Está en la página 1de 11

pág.

1
DEDICATORIA

Dedico este trabajo primeramente


a mis seres queridos (padres) que
con mucho esmero se sacrifican
para brindarme una educación
integral.

INDICE GENERAL

pág. 2
INTRODUCCION 4

OBJETIVOS 5

MARCO TEORICO 6

CAUDAL 6

CAUDAL DE UN RIO 7

AFORO 8

TIPOS DE AFORO 9

TRABAJO DE CAMPO 16

MEMORIA DESCRIPTIVA 17

ANEXO

BIBLIOGRAFIA

pág. 3
INTRODUCCIÓN

El régimen de caudales de una corriente de agua durante un período determinado, es


el único término del balance hidrológico de una cuenca que puede ser medido
directamente con una buena precisión. Los otros elementos de ese balance, como las
precipitaciones, la evaporación, etc., no pueden ser sino estimados a partir de
mediciones observadas en distintos puntos de la cuenca o deducidos de fórmulas
hidrológicas, los cuales son siempre estimativos muy aproximados. El régimen de
caudales es un dato básico, indispensable, para todos los diseños hidráulicos y para
muchas obras civiles en los que ellos son parte importante como las carreteras, puentes,
acueductos, presas, etc. El objeto de toda estación de aforo es poder establecer la curva
de caudales contra el tiempo, así la instalación de muchas "estaciones de aforo" que
permitan observar, en una serie de años tan larga, como sea posible, los caudales
escurridos en puntos característicos del río principal y, si fuere oportuno, de sus diversos
afluentes, es el principio de todo estudio hidráulico de una cuenca. Sin embargo, en
países como el nuestro las estaciones de aforo de caudales son inexistentes en muchos
sitios, lo que ha obligado a recurrir a métodos aproximados para la estimación de los
caudales de diseño, como son los métodos de regionalización. Sin embargo, jamás debe
olvidarse que ningún método por bueno que sea reemplaza la medida directa de la
variable.

pág. 4
Consideraciones del aforo

 La sección de aforo debe de tener una distribución pareja de velocidades,


evitándose aquellas en que existan sectores de altas velocidades, aguas
muertas, contracorrientes o remolinos, tampoco es conveniente utilizar
secciones con lechos fangosos o con mucha vegetación.
 Secciones próximas a curvas del río deben de evitarse.
 Es Conveniente que toda sección de aforo quede aguas debajo de la entrada de
cualquier afluente al río, pues si se coloca cerca de la desembocadura
posiblemente lo que encontraremos es un remanso.
 Debe de estar situada sobre un tramo recto del río que cuente con una sección
uniforme y una pendiente constante a lo largo del curso.
 La pendiente debe de ser tal que no ocasione velocidades menores de 0.10 m/s
o mayores de 6 m/s.
 La dirección de la corriente en la estación debe de ser paralela a la del río.
 La sección de aforo en lo posible debe de ser fácilmente accesible

pág. 5
TIPOS DE AFORO

Aforar es medir un caudal. En hidrología superficial puede ser necesario medir desde
pequeños caudales (unos pocos litros / seg.) hasta grandes ríos con caudales
centenares o miles de m3/seg. Distinguimos dos tipos de aforos:

 Aforos directos. Con algún aparato o procedimiento medidos directamente el


caudal

 Aforos indirectos o continuos. Medimos el nivel del agua en el cauce, y a partir


del nivel estimamos el caudal.
Para medir el caudal directamente o de un modo continuo en diversos puntos de una
cuenca se utilizan los aforos indirectos ´eso también se les denomina continuos.

Estaciones de aforo

Se denominan estaciones de aforo, alas lugares donde se practica, en forma


sistemática, mediciones para conocer el régimen hidrológico de una corriente.

En las operaciones de una estación de aforos, deben recabarse los datos hidrométricos
de las corrientes, de acuerdo a normas establecidas e instrucciones específicas para
cada caso. Todo el conjunto de operaciones que rutinariamente deben realizarse en una
estación de aforos se pueden agrupar en cuatro aspectos principales:

 Lectura de miras. Obtención sistemática de los niveles de agua de la corriente


 Aforros. Práctica sistemática de los aforos para conocer las descargas,
correspondientes a cada lectura de miras

pág. 6
 Control del personal operador. inspección periódica de personal ad-hoc a la
estación, para vigilar la forma como se efectúan las mediciones y para
comprobar el estado de conservación de las estructuras y equipos
 Mantenimiento y conservación. Chequeo periódico y mantenimiento en buen
estado todas las instalaciones y equipos

Aforos indirectos

Aforo con Limnímetros y Limnígrafos

El método que se usa corrientemente para aforar un río, es usando limnímetro o


limnÍgrafo, puesto que usar frecuentemente el correntómetro en impracticable por lo
difícil y tedioso de realizar las mediciones con este instrumento.

Un limnímetro es simplemente una escala tal como una mira de topógrafo, graduada en
centímetro.

Se puede utilizar la mira del tipógrafo, pero, por lo general, se pinta una escala en una
de las paredes del río que debe ser de cemento. Basta con leer en la escala o mira, el
nivel que alcanza el agua para saber el caudal de agua que pasa en este momento,
pero previamente se tiene que calibrar la escala o mira.

La calibración consiste en aforar el río varias veces durante el año, en épocas de estiaje
y épocas de avenidas, por el método de correntómetro y anotar la altura que alcanzó el
agua, medida con el limnímetro.

Se hace varios aforos con correntómetro para cada determinada altura del agua. Con
los datos de altura del agua (y) y del caudal (q) correspondiente obtenido, se construye
la llamada curva de calibración en un eje de coordenadas cartesianas Figura N°

pág. 7
Figura N° Curva de calibración del limnímetro basado en datos de aforos medido con
chorreen metro.

El limnímetro siempre debe colocarse, en el mismo sitio cada vez que se hace las
lecturas y su extremidad inferior siempre debe estar sumergida en el agua.

Los Limnímetros pueden ser de metal o de madera. Un a escala graduada pintada en


una pared de cemento al costado de unas de las riberas del río, también puede servir
de limnímetro.

Por lo general, aforos de agua se hace tres veces en el día, a las 6am, 12 m, y 6 PM.
Para obtener el caudal medio diario.

Una mejor manera de aforar el agua es empleando un aparato llamado limnigrafo, el


cual tiene la ventaja de poder medir o registrar los niveles de agua en forma continua en
un papel especialmente diseñado, que gira alrededor de un tambor movido por un
mecanismo de relojería.

Los limnígrafos están protegidos dentro de una caseta. Al comprar uno viene
acompañado de las instrucciones para su operación y cuidado.

Escalas limnimétricas

Se trata de escalas graduadas en centímetros y firmemente sujetas en el suelo, a veces


adosamos al pilar de un puente. En cauces muy abiertos puede ser necesario instalar
varias escalas de manera que el final de una corresponda al comienzo de la siguiente
figura. Es necesario que un operario acuda cada día a tomar nota de la altura del agua.

Aforo directo

pág. 8
Aforos químicos.

Consiste en hallar el caudal introduciendo en proporción conocida una sustancia


química en el agua de la corriente y determinando la cantidad de dicha sustancia que
contiene está en una sección situada suficientemente lejos aguas abajo para asegurar
su mezcla perfecta con el agua. La sal común es la sustancia empleada comúnmente.
Por conveniencia se disuelve la sal en agua antes de introducirla en la corriente.

Representamos por Q el caudal en metros cúbicos por segundo. Si se introducen w


kilogramos por segundo de sal después de tener una mezcla perfecta se toma una
muestra de la corriente y esta indica que 1 kilogramo de agua contiene n kilogramos de
sal, además de la sal que contiene el agua natural,

La fórmula anterior no es de fácil aplicación, debido a la dificultad de determinar n con


exactitud. Se describió el método de los tres grupos de muestras que siguen:

 El agua de la corriente dosificada, es decir, el agua de la corriente después de


introducir la sal y de que esta se ha mezclado perfectamente con dicha agua.
 La muestra de la solución de sal; es decir, la salmuera que se prepara para
introducirla en la corriente.
 La disolución espacial; es decir, la mezcla de la solución salina con el agua de
la corriente natural, preparada en el laboratorio.

Por este método no es necesario analizar el agua de la corriente, ya que el efecto de la


sal que contiene es eliminado en los cálculos.

Es conveniente tener la salmuera que ha de introducirse en el agua lo más concentrado


posible para reducir el tamaño del tanque mezclador. No se aconseja una solución

pág. 9
saturada debido a la tendencia de la sal a cristalizarse en los bordes del tanque, pero
una solución de 260Kg de sal por metro cúbico de agua será satisfactoria.

La solución de sal debe agregarse a la corriente en proporción tal que aumente el


contenido de sal de ésta a lo menos en 0.05Kg por metro cúbico y bajo ninguna
circunstancia debe exceder el contenido inicial de sal de 25 por ciento de contenido de
sal de agua dosificada.

Para conseguir la máxima exactitud al hacer la prueba química, debe usarse el método
de evaporaciones de equilibrado. Esto requiere que las muestras del agua de la
corriente dosificada y de la disolución especial sean evaporadas, y la de la solución de
sal diluida, hasta que cada una contenga, tan aproximadamente como pueda estimarse,
la misma cantidad de sal. Se toman muestras de 500 centímetros cúbicos del agua de
la corriente dosificada y de la disolución especial, y se evaporan hasta que su volumen
sea de unos 10 centímetros cúbicos. Luego se obtendrá por dilución una muestra de
10cm3 de la solución de sal que contenga aproximadamente la misma cantidad de sal
que las muestras anteriores.

En general será necesario investigar anticipadamente el lugar apropiado para tomar


muestras del agua de la corriente dosificada y el intervalo de tiempo necesario entre la
iniciación de la dosificación y el de muestreo. Parker da las siguientes recomendaciones:

Representemos por v la velocidad media de la corriente, y por b su ancho. Entonces


para las corrientes con profundidad comprendidas entre 1/10b y 1/3b, la mezcla
completa no tendrá lugar hasta que una distancia a lo menos de 6b haya sido recorrida
y la descarga de la solución haya continuado durante 24b/v segundos por lo menos.

Es evidente que el aforo por el método químico es más adecuado para aguas
turbulentas y es dudoso que se pueda aplicar satisfactoriamente a corrientes lentas.

pág. 10
pág. 11