Está en la página 1de 3

Empresa Socialmente Responsable

Los integrantes de la sociedad se relacionan entre ellos de manera individual o en grupo y comparten hábitos,
costumbres, ideologías, espacios y otros intereses con la finalidad de lograr acuerdos donde la convivencia sea
placentera. Aunado a este tema, las empresas se han unido al desarrollo de la armonización de la sociedad y han
desarrollado y adaptado iniciativas que los transforman en integradores e impulsores de convivencia social limpios,
cohabitan en lugares que han recibido mantenimiento con materiales que cumplen con estándares de salud, entre
otros beneficios.

Desde los inicios de la Revolución Industrial y las protestas de los trabajadores en Chicago a finales del siglo XIX, los
trabajadores solicitaron la regulación de la jornada laboral a 8 horas, de lo cual se desprendieron posteriores
beneficios y requerimientos que se dieron a lo largo del siglo XX. De acuerdo al Centro de Cultura de Negocios
Éticos, la responsabilidad social surge en la década de los setentas, tras muchas décadas previas de estudio y
análisis, como una ampliación de la visión de las empresas a únicamente generar utilidades, sino a una gestión de
hacer negocios donde se busca favorecer al triple beneficio: personas, planeta y ganancias, desde una perspectiva
de lograr resultados favorables haciendo el bien.

La existencia de corporaciones deriva en múltiples beneficios que se retornan a la sociedad: la


contribución justa de impuestos que se convertirán en la mejora de servicios públicos, subsidios,
programas de asistencia pública y fuentes de empleo que generan un ingreso estable para muchas
familias, entre otros. En México, la consciencia social y medio ambiental, y la contribución
voluntaria a la sociedad son prácticas cada vez más recurrentes en las empresas, como una
compensación al planeta y sociedad ante la recurrente explotación de recursos que su ejercicio
diario necesita acción.

Según el Centro Mexicano de Filantropía (CEMEFI), la responsabilidad social dentro de las


empresas se define como el compromiso que éstas tienen de cumplir con sus obligaciones tanto
internas como externas, considerando las expectativas de todos sus participantes en lo
económico, social y ambiental. La responsabilidad social empresarial aporta a las empresas un
marco metodológico y teórico sobre cómo detectar y gestionar sus impactos, en términos de
sustentabilidad. Acciones como la correcta administración de sus recursos y procesos, gestiones
de riesgo, sistemas de calidad y mapeo de procesos, son algunas de las mejores prácticas que
ayudan a las empresas a la identificación y corrección preventiva de desviaciones en el objetivo.
De esta manera, las empresas ahorran y generan valiosos recursos, optimizan sus tiempos,
eliminan desperdicios y se beneficia a la sociedad.
DECÁLOGO DE UNA EMPRESA SOCIALMENTE RESPONSABLE
El ejercicio transparente de una empresa socialmente responsable fomenta las prácticas que
involucran a las sociedades y enaltecen los valores. El CEMEFI desarrolló un decálogo guía para las
empresas como una guía que las empresas pueden tomar y adaptar según sus necesidades, el cual
compartimos a continuación.
UNA EMPRESA SOCIALMENTE RESPONSABLE

1. Promueve e impulsa una cultura de competitividad responsable que busca las metas y el éxito del
negocio, contribuyendo al mismo tiempo al bienestar de la sociedad.

2. Hace públicos sus valores, combate interna y externamente prácticas de corrupción y se desempeña con
base en un código de ética.

3. Vive esquemas de liderazgo participativo, solidaridad, servicio y de respeto a los derechos humanos y a
la dignidad humana.

4. Promueve condiciones laborales favorables para la calidad de vida, el desarrollo humano y profesional
de toda su comunidad (empleados, familiares, accionistas y proveedores).

5. Respeta el entorno ecológico en todos y cada uno de los procesos de operación y comercialización,
además de contribuir a la preservación del medio ambiente.

6. Identifica las necesidades sociales del entorno en que opera y colabora en su solución, impulsando el
desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida.

7. Identifica y apoya causas sociales como parte de su estrategia de acción empresarial.

8. Invierte tiempo, talento y recursos en el desarrollo de las comunidades en las que opera.

9. Participa, mediante alianzas intersectoriales con otras empresas, organizaciones de la sociedad civil,
cámaras, agrupaciones y/o gobierno, en la discusión, propuestas y atención de temas sociales de interés
público.

10. Toma en cuenta e involucra a su personal, accionistas y proveedores en sus programas de inversión y
desarrollo social.

En la medida que los integrantes de la sociedad como el gobierno, organizaciones internacionales,


empresas y los ciudadanos, estén conscientes de su participación en las prácticas de
responsabilidad social y su impacto en el mundo, se logrará una cohesión de valores que brindará
beneficios para la sociedad.

Bioconstrucción y Energía Alternativa (BEA), empresa consultora pionera y líder en Edificación


Sustentable y Certificación LEED® en México, se rige y fomenta por los principales programas
responsabilidad social aplicables a la empresa, convirtiéndola en la primera en su tipo en
obtener el distintivo ESR por 6 años consecutivos y la etiqueta JUST en Latinoamérica. También
cuenta con equipo capacitado y acreditado en las metodologías de Empresa Socialmente
Responsable y GRI, como servicios de consultoría para apoyar a otras organizaciones a mejorar
su gestión responsable.