Está en la página 1de 4

TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN MÉXICO

Bioetanol para el consumo del transporte mexicano

Ante la problemática cada vez mas latente de la contaminación en el país y sobre


todo en las grandes ciudades desarrolladas, provocada en parte por el aumento en
la demanda y consumo de combustibles fósiles, se hace evidente la necesidad de
una transición a un modelo mas sustentable y amigable con el medio ambiente.
En ese contexto diversas energías renovables han probado ser efectivas hasta
cierto porcentaje para producir cierta cantidad de energía que abastezca la
demanda global. Sin embargo, cada una de estas energías alternativas presenta
desventajas que, hasta la fecha, si no es por tecnología o por costo, no han
repuntado en la escena internacional.
En algunos casos más renombrables podemos hablar de nuevos paradigmas que
actualmente ya son un éxito en países como Brasil, y hablamos específicamente
del etanol como combustible para los motores de combustión interna en reemplazo
a la gasolina tradicional extraída del petróleo de los yacimientos convencionales.

PROPUESTA
Concretamente se plantea una producción nacional de bioetanol y la promoción de
nueva manufactura automovilística para poder funcionar con este nuevo
combustible.
Afortunadamente tenemos como referente el caso de Brasil, el cual por mas de 30
años ha utilizado esta alternativa de combustible presentándose como todo un éxito
en las urbes mas pobladas y disminuyendo los niveles de contaminación.
Actores involucrados
Las principales dependencias a las que va dirigido este proyecto es la secretaria de
hacienda y crédito publica puesto que esta tendría que imponer impuestos mas
bajos para el biocombustible, y así que se vea reducido su costo a los
consumidores. El otro actor importante en este proyecto es el centro nacional de
control de energía, CENACE, para que respalde esta energía con los certificados
de energías limpias. Estos certificados están diseñados para que esta propuesta
pueda entrar dentro del porcentaje que exige la ley respecto a la producción de
energía limpia en el futuro cercano. Esto con el fin de que con ese certificado los
impuestos sobre el biodiesel le permitan ser una opción virtualmente
competitivamente en el mercado mexicano.

OBJETIVOS
 Bajar los precios en el combustible lo que beneficiara el bolsillo de las familias
mexicanas, que al tener una opción más barata con la misma calidad que la
gasolina convencional preferirán la nueva opción sobre la segunda.
 Perseguir una transición a un modelo de energía más limpia que reduzca los
efectos negativos del uso de combustibles fósiles y mejore las condiciones
de salud publica en los lugares donde la contaminación atmosférica sea un
problema reconocido como potencialmente peligroso.
 Tener un incentivo a los grandes manufactureros de automóviles para que
cambien sus planes de producción para incluir, como ocurrió en Brasil, una
línea de producción de autos que pudieran usarse con etanol. Y que fueran
deseables al mercad y competitivos con los carros de motor a gasolina.

CERTIFICADOS DE ENERGÍA LIMPIA


1. Los CEL permitirán al biodiesel ser una opción respaldada por el gobierno
federal al garantizar que el uso de este combustible es eficiente y sobre todo
seguro para el consumidor promedio.
2. Estos certificados harán posible que el etanol tenga una visibilidad para que
sea subastado a largos plazos lo que le dará una confianza a los mexicanos
de que no es una energía pasajera si no una vía estable y en la cual pueden
confiar plenamente, pues no desaparecerán los esfuerzos por seguir
difundiéndola.
3. Ante la creciente preocupación de los ciudadanos por cuidar el medio
ambiente, los CELs brindaran a aquellos consientes de la necesidad de
mejorar las condiciones de nuestro entorno, las armas iniciales con las cuales
el impacto de la actividad humana será menor, y así, los consumidores se
sentirán mejor al saber que al mismo tiempo que ahorran estarán cuidando
su entorno.

ARGUMENTOS EN CONTRA
1) incapacidad tecnológica: actualmente México no cuenta con la suficiente
tecnología para procesar las cantidades enormes de materia prima para generar el
bioetanol. Ya sea con caña de azúcar o con maíz, para producirse etanol se
necesitan básicamente los siguientes procesos:
 Dilución:
Es la adición del agua para ajustar la cantidad de azúcar en la mezcla o (en última
instancia) la cantidad de alcohol en el producto. Es necesaria porque la levadura,
usada más adelante en el proceso de fermentación, puede morir debido a una
concentración demasiado grande del alcohol.

 Conversión:
La conversión es el proceso de convertir el almidón/celulosa en azúcares
fermentables. Puede ser lograda por el uso de la malta, extractos de enzimas
contenidas en la malta, o por el tratamiento del almidón (o de la celulosa) con el
ácido en un proceso de hidrólisis ácida.

 Fermentación:
La fermentación alcohólica es un proceso anaeróbico realizado por las levaduras,
básicamente. De la fermentación alcohólica se obtienen un gran número de
productos, entre ellos el alcohol

 Destilación o Deshidratación:
La destilación es la operación de separar, mediante calor, los diferentes
componentes líquidos de una mezcla (etanol/agua). Una forma de destilación,
conocida desde la antigüedad, es la obtención de alcohol aplicando calor a una
mezcla fermentada.

Esto hace que la producción sea todo un reto para implementarlo de manera
masiva.
Sin embargo, como el caso brasileño, su gobierno a través de un programa durante
una crisis petrolera, subsidio esta clase de proyectos y logro que el estado de Brasil
pudiera desarrollar, y renovar su tecnología por lo que ahora son autosuficientes
desde la producción de caña de azúcar, así como el procedimiento de destilación
del alcohol. Por lo que el soporte del gobierno en esta parte, dando apoyos a las
empresas emergentes para que inviertan en tener su propia tecnología, es esencial

2) Distribución del combustible e implementación de gasolineras que surtan


bioetanol. Al ser México un país extremadamente extenso y con una topografía
diversa, la necesidad de transportar el combustible a lo largo del país se vuelve un
reto mayor que su análogo brasileño, pues en ese país, las concentraciones de
población, las de consumo y producción se da en el centro y sur del país, ya que la
mayor parte de Brasil es ocupada por selva donde los asentamientos humanos no
son tan comunes. En México sin embargo existe el problema de que los estados
idóneos para el cultivo de la caña de azuzar se encuentran en el sureste. El resto
del país produce una pequeña parte de la producción de azúcar, por lo que si se
quisiera fundamentar el proceso con ella como materia prima, que es más efectiva,
sería un problema mayor a la hora de llevar el etanol a las partes del norte del país.
Por otro lado, en el centro y norte del país, la agricultura del maíz es una buena
actividad la cual se podría aumentar para suplir las necesidades de la nueva
industria de combustibles. Queda por tanto como solución, una red de plantas
destiladoras a lo largo y ancho del país que puedan manejar tanto la caña de azúcar
como el maíz y así poder instalar pequeñas plantas que abastezcan a la población.
No como sucede con las refinerías petroleras, que solo pueden ser ubicadas en
lugares estratégicos en donde la producción de aceite sea cercana.
Otro problema serio, es la implementación de centros de venta capacitados para
vender el biocombustible. Si regresamos a ver a Brasil, conocemos que el 100% de
sus gasolineras venden también etanol para ser utilizado de forma mezclada con
gasolina en autos híbridos conocidos popularmente como “Flex”. El compromiso del
estado brasileño para combinar las estaciones de gas con estaciones que también
distribuyeran bioetanol hizo que el combustible fuera todo un éxito ya que los
consumidores podrían encontrarlo en cualquier lado. Con respecto a México, es
imprescindible que el gobierno de las facilidades tanto económicas como jurídicas
para que las gasolineras de México se reformen para poder ofrecer ambas opciones
de combustible.
3) Introducción al mercado. Parte del éxito que tenga este proyecto de transición
energética será debido al gusto de los consumidores por la preferencia tanto del
combustible en si, como de los autos que funcionen con este. Como es imposible
que todo el mundo compre un carro nuevo con la sola promesa de que su efectividad
será mayor, sus emisiones mínimas y el costo de mantenimiento menor, se espera
que en los primeros años el éxito no sea tan notorio. Así que, para aumentar la
velocidad de penetración de este nuevo combustible, hace falta el esfuerzo conjunto
para promocionar y publicitar los autos híbridos que las fabricas hagan. y que,
debido a la demanda de estos carros, las marcas de autos vean con buenos ojos
apuntar sus nuevos proyectos hacia la creación de nuevos modelos de motores que
funcionen con etanol o una mezcla de este y la gasolina tradicional.