Está en la página 1de 3

10 acciones pequeñas pero radicales para salir del sistema (o el éxodo de la desconexión)

Por: pijamasurf - 01/12/2015


¿Cómo podemos crear un nuevo mundo si vivimos sumergidos en este? ¿Es posible presionar
Ctrl+Alt+Del en el teclado de la vida y comenzar todo de nuevo? ¿O es posible dar algunos pasos en
pro de una vida más justa para nosotros y nuestros seres queridos con pequeñas acciones radicales?

Walter Benjamin nos advirtió hace casi un siglo que "no hay afuera del capitalismo": en su forma
global, postindustrial, el capitalismo no es solamente un sistema de intercambios económicos, sino la
subordinación de cualquier valor intangible a la lógica de producción y consumo. El Apocalipsis no
tendrá la forma de una fanfarria de demonios y dragones, sino de un reality show con audiencias
mundiales: un lento pero imparable deterioro de la conciencia, que ulteriormente llevará a su
hundimiento.

¿Es posible hacer frente en un tono menos oscuro a una realidad geopolítica y económica que no parece
ofrecer muchas alternativas para una vida consciente del medio ambiente y respetuosa de los demás
seres (humanos y no humanos) con los que compartimos el planeta?

Una manera radical de enfrentar el problema, paradójicamente, parece ser dejar de ser parte del
problema.

Esto suena fácil (y, como veremos, tiene un importante sesgo de clase), pero tal vez deberíamos
considerar poco a poco que los cambios cosméticos en el rostro del capitalismo no pueden enmascarar
para siempre su brutalidad y la reproducción de su crueldad inherente. Encontrar la alternativa será
encontrar la tangente: desconectarnos de la Matrix podría comenzar con uno (o varios) de los siguientes
puntos para salir del sistema:

1. Deja de alimentarlo

¿Qué entendemos por sistema? El sistema de poder: el gobierno, las instituciones, todo lo que organiza
y administra formas de explotación. Dejar de alimentar al sistema es poner distancia entre tú y esas
formas de poder. Esta distancia puede crearse de muchas formas: boicoteando marcas que afectan al
medio ambiente o producen desigualdad social, dejando de participar en elecciones, o simplemente
reduciendo tu huella digital: la información que le das a Facebook de ti mismx también alimenta a la
máquina corporativa.

2. Mejora tu estado de salud

Además de la dependencia económica, la dependencia a la infraestructura de salud es un poderoso pilar


de control. El ritmo de vida citadino deteriora el cuerpo a gran velocidad, ya sea por la pobre calidad de
alimentación o la dificultad para hacer ejercicio. Una dieta balanceada y actividad física constante te
permitirán tener salud y fuerza para buscar utopías (?).

3. Cultiva tu propio alimento

Un pequeño huerto comunitario puede ser la diferencia entre la independencia alimentaria y el


subdesarrollo energético cuando los transgénicos invadan todo. El auge de mercados orgánicos aporta
un sesgo de clase a la suficiencia alimentaria, pero no se trata de comprar lo orgánico por moda, sino de
hacerse cargo de lo que ponemos en la mesa. Una mínima inversión y la información adecuada es todo
lo que necesitas para comenzar tu huerto urbano.

4. Conviértete en tu propio banco

Hacerse cargo de la propia economía no requiere más que leer algunos libros al respecto y ser
disciplinado con las finanzas. Comenzar una cooperativa de ahorro comunitario y administrar una caja
común con familiares y amigos te permitirá adquirir la solidez financiera que los bancos nos han
quitado mediante la especulación de capitales.

5. Practica el trueque

El trueque es sólo una de muchas alternativas al uso de dinero que permiten realizar transacciones
económicas. El modelo de cooperación o de intercambio para crear empresas autosustentables no suena
tan descabellado cuando los integrantes se ponen de acuerdo respecto a sus verdaderas necesidades. Lo
cierto es que necesitamos comida, un hogar, ocio, entretenimiento, etc., etc., pero no necesitamos
dinero. El dinero es una forma de conseguir lo que necesitamos, pero no es la única.

6. Vuélvete productor

Las compañías compran materias primas, les aportan un valor agregado y luego las venden a un precio
muy superior. ¿Por qué? Porque el valor agregado permite que incluso una narrativa (como la
elaboración artesanal o la filantropía) encarezca un producto. Aprende a crear algo con tus manos: algo
útil, algo hermoso, algo que puedas vender o cambiar por otra cosa útil y/o hermosa. Dejemos de
comprar y comencemos a construir (el mundo del futuro no viene enlatado).

7. Involúcrate en la educación de tus hijos

Educar en casa (homeschooling) es uno de los pasos más radicales que pueden darse para salir del
sistema, pero lo cierto es que es poco viable en algunos países. Si necesitas enviar a tus hijos a una
escuela "normal", asegúrate de conversar con ellos; recuerda tu propia educación: la escuela está hecha
para condicionar y aleccionar, no para enseñar a pensar. Si el sistema no cambia en el plazo de nuestra
propia vida, tal vez nuestros hijos y los hijos de ellos tengan una base sólida si reaprendemos a ser
familia.

8. Involúcrate en tu propia educación

Aprendiste a creer en un país, en un dios, en una forma de vida en sociedad. Esa sociedad, ese dios y
ese país se desmoronan a tu alrededor. ¿Qué hacer? Además de aprender los elementos esenciales de
una supervivencia en nuevos términos, sería bueno que cultivaras también una mentalidad crítica y una
sensibilidad diversa: piensa si te gustaría más participar en una revolución solemne y severa o en una
revolución realmente alegre e inspiradora. Piensa dónde te gustaría que vivieran tus seres queridos.
Piensa.

9. Haz trabajo voluntario

Nuestra sociedad ha fracasado porque delegó enteramente en el gobierno el cuidado de todo. Si quieres
un mundo mejor, constrúyelo. Haz algo más que donar unos centavos cada mes para sentirte mejor
contigo mismo. Aprende algo; enseña algo.

10. Practica la desobediencia civil

H. D. Thoreau afirmaba que el hombre (y la mujer) libre debía plantar cara a la ley cuando esta es
injusta: es su deber. Vivimos en una sociedad que se hace de la vista gorda para la desigualdad, la
pobreza, el hambre, y que soluciona las crisis sociales con programas de televisión. Nos estamos
transformando en bestias consumidoras de imágenes, mientras nos alienamos cada vez más unos de
otros. Independízate de los medios tradicionales. La vieja estrategia de "divide y vencerás" sigue siendo
efectiva en el caso de la alienación mediática: apaga la televisión, participa en campañas en favor de tu
comunidad (de preferencia no organizadas por el gobierno), deja de fantasear en internet y sal a
transformar el mundo. Tal vez aún estemos a tiempo