vez aprobado por el Rector el Plan a realizar, era elevado para
conocimiento y dictamen del Consejo Técnico de Universidades
Laborales.

Las Juntas de Aula estaban integradas por los Profesores que daban
clases a los mismos grupos de alumnos, por los educadores y Jefe del
Colegio respectivo y por el Jefe del Servicio de Psicotecnia.
Las Junta s de Aulas tenían como misión:
❙ Calificación conjunta del grupo de alumnos por aulas.
❙ Propuesta de premios y sanciones.
❙ Estudiar con el asesoramiento del Jefe del Servicio de
Psicotecnia, la personalidad del alumno, procurando encontrar los
estímulos necesarios para el mejoramiento y aprovechamiento de
sus estudios y conducta.
❙ Informar a la Jefatura de Estudios de todos los problemas, tanto
docentes como humanos, de los alumnos pertenecientes a su
grupo.
❙ Proponer la discriminación del alumnado, razonando el motivo.
Redactar el acta de la reunión entregando copia al Rector.

45
La aparición de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Servicios Técnico s en las Universidades Laborales
El Reglamento previó que en cada Universidad Laboral se organizarán los
siguientes Servicios Técnicos:
1.- Servicio Psicotécnico, con la misión que el propio nombre determina.
2.- Servicio de Medios Audiovisuales y de Extensión Cultural que atenderá
tanto a las necesidades pedagógicas de los cursos regulares como a la
proyección externa de la función docente en la zona de la acción de la
Universidad.
3.- El Servicio Médico, que cuidará de la salud del alumnado y la higiene
de las instalaciones.

En cuanto a la expedición de títulos, competía al Ministerio de Educación


Nacional la expedición de los títulos correspondientes a los estudios
cursados por los alumnos de las Universidades Laborales cuando se
trataba de enseñanzas regladas y reconocidas por dicho Departamento de
acuerdo con lo establecido en el art. 2º del Reglamento. En lo que
respecta a las enseñanzas no regladas, la propia Universidad extendía a
los alumnos los diplomas acreditativos de los estudios cursados.

46
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


III. LA INTEGRACIÓN DE LAS UNIVERSIDADES LABORALES EN EL
RÉGIMEN ACADÉMICO DE LA LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.
Decreto de 21 julio 1972, de Presidencia del Gobierno

Este Decreto de la Presidencia del Gobierno constituye el primer paso de


la desaparición de las Universidades Laborales como instituciones
autónomas, con su propia personalidad, que actuaban en el ámbito
educativo. Su normalización e integración en el régimen académico de la
Ley General de Educación fue el primer paso para su transformación
definitiva.
Las Universidades Laborales, a tenor de lo previsto en la disposición
transi toria cuarta, número 1, de la Ley General de Educación, se integran
en el régimen académico de dicha Ley, de acuerdo con lo establecido en
este Decreto y en sus normas de aplicación y desarrollo.
Se consideraban como Universidades Laborales los Centros que se
relacionan en la disposición adicional primera de este Decreto, entre las
cuales se encontraba la Universidad Laboral de Gijón.
Las competencias o capacidades que se les otorgaban en el citado
Decreto, “para el cumplimiento de su misión”, a los Centros docentes de
Universidades Laborales eran los siguientes:

47
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


❙ Impartir las enseñanzas correspondientes a los niveles de Educación
General Básica, Bachillerato Unificado y Polivalente, Educación
Universitaria y Formación Profesional en sus diversos grados.
❙ Impartir las enseñanzas correspondientes a la Educación permanente de
adultos y a la Educación Especial, a través de cursos de i niciación, de
perfeccionamiento y de readaptación profesionales.
❙ Amparar, mediante becas convocadas a tal efecto, la capacitación de sus
alumnos en otros Centro s, incluidos los de carácter universitario, en todos
sus ciclos, en especial a tenor de lo establecido en el artículo sexto de esta
disposición.
❙ Proyectar su influencia en la demarcación territorial correspondiente
mediante una adecuada labor de extensión y promoción cultural.

En cuanto a los alumnos que tendrían acceso a los Centros docentes de


Universidades Laborales serían los trabajadores españoles y sus familiares
incluidos en el Si stema de la Seguridad Social, que fuesen declarados
beneficiarios de una beca o prestación de acción formativa en las
condiciones que reglamentariamente determinase el M.º de Trabajo.
También tenían, como recogía el Decreto, acceso a los Centros docentes
de Universidades Laborales otros alumnos, especialmente los de la zona,
comarca o región en que aquellos se encuentren enclavados bajo el
sistema de conciertos o convenios con Organismos, Insti tuciones,
Empresas o, en su caso, por el pago de los costes establecidos por el M.º
Trabajo en cada supuesto, con adecuación al régimen económico
establecido con carácter general para cada grado o nivel de enseñanza.

En cuanto a los órganos académicos, el Decreto establecía que cada


Universidad Laboral contara con un Claustro de Profesores y un Consejo
Asesor en el que estarían representados los padres de los alumnos a
través de las Instituciones Mutualistas de la Seguridad Social. El Claustro y
el Consejo Asesor eran únicos para cada Universidad Laboral sin perjuicio
de que pudieran funcionar en secciones diferenciadas, atendiendo a las

48
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


exigencias de especialización de los distintos niveles y grados educativos.
El Director Técnico de dichos niveles y grados contaría con la titulación e
idoneidad requerida por la legislación académica aplicable.
Niveles, modalidades y grados educativos. El sistema de Universidades
Laborales impartiría, cuando así se dispusiese por el M.º Trabajo y previo
informe del M.º Educación y Ciencia, las enseñanzas correspondientes a la
segunda etapa de la Educación General Básica y las de Formación
Profesional de Primer Grado, cuya gratuidad se haría efectiva en los
términos concertados al amparo de la Ley General de Educación.
En el nivel de Bachillerato y en el Segundo Grado de Formación
Profesional, se reconoció por el M.º Educación y Ciencia a los Centros
docentes de Universidades Laborales, la condición de Centros
homologados, a los efectos establecidos en los artículos 95 y
concordantes de la Ley General de Educación.
Los Centro s docentes de Universidades Laborales mantuvieron su
competencia para organizar cursos de perfeccionamiento, de actualización
y reconversión profesional y, en general, para las actividades relativas a la
educación permanente de adultos en cuanto constituyera ma teria propia
del M.º Trabajo, a tenor del artículo 45 de la Ley General de Educación. A
tal efecto, entre sus objetivos se estableció que atenderían
preferentemente los cursos de perfeccionamiento y reconversión
profesional de personal ya especializado, en sus distintos niveles, de
acuerdo con los objetivos del Programa de Promoción Profesional del M.º
Trabajo.
A los Centros docentes de Universidades Laborales también se les
reconoció la posibilidad de realizar actividades relativas a cursos para
inválidos recuperables, dentro de la Educación Especial.
Se autorizó a los Centros docentes de Universidades Laborales para que
impartiesen el Curso de Orientación Universitaria, cuyo régimen,
desarrollo y valoración se ajustaría a lo dispuesto en la Ley General de
Educación.

49
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Las Escuelas de Ingeniería y Arquitectura Técnica existentes en las
Universidades Laborales quedaron constituidas por este Decreto en
Escuelas Universitarias no Estatales, según los términos recogidos en la
disposición adicional segunda y adscritas al Distrito Universitario
correspondiente.
El Profesorado de los Centros Docentes de Universidades Laborales debía
reunir a partir de la entrada en vigor del Decreto las condiciones que, en
cuanto a titulación mínima para los diferentes niveles y grados se
establecían en la Ley General de Educación.
Los deberes y derechos académicos del Profesorado serían los
establecidos en la Ley General de Educación y disposiciones
reglamentarias, sin perjuicio de los que se derivasen de su relación
jurídica de empleo con las Universidades Laborales, que se someterían a
las normas esta tutarias que dictase el Ministerio de Trabajo.
El régimen de selección y formación del Profesorado se ajustaría a lo
dispuesto en el Estatuto de Personal aplicable a las Universidades
Laborales.
A partir de la promulgación del Decreto, la habilitación y formación
pedagógica de este profesorado se adecuaría a los principios y
orientaciones recogidos en la Ley General de Educación y disposiciones
que la desarrollen y se adquiriría en los centros oficiales con los que se
celebrasen los oportunos conciertos y, en su caso, en un centro propio
especializado.
En este Decreto de 21 de julio de 1972 y más en concreto en su
Disposición Adicional Segunda se establece que las Universidades
Laborales y sus Centros docentes dependientes quedan reconocidos
académicamente con el carácter de Centros no Estatales, para impartir los
niveles y grados educativos que se citan para cada uno de ellos con
adecuación al proceso de desarrollo del sistema educativo instaurado por
dicha Ley de Educación.

50
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


En esta Disposición Adicional en su punto 2 se le a tribuye a la Universidad
Laboral de Gijón competencias para la formación en:
❙ Bachillerato Superior General (en su día Bachillerato Unificado
Polivalente).
❙ Formación Profesional de Primer Grado.
❙ Formación Profesional de Segundo Grado.
❙ Curso de Orientación Universitaria.
❙ Estudios Universi tarios de Ingeniería Técnica Industrial en la
especialidad Mecánica.
❙ Formación Profesional de Tercer Grado.

Por el Real Decreto Ley 36/1978, de 16 de noviembre, sobre gestión


institucional de la Seguridad Social, la salud y el empleo (B. 0. E., de 18 de
noviembre), quedaba transferida a la Administración Institucional del
Estado desde la Seguridad Social el Servicio de Universidades Laborales,
entre otros servicios. Los bienes, derechos y acciones quedaban
integrados en el patrimonio del Instituto Nacional de Enseñanzas
Integradas.
Por el Real Decreto 2049/1979, de 14 de agosto, sobre organización y
funciones del Insti tuto Nacional de Enseñanzas Integradas (B. 0. E. de 28
de agosto), se regulaba la normativa básica de la nueva entidad, que
sustituía y se hacia cargo de las Universidades Laborales, cuya
personalidad jurídica había sido suprimida por el Real Decreto anterior. El
sistema docente de las Universidades Laborales pasaba a constituir la Red
de Centros y Servicios Docentes del I. N. E. L, convirtiéndose cada una de
las universidades en Centros de Enseñanzas I ntegradas. El funcionamiento
de estos se a tiene al Real Decreto 1708/1981, de 3 de agosto, por el que
se regulan los Centros Docentes del Instituto Nacional de Enseñanzas
Integradas (B. 0. E. de 8 de agosto). Dicho organismo había sido
suprimido por Real Decreto 2183/1980.

51
La integración de las Universidades Laborales

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


En palabras de Ricardo Zafrilla Tobarra “las Universidades Laborales
constituyero n en su etapa inicial, y a lo largo de su desarrollo, un sistema
de cobertura educativa para las capas sociales menos favorecidas, esto
es, facilitar la vieja aspiración de la población obrera del derecho a la
educación. Aunque en el modelo educativo de la época se tratase de
realizar desde principios ideológicos totalitarios enraizados en supuestos
pseudosociales del falangismo gironiano del régimen franquista. Las
Universidades Laborales pervivieron, con todas sus servidumbres y
grandezas, durante veintitrés años de la Historia de España de la segunda
mitad del siglo XX y han dejado, además de una indeleble huella
arquitectónica en la geografía española, con la red de Centros de
Universidades Laborales, un rastro cultural y profesional en el casi medio
millón de alumnos que pasaron por sus aulas.” Co n su final, tocó también
a su fi n, el denominado en palabras de este autor “proyecto educativo
falangista que para el mundo obrero quisieron ser las Universidades
Laborales”.

52
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


IV. LA UNIVERSIDAD LABORAL DE GIJÓN

IV.1 Antecedentes. El Orfelinato Minero (2)

Un grave accidente generado por la explosión del grisú, en una mi na de la


comarca del Caudal, en el concejo de Mieres, fue el factor determina nte
de la creación del Orfelinato Minero de Gijón.
El entonces subsecretario de Trabajo, Carlos Pinilla Turino, que ostentaba
la representación del ministro, José Antonio Girón de Velasco, en el
entierro de las víctimas del accidente, en un i nmediato viaje a Gijón se
reúne con un grupo de personalidades locales, para desarrollar e impulsar
la idea de un orfelinato para hijos de trabajadores mineros fallecidos en
accidente laboral. Surge así una primera Junta del Patrona to que deberá
constituir y tutelar la fundación que culminara la obra.
Esta primera idea del Orfelinato Mi nero se desarrolla en su entramado
jurídico y administrativo, tomando como fórmula más conveniente para el
cumplimiento de sus fines la de una fundación de orden meramente
particular, que, una vez redactados sus estatutos, se constituye de manera
formal en escritura pública otorgada ante notario, en Gijón, el día 6 de
octubre de 1945, bajo la denominación de Fundación “José Antonio
Girón”.

53
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


La vocación de la Fundación “José Antonio Girón” era, a tenor del párrafo
preliminar de los estatutos, la de «perpetuar en la Tierra la memoria de
José Antonio Girón de Velasco, voz y brazo del movimiento cristiano
nacional de redención social, adelantando en la cruzada por la hermandad
de los hombres de España, fundador de grandes insti tuciones de justicia
social, amparo y guía de los que en esta hora con dolor de sus manos
crean y producen, que abrió a la masa trabajadora horizontes de vida justa
y segura e hizo posible la verdad de la paz en la Justicia...». El objeto de la
fundación, definido en el artículo segundo, era «la formación cultural,
moral, patriótica y profesional de niños huérfanos cuyos padres hayan
sido víctimas de accidentes de trabajo en la minería». El domicilio se fijaba
en Gijón y se establecía un capital inicial de 1.500.000 pesetas. La
fundación se regiría por sus estatutos y los acuerdos del patronato y se
encomendaba el protectorado al Ministerio de Educación Nacional «que
no tendrá otra misión que la de velar por la higiene y la moral publica». La
orientación pedagógica del centro estaba previsto encargarla a la Orden
de San Juan Bosco (PP. Salesianos). (RIOS GONZÁLEZ, SERGIO y GARCÍA
DE CASTRO VALDÉS, CÉSAR “La Universidad Laboral de Gijón”).
Por Decreto de 5 de abril de 1946 se declara el Orfelinato Minero como
«obra de urgente ejecución», y el 13 de mayo de 1946, el Ministerio de
Educación Nacional clasifica a la Fundación “José Antonio Girón” como
benéfico-docente de carácter privado.
Aprobados sus estatutos y abierto el camino para solicitar la exención de
sus bienes de los impuestos que gravan los de las personas jurídicas, el
M. de Trabajo por Orden de 14 de Junio de 1946, encomienda a la Junta
del Patronato de la Fundación la responsabilidad de llevar adelante el
orfanato.
El primer Patronato de la Fundación está i nicialmente formado por los
llamados vocales fundadores y vocales designados. Los primeros eran
Alejandro Pidal Guilhou, presidente, Carlo Pinilla Turiño, José María
Fernández Álvarez, Manuel Loring Guilhou y Ricardo Heredia Guilhou. Los
vocales designados fueron: Ignacio Chacón Enríquez, Jesús Velasco,

54
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Carlos Tartiere de las Alas, Vicente Encinas Castañón, José Fernández
Llaneza, Secundino Felgueroso Nespral y Cipriano Ojeda Pérez. Actuaría
como secretario de la Junta, Guillermo Quirós.
Se consti tuye formalmente este primer Patronato en la reunión del mismo
que se celebra en Gijón el 21 de mayo de 1946. Desde aquella reunión
constitutiva del Patronato de la Fundación hasta la última del Patronato de
la Universidad Laboral, que tuvo lugar asimismo en Gijón el día 27 de
noviembre de 1977, transcurren treinta y un a ños y multitud de
acontecimientos y vicisitudes en los que tuvieron singular protagonismo
relevantes personalidades de la Universidad, de la milicia, de la política, de
la Administración del Estado, de la Confederación de las Cajas de Ahorros,
del mundo laboral a través del sindicalismo o de las Mutualidades
Laborales, que, en razón de disti ntos llamamientos o representaciones,
vinieron a integrar los sucesivos patronatos de esta institución.

IV.2 La elección del emplazamiento. Los primeros pasos (3)

Concluido el proceso constitucional de la Fundación, se atendió, en primer


lugar, a la definición del proyecto de obra que permitiese el c umplimiento
de los fines estatutarios de procurar «la formación cultural, moral,
patriótica y profesional de niños huérfano s cuyos padres hayan sido
víctimas de accidentes de trabajo en la minería» (art. 2).
Para dar cumplimiento a este mandato, se determina la construcción de
un edificio destinado a residencia-escuela, dotado de diferentes talleres
industriales, granja-escuela, instalaciones deportivas, campos de cultivo,
etc.; todo ello capaz de albergar y satisfacer las necesidades educativas,
formativas y asistenciales de mil alumnos internos y otros ta ntos externos.
Se atendió después a la configuración del patrimonio, mediante la
adquisición de terrenos para la ubicación de los edificios descritos y
restantes instalaciones, previa localización de la zona que, por la amplitud
del proyecto, necesariamente habría de estar alejada del centro urbano,

55
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


pero a la vez estar lo suficiente próxima a Gijón como para permitir el fácil
acceso de los alumnos externos y la fácil relación de los alumnos i nternes
con la ciudad.
Se encontró la zona ideal a uno y otro lado de la carretera Gijón-
Villaviciosa, entre las parroquias de Deva, Cabueñes, Somió y Castiello,
justamente por donde la industriosa ciudad de Gijón busca la querencia
del campo para ejercer la opción de hacerse rural y campesina. Este punto
de vista no fue compartido unánimemente, ya que el emplazamiento
elegido para el Orfelinato Minero José Antonio Girón encontró en su
momento numerosas oposiciones. Para algunos, la magnitud y
grandiosidad de las obras vendrían a constituir un tapón que impediría la
extensión de la ciudad en esa zona. Para otros, la edificación del orfelinato
«representaba destruir, con la frialdad del hierro y el cemento, los
delicados matices de una zona que habría de ser verde en el orden
urbanístico y dedicada a edificios de tipo residencial”.
Los arquitectos rei teraban claramente en sus i nformes la necesidad de
emplazar el orfelinato en las proximidades del núcleo urbano, por las
razones expuesta s de interrelación de los alumnos con la ciudad y el
centro.
Fue decisiva en esta controversia la intervención de Germán Valentín
Gamazo, autor del Plan General de Ordenación Urbana de Gijón, quien
echó por tierra cualquier crítica referida a la ubicación del orfelinato, al
señalar que:
«Las vías de acceso a Gijón en esa zona son las dos entradas que tiene la
carretera de Santander; la de la Guía al Infanzón y la de la Guía a
Villaviciosa, que confluyen en las Esc uelas Nacionales de Cabueñes. La
primera es la más transitada. El emplazamiento propuesto esta inmediato
a la segunda y se desarrolla en la zona comprendida entre ambas. En este
aspecto, parece que no es obstáculo para estas vías de acceso, si bien
conviene se prevea dejar en toda la zona de contacto con la carretera de
Gijón a Villaviciosa una faja de protección que permite el ensanchamiento
futuro de la misma. En el plano de empla zamiento que tengo a la vista, se

56
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


sitúan los edificios a suficiente distancia de la carretera y, estimo, por
tanto, que no ofrecen dificultad en este aspecto.
Lo único que cabría prever, en cuanto a urbanización en lugar del
emplazamiento del Orfelinato Minero, es la posibilidad de dejar zonas de
paso para vías secundarias de enlace de núcleos que pueda ser necesario
establecer en el futuro.
En el plano de emplazamiento ya se indican dos vías transversales de
enlace de las dos carreteras, lo que, en principio, me parece suficiente
previsión...».
El plan de ordenación de los terrenos del orfelinato en su conjunto
comprendía hacer una explanada delante de la fachada principal (al Este)
con dos accesos: el ya existente desde el Sur (la actual carretera
Villaviciosa-Santander por la costa), y otro mas importante desde el Norte,
que partiendo de la playa de San Lorenzo, pasara por el centra de Somió,
describiera después un recorrido primero hacia el Este, luego al Sureste y
desembocara en la avenida que nace en la puerta principal (actualmente
enlaza el CEI con el Hospital de Cabueñes).
Este segundo trazado, previsto como principal, quedo con el tiempo
relegado a un acceso secundario.
Alcanzo la superficie total de los terrenos adquiridos para los fines
directos de la fundación, 150 hectáreas, 4 áreas y 572 centiáreas,
equivalentes a 1.544.572 metros cuadrados, de los cuales 381.551 se
adquirieron mediante el trami te de expropiación forzosa y 1.163.021 por
adquisición directa de la fundación a sus propietarios.
Asimismo, mediante acuerdo directo con sus propietarios, se adquirieron
los terrenos que configuraban la llamada Granja Lloreda, con una
extensión de 1.464.300 metro s cuadrados, situados mas allá de El
Infanzón, y que con el transcurso del tiempo y continua ndo la labor
iniciada por la familia Vereterra habría de constituirse después en una
granja pecuaria modelo, con numerosos ejemplares de ganado vacuno,
que alcanzaron título de campeones en distintos concursos nacionales.

57
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


De los aproximadamente 1.500.000 metros cuadrados en el valle, se
reservaron 70.125 para la ubicación de la Granja Escuela en Somió; para
los edificios destinados a la residencia-escuela, talleres industriales,
instalaciones deportivas y Jardines, 442.350 metros cuadrados,
destinando el resto de los terrenos de la parte baja a pradería y cultivos.
La financiación de la obra supuso un arduo problema para la fundación,
que se había constituido con un capital social de millón y medio de
pesetas. Las aportaciones se consiguen a base de prestamos, donaciones
y subvenciones, sin perjuicio del preconizado propósito de que en el
futuro se logre el autoabastecimiento con la producción que se obtenga
en la Granja Lloreda, la de la granja-escuela y la de los talleres industriales.
Los gastos causados por las expropiaciones y compras de terrenos se
atienden a través de un préstamo de veinticinco millones de pesetas
concedido por la Confederación de Cajas de Ahorros y sucesivas
aportaciones de esta misma entidad. La construcción del edificio y
construcciones anejas se subvencionan mediante aportaciones de la Junta
Interministerial del Paro, de la Caja Nacional de Accidentes de Trabajo y
finalmente, de manera ma s fl uida y regular, de los Montepíos Laborales,
mediante inversiones que en ningún caso son a fo ndo perdido, puesto
que al aportar dinero a la fundación lo que hacen es comprar a
perpetuidad becas para que sus beneficiarios tengan en el futuro acceso a
las aulas a cuya construcción están contribuyendo.
Para la realización de tan ambicioso proyecto, establece la fundación los
primeros contactos con Pedro Rodríguez A. de la Puente, «arquitecto
joven y de incipiente vida profesional» que consciente, según propia
confesión, de la excepcional importancia de lo que se le pide, declina la
aceptación del encargo y sugiere una terna de profesionales consagrados
y de prestigio encabezada por Luis Moya Blanco, profesor de la Esc uela
de Arquitectura de Madrid, Ramiro Moya Blanco y Enrique Huidobro
Pardo, aunque éste úl timo abandonaría el equipo al poco tiempo de dar
comienzo el trabajo. A estos tres profesionales se uniría el propio
Rodríguez A. de la Puente, por deseo expreso de la Fundación.

58
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Luis Moya será designado en 1946 y 1947 para realizar el Orfelina to
Minero de Gijón y el edificio de la Fundación San José de Zamora.
Comienzan, pues, en 1946 los primeros trabajos para la realización del
Proyecto principal del Orfelinato, aunque con anterioridad, Rodríguez A.
de la Puente, con la colaboración de Gabino Figar Álvarez, ingeniero
agrónomo asturiano, había concluido el proyecto de lo que habría de ser
la Granja Agronómica, en Somió.
El trabajo, tanto para la realización del proyecto como para la ejecución de
la obra, se organiza de forma desdoblada, de modo que las líneas
generales de la composición y las partes mas destacadas
arquitectónicamente del proyecto fueron asumidas por Luis Moya y el
resto por Ramiro Moya y Rodríguez A. de la Puente.
Considerando que los tres arquitectos tenían su residencia en Madrid, se
estimó conveniente la presencia de un arquitecto de la zona para
compartir la dirección a pie de obra. Designación que recayó en el gijonés
José Diez Canteli.
Como dato ilustrativo de la magnitud del trabajo y la dedicación a la obra
que prestaron los arquitectos, refiere Rodríguez A. de la Puente la
anécdota de que, a pesar de la continua presencia en las obras del
arquitecto local, los otros tres residentes en Madrid, para su a sistencia a
las obras, realizaron cada uno en kilometros el equivalente a tres vueltas a
la tierra pasando por el Ecuador.

IV.3 Fundamentos ideológicos del proyecto arquitectónico (4)

Por la fecha de su construcción, la Universidad Laboral de Gijón es


ejemplo privilegiado de la plasmación arquitectónica de la ideología social
nacionalsindicalista. Los principios esenciales de ésta, tal y como fueron
elaborados por ideólogos como Ledesma Ramos, Legaz Lacambra,
Aragón Gómez, Souto Vilas, etc. constituyen una amalgama de influencias
del corporativismo fascista italiano, la doctrina social católica y el

59
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


pensamiento político de Carl Schmitt. Pretendían solucionar las
contradicciones de las diversas teorías sociales del liberalismo y del
socialismo y sus respectivos reflejos políticos (el Estado liberal
representa tivo y el Estado soviético), así como resolver la a ntinomia entre
individuo y Estado en que se debatió el pensamiento político del siglo XIX.
Como síntesis de este ideario la meta de la organización social de la
posguerra aspiraba “no a que las clases desaparezcan en absoluto, al
menos a corto plazo, pero sí a suprimir la lucha entre las misma s y a
fundir a todos los españoles en la vivencia y querencia de valores
comunes, que den posibilidad y sentido a una vida colectiva ordenada”. A
ello se añade el deseo de vertebrar la sociedad española en torno a la idea
de Patria, avanzando sobre el concepto de estricto equilibrio social. “El
mero corporativismo, acaso dé a los hombres el Pan y la Justicia; pero no
les hará por sí solo sentir la Patria. Por eso el Nacionalsindicalismo los
acostumbra a ver en aquellos dones una forma eficaz de darse la patria a
los que siempre carecieron de ella. Bajo el desorden burgués-capitalista,
el patriotismo es virtud burguesa, porque la Patria no es patrimonio
común; bajo ese desorden, los proletarios, efectivamente, no tienen
Patria: Pero deben tenerla. Y a dársela acude el Orden Nuevo querido por
el Nacionalsindicalismo.” (Legaz y Aragón).
Junto a esta doctrina, confl uye una corriente mucho menos elaborada,
caracterizada por la reivindicación de un difuso y nunca bien delimitado
concepto de “Tradición”, cuyas raíces se encuentra n en el pensamiento
reaccionario del siglo XIX español (Vázquez de Mella, Mañé y Flaquer,
Torrás y Bagés, Arana Goiri...). común a todos ellos es la nostalgia de una
idílica edad perdida, descrita en tonos pastoriles y ruralizantes, amenazada
y destruida por la sociedad producto de la Revolución Industrial.
En el fondo, con la defensa de la “Sociedad Tradicional” late un rec hazo a
las corrientes igualitarias e i ndividualistas, encarnadas respectivamente en
el socialismo y en el liberalismo. Confluyen en este aspecto tanto el
corporativismo fascista como el tradicionalismo reaccionario.

60
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


IV.4 Las obras (5)

El 5 de abril de 1946 se declara por Decreto la urgente construcción del


Orfelinato Minero en Somió-Gijón (B. 0. E. 5 de mayo de 1946). Apenas
dos meses después, por Orden de 14 de junio de 1946, se encarga a la
Fundación José Antonio Girón las obras del Orfelina to Minero de Somió
(B. 0. E, de 14 de junio).
Las obras dieron comienzo el 1 de abril de 1.948, coincidiendo con el
denominado Día de la Victoria, aniversario del final de la Guerra Civil. La
primera parte que se construyó fue la granja agronómica (sede actual de
la U.N.E.D.), paralelamente se iniciaron las obras de las residencias,
pabellones de cocinas, torre y teatro. El edificio tenía previsto acoger
inicialmente a 1.000 internos más un número “variable y proporcionado
de alumnos externo s” (Ramírez Alonso de la Puente).
Del edificio actual, pertenece al proyecto inicial de orfanato la mayor parte
de sus estructuras: así los pabellones y patios destinados a residencia en
el oeste, el gran patio central, con la iglesia, las aulas, el teatro, biblioteca
y dirección, distribuidos en las crujías norte, sur y este del mismo y los
campos de deporte situados a lo largo de la fachada sur. Un año después
del inicio, se trabajaba en residencias, cocinas torre u teatro. Se preveían
cuatro campos reglamentarios de fútbol, un estadio, doce frontones, dos
piscinas y un parque. Las obras de iglesias y talleres se iniciaron en 1.949.
El avance de la obra puede calificarse de prodigioso. En mayo de 1.952
estaban construidos hasta el nivel de cubierta todo el frente oeste y sur y
los dos primeros cuerpos de la torre. Un año después, se trabajaba en el
remate de ésta y en el arranque de la cubierta de la iglesia. En el año 1.954
se finalizaban los exteriores del teatro y al año siguiente se encontraba
acabada la cubierta de la iglesia. Con posterioridad, pero en todo caso
antes de 1965, se había concluido la totalidad del proyecto inicial y una
serie de ampliaciones, debidas fundamentalmente a la transformación del
edificio en Universidad Laboral. Entre ellas se incluyen la residencia de la

61
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


comunidad de religiosas, concebida como un edificio de planta circular
anexo a los pabellones de residencia por el oeste, siete naves de talleres
dispuestas en batería en la esqui na noroeste, así como una notable
ampliación y reforma de las instalaciones deportivas y de ocio. Puede
decirse que desde esta fecha el edificio no ha sufrido modificaciones
sustanciales.
Los promotores no repararon en costes de materiales. Las fachadas están
revestidas siempre de piedra y el empleo de ésta es exclusivo en
columnas, cornisas, entablamentos, estatuaria monumental, etc.
En el otoño de 1950, en una conferencia pronunciada por el Ministro Girón
de Velasco en el Ateneo de Sevilla, se hace alusión por primera vez a las
Universidades Laborales. La aparición de estas Insti tuciones poco tiempo
después provocó que el preexistente Orfa nato Minero se i ntegrase o
transformase en una nueva Institución, la Universidad Laboral de Gijón,
institución inspirada en la Universidad Paul Pasteur, ubicada en Charleroi
(Bélgica), centro de inspiración socialista que a principios del siglo XX
había perseguido la formación y cualificación de obreros para la industria
emergente belga.
En abril de 1952, por Orden del Ministerio de Educación y Ciencia, se dejó
sin efecto la clasificación como benéfico-docente de carácter particular de
la Fundación “José Antonio Girón”, por insuficiencia de capital (B. 0. E. de
27 de abril de 1952). La prevista i ntegración del orfelinato en el sistema de
Universidades Laborales determinaron, en 1954, la cesión gratui ta del
patrimonio de la Fundación José Antonio Girón a la Caja de
Compensación y Reaseguro de las Mutualidades Laborales, que se
formalizaba en escritura publica otorgada ante notario en Madrid, el 20 de
septiembre de 1954, con el consiguiente y obligado cambio en la
composición y presidencia del patronato de la fundación y de la
modalidad de gestión de la misma; mientras que la Caja de
Compensación, al hacerse cargo del patrimonio, de su activo y pasivo,
asumía el compromiso y la responsabilidad de concluir las obras
pendientes de ejecución.

62
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


También en el año 1954, próxima ya la finalización de las obras, al menos
en lo fundamental, se va a materializar la intención del reiterado propósito
del Ministro de Trabajo, Girón de Velasco, de que fuera la Compañía de
Jesús y no la Congregación Salesiana, quien se hiciese cargo de la
Universidad Laboral de Gijón, lo que va a originar una interesa nte
correspondencia entre el ministro de Trabajo y el prepósito general de la
Compañía que culmina con sendas cartas de este último al Jefe del Estado
y al ministro, en las que el jesuita agradece el encargo y la confianza
otorgados a la Compañía de Jesús.
Todo lo anterior permite que en la reunión de la Junta del Patronato,
correspondiente al 10 de diciembre de 1954, el presidente comunique al
pleno esta novedad y presente al R. P. Valentín García, S. J. como el
primer rector de la Universidad Laboral de Gijón, al tiempo que se integra
como nuevo vocal del patronato y componente de la Comisión
Permanente del mismo y que el 13 de Junio de 1955 se firme un convenio
entre el Ministerio e Trabajo y la Compañía de Jesús, en el que esta orden
religiosa se compromete a asumir, en los términos y condiciones que se
estipulan en el documento público que recoge el acuerdo de referencia, la
responsabilidad formativa académica, administrativa y económica de la
institución, durante veinticinco años.

IV.5 Creación, Organización y Funcionamiento (6)

En julio de 1956, por Orden conjunta de los Ministerios de Educación y


Trabajo se aprueba con carácter provisional el Estatuto de las
Universidades Laborales (B. 0. E., de 19 de Julio); y seguidamente, por
Decreto 26 de julio de 1.956 de Presidencia de Gobierno, se constituyeron
en organismos docentes las Universidades Laborales de Gijón, Córdoba,
Sevilla y Tarragona (B. 0. E. de 19 de agosto).
Esta primera normativa recibió el refrendo legal por la Ley de
Universidades Laborales 40/1959 de 11 de mayo (B. 0. E. de 12 de mayo),

63
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


dictándose el Reglamento Orgánico por el Decreto 2265/1960 de 24 de
noviembre (B. 0. E. de 6 de diciembre).
Desde el momento en que se creó la Universidad Laboral de Gijón, la
dirección educativa de la Universidad fue confiada a la Compañía de
Jesús, que se hizo cargo de ella hasta el 30 de junio de 1978. La cocina y
ropero se encargó a una comunidad de religiosas franciscanas clarisas y la
enfermería a otra comunidad de religiosas, las Siervas de Jesús de la
Caridad.
El edificio de la Universidad Laboral contempla numerosas instalaciones
capaces de hacer frente al plan de estudios previsto y de las actividades
que se recogían en los estatutos. E ntre ellas se entienden:
Espacios para las prácticas obligatorias de la Subsección de la Formación
del Espíritu Nacional (izar y arriar la bandera, rezo de oración de los
caídos, revista de aseo y formaciones).
Espacios para la práctica de la educación física; con carácter obligatorio
se incluían los ejercicios de atletismo y natación. Como deportes
voluntarios, entre los que se habría de elegir al menos uno, se recogían
baloncesto, balonmano, fútbol, hockey, natación de competición,
waterpolo, tenis, esgrima, rugby, pelota española, esquí, remo y
alpinismo.
Espacios para las enseñanzas de la Sección de Formación Profesional, en
las dos especialidades: agropecuaria e industrial (agricultura, metalurgia,
mecánica, electricidad, Industria textil y papelera, construcción, tecnología
de los alimentos, organización de la producción, tecnología marítimo-
pesquera, geología aplicada, cerámica, refractarios, vidrios y esmaltes y
tecnología de los plásticos).
Espacios dedicados a la residencia de los alumnos internos becarios.
Espacios destinados a la residencia de los profesores, con posibilidad de
incluir a los familiares.

64
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Servicio medico, con enfermería general y de infecciosos, radiología,
quirófanos, análisis clínicos y gabinetes de odontología y oftalmología.
❙ Gabinete de pedagogía y psicotecnia.
❙ Capilla o iglesia, capaz para todos los escolares.
❙ Hogar de recreo.
❙ Biblioteca central y bibliotecas especializadas.
❙ Talleres tipográficos.
❙ Emisora de radio.
❙ Teatro.
Esta enumeración basta por si sola para justificar el gigantismo que ya
postulaba programáticamente el Ministro Girón en la conferencia citada
anteriormente. A la vez se puede apreciar una concepción global y
totalitaria de la educación, pues lo que se planifica es la formación integral
comprensiva de todas las dimensiones de la personalidad, rígidamente
encuadradas en sus marcos espaciales y temporales. Desde el punto de
vista, digamos de la formación humana, su objetivo no era otro que el de
anular y contrarrestar la subversión social, percibida como inherente a la
clase trabajadora.
«Desde que Franco concibió la idea, sencilla como todas las ideas
grandes, de que solo en la igualdad en los medios de lucha para todos los
hombres estriba el secreto de la paz social y de que solo poniendo en la
vía de la influencia, la dirección y el mando de la Sociedad, a todos los
hombres, sea cual sea su condición económica, nunca mas las masas
encolerizadas intentarían el asalto y la destrucción de los medios de
progreso, hemos estado trabajando para dar forma a esta idea...» (Girón
de Velasco, Sevilla, 1956).
Para este fin se dispuso una i naudita inversión económica, dadas las
condiciones por las que atravesaba España en los a ños de construcción,
destinada a la creación de una nueva ciudad, aislada de su entorno y
verdadero laboratorio socio-pedagógico.
Cinco años después de comenzadas las obras, el edificio esta en
aceptables condiciones de recibir a los primeros alumnos. Y para preparar

65
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


este primer curso, se incorporan, el 15 de octubre de 1955, los diecisiete
primeros PP. jesuitas de las distintas provincias jesuí ticas de España: de la
tarraconense, dos; de Toledo, uno; de Castilla oriental, dos; de Castilla
occidental, uno; de la bética, uno; de León, ocho, y de Germania
(Alemania), uno.
Estos jesui tas atendieron, durante los primeros días de su llegada, a la
organización de los servicios mínimos necesarios para acoger a los
alumnos ya próximos a incorporarse. Para los de conservación y
mantenimiento, se formo una plantilla de personal de oficios varios muy
cualificado. Para hacerse cargo de los servicios domésticos (cocina,
ropería, lavandería y plancha), llegaron veintitrés religiosas de la
Comunidad de MM. Clarisas de Zamora, que desde aquella fecha los
mantienen a su cargo con la mayor dedicación y eficiencia. Se completa el
cuadro de los servicios domésticos con un nutrido grupo de empleadas
que tuvieron a su cargo las tareas de limpieza y los servicios de comedor.
Se organizaron los servicios de enfermería, atendidos por cuatro
religiosas de la Congregación de las Siervas de Jesús, dos ayudantes
técnicos sanitarios y un cuadro médico de la Seguridad Social. Los
administrativos estuvieron i ntegrados, para el sector económico, por el
personal procedente de la antigua fundación y para la secretaría,
especialmente en lo que se refiere al proceso administrativo de los
alumnos, se cubrieron con perso nal de nueva contra tación; con esto
quedaba concluida, de manera incipiente, esta organización mínima que
permitió, por fin, que el día 1 de noviembre se incorporara la primera
promoción de 420 alumnos, de los cuales 320 fueron internos y 100
externos, para comenzar estudios de enseña nza primaria y preaprendizaje
industrial.
Se inicia a partir de este momento un proceso de desarrollo y crecimiento
que, con las incidencias naturales de una obra viva, transcurre con
normalidad hasta 1978, a ño clave para la vida de esta institución. En junio
la Compañía de Jesús rescinde por propia iniciativa el convenio suscrito
por veinticinco años con el Ministerio de Trabajo y sin agotar el plazo de

66
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


su vigencia, declina su responsabilidad en la dirección, gestión docente,
económica y administrativa del centro que ejerció durante veintitrés años,
y el día 30 del mismo mes el P. Alfredo Arellano Aguado, último rector
jesuita, entregaba el relevo a Viliulfo Díaz Pérez, primer rector procedente
de la Escala Docente de Universidades Laborales, poniendo fin este acto a
veintitrés años de ardua tarea e ilusionado esfuerzo de la Compañía de
Jesús, personificada en el numeroso grupo de sus miembros que pasaron
por el centro en este tiempo.

IV.5.a Los Talleres

Situados al Nordeste del edificio principal, ocupan una superficie de


39.000 metros cuadrados, ligeramente inferior a la del resto del conjunto
arquitectónico, y disponen de unos 16.000 metros cuadrados de superficie
útil. Vistos en planta, tienen forma de peine de cinco púas con una
escuadra adicional.
El estar edificados en la ladera que desciende hacia el Norte hace que su
altura, a pesar de sus medidas reales, no aparezca demasiado grande en
comparación con el resto de los edificios.
Las naves tienen un ancho uniforme de 19,20 metros y está n cubiertas
con bóvedas cilíndricas, en forma de diente de sierra, totalmente de
ladrillo con un espesor de 0,20 metros apoyadas en estribos
longitudinales de hormigón armado. Con el fin de contrarrestar las
grandes contracciones y dilataciones que suelen sufrir este tipo de
bóvedas ligeras, debido a las variaciones de temperatura, los estribos se
asientan sobre carretones de acero fundido.
Las paredes de los talleres son recorridas a la altura de la vista por una
faja horizontal de ventanas con el fin de aumentar los puntos de luz natural
y evitar la sensación de encerramiento.
La organización y distribución de los talleres fue hecha por la Sociedad
Internacional para la Medida y Análisis del Trabajo (Bedaux). Se

67
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


componen de tres plantas: la inferior formada por galerías de servicio, la
intermedia destinada en parte a guardarropas y de calefacción, y la
superior que acoge los talleres principales, departamentos y servicios
generales.
Los talleres alcanzaron su máxima madurez y rendimiento en la década de
los 60, con las enseñanzas de Oficialía y Maestría Industrial. Dotados
ampliamente con los generosos medios puestos a su disposición por las
Mutualidades Laborales, pretenden formar los profesionales cualificados
necesarios para contribuir al desarrollo de la Industria nacional, y están
formados por:

Taller de ajuste y montaje


Con mas de 200 puestos de trabajo, esta dotado de todos los accesorios y
maquinas auxiliares necesarios: taladradoras, electro-esmeriladoras,
limadoras, etc. Aneja a este taller se encuentra una sección de reparación
y conservación de maquinas, prevista para el mantenimiento de las
maquinas de los talleres.

Taller de torno
Ocupa las naves 3 y 4. Dispone de mas de un centenar de tornos paralelos
Cumbre 022, de una sección completa de tornos rápidos y copiadores y
otra con 15 tornos automáticos y semiautomáticos.

Taller de fresa
Ocupa la nave numero 5. Dispone de tres secciones de 20 máquina s cada
una, con todos sus complementos y máquinas auxiliares.

Taller de rectificadoras
Cuenta con 15 máquinas para el rectificado en sus d-versas modalidades.

68
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Taller de afilado
Previsto para la enseña nza y producción de herramienta s para los talleres,
se compone de 8 a filadoras universales, 3 afiladoras de brocas y 1 para
herramienta s de metal duro, además de 8 electroesmeriladoras.

Taller de soldadura
Formado inicialmente por 23 cabinas para soldadura eléctrica y 21
puestos de soldadura oxiacetilénica (con central generadora propia)
además de los correspondientes puestos de demostración para el
profesor. Posteriormente es ampliado con otros 20 puestos de soldadura
oxiacetilénica, 12 cabinas de soldadura eléctrica, 6 cabinas de soldaduras
especiales en atmósfera de gas inerte y puestos de soldadura de arco
sumergido, submarina, por puntos y otros.

Taller de chapa
Concebido como auxiliar al taller de soldadura. Se utiliza asimismo para
otros trabajos y preparación de materiales.

Taller de maquinas diversas


Esta provisto de gran variedad de maquinas-herramientas. En ella se
fabrican los repuestos necesarios para la conservación de los talleres y se
aprende el manejo y preparación de maquinas especiales, como:
talladoras de engranajes, mandrinadoras, mortajadoras, etc.

Taller de precisión
Dotado con dos rectificadoras suizas de alta precisión de la firma Studer,
cumple como otros talleres la doble finalidad de ser un taller de
enseña nza y de producción, pues en el se fabrican instrumentos de
medida y útiles de precisión para su empleo en los talleres.

69
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Taller de carpintería
Provisto en sus inicios con 60 puestos de trabajo y las correspondientes
máquinas. No obstante, al ir decantándose las enseñanzas hacia la rama
del metal, su utilización ha pasado a los servicios de mantenimiento.

Servicios generales
Disponen de una serie de dependencias auxiliares, tales como taller de
preparación de materiales, almacén de herramienta s y accesorios,
laboratorio de metrología, laboratorio de ensayos, oficina técnica, etc.

Con el paso de los a ños los talleres han ido adaptándose a los cambios
producidos en el sistema educativo, a la aparición de nuevas técnicas y al
desarrollo de las tecnologías. En la actualidad, con la implantación del
Sistema Educativo de 1990, se están potenciando los talleres con la
incorporación de maquinas de Control Numérico, CAD-CAM, autómatas
programables, etc., así como nuevos equipos de metrología y ensayos,
soldaduras especiales, robótica, etc., con el fin de mantener un nivel
adecuado a las exigencias de formación de los nuevos técnicos.
La incorporación de la tecnología en la Educación Secundaria Obligatoria
ha supuesto, asimismo, la necesidad de crear en los talleres aulas
tecnológicas adecuadas para la impartición de dicha materia, así como
para los nuevos ciclos formativos de grado medio y superior en la familia
de la mecánica industrial y el mantenimiento.

IV.5.b Las enseñanzas

Superada la etapa de los estudios primarios y preaprendizaje industrial


con que se había abierto la actividad docente, se clausura el «Grupo
Escolar» para impartir los de Oficialía y Maestría I ndustrial de los planes
vigentes, así como los del Bachillerato Laboral. Sucesivamente se fueron
implantando otros estudios: Ingeniería Técnica Industrial Mecánica, en las

70
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


especialidades de Construcción de Maquinaria y Estructuras e
Instalaciones Industriales, en el curso 1970-71; Bachillerato General y el
Curso de Orientación Universitaria, en 1972-73; Formación Profesional,
Rama Administrativa, en el curso 1974-75; Estudios Empresariales, en el
curso 1975-76, y los estudios correspondientes a las carreras superiores
universitarias de Derecho, Filosofía y Letras (Filología Románica y
Geografía e Historia), Ciencias Físicas, Ciencias Químicas, Matemáticas,
Ciencias Económicas, Ciencias Empresariales e Ingeniería Industrial
Mecánica, al constituirse la Universidad Laboral en el primer Centro
Asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en
el curso 1976-77; asumiendo un importante grupo de sus profesores la
tutela de los alumnos de Asturias y de las entonces provincias de León y
Santander, y el director y secretario, la dirección y la secretaría del Centra
Asociado, persistiendo esta actividad hasta el 30 de Septiembre de 1983.
Junto a estas enseñanzas regladas, reseñamos para su consta ncia y por
su significación entrañable para la historia del centro, otras que
despertaron el mayor interés entre la población trabajadora de diferentes
sectores. Citaremos por el orden cronológico de su establecimiento:
Las de Capacitación Social para trabajadores, que, en convocatoria de
ámbito nacional, se iniciaron durante el curso 1957-58, concluyendo en el
de 1959-60 e integrando sus destinatarios 16 promociones.
Los Cursos de Formación Intensiva Profesional, que en las modalidades
de Iniciación y Perfeccionamiento acogieron a miles de adultos, en
ocasiones trabajadores en busca de posibilidades para promocionar a
mejores puestos dentro de su empresa y en otras, personas
desempleadas en busca de una cualificación que les permitiera acceder
mas fácilmente al primer empleo. Se impartieron estas enseñanzas en
cursos de 3 a 6 meses de duración, impartiéndose mas de cuarenta
especialidades diferentes entre los años 1966 a 1977.
La inquietud por la mejora de la formación de los trabajadores llegó
también a la dirección de las empresas, y fueron numerosa s las que
buscaron en el bien ganado prestigio de esta institución en la especialidad

71
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Mecánica, la posibilidad de que se impartieran cursos específicos para sus
trabajadores.
Abrió camino en esta actividad el Curso de Perfeccionamiento para
Contramaestres de Cristalera Española. Le siguieron otros de Control de
Calidad para operarios de la Fabrica de Armas Santa Bárbara; para Avello,
S.A. (hoy Suzuki España); para Amstrong (hoy Monroe); otros de
Soldadura para trabajadores de Juliana Constructora, S.A.; otros de
Mantenimiento, Control de Calidad y Soldadura para operarios de
CAMPSA y NESTLE; Fundición Nodular requirió cursos de Tecnología
General y Co ntrol de Calidad para sus operarios. Estuvo también el centro
presto para su colaboración en numerosas cursos para Operarios de
Maquinas dirigidos a los trabajadores afectados por la reconversión del
sector naval.
En el ámbito internacional y a través del Instituto de Cooperación
Iberoamericana se impartieron cursos de larga duración para: Profesores
de Politécnicos de Nicaragua; para profesionales de la industria petrolera
de Méjico; cursos de Mantenimiento, Maquinas y Soldadura para
Profesores de Politécnicos de Costa Rica.
También la Granja Lloreda aporta, asimismo, su probada experiencia y
capacidad para incorporarse a la acción formativa que se desarrolla en la
Universidad Laboral, a través de distintos c ursos impartidos a partir de
1974 y destinados a empresarios agrícolas de pequeña y mediana entidad
y dirigidos a dar a conocer las ultimas técnicas sobre cultivos, ganadería,
tratamientos sa nitarios, así como nociones de gestión agrícola y ganadera
orientadas a la explotación, contabilidad y comercialización del producto y
en los que participaron agricultores y ganaderos procedentes de Galicia,
Santander y Norte de Castilla, además de una nutrida representación
asturiana.
La actividad docente de la Granja Lloreda alcanzó ámbito internacional en
la colaboración con el programa venezolano Gran Mariscal de Ayacucho,
impartiéndose cursos de Técnicas Agropecuarias para agricultores y
ganaderos de aquel país.

72
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Cierra la granja esta actividad en 1976 con dos seminarios, de
Capacitación uno y de Gestión Empresarial otro, desti nados a monitores
del P.P.O.
En todo este período ha permanecido como constante diferencial, de la
Universidad Laboral primero y del Centra de Enseñanzas Integradas
después, la Formación Profesional en la rama del Metal, a unque al
iniciarse la década de los 70 participa plenamente del proceso evolutivo
de las Universidades Laborales que experimenta una fuerte aceleración en
todos los aspectos de su acción, concretada en estos puntos: apertura del
centro a la zona de asentamiento, con un incremento notable del numero
de alumnos externos; implantación del régimen coeducativo;
transformación de los contenidos docentes que se imparten,
adaptándolos a la Ley General de Educación; establecimiento de
enseña nzas ordinarias para trabajadores en régimen nocturno, Curso de
acceso a la Universidad para mayores de veinticinco años, Ingeniería
Técnica Industrial Mecánica y Estudios Empresariales; y una fuerte
intensificación en la Formación Profesional de adultos a través de los
cursos FIP.

IV.6 La Universidad Laboral de Gijón. Su integración en el régimen


académico de la Ley General de Educación

Tras la aprobación del Decreto de 21 de julio de 1.972 la Universidad


Laboral de Gijón desaparece como institución con su propio perfil
educativo singular, pasando a integrarse plenamente en el régimen
académico de la Ley General de Educación, alcanzando plena capacidad
en el orden educativo para:
Impartir las enseñanzas correspondientes al Bachillerato Unificado y
Polivalente, Curso de Orientación Universi taria, Educación Universitaria a
través de las dos escuelas universitarias adscritas y la Formación
Profesional en sus diversos grados y ramas.

73
La Universidad Laboral de Gijón

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Impartir las enseñanzas correspondientes a la Educación Permanente de
Adultos a través de cursos de perfeccionamiento y readaptación
profesionales.
Según la normativa de los C. E. I., la función de los mismos comprende la
impartición de las enseñanzas de Bachillerato, C. 0. U., F. P. y Educación
Universitaria, y la educación permanente de adultos.
Por Orden Ministerial de 2 de febrero de 1995 (B. 0. E. de 1 de marzo), el
Centro de Estudios Integrados pasó a denominarse “Instituto de
Enseñanza Secundaria Universidad Laboral”.

En la actualidad parte de las instalaciones de la Universidad Laboral están


siendo objeto de importantes reformas ya que existe la previsión del
Gobierno del Principado de Asturias de albergar en las misma s parte de
las instalaciones correspondientes a la Televisión Autonómica.

74
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) RICARDO ZAFRILLA TABARRA. Universidades


Laborales: Un modelo de educación falangista en el
franquismo.
(2) ZATÓN, JESÚS y ALVAREZ, JULIO CÉSAR “Guía
Histórico-Artística del C.E.I. de Gijón”.
(3) ZATÓN, JESÚS y ALVAREZ, JULIO CÉSAR “Guía
Histórico-Artística del C.E.I. de Gijón”.
(4) SERGIO RÍOS GONZÁLEZ Y CÉSAR GARCÍA DE
CASTRO VALDÉS. La Universidad Laboral de Gijón.
(5) SERGIO RÍOS GONZÁLEZ Y CÉSAR GARCÍA DE
CASTRO VALDÉS. La Universidad Laboral de Gijón.
(6) ZATÓN, JESÚS y ALVAREZ, JULIO CÉSAR “Guía
Histórico-Artística del C.E.I. de Gijón”.

75
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


UNIVERSIDADES LABORALES: APÉNDICE LEGISLATIVO

1955
Orden de 21 de enero sobre atribuciones del Ministerio de Educación y
Ciencia en materia de Universidades Laborales1. (BOE 7 febrero 1955).
Ley de 20 de julio de 1955 sobre Formación Profesional Industrial. (BOE 21
julio 1955).

1956
Decreto de 26 de julio por el que se constituye en organismos docentes
las Universidades Laborales de Gijón, Córdoba, Sevilla y Tarragona. (BOE
19 agosto 1956).

1957
Ley de 20 de julio de 1957 sobre ordenación de las enseñanza s técnicas
(BOE 22 julio 1957).

1958
Orden de 16 de agosto sobre el Estatuto Docente de las Universidades
Laborales. (BOE 28 agosto 1958).

1 Señala las competencias del Ministerio de Educación Nacional en cuanto atañe a los Centros Superiores de
Enseñanza Laboral (“Universidades Laborales”)

77
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1959
Ley 40/19592, de 11 de mayo, sobre las normas reguladoras de las
Universidades Laborales. (BOE 12 mayo 1959).

1960
Decreto 2266/60, de 24 de noviembre, por el que se aprueba el
reglamento orgánico de las Universidades Laborales. (BOE 6 diciembre
1960).

1961
Orden de 5 de agosto de 1961 por la que se aprueba el nuevo plan de
estudios del primer año de la carrera de las Escuelas Técnicas de Grado
Medio que se indica. (BOE 16 agosto 1961).

1962
Orden de 9 de mayo de 1962 por la que se aprueban los planes de estudio
en las Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 18 mayo 1962).
Orden de 7 de mayo de 1962 por la que se eleva a defini tivo el
Reglamento de Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 21 mayo 1962).
Corrección de erratas de la Orden de 7 de mayo de 1962 por la que se
eleva a definitivo el Reglamento de Escuelas Técnicas de Grado Medio.
(BOE 26 mayo 1962).
Corrección de erratas de la Orden de 9 de mayo de 1962 por la que se
aprueban los planes de estudios en las Escuelas Técnicas de Grado
Medio. (BOE 7 junio 1962).
Corrección de erratas de la Orden de 9 de mayo de 1962 por la que se
aprobaron los planes de estudios en las Escuelas Técnicas de Grado
Medio. (BOE 19 julio 1962).
Corrección de erratas de la Orden de 9 de mayo de 1962 por la que se
aprueban los planes de estudios en las Esc uelas Técnicas de Grado Medio
(BOE 13 noviembre 1962).

2 A través de esta Ley se crean las Universidades Laborales.

78
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1964
Ley 2/1964, de 29 de abril, sobre reordenación de las Enseñanzas
Técnicas. (BOE 1 mayo 1964).
Orden de 20 de agosto de 1964 por la que se dan normas para el curso de
adaptación de los Bachilleres Elementales en su acceso a las Escuelas
Técnicas de Grado Medio. (BOE 22 agosto 1964).
Orden de 20 de agosto de 1964 por la que se dan normas para el Curso
Preparatorio de acceso a las Escuelas Técnicas de Grado Medio de los
Oficiales Industriales y Capataces Agrícolas y Forestales titulados. (BOE 22
agosto 1964).

1965
Orden de 22 de marzo de 1965 por la que se autoriza a la Universidad
Laboral “Onésimo Redondo” de Córdoba para establecer los Cursos de
Adaptación y Preparatorio, de acceso a Escuelas Técnicas de Grado
Medio. (BOE 5 abril 1965).
Orden de 24 de agosto de 1965 por la que se establecen las
convalidaciones entre el curso Selectivo de Iniciación y el primer año de
las carreras de Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 30 agosto 1965).
Orden de 24 de agosto de 1965 por la que se aprueban los planes de
estudios3 de las Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 31 agosto
1965).
Corrección de errores de la Orden de 24 de agosto de 1965 por la que se
aprueban los planes de estudio de las Escuelas Técnicas de Grado Medio.
(BOE 23 septiembre 1965).
Orden de 14 de septiembre de 1965 por la que se implantan
provisionalmente las especialidades que se i ndican, del Plan de Estudios
de 1964, en Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 1 octubre 1965).

3 PLAN 1964

79
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


Orden de 24 de noviembre de 1965 por la que se regula la enseñanza del
idioma, plan de estudios de 1964, en las Escuelas Técnicas de Grado
Medio. (BOE 3 diciembre 1965).
Orden de 24 de noviembre de 1965 por la que se amplía la de 24 de
agosto anterior, sobre aprobación de planes de estudio de Escuelas
Técnicas de Grado Medio. (BOE 18 enero 1966).

1966
Orden de 2 de febrero de 1966 por la que se reglamenta la exti nción de
los planes de estudio anteriores a los previstos por Ley 2/1964, de 29 de
abril, sobre ordenación de las Enseñanzas Técnicas. (BOE 12 febrero
1966).
Orden de 24 de febrero de 1966 por la que se amplían las de 24 de agosto
y 24 de noviembre de 1965 sobre aprobación de planes de estudio de
Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 7 marzo 1966).
Orden de 6 de julio de 1966 por la que se aprueba el Estatuto de Perso nal
de Universidades Laborales. (BOE 23 agosto 1966).
Orden de 29 de septiembre de 1966 por la que se da nueva denominación
a las Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 13 octubre 1966).
Orden de 29 de septiembre de 1966 por la que se modifican los planes de
estudio 1964 en diversas Escuelas de Grado Medio. (BOE 13 octubre
1966).
Corrección de errores de la Orden de 29 de septiembre de 1966 por la que
se da nueva denominación a las Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE
5 noviembre 1966).

1967
Orden de 6 de mayo de 1967 por la que se eleva a definitiva la de 29 de
septiembre de 1966 sobre modificación de los planes de estudios 1964.
(BOE 23 mayo 1967).

80
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1969
Decreto 148/1969, de 13 de febrero, por el que se regulan las
denominaciones de los graduados en Escuelas Técnicas y las
especialidades a cursar en las Escuelas de Arquitec tura e I ngeniería
Técnica. (BOE 14 febrero 1969).
Orden de 21 de mayo de 1969 por el que se aprueba el reglamento del
régimen del alumnado de las Universidades Laborales. (BOE 4 junio 1969).
Resolución de 10 de julio de 1969 por la que se adscribe
administrativamente a varias Universidades Laborales en cuanto a
Formación Profesional, a las Escuelas de Maestría Industrial que se indica.
(BOE 23 julio 1969).
Orden de 27 de octubre de 1969 por la que se aprueba el Plan de
Estudios4 de Escuelas de Arquitectos Técnicos e Ingeniería Técnica. (BOE
7 y 13 noviembre 1969).
Resolución de la Dirección General de Enseñanza Media y Profesional por
la que se dictan instrucciones para la adaptación de las enseñanzas en las
Escuelas Técnicas de Grado Medio. (BOE 29 noviembre 1969).

1970
Orden de 10 de febrero de 1970 por la que se eleva a definitiva la
Resolución de 10 de noviembre de 1969 por la que se dictan instrucciones
para la adaptación de las enseñanzas en las Escuelas Técnicas de Grado
Medio (BOE 20 febrero 1970 y 2 marzo 1970).
Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la
Reforma Educativa. (BOE 6 agosto 1970).
Decreto 2459/1970, de 22 de agosto, sobre calendario para aplicación de
la reforma educativa. (BOE 5 septiembre 1970).

4 Estos planes de estudios comenzarán a impartirse en el curso 1969-1970.

81
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1972
Orden de 20 de enero de 1972 por la que se regula la extinción de los
planes de estudio vigentes en la actualidad que se cursan en las Escuelas
Normales, Profesionales de Comercio, de Arquitectos Técnicos y de
Ingeniería Técnica. (BOE 2 febrero 1972).
Decreto 1377/1972, de 10 de mayo, sobre integración de las Escuelas de
Arquitectura e I ngeniería Técnica en la Universidad como Escuelas
Universitarias de Arqui tectura Técnica e Ingeniería Técnica. (BOE 7 junio
1972).
Decreto 2061/19725, de 21 de julio, por el que se integran las
Universidades Laborales en el régimen académico de la Ley General de
Educación. (BOE 31 julio 1972).

1973
Orden de 8 de junio de 1973 sobre adscripción a la Universidad de las
Escuelas existentes en las Universidades Laborales. (BOE 27 junio 1973).

1975
Resolución de la Dirección General de Universidades e Investigación de 11
de abril de 1975 por la que se regula la situación de los alumnos de los
Planes a extinguir en las Escuelas Técnicas de Grado Medio y su
adaptación a los nuevos Planes (BOE 6 mayo 1975).

1976
Orden de 16 de diciembre de 1979 por la que se dictan directrices para la
elaboración de los planes de estudio de las Escuelas Universitarias de
Arquitectura e Ingeniería Técnica. (BOE 24 diciembre 1976).

5 La Ley 14/1970 General de Educación facultó al Gobierno para acordar la integración de las Universidades

Laborales en el régimen académico establecido por la misma, manteniendo la denominación de dichos Centros. En la
relación de Universidades Laborales aparece la de Alcalá de Henares en la que se pueden cursar los siguientes
estudios: Bachillerato Superior General (en su día BUP), Formación Profesional de Segundo Grado, Curso de

82
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1977
Resolución de la Dirección General de Universidades por la que se regula
la situación de los alumnos de los planes a extinguir en las Escuelas
Técnicas de Grado Medio y su adaptación a los nuevos planes. (BOE 13
junio 1977).

1978
Real Decreto Ley 36/19786, de 16 de noviembre, por el que se regula la
gestión institucional de la Seguridad Social, la Salud y el empleo. (BOE 18
noviembre 1978, 4 diciembre 1978).

1979
Real Decreto 2049/1979, de 14 de agosto, sobre organización y funciones
del Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas. (BOE 28 agosto 1979).
Ley 42/1979, de 29 de diciembre, de Presupuestos generales del Estado
para 1989 (BOE 31 diciembre 1979)7.

1980
Ley Orgánica 5/1980, de 19 de junio, por la que se regula el Esta tuto de
Centros Escolares. (BOE 27 junio 1980).
Real Decreto 2183/19808, de 10 de octubre, por el que se regula la
supresión de órganos de la Administración Central del Estado. (BOE 15
octubre 1980).

Orientación Universitaria (COU), Estudios Universitarios de Ingeniería Técnica de Telecomunicación, Primer ciclo
de Estudios Universitarios de Ciencias de la Información y Formación Profesional de Tercer Grado.
6 En la disposición final 1ª 4.2 quedó extinguido el organismo “Universidades Laborales”, y en el artículo 5º.3 crea a

su vez, el “Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas”, organismo autónomo de carácter administrativo, adscrito al
Ministerio de Educación y Ciencia, y asumió las funciones y competencias atribuidas al Servicio de Universidades
Laborales, que quedó suprimido, extinguiéndose asimismo la personalidad jurídica de aquellas Universidades
Laborales que la hubieran tenido reconocida.
7 Artículo tercero. “El gobierno, a propuesta del Ministerio de Hacienda, podrá autorizar las siguientes transferencias

de crédito ... 9. Las que a iniciativa del Ministerio de Educación y a propuesta del de Hacienda acuerde el Consejo de
Ministros, si la aplicación de la Ley General de Educación y financiación de la Reforma Educativa lo hiciera
preciso...”
8 El organismo autónomo “Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas” queda extinguido, asumiendo las funciones

del mismo la Administración del Estado a través del Ministerio de Educación y Ciencia.

83
APÉNDICE LEGISLATIVO

Las Universidades Laborales como Instituciones de Formación


1981
Orden de 15 de enero de 19819 por la que se cumplimenta parcialmente
el Real Decreto 2183/1980, de 10 de octubre, en relación con el extinguido
Instituto Nacional de Enseñanzas I ntegradas (BOE 21 enero 1981).
Real Decreto 1708/1981, de 3 de agosto, por el que se regulan los Centros
docentes del extinguido Instituto Nacional de Enseña nzas Integradas (BOE
8 agosto 1981).

1983
Real Decreto 3032/1983, de 9 de noviembre, por el que se determinan las
funciones, requisitos de ingreso y normas de integración en las Escalas de
personal de Enseña nzas I ntegradas procedente de las exti nguidas
Universidades Laborales (BOE 8 diciembre 1983).

1988
Real Decreto 1138/1988, de 30 de septiembre, por el que se integran en
diferentes Universidades Escuelas Universi tarias de los Centros de
Enseñanzas Integradas que dependen del Ministerio de Educación y
Ciencia. (BOE 5 octubre 1988).

1990
Real Decreto 1049/1990, de 27 de julio, por el que se crean Centros y se
autorizan enseñanzas en las Universidades de Alcalá de Henares, Castilla-
La Mancha, Islas Baleares, León, Complutense de Madrid, Murcia, Oviedo,
Salamanca, Valladolid y Zaragoza. (BOE 10 agosto 1990).
Orden de 28 de septiembre de 1990 sobre autorización para la iniciación
de enseñanzas en distintos Centros Universitarios. (BOE 26 noviembre
1990).

9 La Secretaría General del Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas se adscribe a la Subsecretaría del MEC, y los

Centros docentes dependientes del extinguido Instituto Nacional de Enseñanzas Integradas, mantendrán su situación
actual.

84