Está en la página 1de 2

AMULETO

Wenceslao Calvo (09-08-2012)

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia
Evangélica Pueblo Nuevo

Amuleto es una palabra usada para designar objetos que tienen un efecto mágico para conjurar o evitar males:
enfermedad, mal de ojo, demonios, etc., y por lo tanto equivale prácticamente a "talismán."

Gradualmente se empleó para objetos llevados por la persona. Se usó hasta el siglo XVII para cosas prohibidas
por la Iglesia, adquiriendo gradualmente un significado más general.

En el Antiguo Testamento y el judaísmo.
En el Antiguo Testamento se mencionan objetos de esta clase entre los ornamentos llevados por las mujeres
(Isaías 3:16-26) y por animales (Jueces 8:21). El judaísmo posterior rodeó completamente al individuo de
espíritus intangibles, proporcionando numerosos medios de protección contra los males que podían realizar: la
pronunciación del nombre de Dios, amuletos conteniendo el nombre sagrado y fragmentos de la Escritura
llevados por la persona o fijados a las puertas de las casas. También se puede mencionar el poder especial sobre
los demonios atribuido a Salomón; hay fórmulas de exorcismo asociadas con él, suponiéndose que los poseídos
serán sanados si se invoca su nombre, por los métodos prescritos por él.

En la Iglesia antigua.
El cristianismo al principio rechazó las observancias supersticiosas procedentes del paganismo y protestó contra
cada acusación del uso de artes mágicas. Pero con la entrada en la Iglesia de multitudes de paganos se produjo
un cambio, con sus ideas materialistas de la religión y su necesidad de una comprensión externa de lo
sobrenatural. Las ideas sobre demonios, halladas en los exorcismos del siglo segundo (Orígenes, Contra Celsum
, vi. 39, 40) estaban generalmente paganizadas y judaizadas. En cuanto a los escritores eclesiásticos testifican
abundantemente de fórmulas mágicas que comenzaron a usarse; objetos misteriosos, inscritos con caracteres a
veces ininteligibles, se ponían sobre los cuerpos de los niños recién nacidos y los enfermos; Crisóstomo
(basándose en 1 Corintios 7:3) avisa a sus oyentes contra los filtros de amor. Los maestros de la Iglesia
catalogaron todo ello como auténtica apostasía de la fe, castigando el gobierno civil cristiano severamente el uso
de amuletos en los enfermos. Para contrarrestar esta tendencia se intentó dar a esos métodos un colorido
Amuleto
cristiano, o emplear elementos susceptibles de una interpretación cristiana. Los demonios, que supuestamente
habían tenido un cuidado especial por pueblos o individuos, ahora se convirtieron en ángeles y la protección se
logró por sus nombres escritos en los amuletos. En manera semejante se usó el nombre de Dios. Incluso algunos
clérigos proporcionaban tales amuletos, aunque la Iglesia prohibió hacerlo y excomulgó a los que los llevaban (
sínodo de Laodicea; sínodo de Agde, 544). La cruz tomó un lugar especialmente prominente entre esos objetos
protectores. Mujeres y niños comúnmente llevaban versículos de los evangelios con este propósito. Crisóstomo,
a ese respecto, dijo al pueblo de Antioquía que debían llevar más bien el evangelio en sus corazones. Se pensaba
que el de Juan era particularmente eficaz; se ponía sobre la cabeza para expulsar la fiebre y Agustín recomienda
la práctica (Tractatus vi in cap. i. Johannis evangelii, MPL, xxv. 1443), "no porque es hecha con este propósito"
sino porque significa el abandono de las ligaduras paganas. Todo un abanico de cosas sagradas se puso al
servicio. Sátiro, el hermano de Ambrosio, en un naufragio, se colgó al cuello el pan eucarístico, envuelto en un
orarium "para poder obtener ayuda de su fe" (Ambrosio, De obitu fratris, xliii). Se hicieron usos similares del
óleo y la cera de los lugares sagrados y del agua y la sal que habían sido bendecidos. También se portaban las
reliquias

Escapularios. España. Al ser incapaz la Iglesia de desarraigar todo vestigio de superstición pagana. pero en la mayor parte de los casos la bendición sacerdotal que han recibido se entiende que les da un poder positivo (condicionado a la fe y otras disposiciones por parte del poseedor) contra determinados males. mediante la conversión de los antiguos medios. tomó en consideración las necesidades de la devoción popular aunque no espiritual y gradualmente. que ha tomado en el mundo católico la idea del amuleto. Innumerables son las formas. para ser especificadas en detalle. rosarios y un sinfín de medallas con imágenes de la Virgen y los santos sirven para diferentes propósitos. signos de membresía a alguna confraternidad o recuerdos de una visita a algún lugar sagrado. Exvotos a la Virgen en una iglesia en Viveiro. cruces. guardadas en costosos recipientes. pueden ser señal de una devoción ampliamente extendida. desplazó a un segundo plano o borró los elementos no cristianos. Supervivencias.de los santos. Fotografía de Wenceslao Calvo .