Está en la página 1de 3

Maximiliano Habsburgo

Nació el 6 de julio de 1832 en el palacio de Schönbrunn, cerca de Viena, Austria.


Príncipe de la casa de Habsburgo y hermano del emperador austríaco Francisco José. Cuando aún era
muy joven contrajo matrimonio con la hija de los reyes de Bélgica, la princesa Carlota Amelia. Por
recomendación de Napoleón III, aceptó la corona imperial de México. En abril de 1864 llegó a la
capital. Allí trató de mejorar la suerte de los indígenas y campesinos pobres. El 10 de abril de 1865
Maximiliano de Habsburgo publica el Estatuto provisional del Imperio mexicano. En éste se
asentaba que el emperador gobernaría a través de los siguientes ministerios: de la Casa Imperial; de
Estado; de Negocios Extranjeros y Marina; de Gobernación; de Justicia; de Instrucción Pública y
Cultos; de Guerra; de Fomento; y, finalmente, el de Hacienda. Obras suyas son el Paseo de la
Reforma y el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Sus ideas liberales lo llevaron a aplicar algunas
medidas a las propuestas por Benito Juárez en las Leyes de Reforma, lo que le acarreó el disgusto de
las autoridades eclesiásticas y grupos conservadores. Abandonado por éstos y por Napoleón III fue
incapaz de sostenerse. Se rindió en Querétaro al General Mariano Escobedo y fue capturado
y fusilado en el Cerro de las Campanas junto a los conservadores Miguel Miramón y Tomás Mejía el
19 de junio de 1867.

Agustín de Iturbide
Nació el 27 de septiembre de 1783 en Valladolid, (Michoacán, México).
Hijo de un rico español llamado Joaquín de Iturbide y de la michoacana María Josefa de Aramburu.
Cursó estudios en el seminario de su ciudad natal y posteriormente ingresó al ejército virreinal como
alférez del regimiento provincial. Aceptó el gobierno del virrey Garibay cuando Iturriaga fue
derrotado en 1808.Siendo alférez del Ejército español se negó a colaborar con la rebelión del
cura Miguel Hidalgo y participó en la detención de los conspiradores de Valladolid en 1809. Un año
después, cuando Hidalgo irrumpió en la ciudad, decidió escapar. Ese año participó también en la batalla
del Monte de las Cruces y ascendió a capitán. En 1811 fue destinado al sur del país y combatió a las
guerrillas insurrectas de Albino García, al que apresó en 1812, y de Ramón Rayón, al que derrotó en
el puente de Salvatierra en 1813. Ese año comenzó a ejercer como coronel y fue nombrado
comandante general de la provincia de Guanajuato, donde siguió persiguiendo a los rebeldes y empezó
a ser conocido como 'el Dragón de fierro'. En 1815, siendo comandante general del Ejército del norte,
venció a José María Morelos, pero fracasó ante los hermanos Rayón en Cóporo. A causa de las
denuncias presentadas por los comerciantes de Guanajuato, fue cesado en 1816 por el virrey
Calleja acusado de malversación y abuso de autoridad; aunque resultó absuelto gracias al apoyo del
auditor de guerra Bataller. Tomó parte en 1820 en la conspiración denominada de la Profesa para
oponerse a la implantación de la Constitución de 1812 en México, después del éxito alcanzado por el
pronunciamiento liberal de Rafael del Riego en España. Ese mismo año, el virrey Juan Ruiz de
Apodaca le nombró comandante general del sur, con la misión de buscar un acercamiento a Vicente
Guerrero y a Asensio, que mantenían la insurgencia (insurrección) en aquellos territorios. Con el
apoyo de los obispos de Guadalajara y Puebla, de los comerciantes españoles y de los terratenientes
criollos opuestos al liberalismo, logró equipar un ejército numeroso y, tras llegar a un acuerdo con
Guerrero el 24 de febrero de 1821 en la población de Iguala, publicó un programa político que pasó a
denominarse Plan de Iguala (o de las Tres Garantías), en el que proclamaba sus objetivos: religión,
independencia y unión. El 25 de febrero de 1822 se eligió un Congreso Constituyente, pero un motín
del regimiento de Celaya, en mayo de 1822, dio el poder a Iturbide, así que se
proclamó emperador con el nombre de Agustín I. Cuando la Cámara se disolvió, creó un Junta
instituyente en octubre, reprimió a los republicanos y cesó al general Antonio López de Santa Anna,
gobernador de Veracruz en noviembre. Un mes más tarde se produjo la insurrección de Guadalupe
Victoria y Santa Anna, que lograron el apoyo de la mayoría del Ejército, lo que forzó a Iturbide a
restablecer el Congreso y a abdicar el 19 de marzo de 1823. En abril fue abolido el Imperio y en mayo
salió del país rumbo a Europa. Tras una corta estancia en Liorna (Italia), se instaló en Londres y el 13
de febrero de 1824 envió una Exposición al Congreso mexicano, anunciando su intención de regresar al
país. Cuando llegó a Sotola Marina, Tamaulipas, el 18 de julio siguiente, fue hecho prisionero,
y fusilado en Padilla un día después.

Antonio López de Santa Anna


Nació el 21 de febrero de 1794, en Xalapa (México).

Hijo del notario Antonio López de Santa Anna y su esposa Manuela Pérez de Lebrón. Muy joven ingresa
a la carrera de las armas, donde se distingue por su valor y espíritu militar. Prestó servicio en el estado
de Veracruz, principalmente. En marzo de 1821, en Orizaba, se une a José Joaquín de Herrera y se
adhiere al Plan de Iguala. Hasta 1821 estuvo sirviendo en el Ejército realista. Apoyó a Agustín de
Iturbide aunque algún tiempo después pasó a ser el artífice de su destronamiento a favor
de Guadalupe Victoria, alentó al mismo tiempo a quienes se rebelaron contra el presidente;
declarado federalista, sin embargo siempre ejerció un poder dictatorial y centralista. En 1829 se
enfrentó al desembarco del general Barradas, que quería reconquistar México para la Corona
española. Por primera vez es declarado Presidente de la República en marzo de 1833, pero
argumenta que está enfermo y deja el poder en manos de Valentín Gómez Farías, el vicepresidente.
Fue presidente y dejó de serlo en siete ocasiones. Debido a su política se llegó al levantamiento de los
colonos texanos, que proclamaron su independencia. Tres años después tomó el fuerte de El Álamo. Al
cabo de poco tiempo, cayó derrotado y capturado por el ejército texano de Samuel Houston en la
batalla de San Jacinto. Le obligaron a firmar el tratado que concedió a Texas su independencia. El
presidente estadounidense Andrew Jackson le concedió su libertad y regresó a Veracruz, donde en
1838 frustró el intento francés de tomar la ciudad, por lo cual fue aclamado como un héroe. En 1841 se
proclamó a sí mismo presidente de México, con poderes dictatoriales. En 1845 fue vencido. Regresó
a México un año después, tras haber acordado con el presidente de Estados Unidos, James Polk, que
trabajaría por la paz para poner fin a la Guerra Mexicano-estadounidense (1846-1848). Pero dirigió
al Ejército mexicano en su enfrentamiento contra Estados Unidos. Tras la caída de Ciudad de México en
1847, huyó a Jamaica, pero en 1853 fue llamado de nuevo, y una vez más, se proclamó dictador. Dos
años después fue de nuevo vencido, por lo que se exilió en el Caribe. Finalmente, se le permitió regresar
al país en 1874 y Antonio López de Santa Anna murió en Ciudad de México el 21 de junio de 1876.