Está en la página 1de 2

Procedimiento del vino.

Se comienza por la etapa de la vendimia como la conocemos en chile que es la cosecha de la uva,
desde finales de febrero para cepas de maduración temprana como Chardonay, hasta finales de
abril que se cosechan cepas de maduración tardía como Caubernet Sauvignon.

Las uvas recepcionadas en bodega, en primer lugar se analizan para conocer parámetros
importantes, como el grado, la acidez y el estado fisiosanitario. En función de estos parámetros la
uva se clasifica por calidad, rechazando aquella que no alcance el nivel exigido para los vinos
Agroverdi.

Luego se lleva a cabo el “Despalillado” que consiste en términos comunes en recoger la uva y
quitarle el tallo así como las diversas hierbas que pudiera tener, posteriormente se efectúa el
“Estrujado” donde la fruta es oprimida hasta obtener el mostro, zumo o pulpa, lo resultante es
dejado reposar para que se produzca una primera “Fermentación” en la cual el azúcar presente se
vuelve alcohol etílico gracias a levaduras naturales presentes en las uvas, luego entonces se
procede con el “Prensado” donde se separará el mostro del liquido, lo que en términos corrientes
llamaríamos exprimir, este paso se realiza en grandes contenedores que aplican una fuerza
considerable encima de la pulpa.

En primera instancia se lleva a cabo el “Despalillado” que consiste en términos comunes en recoger
la uva y quitarle el tallo así como las diversas hierbas que pudiera tener, posteriormente se efectúa
el “Estrujado” donde la fruta es oprimida hasta obtener el mostro, zumo o pulpa, lo resultante es
dejado reposar para que se produzca una primera “Fermentación” en la cual el azúcar presente se
vuelve alcohol etílico gracias a levaduras naturales presentes en las uvas, luego entonces se
procede con el “Prensado” donde se separará el mostro del liquido, lo que en términos corrientes
llamaríamos exprimir, este paso se realiza en grandes contenedores que aplican una fuerza
considerable encima de la pulpa.

Después se lleva a cabo una segunda fermentación llamada “Maloláctica” donde gracias a
microorganismos presentes de manera natural se produce la transformación de acido málico a
acido láctico lo que refina los sabores y reduce la acidez del vino, en la etapa de “Trasiegos” se
retiran los sedimentos sólidos y levaduras restantes de los procesos anteriores, la “Clarificación”
posteriormente implica limpiar el vino de partículas indeseables o excesivas, esto se realiza en
ocasiones a través de un proceso electroestático con claras de huevo Consistente en añadir de
dos a tres claras de huevo fresco por hectolitro de vino con el objeto de que las claras arrastren
consigo las impurezas que aun tuviera el vino y suavizar los taninos del mismo antes de ser
embotellado. ya casi para finalizar el liquido es pasado por una “Filtración” donde se eliminan los
sedimentos restantes.
Luego de todos estos procesos se realiza la fase final que es el envasado. Esta es una de las partes
más importantes del proceso de elaboración, dado que proporcionamos al consumidor la
posibilidad de manejar el producto en cantidades más pequeñas, como son las botellas de 0´75
litros que usamos. Pero esta no es la única razón del embotellado: el vidrio, que es la materia con
la que construimos la botella, es un material inerte y opaco, gracias estas cualidades, protege al
vino de elementos externos, como la temperatura y la luz. A su vez, el vidrio es un material
respetuoso con el medio ambiente, y se adapta sin problemas a la evolución del vino.

Al embotellar el vino se traslada al dormitorio de botellas a una temperatura adecuada. Las


botellas son colocadas de manera horizontal para que el vino humedezca el corcho y creen en este
un cierre hermético de manera natural.

Este proceso enriquece el aroma de los vinos, por lo que le da mayor complejidad y es por ello que
los buenos vinos pueden ser envejecidos durante años antes de salir al mercado para su consumo.
Tras un periodo de 24 a 72 horas, se limpian las botellas y se le colocan las etiquetas para ser
comercializados.