Está en la página 1de 5

ANTECEDENTES

Según BBC Mundo (s.p.) (2014) En el año 1957 entró en órbita el primer satélite Sputnik
que fue lanzado al espacio por Rusia. Desde ese entonces se lanzaron más de 6.000 satélites
artificiales. Actualmente, Estados Unidos opera 423 de los 957 satélites, mientras que
Rusia es el segundo con 99, seguido de China con 68. De los 367 satélites operativos
restantes, un cuarto grupo en cantidad lo forman 50 satélites multinacionales, que
pertenecen a más de tres accionistas internacionales.

El grupo de los diez mayores propietarios se completa con Japón (39


satélites), India (23), Reino Unidos (22) Alemania (18) y Canadá (16). En este nivel
también se incluye un grupo de unos 47 satélites realizados en “colaboración” definiéndose
como tal aquellos que son propiedad de tres o dos países.

En conjunto al menos 115 países poseen como mínimo una participación de un satélite. En
la actualidad, 44 Estados tienen acuerdos multinacionales o de colaboración, siendo
Estados Unidos, Taiwán, Japón y Francia los mayores accionistas en esas propiedades
compartidas de satélites.

América Latina tiene 72 satélites en el espacio, estos pertenecen a los países de; Argentina,
Chile, Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú y México. Recién el 2013 Bolivia se
une a este grupo con el Satélite Túpac Katari (TKSAT-1).

En los últimos años, la tecnología satelital ha recobrado gran importancia en el terreno de


las comunicaciones. El desarrollo de la fibra óptica parecía que iba a obstaculizar la
evolución de los satélites artificiales de comunicación, como consecuencia de sus
características de transmisión (Velocidad, Capacidad, Durabilidad…), pero pocos pensaron
en los diversos retos que debía enfrentar esta tecnología de comunicación (geográficos,
climáticos, y sobretodo financieros).

Para cumplir el propósito de ampliar las comunicaciones, integrando todos los rincones de
la tierra, la exploración terrestre no ha sido suficiente. La fibra óptica ha proporcionado
grandes ventajas en materia de comunicaciones, pero los altos costos de inversión para su
desarrollo se han convertido en una limitante muy importante. Por tal motivo los satélites
artificiales de comunicación aún se presentan como una buena opción. Relativamente los
costos de inversión son menores, y el alcance es mayor.

Gutiérrez F. (s.p.) 2012, afirma que los satélites artificiales geoestacionarios, que se
posicionan sobre el ecuador aproximadamente a 36,000 km de la superficie terrestre, son
idóneos para la comunicación en casi todos los puntos de la tierra.

La función de los satélites de comunicación será muy importante, durante los siguientes 10
años, principalmente en áreas como: Internet, Educación a distancia, Radiodifusión
(Televisión comercial, Televisión corporativa, Televisión Directa al Hogar, y Televisión
por cable), Telefonía (Internacional, rural), y Telemedicina.

A través de las redes satelitales de órbita baja se desea enlazar a todo el planeta con un
menor costo de inversión que cualquier otra tecnología de comunicación. Los satélites de
órbita baja se encuentran a una distancia menor que los satélites de órbita geoestacionaria,
en posición perpendicular al ecuador (aproximadamente a una altitud de 900 a 1300 km de
la superficie de la tierra) .

Prácticamente a principios del siguiente siglo, no habrá punto en la tierra sin la posibilidad
de comunicación. Las barreras físicas que apartaban zonas enteras de los cinco continentes,
como desiertos, montañas, océanos, selvas y polos glaciares ya no serán un obstáculo para
las comunicaciones. Los satélites artificiales de comunicación proporcionarán cobertura a
regiones donde la comunicación por redes terrestres es prácticamente imposible, o
sumamente costosa. Aunque las transmisiones satelitales también tienen algunas
desventajas como las demoras de propagación, la interferencia de radio y microondas, y el
debilitamiento de las señales debido a fenómenos meteorológicos (lluvias intensas, nieve, y
manchas solares), las ventajas son mayores. Países como Brasil, Francia, India, Japón,
China, Australia, Gran Bretaña, Italia, Panamá, México y Argentina, además de los
pioneros (Rusia, Estados Unidos y Canadá) cuentan con un sistema satelital de
comunicaciones. Por tal motivo, un evento o acontecimiento puede ser difundido en el
momento que sucede. A través de la tecnología satelital, en coordinación con los equipos
móviles terrestres, se proporciona cobertura inmediata, llevando la señal a cualquier lugar
del planeta.

Indudablemente la tecnología satelital todavía tendrá gran importancia para el desarrollo de


las comunicaciones del siguiente siglo.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Hoy en día las telecomunicaciones son base de la economía de todo país, debido a la gran
importancia que tienen a la hora de interconectar a los habitantes de una región con otra.

Estas nuevas tecnologías de información demandan cada día más cobertura y calidad de
servicio, es por ello que en todo el mundo la gran mayoría de las naciones invierten en
equipos que puedan mejorar y optimizar estos servicios, tal es el caso de los satélites
artificiales.

En este entendido el gobierno Boliviano intenta no quedarse fuera de estas nuevas


tecnologías de comunicación y decide invertir en un propio satélite para el estado
plurinacional de Bolivia, mismo que fue denominado Satélite Túpac Katari (TKSAT-1).

El satélite de Bolivia fue construido por la Corporación Industrial Gran Muralla, en China.
Este fue puesto en órbita el 20 de diciembre de 2013, momento en el cual comenzó la fase
de prueba, misma que concluyó exitosamente a inicios de marzo.

El satélite de telecomunicaciones Túpac Katari empezará operaciones comerciales desde


los primeros días de abril de 2014 y la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel)
será la primera en utilizar sus servicios, ya que esta compró el 50 por ciento de la capacidad
del satélite.

La intención de Entel es mejorar el servicio de las telecomunicaciones en Bolivia. En el


caso particular del servicio de Internet, la empresa valiéndose del satélite, quiere mejorar la
cobertura de este servicio implementando la tecnología 4G LTE.
Tarija al igual que los restantes departamentos del país se beneficiará de esta nueva
tecnología. En la actualidad existen dos empresas que brindan el servicio de internet en esta
región, tal es el caso de la nacional Entel y la Cooperativa de Servicio de
Telecomunicaciones Tarija (Cosett). Ambas empresas brindan un servicio limitado y
deficiente, el cual no satisface la demanda del usuario final.

FORMULACION DEL PROBLEMA

¿Podrá el satélite Túpac Katari mejorar la demanda del servicio de internet en la provincia
Cercado, departamento de Tarija?

OBJETIVO GENERAL

Determinar si el satélite Túpac Katari logrará satisfacer la demanda del servicio de internet
para los usuarios finales de la provincia Cercado, departamento de Tarija.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1.- Analizar si el servicio de internet satelital mejorará la calidad del servicio actual en la
provincia Cercado.

2.- Establecer el nivel de cobertura que brindará el satélite Túpac Katari.

3.- Comparar el costo del servicio de internet satelital con los existentes.

JUSTIFICACIÓN

JUSTIFICACION CIENTIFICA
El presente trabajo de investigación está basado en una temática que es de mucho interés
para los estudiantes del área de Ingeniería de Sistemas e Ingeniería en Redes y
Telecomunicación. La investigación y desarrollo de esta monografía permitirá a los
estudiantes de estas áreas adquirir conocimientos sobres las nuevas tecnologías de
telecomunicación, en este caso particular, comprender de qué manera un satélite puede
ayudar a mejorar el servicio de internet en una zona determinada.

JUSTIFICACIÓN SOCIAL

El acceso a internet pasó de ser un lujo a una necesidad, con esta investigación se busca
determinar si es que el nuevo satélite boliviano realmente beneficiara al usuario final de
este servicio. Se analizara aspectos importantes como la cobertura y calidad de esta nueva
tecnología de telecomunicación (4G LTE) y así tener una idea más clara con respecto a los
beneficios que el satélite puede aportar a los habitantes de la provincia Cercado,
departamento Tarija