‫= וישׁב‬Vayesheb = Y Residió / Y Moró

Ber eshít (Gn) 37:1 al 40:23

Introducción

L os planes y propósitos de Yahweh se enmarcan al interior del medio oriente

y más específicamente en la Eretz de Yisraél. Es decir, Yahweh ha escogido el

pueblo de Yisraél para instaurar su reino a través de la Toráh. Aunque por la

naturaleza del corazón de este pueblo, Él no lo ha podido hacer. De ahí que

miraremos algunas características de este pueblo en el que residió, no solo Yaaqob

sino su padre Abraham y su descendencia.
La Eretz de Yisraél
¿En donde se estableció Yaqov?

Bereshit 37:1 Se estableció Yaqov en la tierra por donde había peregrinado su
padre, en el país de Canaán.

‫=יָ ַשׁב‬Yasháb=raíz
ָ‫י‬ primaria; propiamente asentarse; por implicación morar,
permanecer; establecerse, afirmar, habitar, residir, vivir.

Asentar: Fijar [una persona o una población] su residencia en un lugar
Morar: Residir o habitar en un lugar determinado.
Habitar: Vivir habitualmente [una persona o un animal] en una zona o lugar
determinados.
Vivir: Pasar la vida o parte de ella en un lugar determinado.
Afirmarse: Ponerse firme [una persona] en un lugar, una creencia, idea
Permanecer: Mantenerse sin cambios en un determinado lugar, condición o
situación.

¿En qué tierra peregrino Abraham?

Bereshít 12:1 Pero Yahweh había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu
parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

¿Cuál es la tierra que Yahweh le va a dar a Abraham y a su
descendencia?

Bereshít 17:8 Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que
moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Elohim de ellos.
12:6 Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de
More; y el cananí estaba entonces en la tierra.
12:7 Y apareció Yahweh a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y
edificó allí un mizbéaj a Yahweh, quien le había aparecido.
13:14 Y Yahweh dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus
ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al
occidente.
13:15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.
13:17 Levántate, vé por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.
15:18 En aquel yom hizo Yahweh un pacto con Abram, diciendo: A tu
descendencia daré esta tierra, desde el río de Mitzrayim hasta el río grande, el
río Éufrates;
26:3 Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque
a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que
hice a Abraham tu padre.
28:13 Y he aquí, Yahweh estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Yahweh tu
Elohim de Abraham tu padre, y el Elohim de Isaac; la tierra en que estás
acostado te la daré a ti y a tu descendencia.
Shemot 33:1 Yahweh dijo a Moisés: Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que
sacaste de la tierra de Mitzrayim, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y
Yaaqób, diciendo: A tu descendencia la daré;
Devarím 11:10 La tierra a la cual entras para tomarla no es como la tierra de
Mitzrayim de donde habéis salido, donde sembrabas tu semilla, y regabas con
tu pie, como huerto de hortaliza.

¿Qué características tiene esta tierra en la que se estableció Yaaqób?

• Casa de Yahweh y puerta de shamayim

Bereshit 28:10 Salió, pues, Yaaqób de Beersheva, y fue a Harán.
28:11 Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y
tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel
lugar.
28:12 Y tuvo una visión: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su
extremo tocaba en el cielo; y he aquí Malajim de Elohim que subían y
descendían por ella.
28:13 Y he aquí, Yahweh estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Yahweh, tu
Elohim de Abraham tu padre, y el Elohim de Isaac; la tierra en que estás
acostado te la daré a ti y a tu descendencia.
28:14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al
occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán
benditas en ti y en tu simiente.
28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y
volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que
te he dicho.
28:16 Y despertó Yaaqób de su visión, y dijo: Ciertamente Yahweh está en este
lugar, y yo no lo sabía.
28:17 Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa
de Elohim, y puerta del cielo.

• tierra de trigo, cebada, de viñedos, higos, granados, olivos, aceite
y miel

Devarím 8:8 tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra
de olivos, de aceite y de miel;
8:9 tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te Mitzveáh nada en
ella; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre.
8:10 Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Yahweh tu Elohim por la
buena tierra que te habrá dado.
La Torah describe el territorio de Israel como una tierra de colinas y valles,
llanuras costeras y mesetas, ríos y manantiales. Tiene tanta variedad de
suelos y climas —desde las nevadas montañas del norte hasta el reseco
desierto del sur — que no sorprende la diversidad de cultivos que produce.
El mismo Moshéh, para entusiasmar a los israelitas con la “buena tierra”
que les esperaba, la describió como una “tierra de trigo y cebada y vides e
higos y granadas, tierra de olivas de aceite y miel”. ¿Qué tienen de peculiar
estos siete productos?

Todavía hoy se utiliza la expresión “las siete especies” para referirse a los
productos del país. De hecho, hasta han aparecido en monedas y sellos de
correo locales como símbolos de la fertilidad de esta tierra. ¿Cómo se
cultivaban estos productos en tiempos remotos? ¿Y cuánta importancia
tenían en la vida de la gente? Veámoslo.

• “Trigo y cebada” Ambos cereales se siembran en otoño, pero la cebada se
recoge un mes antes que el trigo. Durante el tiempo fijado por Yahweh
Léjem Matzót, en marzo o abril, se ofrecía en el templo de Yahweh una
gavilla de las primicias de la cosecha de cebada. Por otra parte, los lejenim
de trigo se ofrecían en mayo, durante el tiempo señalado de Shavuót,
(Vayiqrá 15-17).

Durante siglos y hasta tiempos recientes, los agricultores de Israel llevaban
las semillas en un pliegue de la ropa y las esparcían a mano. En el caso de la
cebada, bastaba con dejarla caer. Sin embargo, el trigo debía quedar
hundido en la tierra, ya fuera haciendo pasar los animales de tiro por encima
o volviendo a arar el campo.

• En la Biblia se habla a menudo de sembrar, cosechar, trillar, aventar y moler
el grano. Todas estas etapas del proceso requieren mucho esfuerzo físico.
Además, cada familia molía grano todos los yamim para hornear su propio
lejem. De ahí que Yashúa enseñara a pedirle a Yahweh “el lejem nuestro de
cada Yom” (Mateo 6:11, Reina-Valera, 1960). En tiempos bíblicos, el lejem
hecho a base de harina integral de trigo o de cebada era uno de los alimentos
básicos.
• “Vides e higos y granadas” Tras dirigir a los israelitas en el desierto
durante cuarenta años, Moshéh les hizo ver la maravillosa perspectiva que
tenían ante sí: saborear los frutos de la Tierra Prometida. ¿Recuerda qué
habían llevado al campamento los enviados israelitas cuarenta años antes
para probar que dicha tierra era fértil? “Un sarmiento con un racimo de
uvas” tan grande que para cargarlo se necesitó “una barra sobre dos de los
hombres”. También llevaron higos y granadas. ¿Se imagina la reacción del
pueblo? Seguro que, viniendo del desierto, la boca se les hizo agua solo de
pensar en todo lo bueno que les esperaba. Bm 13:20-23
Las vides solían plantarse en las laderas y necesitaban cuidados constantes:
había que podarlas, regarlas y recoger sus frutos. Los viñedos bien cuidados
tenían un muro alrededor, terrazas bien alineadas y una caseta para el
vigilante. Ya en la Tierra Prometida, los israelitas llegaron a familiarizarse
con el duro trabajo que suponía cuidar los viñedos y comprendieron el
resultado de no prestarles atención. Ysh 5:1-7
La producción de vino comenzaba en cuanto se recogía la uva. Los racimos
se pisaban en un lagar o se exprimían en una prensa. El jugo extraído se
hervía para obtener su azúcar natural o se dejaba fermentar hasta que se
convertía en vino. Aquella tierra en verdad tenía las condiciones ideales para
el cultivo de la uva y la producción de vino.
A menos que usted viva en un lugar donde se den los higos, es posible que
solo conozca la versión seca de este fruto. ¡Qué diferente del tierno y jugoso
higo recién arrancado del árbol! El tiempo para recoger el higo maduro es
muy breve. Por eso, a fin de que duren más tiempo, se secan al sol y se
prensan. En la Biblia se mencionan varias veces las “tortas de higos
comprimidos”. 1Shm 25:18
• Otro delicioso fruto de la Tierra Prometida eran las granadas. Al abrir su
dura piel, quedan al descubierto cientos de frutitas apiñadas, listas para
comer o hacer jugo. ¡Qué sana, nutritiva y refrescante delicia! Obviamente,
las granadas estaban muy valoradas, pues adornaban las columnas del
templo de Salomón y el dobladillo de una prenda de vestir del sumo
sacerdote. Shm 39:24; 1 Mlk 7:20
• “Olivas [...] y miel” El olivo y su fruto —valiosa fuente de alimento y de
aceite — se mencionan casi sesenta veces en algunas traducciones de la
Biblia. De hecho, todavía hoy abundan los olivares en la mayor parte de
Israel (Devarím). La recolección, que tiene lugar en octubre, sigue siendo un
acontecimiento familiar en muchas comunidades. Los trabajadores hacen
caer las aceitunas golpeando las ramas del árbol. Luego se ponen en
conserva para alimentar a la familia durante el año o se llevan a una prensa
comunal para extraer aceite. En varios yacimientos arqueológicos se han
desenterrado cientos de antiguas prensas de diversos tipos. Aun hoy resulta
fascinante ver a la gente llenar los recipientes de un aceite verde pálido, sea
para el consumo anual de la familia o para venderlo. Además de servir de
alimento, el aceite de oliva se utilizaba con fines cosméticos y como
combustible para lámparas.
• ¿Y qué hay de la miel mencionada por Moisés? Había de dos tipos: el
producto de las abejas y un jarabe extraído de los dátiles y las uvas. En la
actualidad todavía se utiliza este último tipo de miel como endulzante. Sin
embargo, está claro que la miel mencionada en los relatos bíblicos de Sansón
y Jonatán era miel silvestre de un panal. Shf 14:8-9; 1 Shm 14:27
• No hace mucho se descubrió en Tel Rehov, en el norte de Israel, un apiario
con más de treinta colmenas. Esto demuestra que la apicultura en estas
tierras se remonta como mínimo a los tiempos del rey Salomón.

Cualquiera que recorra hoy día un mercado en Israel encontrará vistosas
panaderías, así como puestos de frutas y verduras, con numerosas
existencias de “las siete especies” en sus diversas presentaciones. Claro,
estas especies son solo una pequeña muestra de la enorme variedad de
alimentos del país. Las técnicas agrícolas modernas permiten cultivar
productos originarios de otros lugares. Tanta abundancia demuestra que
esta franja de tierra relativamente pequeña aún está a la altura de su
reputación y sigue siendo “muy, muy buena”

• Tierra de Arroyos, de fuentes, y manantiales

Devarim 8:7 Porque Yahweh tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra
de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y
montes;
Devarim 11:11 La tierra a la cual pasáis para tomarla es tierra de montes y
de vegas, que bebe las aguas de la lluvia del cielo;

Bereshít 26:18 Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto
en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después
de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los
había llamado.
26:19 Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí
un pozo de aguas vivas,
2Cr 26:10 Asimismo edificó torres en el desierto, y abrió muchas cisternas;
porque tuvo muchos ganados, así en la Sefela como en las vegas, y viñas y
labranzas, así en los montes como en los llanos fértiles; porque era amigo de
la agricultura.

• tierra que fluye leche y miel

Shemot 33:3 (a la tierra que fluye leche y miel); pero yo no subiré en medio de ti,
porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino.
3:17 y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Mitzrayim a la tierra del cananeo,
del heteo, del amorreo, del ferezí, del heví y del jebusí, a una tierra que fluye
leche y miel.
Bemidbar 14:8 Si YAHWEH está complacido con nosotros, entonces El nos
llevará a esta tierra y nos la dará – una tierra que fluye con leche y miel.

‫=זוּב‬Zub=raíz primaria; fluir libremente (como agua), i.e. (específicamente) tener
emisión (sexual); figurativamente desperdiciar; también desbordarse:- brotar, correr,
derramamiento, derramar, deshacer, destilar, fluir, flujo, padecer.

• tierra en la que Yahweh la cuida todo el año

Devarim 11:12 tierra de la cual Yahweh tu Elohim cuida; siempre están sobre ella
los ojos de Yahweh tu Elohim, desde el principio del año hasta el fin.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful