Está en la página 1de 5

Veintiuna razones por qué Codelco no debe meterse con Intag (07-2017)

En el 2011, los gobiernos del Ecuador y Chile firmaron un convenio bilateral en el cual el gobierno
chileno se comprometió, a través de CODELCO- la empresa nacional minera de Chile, de brindar
apoyo técnico a la Empresa Nacional Mineral del Ecuador, ENAMI con la finalidad de desarrollar el
proyecto minero Junín, hoy conocido como Llurimagua.

Por su ubicación geográfica, el área minera es considerada como una de las más biodiversas del
mundo, albergando bosques primarios nublados, y decenas de especies de animales en peligro de
extinción- algunas de ellas críticamente amenazadas(**). Por otra parte, el proyecto minero Junín ha
sido escenario de un sinnúmero de violaciones de derechos humanos relacionados al intento de dos
empresas transnacionales de desarrollar dicho proyecto. En ambos casos, las comunidades
expulsaron a las empresa (Bishimetals de Japón, y Ascendant Copper de Canadá), y el proyecto no
avanzó más allá de la exploración inicial.

En el 2014, después de varios fallidos intentos de la empresa minera ingresar a territorios


comunitarios, la Enami, financiado por Codelco, logró acceder a la concesión minera con la
utilización de cientos de policías de fuerzas élites y de imponer un estado de excepción de facto, y
después de que el presidente de la comunidad de Junín fuera arbitrariamente arrestado y encarcelado
por 10 meses.

A continuación: las veintiuna razones por qué Codelco no se debe meter con Intag, y por qué el país
debe detener dicho proyecto, y el pueblo chileno condenar la presencia de su empresa minera en el
Ecuador.

IMPACTOS
A. Los impactos identificados en esta sección son los impactos ambientales y sociales pronosticados
en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para una pequeña mina de cobre en el proyecto Junin,
(450.000 toneladas de cobre); elaborado por profesionales japoneses en 1996.

Hay que tomar en cuenta que un par de años después de su publicación, infirieron la presencia
de 5 veces más cobre. En el 2017, un alto funcionaro de Codelco, alegó que el yacimiento podría
contener 16 veces más cobre que la estimación utilizada por los japoneses para elaborar el EIA.
En otras palabras, es inevitable que los impactos sean mucho más nocivos.

1. Reubicación. Intag no es como el desierto de Atacama, donde Codelco tiene sus minas de cobre.
Aparte de ser rica en bosques super húmedos y biodiversos, la zona tiene comunidades por todo
lado. En la Cordillera de Toisán llueve enre 3000 y 4000 mm al año, comparado a 1mm en el
desierto de Atacama.
Según el Estudio mencionado, el proyecto minero reubicaría a cientos de familias de cuatro
comunidades. Posteriormente, los japoneses encontraron más cobre, lo que aumentaría el número de
comunidades afectadas. La reubicación de comunidades, en sí, es suficiente para terminar con casi
todo proyecto extractivo.

2. Impactaría bosques nublados primarios. Solo 2.5% de bosques tropicales son bosques nublados, y
aparte de su importancia en la conservación de la biodiversidad, juegan un papel indispensable en la
protección del agua y prevención de inundaciones. Decenas de comunidades dependen de las
riachuelos y ríos que nacen en la Cordillera de Toisán, hoy amenazada por la minería.

3. El proyecto causaría una “deforestación masiva” cita directa del Estudio. La pequeña mina
afectaría directamente 4.025 hectáreas.

4. La deforestación masiva, de acuerdo a los japoneses, secaría el clima local, lo cual afectaría a
miles de pequeños agricultores (el EIA utilizó la palabra desertificación)

5. Los bosques nublados de Intag pertenecen al más importante Hotspot de biodiversidad del mundo,
los Andes Tropicales. Los científicos que realizaron el estudio identificaron 12 especies de
mamíferos y aves en peligro de extinción que se verían afectados por el proyecto, incluyendo
jaguares, osos de anteojos, tapires de montaña y el mono cabeci-café. (Basado en estudios
incompletos, Decoin, hasta el momento, ha identificado un total de 104 especies de animales
amenazadas o en peligro de extinción, y podría haber decenas más).

6. En el área minera hay ríos prístinos y arroyos en abundancia. El EIA predijo que estos serían
contaminados con plomo, arsénico, cromo, cadmio y otras sustancias tóxicas. La Licencia
Ambiental prohíbe minería en ríos y quebradas, lo cual debería frenar el proyecto minero. Por otra
parte, a inicio del 2017, una investigación independiente sobre los probables impactos al agua por la
minería en Junín no solo que confirmó la inevitable contaminación antes descrita, sino que identificó
otras amenazas ambientales graves, como es el Drenaje Ácido de Mina (más detalles abajo).

7. Dentro de la concesión Llurimagua se ha identificado varios sitios arqueológicos preincáicos


(incluyendo en el propio estudio financiado por Codelco y Ascendant Copper). La destrucción de
patrimonios culturales es prohibido por la legislación ecuatoriana.

8. La minería, según el EIA, afectaría la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas, una de las áreas
protegidas de mayor diversidad biológica del mundo (más importante que Yasuní, segun un estudio
global del 2014). La concesión, además, colinda el Bosque Protector Chontal, una área protegida por
la legislación ecuatoriana, y en la lista del Min del Ambiente como área prioritaria de
conservación(1).
Además de estos impactos muy inquietantes identificados en el Estudio (para una mina de una
fracción de lo que podría llegar a ser) ... hay otros problemas y obstáculos importantes.

IMPACTOS ACTUALES:
Desafortunadamente, con la entrada violenta y arbitraria de Codelco y la Enami a los bosques de la
comunidad de Junin para retomar la exploración, se han registrado varias violaciones a la Licencia
Ambiental, Estudio de Impacto Ambiental, y el Plan de Manejo Ambiental; incluyendo impactos al
turismo comunitario, apertura de senderos de mayor anchura de lo permitido, falta de tratamiento de
aguas antes de devolverlas a los ríos, y la tala de árboles milenarios para construir campamentos y
plataformas de perforación. Aparte de esto, el río Junín fue contaminado a fines del 2016 por
químicios utilizados en la perforación al colapsar una piscina donde, ilegalmente, se almacenaba
dichas sustancias.

B. Inconvenientes legales
9. La minería a gran escala, violaría el carácter vinculante de Cotacachi como Cantón Ecológico
creado en 2000. Sólo el Tribunal Constitucional puede pronunciarse sobre la validez de la ordenanza
a la luz de la nueva Constitución, y el Tribunal no lo ha hecho.

10. La Nueva Constitución ecuatoriana le otorga derechos a la naturaleza, y a los ecuatorianos el


derecho a un medio ambiente libre de contaminación y al Sumak Kawsay- o vida armoniosa. Para
cualquier persona que tiene conocimientos de esta industria, sabe que la minería a gran escala en
sitios como Intag, indudablemente violaría estos derechos. Si hoy no se respetan dichos derechos,
tarde o temprano se respetarán, lo cual pone en duda la viabilididad del proyecto.

11. En 2008, el gobierno del Cantón Cotacachi creó un área protegida municipal 18.000 hectáreas
que incluye el área minera. La minería es una de las actividades prohibidas en el área protegida.

C. Oposición. Hay una amplia oposición al proyecto minero de Intag; incluyendo:


12. En las elecciones de febrero del 2014 de la provincia de Imbabura fueron electos gobiernos
locales y seccionales contrarios al partido del presidente Correa. Adicionalmente, en solo uno de los
tres gobiernos Parroquiales donde los japoneses exploraron obtuvieron mayoría el partido del
presidente Correa. En las elecciones del 2017 fueron diferentes los resultados, pero a nivel regional,
la gran mayoría de organizaciones indígenas y campesinas en todo el Cantón se oponen al proyecto.
La nueva amenaza y atropellos a los derechos humanos ha movilizado otras organizaciones a nivel
local, cantonal y a nivel nacional que antes no estaban involucradas- incluyendo la poderosa
Ecuarunari.

13. Oposición de la comunidad. Las cuatro comunidades aledañas elijieron, en el 2016, directivos
que se oponen al proyecto minero y son respaldados por la mayoría de comunidades de Intag.
Veintiún años de resistencia ha perfeccionado sus habilidades a seguir resistiendo (el derecho a la
resistencia es ahora un derecho garantizado por la Constitución del Ecuador). En el 2017 la totalidad
de la directiva de la comunidad Chalguayacu Alto- comunidad más cercana a Junín- se opone a la
minería y respaldan alternativas sustentables de desarrollo como el turismo, la agricultura y
ganadería.

14. Oposición: Aproximadamente el 90% de las ONG en el Cantón Cotacachi e Intag se oponen al
proyecto. A finales del 2012, las organizaciones de la sociedad civil más importantes de Intag le
escribieron una carta al presidente de Chile para asegurarse de que entienda que las organizaciones
defenderán la zona si Codelco sigue adelante y trata de revivir el proyecto. En el 2015 y 2016,
nuevamente se le envió una carta a la presidenta Bachelet expresando el repudio al proyecto por
parte de la zona de Intag. A fines del 2016, el gobierno Municipal de Cotacachi, donde se ubical el
proyecto Llurimague, le envió un oficio a la Presidenta Bachelet, expresando su rechazo a la
presencia de Codelco en el Cantón y la forma cómo Codelco esta desarrollando el proyecto.
Adicionalmente, en Junio del 2017, el Gobierno Autónomo de Cotacachi se pronunció, a través de
una resolución respaldada unánimemente, por el cese de actividades mineras de metales en todo el
Cantón.

D. Yacimiento exagerado
15. En 2007, Micon International, entidad contratada por Ascendant Copper para evaluar el depósito
de cobre de Junín, dijo que no podía confirmar sus estimaciones anteriores debido a la degradación
de las muestras. La empresa alegó en un tiempo que el yacimiento de cobre de Junín tenía cuatro
veces más cobre que lo que los japoneses infirieron después de años de exploración. En total, 2,26
millones de toneladas fueron inferido por los japoneses, lo cual representa aproximadamente el 10%
de lo que el mundo consume anualmente.

E. Otros desafíos ambientales


16. El área recibe entre 3.000 y 4.000 milímetros de precipitación al año. Las fuertes lluvias y
abundantes agua freática, y el contenido de metales pesados en el yacimiento son una mezcla mortal.
Esta situación incrementa considerablemente el precio de cualquier proyecto minero, al tiempo que
aumenta en gran medida los riesgos de desastres antropogénicos, tales como deslizamientos de tierra.
17. El yacimiento es de tipo pórfido, el cual contiene metales pesados y compuestos de azufre, lo que
causaría Drenaje Ácido de Mina. La contaminación producto del DAM puede durar miles de años.
18. Según el EIA japonés, hay una sobreabundancia de agua subterránea en el área minera. Esto
debería ser muy preocupante para un proyecto minero, ya que encarece mucho la minería y causa
enormes problemas ambientales.
19. El área es topográficamente muy accidentada, lo cual también contribuye para encarecer toda
minería a gran escala, además de presentar gravísimos riesgos de deslaves.
20. Hay claros indicios de que el cobre de Junín se encuentra muy profundo y muy contaminado con
arsénico. Esto hace la minería mucho ambientalmente más destructiva, y la extracción del cobre
económicamente mucho más caro. En el 2017, un alto funcionaro de Codelco estimó que el
yacimiento Llurimagua podría tener 1.500 millones de toneladas de mena, conteniendo una ley de
0,71%(2). Si se confirmaría dicha estimación, el proyecto generaría 1.490 millones de toneladas de
desechos sólidos, sin contar los desechos generados por la sobrecarga (el bosque, suelo y subsuelo
entre la superficie y la mena, lo cual podría generar otros 1400 millones de toneladas de desechos).
21. La Cordillera de Toisan, donde se encuentra el yacimiento de cobre, contiene numerosas fallas
geológicas, lo cual representa significativos riesgos de terremotos (y mega desastres)
Cabe resaltar la preocupante falta de respeto de Codelco y la ENAMI hacia las comunidades y las
leyes del país, ya que a diario se viola los términos de la Licencia Ambiental y el Plan de Manejo
Ambiental. Para mencionar solo unos pocos ejemplos: Los mencionados documentos prohíben que
la actividad minera afecte el turismo comunitario. Sin embargo, la ursurpación de tierras
comunitarias por parte de la empresa, al igual que la contaminación de los ríos proveniente de las
aguas que nacen de las perforaciones, y el acoso a los turistas que pasean en el bosque comunitario
claramente afectan el turismo. Igual se prohíbe la tala de árboles de más de 10 centímetros de
diámetro, y hacer senderos de más de 1,5 metros de anchos, utilizar árboles del bosque primarios
para empalizar caminos, violaciones que a diario se comenten. El Plan de Manejo Ambiental
también obliga a las empresas a regar agua en las vías carrosables de Chaguayacu Alto y
Chalguayacu Bajo cada 10 días en epoca de verano , pero al no hacerlo demuestran que prefieren
ahorrarse dinero e incumplir con requerimientos legales, y no les importa afectar la salud de los
pobladores que viven al lado de la carretera.
Finalmente, si a pesar de la información que demuestra que indiscutiblemente a largo plazo este un
proyecto sin futuro, de alguna manera Codelco logra abrir la mina, será recordada como una de las
mayores pesadillas ambientales de todos los tiempos, a la par con la famosa mina de oro y cobre Ok
Tedi en Papúa Nueva Guinea.
1. http://maetransparente.ambiente.gob.ec/documentacion/WebAPs/PLAN%20ESTRATEGICO%20DEL%20SNAP.pdf

2. http://www.eleconomistaamerica.com/mercados-eAm/noticias/8454904/06/17/Codelco-creara-minera-en-Ecuador-
mientras-explora-Brasil-y-descubre-Mongolia.html

DECOIN
Defensa y Conservación Ecológica de Intag
decointag@gmail.com / toisan06@gmail.com
Para más información:
www.codelcoecuador.com
www.decoin.org
Información Actualizada: Facebook de la Decoin