Está en la página 1de 6

La presión de vapor

Es la presión de la fase gaseosa o vapor de un sólido o un líquido sobre la fase


líquida, para una temperatura determinada, en la que la fase líquida y el vapor
se encuentra en equilibrio dinámico; su valor es independiente de las
cantidades de líquido y vapor presentes mientras existan ambas.
Ejemplos:

Imaginemos una burbuja de cristal en la que se ha realizado el vacío y que se


mantiene a una temperatura constante; si introducimos una cierta cantidad de
líquido en su interior éste se evaporará rápidamente al principio hasta que se
alcance el equilibrio entre ambas fases.

Inicialmente sólo se produce la evaporación ya que no hay vapor; sin embargo


a medida que la cantidad de vapor aumenta y por tanto la presión en el interior
de la ampolla, se va incrementando también la velocidad de condensación,
hasta que transcurrido un cierto tiempo ambas velocidades se igualan.
Llegados a este punto se habrá alcanzado la presión máxima posible en la
ampolla (presión de vapor o de saturación) que no podrá superarse salvo que
se incremente la temperatura.

La fórmula para calcular la presión de vapor es la siguiente:

Presión de Vapor = Presión Barométrica - Presión Manométrica

Presión Barométrica = 760 mmHg


Punto crítico:
En termodinámica y en fisicoquímica, un punto crítico es aquel límite para el
cual el volumen de un líquido es igual al de una masa igual de vapor o, dicho
de otro modo, en el cual las densidades del líquido y del vapor son iguales.

Si se miden las densidades del líquido y del vapor en función de la


temperatura y se representan los resultados, puede determinarse la
temperatura crítica a partir del punto de intersección de ambas curvas.
Temperatura y presión por encima de la cual no se puede condensar un gas.

Condiciones matemáticas del punto crítico

En el punto crítico se verifica:

Un típico diagrama de fase. La curva roja muestra la variación de la


temperatura de sublimación de una sustancia. La curva verde marca la
variación del punto de congelación (el tramo de curva verde con puntos
muestra el comportamiento anómalo del agua) y la curva azul, la del punto de
ebullición. Se muestra cómo la temperatura de sublimación, la de congelación y
la de ebullición varían con la presión. El punto de unión entre las tres curvas.
La roja, la verde y la azul, es el punto triple. El punto crítico se ve en el extremo
derecho de la curva azul.
En termodinámica y en fisicoquímica, un punto crítico es aquel límite para el
cual el volumen de un líquido es igual al de una masa igual de vapor o, dicho
de otro

El punto triple.

Es aquel en el cual coexisten en equilibrio el estado sólido, el estado líquido


y el estado gaseoso de una sustancia. Se define con una temperatura y una
presión de vapor.

El punto triple del agua, por ejemplo, está a 273,16 K (0,01 °C) y a una
presión de 611,73 Pa ITS90. Esta temperatura, debido a que es un valor
constante, sirve para calibrar las escalas Kelvin y Celsius de los termómetros
de mayor precisión.

Un típico diagrama de fase. La línea verde marca el punto de congelación, la


azul, el punto de ebullición y la roja el punto de sublimación. Se muestra como
estos varían con la presión. El punto de unión entre las líneas verde, azul y roja
es el punto triple. La línea con puntos muestra el comportamiento anómalo del
agua.

Un sistema cerrado

Es un sistema físico (o químico) que no interacciona con otros agentes


físicos situados fuera de él y por tanto no está conectado casualmente ni
correlacionalmente con nada externo a él.

Una propiedad importante de los sistemas cerrados es que las ecuaciones


de evolución temporal, llamadas ecuaciones del movimiento de dicho sistema
solo dependen de variables y factores contenidas en el sistema. Para un
sistema de ese tipo por ejemplo la elección del origen de tiempos es arbitraria y
por tanto las ecuaciones de evolución temporal son invariantes respecto a las
traslaciones temporales. Eso último implica que la energía total de dicho
sistema se conserva, de hecho, un sistema cerrado al estar aislado no puede
intercambiar energía con nada externo a él.

El universo entero considerado como un todo es probablemente el único


sistema realmente cerrado, sin embargo, en la práctica muchos sistemas no
completamente aislados pueden estudiarse como sistemas cerrados con un
grado de aproximación muy bueno o casi perfecto.

calor67.gif

424 × 250 - Sistema cerrado.

Proceso adiabático

A aquél en el cual el sistema (generalmente, un fluido que realiza un trabajo)


no intercambia calor con su entorno. Un proceso adiabático que es además
reversible se conoce como proceso isoentrópico.
El término adiabático hace referencia a elementos que impiden la
transferencia de calor con el entorno. Una pared aislada se aproxima bastante
a un límite adiabático.

Otro ejemplo es la temperatura adiabática de llama, que es la temperatura


que podría alcanzar una llama si no hubiera pérdida de calor hacia el entorno.
En climatización los procesos de humectación (aporte de vapor de agua) son
adiabáticos, puesto que no hay transferencia de calor, a pesar que se consiga
variar la temperatura del aire y su humedad relativa.

El calentamiento y enfriamiento adiabático son procesos que comúnmente


ocurren debido al cambio en la presión de un gas. Esto puede ser cuantificado
usando la ley de los gases ideales

Un sistema termodinámico

Es una parte del Universo que se aísla para su estudio. Este aislamiento se
puede llevar a cabo de una manera real, en el campo experimental, o de una
manera ideal, cuando se trata de abordar un estudio teórico.
La entalpía de vaporización o calor de vaporización
es la cantidad de energía necesaria para que la unidad de masa (kilogramo,
mol, etc.) de una sustancia que se encuentre en equilibrio con su propio vapor
a una presión de una atmósfera pase completamente del estado líquido al
estado gaseoso.

Se representa por , por ser una entalpía. El valor disminuye a


temperaturas crecientes, lentamente cuando se está lejos del punto crítico, más
rápidamente al acercarse, y por encima de la temperatura crítica las fases de
líquido y vapor ya no coexisten. Generalmente se determina en el punto de
ebullición de la sustancia y se corrige para tabular el valor en condiciones
normales.