Está en la página 1de 42

¿Tu padre o tu madre te han

hecho sufrir? ¿Ambos? ¿Te has


sentido menospreciado, ignorado,
perseguido o maltratado por las
personas que debían quererte y
protegerte? Si te ha pasado, no estás
solo. Los padres perfectos no existen,
pero muchos son francamente malos.
El daño que causan en la autoestima
de sus hijos puede ser profundo, y las
heridas, difíciles de curar.
Richard Bach

Gracias a tus malos


padres

Título original: Thank your Wick ed Parents


© Richard Bach, 2012.
Traducción: Equipo Editorial de Ediciones B
Editor digital: Hiacynt ePub base v2.1
Prólogo
Querido lector, sin duda eres intrépido por haber abierto este libro pese a que
su título parece decir «¡Cuidado!».
La razón por la que has cometido esta locura es que ya es tiempo de recordar
que no existe un desastre que no venga acompañado por una bendición.
No, no existe.
Aun cuando hayamos sido niños indefensos a merced de padres de los que no
recibimos una pizca de afecto y que, al mismo tiempo que nos hostigaron con
abusos y humillaciones, nos dejaron lecciones que no imaginaron.
¿Quién determina si el desastre que hemos sufrido constituye una bendición?
Nosotros mismos.
¿Quién puede probar que es realmente así? Nosotros.
Dedicatoria: Siempre ha sido así: podemos dejar que la injusticia nos destruya y
convertirnos en víctimas de nuestras circunstancias, o podemos proponernos
A los Malos Padres que han impedir que vuelva a suceder. Jamás.
¿Cómo lo conseguimos?
sido la causa de que la casa se Es simple y está dentro de nuestras posibilidades: basta con seguir el ejemplo
de los niños que lo han hecho antes que nosotros. Esto es:
redujera a pedazos. Porque sé Elevando plegarias de gratitud, desafiantes, tenaces y continuas, hasta
que el desastre se haya convertido en recuerdo.
que por cada cosa que se ha A veces diremos nuestras plegarias entre dientes, otras añadiremos una o dos
maldiciones que nos harán sonreír ante nuestro coraje. Pero seguirán
roto hallarás una bendición. siendo plegarias, no pedidos temerosos sino afirmaciones triunfantes
mientras nos vemos rodeados por el fuego.
Aquí encontrarás algunas plegarias de gratitud —sin los improperios—
que durante siglos han cambiado las vidas de quienes decidieron que no
serían destruidos.
Algunos padres nos vuelven locos, por ejemplo con sus juegos de palabras.
Saben que «madre» significa «progenitor biológico» y al mismo tiempo
«persona del sexo femenino que cuida, ama y protege a sus hijos». Qué puede
decir un hijo, entonces, cuando es azotado hasta la inconciencia por su madre
biológica, que le grita: «¿Por qué no puedes amar a tu madre?»
Vale la pena anotar una plegaria: «Gracias por tus azotes, que me hicieron
comprender la riqueza de tu lenguaje.»
Es probable que tus hijos te recuerden un día otras plegarias que no has
considerado. Y bendice el día en que esta plegaria forme parte de las suyas:
«Gracias por cuidarme cuando estaba indefenso y por hacerme ver siempre
lo mejor de mí mismo, porque seré tu amigo para toda la vida.»
R.B.
Gracias por no tener en cuenta Gracias por derribarme,
mi dolor, porque me has dado razones
porque he aprendido a para volar.
desprenderme de él.
Gracias por hacer mi vida Gracias, por despreciar mi
infeliz, talento,
porque me has enseñado que yo porque he podido desarrollarlo
mismo creo mi propia siempre tal y como deseaba.
infelicidad y mis propias
alegrías.
Gracias por tratarme como Gracias por negarme,
basura, porque de ese modo he
porque he logrado comprender aprendido a aceptarme a mi
que soy un Diamante. mismo.
Gracias por golpearme, Gracias por insultarme,
porque nunca haré daño, ni a mi porque así aprendí a redefinirme
mismo ni a otros. con palabras más brillantes.
Gracias por tratar de destrozar Gracias por no estar allí para
mis sueños y frustrar mis mi….
esperanzas, Ahora estoy aquí para mí mismo.
porque me has mostrado que no
es tu opinión la que los hace
válidos, sino la mía.
Gracias por no protegerme, Gracias por no ser de fiar,
porque he aprendido a ponerme porque de esa manera he
de pie sin ayuda. aprendido que podía contar
conmigo mismo.
Gracias por ser mezquino, Gracias por presionarme para
porque he aprendido a ser gentil. que profesara tu religión.
Al rechazarla he encontrado la
mía.
Gracias por odiarme, Gracias por avergonzarte de
porque he aprendido a amar al mi,
que soy y a quien puedo llegar a porque he conseguido
ser. enorgullecerme de mí mismo.
Gracias por abusar de mí, Gracias por abandonarme,
porque me trataré siempre con me he encontrado a mi mismo a
respeto. lo largo del camino.
Gracias por despreciarme, Gracias por ridiculizarme,
porque ahora puedo honrar a la porque ahora puedo valorar lo
persona que he decidido ser. que sé de mí mismo.
Gracias por desear que nunca Gracias por que te molestara
hubiera nacido, mi belleza,
porque valoro aún más mi ahora puedo compartirla con
preciosa vida. quienes la aprecian.
Gracias por menospreciarme, Gracias por temer mi bondad
porque he logrado encontrar la interior,
galaxia de mi verdadero ser. porque siempre podré amarla.
Gracias por romper las Gracias por decirme que nunca
promesas que me hiciste, llegaré a nada,
porque así he aprendido a porque ahora soy libre de
cumplir las que he hecho a otros. convertirme en lo que quiera.
Gracias por ser la persona que Gracias por mentirme,
nunca he deseado ser, porque de ese modo he
porque me ha resultado más aprendido a encontrar la verdad.
fácil convertirme en lo opuesto.
Gracias por gritarme, Gracias por mostrarme el caos,
porque hoy hablo con voz suave. porque ahora valoro el orden.
Gracias por tu cinismo, Gracias por ignorar la belleza
porque ahora aprecio y atesoro de vivir,
mis ideales. porque he tenido la alegría de
descubrirla por mí mismo.
Gracias por descuidarme, Gracias por ignorar mis dones,
porque he aprendido a cuidar de porque he logrado cultivarlos
mí como de algo muy especial. pese a las dificultades.
Gracias por maldecirme, Gracias por no comunicarte
porque así aprendí a bendecir a conmigo,
quien soy. porque he aprendido a hablar
con el corazón con las personas
que amo.
Gracias por tu resentimiento, Gracias por tus paredes,
porque he aprendido lo que es la porque ahora no temo vivir
dulce gratitud. abiertamente.
Gracias por no apoyarme, Gracias por tu ira,
porque he prosperado por mí porque me has enseñado que la
mismo. ira es siempre temor, y el temor
es siempre temor a la pérdida.
Gracias a ambos por vuestras Gracias por mantenerme
peleas, distante,
porque he aprendido a valorar el porque me he acercado a mí
respeto y la paz entre los mismo.
miembros de una pareja.
Gracias por enseñarme lo que Gracias por no tener
no es el amor, esperanzas en tu futuro,
para no buscarlo donde no se porque tengo esperanzas en el
puede hallar. mío.
Gracias por esperar lo peor de Gracias por jugar sin control,
mi, porque nunca malgastaré mis
porque ahora exijo lo mejor de recursos estúpidamente.
mí mismo.
Gracias por no apoyar mis Gracias por tratar de
elecciones, envenenar mi mente,
porque así he aprendido a porque he aprendido a disolver
confiar en ellas. mis pensamientos destructivos.
Gracias por rechazar a mi Gracias por negarme mi
pareja y a mis hijos, derecho a la privacidad,
porque los protegeré y cuidaré porque he aprendido a valorarla
con más dedicación todavía. y a respetar la de los otros.
Gracias por llamarme anormal, Gracias por rebajarme,
porque he aprendido que mis porque he aprendido a ignorar
diferencias son mis dones. los juicios de valor de aquellos a
quienes no admiro.
Gracias por negarte abandonar Gracias por haber elegido
tus adicciones, destruirme,
porque he conseguido librarme porque he podido construirme a
de las mías. mí mismo fuerte y brillante.
Gracias por ser racista, Gracias por tratar de matarme,
porque he aprendido a valorar el porque he sobrevivido y nunca
espíritu eterno presente en todos desearé la violencia hacia otro
los seres humanos sin distinción. ser humano.
Gracias por tolerar un Gracias por llamarme
matrimonio abusivo, mentiroso cuando dije la verdad,
porque ahora sé lo que un porque me ha dejado de
matrimonio amoroso no debe importar lo que dicen otros.
ser.
Gracias por rechazarme, Gracias por hacerme lo que tus
porque he aprendido el valor de padres te hicieron,
mi verdadera familia y de los porque he logrado romper el
amigos que me aman. ciclo con mis hijos.
Gracias por abusar de mí y Gracias por herir mis
atacarme cuando estaba sentimientos,
indefenso, porque he comprendido que no
porque me has enseñado que no eres tú sino yo quien los
puedo ser destruido y a perdonar controla.
lo imperdonable.
Gracias por elegir a una Gracias por haber deseado que
persona malvada para volver a yo fuera de otro sexo,
casarte, porque así he aprendido a
porque de ella he aprendido lo apreciar a los demás sin importar
que no pudiste enseñarme. si es hombre o mujer.
Gracias por despreciar mi Gracias por alejarme de tu
inteligencia, marido o tu mujer,
porque he podido valorarla y porque he apreciado el día en
usarla siempre. que hemos vuelto a
encontrarnos.
Gracias por desheredarme, Gracias por secuestrarme,
porque así he aprendido porque me has hecho amar aún
temprano a ser independiente. más mi libertad.
Gracias por quitarme lo que Gracias por engañar a tus
era mío, amigos,
porque nunca quitaré a otros lo porque así seré honesto con los
que no ofrezcan libremente. míos.
Gracias por imponerme Gracias por criarme sin guía,
restricciones, porque he aprendido a guiarme
porque me niego a limitarme a yo mismo.
mismo y a otros.
Gracias por no perdonarme, Gracias por no expresarme
porque ahora puedo perdonarte amor,
y perdonarme a mi mismo. porque ahora soy libre de
expresárselo a otros.
Gracias por tu constante Gracias por pretender que yo te
infelicidad, amara a pesar de la crueldad,
porque ahora me alegran mis porque he aprendido que no
constantes oportunidades. estoy obligado a cumplir tus
expectativas.
Gracias por dejar que las Gracias por no compartir lo
drogas y el alcohol te mataran, que habías aprendido,
porque de ese modo he porque puedo dar lo que he
comprobado que la recibido de otros, y empezar
autodestrucción no es tan ahora mismo.
estupenda como decías.
Epílogo Quizás el título de este libro debió ser Agradécete
a ti mismo por tener el coraje de elegir unos
«El perdón —dijo un sabio amigo mío— es padres que te han dado los desafíos que te
abandonar toda esperanza de un pasado mejor.» forzaron a encontrar la fuerza que has usado para
¡Cómo una sola idea, palabras en el aire, puede superar todas estas pruebas que has enfrentado, y
cambiar nuestra vida! Él cambió la mía ese día. Su todas las que has decidido enfrentar en tu camino.
frase emergió del agua como una enorme orca, Al final de un libro, los títulos ya no importan.
pulverizando mi ignorancia igual que blancas y Agradecer a tus malvados padres no es pedir más
minúsculas gotas de agua que lleva el viento. crueldad o desear que la inflijan a otros. No nos
No toca a los padres cambiar el pasado... Aunque cuesta nada, ¡nada!, dar las gracias, a ellos y a
quisieran hacerlo, no está en sus manos. Sin nosotros mismos, por nuestras lecciones y nuestro
embargo, está en las mías. ¡Puedo dejar ir el ayer.
pasado! Gracias a la generosidad de nuestro propio
Si la culpa nunca es nuestra, tampoco podemos espíritu, mañana volaremos más alto de lo que
responsabilizarnos. Si no podemos hemos volado nunca.
responsabilizarnos, siempre seremos sus víctimas. R. B.
Así que ¿cuál es el salto de la ballena de estas
páginas?
Es este: en un abrir y cerrar de ojos podemos dejar
de ser víctimas de nuestros padres, dejar de ser
víctimas de cualquiera, si afirmamos que nosotros
somos la causa, conciente o inconciente, de
cuanto ocurre en nuestras vidas. Una vez que nos
hacemos responsables, nos otorgamos a nosotros
mismos la autoridad y el poder de cambiar lo que
sea.

Richard Bach