Está en la página 1de 12

Tradición Perenne

80
Editorial Redacción
La Última Cena Francis Mershman
Si creció el pecado, más desbordante fue la gracia San Bernardo de Claraval
Sobre la Alquimia Salomon Trismosin
El trono de la cruz San Germán de Constantinopla
Los frutos de la Pasión Anónimo
De la justicia farisea a la verdadera justicia de Jesucristo Fenelón

Editorial
Para la tradición espiritual cristiana esta es la época del año litúrgico, y del año social, más importante, en
parangón con la Navidad: la Pascua. Se celebra la tortura, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. El
primer artículo de la revista es una forma de situar históricamente la sucesión de acontecimientos que
constituyen esta Pascua.
Otros artículos son diferentes interpretaciones y consecuencias, tanto religiosas como espirituales, teológicas y
litúrgicas, y la manera que en esto se puede apreciar desde otras tradiciones, como es el caso dela alquimia.
Hay varios aspectos recurrentes a considerar: redención de los pecados y alcance de la inmortalidad.

A lo largo de toda la historia de la religión hallamos tales almas iluminadas: santos y encarnaciones
divinas que vivieron el ideal de la no-resistencia y del perdón. Cristo orando en la Cruz, “Padre,
perdónalos, porque no saben lo que hacen”, es uno de los más grandes y más famosos ejemplos.
El Sermón del Monte según el Vedanta, Swami Prabhavananda

El héroe se cuelga de los ramos del árbol materno al ser clavado en los brazos de la cruz. Se une, por
decirlo así, a la muerte con la madre y asocia también el acto mismo de esa unión y paga su culpa con
el tormento de la muerte. Mediante este acto de valor y de abnegación queda poderosamente
sometida la naturaleza animal y de ese hecho cabe esperar la gran salvación de la humanidad. La cruz
es símbolo del árbol de la vida y de la madre que puede vencer la muerte y renovar la vida.
Carl Gustav Jung

Como sugerimos en los editoriales precedentes queda abierta esta lista de correo, donde aparece esta revista,
para que los lectores hagan sugerencias, críticas y comentarios que puedan complementar las letras que aquí
traemos. Para darse de alta en el boletín y en la lista, escriban un e-mail sin asunto a la dirección:
revistatp-subscribe@yahoogroups.com.
Si lo que desean es participar en la lista, y ya forman parte de ella, escriban un e-mail a la dirección:
revistatp@yahoogroups.com.
También se ha habilitado un espacio en Facebook, página denominada Tradición Perenne (Sophia Perennis).
Para estar al tanto de novedades y descargas de textos relacionados con lo que aquí tratamos, pueden dirigirse
a la siguiente dirección web: www.tradicionperenne.com.

Última cena
Francis Mershman
Artículo de este erudito y teólogo sobre estimaciones históricas relacionadas
con la Última Cena de Jesús y sus discípulos..

La comida celebrada por Cristo y Pedro de Alejandría (P.G. XCII,78)


sus discípulos la víspera de Su dice “ En los años anteriores Jesús
La palabra Pasión en la que instituyó la Sagrada había guardado la Pascua y comido el
pascua no Eucaristía. cordero pascual, pero el día antes de
se aplica
que sufriera como el verdadero
exclusivam
ente al Cordero pascual, enseñó a sus
cordero Tiempo discípulos el misterio que
pascual de
prefiguraba” Otros dicen: Puesto
la víspera
de la fiesta, Los Evangelios y críticos coinciden que la Pascua, al caer ese año en
sino que es generalmente en que la Última Cena viernes, se contaba como sabbath, los
usada en
fue el Jueves, que Cristo padeció y judíos, para evitar la inconveniencia
las
Escrituras y murió el Viernes, y que resucitó de de dos sabbaths seguidos, habían
en el entre los muertos el Domingo. Como pospuesto la Pascua un día, y Jesús
Talmud en
respecto al día del mes aquí parece la celebró el día fijado por la ley; otros
un sentido
más amplio haber una discrepancia entre lo creen que Jesús anticipó la
para la registrado en los Evangelios celebración, sabiendo que en el
festividad
Sinópticos y el de San Juan. En tiempo apropiado estaría en la tumba.
en su
conjunto consecuencia algunos críticos han
rechazado la autenticidad de un
relato o de ambos. Como los Lugar
cristianos, que aceptan el carácter
inspirado de las Escrituras, no El propietario de la casa en la que
pueden admitir contradicciones entre estaba el cenáculo no es mencionado
los autores sagrados, se han hecho en la Escritura; pero debe haber sido
varios intentos para reconciliar las uno de los discípulos, puesto que
afirmaciones. Mateo, 26,17, dice “El Cristo ordena a Pedro y Juan que
primer día de los ázimos”, Marcos, digan, “El Maestro dice”. Algunos
14,12 “En el primer día de los ázimos dicen que era Nicodemo, o José de
cuando se sacrificaba el cordero Arimatea, o la madre de Juan
pascual”, Lucas, 22,7, “Llegó el día Marcos. La sala era amplia y
de los ázimos en el que se había de amueblada como un comedor. En ella
inmolar el cordero de Pascua”. De se presentó Cristo tras su
estos pasajes parece deducirse que Resurrección; aquí tuvo lugar la
Jesús y sus discípulos siguieron la elección de Matías al Apostolado y
costumbre ordinaria, que la Última el envío del Espíritu Santo; aquí se
Cena tuvo lugar el 14 de Nisán, y reunían los primeros cristianos para la
que la Crucifixión fue el 15, la gran fracción del pan; Pedro y Juan
fiesta de los judíos. Esta opinión, vinieron aquí cuando dieron
mantenida por Tolet, Cornelius a testimonio tras la curación del cojo de
Lápide, Patrizi, Corluy, nacimiento, y Pedro tras su liberación
Hengstenberg, Ohlshausen y de la prisión; aquí quizá se celebró el
Tholuck, se ve confirmada por la concilio de los Apóstoles. Fue por
tradición de la primitiva Iglesia un tiempo la única iglesia de
Oriental que, mirando el día del mes, Jerusalén, la madre de todas las
celebraba la Última Cena del Señor iglesias, conocida como la Iglesia de
el 14 de Nisán sin prestar atención al los Apóstoles o de Sión. Fue
día de la semana. Esto se hacía visitada el año 404 por Sta. Paula de
conforme a la enseñanza de San Roma. En el Siglo XI fue destruida
Juan Evangelista. Pero en su por los sarracenos, posteriormente
Evangelio, San Juan parece indicar reconstruida y dada al cuidado de los
que el viernes era el 14 de Nisán, agustinos. Restaurada tras una
pues (18,28) en la mañana de este día segunda destrucción, fue puesta a
los judíos “no entraron en el pretorio cargo de los franciscanos que fueron
para no contaminarse y poder así expulsados en 1561. En la
comer el cordero pascual”. En este actualidad es una mezquita
viernes se hicieron varias cosas que musulmana.
no podían hacerse en una fiesta, esto
es, Cristo fue detenido, juzgado,
crucificado; Su cuerpo es retirado Secuencia de los Acontecimientos
(porque era la parasceve) “ya que los
cuerpos no podían permanecer en la Algunos críticos dan el siguiente
cruz el sábado (pues aquel era un orden armonizado: lavado de pies de
sábado muy solemne)”; se compra el los Apóstoles, predicción de la
sudario y los ungüentos, y así traición y partida de Judas,
sucesivamente. institución de la Sagrada Eucaristía.
Otros, creyendo que Judas hizo una
Los defensores de esta opinión comunión sacrílega, colocan la
sostienen que hay sólo una aparente institución del sacramento antes de la
contradicción y que las diferentes partida de Judas.
afirmaciones pueden ser conciliadas.
Pues los judíos calculaban sus fiestas
y sabbaths de puesta de sol a puesta En el Arte
de sol: así el sabbath comenzaba
después de la puesta de sol del La Última Cena ha sido un tema
viernes y terminaba con la puesta de favorito. En las catacumbas
sol del sábado. Este estilo es encontramos representaciones de
empleado por los Evangelios comidas dando al menos una idea del
sinópticos, mientras que San Juan, ambiente de un antiguo salón
escribiendo unos veintiséis años comedor. Tienen un bajorrelieve del
después de la destrucción de Siglo VI en la iglesia de Monza en
Jerusalén, cuando la ley y las Italia, una pintura en un códice sirio
tradiciones judías ya no prevalecían, de la Biblioteca Laurenciana de
puede muy bien haber usado el Florencia, y un mosaico en San
método romano de computar el Apollinare Nuovo en Ravenna. Una
tiempo de medianoche a medianoche. de las representaciones más
La palabra pascua no se aplica populares es la de Leonardo da Vinci
exclusivamente al cordero pascual de en Santa María delle Grazie, Milán.
la víspera de la fiesta, sino que es Dentro de la escuela moderna de
usada en las Escrituras y en el artistas alemanes, la Última Cena de
Talmud en un sentido más amplio Gebhardt se considera una obra
para la festividad en su conjunto, maestra.
incluyendo el chagigah; cualquier
impureza legal podía haber sido
purificada por las abluciones Referencias
vespertinas; los juicios, e incluso las
ejecuciones y muchos trabajos FOUARD, The Christ, the Son
serviles, aunque prohibidos en el of God, tr. GRIFFITH, II
sabbath, no estaban prohibidos en (Londres, 1895), 386.
las fiestas (Núm., 28,16, MADAME CECILIA, Cath.
Deut.,16,23). La palabra parasceve Scripture Manuals; St. Matthew, II,
puede significar la preparación de 197; The Expository Times, XX
cualquier sabbath y puede ser la (Edimburgo, 1909), 514.
designación común de cualquier Theolog. praktische Quartalschrift
viernes, y en relación con la pascua no (1877), 425.
significa necesariamente preparación LANGEN, Die letzten En las
catacumba
para la Pascua sino viernes del tiempo Lebenstage Jesu (Friburgo, 1864),
s
de Pascua y de ahí que ese Sabbath 27. encontra
fuera un Sabbath muy solemne. KRAUS, Gesch. der chr. Kunst, s. mos
represent
Además parece bastante seguro que v. Abendmahl; Stimmen aus Maria
aciones de
si San Juan pretendiera dar una Laach, XLIX, 146. comidas
fecha diferente de la dada por los CHWOLSON in Mém. de dando al
menos
Sinópticos y consagrada por la l'Acad. impér. des Sciences de St.
una idea
tradición de su propia iglesia de Pétersbourg, 7th ser., XLI, p. 37. del
Éfeso, lo habría dicho así VIGOUROUX, Dict. de la Bible ambiente
de un
expresamente. Otros aceptan la (Paris, 1899), s. vv. Cène; Cénacle,
antiguo
aparente afirmación de San Juan de donde se puede encontrar una salón
que la Última Cena fue el 13 de bibliografía completa. comedor.
Nisán e intentan conciliar esto con el
relato de los Sinópticos. A esta
categoría pertenecen Pablo de
Burgos, Maldonado, Petau,
Hardouin, Tillemont, y otros.

Si creció el pecado, más desbordante fue la gracia


San Bernardo de Claraval
Sermón 61 sobre el Cantar de los cantares (3-5: Opera omnia, edic.
cisterciense, 2, 1958, 150-151).

¿Dónde podrá hallar nuestra debilidad un descanso seguro y tranquilo, sino


en las llagas del Salvador? En ellas habito con seguridad, sabiendo que él
Pero yo puede salvarme. Grita el mundo, me oprime el cuerpo, el diablo me pone
tomo de las asechanzas, pero yo no caigo, porque estoy cimentado sobre piedra firme. Si
entrañas
cometo un gran pecado, me remorderá mi conciencia, pero no perderé la paz,
del Señor lo
que me porque me acordaré de las llagas del Señor. Él, en efecto, fue traspasado
falta, pues por nuestras rebeliones. ¿Qué hay tan mortífero que no haya sido destruido
sus
por la muerte de Cristo? Por esto, si me acuerdo que tengo a mano un remedio
entrañas
rebosan tan poderoso y eficaz, ya no me atemoriza ninguna dolencia, por maligna que
misericordi sea.
a.
Agujerearo
n sus Por esto, no tenía razón aquel que dijo: Mi culpa es demasiado grande para
manos y soportarla. Es que él no podía atribuirse ni llamar suyos los méritos de
pies y
Cristo, porque no era miembro del cuerpo cuya cabeza es el Señor.
atravesaro
n su
costado con
Pero yo tomo de las entrañas del Señor lo que me falta, pues sus entrañas
una lanza,
y, a través rebosan misericordia. Agujerearon sus manos y pies y atravesaron su
de estas costado con una lanza, y, a través de estas hendiduras, puedo libar miel
hendiduras,
silvestre y aceite de rocas de pedernal, es decir, puedo gustar y ver qué bueno
puedo
libar miel es el Señor.
silvestre y
aceite de
Sus designios eran designios de paz, y yo lo ignoraba. Porque, ¿quién
rocas de
pedernal, es conoció la mente del Señor?, ¿quién fue su consejero? Pero el clavo
decir, penetrante se ha convertido para mí en una llave que me ha abierto el
puedo
conocimiento de la voluntad del Señor. ¿Por qué no he de mirar a través de
gustar y
ver qué esta hendidura? Tanto el clavo como la llaga proclaman que en verdad Dios
bueno es el está en Cristo reconciliando al mundo consigo. Un hierro atravesó su alma,
Señor.
hasta cerca del corazón, de modo que ya no es incapaz de compadecerse de
Y, porque
mis debilidades. la
misericor
dia del
Las heridas que su cuerpo recibió nos dejan ver los secretos de su corazón;
Señor es
nos dejan ver el gran misterio de piedad, nos dejan ver la entrañable mucha,
misericordia de nuestro Dios, por la que nos ha visitado el sol que nace de lo muchos
son
alto. ¿Qué dificultad hay en admitir que tus llagas nos dejan ver tus entrañas? también
No podría hallarse otro medio más claro que estas tus llagas para comprender mis
que tú, Señor, eres bueno y clemente, y rico en misericordia. Nadie tiene una méritos. Y,
aunque
misericordia más grande que el que da su vida por los sentenciados a muerte tengo
y a la condenación. conciencia
de mis
muchos
Luego mi único mérito es la misericordia del Señor. No seré pobre en méritos, pecados, si
mientras él no lo sea en misericordia. Y, porque la misericordia del Señor es creció el
mucha, muchos son también mis méritos. Y, aunque tengo conciencia de mis pecado,
más
muchos pecados, si creció el pecado, más desbordante fue la gracia. Y, si la desbordan
misericordia del Señor dura siempre, yo también cantaré eternamente las te fue la
misericordias del Señor. ¿Cantaré acaso mi propia justicia? Señor, narraré gracia.
tu justicia, tuya entera. Sin embargo, ella es también mía, pues tú has sido
constituido mi justicia de parte de Dios.

Sobre la Alquimia
Salomon Trismosin
Conclusión del conocido texto del autor titulado “Splendor Solis”
La noble alquimia, este precioso arte entre todos, que consuela los pobres,
que sobrepasa todo arte natural a disposición de los humanos sobre la tierra,
La noble
Alquimia… es un es un don de Dios, lo que es necesario considerar, pues está entremezclada
don de Dios por la más grande parte de numerosos adagios, escondida por los antiguos
sabios mediante parábolas y similitudes. Y Senior, el filósofo declara: Un
hombre entendido, si reflexiona en este arte, alcanzará rápidamente la
comprensión por la lectura de los libros en cuanto que su entendimiento y su
espíritu hayan sido iluminados.

Por ello quien quiera obrar sabiamente debe experimentar la sabiduría de los
antiguos sabios, que se ha ejercitado en numerosas astutas similitudes, en
diferenciaciones, en misterios que exponen las manipulaciones y las
apariencias en palabras escondidas y en circunlocuciones fundadas, y
confirmadas por el espectáculo. Ya que la meditación es propia de los
espíritus sutiles, este arte es fácil y natural sólo para los que comprenden
estas cosas, más para los que no comprenden nada, como dice Senior, no hay
nada más despreciable.

Así, el que posee el arte es rico, como es rico en fuego el que posee una Y también la
piedra de fuego, sobre la que chasca, que le procura el fuego cuando, tanto y alquimia
para quien le place, sin disminución de su fuego o de la piedra de fuego, capaz permite
elaborar
por consiguiente de prodigarlo en abundancia. El oro en abundancia vale más estos
para cualquiera que todos los bienes y tesoros en mercancías de este mundo. productos,
El oro, la plata y sus frutos valen más que todas las riquezas de este mundo. con los que
conservar la
Y también la alquimia permite elaborar estos productos, con los que conservar salud durante
la salud durante una larga vida, pues sus frutos más precoces son el verdadero una larga vida
oro potable, el más potente bálsamo y el más preciado don de Dios, que los
antiguos sabios han elaborado con la naturaleza y por medio del arte.

Loado sea el Señor eternamente


que ha dado a la naturaleza
tales virtudes y propiedades.
Amén, por Jesucristo.
Te ruego que vengas en mi ayuda

El trono de la cruz
San Germán de Constantinopla
Escrito (hacia 733) por este obispo y titulado
“In Domini corporis sepulturam”; PG 98, 251-260.

“El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una gran luz” (Is 9,1), la luz de
la redención. Viendo al que los oprimía herido de muerte, este pueblo salió de
El madero de la las tinieblas para entrar en la luz. De la muerte pasó a la vida.

cruz sostiene al
El madero de la cruz sostiene al que creó el universo. Padeciendo la muerte
que creó el
para que yo tenga vida, aquel que sostiene el universo está clavado en el
universo
madero como un muerto. Aquel que con su aliento infunde vida a los muertos,
exhala su espíritu desde la cruz. La cruz no le avergüenza sino que es el trofeo
que da testimonio de su victoria total. Está sentado como juez justo en el
trono de la cruz. La corona de espinas que lleva en la frente atestigua su
victoria: “Tened ánimo, yo he vencido al mundo y al príncipe de este mundo,
llevando el pecado del mundo.” (cf Jn 16,33; 1,29)

Las mismas piedras del Calvario, donde, según una tradición antigua fue
enterrado Adán, nuestro primer padre, levantan su voz para testimoniar del
triunfo de la cruz. “¿Adán, dónde estás? (Gn 3,9) grita de nuevo Cristo en la
cruz. “He venido hasta aquí en tu busca, y para poderte encontrar he Tened ánimo,
extendido las manos en la cruz. Con las manos extendidas vuelvo al Padre yo he vencido
para darle gracias por haberte encontrado, luego mis manos se extienden al mundo y al
hacia ti para abrazarte. No he venido para juzgar tu pecado sino para salvar
príncipe de
por mi amor a todos los hombres. (cf Jn 3,17) No he venido para declararte
este mundo,
maldito por tu desobediencia sino para bendecirte por mi obediencia. Te
llevando el
cubriré con mis alas, encontrarás refugio en mi sombra, mi fidelidad te cubrirá
con el escudo de la cruz y no temerás el espanto nocturno. (cf Sal 90,1-5) pecado del
porque conocerás el día sin ocaso (Sap 7,10) Rescataré tu vida de las mundo
tinieblas y las sombras de la muerte. (Lc 1,72) No descansaré hasta que,
humillado y abajado hasta los infiernos en tu busca, te haya introducido en el
cielo.”

Los frutos de la Pasión


Anónimo
Homilía anónima fechada hacia la segunda mitad del siglo II en un ambiente
litúrgico que celebraba la Pascua el 14 de Nisan. Se puede encontrar en “La
Santa Pascua”, págs. 49-55.
Ésta era la Pascua que Jesús deseaba padecer por nosotros: con la Pasión
librarnos de la pasión, con la Muerte vencer a la muerte, y con el alimento
…con la Pasión invisible darnos su vida inmortal.

librarnos de la
Éste era el deseo salvífico de Jesús, éste su amor enteramente espiritual:
pasión, con la
mostrar las figuras como figuras y, en su lugar, dar a los discípulos su sagrado
Muerte vencer
cuerpo: tomad y comed, esto es mi Cuerpo; tomad y bebed, ésta es mi Sangre
a la muerte, y de la nueva alianza, que es derramada por muchos para remisión de los
con el alimento pecados (Mt 26, 26-28). Por eso deseaba, más que comer la Pascua,
invisible darnos padecerla, para librarnos de la pasión contraída comiendo.
su vida
Por eso, sustituye un árbol por otro y, en vez de la mano perversa que al
inmortal.
principio se extendió impíamente, deja enclavar su mano inmaculada con un
gesto de piedad, mostrándose como la verdadera Vida colgada del árbol. Tú,
Israel, no pudiste comer de él; nosotros, en cambio, con un conocimiento
espiritual indestructible, comemos de él y no morimos (cfr. Gn 1, 17; 3, 4-6).

Este es, para mí, árbol de salvación eterna: de él me nutro y sacio. Por sus
raíces hundo mis raíces, por sus ramas me expando, de su savia me
emborracho, por su espíritu—como de un viento delicioso—soy fecundado.
Bajo su sombra he plantado mi tienda y, huyendo de los grandes calores,
encuentro un refugio lleno de rocío. Por sus flores florezco, con sus frutos me
deleito y los tomo libremente porque están destinados a mí desde el principio.
Este árbol es alimento para saciar mi hambre, manantial para mi sed vestido
para mi desnudez; sus hojas son espíritu de vida, y nunca más hojas de higuera
(cfr. Gn 3, 7). Este árbol es mi protección cuando temo a Dios, mi báculo
cuando vacilo, mi premio cuando combato y mi trofeo cuando venzo. Este
árbol es para mí senda angosta y camino estrecho. Este árbol es la escala de
Jacob y la vía de los ángeles, en cuya cima está verdaderamente apoyado el
Señor.

Este árbol de dimensiones celestiales se eleva desde la tierra hasta los cielos,
hincándose entre el cielo y la tierra como planta eterna, como sostén de todas
las cosas y quicio del universo, como soporte del mundo entero y vínculo
cósmico, que mantiene unida a la mudable naturaleza humana, enclavándola
con los clavos invisibles del Espíritu, para que, sujeta a la divinidad, no se
separe más de ella (...).
Aunque llena el universo, el Señor se desvistió para luchar desnudo contra
las potencias del aire. Y por un instante gritó que se apartase de Él ese cáliz,
para mostrar verdaderamente que Él es también hombre (cfr. Lc 22, 42); pero
acordándose de su misión y queriendo cumplir el designio de salvación para el
que había sido enviado, gritó de nuevo: no mi voluntad, sino la tuya (Ibid.). En
efecto, el espíritu está pronto, pero la carne es débil (Mt 26, 41).

Como combatía una batalla victoriosa en favor de la vida, su sagrada cabeza


fue coronada de espinas, borrando así la antigua maldición de la tierra y
extirpando con su divina frente las copiosas espinas producidas por el
pecado. Al beber después la amarga y ácida hiel del dragón, derramó las
dulces fuentes que manan de él.

Queriendo, en efecto, destruir la obra de la mujer y contraponerse a aquella


que al principio salió del costado de Adán como portadora de muerte, el
Señor abrió su sagrado costado, del cual manó su sagrada sangre y el agua,
signos plenos de las espirituales y místicas bodas, de la adopción y de la
regeneración, según lo que está escrito: Él os bautizará en Espfritu Santo
y fuego (Mt 3, 11): el agua como bautismo en el Espíritu, la sangre como
bautismo en el fuego.

Entonces fueron crucificados con Él dos ladrones, que llevaban en sí las


señales de los dos pueblos: uno de ellos se convierte mediante el
agradecimiento, confiesa sinceramente sus culpas y se apiada de su
Soberano; el otro, en cambio, se rebela porque es de dura cerviz, no muestra
agradecimiento ni piedad hacia su Señor y persiste en sus viejos pecados. …sustituye un
Estos dos hombres manifiestan también dos sentimientos del alma: uno de árbol por otro
ellos se convierte de sus antiguos pecados, se desnuda ante su Soberano y
y, en vez de la
obtiene así, mediante la penitencia, misericordia y recompensa; el otro, en
mano
cambio, no tiene excusa, porque, al no querer mudar, permanece ladrón hasta
perversa que
el final.
al principio se
Cuando terminó [Cristo] el combate cósmico, venciendo en todo y por todo, extendió
sin ser exaltado como Dios ni postrado como hombre, se quedó plantado, impíamente,
como límite de todas las cosas, como trofeo de victoria, llevando en sí mismo deja enclavar
un triunfo contra el enemigo.
su mano
inmaculada
Entonces, frente a su larga resistencia, el universo se llenó de estupor; con un gesto
entonces, los cielos se conmovieron, y las potencias, los tronos y las leyes de piedad,
celestiales se estremecieron, al ver colgado al archiestratega de la gran milicia. mostrándose
Poco faltó para que los astros del cielo cayeran, al contemplar extendido a
como la
Aquél que es anterior a la estrella de la mañana, y durante algún tiempo la
verdadera
llama del sol se apagó, viendo oscurecerse la gran luz del mundo. Entonces se
Vida colgada
quebraron las piedras (cfr. Mt 17, 51) de la tierra, para gritar la ingratitud de
Israel: tú no reconociste la piedra espiritual que seguiste y de la cual bebiste del árbol
(cfr. I Cor 14, 4); se rasgó el velo del templo, para participar en la Pasión y
señalar al verdadero Sacerdote celeste. Por poco el mundo entero no fue
aplastado y disuelto por el espanto ante la Pasión, si el gran Jesús no hubiese
exhalado su divino Espíritu diciendo: Padre, en tus manos encomiendo mi
espíritu (Lc 23, 46).

Y mientras todas las cosas eran turbadas y removidas por un estremecimiento


de miedo, inmediatamente, al remontarse el divino Espíritu, el universo casi
reanimado, vivificado y consolidado encontró su estabilidad.

De la justicia farisea a la verdadera justicia de Jesucristo


Fenelón
Este arzobispo de Cambrai dedicó este comentario que se puede encontrar en
“Instrucciones y avisos sobre diversos puntos...”,13; en Obras... (1823) t.18
p.256.

El alma está infectada del amor propio, la cual se mancha siempre un poco por
la vista de su virtud; ella coge siempre cualquier cosa para ella misma. Ella
rinde gracias a Dios, pero ella se sabe mejor que otra persona a la cual le
derraman los dones celestes. Esta manera de apropiarse de las gracias es
muy sutil y muy imperceptible en ciertas almas que parecen justas y sencillas.
Ellas no perciben por ellas mismas el plagio que son. Este plagio es por lo
tanto más malo, ya que es robar el bien más puro, y que excita por consiguiente
bastante los celos de Dios.

Estas almas no cesan de apropiarse de sus virtudes tanto que cuando ellas
dejan de verlas todo les parece que se escapa. Entonces ellas gritan como
San Pedro cuando se hundía en las aguas:” ¡Sálvanos Señor, que
perecemos!” (Mt. 8, 25) Ellas ya no encuentran nada en ellas; todo falta. No
hay nada más en su fondo que motivo de condenación, de horror, de odio de
sí mismo, de sacrificio y de abandono. En perdiendo así esta justicia farisaica,
se entra en la verdadera justicia de Jesucristo, que no habrá de guardar y
considerar como suya propia.