Está en la página 1de 13

Teoría General del Proceso

TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 1

Sesión No. 11

Nombre: Teoría General del Proceso. Jueces y Órganos


Jurisdiccionales.

Contextualización

El juez es el rector del proceso, aunque todos las personas que intervienen en el
proceso son esenciales para que exista el mismo, la labor del juez revista una
especial importancia debido a las atribuciones que le confiere el Estado por un
lado en materia de jurisdicción y por otro el Poder Judicial (como parte del
Estado) en materia de competencia.

La naturaleza administrativa de los jueces, magistrados y personas que tienen a


su cargo la impartición de justicia es sui generis, se trata en realidad de los
únicos integrantes de un poder de la Unión que no son electos de forma directa
por los gobernados, pero esto no significa que sean irresponsables ante ellos o
ante los órganos de fiscalización del estado, tampoco significa que éstos no
tengan ninguna representatividad hacia la población general.

Debido a las reformas que ha habido al Poder Judicial desde su concepción a la


fecha (creando el Consejo de la Judicatura Federal, la reforma absoluta al Poder
Judicial Federal en 1995, y la creación de la décima época en Junio de 2011) es
necesario comprender el funcionamiento de esas personas que tienen a su
cargo la impartición de justicia.

¿Es el Juez responsable ante el Estado por dictar sentencia? ¿Cuál es la


representatividad de los jueces? ¿Sigue siendo válida la organización
administrativa de los jueces en México?
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 2

Introducción al Tema
¿La organización del Poder Judicial garantiza la imparcial impartición de
Justicia?
En esta lectura además de repasar algunas de las atribuciones de los
impartidores de justicia, presta especial atención al funcionamiento orgánico y
administrativo del Poder Judicial a efecto de comprender la naturaleza de su
cargo y de la impartición de justicia.

Es preciso señalar que la generalidad de los impartidores de justicia tienen el


mismo sistema de elección, ratificación y responsabilidad, sean jueces locales o
federales toda vez que dependen invariablemente del Poder Judicial, ya sea
Federal o Local, incluso, en lo que hemos llamado la jurisdicción especial (en
materia electoral). Es muy claro que no se trata de un poder autónomo o de un
poder independiente de los establecidos en el pacto federal, se trata de una
extensión del Poder Judicial, ya sea en materia federal o en materia local.

Asimismo el juzgador, en este entendido de que se trata de un servidor público


con responsabilidades de autoridad, es responsable ante el Estado, tanto de sus
actos como autoridad como incluso de sus sentencias, las cuales están sujetas a
reglas no solo de certeza jurídica o de legalidad en el proceso, sino a los
razonamientos lógico – jurídicos que llevaron al juzgador a emitir la sentencia
que se trate.

Como es evidente, la organización judicial necesariamente tiene que dividirse en


materia de competencia y tanto en materia local como federal tiene su propia
organización dependiente de los poderes locales, no obstante la naturaleza
jurídica es idéntica, toda vez que pertenecen a un solo Estado, que tiene una
sola Ley Fundamental que les otorga una sola jurisdicción sobre los particulares
y que para su ejercicio les confiere atribuciones de competencia y de ejercicio.
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 3

Explicación

Jueces y órganos jurisdiccionales.

a. El juzgador y sus características generales.

El juzgador como rector del proceso y la autoridad que el Estado designa para
conocer de la litis, tiene su clasificación dividida en dos maneras, en órganos
unipersonales y colegiados y por la jerarquía de su actuación. En todos los
casos existe primero la división por el número de personas que integra el órgano
jurisdiccional y en segunda instancia se divide por jerarquía de la instancia
procesal. La primera clasificación se refiere a la cantidad de personas que
integran un juzgado, los juzgados de primera instancia siempre estarán
compuestos por una sola persona, es decir el Juzgado de Distrito se compondrá
de un Juez y el grupo de Secretarios que integren el Juzgado, los órganos
jurisdiccionales de segunda instancia están divididos en Tribunales Unitarios de
Circuito y los Tribunales Colegiados de Circuito, que como su nombre lo indica,
estarán integradas de forma unitaria cuando se trate de un sólo magistrado o
colegiada cuando se trate de tres magistrados, en el caso de los Tribunales
Colegiados de Circuito, un magistrado conocerá del asunto y propondrá la
sentencia a los otros, decidiendo por mayoría, en el caso de la llamada “tercera
instancia” es decir la Suprema Corte de Justicia de la Nación, funcionará en
salas, cinco ministros en la primera y cinco ministros en la segunda; el Ministro
Presidente no participará del trabajo de salas sino únicamente del pleno. La
clasificación por la jerarquía se establece únicamente si se trata de la primera o
la segunda instancia en que se conoce de un asunto.

La elección de Ministros, magistrados y jueces tiene naturaleza indirecta, los


primeros, los Ministros son electos por el Senado de la República de una terna
previamente enviada por el Presidente de la República, el Senado puede
rechazar una sola vez la terna, teniendo que elegir de la segunda forzosamente
a uno de sus integrantes, la elección es procedente del dictamen que haga la
Comisión de Justicia del Senado y con dos terceras partes del total de los
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 4

Senadores presentes, se procederá a su elección, el Ministro electo durará en su


encargo 15 años sin posibilidad de servir por un periodo más. La elección de
Magistrados (6 años con posibilidad de ratificación) y los Jueces, el Estado
cuenta con el Consejo de la Judicatura Federal, que es el órgano encargado de
seleccionar a los jueces y magistrados debido a los exámenes de selección y
valorando la carrera judicial.

Una vez electos los jueces deben contar con garantías que supongan la
independencia y autonomía de sus actos, a fin de que puedan tener sin reservas
su libre albedrío. Estas garantías son las económicas, sociales y, autonómicas.
Las garantías económicas se refieren, desde luego, a la percepción de un salario
decoroso que impida que agentes externos puedan sobornarlos con alguna
argucia económica, en el entendido que un juez bien remunerado desempeñará
el cargo con mayor dignidad e ingreso suficiente para vivir bien. En México está
prohibido que los jueces tengan otros ingresos salvo los devengados por la
academia. La garantía social se refiere a que deben tener acceso a los servicios
médicos, préstamos habitacionales y pensiones de retiro y prestaciones, todo
esto se garantiza con el ISSSTE. Finalmente la garantía de autonomía se refiere
a que no estará expuesto a presiones, influencias y recomendaciones o
consignas por parte de un superior o de otro agente del Estado.

Para que los órganos jurisdiccionales puedan impartir justicia, el Estado a través
de la legislación les ha dotado de poderes legales para hacer efectivos sus
mandatos y consideraciones a la ley. Los poderes de los que gozan los jueces
son el conducir el juicio con las medidas necesarias para que los actos
procesales se desahoguen en tiempo y forma, llamar a las partes a declarar por
la vía de los autos, acuerdos y notificaciones, pedir las pruebas a fin de mejor
proveer en la sentencia, tienen la facultad de sancionar, ya sea la vía pecuniaria
o la vía administrativa o incluso corporal a las partes que no acaten sus
proveídas actuaciones; el juez de la causa puede en cualquier momento
suspender el procedimiento por violaciones graves al mismo, tiene la facultad de
admitir y desechar pruebas, alegatos y cualquier otro instrumento en el proceso
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 5

si no se cumple con los requisitos legales para tal efecto, tiene el poder de
valorar las pruebas que le han sido legalmente provistas y finalmente, tiene la
facultad de dictar sentencia y hacer que se cumpla.

Pero así como los jueces están dotados de una serie de derechos, atribuciones y
facultades también son responsables ante el Estado por faltas en el ejercicio de
su cargo, estas responsabilidades del juzgador pueden ser civiles y penales.
Son de carácter civil las que afectan a su patrimonio con la finalidad de resarcir a
las partes en un proceso o terceros afectados, por daños y perjuicios que se
hubiesen presentado debido a la deficiente actuación del juez de la causa
cuando haya habido mala fe, negligencia o impedimento del ejercicio legítimo de
la acción; en estos casos el Estado es deudor solidario del juez, por lo que
además de la sanción que enfrente el juez, el Estado también será responsable
de estas fallas de acuerdo a la Ley Federal de Responsabilidades del Estado,
recientemente la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha determinado
que el Estado siempre debe responder por causas que se atañan a sus
empleados públicos, incluso cuando éstos sean acreedores a una sanción. La
responsabilidad penal deriva de los delitos que los jueces cometan en el ejercicio
de sus funciones, no obstante lo anterior es muy compleja la responsabilidad
penal, porque en parte los jueces tienen inmunidad parcial a través del fuero
constitucional otorgado en el 108 de la Constitución Federal referido a los
Ministros de la Suprema Corte de Justicia, si algún juez cometiera un delito
durante la substanciación de un juicio éste será resuelto por los juzgados
encargados para tal efecto, pero si el delito estuviere relacionado con el proceso,
conocerá el Consejo de la Judicatura el cual además podrá aplicar una sanción
administrativa. Existe, no obstante, en la Suprema Corte de Justicia un
procedimiento de controversia constitucional, toda vez que se presenta como
una violación expresa a la Constitución cuando se intenta juzgar dos veces por
el mismo delito.
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 6

b. Los órganos jurisdiccionales.


Hemos visto en la introducción la diferencia entre órganos unitarios y colegiados,
los cuales corresponden esencialmente al número de juzgadores por los que
están integrados el Poder Judicial, en primer instancia, tanto juzgados de paz
como los Jueces de Distrito y los Tribunales Unitarios de Circuito están
comprendidos en el carácter de unipersonales, porque será solo una persona
quien tenga la facultad de juzgar (Juez de Paz, Juez de Distrito o Magistrado) el
asunto del cual conoce, en estos casos, solo el arbitrio del juez tendrá validez y
no se verá reconvenido por nadie a la sentencia que dicte resolviendo la litis. En
cuanto a los órganos jurisdiccionales colegiados se encuentra los Tribunales
Colegiados de Circuito, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación
y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (en el mismo sentido están
comprendidos los jueces locales, tanto Magistrados de los Tribunales Estatales
Electorales y del Distrito Federal, así como los Tribunales Superiores de Justicia
de los Estados). En los casos de los TCC funcionarán de manera individual al
conocer de un caso y prepara el proyecto de sentencia, pero éste podrá sufrir
modificaciones a través de las valoraciones de los otros Magistrados; para que
una sentencia sea válida tendrá que contar con la mayoría de los votos de los
magistrados. En el caso de la SCJN y los Tribunales Estatales Superiores de
Justicia, éstos funcionarán por salas y en pleno, en la resolución por salas se
necesita la mayoría para que proceda la sentencia, en el caso de los plenos se
requerirá que dos terceras partes de los Ministros o Magistrados voten en un
sentido la resolución para que adquiera carácter firme.

Los Tribunales se dividen también en de primera y de segunda instancia


atendiendo la jerarquía de su división administrativa, los Jueces de Distrito,
serán siempre los jueces de primera instancia, los encargados de conocer por
primera vez el asunto que se alega en el Poder Judicial y dirigirá el proceso
hasta la sentencia, es posible que durante la tramitación del proceso o incluso en
la sentencia alguna de las partes o las dos, no estén satisfechas con la
resolución o con la substanciación del proceso, motivo por el cual se seguirá el
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 7

proceso con un juez de mayor jerarquía, a esta instancia se le llama “de alzada”
o la segunda instancia, donde el juez de mayor jerarquía revisará el análisis del
juez de primera instancia y sus razonamientos jurídicos que lo llevaron a dictar
sentencia en un sentido o en otro, el juez de segunda instancia puede confirmar
o revocar la sentencia. Los tribunales también están divididos (sin importar la
jerarquía) por materia y por cuantía, se dividen por materia respecto de la
competencia que tienen asignada debido a la naturaleza jurídica de su juzgado,
existen competencias en materia civil, familiar, fiscal, mercantil, penal y por
cuantía se refiere a que si el monto de lo reclamado no excede una cantidad de
salarios mínimo vigentes en el Estado donde se tramita podrán resolverse en los
juzgados de paz a fin de aligerar la carga procesal que tienen los Tribunales y
agilizar la substanciación jurisdiccional.

c. Organización del Poder Judicial del Fuero Común.


El poder judicial en las entidades federativas, son parte del Poder Judicial Local,
(el caso del Distrito Federal es excepcional, toda vez que, al no ser un Estado
Libre y Soberano, como las otras 31 entidades federativas, no cuenta con una
división de poderes derivadas de una constitución local, sino devengadas de un
Estatuto de Gobierno, así pues, las funciones materialmente siguen siendo las
mismas, las ejecutivas no recaen sobre un Gobernador sino sobre un Jefe de
Gobierno; las legislativas no recaen sobre un Congreso Estatal sino sobre una
Asamblea Legislativa; y las funciones judiciales, sí recaen en un Tribunal
Superior de Justicia pero no en un “poder judicial local”) atendida la situación del
Distrito Federal señalamos que el Poder Judicial Local se integra por un Tribunal
Superior de Justicia del Estado, El Consejo de la Judicatura Estatal, los
Juzgados y Tribunales de Primera Instancia y los Juzgados de Cuantía menor.

El Consejo de la Judicatura Estatal es el órgano encargado de vigilar el


funcionamiento administrativo y de escalafón y nombramientos de jueces y
magistrados locales, los Magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado
son propuestos en una terna por el Gobernador del Estado (o Jefe de Gobierno)
y aprobados por el Congreso del Estado (o Asamblea Legislativa).
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 8

d. Organización del Poder Judicial Federal.


El Poder Judicial Federal, se integra por la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, el Tribunal Electoral, los Tribunales Colegiados de Circuito, los
Tribunales Unitarios de Circuito, los Juzgados de Distrito y el Consejo de la
Judicatura Federal.

Hemos visto ya la designación y funciones del Consejo de la Judicatura Federal,


el cual estará integrado por siete consejeros, el Presidente de la Corte, lo será
del Consejo de la Judicatura, tres integrantes designados por el Pleno de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, dos Consejeros designados por el
Senado y uno por el Presidente de la República.
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 9

Conclusión

El Poder Judicial en México siempre ha sido un Poder de la Unión de naturaleza


jurídica diferente, es un claro ejemplo del principio de división de poderes
aplicada a su estructura orgánica, el máximo órgano de representación está
diseñado para que ningún titular del ejecutivo tenga la mayoría en ningún
momento de su mandato sin que esto le quite la capacidad de poder nombrar a
alguno de sus miembros dentro de su periodo de gobierno, aun así no tiene
certeza de cuál de los propuestos terminará siendo Ministro, toda vez que es el
Senado (el Poder Legislativo) quien aprueba a uno de esos tres provenientes de
la terna del Poder Ejecutivo.

En ese entendido, durante muchos años la Suprema Corte de Justicia no sólo


era un Tribunal Constitucional en México, sino un auténtico súper poder federal,
que concentraba nombramientos, escalafón, criterios, todo un aparato
administrativo de naturaleza distinta a su concepción; es por eso que a partir de
la reforma de 1995 se crea el Consejo de la Judicatura Federal que tiene la
finalidad de administrar al Poder Judicial y que siga estando representando por
los poderes de la Unión, es por ello que cuenta con representantes del Senado,
del Poder Ejecutivo y la mayoría es representada por el Poder Judicial .

La forma administrativa del Poder Judicial es quizá, la más compleja dentro de


los tres órdenes de gobierno, sin embargo está diseñada así para dar plena
autonomía, independencia y libertad a los juzgadores para que ningún agente
externo tenga la posibilidad de acceder a la impartición de justicia en México.
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 10

Para aprender más

¿Es la SCJN o el CJF el máximo órgano judicial en México?

 Organización del Poder Judicial Federal y criterios administrativos del


Consejo de la Judicatura Federal.

http://www.cjf.gob.mx/organizacioncjf/default.html

¿El Distrito Federal tiene Poder Judicial?

 Marco jurídica del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y tesis
aisladas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

http://www.poderjudicialdf.gob.mx/en/PJDF/Marco_Juridic
o_Consejo
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 11

Actividad de Aprendizaje

Instrucciones:

Con la finalidad de reforzar los conocimientos adquiridos a lo largo de esta


sesión, ahora tendrás que realizar una actividad en la cual a través de un cuadro
sinóptico expliques el método de elección, división de competencias y
organización administrativa del Poder Judicial Federal.

Recuerda que esta actividad te ayudará a entender la forma en que


administrativamente funcionan los órganos de impartición a nivel federal y el
marco jurídico que los regula a nivel estatal.
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO 12

Bibliografía

1. Azar Mansur, C. (2010) Mediación y Conciliación en México. México


UNAM.

2. Carpizo McGregor, J.; Carbonell, M. (s.f.) Derecho Constitucional. México:


Ed. Porrúa 2ª Edición,

3. Cossío Díaz, J.; Franco González, R. y Salas, J. F. (s.f.), El juicio de


amparo y la nulidad de los laudos arbitrales Revista Pandecta. Escuela
Libre de Derecho. Año 3, Número 1.

4. Fix Zamudio, H. (2000) La responsabilida de los jueces. México: UNAM.

5. García Máynez, E. (1961), Introducción al estudio del derecho. México: Ed.


Porrúa.

6. Ovalle Favela, J. (2005) Teoría General del Proceso, México: Oxford.

7. Ovalle, J. (2000) Teoría General de la Prueba. México: UNAM

8. Rojina Villegas, R. (2000) Teoría General del Proceso. México: UNAM.