Está en la página 1de 9

DIABETES

la diabetes es una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre, también conocido como
azúcar en la sangre, es demasiado alto. La glucosa en la sangre es la principal fuente de energía y proviene de los
alimentos. La insulina, una hormona que produce el páncreas, ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en
las células para usarse como energía. Algunas veces, el cuerpo no produce suficiente o no produce nada de
insulina o no la usa adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células.

TIPOS
La diabetes mellitus tipo 1, en la que existe una destrucción total (mayor al 90%) de las células β, lo que conlleva
una deficiencia absoluta de insulina. Representa entre un 5 a un 10% de las DM.

 La diabetes mellitus tipo 2, generada como consecuencia de un defecto progresivo en la secreción de insulina,
de un aumento de la resistencia periférica a la misma y de un aumento de la producción de glucosa. Representa
entre un 90 a un 95% de las DM.

 La diabetes gestacional, que es diagnosticada durante el segundo o tercer trimestre del embarazo, donde
muchas veces es transitoria y la propia cura es el parto.

Diabetes tipo 1

Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del
páncreas que la producen. Por lo general, se diagnostica la diabetes tipo 1 en niños y adultos jóvenes, aunque
puede aparecer a cualquier edad. Las personas con diabetes tipo 1 tienen que usar insulina todos los días para
sobrevivir.

Diabetes tipo 2

Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente. La diabetes tipo 2 puede
aparecer a cualquier edad, incluso durante la infancia. Sin embargo, este tipo de diabetes se presenta con mayor
frecuencia en las personas de mediana edad y en los ancianos. Este es el tipo más común de diabetes.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional afecta a algunas mujeres durante el embarazo. La mayoría de las veces, este tipo de
diabetes desaparece después de que nazca el bebé. Sin embargo, cuando una mujer ha tenido diabetes
gestacional, tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. A veces, la diabetes que
se diagnostica durante el embarazo es en realidad diabetes tipo 2.

ORIGEN

CAUSAS

CONSECUENCIAS

Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre causan problemas como:

 enfermedades del corazón

 accidentes cerebrovasculares

 enfermedades de los riñones

 problemas de los ojos


 enfermedades dentales

 lesiones en los nervios

 problemas de los pies

Las personas pueden tomar algunas medidas para reducir la probabilidad de tener estos problemas de salud
relacionados con la diabetes.

TRATAMIENTO

SÍNTOMAS

Poliuria u orinar muchas veces. Al estar la glucosa alta en la sangre, ésta aparece en la orina. Para poder
eliminarse, necesita disolverse en cantidades muy grandes de agua, por esta razón el diabético orina muchas
veces.

Polidipsia. Para compensar la pérdida de agua por la orina se tiene mucha sed, incluso a veces se necesita beber
líquidos varias veces durante la noche.

Polifagia. Al no poder utilizar la glucosa, las células reclaman energía y tratamos de compensarlo aumentando la
cantidad de alimento.

Pérdida de peso. Aunque se coma más, la glucosa no llega a las células y el niño con diabetes pierde peso.

Fatiga.

Irritabilidad

Visión borrosa

Síntomas y causas de la diabetes

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas de la diabetes incluyen:

 aumento de la sed y de las ganas de orinar

 aumento del apetito

 fatiga

 visión borrosa

 entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies

 úlceras que no cicatrizan

 pérdida de peso sin razón aparente

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer rápidamente, en cuestión de semanas. En cambio, los
síntomas de la diabetes tipo 2 suelen progresar muy despacio, a lo largo de varios años, y pueden ser tan leves
que a veces ni siquiera se notan. Muchas personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas. Algunas solo se
enteran de que tienen la enfermedad cuando surgen problemas de salud relacionados con la diabetes, como
visión borrosa o problemas del corazón.
¿Qué causa la diabetes tipo 1?

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmunitario, que combate las infecciones, ataca y destruye las células
beta del páncreas que son las que producen la insulina. Los científicos piensan que la diabetes tipo 1 es causada
por genes y factores ambientales, como los virus, que pueden desencadenar la enfermedad. Algunos estudios
como el TrialNet están enfocados en identificar las causas de la diabetes tipo 1 y las posibles maneras de prevenir
o retrasar el progreso o comienzo de la enfermedad.

¿Qué causa la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad, es causada por varios factores, entre ellos, el estilo de
vida y los genes.

Sobrepeso, obesidad e inactividad física

Una persona tiene mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 si no se mantiene físicamente activa y tiene
sobrepeso u obesidad. Algunas veces, el exceso de peso causa resistencia a la insulina y es frecuente en personas
con diabetes tipo 2. La ubicación de la grasa corporal también tiene importancia. El exceso de grasa en el vientre
está vinculado con la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón y los vasos
sanguíneos. Para ver si su peso representa un riesgo para la aparición de la diabetes tipo 2, vea estas gráficas de
índice de masa corporal (IMC).

Resistencia a la insulina

La diabetes tipo 2 suele comenzar con resistencia a la insulina, una afección en la que el músculo, el hígado y las
células grasas no usan adecuadamente la insulina. Como resultado, el cuerpo necesita más insulina para que la
glucosa pueda ingresar en las células. Al principio, el páncreas produce más insulina para cubrir el aumento de la
demanda, pero con el tiempo deja de producir suficiente insulina y aumentan los niveles de glucosa en la sangre.

Genes y antecedentes familiares

Igual que sucede con la diabetes tipo 1, ciertos genes pueden hacer que una persona sea más propensa a tener
diabetes tipo 2. La enfermedad tiene una tendencia hereditaria y se presenta con mayor frecuencia en estos
grupos raciales o étnicos:

 afroamericanos

 nativos de Alaska

 indígenas estadounidenses

 estadounidenses de origen asiático

 hispanos o latinos

 nativos de Hawái

 nativos de las Islas del Pacífico

Los genes también pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 al aumentar la tendencia de la persona al
sobrepeso u obesidad.

¿Qué causa la diabetes gestacional?

Los científicos creen que la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se presenta durante el embarazo, es
causada por cambios hormonales, factores genéticos y factores del estilo de vida.
Resistencia a la insulina

Ciertas hormonas producidas por la placenta contribuyen a la resistencia a la insulina, que se presenta en todas
las mujeres hacia el final del embarazo. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden producir suficiente
insulina para superar la resistencia a la insulina, pero algunas no. La diabetes gestacional ocurre cuando el
páncreas no produce suficiente insulina.

Igual que sucede con la diabetes tipo 2, el exceso de peso está vinculado a la diabetes gestacional. Las mujeres
que tienen sobrepeso u obesidad tal vez ya tengan resistencia a la insulina cuando quedan embarazadas. El
aumento excesivo de peso durante el embarazo también puede ser un factor.

Los cambios hormonales, el aumento excesivo de peso y los antecedentes familiares pueden contribuir a la
diabetes gestacional.

Genes y antecedentes familiares

Las mujeres con antecedentes familiares de diabetes tienen mayor probabilidad de desarrollar diabetes
gestacional, lo cual sugiere que los genes desempeñan un papel. Los genes también pueden explicar por qué el
trastorno se presenta con mayor frecuencia en las afroamericanas, las indígenas estadounidenses, las asiáticas y
las hispanas o latinas.

¿Qué más puede causar diabetes?

Algunas mutaciones genéticas , otras enfermedades, la lesión del páncreas y ciertas medicinas también pueden
causar diabetes.

Mutaciones genéticas

La diabetes monogénica es causada por mutaciones o cambios en un solo gen. Estos cambios suelen transmitirse
entre miembros de la familia, pero a veces la mutación genética tiene lugar espontáneamente. La mayoría de
estas mutaciones genéticas causan diabetes porque hacen que el páncreas pierda su capacidad de producir
insulina. Los tipos más comunes de diabetes monogénica son la diabetes neonatal y la diabetes del adulto de
inicio juvenil (MODY, por sus siglas en inglés). La diabetes neonatal se presenta en los primeros 6 meses de vida.
Los médicos suelen diagnosticar la diabetes del adulto de inicio juvenil durante la adolescencia o la adultez
temprana, pero a veces la enfermedad no se diagnostica sino hasta más adelante en la vida.

La fibrosis quística produce un exceso de mucosidad espesa que causa cicatrización en el páncreas. Estas
cicatrices pueden impedir que el páncreas produzca suficiente insulina.

La hemocromatosis hace que el cuerpo almacene demasiado hierro. Si la enfermedad no se trata, el hierro puede
acumularse en el páncreas y otros órganos y dañarlos.

Enfermedades hormonales

Algunas enfermedades hacen que el cuerpo produzca una cantidad excesiva de ciertas hormonas, lo cual algunas
veces causa resistencia a la insulina y diabetes.

El síndrome de Cushing se presenta cuando el cuerpo produce demasiado cortisol, que con frecuencia se conoce
con el nombre de “hormona del estrés”.

La acromegalia se presenta cuando el cuerpo produce demasiada hormona del crecimiento.

El hipertiroidismo se presenta cuando la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea.

Lesiones o extracción del páncreas


La pancreatitis , el cáncer de páncreas y los traumatismos pueden dañar las células beta o hacer que pierdan parte
de su capacidad de producir insulina, lo cual da lugar a la diabetes. Si se extirpa el páncreas lesionado, aparece la
diabetes como resultado de la pérdida de las células beta.

Medicinas

Algunas veces, ciertas medicinas pueden dañar las células beta o alterar el funcionamiento de la insulina. Estos
incluyen:

 niacina, un tipo de vitamina B3

 ciertos tipos de diuréticos

 medicinas anticonvulsivos

 medicinas psiquiátricos

 medicinas para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)

 pentamidina, una medicina que se usa para tratar un tipo de neumonía

 glucocorticoides, medicinas que se usan para tratar enfermedades inflamatorias como la artritis
reumatoide , el asma , el lupus y la colitis ulcerativa

 medicinas anti-rechazo, que se usan para hacer que el cuerpo no rechace un órgano trasplantado

Las estatinas, que son medicinas para reducir los niveles de colesterol LDL (el “colesterol malo”), pueden aumentar
ligeramente la probabilidad de diabetes. Sin embargo, las estatinas protegen contra las enfermedades del corazón
y los accidentes cerebrovasculares. Por esta razón, los grandes beneficios de tomar estatinas superan la pequeña
probabilidad de desarrollar diabetes.

Enfermedad crónica e irreversible del metabolismo en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar
en la sangre y en la orina; es debida a una disminución de la secreción de la hormona insulina o a una
deficiencia de su acción.

Cómo prevenir la diabetes tipo 2


Tal vez usted se ha enterado de que tiene una alta probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, el tipo más
común de esta enfermedad. Tal vez usted tenga sobrepeso o un padre, hermano o hermana con diabetes tipo
2. Tal vez usted tuvo diabetes gestacional, que es la que aparece durante el embarazo. Estos son solo unos
pocos ejemplos de los factores que pueden elevar la probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2.

La diabetes puede causar graves problemas de salud, como enfermedades del corazón, accidentes
cerebrovasculares y problemas de los ojos y los pies. La prediabetes también puede causar problemas de
salud. Lo bueno es que es posible retardar o incluso prevenir la aparición de la diabetes tipo 2. Cuanto más
tiempo una persona tiene diabetes, mayor será su probabilidad de sufrir problemas de salud; por eso, retardar
la aparición de la diabetes incluso unos pocos años es provechoso para la salud. Usted puede ayudar a
prevenir o retardar la aparición de la diabetes tipo 2 si pierde una cantidad moderada de peso
siguiendo un plan de alimentación con consumo reducido de calorías y haciendo actividad
física la mayoría de los días de la semana. Pregúntele a su médico si debe tomar metformina , una
medicina para la diabetes que ayuda a prevenir o retardar la diabetes tipo 2. 2
¿Cómo puedo reducir mi probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2?
Las investigaciones, como las que realiza el Programa de Prevención de la Diabetes, demuestran que se puede
hacer mucho para reducir la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2. A continuación describimos algunos
cambios que usted puede hacer para disminuir su riesgo:
 Baje de peso y no vuelva a aumentarlo. Usted puede prevenir o retrasar la aparición
de la diabetes si pierde de 5 a 7 por ciento de su peso inicial. 2 Por ejemplo, si usted pesa 200 libras
(90 kg), su objetivo sería perder aproximadamente 10 a 14 libras (4.5 a 6 kg).
 Muévase más. Haga por lo menos 30 minutos de actividad física 5 días a la semana. Si
usted ha estado inactivo, pregúntele a su médico cuáles actividades son las mejores para usted.
Empiece lentamente y avance hasta lograr su objetivo.
 Aliméntese sanamente la mayor parte del tiempo. Coma porciones más pequeñas
para reducir la cantidad de calorías que consume cada día y así ayudarse a bajar de peso. Escoger
alimentos con menos grasa es otra manera de reducir las calorías. Tome agua en lugar de bebidas
azucaradas.
Pregúntele a su profesional de la salud qué otros cambios puede hacer usted para prevenir o retrasar la
diabetes tipo 2.

La mayoría de las veces, su mejor opción para prevenir la diabetes tipo 2 es hacer cambios en su estilo de vida
que le funcionen a largo plazo. Comience con un plan de acción para prevenir la diabetes tipo 2.
Bajar de peso con una alimentación saludable y actividad física regular puede ayudar a prevenir la diabetes
tipo 2.

¿Qué debo hacer si mi médico me dijo que tengo prediabetes?


La prediabetes se diagnostica cuando los niveles de glucosa en la sangre, o azúcar en la sangre, son más altos
de lo normal, pero no lo suficiente como para hacer un diagnóstico de diabetes. La prediabetes es grave
porque aumenta la probabilidad de que aparezca la diabetes tipo 2. Varios de los factores que aumentan la
probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 ponen a la persona en riesgo de sufrir de prediabetes.

Otros nombres para la prediabetes son deterioro de la glucosa en ayunas o deterioro de la tolerancia a la
glucosa. Algunas personas llaman a la prediabetes “diabetes limítrofe”.

Según datos y estadísticas recientes sobre la diabetes de los Centros para el Control y la Prevención de
Enfermedades, alrededor de 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos tiene prediabetes. Usted no puede
saber si tiene prediabetes a menos que le hagan una prueba.

Si usted tiene prediabetes puede disminuir su probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 bajando de peso si es
necesario, haciendo más actividad física y siguiendo un plan de alimentación bajo en calorías.

Comience su Plan de acción para prevenir la diabetes tipo 2. Si desea más apoyo, puede buscar un programa
de cambio de estilo de vida en su localidad a través del Programa Nacional de Prevención de la diabetes.
Mantenerse físicamente activo es una manera de ayudar a evitar que la prediabetes se convierta en diabetes
tipo 2.

Si tuve diabetes gestacional cuando estaba embarazada, ¿cómo puedo


reducir mi probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2?
La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se presenta durante el embarazo y casi siempre se va
después de que nace el bebé. Aunque la diabetes gestacional desaparezca, usted todavía tiene una mayor
probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en los próximos 5 a 10 años. Su bebé también tiene más
probabilidad de volverse obeso y de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Tomar decisiones
saludables ayuda a toda la familia y puede evitar que su hijo se vuelva obeso o diabético.
Hacer actividad física en compañía es una gran manera de disminuir su probabilidad de desarrollar diabetes
tipo 2 y la de sus seres queridos.

A continuación, se describen los pasos que usted debe tomar, tanto para usted como para su hijo, si usted tuvo
diabetes gestacional:
 Hágase un examen para la diabetes de 6 a 12 semanas después del nacimiento de su bebé.
Si su nivel de glucosa en la sangre sigue alto, puede tener diabetes tipo 2; si es normal, debe
hacerse la prueba cada 3 años para ver si ha desarrollado diabetes tipo 2.
 Manténgase más activa y aliméntese sanamente para regresar a un peso saludable.
 Amamante a su bebé. La lactancia materna le da a su bebé el equilibrio correcto de
nutrientes y le ayuda a usted a quemar calorías.
 Pregúntele a su médico si debe tomar metformina, una medicina que ayuda a prevenir la
diabetes tipo 2.2

Historia
La diabetes se reconoció por primera vez alrededor del 1500 a. C. por los antiguos egipcios, quienes
observaron a personas que orinaban mucho y perdían peso. En el papiro de Ebers descubierto en Egipto se
describen los síntomas y el tratamiento que se les proporcionaba: una dieta de cuatro días que incluía
decocción de huesos, trigo, granos, arena, plomo verde y tierra (o bien: agua de charco de pájaro, bayas de
sauco, leche fresca, cerveza, flores de pepino, y dátiles verdes). Fue Areteo de Capadocia, médico griego,
quien, entre los años 80 y 138, le dio a esta afección el nombre de diabetes, que significa en griego correr a
través, refiriéndose al signo más llamativo que es la eliminación exagerada de agua, que atribuyó a una falla
en los riñones, expresando que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él. Creía
que el origen de la enfermedad, «fría y húmeda», radicaba en una fusión entre la carne y los músculos que
se transformabas en orina. 202122232425

En el siglo II Galeno también se refirió a la diabetes, denominándola diarrhoea urinosa y dipsakos haciendo
referencia a sus síntomas cardinales: la poliuria y la polidipsia (dipsa: sed).202124

La asociación entre la poliuria y el sabor dulce en la orina está reportado en la literatura sánscrita de los
siglos V y VI, por parte de dos médicos indios: Súsruta y Cháraka. La orina de los pacientes poliúricos se
describe dulce como la miel, pegajosa al tacto y fuertemente atrayente para las hormigas. La enfermedad se
denominó «madhumeha» (enfermedad de la orina dulce). Se reconocían dos variantes de la enfermedad,
una que afectaba a las personas mayores y obesas y otra a jóvenes delgados que fallecían prontamente. El
tratamiento consistía en aportar a los enfermos cereales recién cosechados preparados en una composición
aceitosa que contenía benzoatos y sílice. En la misma era, los médicos chinos y japoneses reconocen a los
diabéticos y destacan la dulzura de su orina que aparentemente atraía a los perros. En sus escritos
mencionan que estos enfermos son susceptibles a padecer de forúnculos y a una afección respiratoria que
probablemente se trataba de tuberculosis. 2024

En los siglos IX al XI, la asociación de la diabetes con la dulzura de la orina fue enfatizada en los textos de
medicina árabes. Avicena habla con clara precisión de esta afección en su famoso Canon de medicina.
Menciona dos complicaciones específicas de la enfermedad: la gangrena y el «colapso de la función
sexual».20

En Europa, la asociación entre la orina dulce y la diabetes tardó más tiempo en ser reconocida. En el siglo
XVI, el médico suizo Paracelso observó que la orina de los diabéticos dejaba un polvo blanco como residuo
después de su evaporación. Sin embargo, concluyó que esta sustancia era sal, y que por lo tanto la
enfermedad se desarrollaba por el depósito de sal en los riñones, causándoles «sed» y ocasionando la
poliuria.2025

En el año 1675, Thomas Willis, médico inglés del hospital de Guy en Londres, hizo una descripción de la
orina dulce de los diabéticos, además de una serie de otras observaciones muy adecuadas a lo que
corresponde la sintomatología reconocida de esta entidad clínica.20 Fue él quien, refiriéndose al sabor
dulce de la orina, le dio el nombre de diabetes mellitus (sabor a miel). 2425

Otro médico inglés del siglo XVII, Thomas Sydenham, especulaba que la diabetes era probablemente una
enfermedad sistémica ocasionada por la falta de digestión del quilo, con la consiguiente acumulación de
residuos que debían ser eliminados por el riñón. 2025

En 1772, Mathew Dobson, médico inglés, realizó una serie de observaciones y experimentos con un paciente
diabético, Peter Dickinson, publicando sus resultados en la publicación «Medical Observations and
Inquiries» del año 1776. En dicho texto, Dobson explica que el residuo blanco que deja la orina al evaporarse
es azúcar; así mismo se refiere al sabor dulce de la sangre, siendo la primera descripción conocida de
la hiperglicemia propia del diabético. Dobson concluye que el azúcar eliminada por la orina no es producida
por el riñón, sino que corresponde principalmente a residuos en la sangre provenientes de la alimentación,
no asimilada de forma normal por el organismo, y que llegan al riñón donde son eliminados. Dobson realizó
numerosos experimentos terapéuticos con los pacientes diabéticos que atendió, siendo la más conocida la
infusión de sena con ruibarbo.2022232425

Johann Peter Frank, médico alemán, publicó el año 1792 la primera parte de su obra De curandis hominum
morbis epitome donde clasifica la diabetes en dos tipos: diabetes vera (equivalente a la diabetes mellitus), y
diabetes insípida (porque no presentaba la orina dulce). 2426

En 1788, Thomas Cawley observó cálculos y signos de daño en el páncreas durante una necropsia realizada
a un diabético publicada en el “London Medical Journal”. Casi en la misma época el cirujano escocés John
Rollo atribuyó la diabetes a una causa gástrica y desarrolló una dieta de «comida animal» (carne y grasa) y
«restringido en materia vegetal» (granos y panes). Con esta dieta alta en proteínas y baja
en carbohidratos logró alivio en dos pacientes.2122

En el año 1812, la diabetes fue reconocida como una entidad clínica, en la primera publicación de la
revista New England Journal of Medicine and Surgery.23

Los primeros trabajos experimentales relacionados con el metabolismo de los glúcidos fueron realizados
por Claude Bernard quien descubrió, en 1848, el glucógeno hepático y provocó la aparición de glucosa en la
orina excitando los centros bulbares.23

En la segunda mitad del siglo XIX el gran clínico francés Bouchardat señaló la importancia de la obesidad y
de la vida sedentaria en el origen de la diabetes y marcó las normas para el tratamiento dietético, basándolo
en la restricción de los glúcidos y en el bajo valor calórico de la dieta. 24

Los trabajos clínicos y anatomopatológicos adquirieron gran importancia a fines del siglo pasado, en manos
de Frerichs, Cantani, Naunyn, Lanceraux, etc. y culminaron con las experiencias de pancreatectomía en el
perro, realizadas por Josef von Mering y Oskar Minkowski en 1889. En sus experimentos, encontraron que la
extirpación del páncreas producía una diabetes fatal, de tal forma que se estableció la primera pista de que el
páncreas jugaba un rol en la regulación de la glucosa sanguínea. 2324

En 1900, Eugene Opie, patólogo norteamericano, observó la relación entre la diabetes y la destrucción de
los islotes pancreáticos descubiertos el año 1869 por Paul Langerhans. 22

Entre 1906 y 1908, George Ludwig Zuelzer, médico alemán, trabajó en Berlín con extractos pancreáticos,
investigando la relación entre la función suprarrenal y pancreática en conejos. Luego, midió la reducción de
la glucosuria en perros pancreatectomizados con buenos resultados. Finalmente, realizó pruebas en
pacientes diabéticos, con un éxito parcial, debido a los efectos adversos derivados de las impurezas de la
sustancia.2227

En 1909, J. Forschbach, repitió los experimentos de Zuelzer en la Clínica de Breslau, confirmando las
observaciones publicadas por Zuelzer, pero discontinuó la investigación por los efectos colaterales. No
obstante, en 1911 Zuelzer tramitó el registro del extracto pancreático para el tratamiento de la diabetes con el
nombre de «acomatol», ayudado por la industria química Hoffmann-La Roche.2728

En 1910, Edward Albert Sharpey-Schafer planteó la hipótesis de que la diabetes se producía por la
deficiencia de algún producto químico elaborado en el páncreas. Llamó a esta sustancia insulina, del
latín insula, refiriéndose a los islotes pancreáticos o de Langerhans. 2324

En 1911, Ernest Lyman Scott, para obtener su maestría en la Universidad de Chicago, experimentaba con
perros a los que les extraía el páncreas, intentando obtener extracto de dichos órganos. Observó que la orina
de los perros contenía altos niveles de azúcar así como su sangre. La inyección de extractos de páncreas en
base acuosa (en alcohol no funcionaba), resultaba en una disminución de los niveles de azúcar en la sangre
y en el volumen de orina.22

En 1916, Joslin propuso el tratamiento de la diabetes con dieta y ejercicio. 24

En 1921, los médicos canadienses Frederick Banting y Charles Best, consiguieron aislar la insulina y
demostrar su efecto sobre la glucemia, revirtiendo la diabetes en perros a los que se les había extirpado el
páncreas. Junto con James Collip y John Macleod, purificaron la insulina de páncreas bovinos y fueron los
primeros en usarla en Leonard Thompson, un paciente diabético que tuvo excelente respuesta al segundo
intento, después de una mejora en el proceso de purificación del extracto pancreático. Rápidamente la
producción de insulina y la terapia con ella se extendió universalmente trayendo un inmenso beneficio para
los diabéticos en el mundo.23242527

Estos descubrimientos le permitieron obtener el Premio Nobel de Medicina el año 1923 a Banting y Macleod,
quienes lo compartieron con Best y Collip respectivamente. Sin embargo, hubo reclamaciones por parte de
George Ludwig Zuelzer, Ernest Lyman Scott, John Raymond Murlin, y el rumano Nicolae Constatin Paulescu,
todos los cuales se atribuían la primacía en el descubrimiento. 2729

En 1936, Harold Himsworth propuso que varios pacientes diabéticos presentaban resistencia a la insulina en
vez de deficiencia de ella.23

El año 1958 se descubre el primer fármaco para tratar la diabetes vía oral, la sulfonilurea, por Janbon y
Colleague.24

En 1959, Sterne confirma que la metformina disminuye el azúcar en la sangre.24

El año 1979, el National Diabetes Data Group (NDDG), publicó en la revista Diabetes un artículo titulado
«Clasificación y diagnóstico de la diabetes mellitus y otras categorías de la intolerancia a la glucosa», en el
que acuñaba el concepto de diabetes mellitus insulino dependiente (DMID) o diabetes tipo 1 y diabetes
mellitus no insulinodependiente (DMNID) o diabetes tipo 2. Separadamente se dejaron los conceptos
de diabetes gestacional, la intolerancia a la glucosa y un último grupo denominado otros tipos de diabetes.
Esta clasificación fue acogida y adaptada por la Organización Mundial de la Salud en 1980. 4

En 1985, la OMS decidió retirar los apelativos «tipo 1» y «tipo 2» y mantener los DMID y DMNID además de
añadir la diabetes relacionada con la malnutrición. Esta clasificación fue aceptada internacionalmente. 4

En 1997, después de dos años de revisión entre expertos de la OMS y la Asociación Americana de Diabetes
(ADA), se dio a conocer una nueva clasificación: DM tipo 1, DM tipo 2, diabetes gestacional y otros tipos
específico