Está en la página 1de 5

 Psicología

 Neurociencias

 Vida saludable

o
o

 Pareja

 Empresas

 Entrevistas

 Directorio

 Accede
 Regístrate

P UB LI CI DAD
PSICOLOGÍA

Comportamiento manipulador:
cómo detectarlo en 6 claves
Hay que prestar atención para evitar esas trampas que otros nos
tienden sin que nos demos cuenta.
por Arturo Torres

 Comparte




 Comentarios

Detectar estas señales ayuda a prevenir situaciones injustas. Unsplash.









Normalmente, cuando hablamos sobre dominación y poder de unas personas


sobre otras, nos referimos al uso de la fuerza o de la potencia económica, usadas
para sepultar a los contrarios. Así, a menudo pasamos por alto que el uso de la
fuerza no es la única manera de vulnerar la dignidad de las personas para que
actúen según los intereses de alguien.

En este artículo hablaremos acerca del comportamiento manipulador; cómo


se expresa en las relaciones sociales y de qué manera puede influir sobre nuestras
acciones sin que nos demos cuenta, a través de procesos inconscientes o casi
inconscientes.

 Artículo relacionado: "Los 8 tipos de manipuladores: ¿cómo actúa cada uno?"

Cómo detectar el comportamiento manipulador


A la hora de reconocer las señales de que el comportamiento manipulador está
presente en un diálogo o una interacción social en general, puedes fijarte en
estas características.

1. El uso estratégico de la culpa


Una manera habitual de intentar manipular a los demás consiste en sacar a
colación hechos sobre los que el otro se siente responsable y culpable, incluso si
introducir ese tema en el diálogo no aporta demasiado más allá de hacer que el
otro quede en una situación de vulnerabilidad.

Nadie es perfecto, y es muy posible que la persona manipulada tenga motivos


reales para sentirse mal al recordar esas acciones que realizó en el pasado. Sin
embargo, una cosa es pedir responsabilidades por ello en un contexto en el que
hacerlo resulte constructivo (por ejemplo, cuando se pide reparar el daño causado
a otros), y otro es hablar de ello solo para quedar en una posición de dominio
en el diálogo y estar en disposición de exigir del otro que se amolde a lo que uno
quiere que haga.

2. La proyección del egoísmo


Otra manera habitual de influir negativamente sobre el otro, típico del
comportamiento manipulador, consiste en realizar gaslighting, que se basa en
hacer que la otra persona dude de su propio criterio, para que parezca que no está
capacitada para sostener su punto de vista.

Hay muchas maneras de hacer esto; por ejemplo, haciéndole creer que ha emitido
críticas injustas contra alguien sin que esto haya sido verdad.

Por su naturaleza, el gaslighting es difícil de detectar a la primera. Sin embargo,


si se repiten ese tipo de situaciones en las que según la otra persona hay motivos
para pensar que nos hemos confundido o despistado en más de una ocasión, y
esto no pasa en nuestras relaciones sociales con los demás, es muy posible que
se esté dando un comportamiento manipulador.

 Quizás te interese: "Gaslighting: el abuso emocional más sutil"