Está en la página 1de 45

LA FE QUE SALVA

Por Fausto Zacapa

Marcos 9:23 “Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.”

Las palabras que Jesús uso en este verso, fueron habladas para fortalecer la fe de un hombre. Fueron también dadas
para ayudarnos a entender el poder de Dios por medio de nuestra habilidad de creerle y depender de él. Hoy, son
usadas de manera maliciosa por Satanás para empoderarnos y hacernos creer que tenemos un poder dentro de
nosotros mismos para conseguir todo lo que queremos haciéndonos como Dios. Estas palabras, han sido enseñadas
en las iglesias de una manera torcida para confundirnos a creer que cualquier cosa que se nos ocurra en nuestras
mentes carnales es posible. La Fe, según el mundo, es una “fuerza” poderosa que debemos aprender a controlar. Si
estudiamos la fe, según la historia, nos daremos cuenta que es el motor detrás de todas las culturas y religiones,
pero también es la razón principal y la escusa detrás de muchas ideologías extremas, y por eso es muy usada para
promover guerras. El mundo, ha confundido la fe con la religión, la cual ha llevado a la humanidad a cometer todo
tipo de atrocidades. Al mismo tiempo, la fe ha sido el catalizador de innumerables aparentes milagros inexplicables.
¿Pero realmente conocemos lo que es el concepto correcto de lo que es la fe o solo imaginamos saber lo que
realmente es? Este estudio te ayudara a entender las características esenciales y las diferencias entre la fe que el
mundo pregona y la fe que Dios nos ha otorgado como el más poderoso de los dones Espirituales. La fe no es solo
creer, es obedecer.

Al igual que el amor; otro concepto que también ha sido completamente transfigurado por el mundo, hasta
convertirlo en un trillado y superficial concepto romántico, emotivo, carnal y sexual, quitándole el verdadero
significado espiritual de esa cualidad o capacidad de entrega total, de sacrificio, de bondad, de perdón, de paciencia
y piedad, así mismo la fe, ha sido transformada de aquella cualidad característica del verdadero siervo de Dios y la
capacidad o don espiritual caracterizado por la obediencia, deteriorándose hasta convertirse en una “fuerza” sujeta a
la voluntad propia. Es decir, para ellos; la fe es una energía caprichosa que debe ser amaestrada por el hombre para
su beneficio. Esta energía no es solamente una simple “energía”; en realidad es un demonio. El ejercer el control o
dominio sobre este demonio se llama brujería. Así que en resumen, si no sabes la diferencia entre la fe y tu propia
fuerza de voluntad para lograr algo, podrás fácilmente caer en hechicería y brujería por lo que puedes estar seguro
que serás maldito por Dios si cometes este error. Si no sabes la diferencia entre la fe y la religiosidad, caerás
también bajo el espíritu de error y perseguirás a los profetas de Dios. La seducción late en tu carne y al menos que
mates tu carne morirás. Esta es una batalla contra la carne, que añora siempre el pecado y el deseo del pecado es
hacia tu carne, pero la paga del pecado es muerte. O matas la carne o la carne te mata a ti. “Quien me librara de
este cuerpo de pecado”, dijo Pablo.

El mundo dice, “fe es creer”, y le ha agregado a este engaño una filosofía moderna aberrante que dice que si crees
lo suficientemente en algo, ese algo, sea lo que sea, será posible. El hombre ha querido empoderar la voluntad
humana por encima de la voluntad divina diciendo; “querer es poder”. Ya no se trata de decirle a Dios, “hágase tu
voluntad en la tierra como en el cielo”, sino que ahora le decimos a Dios, “Si existes entonces…” retándolo a
demostrarte su divinidad, haciendo algo para ti. Tratamos de manipular a Dios y él se ríe de Nosotros. Sin darnos
cuenta, dimos el giro equivocado. Dejamos de obedecer a Dios, y más bien nos atrevemos a tentarlo. “Nada es
imposible para el que cree”, es una frase distorsionada de lo que Jesús dijo; “al que cree todo le es posible.” Pero lo
que la gente, que carece de entendimiento y sabiduría no entiende, es que Jesús hablo, de que solo para aquel que
le cree a Dios todo le es posible. Jesús ha definido lo que es la verdadera fe. La fe es una cualidad espiritual de
creerle a Dios. No es una energía o poder mental, y por eso está sujeto a actuar en el plano espiritual por la mano de
Dios. Solo aplica a lo que Dios dice, no a lo que tú quieres, ni a lo material o lo físico ni a tus deleites carnales y
deseos. La fe solo aplica cuando se trata de la voluntad de Dios, de lo que ha dicho. De cada palabra que procede de
su boca. Todo lo demás se origina de tu propia voluntad, no la voluntad de Dios y por lo tanto es pecado.
Mateo 4:4 “El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale
de la boca de Dios.”
Romanos 1:17 “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el
justo por la fe vivirá.”
Mateo 4:7 “Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.”
Podemos orar y pedirle a Dios todo lo que se nos ocurra, pero nada sucederá si no está en el propósito o de acuerdo
a la voluntad soberana de Dios. Perdemos energías y tiempo tratando de convencer a Dios que lo que nosotros
pensamos que es bueno, es mejor que su propósito y su perfecta voluntad. Esta es la arrogancia que practicamos
como creyentes, tratando de torcerle el brazo a Dios, sugiriéndole nuestra idea de lo que nos conviene, pero no
todos los caminos que queremos recorrer nos convienen, Dios sabe más que tu.

Proverbios 16:2 “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los
espíritus.”
1 Corintios 10:23 “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.”

Juan 14:13 “todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el
Hijo.”

1 Juan 5:14 “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad,
él nos oye.”
Para que la fe actúe en el ámbito físico o se manifieste en lo material, debe primero actuar en el ámbito espiritual y
esto solo es posible por medio del poder del Espíritu Santo. El visualizar algo y creer en algo con tu mente para
provocar que se haga realidad en el plano físico es salirte del orden establecido de Dios, violando la ley divina y
tomando dominio de algo en el plano material, es decir, en la carne, y no por medio del espíritu; esto es básicamente
la práctica de la metafísica. Esto es lo mismo que la brujería. Por eso la palabra advierte que todo lo que no proviene
de fe es pecado, porque no proviene de Dios. Es decirle “Hágase mi voluntad y no la tuya”. El lema de la secta
Satánica de Alister Crowley; “Hágase como mi voluntad dice que se haga”.

Romanos 14:23b “…todo lo que no proviene de fe, es pecado.”

Cualquier método que no sea de acuerdo a la voluntad de Dios, y que no provenga del Espíritu de Dios, que sea
empleado para ejercer tu propia voluntad sobre algo o alguien, es brujería. Satanás te ha engañado para creer que
tienes el derecho a saber cosas que son ocultas o prohibidas y hacer lo que se te ocurra cuando en realidad has sido
llamado a obedecer y a servir, no a ejercer dominio o enseñorearte. Solo aquello que Dios nos ha dado autoridad y la
bendición para someter, es lo que podemos someter. Tener dominio es una de las formas favoritas de actuar de
Satanás y si te gusta siempre tener el dominio o control, seguramente estas poseído por un demonio. Dominio es el
“modus operandi” de los demonios, su forma de operar. El único dominio que te es lícito tener es el dominio propio
para someter tu carne a no pecar. En eso si que esfuérzate.

2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio
propio.”
Génesis 1:28 “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y
señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Las nuevas doctrinas de la “nueva era” o de la “Nueva Espiritualidad” como le llaman ahora, están diseñadas por
Satanás para presentarte a ti con la misma tentación que le fue presentada a Adam por medio de Eva; es decir,
comer de nuevo del fruto prohibido del árbol del conocimiento del bien y el mal para tratar de engañar a la
humanidad de nuevo a querer a ser como Dios. Lo descarado de este movimiento es que usan exactamente esa
misma terminología, proclamando que todos podemos llegar a ser como Dios, es decir, todos somos dioses en
potencia y que solo debemos aprender a acceder este potencial, por medio de los conocimientos que nos han sido
escondidos por Dios en su egoísmo. El Gnosticismo y Luciferianismo son solo dos de los movimientos que promueven
esta herejía y es esta la ciencia de las “profundidades de Satanás” mencionadas en el libro de Apocalipsis 2:24 que
advierte Jesús a la iglesia en Tiatira que deben evitar y desconocer.
Apocalipsis 2:24 “Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han
conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;”

Entre las prácticas promovidas por este movimiento Espiritista de la llamada Nueva Espiritualidad (o las
profundidades de Satanás de Apocalipsis), que más bien es puro ocultismo, esta: la oración contemplativa (orar
imaginando estar viviendo un evento bíblico para introducirte en ese evento), la meditación (dejar la mente en
blanco para escuchar voces del mas allá), visualizar (ver lo que deseas que suceda imaginándolo con la mente),
manifestar (proyectar algo del ámbito mental para materializarlo en lo físico), el método Silva (Ejercer control mental
para abrirte a hablar con guías espirituales), la proyección astral (salirte del cuerpo para viajar en el espíritu a otro
lugar), el gnosticismo, y todo tipo de ocultismo moderno que proviene de la filosofía griega, del misticismo oriental,
brahmanismo, chamanismo y el Satanismo. La metodología de estas ciencias y filosofías son muy similares y en
todas se venera el conocimiento como la fuente de poder y se promueve el control de la mente para lograr
canalizar y fortalecer este poder.

Hay un propósito escondido de Satanás en querer darle a la humanidad este poder, y esto es separar a la humanidad
de Dios dejándonos desprotegidos. Quiere engañarnos a que creamos que hay una mejor manera de llegar a
salvarnos de la muerte, y esto por medio de la evolución o de la reencarnación. Satanás le está ofreciendo otro pasto
extraño a las ovejas de Cristo para que puedan comer y les dice que Jesucristo, egoístamente nos quiere privar del
placer de que la comamos. Pero la verdad es que este pasto, por hermoso que se vea de lejos, es extremadamente
venenoso. El veneno te sabrá muy sabroso, pero este veneno es el poder de las tinieblas alimentado por entidades
malignas, vibraciones vampíricas o energías parasíticas espirituales que son canalizadas por el cuerpo humano a
través de la mente ignorando que estas entidades, vibraciones o energías que tantos ingenuos anhelan contactar
para obtener este poder son en realidad demonios. Los demonios no son nuestros amigos, no están en el universo
para asistirnos. Solo tienen un propósito en mente. Matar, robar y destruir; cada vez que puedan y de todas las
formas posibles. Destruirte, ese es su único plan. Cada demonio tiene como misión específica llevarte agarrado del
cuello a Satanás, pero para eso debe primero lograr matarte en tu pecado porque así Dios no podrá ayudarte. Es tu
peor enemigo y debes aprender a estar despierto y atento a sus ataques. El demonio tratara de hacerte creer que no
existe el bien o el mal, que todo es energía, que todo proviene de ti mismo o que es una proyección de tu
subconsciente, que todo surge de ti y que tú mismo puedes llegar a ascender o evolucionar a ser Dios.

Te dirá todo tipo de engaños para que te confíes; “En la indefensión esta tu protección, déjate llevar por el universo
y el destino te guiara”. Satanás intentara engañarte para que te entregues a él sin resistencia de tu parte. Te estará
metiendo el puñal en el costado poco a poco mientras te acaricia susurrándote al oído y diciéndote que todo va a
estar bien, que esta es parte necesaria de tu evolución para encontrar tu potencial de ser dios. Si puede desanimarte
a no pelear con él, su trabajo será mucho más fácil. La palabra te ha dado una instrucción específica cuando se trata
del enemigo. Según sus mandamientos, te manda a resistirlo:

Santiago 4:7 “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y el huirá de vosotros.”

Romanos 6:16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de
aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?

La nueva era o La Nueva Espiritualidad que en realidad son las doctrinas de las “profundidas de Satanas” han sido
creadas por los Jesuitas para seducir a los ingenuos, a las ovejas débiles. Así que para poder avanzar de manera
contundente en este tema del ocultismo moderno de manera eficiente y entendible, definiremos primero dos cosas;
la Metafísica y la Brujería. Luego compararemos estas dos “doctrinas filosóficas”, si es que les podemos llamar así,
con lo que es la fe según las escrituras y veras donde está escondido el engaño y así podrás evitar verte engañado a
caer en el. Las diferencias a veces pueden parecer sutiles y a veces abismales.

Metafísica Una ciencia que se ocupa del estudio del "ser en cuanto a ser", sus propiedades, principios,
causas y fundamentos esenciales de su existencia y el estudio de los entes eternos e inmateriales es decir
y en otras palabras, la metafísica enfoca su atención hacia todo aquello que trasciende lo meramente
físico, lo que se manifiesta más allá del plano material.
Además, esta es una rama de la filosofía, que reparte su atención a dos cuestiones que son las que a su
vez determinan su división en dos grandes ramas, la Ontología que es la que se ocupará exclusivamente
del estudio del Ser y su esencia y por el otro la Teología, que destina sus esfuerzos al estudio de Dios y su
esencia.

Brujeria Conjunto de conocimientos, prácticas y técnicas que se emplean para dominar de forma
sobrenatural el curso de los acontecimientos o la voluntad de las personas.

Has visto la similitud entre ambas definiciones? Primero, nota que la Teología es parte de la Metafísica. Si estas
pensando en estudiar teología, mejor desiste porque no agradaras a Dios. La brujería y la metafísica; ambas tratan
con lo que está más allá de lo meramente físico y ambos estudian o buscan conocimientos para controlarlo. La
brujería utiliza prácticas y técnicas para dominar. La metafísica utiliza el conocimiento para entender la entidad y
controlarla. Si has estado involucrado en alguna de estas ciencias, sabrás que ambas utilizan la mente, la
imaginación y la visualización para lograr sus objetivos. Una se disfraza de ciencia y la otra de religión, pero al final
ambas son el mismo veneno en diferente frasco. Ambas prácticas te llevaran a la muerte por querer desafiar la
voluntad de Dios. En esta ocasión no te voy a explicar los métodos ocultistas que han sido empleados por Satanás
para infiltrar las iglesias y alejarlas de la voluntad de Dios y de su cobertura, pero básicamente, por el hecho que
Satanás está muy familiarizado con el carácter de Dios lo aprovecha para sacar ventaja. Dios es un Dios celoso, muy
celoso.

Ezequiel 8:5-6 “Y me dijo: Hijo de hombre, alza ahora tus ojos hacia el lado del norte. Y alcé mis ojos hacia el
norte, y he aquí al norte, junto a la puerta del altar, aquella imagen del celo en la entrada. 6 Me dijo
entonces: Hijo de hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace
aquí para alejarme de mi santuario? Pero vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.
Deuteronomio 18:10-13 “No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien
practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, 11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien
consulte a los muertos. 12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas
abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. 13 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.”

Este pecado se te presentara disfrazado de conocimiento o sabiduría superior pero en realidad es idolatría y es
sumamente ofensivo a Dios. Si te involucras por curiosidad, caerás en la trampa. Pecaras por causa de la adoración a
dioses paganos que empoderan el rito de magia que estás usando, o por medio de la invocación a espíritus o pactos
con demonios para dar poder a las técnicas utilizadas. Estas prácticas son una abominación para Dios por la rebelión
que implica el hacer uso de un poder que no te es permitido usar.
Esa es precisamente la naturaleza carnal que Satanás disfruta usar contra nosotros, el rebelarnos a las órdenes
superiores. No es así con los niños? Justo cuando le dices que no haga algo, es exactamente lo primero que va ir a
hacer? Su naturaleza rebelde aflora en su carne desde muy temprana edad. Por eso el gran atractivo a lo prohibido,
a lo oculto. Nos hipnotiza y nos seduce con ambiciones personales que propicia una metastatización de este cáncer
en todas las denominaciones por todos los medios y estratos sociales. Lo que ha facilitado esta epidemia de brujería
es una desensibilización continua a lo oculto por medio del humanismo en el cristianismo así como la cultura popular,
los juegos de mesa, los medios de comunicación y la sociedad en general. Ahora la felicidad del hombre es el fin de
todo. Ya no es su “propósito de ser” el de servir y obedecer a Dios, sino que su existencia ahora gira alrededor de
buscar felicidad y cumplir sus sueños.
La cultura de cada país juega un factor predominante en la popularización de estas prácticas ocultas. Satanás se vale
de todo tipo de trucos para propagar este cáncer en la humanidad. Por ejemplo, en los países desarrollados, donde
el nivel de educación es elevado, se propaga mas la rama de la metafísica pero en los países subdesarrollados,
donde el nivel de educación es inferior, se propaga más la brujería. Pensar positivamente, como lo promueven los
predicadores motivacionales, es una parte de la metafísica. Vas a una iglesia y lo primero que encuentras son
discursos y sermones sobre la prosperidad. Vas a una librería y lo que te encuentras frente a ti en las vitrinas son
libros de métodos bíblicos y versículos con poder divino que te harán millonario de la noche a la mañana. Veras
títulos ridículos y ofensivos a Dios como; “100 consejos de cómo hacerte rico con Jesucristo”, “Tu mejor vida ahora”
“Los Mil y Un versículos de Prosperidad”.
Este espíritu de idolatría al dinero o avaricia que predomina en las iglesias se llama “Amaimom” y se menciona con el
nombre de Mamón en la biblia. Este es “El Espíritu de Error de Balaám y es pariente cercano del “hijo de perdición”.
Su especialidad es la inmoralidad sexual descarada y el amor al dinero. Este es parte de la doctrina del otro Jesús
que promueve el mundo. El “hijo de perdición” ya está en el mundo y es aquel espíritu de engaño que se sienta en el
templo de Dios haciéndose pasar por Dios, es anticristo.
Como es eso? Los pastores que han caído en el hechizo de este demonio están enseñando a cristianos a pasar el
tiempo visualizando sus metas, repitiendo palabras positivas que generan una energía positiva para que se
manifieste su deseo, esto es básicamente metafísica. Ya no se teme a Dios, ya no se ora a Dios, sino que se adora y
se le rinde culto a Mamón y se impone el deseo propio de cada individuo. Para lograrlo repiten frases, hacen
declaraciones de fe y proclaman versículos de prosperidad para lograr que se manifieste el deseo que ellos en su
mente creen que tiene derecho a tener. Satanás les ofrece dinero y a muchos les cumple su deseo, para que sea
para su propia perdición. “Hágase mi voluntad y no la tuya”, es lo que están orándole a Dios.
Quieres saber quien más hacia estas prácticas místicas ocultas? Te sorprenderás. Aquí cito pasaje del libro de Madam
Blavatzky (Isis Sin Velo Vol. 2) donde describe el mismo método de proclamación de escrituras para generar la
materialización de un evento deseado. Este método de hechicería se llama Sortes. Era practicado por los Papas,
Obispos y Cardenales de la edad media quienes ejercían este poder místico para dominar.
“Gregorio de Tours informó que un método al que los clérigos recurren para la adivinación es por medio de Sortes, el
cual consiste en: la costumbre de poner la biblia en un altar, orar para que se manifieste la voluntad suprema del
Todopoderoso por medio de las sagradas escrituras.”
(Las páginas de la biblia se abrían por el viento o por alguna fuerza fortuita desconocida a un pasaje no determinado
y este era leído por el clérigo en voz alta. Las palabras leídas, entonces eran interpretadas por el lector como una
respuesta divina y daban poder para manifestar la situación deseada.)
“Esta práctica fue condenada como herejía en el concilio de Agda en 506. Es de amplio conocimiento que esta
práctica es aún muy común hasta el día de hoy por los altos rangos de la iglesia, especialmente para nombrar o
elegir cargos de autoridad.”
“El Obispo Gregorio confiesa haber practicado hechicería al decir; “todo encantador conoce el poder de la voluntad
durante un intenso deseo obstinado en lograr cualquier tema en particular. Ya sea por consecuencia o por
coincidencias, el practicante, ejerce su voluntad sobre un sujeto mientras imagina la mano de Dios obrando en el
accidente o evento fortuito, convirtiéndose en el sortílego que efectúa el encantamiento.”
La magia se practica desde antes del imperio de babilonia y todas las culturas veneran a demonios para obtenerla.
San Cipriano, Thomas Aquino y otros muchos más son ejemplos documentados en la historia. Es parte esencial del
culto de Roma (Catolicismo) que se propaga por medio de la misa que es un rito diabólico. No me tomare la molestia
de explicarte todo esto en detalle, pero lo que sí es sabido por los historiadores, es que en la iglesia Católica, era
común que sus clérigos practicaran o tuvieran costumbres paganas en sus ritos. Orgias, sacrificios de niños, ritos
satánicos, invocación de demonios y todo tipo de sortilegios y adivinaciones.
En el caso de la brujería común, la bruja por lo general se hace esclava o se convierte en concubina del demonio que
la posee a cambio de poder ser otorgada con poder demoniaco para hacer encantamientos. En el caso de un
hechicero, por lo general este le vende su alma al diablo para obtener estos poderes junto con algunas asignaciones
demoniacas a su cargo. De aquí salen los relatos de vampiros y hombres lobos que son combustible para cuentos y
leyendas pero que en realidad reflejan el nivel de paganismo y satanismo que predomina en el mundo. El hechicero
al ser poseído por estas asignaciones demoniacas, se transformaba en un cuerpo animal. El chamanismo practica
todavía este poder y se confunde en el mundo indígena como magia blanca. Según libros antiguos, la brujería surge
a raíz de la caída de los ángeles detallada en Génesis 6.
Génesis 6:1-2 “Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les
nacieron hijas, 2 que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí
mujeres, escogiendo entre todas.”
Génesis 6:4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a
las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron
varones de renombre.
Los hijos de Dios son los ángeles y las hijas de los hombres son las mujeres humanas. Aquí un texto paralelo o
imagen de espejo en las escrituras del mismo relato en el libro de Judas donde narra que los ángeles que no
guardaron su dignidad (cuerpo glorioso y celestial), sino que abandonaron su propia morada en el cielo para bajar a
la tierra sin haber sido autorizados por Dios para tomar para sí mismos mujeres, fueron castigados por su
atrevimiento y su desobediencia. Los ángeles solo pueden bajar a la tierra cuando son enviados por Dios.
Judas 1:6 “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha
guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;

1 Corintios 15:40 “Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales,
y otra la de los terrenales.”
Hechos 14:11-12 “Entonces la gente, visto lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica:
dioses bajo la semejanza de hombres han descendido a nosotros.12 Y a Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo,
Mercurio, porque éste era el que llevaba la palabra.”

Los hijos de Dios son descritos en otro libro llamado el libro de Enoc, y en este texto antiguo se recuenta la historia
de 20 ángeles principados, jefes de 200 cada uno, quienes juraron bajo pena de imprecación (maldición) que todos
acordarían en bajar a la tierra y que nadie podía cambiar de parecer, todos harían lo mismo. Acordaron desobedecer
a Dios para cumplir su deseo personal de habitar en la tierra en cuerpo humano para tomar para sí mujeres y ser
como los hombres, y hacer las cosas que los hombres hacían. Nadie podía después decir que no había participado,
no se podrían echar atrás. Todo esto lo hicieron por sexo.

Estos ángeles eran llamados “Watchers” o vigilantes, cuya misión original era vigilar la tierra y ministrar a la raza
humana. Pero cuando se reblaron contra Dios, cedieron sus conocimientos de los secretos del universo a sus
mujeres, ya que ellas aprovechando la situación y sedujeron por medio del deseo y la lujuria a los ángeles
incitándoles para obtener información a cambio de favores sexuales. De ahí surgieron la “Witches” o brujas, las
concubinas de los demonios que tendrían relaciones sexuales con ellos a cambio de conocimientos ocultos. No te
equivoques, las brujas son concubinas de demonios y regularmente tienen relaciones sexuales con los demonios,
especialmente en lunas llenas, esto es parte del intercambio por poder en un rito satánico.

Por si te preguntas porque estoy mencionando un libro que no es de la biblia, te contesto con esta cita de la mano
de Judas hermano de Jesús y de Santiago, que escribió en su libro citando a Enoc a quien considera como profeta.
Toma en cuenta que fue Constantino quien reunió el concilio de Nicea y que prohibió ciertos libros en el canon de la
biblia, no reconociéndolos como inspirados por el Espíritu Santo.

Lo que me llama mucho la atención es que el emperador Constantino ni siquiera había sido bautizado como cristiano
ni mucho menos tenia Espíritu Santo. Había sido iniciado bajo el culto a Sol Invictus. Que sabiduría o revelación
divina podría tener Constantino o los demás clérigos místicos como Eusebio que acordaron reunirse en el solsticio de
verano de 21 de Junio del año 325 y fue en este concilio de Nicea que decidieron excluir al menos 14 libros apócrifos
sin instrucciones del Espíritu Santo? Te diré quien aprueba de este libro; Dios. Por medio de su palabra y El mismo
Espíritu Santo por medio de la mano de Judas, quien fue el medio hermano de Jesús. No solo lo reconoce al citarlo,
sino que hasta lo llama profeta.

Judas 1:14 “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus
santas decenas de millares,”

A quien esta citando Judas al decir Enoc el séptimo después de Adam? A Enoc, Escriba del Señor, Profeta del Dios
Eterno, que caminaba juntamente con Dios y que fue transportado a Dios y no fue visto nunca más. No murió, sino
que Dios se lo llevo con él para que habitara con él y no viera la muerte.

Génesis 5:22-24 “Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró
hijos e hijas. 23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. 24 Caminó, pues, Enoc con
Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Hebreos 11:5-6 “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso
Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.”
El mismo Espíritu Santo que inspiro el libro de Génesis, Hebreos y Judas, atestigua de Enoc; que fue el único hombre
que no vio la muerte, sino que agrado tanto a Dios, que Dios se lo llevo para estar con él. Si eso no es suficiente
para considerarlo una fuente digna de considerar, no sé que lo es. Judas específicamente lo llama profeta al decir
que profetizo. Solo un profeta que sirve a Dios profetiza, el que no sirve a Dios es un adivino.

Enoc, relata en su libro la caída de estos ángeles y describe como estas “witches”, amantes de los ángeles rebeldes
obtuvieron todos sus conocimientos de ellos por medio de relaciones sexuales. Al igual, hoy en día y durante los
siglos, cada bruja pacta con un demonio para que le entregue poder a cambio de favores sexuales. Por eso los ritos
satánicos que involucran aberrantes relaciones sexuales con animales, que en realidad son medio carnal para una
relación sexual con demonios. Los sacrificios humanos y ritos de poder y adoración espíritus a quienes ellas juran
servir son necesarios y con esto se convierten en esclavas de por vida. Las hechiceras son dedicadas al servicio de
demonios, algunas heredan este vínculo demoniaco de sus madres o abuelas, por lo que el espíritu que las empodera
se lama espíritu familiar. Hay un engaño en la sociedad moderna, promovida por los medios que hacen creer a las
mentes incautas que la brujería es “in” y que hay brujas buenas que practican la magia buena y otras que practican
la magia blanca. Algunas hacen remedios caseros medicinales y otras hacen arreglos. Pero al final todo es lo mismo,
es Satanismo. Es idolatría. Todo es maligno por lo que es abominable y detestable a los ojos de Dios.

No existe la magia blanca o magia buena, toda magia es diabólica y está prohibida por Dios, es más, es maldita por
Dios. Puedes incluir en estas prácticas el horóscopo, los dados, las cartas y la lotería, que es un tipo de adivinación
mezclada con la veneración a la diosa Fortuna. El relato de Ezequiel 8, nos indica que Dios no se acercara a alguien
que ha cometido estos actos, porque en su templo (el cuerpo) habita un demonio al que esta persona se ha
entregado para adorarlo. Esta es la imagen que provoca a celo que han colocado en el atrio del templo del Señor,
para alejar a Dios de su santuario. Requiere liberación al que hace esto.

El que haya practicado esto no puede recibir el Espíritu Santo. Debe renunciar primero a esta práctica, confesarla
como pecado, pedir perdón, arrepentirse de su pecado para ser liberado de esto demonio. Las brujas y hechiceras
practican un pecado peor que solo la idolatría; y es la rebelión. La más terrible de las rebeliones porque se oponen a
la ley de Dios y a su voluntad suprema. La verdadera libertad es solo posible a través de Jesús, porque él es la
verdad y su palabra es la que nos libera de la esclavitud y de la muerte. Si por causa de Adam, fuimos sujetos a
esclavitud por el pecado de desobediencia, la obediencia completa a Jesús es lo que nos libera de esta esclavitud
para libertarnos a vida. Rebelión es lo que más nos aparta de Dios.

Y aparte de los conocimientos ocultos, que otra cosa crees que fue lo que Satanás le ofreció a Adam a través de
Eva? La libertad de la autoridad de Dios, es decir; La rebelión. Esta es la naturaleza en cada uno de nosotros que
debe de morir para ser una criatura nueva, libre de esta naturaleza rebelde. La libertad en ausencia de la autoridad
es anarquía, la misma anarquía que Lucifer pretendió introducir al cielo y que fracaso. No pudo convencer a
suficientes ángeles a que se rebelaran contra Dios, su sistema de anarquía no convenció a todos. Fue Jesús quien
asesto el golpe final en el cielo al expulsar a Lucifer y fue también Jesús el que le asesto el golpe final en la tierra,
venciendo en la cruz despojándolo de su autoridad. Jesús nos mostro un mejor camino, introdujo la oportunidad de
ser grandes siendo primero siervos. Podemos llegar a ser los primeros, siendo antes los últimos, tener una
verdadera libertad bajo la perfecta autoridad de Dios, tener vida eterna bajo su palabra, en completa obediencia, por
medio de la verdadera fe que salva, una fe viva.

En el reino de las tinieblas esta es la ecuación; Adivinación=Rebelión, Por si no lo sabías, la adivinación es un


sinónimo de la brujería y de la hechicería. Otra ecuación es esta; Obstinación=Idolatría y la
Idolatría=Fornicación. No puedes participar en la fornicación sin que sea lo mismo que la idolatría ni debes hacer
alianzas con los que las practican, o serás participe de su pecado y de la maldición que viene sobre ti por este
pecado es igual de severa a la de la rebelión y la desobediencia. Fornicación es adoración de la carne.

1 Corintios 6:13b”Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.”
1 Corintios 6:16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los
dos serán una sola carne.
1 Corintios 6:17 “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.
1 Samuel 15:23 “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la
obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas
rey.”
Exodo 34:14-16 “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios
celoso es. 15 Por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra; porque fornicarán en pos de
sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios; 16 o tomando de sus
hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán fornicar también a tus hijos en pos
de los dioses de ellas.

Marcos 10:42-43 “Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las
naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43 Pero no será así entre
vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44 y el que de
vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.”

Santiago 4:4 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?
Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Ser rebelde a la autoridad de Dios o a la autoridad de tu iglesia también es lo mismo que la adivinación y la brujería.
Irte contra tu pastor o tu líder espiritual es rebelión. Debes saber dialogar y hablar con tus autoridades en privado
para exhortarles en amor y tratar de corregir los malos entendidos o aclarar las dudas que puedan surgir en la
congregación. No debe darse lugar al diablo para dividir el cuerpo de Cristo, sino que todo debe de aclararse según
las escrituras, en orden y como Dios manda. La moral dicta que apliques las leyes divinas de misericordia y además
de ser humilde. Para ser grande debes primero ser el siervo de todos los hermanos. Para ser líder debes primero
aprender a ser un fiel seguidor, no creas que ya lo sabes todo, déjate enseñar por otros y practica la humildad al ser
enseñado. “Examinadlo todo, retened lo bueno.”

En el reino de los cielos esta es la ecuación; Fe=Actuar, pero en Obediencia. Humildad=Grandeza. Para ser el
primero y el más grande debes primero ser servidor. Para llegar arriba primero debes bajar. Aquí el mejor ejemplo de
la humildad y obediencia que requiere para tener la mayor grandeza; Jesús.

Filipenses 2:3-9 “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno
a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por
lo de los otros. 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en
forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló
a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó
hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

Toda autoridad viene de Dios, el designa quien será la cabeza. Así mismo es con la salvación, la da a quien elije
dársela. Solo la humildad te abre la puerta para que Dios te otorgue autoridad. Servir te provee de la grandeza que
proviene de Dios no del mundo ni de ti mismo. Dios es quien quita y pone reyes. Dios es quien exalta y humilla. Dios
es quien salva y condena, Dios es quien justifica y quien juzga. Dios es soberano.

Daniel 2:21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la
ciencia a los entendidos.
Romanos 13:1 “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte
de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.”
Salmos 138:6 “Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos.”
Juan 19:11 “Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por
tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene.”

Si deseas ser independiente para así gobernarte a ti mismo, ser tu propio jefe sin una autoridad establecida sobre ti,
esta es una forma disfrazada de obstinación. Tú estableces tu propia religión donde eres dios, estableces tu propia
autoridad, aplicas tu propia sabiduría y pones tu opinión sobre la voluntad de Dios. Este pecado te abrirá la puerta a
un espíritu de control. Pronto recurrirás a ejercer dominio sobre todos los que te rodean y caerás en el riesgo de
idolatrar tu propia imagen sobre Dios, te apartaras de la voluntad de Dios.
La completa libertad de autoridad y el control que tanto anhelas es una seducción ofrecida como fruta prohibida por
un demonio controlador que te dominara a través de tu propio ego. Creerás que eres tu el que mandas cuando en
realidad es el demonio en ti que te manda a ti. Cada idea tonta que se te ocurre crees que es una revelación de Dios
y te lleva a la completa destrucción. Este es el caso de cada drogadicto que he conocido. El demonio te obligara a
servirle sin que te des cuenta que estas sirviéndole, porque se disfrazara de ti mismo. Te hará creer que tu idea es
brillante cuando en realidad es una trampa. Buscaras tu propio camino, haciendo lo que tu necio corazón te dicte,
siguiendo tu “idea brillante”, sin consultar con Dios. El demonio ahora te controla por medio de tu rebelión. El control
que crees que disfrutas es solo una ilusión. Eres esclavo.

Nadie está en control, el control es solo una ilusión. La vida no es un automóvil para manejarla hacia donde deseas.
Solo Dios es soberano y él es el que está en control y solo él conoce el camino que debes de seguir por lo que es
mejor que renuncies a esta pretensión rebelde y decidas cederle el volante. El Espíritu Santo te guiara por el mejor
camino antes de que llegues a un precipicio y te estrelles. Creerle y obedecerle requiere fe.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Juan 8:32 “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
Juan 8:36 “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”
Todos nacemos esclavos del pecado y de la muerte. No hay nadie que esté más esclavizado que aquel que
falsamente cree que no es esclavo. El que reconoce ser un esclavo, añorara ser libre y buscara la libertad. El esclavo
que se cree que ya es parte de la familia, no deseara ser libre. Solo Jesús nos puede hacer libres de la maldición de
la muerte que llevamos desde que nacemos y para esto debemos entregarnos a él para servirle. El es el mejor amo,
porque primero tuvo que ser el mejor esclavo, fiel hasta la muerte. Muerte en la cruz.

Mateo 11:28-30 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29 Llevad mi
yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para
vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”
Marcos 10:42-45 “Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las
naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43 Pero no será así entre
vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44 y el que de
vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. 45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido,
sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Donde se ejerce dominio, control, violencia, y el chantaje; ahí está la obra del diablo. Donde hay temor,
manipulación, coerción, intimidación, y agresión, ahí se mueve el reino de las tinieblas. Donde hay rebelión,
mentiras, envidias, celos, disensiones y contiendas ahí está obrando Satanás. Para entender de donde proviene cada
cosa, debemos analizarlas a la luz de las escrituras para evitar caer en el engaño y que El Espíritu Santo nos ayude a
saber cuándo si y cuando no es que debemos actuar y como. Hay batallas que debemos pelear y hay otras que
debemos evitar. Cuando Satanás pone las reglas del juego y nos invita a jugar, es mejor evitar participar, porque si
participamos no importa lo que hagamos, seguro perderemos.

Santiago 3:16-18 “Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la
sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de
misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.18 Y el fruto de justicia se siembra en paz
para aquellos que hacen la paz.

Hebreos 13:17 “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como
quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.”
Efesios 5:21-33 “Someteos unos a otros en el temor de Dios.”
Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”
Jesús debe ser la cabeza, no tu. El es mejor amo. Pero ten cuidado de no confundir la voz de tu propio corazón con
la voz de Jesús, porque el corazón es muy engañoso y tratara de decirte que Jesús te está hablando cuando en
realidad es algo más. Tratara de decirte que cada idea que viene de tu cabeza es idea inspirada por Dios. Te dirá que
nada es imposible si crees con todo tu corazón y para poder saber quién es el que te habla debes aprender a
discernir la voz de Dios. Lograr esto solo viene por leer toda su palabra. Leyendo la palabra todo el tiempo,
aprendemos a escuchar a Dios. Escuchar a Dios es caminar en fe y por eso la escritura dice que la fe solo viene de
oír de la palabra de Dios. Tus deseos y los deseos de Dios son completamente contrarios, así que es mejor que sepas
que todas las cosas se deben hacer conforme a la voluntad de Dios, o terminaran muy mal, a medias y sin frutos
dignos. Con Dios, es a su manera o no habrá manera. Más vale que aprendas a escucharle y obedecerle o estarás
perdido. Para ser una de sus ovejas, debes saber escuchar su voz y reconocerla para luego obedecerla. Esto también
es parte de la fe que salva.

Juan 10:2-5 “Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. 3 A éste abre el portero, y las ovejas
oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. 4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va
delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán
de él, porque no conocen la voz de los extraños.”

Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

Hebreos 4:12 “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra
hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las
intenciones del corazón.”
La fe viva es la que reconoce la voz de Dios y obedece. Para eso primero debes matar la naturaleza rebelde en ti
mismo, destruir esa naturaleza de pecado que proviene del diablo. La única solución es la ejecución. Jesús fue
quien cumplió esta sentencia y lo hizo por ti en la cruz, pero ahora te corresponde a ti despojarte de ti mismo para
matar esa naturaleza rebelde, sometiéndote por completo a él. Entiendes ahora lo que quiere decir Jesús al decir
niégate a ti mismo, toma tu cruz, déjalo todo y sígueme? La cruz que te ofrece es morir.

Mateo 16:24 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y
tome su cruz, y sígame.”
Negarte a ti mismo es renunciar a todo lo que tú deseas, negarte cada sueño y cada deseo que tú hayas tenido para
seguir el propósito que Dios te ha delineado en su plan. Deseas una carrera, niégate a ti mismo. Deseas ser exitoso,
niégate a ti mismo. Deseas ser famoso, niégate a ti mismo. Deseas tener riquezas, niégate a ti mismo. Tu ambición
es un tipo de idolatría. La ambición es la hermana gemela del orgullo. El querer ser alguien es lo opuesto a ser un
siervo. Todo lo que debes desear de ahora en adelante debe ser conforme al propósito de Dios para serle útil a Jesús
y ser un discípulo. Si estas llenos de planes y sueños, no le eres útil. Ya tu vaso está lleno de basura. Debes vaciarte
para serle útil, o no te usara así. La brujería te ofrecerá lo contrario. Te dirá “todo lo que deseas lo puedes tener si
tan solo crees”, “vente conmigo y se libre, haz lo que te dé la gana, yo te lo consigo si lo quieres.” Por si no te has
percatado, este es el espíritu de Jezabel que también fue advertido por Jesús en Apocalipsis 2:20. Es Jezabel el
espíritu de rebelión y hechicería que hoy enseña a las iglesias la doctrina de la llamada “profundidades de Satanás”.
Tu eres Acab (1 Reyes 21)

En estos que son los últimos días, las iglesias te seducirán y los medios te inundaran con frases que te lavaran el
cerebro para que elijas el camino de la rebelión, diciéndote; “tu encárgate de ser feliz, vive la vida, disfrútala al
máximo, total que nada dura para siempre”, “la vida pronto se va a acabar así que a gozar” y “hay que aprovechar
cada oportunidad”. Según el mundo, para ser feliz hay que alcanzar cada sueño. El mundo distrae las ovejas
mientras viene el lobo por detrás, las iglesias entretienen las ovejas mientras van al matadero y los cristianos se
distraen para quitar su mente del sufrimiento al que fueron llamados a padecer.

1 Corintios 10:7 “No seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a
beber, y se levantó a jugar.”

La elección es tuya, o sigues tus sueños o sigues a Jesús, y elige pronto porque no tienes tiempo y no puedes tener
ambas cosas. Hay dos caminos que deberás elegir, o eliges el camino de la vida o el camino de la muerte. El Camino
de la bendición o el camino que lleva a maldición. El camino del Espíritu o el camino de la carne. Si pospones tu
decisión, Dios elegirá por ti, te dará la carne y esta te recompensara con la muerte.

Jeremías 21:8-10 “Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de
vida y camino de muerte.”
Deuteronomio 30:15 “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;”
Deuteronomio 30:19 “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto
delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu
descendencia;”

Sabes por quienes regresara Jesucristo? Por aquellos que sin mucho preámbulo se negaron a sí mismo, dejaron todo
sin titubear y cargaron su cruz hasta matar esa naturaleza pecadora, clavándole cada clavo a ese hombre carnal
hasta inmovilizarlo por completo. El matar al viejo hombre en nosotros y resucitar de nuevo en Jesús como una
criatura nueva, eso es vivir en el espíritu, eso es vivir por fe. La circuncisión del corazón es matar el lado carnal en
nuestro corazón para así despertar nuestro espíritu y aprender a escuchar la voz de Dios. Para entrar al reino del Hijo
de Dios, debemos estar sujetos a las órdenes del Rey de Reyes y estar siempre en servicio completo del Rey, El
Señor Jesús. En el reino de Jesús no habrá lugar para rebeldes.

En el reino del Hijo de Dios no habrá indecisos, no habrá cobardes ni personas de doble ánimo. Solo habrá el grupo
más selecto de los más fieles seguidores, aquellos obedientes siervos del Rey que dan su vida y están dispuestos a
servirle hasta la muerte. Aquellos que despreciaron su propia vida y dejaron todo para seguirle, los que llevaron su
cruz cada día en obediencia, en un amor evidente y con temor reverente a Dios.

Deuteronomio 10:16 “Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra
cerviz.”

Apocalipsis 12:11 “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio
de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.”
Mateo 10:37 “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a
mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla
su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.”

2 Pedro 3:14 “Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados
por él sin mancha e irreprensibles, en paz.”

2 Timoteo 2:19 “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son
suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.”

Luz o tinieblas. Vida o muerte. Obediencia o rebelión. Santidad o iniquidad. Fe o adivinación. Siempre serán dos
opciones las que habrás de enfrentar. Al final del día, la vida se trata de elegir entre dos caminos. No puedes seguir
sin elegir, la encrucijada esta frente a ti. Pero si dices que elijes el camino de la vida, esta solo es posible por medio
de Cristo, crucificando tu carne. El es el camino, La verdad y La vida. No puedes posponer la decisión, si decides
posponer, eliges de todos modos por falta de decisión. Si no estás con Jesús estas contra él. No se te da la opción de
ser neutral, o eres luz o eres tinieblas o eres frio o eres caliente.
Lucas 11:23 “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.”
Si decides seguir a Jesús, debes acostumbrarte a ser obediente, caminando en el orden de Dios, siguiendo sus
mandamientos. Esta es la manera que a Dios le demuestras que le amas, si cumples con sus mandamientos. Lo
mismo te dijo Jesús, que si le amabas cumplirías sus mandamientos, se lo demuestras obedeciéndole.
Juan 14:15-31 “Si me amáis, guardad mis mandamientos;”
1 Juan 5:3 “Porque este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son
gravosos.”

Este es el más claro mensaje que Dios nos ha querido expresar desde el principio. Su amor se ha manifestado desde
antes de la fundación del mundo por medio de su plan perfecto de crearnos a su imagen y semejanza para
glorificarnos y hacernos miembros de la familia de Dios. Este amor ya nos fue demostrado por medio del sacrificio de
su único hijo para que todo aquel que en él crea tenga vida eterna. Pero la única manera de ser galardonados de su
bendición es mostrándole que lo amamos por encima de todas las cosas, y esto se demuestra oyendo y cumpliendo
su palabra, caminando conforme a lo que él ha dicho, caminar en fe.

Deuteronomio 6:4-5 “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu
corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.”
Éxodo 20:3-5 “No tendrás dioses ajenos delante de mí. 4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de
lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni
las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los
hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

Por si estos dos versos no te dan la idea clara de lo que Dios te pide, te lo vuelve a exponer poniéndote la decisión
enfrente una vez más. Si le sirves y le honras te bendecirá, si no, entonces te maldecirá. Agrado quiere agrado, y si
quieres que Dios te sea agradable, más vale que seas agradable para él primero. Dios es el que te amo primero,
ahora te corresponde a ti demostrarle tu amor. La vida de cristiano no se trata de ti, sino que se trata de él. El fin de
todo es Jesús. La iglesia de hoy cree que ser cristiano se trata de ser bendecido cuando en realidad se trata de ser
conformado a la imagen y estatura de Cristo. Tú eres irrelevante, Jesús es el todo y tu tarea es darle al cordero la
debida recompensa por su obra perfecta en la cruz.

Deuteronomio 28:1-2 “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y
poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará
sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si
oyeres la voz de Jehová tu Dios.”
Deuteronomio 28:15 “Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir
todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas
maldiciones, y te alcanzarán.”

La decisión es simple. Eliges a quien vas a servir. Sirves a Dios o te sirves a ti mismo. No puedes servir a ambos.
Nadie puede servir a dos amos. El camino que Dios te pone enfrente no es el mismo camino que tu deseas seguir y
tus deseos son contrarios a los deseos de Dios, por eso es que debes negarte a ti mismo. En esta vida; o es como
Dios dice o simplemente no es. Dios no te permitirá que andes por tu propio rumbo, y si no te alineas a su propósito
te cortara temprano, como el árbol sin fruto que eres. No puedes andar en tinieblas y querer ser luz. No puedes
ponerte a ti mismo primero, porque te haces a ti mismo un ídolo antes que a Dios. Cuando persistes en querer las
cosas a tu manera, terminas en fracaso y posiblemente hasta en muerte. Si vas a otra fuente para conseguir lo que
Dios no te ha complacido en dar, eso es rebelión e idolatría. Caerás en maldición por haberte apartado del camino de
Dios y por desafiar su voluntad.
Mateo 6:24 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al
uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

La sociedad moderna no le teme a Dios, porque no lo conoce. Se llenan la boca en decir que lo aman y que creen en
él pero en realidad no creen en el verdadero Dios. Creen que Dios es un ente pasivo, que no interviene más en el
universo y que está muy lejano de nosotros, se ha olvidado de nosotros. No se puede creer en Jesús o El Padre sin
primero saber quién es. Si supiéramos quien es El Padre le temeríamos. Pero no le tememos porque no lo conocemos
y creemos que Dios necesita de nosotros para ser feliz. Dios no nos va a perseguir todo el tiempo, no nos va a rogar
que le sirvamos, no nos va a suplicar que aceptemos su amor. Si decidimos vivir la vida a nuestra manera, haciendo
lo que nos da la gana, rechazamos la libertad que Dios nos da y nos volvemos prisioneros de nuestra naturaleza de
pecado, el fruto de este pecado será la muerte.
Proverbios 8:13 “El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la
boca perversa, aborrezco.”
Proverbios 14:27 “El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte.”
Salmos 111:10 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que
practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.”

Si decides irte contra Dios, contenderás contra él y te hará que sufras quebranto. Nadie puede irse contra Dios y tus
pensamientos carnales son contrarios a su espíritu. Todo lo que anhelas es conforme a tus deseos y conforme a tus
deleites. Dios desea que seas prosperado conforme prospera tu alma la cual pasara de una mente carnal a una
mente espiritual. Todo lo que produce la carne es muerte y destrucción porque es contrario a la voluntad de Dios.
Solo puedes a gradar a Dios con tu fe y la fe es creerle y obedecerle a Dios.
Génesis 6:3 “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él
es carne;”
Juan 4:23 “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”
Santiago 4:3 “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”
Gálatas 5:17 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos
se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”
Romanos 6:22-23 “Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro
fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios
es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Gálatas 6:8 “Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para
el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.”
Santiago 1:14-15 “Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.
15
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo
consumado, da a luz la muerte.”

La salvación es de Dios y se la da a quien él quiere, a quien le agrada. Al que le teme. Nadie puede torcerle el brazo
a Dios y nadie puede contender con él o decirle que es injusto. Dios hizo las leyes y sus leyes se deben cumplir nos
parezcan correctas o no. Nuestra lógica es irrelevante, nuestra aprobación es oprobio para él, nuestra justicia es
abominación y nuestra inteligencia es insignificante ante la suya. Nadie puede entender a Dios sino su Espíritu Santo.
Acaso podrás tu pararte delante de Dios para decirle que desapruebas sus juicios? Invalidaras a Dios para justificarte
tu mismo? Quien puede estar en su presencia y vivir para permanecer de pie? Podrá el hombre ver a Dios sin que
muera por su gloriosa presencia, mucho menos hablar con él?

Isaías 33:14-16 ¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con
las llamas eternas? 15 El que camina en justicia y habla lo recto; el que aborrece la ganancia de
violencias, el que sacude sus manos para no recibir cohecho, el que tapa sus oídos para no oír propuestas
sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala; 16 éste habitará en las alturas; fortaleza de rocas
será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras.

Romanos 9:15-16 “Mas a Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré
del que me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene
misericordia.”

Job 40:8 ¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú?
Romanos 9:20 “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al
que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?”

Job 13:15-16 “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré; No obstante, defenderé delante de él mis
caminos, 16 Y él mismo será mi salvación, Porque no entrará en su presencia el impío.”

Dios es quien nos ha dado la oportunidad de obtener su salvación y es suya para dársela a quien quiera. No hay otra
salación ni hay nadie más que te pueda salvar. Es la salvación de Dios o no habrá salvación alguna que te quede
como otra alternativa. No podrás obtenerla de ninguna otra fuente, solo es posible por su gracia y misericordia. No la
obtendrás por medio de la rebelión ni por medio de la brujería. No la obtendrás por medio de la ciencia ni por medio
de la tecnología. No podrás salvarte a ti mismo de su furia aunque quisieras esconderte bajo del mar o en medio de
las estrellas. No podrás obtener la salvación de otros dioses, ni de la virgen María ni de los ángeles ni de los santos.
No te la podrán dar los demonios, ni mucho menos la obtendrás de manos de Satanás. Lucifer no puede salvarte
porque ni el mismo puede salvarse de la condenación que hay sobre su propia cabeza. No la podrás obtener por
medio de tu incredulidad ni por medio de tus necias creencias. No importa si no crees en el cielo ni en el infierno, lo
que creas es irrelevante.

No importa si crees que al morir quedas dormido por toda la eternidad, no importa si crees que Dios es amor y que
te va a permitir pecar porque te ama tanto que se conforma con dejarte ser un impío. Crees que su amor es tan
grande que te va a perdonar aunque peques y que te va a salvar sea como se sea? No importa lo que tú digas ni lo
que tú creas, todo eso es irrelevante. Ya has sido avisado, ya has sido advertido, el hecho que tú elijas engañarte no
te va a ayudar. No es la misericordia y el inmenso amor de Dios, sino la ira de Dios lo que está reservado para los
hijos de desobediencia. El amor de Dios es inmenso pero no creas que él es “menso.”
Colosenses 3:5-6 “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones
desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los
hijos de desobediencia,”
Efesios 5:2-6 “Andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y
sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre
vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino
antes bien acciones de gracias. 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es
idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por
estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.”

Romanos 6:1 “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2
En
ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?”

Romanos 6:15 “Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna
manera.”

Si decides seguir pecando confiando en el amor y la misericordia de Dios que no te consumirá en su ira, entonces
eres más necio y más insensato que nadie. No temes a Dios y por eso vendrá de repente sobre ti una repentina
destrucción y el infierno te espera después. Dios no puede ser burlado, si pecas, tendrás que pagar por tu pecado,
más aun si pecas voluntariamente sabiendo que ofendes a Dios. Míralo de esta manera; tú le debías una
multimillonaria suma de dinero a Dios que te era imposible pagar y él en su inmenso amor y misericordia decidió
perdonarte la deuda. Ahora tú de aprovechado que eres, quieres venir de nuevo a pedirle prestado más dinero sin la
más mínima intención de pagarle, crees que te lo va a permitir de nuevo? Crees que Dios te va extender su
misericordia de la misma manera que antes? Seriamente lo dudo. Antes te cobrara la deuda que ya te había
perdonado.
Hebreos 10:26-30 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la
verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor
de fuego que ha de devorar a los adversarios. 28 El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de
tres testigos muere irremisiblemente. 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al
Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu
de gracia? 30 Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El
Señor juzgará a su pueblo.

Qué es ese conocimiento de la verdad? La misma verdad que yo te he estado explicando; sin arrepentimiento, sin
santidad, El Padre no te va a permitir entrar a su reino. Ya Cristo pago por tus rebeliones, no puedes ahora cometer
de nuevo las mismas rebeliones. La sangre del cordero ya fue derramada como precio por tu alma, no puedes ahora
pisotear y tratar como inmunda la sangre del pacto porque ofendes al Espíritu Santo al hacerlo.
1 Juan 5:8 “Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres
concuerdan.”

El Espíritu Santo es lo mismo que la sangre del cordero. Si pisoteas la sangre del pacto es lo mismo que pisotear al
Espíritu Santo. Si pisoteas al Espíritu Santo, te garantizo que no tendrás mas esperanza de salvar tu alma del
infierno. Este es el conocimiento de la verdad de que te advierte Hebreos 10:26. Si todavía te aferras a creer que
Dios es demasiado bueno para castigar al pecador enviándolo al infierno, te voy a advertir que no sigas leyendo mas
este documento. Puede ser que te conviene más seguir haciéndote el ignorante, porque mientras más sabes, menos
escusas tendrás ante Cristo en el día del juicio que viene sobre todos. Ya con lo que te he dicho tienes más que
suficiente porque responder por el conocimiento que recibiste, se te acaban las escusas. Con lo que sigue a
continuación solo te será peor si vas a decidir seguir excusando tu pecado.

Te dijeron en tu iglesia que Dios ama al pecador pero odia el pecado? Me puedes decir el libro, capitulo y verso
donde dice en las escrituras esta frase tan diabólica? Has puesto atención a lo que esto significa? Esto significa que
Dios se enoja con el pecado, es decir el demonio que te hace pecar, pero no contigo por elegir pecar, entonces Dios
va a mandar al infierno a los demonios pero no a la pobre victima que peca. El pecador es la victima de un demonio
que lo obliga a pecar, pobrecito, no tiene culpa el pecador de su pecado. En las escrituras, la palabra pecado es
intercambiable con la palabra demonio. Aquí unos ejemplos:
1 Juan 3:8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció
el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del
pecado.
Santiago 1:15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo
consumado, da a luz la muerte.
Pero, más allá de esto, lo que quiero enfatizar es que a pesar de que las escrituras advierten que hay una
personalidad en el pecado, es decir, que describe al pecado con las características de un espíritu o un demonio, te
mostrare los versículos que contradicen completamente esta doctrina diabólica que predican en las iglesias. Si Dios
amara al pecador, entonces no diría en su palabra lo que a continuación te voy a mostrar.
Salmo 5:4-5 “Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti. 5 Los
insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad.”
Salmos 7:11 “Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días.”
Salmos 11:15 “Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece. 6 Sobre
los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.
7
Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro.

Proverbios 11:3-8 “La integridad de los rectos los encaminará; Pero destruirá a los pecadores la perversidad
de ellos. 4 No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; Mas la justicia librará de muerte. 5 La justicia del
perfecto enderezará su camino; Mas el impío por su impiedad caerá. 6 La justicia de los rectos los librará; Mas
los pecadores serán atrapados en su pecado. 7 Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; Y
la expectación de los malos perecerá. 8 El justo es librado de la tribulación; Mas el impío entra en lugar
suyo.”
Salmo 37:9-10 “Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la
tierra. 10 Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí.
Salmo 37:9-10 Mas los impíos perecerán, Y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros Serán
consumidos; se disiparán como el humo.
Malaquías 4:1,3 “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que
hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará
ni raíz ni rama……… 3Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el
día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

Proverbios 6:16-19 “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua
mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos,
Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia
entre hermanos.”
Aun sigues confiado que El Padre es bueno y que te ama tanto que decidirá pasar por alto tu pecado y que es tan
misericordioso que no te va mandar al infierno? Así pensaba Yo antes de conocerlo y sufriera mi experiencia personal
con él. Yo pensaba lo mismo antes de la muerte de mi madre, la cual murió en mis brazos con una profunda agonía
y terror al pasar a la otra vida. Quieres confiarte que todos estos versículos son simbólicos y que no te sobrevendrá
el castigo que advierte para los impíos y los pecadores? Aun quieres arriesgarte a enfrentar el juicio en el tribunal de
Cristo y decirle, “Yo creí que eras todo amor, y no puedes mandarme al infierno”. Eres tu acaso el creador? Fuiste tú
antes que Dios? Lo obligaras a que haga lo que tu digas? Harás que cambie sus leyes y que invalide sus
mandamientos para darte a ti lo que le pertenece?

Dios no es un producto de tu imaginación ni es obra de tu inspiración y sin importar lo que tú pienses de quién él es
y como él es, él hará lo que él ha dicho que hará, Dios es soberano y hará lo que él quiera. La salvación no te
pertenece aun, no creas que es tuya, le pertenece a Jesús. Fue él quien pago el precio. Es Jesús quien juzgara a las
naciones. La gloria y la honra y la recompensa son para El Cordero de Dios y la salvación es su herencia para
compartirla con quien él decida compartirla. Por eso la palabra nos llama coherederos con Cristo. Jesús fue quien
heredo el reino de Dios y lo compartirá con sus seguidores. No va a compartir su reino con rebeldes o impíos. No se
lo va a dar a sus enemigos, se lo dará a sus fieles, a los que le aman. El te manda a ti a amar a tus enemigos,
pero él, cobrara venganza sobre los suyos. Si no quieres dejar de pecar o no puedes dejar el pecado, es porque
amas el pecado y te has dejado vencer por el pecado. Ese es tu Dios y lo amas, más que a Jesús, más que a Dios. Si
amas el pecado eres enemigo de Dios. No puedes ser neutral amando a dos amores como una adultera, o amas a
Dios o amas el pecado. Y Aunque tu plan sea poner a prueba a Dios, el se encargara de aclararte la duda antes de lo
que piensas. Cuando te quebrante, acuérdate de darle gracias por darte una buena lección porque ahí es donde te
demuestra tu amor.
Proverbios 8:17 “Yo amo á los que me aman; Y me hallan los que madrugando me buscan.”
Mateo 7:19 “Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.”
1 Juan 3:4 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.”

Hebreos 12:28-29 “Así que, tomando el reino inmóvil, vamos á Dios agradándole con temor y reverencia;
29
Porque nuestro Dios es fuego consumidor.”
Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro
entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

1 Juan 3:7-10 “Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha
conocido.7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado
es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras
del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece
en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del
diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.”

1 de Pedro 1: 14-17 “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en
vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra
manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. 17 Y si invocáis por Padre a aquel
que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra
peregrinación;

Si quieres la salvación, debes tomar la que se te ofrece porque no hay otra disponible. Y esta solo la puedes obtener
a través de Jesús. Jesús fue quién nos reconcilio con Dios y solo por medio de él es que podemos llegar a Dios. La fe
verdadera es la que nos justifica del pecado debido a que aquella ley de Moisés ha sido remplazada por la gracia de
Dios, pero esta gracia de Dios solo viene a nosotros por medio de nuestra fe y la fe sin obediencia no es fe y
recuerda que la fe sin obras es muerta.

La Justicia de Dios es esta: Darnos el perdón por nuestros pecados si es que los confesamos y nos arrepentimos del
pecado, permitiéndonos así acercarnos a él siendo reconciliados con él por medio del sacrificio de su hijo Cristo. Pero
esta salvación requiere de ti algo que no es negociable; que sigas un camino. Este es el camino de la fe, de la
negación personal, camino del sacrificio y la obediencia. Para Dios, solo tu fe le agradara, y la fe es más que creer,
es obedecer. Solo el vivir en santidad y en amor a tu prójimo, son para Dios la evidencia y el testimonio vivo de esta
fe, por lo que es necesario que aprendas a demostrarla.

Si tienes otra escusa mas con que defender tu pecado y dices “Dios conoce los corazones”, dando a entender que
aunque no vives conforme a la palabra, tu corazón es bueno y Dios lo sabe, te engañas a ti mismo, porque Dios no
puede ser burlado y eres tu el que no entiende tu propia naturaleza engañosa todavía. Tú que te justificas siendo un
impío, eres abominación para Dios.
Proverbios 3:32 “Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos.”
Proverbios 28:9 “El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable.”
Proverbios 17:15 “El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente
abominación a Jehová.
Mateo 5:48 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”
Juan 14:15-31 “Si me amáis, guardad mis mandamientos;”
Por el mismo hecho que Dios conoce los corazones, es entonces que El Padre sabe más que nadie, que tu amor al
pecado es más grande que tu amor por él. De nada te sirve decirle “Diosito Lindo, te amo” si tu amor es vació, sin
frutos y no se lo puedes demostrar como él exige que se lo demuestres. Lo único que Dios ha dicho en su palabra
que le agrada como muestra de tu amor es la obediencia, no tus palabras vanas y tus buenas intenciones. Cada
ladrón tiene la buena intención de darle de comer a sus hijos, cada asesino tiene la buena intención de salvar una
vida quitando otra, cada adultero tiene la buena intención de amar a mas de una mujer y hacerlas feliz a todas, es
decir, que el pecador siempre tendrá una buena justificación para seguir en su pecado y esto Dios lo permite para su
propia perdición. En su pecado será sorprendido para que se pierda su alma como pago por su necedad. Dios te dará
lo que tanto quieres para que sea para tu perdición.
Proverbios 5:2 “Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado.”
Proverbios 16:2 “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los espíritus.”
Mateo 7:21-23 “No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la
voluntad de mi Padre que está en los cielos.”
Crees que la voluntad de El Padre se hace haciendo absolutamente nada para él, sin alejar tu vida del pecado y
continuando sin arrepentimiento? Creer en Dios y en Jesucristo sin dar frutos, podrá eso salvarte? Estarías dispuesto
a apostar tu alma y la eternidad defendiendo tu tesis?
Tu próxima escusa, cual será? “No hay que juzgar dice la palabra”. Y eso quien te lo enseño? Si te lo hubiera
enseñado El Espíritu Santo no estarías torciendo y trastornando la palabra de Dios fuera de su verdadero significado
y sacándola de su contexto, porque así mismo hizo el diablo con Jesús cuando lo tentó. Veamos qué es lo que
realmente quiere decir el verso que tanto te sirve para excusar tu pecado.

Mateo 7:1-5 “No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y
con la medida con que medís, os será medido. 3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no
echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he
aquí la viga en el ojo tuyo? 5 !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para
sacar la paja del ojo de tu hermano.”
Te voy a ayudar a entender mas explicándote que es lo que este pasaje enseña para que aprendas a escuchar a lo
que te dice el espíritu y no escuches con los oídos de la carne. Las cosas no son lo que parecen a simple vista en las
escrituras, debes entender el lenguaje del espíritu para poder captar el verdadero mensaje. Esta es una parábola y
requiere de discernimiento espiritual para entenderla. Solo los que tienen Espíritu Santo pueden comprender el
mensaje escondido entre líneas. Este versículo; no juzguéis para que no seas juzgado, cuando es usado por tantos
para su defensa, solo quiere decir, “déjame seguir pecando en paz y déjame ser como soy porque tú no eres mejor
que yo”. Cuando alguien dice esto, es la más clara señal que la persona está perdida en el pecado y no tiene
entendimiento ni arrepentimiento. Esta atrapado por una mente reprobada. Según el lenguaje del espíritu, ese
versículo, está hablando sobre el pecador que juzga a otro pecador. Nadie puede ayudar a otro pecador sin primero
vencer primero su pecado para entonces poder ayudar a su hermano a vencer el pecado. Un fornicario no puede
decirle a otro fornicario que deje de fornicar mientras el mismo fornica en secreto. Un mentiroso no puede acusar a
otro y juzgarlo por ser mentiroso si el mismo es mentiroso también, por eso Jesús les dice hipócritas. Para poder
pelear la batalla externa es necesario poder ganar la batalla interna. Lo mismo sucede con el hombre de Dios que
ministra y desea sacar demonios de una persona en el nombre de Jesús, no podrá nunca sacar fuera los demonios
en otros sin que primero pueda someter los suyos propios y sacarlos fuera de él mismo. Limpia el vaso por dentro
primero.

Mateo 23:26 !!Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea
limpio.

Como ves, no es así de fácil entender las escrituras, requiere discernimiento y revelación del Espíritu Santo. Si no
tienes el Espíritu Santo no las podrás entender jamás. Ni aunque te lo explique lo entenderías porque el demonio que
habita en ti y que nubla tu entendimiento te dirá que lo que te he dicho es mentiras y te rehusaras a creerlo. Así, las
parábolas son solo para los elegidos, no para cualquiera. La razón es muy simple. Jesús lo explico:

Mateo 13:10-17 “Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? 11 El
respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a
ellos no les es dado. 12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que
tiene le será quitado. 13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni
entienden. 14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no
entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis. 15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con
los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con
el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane. 16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y
vuestros oídos, porque oyen. 17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que
veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.”

Marcos 4:11-12 “Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera,
por parábolas todas las cosas;12 para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que
no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.”

2 Tesalonicenses 3:2 “y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la
fe.”

Jesús hablo en parábolas para que solo los elegidos recibieran el mensaje, los demás, no escuchan, no ven, no
entienden y no se arrepienten y por ende no les son perdonados sus pecados. Recuerda la salvación es de Dios y se
la da a quien él quiere. Por medio de la fe, que es un don de Dios. No es de todos la fe, porque Dios le enseña a los
suyos, porque él reconoce a los suyos. Los demás fueron destinados para esa perdición.
Juan 6:44-45 “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el
día postrero. 45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al
Padre, y aprendió de él, viene a mí.”

Juan 6:64-65 “Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes
eran los que no creían, y quién le había de entregar. 65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a
mí, si no le fuere dado del Padre.”

Juan 8:24-30 “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que Yo Soy, en vuestros
pecados moriréis. 25 Entonces le dijeron: ¿Tú quién eres? Entonces Jesús les dijo: Lo que desde el principio os he
dicho. 26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros; pero el que me envió es verdadero; y yo, lo que he
oído de él, esto hablo al mundo. 27 Pero no entendieron que les hablaba del Padre. 28 Les dijo, pues, Jesús:
Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo,
sino que según me enseñó el Padre, así hablo. 29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el
Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada. 30 Hablando él estas cosas, muchos creyeron en él.”

Juan 8:42-47 “Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios
he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. 43 ¿Por qué no entendéis mi
lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. 44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos
de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque
no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. 45 Y
a mí, porque digo la verdad, no me creéis. 46 ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la
verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? 47 El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís
vosotros, porque no sois de Dios.”

2 Pedro 2:15-22 “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de
Beor, el cual amó el premio de la maldad, 16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga,
hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta. 17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la
tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre. 18 Pues hablando palabras
infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente
habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de
corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si
habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador
Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el
primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de
haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del
verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”

Lo que a muchos cristianos se les olvida es que Jesús es Dios. Dios es luz y no hay tinieblas en él. Dios es amor, y
por su gran amor es que dio a su único hijo en propiciación por nosotros. Dios es también Fuego consumidor y es
celoso. Dios es justo y misericordioso, por eso te permite ser justificado por medio de la fe. Jesús es El Señor y es el
Juez Justo, y no te dejara sin paga por tu pecado. La santidad no es una opción, es una obligación, es un mandato
de Dios y no es negociable.
Hebreos 12:14 “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”
1 Juan 1:5-6 “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas
tinieblas en él. 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no
practicamos la verdad;”

Aun quieres usar las escrituras como tu escusa? Entonces te conviertes en un hijo del diablo y actúas igual que el
diablo que uso las escrituras contra Jesús al tentarlo, inútil e infructuoso intento porque Jesús es el Verbo de Dios, La
Palabra misma, nadie puede contender con él sobre la palabra escrita de Dios, porque él la dicto. Te contestare con
algo que también está en las escrituras en respuesta a tus escusas para seguir en pecado;

Hechos 13:10 “!!Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No
cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?”

1 Juan 4:7-10 “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de
Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 9 En esto se mostró el
amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
10
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y
envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.”

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel
que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Deuteronomio 4:24 “Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso.”
Éxodo 34:6-8 “Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: !!Jehová! !!Jehová! fuerte, misericordioso y
piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; 7 que guarda misericordia a millares, que
perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que
visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.”
Números 14:18 “Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión,
aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos
hasta los terceros y hasta los cuartos.”
Nahúm 1:3 “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová
marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies.”
2 Timoteo 4:7-8 “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me
está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino
también a todos los que aman su venida.”

Los mismos discípulos de Jesús entendían y sabían que debían caminar conforme a la voluntad de Dios para cuidar
su salvación y no caer de la gracia. La vida la veían como una carrera que debían correr sin descansar para ganarse
el galardón. Pablo mismo no se consideraba salvo. Sabía que debía seguir mirando hacia adelante y no mirar para
atrás como Jesús les había indicado. Lot saliendo de Sodoma, no se percato que su mujer, ya estando a salvo de la
destrucción, subiendo el monte para dejar el valle atrás, miro atrás y murió por su desobediencia. De nada sirvió
haber salido de su casa, haber dejado todo atrás y haber corrido atravesando el valle para escapar. Murió igualmente
por no haber perseverado en obediencia hasta el final.

Lucas 17:32 “Acordaos de la mujer de Lot.”


Filipense 3:11-14 “Si en alguna manera llegara a la resurrección de los muertos. 12 No que ya lo haya
alcanzado, ni que ya sea perfecto; mas sigo para asirme de aquello como también soy asido del Cristo
Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo al blanco, al premio del
soberano llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”
1 Pedro 3:12 “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus
oraciones; pero el rostro del Señor está sobre aquellos que hacen males.”
2 Juan 1:9-11 “Cualquiera que se rebela, y no permanece en la doctrina del Cristo, no tiene a Dios; el que
permanece en la doctrina del Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta
doctrina, no lo recibáis en vuestra casa, ni le digáis: ¡bienvenido! 11 Porque el que le dice bienvenido,
participa con sus malas obras.”

Crees que Dios, gano la batalla en el cielo contra Lucifer al expulsarlo junto con la tercera parte de sus ángeles, para
después dejar que tu entres por la puerta de atrás con tu pecado? Si amas tanto tu las tinieblas de tu pecado,
porque pretendes ir a la presencia de Dios? Si no hay comunión entre las luz y las tinieblas, como es que pretendes
entrar en su reino estando aun en pecado? Morirás y dejaras de existir en el primer instante que su gloria toque tu
espíritu lleno de tinieblas. No hay comunión entre la luz y las tinieblas.

Juan 3:19 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas
que la luz, porque sus obras eran malas.”

Para poder ver a Dios, debes ser glorificado y esto solo sucede por medio del Espíritu Santo. Es por medio de El
Espíritu Santo que somos glorificados y esto solo le sucede a los que se arrepienten de su pecado y andan en
santidad y en obediencia. No lo crees? Aquí las dos parábolas que lo explican claramente. La parábola de las diez
vírgenes en Mateo 25 y la parábola del hombre sin el traje de Boda en Mateo 22. Ambas son simbólicas de la
santidad para poder obtener la salvación. La parábola de las diez vírgenes tiene los siguientes símbolos. La lámpara
es nuestro corazón, en el cual habita la llama del Espíritu Santo. Los Jarros de aceite es nuestra fe y el aceite es la
justicia, santidad y rectitud en la que andamos. Es decir nuestra relación personal con Jesucristo y nuestro caminar
con él (andar como él anduvo). Los jarros sin aceite no sirven para nada al igual que la fe sin obras y obediencia no
sirve para nada, es una fe muerta.

Si esperas hasta el último momento para hacer la obra de fe que Dios te manda y vivir en santidad, te sorprenderá la
venida de Jesús en tu pecado. En el caso de la parábola del hombre sin traje de bodas, el traje de bodas (lino)
simboliza la justicia y las obras. Aunque entres en el reino, si no hiciste nada por nadie más que tú mismo, serás
sacado de ahí. La obediencia, la santidad y las obras son parte de la fe. La fe sin estas cosas no es una fe completa.
Estarás desnudo delante de Dios sin tus linos de santidad.

Hechos 5:32 “Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios
a los que le obedecen.”

Entonces, podemos concluir que la salvación es por fe o es por obras? De acuerdo con las escrituras es ambas
cosas. Si observas en el versículo anterior, puedes sustituir la palabra “obedecen” por la palabra “creen” y no pierde
el sentido. Fe sin obras es muerta, por lo que las obras son parte vital de la fe. Ambas cosas son necesarias. Si las
obras son la vida en la fe, la verdadera fe trae consigo la evidencia por medio de estas obras. Respirar sin que
penetre el aire a tus pulmones no es respirar, es un espasmo. El aire es como la fe, es el sustento, pero el esfuerzo
de tu diafragma de inspirar o expirar es la obra que requiere que hagas si no quieres asfixiarte. Por mucho aire que
te rodee, si no haces el esfuerzo de respirarlo, morirás. El aire en si no te salvara. De la misma manera la fe no es
efectiva sino hay esfuerzo de tu parte para ejecutarla. Si tu fe está viva y actuando en tu corazón, la evidencia de
ello será la obediencia, y esto se reconoce por medio de las obras de amor que haces conforme a lo que Dios te ha
enseñado que debes hacer. Cuáles son estas obras? Hay una larga lista en las escrituras. Recomiendo que leas los
evangelios y también Isaías 58. Dios te manda a dar de comer al pobre, dar agua al sediento, vestir al desnudo,
cuidar al huérfano y ayudar a la viuda, acoger al extranjero, ayudar al débil, defender al oprimido, perdonar la
deuda, visitar al enfermo etc. Todo esto son obras que demuestran tu amor. Decirle a tu prójimo; “Te amo en el
amor de Cristo” de nada te servirá. Más vale que demuestres tu amor ayudándole a sostenerse, a sustentarse y a
caminar en Cristo.

Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios
preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Nadie en su sano juicio puede decir que conoce a Dios o a Jesús sin obedecerle y sin temerle. Un siervo que no tiene
temor de su amo es un siervo irreverente, rebelde y desobediente por lo que su amo lo expulsara de su casa y le
dará su lugar a otro más fiel. No sé porque le es tan difícil al “cristiano” de hoy en día entender la relación entre Dios
y el siervo fiel. Un hombre no puede esperar que su esposa le crea cuando le dice que la ama si está siéndole infiel
con otra. Sus palabras de nada le sirven porque ella sabe que no es verdad, sus actos hablan más que sus palabras.

Amar no tiene nada que ver con las emociones, amar es una decisión que tomas cada día, lo mismo la fe. La fe, el
amor, la obediencia, el arrepentimiento, la rectitud, la santidad, la piedad y la justicia son cualidades que se
adquieren en el espíritu, por medio de tus decisiones y con la ayuda de Dios, por medio de la obra del Espíritu Santo,
no por las obra de las manos de un hombre.

El arrepentimiento, entonces es obra del Espíritu Santo en tu corazón, no es algo que tu puedes hacer por ti miso ni
algo que viene de ti. A lo mejor por eso es que no has podido cambiar, porque no fuiste elegido para eso. Un elegido
y el que es nacido de Dios, cambia. Fe sin obediencia no es fe. Fe sin obras es muerta. Hay que procurar cuidar en
hacer lo parte más importante de la ley. Si decides endurecer tu corazón para no entenderlo no eres más que los
fariseos y no podrás entrar al reino de Dios. Debes hacer tanto lo uno como lo otro, no puedes tener una fe a
medias. No recibirás una salvación a medias.
Mateo 5:20 “Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y de los Fariseos, no
entraréis en el reino de los cielos.”
Mateo 23:23 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y
dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar
de hacer aquello.”
Mateo 9:13 “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a
llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.”
Mateo 12:7 “Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes;”

Podrá una fe muerta salvarte? Podrá una fe muerta asegurarte la vida eterna? Hay solo dos tipos de fe, la fe muerte
o la fe viva. La fe viva es la que yo practico, la que demuestra su evidencia por obras. La fe muerta es la que predica
el mundo. El espíritu del hijo de perdición que predomina en el mundo ha ido tan lejos en decir que las obras son
para Dios como trapos de inmundicia, tratando de nuevo de torcer las escrituras. Satanás, por medio de sus
ministros de tinieblas disfrazados de ministros de luz te ha enseñado este versículo para darte una escusa más para
no hacer la voluntad de Dios. Aquí la escritura que habla de esto.

Isaías 64:1-2 “!Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes, 2 como
fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus
enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia!”

Isaías 64:6 “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de
inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.”

El texto de Isaías habla de la venida del juicio de Dios sobre las naciones y de cómo en ese día, lo que el hombre
considera justicia para Dios es solo basura, porque ya será demasiado tarde para el arrepentimiento cuando el día de
Juicio venga sobre la tierra. Este texto no debe de ser usado maliciosamente para interpretar que para Dios el
caminar en fe, ayudando a otros y viviendo en amor, sea ofensivo, aunque en parte lo es, si al hacer estas obras lo
hacemos sin que haya arrepentimiento y sin reconocer a Jesús como el Señor. Por ejemplo, a un ateo de nada le
servirá dar de comer al pobre si no cree en Jesús. Podrá sus obras salvarle?

Lo único que debes procurar ahora es aprender el verdadero significado de lo que es la fe, porque una vez que
tengas esa verdad, entonces sabrás que hacer con ella y sabrás como mantenerla viva. Vamos a enlistar los versos
claves en las escrituras que te lo explican para poder armar el rompecabezas y así tener una definición clara de lo
que requiere la fe. La fe es más que un sustantivo, es verbo y requiere de acción.

Romanos 14:16-17 “Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro
anuncio? 17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Romanos 14:23 “Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no
proviene de fe, es pecado.”
Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea
que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Santiago 2:17 “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.”


Efesios 2:8 “ Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de
Dios;”

Mi conclusión es esta; Fe es la habilidad o don de Dios que te permite actuar conforme a lo que Dios ha
dicho, sabiendo que lo que Dios dice es verdad, sin dudarlo, y aunque no lo entendamos, debemos
agradarlo haciendo lo que nos manda hacer en obediencia a él. Si no actúas tu fe está muerta. Esta habilidad
viene por el oir de la palabra de Dios así como teniendo la certeza de aquello que se espera y la convicción de lo que
no se ve ni se percibe con los sentidos de la carne. Por esta razón debemos siempre caminar sabiendo que sin fe es
imposible agradar a Dios, ya que todo lo que no proviene de fe, es pecado, porque no proviene de la boca de Dios.

Fe básicamente es creerle a Dios y hacer lo él que nos dice. Algunos predicadores fingen saber lo que es la fe
y repiten versículos para tratar de sonar espirituales pero no tienen el conocimiento ni la revelación para entender
esta palabra. Dirán que la fe es visualizar algo para que se manifieste en lo material, pero eso es brujería y
metafísica. Estos lobos llevan a sus ovejas al matadero y ellos mismos caen bajo el espíritu de confusión, el espíritu
de mentira, el hijo de perdición.
La fe no es solo creer, aun los demonios creen en Dios y de nada les sirve. Si tuvieran fe, estarían sirviendo a Dios.
Le fe se parece más a obedecer que a creer. De acuerdo a las escrituras; fe también es obediencia en
acción. La fe se evidencia con las acciones que tomamos y sin esta evidencia es imposible agradar a Dios. No
debemos confundir las obras con el guardar los mandamientos. Las obras provienen del corazón del hombre,
de su alma tratando de agradar a Dios, es un sacrificio que proviene de la carne y se hace en la carne. El guardar
los mandamientos proviene del espíritu, por la fe, guiado por el Espíritu de Dios que nos ayuda a escuchar y
obedecer a Dios. Fe y el arrepentimiento son parte del caminar en el espíritu, ambas son necesarias para caminar en
rectitud. Una fe viva es una fe completa que actúa para agradar a Dios en todo. Solo una fe viva, activa y
obediente nos puede salvar. Si tu fe es muerta, sin obras, no podrá salvarte.

Santiago 2:19-24 “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes
fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que
Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la
fe sin obras es muerta? 21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac
sobre el altar? 22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las
obras? 23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado
amigo de Dios. 24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.”

Si el hombre es justificado por las obras, entonces el hombre es salvo por las obras no solamente por la fe. Ambas
son necesarias por lo que una cosa sin la otra es un caminar a medias. Las obras son lo que le da vida a la fe, así
como el espíritu es el que le da vida al cuerpo.

Santiago 2:26 “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.”

Hebreos 6:1 “Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección;
no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,”

Cual es este arrepentimiento de obras muertas? Dejar tus ambiciones personales, renunciar a tus sueños y
aspiraciones. Arrepentirse de todo lo que beneficia a ti, a tu propio ego, lo que es beneficioso para el hombre y no
para el reino de Dios. Tu carrera, tu status, tus ambiciones, tu popularidad, tu fama, tu reconocimiento ante la
sociedad, tus títulos, tus empresas, tus sueños y todo lo demás que beneficia la carne y no el espíritu. Por si no lo
sabes, carne se refiere a todo lo que es material, todo lo que se percibe con los sentidos, todo lo que es tangible y
visible. Si pones tu mirada en esas cosas que son pasajeras, no podrás poner tu mirada en las cosas eternas y te
perderás la verdadera recompensa. Quieres la vida eterna, el cuerpo glorificado, la recompensa del cielo, el gobernar
con Cristo? Cuanto crees que vale esto? Pues esto no tiene precio. Te costara todo. Así es, todo lo que tienes, todo lo
que eres, todo lo que jamás tendrás. Todo es todo.

Filipenses 3:3 “Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en
Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.”
Colosenses 3:1-2 “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo
sentado a la diestra de Dios.2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.”
2 Corintios 4:16-18 “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va
desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea
produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que
se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son
eternas.”

2 Corintios 10: 3-5 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de
nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando
argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la
obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.”

Romanos 8:32 “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará
también con él todas las cosas?”
Romanos 8:25-26 “Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos. 26 Y de igual
manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero
el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
Lucas 12:32-34 “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
33
Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se
agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también
vuestro corazón.”

Si notas el orden de estos versículos, veras que las escrituras te están diciendo que no debes afanarte por vivir
pensando solo en las cosas terrenales ni tratando de obtener más tesoros para ti en la tierra. Más bien debes
procurar despojarte y desligarte de las cosas materiales ya que todo lo físico te privara del derecho de poder obtener
los tesoros celestiales. Si tu mente y tu alma están puestas en las cosas de la carne, no podrás enfocarte en las
cosas celestiales y tu alma no podrá recibir la recompensa celestial. No estoy diciendo que tener dinero es malo.
Vivir afanado por tener dinero eso si es malo. Si tu vida se enfoca en servir a Dios y Dios en su misericordia te
encuentra digno de ser un buen administrador de bendición, entonces te bendecirá, para que por medio de tu
bendición también bendigas a otros. Con Dios no hay suerte, no hay tal cosa como la fortuna o coincidencias. Le da a
quien él quiere y le quita a quien él quiere.

Deuteronomio 8:18 “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a
fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.”
Eclesiastés 2:26 “Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador
da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción
de espíritu.”
1 Samuel 2:8 “El levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse
con príncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él afirmó sobre
ellas el mundo.”
Job 34:24 “Dios quebranta al poderoso y pone a otro en su reemplazo.”

Hechos 20:35 “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las
palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”
Corintios 9:6-7 “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que
siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no
con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

Efesios 4:28-30 “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para
que tenga qué compartir con el que padece necesidad.”
Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas.”

Para entender lo que Jesús está diciendo en este último verso, debemos primero entender que es lo que significa
Justicia. La Justicia de la que habla Jesús es la que viene por medio de la fe, y es parte esencial de la fe viva, la
que lleva evidencia por medio de sus obras. Es decir que esta justicia viene por medio de una transformación del
espíritu y es parte del caminar en el espíritu, es decir caminar en fe. Esta es la justicia de Dios; la que el hombre
alcanza solo por medio de la fe y que coincide finalmente con la misericordia.
Es un atributo divino que junto con otros dones concretos de la salvación, derrama en generosidad, piedad y que
demuestra además fidelidad. Es básicamente adquirir la mentalidad de Dios o más bien, la forma de pensar de Dios,
como las mismas escrituras dicen; tener un corazón conforme al corazón de Dios. El Rey David es el mejor ejemplo
en las escrituras de esta justicia de la que se refería Jesús. Rectitud es parte de la justicia.
1 Samuel 13:14 “Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su
corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado
lo que Jehová te mandó.”

Hechos 13:22 “Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a
David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.”
Que era lo que David tenía en su carácter para que fuera conforme al corazón de Dios? Humildad, Sencillez,
Misericordia, Generosidad, Lealtad, Obediencia, Piedad, Valor y Fe ciega en Dios. Si tanto te preocupa ser bendecido
y tener abundancia, entonces mas te vale que empieces a buscar la justicia de Dios. Empieza a dar a tu prójimo,
teniendo humildad, obediencia, misericordia y generosidad porque la palabra dice que Dios ama al dador alegre. Para
ser bendecido, debes primero dar a otros. Por eso la palabra habla que es mejor dar que recibir. Si quieres cosechar
y recibir en abundancia, debes primero sembrar en abundancia con tu generosidad. No existe el Karma, quita esa
palabra pagana de tus labios y entiende que esta doctrina es un engaño, no recibirás lo mismo que des a otros,
recibirás multiplicado lo que siembras, sea bueno o malo, porque la ley que gobierna el universo es la ley de la
siembra y la cosecha.
Gálatas 6:7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también
segará.”
Oseas 8:7 “Porque sembraron viento, y torbellino segarán; no tendrán mies, ni su espiga hará harina; y si la
hiciere, extraños la comerán.”
Job 4:8-9 “Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan. 9 Perecen por el aliento de
Dios, Y por el soplo de su ira son consumidos.”
2 Timoteo 2:6 “El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.”

La fe viva, tiene ciertos atributos y virtudes adicionales a solamente creer y obedecer. Hay más cualidades que la
hacen ser una fe viva y eficaz. Debe llevar con ella obras, que surgen de estas virtudes y que son la evidencia de su
efectividad. Estas son la Justicia de Dios, Misericordia y Piedad. La Misericordia es muy fácil de definir, no creo
que necesites ayuda en eso. Es básicamente la capacidad de tomar la decisión de pasar por alto la retribución debida
a un ofensor, o de rescatar de la consecuencia a alguien que no tiene la capacidad de librarse de la misma
mostrando la virtud de compasión. Justicia es una cualidad del corazón que nos hace parecernos al corazón de Dios.
Pero a la fe se le adjunta otro atributo celestial, y este es el de La Piedad. Pero sabes lo que es la Piedad? Es
necesario que te explique este otro don espiritual para que veas como esto se enlaza perfectamente con la fe para
resultar en obras.
1 Timoteo 4:7-8 “Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; 8 porque el ejercicio
corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida
presente, y de la venidera.”

1 Timoteo 6:3-9 “Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor
Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad,4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de
cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5 disputas
necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como
fuente de ganancia; apártate de los tales. 6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de
contentamiento; 7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que,
teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en
tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y
perdición;”

La piedad es nombrada en las escrituras como un atributo del espíritu que tiene para ti una recompensa y una
promesa tanto en este siglo como en el siglo venidero. Entonces, no debería de ser algo que todos deberíamos de
procurar ejercitar para recibir la debida recompensa? Dice en las escrituras que hablan de la piedad:
1 Timoteo 3:16 “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne,
Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en
gloria.”

2 Timoteo 1-5 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque
habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los
padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles,
aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de
Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.”

1 Timoteo 6:11-12 “Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el
amor, la paciencia, la mansedumbre. 12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la
cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.”
2 Pedro 1:3-7 “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino
poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, 4 por medio de las cuales nos
ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza
divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; 5 vosotros también,
poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al
conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto
fraternal; y al afecto fraternal, amor.”

Que es entonces la piedad para desarrollarla? La piedad es la devoción y reverencia que mostramos a Dios
por medio de nuestra relación con nuestros hermanos, mostrando lealtad al atender los asuntos espirituales y
cumpliendo con nuestro deber en disciplina, conforme a la obediencia que Dios requiere y espera de
nosotros según su ejemplo. La piedad es una virtud más conforme a la religión que a lo espiritual, es decir, es la
parte que se refleja más en lo físico que en el ámbito espiritual y por eso es esencial porque glorifica a Dios en el
ámbito natural. Ser piados es ser devoto a servir a Dios en todo, con todos.
Santiago 1:27 “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a
las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.”

Ahora te es más claro lo que significa caminar en fe? Ya ves que la fe es más que solo creer? Fe lleva dentro de sí
misma Justicia, Piedad, Obediencia, Amor y Misericordia. Caminar en fe, es caminar en todos estos atributos,
es ser guiado por el Espíritu Santo reflejado en nuestra santidad, rectitud y devoción a Dios. La fe viva es
la fe completa, la que tiene todas estas cualidades vivas y actuando en ella.
Romanos 8:14 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.”

Un claro ejemplo de alguien que ejercía fielmente la Justicia y Piedad era Cornelio. Este hombre se menciona
brevemente en Hechos 10. Cornelio, aunque no era Judío, agrado a Dios en todo por su caminar en fe. Pero como
sabemos que caminaba en fe? Por su Piedad y su generosidad en dar limosnas a los pobres.
Hechos 10: 1-2 “Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la compañía llamada la Italiana,
2
piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios
siempre.”

A este Centurión, Dios envía un ángel para decirle que Dios le mandaba a decir que debe de buscar a Pedro (Simón)
para que reciba de este el Espíritu Santo. El ángel le expresa a Cornelio porque ha sido privilegiado con el favor de
Dios y la razón es muy simple.
Su fe era llena de Piedad, Justicia y Misericordia. Era una fe viva evidenciada por sus buenas obras. Cornelio no
pasaba el tiempo tirándole besitos a Dios, sino que demostraba su amor a Dios amando a su prójimo, en devoción a
la oración y ayudando a otros. Por eso fue recordado por Dios y fue galardonado con gracia.
Hechos 10:3 “Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba
donde él estaba, y le decía: Cornelio. El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor? Y le dijo: Tus
oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios.”

Que diferente sería el mundo si cada Creyente o Cristiano caminara en fe, en la fe de David, en la fe de Cornelio, en
la fe de Abraham, en la fe de Pablo, en la fe de Moisés. Sencillamente que caminaran en fe agradando a Dios en
todo y ayudando al prójimo. Pero el cristiano de hoy en día solo busca bendecirse, engrandecerse, llenarse de dinero,
disfrutar de todos los deleites de este mundo, ayudarse a sí mismo. Su amor al prójimo no pasa más allá de su
propia mesa. Su piedad, justicia y misericordia no sale de su propia casa. No puede despojarse de lo que le sobra ni
puede entender la lógica en la limosna a los pobres. Cree que la bendición de Dios es tener mucho dinero y que las
riquezas son reflejo del favor de Dios ante los hombres. Por eso buscan con afán enriquecerse, para que todos crean
que es amado de Dios y enfatizara su prosperidad como prueba de su piedad. Tendrá la apariencia de piedad pero
negara la efectividad de ella.
Romanos 8:4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne,
sino conforme al Espíritu.
Mateo 19:29 “Cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o
tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.”

Si alguien está en Cristo, entonces nueva criatura es, con nuevos deseos, con nuevos anhelos. Las cosas que antes
amábamos, ahora las detestamos y las cosas que antes detestábamos ahora las amamos. Si antes caminábamos
pensando y proveyendo para la carne, ahora caminamos en el espíritu y solo buscamos procurar las cosas del
espíritu. Pero si alguien dice estar en Cristo y sigue amando al mundo, se engaña a si mismo porque no puede seguir
amando a dos señores y pronto terminara sirviendo a uno y odiando al otro. Este es el caso de muchos creyentes
que permanecen en el mundo y poco a poco se van distanciando de Dios, van recayendo en el mundo y se van
enredando en el pecado permitiéndose volver a esclavizar por las tinieblas y al final terminan rebelándose contra
Dios y terminan dándole la espalda. Si a ti te ha pasado o estás en esta situación, date cuenta que fue porque amas
mas al mundo que a Dios y estas atrapado en las tinieblas de este mundo. El dios de este mundo te ha engañado y
te ha atrapado en su seducción. Si Cristo te rescato de este siglo malo, tú mismo te has vuelto a esclavizar,
anhelando los deleites de este mundo, te has vuelto enemigo de Dios, y Dios no contenderá contigo para siempre
porque eres carne y Dios es espíritu. Tu naturaleza contraria a la naturaleza de Dios te llevara a pelear una batalla
contra Dios que no sobrevivirás.

1 Juan 2:15-17 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el
amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de
los ojos, y la vanagloria de la vida, no provienen del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos;
pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”
Santiago 4:4-8 “!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?
Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”
2 Timoteo 2:4-5 “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó
por soldado. 5 Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.”
Mateo 6:24 “Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno
y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.”
Salmo 37:16 “Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores”
Filipenses 3:18-21 “Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo
llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo;19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y
cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.”

Lo dicen las escrituras, no lo dije Yo; El vivir para ti, saciando tus deseos, viajando por el mundo, siempre andando
de vacación en vacación con tu familia, viviendo en la extrema comodidad, comiendo la mejor comida, comprando la
ropa más fina, dándote los mejores lujos, compartiendo con el mundo en sus festivales y fiestas, en deleites y
placeres mundanos, esto te llevara al infierno. Aun quieres contestar que Dios es amor?
Mientras estas en lujo, tu prójimo te ve estando en pobreza y sin sustento. En tu egoísmo te olvidas de los pobres y
en vez de ayudar al necesitado derrochas tus millones en tus placeres carnales tratando de vivir lo más cercano
posible al cielo estando aun aquí en la tierra. Te sacias aquí y crees que podrás exigirle a Dios que te sacie en la otra
vida también? Crees que Dios no ve tu injusticia, tu vida llena de impiedad?
Dejas a tus hijos y a tus nietos con herencias multimillonarias para que no tengan que trabajar violando la ley de
Dios que dice que cada hombre debe de trabajar para su sustento. Has confundido tu propio orgullo, avaricia e
idolatría con bondad a los tuyos y crees que estás haciendo justicia y rectitud. El Dios Mamón es tu ídolo y te ha
metido en la cabeza que tu propia casa y tu familia es tu primer ministerio. Pero te pregunto esto; donde esta ese
mandato en la biblia? Donde dice la palabra que tu primer ministerio es tu casa? En este engaño han caído miles de
cristianos y un sin número de pastores creen que deben saciar el vientre de su familia primero y después si les sobra,
dar a los pobres. Pero en su afán de enriquecerse, nunca se sacian y por eso nunca les sobra para dar a los pobres.
Su piedad y su misericordia no pasa de la mesa de su casa.
Lucas 6:24-26 24 Mas !!ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.25 !!Ay de vosotros, los que
ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. !!Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis.
26
!!Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con
los falsos profetas.”

Lucas 16:22-25 “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y
murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de
lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí,
y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en
esta llama. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también
males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.”

Santiago 5:1-5 “Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. 2 Vuestras riquezas
están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. 3 Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho
testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros
para los días postreros. 4 He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por
engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del
Señor de los ejércitos.5 Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado
vuestros corazones como en día de matanza.”

Lucas 13:24,30 “Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y
no podrán. 30 Y he aquí, hay postreros que serán primeros, y primeros que serán postreros.”

Como van a entrar si están engordados y engrosados sus corazones? Como podrán entrar si están engordados sus
vientres y se han saciado de los deleites de la carne? La puerta estrecha es más que un relato simbólico, es una
realidad literal de tu estilo de vida y Jesús te está explicando que si vives en la carne, saciando y proveyendo para la
carne y no vives en el espíritu, entonces no podrás entrar. Circuncidar el corazón es quitarse la carne de tu vida y
dejar atrás los deleites carnales que te arrastraran al infierno, y esto solo la palabra de Dios lo puede hacer. La
guerra contra la carne es una batalla de vida o muerte.

Si no circuncidas la carne de tu corazón no podrás entender las cosas espirituales y morirías en tu ignorancia porque
terminaras en el infierno. Más te vale que leas la palabra, toda, y la entiendas. El Espíritu Santo te revelara el
verdadero corazón de Dios para que transforme tu corazón conforme al corazón de Dios y seas agradable a El Padre
y te ayude a obtener la fe viva que es necesaria para ser salvo. El amor de Cristo solo viene por la transformación de
tu corazón por el Espíritu Santo y el amar a tu prójimo solo viene por esta transformación, la piedad, la misericordia,
la justicia, la rectitud y la santidad, todo esto viene por medio de la fe que es caminar en el espíritu. Toso esto viene
por don del Espíritu Santo.

Hebreos 4:12 “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y
penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las
intenciones del corazón.”

Cuando la circuncisión del corazón, que viene por medio de la palabra de Dios, se efectúa en ti, tu visión es
cambiada completamente, tus ojos espirituales ahora dominan tu perspectiva y dejas de vivir en la carne porque ya
no te atrae tanto la carne. Buscaras cada vez más las cosas del espíritu y te saciaras más en alimentar el espíritu.
Leer la palabra y orar te gusta más y ayudar a tu prójimo es algo que nace naturalmente en ti. El pecado te trae una
culpabilidad terrible y te entristece hacer la maldad. Ya no te deleitas en las cosas que antes hacías y ahora quieres
predicar, ayudar a otros y andar en amor. Lo que tú hagas en este tiempo determinara si perseveras en el espíritu o
vuelves a caer en la carne. Recuerda que el fruto por sembrar en la carne es muerte, y el fruto por sembrar en el
espíritu es vida y paz. La salvación es por sembrar en el espíritu.
Yo te he dado una buena analogía de lo que es la carne y el espíritu, sabiendo que según las escrituras, estos son
contrarios y siempre se oponen entre sí. Imagina esto; en medio de esta contienda está suspendida en el vacio tu
alma. Debajo esta el infierno, arriba esta el cielo. La carne esta en un saco que pesa y arrastra tu alma hacia abajo,
el espíritu es un globo que hace fuerza para suspender tu alma hacia arriba. Si tu carne es alimentada y aumenta su
peso te llevara abajo hacia la muerte (infierno), pero si tu espíritu aumenta su fuerza alimentando el globo, te llevara
a la vida (a Dios). Lo que tú alimentes mas, determinara cual de las dos se lleva tu alma. Más te vale alimentar el
espíritu y no a la carne. Mientras más mates de hambre la carne mejor. Tu meta debe ser matar tu carne en la cruz,
ejecutar tu naturaleza rebelde para vivir en el espíritu, es decir vivir en la fe y agradar a Dios. Recuerda que Dios no
contenderá con tu carne para siempre.

Gálatas 5:17 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se
oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”
Génesis 6:3 “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él
es carne……”

Entiendes ahora lo que Dios dijo? Se estaba refiriendo a que no seguiría contendiendo para salvar al hombre porque
sería imposible salvarlo hasta que dejara de ser carne. Tendría que morir su naturaleza carnal y resucitar en el
cuerpo glorificado que nacería del espíritu. Aquí Dios estaba una vez más haciendo una declaración profética. Dios
decreto sentencia de muerte al hombre carnal y profetizo un nuevo hombre; el glorificado que nacería del espíritu.
Los hijos de la sabiduría que Jesús menciono cuando dijo; “La Sabiduría es justificada por todos sus hijos.” “La
Sabiduría” se refiere al espíritu Santo (Lee Proverbios 8). Por eso el principio de la sabiduría es el temor a Dios,
porque solo el Espíritu Santo te puede infundir el temor a Dios. El que no teme a Dios, no le conoce. Solo la fe te
puede traer la salvación y la glorificación prometida porque la fe proviene de Dios. Más vale que estés esforzándote
por fortalecer al hombre nacido del espíritu y que no te estés aferrando a tu naturaleza carnal, porque tu naturaleza
carnal te sentenciara a muerte.

1 Juan 2: 1-6 “Hijitos míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado,
Abogado tenemos delante del Padre, a Jesús el Cristo Justo; 2 Y él es la reconciliación por nuestros pecados; y no
solamente por los nuestros, sino también por los del mundo entero. 3 Y en esto sabemos que nosotros le
hemos conocido, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le he conocido, y no guarda sus
mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él. 5 Mas el que guarda su Palabra, la caridad de Dios
está verdaderamente perfecta en él; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que está en él, debe
andar como él anduvo.”
Proverbios 28:13-14 “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta
alcanzará misericordia. 14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su
corazón caerá en el mal.”

El poder entrar al Reino de Dios no es fácil por nuestra naturaleza carnal adicta al pecado que debemos matar para
poder heredar esa naturaleza gloriosa del cuerpo celestial que Dios nos ha prometido y que en la fe tanto
aguardamos. No podemos entrar al reino de Dios estando en pecado y en tinieblas porque no podremos pasar de su
luz insufrible, seremos desintegrados por completo. Por eso es que debemos pasar de las tinieblas a la luz en
Jesucristo para poder ser glorificados a su misma gloria para poder estar frente a él. Es solo por la fe viva que se
logra esto y la fe viva es aquella que está completa en sus virtudes, dones, obras y que además persevera en medio
de las persecuciones y las tribulaciones. No se acobarda a la primera incomodidad, no se tira a la calle de vuelta a la
perdición a la primera reprensión, si no que, se mantiene firme militando.

Hechos 14:22 “confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y
diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.”

Las instrucciones a los santos, a los elegidos, son especificas. El mundo tratara de desanimarte y bajarte a su nivel
diciendo que no está bien que vivas de esta manera. Que no es posible que exista un Dios capaz de quitarte el
derecho a vivir placenteramente o que te quite el derecho a ser feliz, en otras palabras a pecar.
Al vivir en fe y santidad, ejerciendo la piedad los haces quedar mal a ellos, y en vez de ellos querer cambiar contigo
para caminar en la luz trataran de seducirte de nuevo a que te alejes de la luz y que te inmersas con ellos a la
profundidad de las tinieblas. Más vale que entiendas de una vez porque la amistad con el mundo es enemistad
contra Dios. O eres enemigo del mundo para agradar a Dios o agradas al mundo y te vas contra Dios. Querer quedar
bien con ambos es imposible y al final solo te hará caer en manos de las tinieblas.

2 Pedro 1:3-11 “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos son dadas de su divina
potencia, por el conocimiento de aquel que nos ha llamado por su gloria y virtud, 4 por las cuales nos son dadas
preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas fuerais hechos participantes de la naturaleza divina,
habiendo huido de la corrupción que está en el mundo por la concupiscencia. 5 Vosotros también, poniendo
toda diligencia en esto mismo, mostrad en vuestra fe, virtud; y en la virtud, ciencia; 6 y en la ciencia, templanza; y
en la templanza, paciencia; y en la paciencia, temor de Dios; 7 y en el temor de Dios, amor fraternal; y en el amor
fraternal, caridad. 8 Porque si en vosotros hay estas cosas, y abundan, no os dejarán estar ociosos, ni
estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero el que no tiene estas cosas, es ciego, y anda
tentando el camino con la mano, habiendo olvidado de la purgación de sus antiguos pecados. 10 Por lo
cual, hermanos, procurad tanto más de hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas
cosas, no caeréis jamás. 11 Porque de esta manera os será abundantemente administrada la entrada en
el Reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.”
Proverbios 10:20-25 Plata escogida es la lengua del justo; Mas el corazón de los impíos es como nada. 21 Los
labios del justo apacientan a muchos, Mas los necios mueren por falta de entendimiento. 22 La bendición de
Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella. 23 El hacer maldad es como una diversión al
insensato; Mas la sabiduría recrea al hombre de entendimiento. 24 Lo que el impío teme, eso le vendrá;
Pero a los justos les será dado lo que desean. Como pasa el torbellino, así el malo no permanece; Mas el
justo permanece para siempre.”

Si mantienes tu fe saludable y viva, ejerciendo la piedad, la misericordia, la justicia, la rectitud, el temor a Dios, el
amor fraternal, la caridad, la generosidad; en resumen: las obras del reino, entonces no habrá oportunidad de estar
ocioso para hacer pecado y proveer para los deseos de la carne o la concupiscencia. Por eso es que haciendo estas
cosas, no caeremos jamás, sino que seremos galardonados con el reino eterno. El cristiano acomodado, que se cree
santo, que no necesita hacer nada por los demás, que se justifica a si mismo diciendo que la salvación es por fe y no
por obras, que tiene una apariencia de piedad pero niega la efectividad de ella haciendo nada por nadie más que por
sí mismo y por su familia, este caerá en la perdición porque no será agradable a Dios su fe muerta ni su hipocresía
que carece de misericordia y amor al prójimo. Jesús dijo lo siguiente a las multitudes sobre el reino de los cielos.

Mateo 25:34-45 “Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino
preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve
sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; 36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me
visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. 37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos
hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o
desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40 Y respondiendo el Rey,
les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo
hicisteis. 41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado
para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de
beber; 43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me
visitasteis.
44
Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero,
desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo
que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E irán éstos al
castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

Los justos, los que tienen el corazón de Dios, los que andan haciendo lo que a Dios agrada, ellos van a pasar a la
vida eterna. Los “justos” son aquellos que viven en la rectitud y en la justicia de Dios. Los que buscaron
primeramente el reino de Dios y si justicia y por esa razón es que todas las demás cosas, sean terrenales así como
las celestiales les fueron añadidas. A ellos les pertenece la promesa de las riquezas de Dios. No del mundo, recuerda
que la bendición de Dios no añade tristeza ni amargura. La del mundo trae quebranto. La bendición de Dios no es en
forma de dinero, sino en abundancia, en paz, en dicha, salud, honra y gozo.

Si tú no estás dispuesto a darle a él todo lo que eres, todo lo que quieres, todo lo que tienes, tus familia, tu vida, tu
último aliento y si eres egoísta con él, el será igual contigo. Fue un intercambio el que Jesús hizo por ti, igualmente
es un intercambio el que tú debes hacer por él. En la salvación no hay nada a medias. Para ser glorificado
juntamente con Cristo, debes padecer juntamente con Cristo. Ese es el intercambio, te guste o no. Por eso es que
ningún hombre puede venir a Jesús, si no es que Dios le da el don de Fe para obedecerle y seguirle, dejando todo
atrás para recibir la vida eterna. Los que quieren cuidar su estilo de vida y se aferran a sus preciadas vidas la
perderán.
Romanos 8:32 “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos
dará también con él todas las cosas?”
Romanos 8:17 “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que
padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”
Lucas 9:23-24 “Dirigiéndose a todos, declaró: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome
su cruz cada día, y sígame. 24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su
vida por causa de mí, éste la salvará.”

Marcos 13:37 “Lo que a vosotros os digo a todos les digo.”

Mateo 10:38-39 “el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la
perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.”
Lucas 9:62 “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el
reino de Dios.”

Esto que diré a continuación lo digo para esos cristianos que les gusta gastar su dinero en Disney con sus hijos y se
la pasan de viaje en vacaciones en Miami, Cancún, Tela o Roatán con su familia en vez de hacer la obra que requiere
Dios de ellos, ejerciendo la piedad, la generosidad y la misericordia, sino viviendo conforme a sus propios deleites;
“Toma tu cruz y sígueme” dijo Jesús, y no “toma tu boleto de avión, tu maleta y tu daiquiri y sígueme”. Vives
vacacionando y buscas entretenerte y disfrutar la vida? Entonces eres un idolatra y el ocio y el placer son tu religión.
El “paraíso” que espera al justo y al siervo fiel es en la otra vida, no en esta. Nuestra recompensa no es de este siglo
malo, sino en el siglo venidero. No encontraras el paraíso de Dios en otro país. Si sigues viviendo así, en
desobediencia y sin arrepentirte de esa vida, el único “paraíso” que vas a conocer es en el departamento en
Honduras. Si decides perseguir paraísos terrenales, te perderás el paraíso celestial por tu idolatría al ocio y a saciar tu
propio vientre.

Ezequiel 16:48-50 “Vivo yo, dice Jehová el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no han hecho como hiciste
tú y tus hijas. 49 He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y
abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.
50
Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité.”

Cuál es tu motivación para vivir? Vives para Cristo? Sirves a Jesús honrándolo a él o te honras a ti mismo? Buscas
primero el reino de Dios y su justicia o buscas primero tu justicia, reclamando lo que crees justo para ti y haciendo lo
que crees que tienes el derecho de hacer para ti mismo. Le pides a Dios lo que crees que tienes derecho a recibir?
Después de todo lo que te ha dado, aun crees que mereces más?

Te diré una verdad que te dolerá: Si Dios fuera verdaderamente justo contigo y no fuera tan misericordioso, te daría
el único derecho que tienes para ti por la ley; la muerte y el castigo eterno por tu rebelión y desobediencia en el
fuego eterno. Quieres exigirle a Dios tu derecho, ahí está tu único derecho.

Por eso el movimiento de los derechos humanos es del diablo, porque no viene de Dios esa mentalidad que te hace
creer que tienes el derecho a exigir algo que proviene de Dios. El derecho a la vida no te pertenece, es un don de
Dios, el derecho a comer no te pertenece, es por la misericordia de Dios que nos provee del pan de cada día. Por eso
debemos agradecerle por cada plato de comida. Ves la diferencia de mentalidades?
Esta es la razón verdadera por la cual hay ateos y agnósticos en el mundo, porque al final no se trata de creer en un
Creador, sino que se trata de no querer reconocerlo para no tener que obedecer a un Dios Supremo y Soberano que
nos pone reglas que se oponen a nuestra naturaleza carnal, perversa y pecaminosa. Es como cuando hay un golpe
de estado y se instala un gobierno “de facto” o interino. Este es ignorado por la resistencia que se rehúsa a
someterse a este gobierno con la esperanza que no permanezca en el poder. De ser posible, colocaran un gobierno
paralelo para desestabilizar el gobierno en el poder. Pero no importa cuánto se resistan al gobierno de Dios, no
podrán derrocar al Rey Jesús. Jesucristo reina y Satanás es el que ha querido desde el principio darle un golpe de
estado. Ahora Satanás intenta de nuevo dar otro golpe de estado tratando de convencer a los ingenuos que el reino
es suyo y que es Jesús el usurpador. Ese es el engaño del anticristo que tratara de seducir a la humanidad para no
reconocer el gobierno de Jesús sino que reconocer el gobierno del anticristo. Se disfrazara de otro Cristo y hará a la
humanidad nombrarlo a él rey, para quitarle el trono que le pertenece a Jesús, pero El Cordero de Dios vendrá con
su furia a destruirlos a todos para ponerle un punto final a esta guerra. Es aquí que se decidirá quienes son las
verdaderas ovejas fieles y quienes son las cabras rebeldes que se unieron al diablo y su anticristo. Para el verdadero
creyente, Jesús es preciado pero la vida en este mundo es aborrecible y despreciable. El fin de todo es Cristo, no tu.

1 Pedro 2:7-8 “ Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra
que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; 8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace
caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.”
Mateo 11:6 “bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí.”
Apocalipsis 12:11 “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio
de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.”
2 Corintios 4:4 “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les
resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”

Si Jesús murió por nosotros en su eterno amor, demostrando ese amor a nosotros con su muerte, no se supone que
debemos corresponderle este amor por medio de obedecer sus mandamientos? No lo dijo Jesús mismo al decir; Si
me amáis guardad mis mandamientos. Crees que tirando besitos al cielo y diciendo “gracias Jesús, te amo” y
diciendo “Diosito Lindo, te quiero” ya complaciste a Dios. Tu alabanza sin arrepentimiento le es abominable. Tus
sacrificios sin misericordia le son de olor fétido a su nariz. Si esta palabra es dura para ti, es porque no eres elegido
para servir a Jesús. Te amas demasiado a ti mismo. El amor de Dios no está en ti y por eso no te dejas reprender,
sino que endureces la cerviz en tu necedad.

Proverbios 29:1 “El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá
para él medicina.”
2 Timoteo 4:10 “porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica.
Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.”
Por más que trates de hacer parecer que el asunto de la salvación es complicado, en realidad no lo es. O amas más a
Jesús para llevar tu cruz, seguirlo, dejándolo todo atrás o amas más a este mundo para seguir al mundo y aferrarte a
todo lo que el mundo te ofrece. No puedes amar a los dos. Si amas a Jesús, y lo conoces por medio de la fe,
caminaras en el espíritu y despreciaras al mundo y todo lo que en el mundo hay. Si amas mas al mundo, entonces
buscaras las comodidades, las riquezas, los lujos y vivirás para ti mismo y al final odiaras a Jesús cuando te des
cuenta que es verdad que te pide todo. Entonces harás una mala cara y dirás “Y mis empresas? Y mis edificios? Y mi
familia? Y mi título universitario? Y mi carrera?
Porque tengo que dejarlo todo si él quiere que sea prosperado y bendecido? Necio, te espera el infierno por tu
rebelión y desobediencia. Quieres la salvación, te costara todo lo que eres. Crees que Jesús pudo regatear con Dios
su sacrificio? Jesús mismo, el hijo amado, no pudo convencer a Dios que pasara de él la copa de la ira de Dios, sino
que se sometió a su voluntad para que la voluntad de Dios se hiciera. Si Dios no perdono a su propio hijo, sino que
se complació en quebrantarlo a cambio de ti, crees que te tolerara tu maldad y te perdonara a ti? Si te lo pide todo,
más vale que se lo entregues todo o te lo quitara de todos modos y morirás por desobediente. Todo lo que pongas
como escusa para no servirle o amarle, todo lo que tengas por encima de él, todo lo que te impida entregarle a él tu
vida, te lo arrebatara. Desnudo viniste y desnudo te irás. Te quebrantara hasta que no tengas opción más que
seguirlo. Por eso es mejor despojarse de todo, antes que te lo arrebate de todos modos porque si se lo das hará que
te valga como sacrificio.
Mateo 10:34-38 “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino
espada. 35 Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la
nuera contra su suegra; 36 y los enemigos del hombre serán los de su casa. 37 El que ama a padre o madre más
que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no
toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.”

En esto se conocen los verdaderos hijos de Dios, los que son guiados por el espíritu y obedecen. Los que aman mas
a Jesús y lo desprecian todo por él. La vida se trata de él, no de ti. Existimos para él, no para nosotros mismos.
Nosotros no somos el centro del universo, él lo es. Por el y para él todas las cosas fueron hechas. Jesús es el único
digno, el premio, Jesús es la vida. Todo lo demás es pérdida y el poder vivir para después morir en Cristo es la
ganancia.
Filipenses 3:7-8 “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de
Cristo.8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo
Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,”
Juan 8:42 ”Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuera Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios
he salido, y he venido; que no he venido de mí mismo, mas él me envió.”

El mundo no puede sin un Cristo por eso es que ha colocado en el templo de Dios a otro Jesús. El Hijo de Perdición
ya se manifestó. Han elegido a un Jesús que es políticamente correcto, indiscriminado, tolerante, incluyente, que no
es celoso y que permite el pecado de todo tipo porque es todo amor. El nuevo Cristo que ha elegido el mundo como
su salvador por mayoría de votos se llama el dios “Amor”. Los demonios saben que la humanidad no caminara por el
camino que ellos han preparado para la perdición sin que haya un Jesús a quien seguir. Después de todo, somos
ovejas, y no seguiremos a un lobo, sino a un pastor aunque sea un impostor. Por eso consiguieron colocar a otro
Jesús el cual, aunque sea un falso Jesús, el dios Apolo disfrazado de Jesús o también Lucifer disfrazado del Espíritu
Santo, lo que importa es que se llama Jesús y eso basta. Después de todo es el nombre que es sobre todo nombre.
Pero a pesar del engaño El es el buen Pastor y sus ovejas escuchan su voz y la reconocen, las ovejas el anticristo
también reconocerán la voz de su pastor. Las ovejas de Cristo irán a la diestra y las cabras del anticristo irán a la
siniestra.
Hebreos 13:20 “Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de
las ovejas, por la sangre del pacto eterno,”
Juan 10:11-16Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Juan 10: 14-15 “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15
así como el Padre
me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”

Por eso el Anticristo ha estado trabajando durante miles de años poniendo el mundo de cabeza, preparado los
corazones de los hombres y transformando lo santo en profano y lo profano en santo. Le ha dado vuelta a todo para
poder reinar en un reino falso. Para que un billete falso sea efectivo para engañar a alguien, debe ser lo más
parecido posible al autentico para que pueda pasar desapercibido hasta por los expertos.
Isaias 29:15-16 “!!Ay de los que se esconden de Jehová, encubriendo el consejo, y sus obras están en tinieblas,
y dicen: ¿Quién nos ve, y quién nos conoce?! 16 Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el
barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No
entendió?”

Para eso también fuimos llamados nosotros, para atestiguar contra el mundo que han abandonado el camino de
Dios y que serán juzgados por su pecado. Nosotros somos como el aguafiestas que siempre está en el cine
recordándole a la gente que todo lo que se ve en la pantalla es mentira y que los monstruos que salen en la película
son generados por computadoras. La gente nos aborrece por hacer eso, porque ellos se deleitan creyendo lo que ven
con sus ojos y no necesitan a un aguafiestas que les recuerde la verdad.
Nosotros somos como aquel valiente que se mete a una casa que se está incendiando y que despierta al dormido
mientras se quema su casa y lo tratamos de sacar de su cama para salvarle la vida, pero el dormilón se enoja con
nosotros porque lo despertamos de en sueño placentero que estaba soñando donde disfrutaba la compañía de tres
muchachitas hermosas en bikini que le traían limonada bajo la sombra de una palmera en la playa. Le diremos;
“Adelante vuélvete a dormir si quieres, a ver si tus muchachitas te apagaran las llamas”.
Si no quieres escuchar la voz de Dios que te llama a arrepentimiento y que te vuelvas a los caminos antiguos, será
para tu propia perdición, porque sin importar lo que tú pienses, el juicio de Dios ya está sobre tu cabeza. Pagaras un
precio por despreciar la palabra viva de Dios y no soy Yo quien te juzgo, ni es Jesús, sino la palabra de Dios que ya
fue dada a los hombres y la que tú decidiste desechar para tu propia perdición e incredulidad. Solo los que temen a
Dios y escuchan su palabra recibirán la recompensa por su fe.
Jeremías 6:16-17 “Así dijo el SEÑOR: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál
sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No
andaremos. 17 Desperté también sobre vosotros atalayas, que dijeran: Escuchad a la voz del shofar. Y dijeron
ellos: No escucharemos.”
Juan 13:15-19 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De
cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si
sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis. 18 No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he
elegido; mas para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar.
19
Desde ahora os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda, creáis que Yo Soy. 20 De cierto, de cierto
os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me
envió.”

Juan 15:19 “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo que es suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo
os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo.”
1 Corintios 16:22 “El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.”
1 Corintios 12:3 “Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y
nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.”
Proverbios 13:13 “El que desprecia la palabra pagará por ello, pero el que teme el mandamiento será
recompensado.”

Romanos 5:1 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor
Jesucristo;2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

Si todo esto que has leído te es un idioma extraño, te choca en el alma, haciendo conflicto en tu corazón y no
penetra en tu mente, es porque no tienes el Espíritu Santo para entenderlo. Puede ser que tengas un demonio que
te susurra al oído para que no creas lo que la palabra te dice. O simplemente No fuiste elegido para creer. Veras, la
fe es un don de Dios y solo la fe es lo que te permite escuchar la voz de Dios. Al escuchar la voz de Dios, la escuchas
con tus oídos espirituales, no con los oídos de la carne. Lastimosamente es tu alma la que siempre se interpone en el
camino con su necio razonamiento. Aun no has sido circuncidado y tienes engrosado de carne tu corazón. Por eso es
que tu alma, es decir tu ego, tu propia inteligencia es la que gobierna tu corazón no la fe ni el discernimiento. Tú te
haces llamar un ser racional para sonar intelectual pero en realidad solo demuestras que eres un necio. Ese es tu
pecado, tu obstinación. Confundes tu dureza de corazón con el razonamiento pero en realidad es idolatría de tu
propia opinión. La razón y la inteligencia no tienen nada que ver con la fe, más bien son enemigas, la razón genera
duda y la duda se opone a la fe.

Mateo 14:31 “Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué
dudaste?”
Es en estos tiempos finales marcados por la manifestación del hijo de perdición que se ha sentado en el Templo de
Dios; es decir el cuerpo de Cristo, la verdadera Fe ha sido remplazada por la lógica, La revelación por la teología, el
discernimiento por la razón, la elocuencia y la oratoria sustituyeron la palabra viva y eficaz (el ser inspirado por el
Espíritu Santo), las agendas y planeación predominan sobre el ser guiado por el Espíritu Santo, la imposición de la ley
y el legalismo remplaza el testimonio vivo y el caminar en fe o el buen ejemplo. La carne ahora predomina sobre el
espíritu y el Espíritu Santo es constantemente contristado.

Jeremías 17:5 “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y
su corazón se aparta de Jehová.”
Proverbios 26:12 “¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él.”
1 Corintios 3:18 “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase
ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios;
pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos
de los sabios, que son vanos.”

Job 28:20-23 “¿De dónde pues vendrá la sabiduría? ¿Y dónde está el lugar del entendimiento? 21 Porque
encubierta está a los ojos de todo viviente, y a toda ave del cielo es oculta. 22 El infierno y la muerte dijeron:
Su fama hemos oído con nuestros oídos. 23 Dios entiende el camino de ella, y él solo conoce su lugar?”

Cada uno de nosotros ha hecho su parte en esto, ahora el volver a la doctrina sana de la justicia por fe es el reto que
nos queda por enfrentar. Pero, las iglesias están llenas de tantos sabios en su propia opinión, tantos hombres llenos
de títulos, doctorados, cursos de escuela bíblica, discipulados, y tantos otros “ritos de paso” que ellos se han
convertido en el cumplimiento de la profecía y de la maldición de Dios dicha por Jeremías sobre aquellos cuyo
corazón se han alejado del Espíritu Santo. Puede que Sea difícil lograrlo porque El Espíritu Santo, después de ser
ignorado tantas veces, se entristece y se va, llegando el día que se aleja del todo y no vuelve a hablarnos, pero
siempre recuerdo que Dios en su palabra nos ha prometido amarnos y con prolongarnos su misericordia si nosotros
nos arrepentimos y volvemos a él.

Jeremías 31:3 “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por
tanto, te prolongué mi misericordia.”
Zacarías 1:3 “Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo
me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

En el Templo de Dios debe reinar el Espíritu Santo o sino otro espíritu reinara, tal como sucede en el hombre. El
cuerpo del hombre es el Templo de Dios. Pero también el cuerpo de Cristo, o sea la congregación, es El Templo de
Dios, y nosotros, como piedras vivas profetizadas por Juan el Bautista, lo edificamos. Por esta razón es que Jesús nos
dio la sabiduría para saber entender la simbología que representa todo esto para que el mundo sepa que somos
enviados por él, si es que actuamos conforme a esta sabiduría.

Desgraciadamente, es al contrario, los hombres carnales, sabios en su propio entendimiento, se encargan de mutilar
el cuerpo de Cristo, queriendo imponer cargas innecesarias a otros que ellos mismos no pueden llevar y que de nada
les sirve llevar. Jesús nos dio la orden de cargar una cruz, no nos dio la orden de llevar una carga de carne que otros
nos quieren imponer en su propia necedad y religiosidad. Solo la unción del Santo es necesaria para enseñarnos.
Pero los sabios, los grandes teólogos, apólogos, futurólogos, escatólogos y autodenominados profetas, se han
apropiado de la fe, transformándola en una religión carnal sensacionalista. Para ellos la revelación divina no es
posible y el estudio en base a la memorización de versos y pasajes es mejor que la sabiduría del Espíritu Santo. Para
sacar fuera demonios necesitamos fe no conocimientos.
Juan 8:34-36 “Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del
pecado. 35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36 Así que, si el Hijo
os libertare, seréis verdaderamente libre.”

Los fariseos modernos repiten oraciones, guardan leyes y tradiciones, recitan versículos y se saben todas las
estadísticas religiosas pero no disciernen la profundidad de la multiforme sabiduría de Dios. Han recurrido a
comercializar la adivinación disfrazada de profecía y han secuestrado la sabiduría de Dios con su religiosidad del
mundo, teniéndola cautiva en la carnalidad y en la mercadotecnia. Miles de libros se venden y congresos cristianos se
llenan de gente buscando el preciado diploma que los justifica como santos y sabios. Mejor les sería ir a Roma y para
pagarle al Papa un indulgencia para ser canonizados.
Gálatas 5:12-14 “!!Ojalá se mutilasen los que os perturban! 13Porque vosotros, hermanos, a libertad
fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los
unos a los otros.”
1 Juan 2:27 “Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de
que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es
mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.”
1 Juan 2:20 “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”
Hechos 15:28-30 “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga
más que estas cosas necesarias: 29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de
fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.”
Hechos 15:10 “Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo
que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?”
Gálatas 6:13 “Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; pero quieren que vosotros os
circuncidéis, para gloriarse en vuestra carne”
2 Corintios 11: 12-15 “Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión a aquellos que la desean, a fin
de que en aquello en que se glorían, sean hallados semejantes a nosotros. 13 Porque éstos son falsos
apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el
mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se
disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

Sabiendo que el cuerpo de Cristo somos todos los que tenemos el Espíritu Santo, el espíritu de Cristo en nosotros, los
que somos guiados por El Espíritu Santo, y nacimos del espíritu para vida nueva; ¿porque es entonces permitiremos
que los fariseos de estos últimos días nos quieran imponer cargas que no fueron mandadas por Dios para que ellos
se gloríen a sí mismos en la carne, haciéndonos igual a ellos? No se supone que debemos ser imitadores de
Jesucristo y no imitadores de los fariseos?
Mateo 23:1-7 “Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: 2 En la cátedra de Moisés se
sientan los escribas y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo;
mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. 4 Porque atan cargas pesadas y difíciles
de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.
5
Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden
los flecos de sus mantos; 6 y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, 7 y las
salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí.”

1 Corintios 11 “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.”

Efesios 5:1 “Así que sed imitadores de Dios como hijos amados”

Si los obedecemos lograran enseñorearse sobre nosotros. Fuimos llamados a servir a Dios y no al hombre y a libertad
fuimos llamados. Nosotros no debemos unirnos a ellos en su cautiverio. Habiendo sido hechos libres por Jesucristo
tenemos vida y autoridad en su nombre y por medio de su espíritu. Más bien son ellos los que deben salirse de
Babilonia y despojarse de su carne. Solo así saldrán de su cautiverio y Dios los recibirá. Legalismo es la imposición de
leyes y requisitos innecesarios que Dios no mando para ser siervo de Cristo. El legalismo es lo que impera en las
iglesias y son precisamente los pastores controladores de las iglesias los que promueven este sistema satánico de
corromper el cuerpo de Cristo haciéndolo de algo santo a algo profano.

Gálatas 1:10 “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues
si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.”
Isaías 5:20-25 !!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y
de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 21 !!Ay de los sabios en sus
propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! 22 !!Ay de los que son valientes para beber vino, y
hombres fuertes para mezclar bebida; 23 los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su
derecho! 24 Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz
como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jehová de los
ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel.
Reconocer a los “chiquitos del reino”, las ovejitas del redil de Cristo, requiere discernimiento, y si tú no sabes
diferenciar entre los pequeños del reino y los Fariseos, te encontraras persiguiendo al cuerpo de Cristo y matando a
las ovejas del redil que le pertenecen a Jesús, creyendo que estas matando a los enemigos de Dios. Muchos, por su
fe, hacen y justifican horrendas atrocidades contra las ovejitas del reino. Sin darte cuenta te encontraras en el lado
equivocado de la guerra y te volverás con los fariseos en el enemigo de Jesús. Estarás ahí en medio de la euforia de
la muchedumbre gritando crucifíquenlo! crucifíquenlo o mejor dicho; decapítenlo! decapítenlo! Porque será junto al
anticristo que estarás celebrando que las matan.

Hechos 9:4-5 “Cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 El dijo:
¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.”

Mateo 25:40 “Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis
hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”
Mateo 10:40 “El que os recibe a vosotros, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.”
Lucas 10:16 El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me
desecha a mí, desecha al que me envió.

Aquellos que no caminan en fe, sino que andan en la carne como los escribas y los fariseos, son los hermanos que
dice la palabra que entregaran a sus hermanos. Estos son los que se unirán al anticristo y que mataran a las ovejas
creyendo que le hacen un servicio a Dios. Este es gran el plan del anticristo, dividir la iglesia y hacer que la “iglesia”
(el cuerpo del anticristo) persiga a la verdadera iglesia (el cuerpo de Cristo), es decir, la iglesia del sistema de
Babilonia perseguirá al verdadero cuerpo de Cristo. Pero estas son iglesias rameras que se han robado el nombre de
cuerpo de Cristo y han desechado a las verdaderas ovejas del redil de Cristo. Se han robado la novia de Cristo para
ultrajarla y maltratarla y de ser posible matarla antes de la venida de Cristo.

Mateo 16:24 “entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y
tome su cruz, y sígame. (NO DIJO PERSIGUAME, YA DEJA EN PAZ LA OVEJAS DE CRISTO!!)

Si te das a la tarea de perseguir a las ovejas de Cristo, perecerás por la ira del Hijo del Hombre que viene por sus
ovejas y ejecutara sentencia contra los pastores. Si te vas contra el cuerpo de Cristo y destruyes el Templo de Dios,
dispersando más las ovejas, tendrás tu castigo porque Jesús te destruirá a ti también.

1 Corintios 3:17 “Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el
cual sois vosotros, santo es.”

Por eso el Buen Pastor vendrá a recoger a sus ovejitas y a destruir a los pastores que esparcieron sus ovejas, estos
son las iglesias que se enseñorearon de las ovejas de Cristo, es decir, las congregaciones, las hermandades, las
confraternidades, los institutos bíblicos, los templos y demás organizaciones religiosas que se dicen ser el Cuerpo de
Cristo verdadero pero solo son usurpadores, falsos apóstoles de Cristo. Lobos rapaces, ministros de Satanás
disfrazados de ministros de justicia.
Solo los verdaderos Hijos de Dios conocen a El Padre y le temen. Solo las ovejas de Cristo reconocen la voz del buen
pastor. Solo los elegidos de Dios pueden tener la salvación, solo los que tiene el don de la fe pueden creer en el
evangelio. Solo los que caminan en fe agradan a Dios, solo los que caminan en el espíritu caminan en fe. Solo los
que tienen Espíritu Santo pueden entender la palabra de Dios, solo los que verdaderamente están en Dios tienen el
Espíritu de Dios en ellos. Por eso para muchos el evangelio es duro y lo desechan, porque no fueron elegidos por
Cristo para ser de él.
Ellos entonces van y buscan otro evangelio que les suene bien para tener algo de paz. Seguramente en una
universidad de teología pero al final esta es una paz superficial, siempre viven teniendo miedo. Viven atados a la
incertidumbre y la duda, no dan fruto y huyen de la muerte porque saben el juicio que les espera. Están aterrados de
la venida de Jesús y desean que no sea pronto, tratan de convencerse a sí mismos y a la humanidad que la venida
de Jesús no es literal, sino que una adaptación o evolución espiritual de la humanidad. Nosotros los que caminamos
en fe, no tememos a la muerte y añoramos con júbilo su venida en Gloria. Sabiendo que aunque será dolorosa la
tribulación, todos los fieles añoramos salir de esos dolores de parto que traerán la venida del hijo de Dios que será
manifestado frente a nosotros.

1 Juan 4:13 “En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su
Espíritu.”
Juan 3:17-18 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo, para que condene al mundo, sino para que el
mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya es condenado,
porque no creyó en el nombre del Unigénito Hijo de Dios.”

1 de Corintios 2:10-12 “Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo
escudriña, aun lo profundo de Dios.11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu
del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.12 Y
nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que
Dios nos ha dado;”
1 Juan 2:20-25 “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 21 No os he escrito
como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.
22
¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al
Padre y al Hijo. 23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al
Padre.”
Aunque estamos en el mundo, debemos conducirnos de una manera piadosa y santa, apartados de los impíos,
apartados de los fornicarios, pero no del todo. Debemos también predicarles y tratar de traerlos a la luz, pero no
teniendo comunión con ellos a no ser que nos arrastren en su concupiscencia y sus tinieblas nos abrume. La luz debe
brillar en nosotros en medio de este mundo de tinieblas. Pero si nos hacemos participes de su pecado caeremos y
nos alejaremos de la luz. Aun Lot en medio de la perdición de Sodoma y Gomorra se supo abstener de participar en
el pecado de ellos. Así mismo nosotros debemos ser.
2 Pedro 3:11 “Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa
y piadosa manera de vivir,”
1 Corintios 5:9-11 “!Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; 10 no absolutamente con
los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso
os sería necesario salir del mundo. 11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose
hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.”

Teniendo claro que Dios es nuestro galardonador, debemos complacerle en todo porque si Dios no perdono a su
propio hijo sino que lo sometió a padecimientos, no perdono al viejo mundo, ni perdono a Sodoma y Gomorra, como
es que esperamos que nos perdone nuestra desobediencia a su palabra. Si hay hermanos en la congregación que
practican pecado, la palabra nos indica que debemos abstenernos de tener comunión con ellos, ni aun comer con
ellos. Pero en el caso de los pecadores en el mundo, debemos solo a cierto punto estar con ellos, pero no participar
con ellos en su pecado. Como puedes ver, la palabra es más dura en tratar con los creyentes que con los incrédulos
y publicanos.
Porque los que una vez fueron iluminados con la palabra de Dios y fueron lavados con la sangre preciosa del cordero
no deben de recaer al pecado. Pero si caen en pecado, la palabra nos manda a ni siquiera comer con ellos para no
caer con ellos en su pecado. No podemos ayudar a los que deciden volver a la carne.
Gálatas 5:7-9 “Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad? 8
Esta persuasión no
procede de aquel que os llama. 9 Un poco de levadura leuda toda la masa.”
2 Pedro 2:22 “Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca
lavada a revolcarse en el cieno.”
2 Pedro 2:5 “si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete
personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6 y si condenó por destrucción a las ciudades de
Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,
7
y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8 (porque este justo, que moraba
entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), 9 sabe el Señor
librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;”
Si ellos hubieran conocido La Verdad, al verdadero Cristo, no habría recaído. Los que no temen a Dios es porque no
lo conocen. Cualquiera que conozca de verdad a Jesús le abrumaría el terror y temblor de él, porque el que no le
teme es más insensato que el peor de todos los demonios. Hasta los demonios le temen porque conocen su furia y
su poder. El Hombre en su arrogancia ignora a quien es que ofenden y blasfeman con su pecado. Cada “cristiano”
que se arropa en el nombre de Cristo y peca, blasfema contra aquel que dice que sirve y es un mal testimonio de
quien él es, por eso el cristianismo es atacado por los incrédulos.
Romanos 2:24 “Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa
de vosotros.”
Si entendiéramos quien es Jesús, entenderíamos a quien es que le escupimos en la cara. El hecho que se haya
entregado, sin defenderse, sin poner resistencia, sin abrir su boca, para que le escupieran en la cara y lo golpearan y
lo humillaran, no significa que nosotros como cristianos podamos hacer lo mismo y que en su infinito amor nos lo va
a permitir. Con nosotros si va a tomar venganza, por pisotear su sangre y blasfemar su santo nombre. Por si no
sabes, Jesús es el Yo Soy, el Todopoderoso, el que era el que es y el que ha de venir.

1 Pedro 1:17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno,
conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación;
2 Timoteo 2:19b “Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.”

Tú que invocas el nombre de Cristo cada vez que afirmas ser cristiano, como es tu testimonio de vida? Conforme al
mundo o conforme a la medida y estatura de Cristo? Acaso no eres tu el que dice que sirves a El Señor pero te tiras
contra sus siervos para juzgarlos y rechazarlos todo el tiempo? En tu error de no saber diferenciar quien es y quien
no es siervo de Cristo, te has ido contra los elegidos de Dios, contra las ovejas de Dios y te has permitido creer que
solo tú eres digno de llevar ese nombre pero en tu ceguera ya no ves tu propio pecado que te ha nublado el
entendimiento para saber que si fueras de Cristo, no pecarías, ni tampoco lo perseguirías. Muchos viven escondiendo
su pecado y constantemente están acusando a otros del mismo pecado que ellos mismos son culpables tratando de
distraer la atención de su iniquidad para sentirse justificados. Este es el hipócrita del que Jesús hablo en la parábola
de la viga en el ojo cuando dijo no juzguéis para que no seas juzgado. Lo triste es que, aquel que más usa esta frase
para excusarse de su pecado es el mismo para el cual fue dicha en primer lugar. Pero así de ciegos están en su
iniquidad, completamente desviados de la verdad. Son naves a la deriva, sin rumbo y llevados por el viento, sin saber
donde terminara.
No tienen un ancla que las detenga o que les ayude a detener su viaje errante hasta que terminan en la perdición.
En estos últimos días, solo las naves a la deriva que encallan en la roca que es Cristo, podrán detener su viaje
desenfrenado de perdición llevados por los vientos enviados por el príncipe de la potestad del aire que los lleva por
doquier con cada doctrina seductora. Aquellos que andan viendo como desacreditan al siervo de Dios y ponen a las
ovejas contra su pastor, los que critican y juzgan al mensajero sin escuchar el mensaje sino que solo les interesa
causar tropieza o división, estos no son siervos de Cristo, aléjate de ellos porque sirven al anticristo aunque aun no lo
sepan. Muy pronto se verán aliados con Satanás contra el verdadero cuerpo de Cristo. Pedirán a Barrabas, en vez de
a Jesús y darán muerte a las ovejitas del cordero.
Romanos 16:17-18 “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en
contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. 18 Porque tales personas no
sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan
los corazones de los ingenuos.”
1 de Pedro 4:3-4 “Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias,
concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. 4 A éstos les parece cosa extraña
que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;”

La doctrina de la prosperidad es la doctrina más seductora, luego le sigue la doctrina de que Dios es amor y no
castiga, le sigue la doctrina de Jezabel que dice que podemos tener lo que sea si pactamos con Dios con una ofrenda
de dinero. Solo por la verdadera fe, la que fue una vez dada por los santos apóstoles, podemos contender en amor
contra los falsos maestros y fariseos de este siglo malo. No dividiendo ni contendiendo por palabras, sino por
proteger la fe. Sabiendo que con su malicia y perversas intenciones desean seducir al pueblo de Dios para que se
aparten del camino de la fe para correr por el camino de la carne, saciándose y viviendo de acuerdo a los deleites de
la carne y corriendo tras de todo lo material que este mundo les ofrece.
No podrás convencerlos, solo aléjate de ellos, están destinados para esa perdición. Hay personas que no puedes
salvar, sola sálvate tu de no caer en sus engaños. Estos están aquí para tentarte y probarte, son el juicio de Dios
sobre este tiempo, sobre esta generación perversa. Dios les dará lo que tanto quieren y esto será para que sean
atrapados en su propio deseo, en su propio pecado. Quieren carne? Dios les dará carne.
Judas 1:3-4 “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido
necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los
santos. 4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido
destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro
Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.”

Números 11:18b-22 y 33 “….Jehová, pues, os dará carne, y comeréis. 19 No comeréis un día, ni dos días, ni
cinco días, ni diez días, ni veinte días, 20 sino hasta un mes entero, hasta que os salga por las narices, y la
aborrezcáis, por cuanto menospreciasteis a Jehová que está en medio de vosotros, y llorasteis delante de él,
diciendo: ¿Para qué salimos acá de Egipto?.......33Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese
masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy
grande.”

Para muchos el cristianismo es vivir en bendición y prosperidad. Para ti que es el cristianismo? No te das cuenta que
vivir en bendición según lo que cada cual desea es vivir en la carne, no en el espíritu. Menospreciaras tu también el
Espíritu Santo y vas tras la carne para saciarte? Esta es una peligrosa herejía satánica. Tu ambición es pura idolatría.
La ambición y el orgullo van de la mano y el afán a un estilo de vida, a tus deseos e ilusiones, tus sueños y metas
personales son tu ídolo más grande. Despojarse de este ídolo es doloroso pero es lo que realmente significa
obedecer a lo que Jesús te dijo cuando dijo; “niégate a ti mismo”.
Ser un cristiano es ser un verdadero discípulo de Cristo, servirle en el espíritu, adorarle en el espíritu y aprender de
su palabra, de su Espíritu Santo, siendo guiado por su espíritu, viviendo como él y compartiendo con él sus
sufrimientos, padecimientos y experiencias. Es tomar tu cruz y seguirle. Negar tu naturaleza de pecado, dejarlo todo
atrás y seguirlo por el camino que él nos enseña. Para eso debes matar tu naturaleza Adámica, enterrar esa
naturaleza Satánica y resucitar juntamente con Cristo, en el espíritu, como una criatura nueva, que ahora vive y
camina en el espíritu, no en la carne como lo hacías antes.
Si la carne es lo opuesto al espíritu y si Dios es espíritu, debemos adorarle en espíritu y en verdad, no con la carne,
pecando, sino que obedeciendo sus mandamientos. Servir a Dios es agradarle y hacer su voluntad.
Juan 14:21-24 “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama,
será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor,
¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi
palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me
ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.”

Juan 15:9-10 “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10 Si
guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de
mi Padre, y permanezco en su amor.”

2 Corintios 5:16-17 “De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y
aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. 17 De modo que si alguno está en
Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Romanos 8:1-2,4-9 “AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no
andan conforme á la carne, mas conforme al espíritu.2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me
ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 4 Para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros,
que no andamos conforme á la carne, mas conforme al espíritu. 5 Porque los que viven conforme á la carne,
de las cosas que son de la carne se ocupan; mas los que conforme al espíritu, de las cosas del espíritu. 6 Porque la
intención de la carne es muerte; mas la intención del espíritu, vida y paz: 7 Por cuanto la intención de la
carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta á la ley de Dios, ni tampoco puede. 8 Así que, los que están
en la carne no pueden agradar á Dios. 9 Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que
el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.”
Romanos 8:12-14 “Así que, hermanos, deudores somos, no á la carne, para que vivamos conforme á la
carne: 13 Porque si viviereis conforme á la carne, moriréis; mas si por el espíritu mortificáis las obras de la
carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.”
Romanos 6:1-4 “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En
ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que
todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque somos
sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los
muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”

1 de Pedro 2:11-12 “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos
carnales que batallan contra el alma, 12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para
que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al
considerar vuestras buenas obras.”

La obediencia es la mejor muestra de nuestro amor a Dios. El llegar a ser conformados a la imagen de Jesucristo, es
ser como Jesús que agrado Al Padre en todo, hasta la muerte. Tener un corazón conforme al suyo, esto es tener la
justicia de Dios. Vivir en rectitud, según la obediencia que tuvo Jesús Al Padre, nos da como recompensa el amor de
Jesús para nosotros. Al ser conformados a la imagen y a la estatura de Cristo en nuestra vida somos también
conformados en su muerte y en su resurrección. Así como el mismo padeció por nosotros, siendo vituperado y
humillado, así mismos nosotros debemos padecer con el tribulación y vituperio. Para eso hemos sido llamados y
debemos gloriarnos en nuestros sufrimientos por causa de su nombre para que sea glorificado su nombre en
nosotros. Una relación intima con él, honrándolo a él, en completa obediencia y comunión con él es lo que Jesús
desea de nosotros, no nuestro dinero. Nuestra alabanza le es aborrecible sin santidad y sin rectitud o obediencia.
Debemos morir, así como una semilla muere, así mismo nosotros debemos morir, como sacrificio vivo, para dar fruto
en abundancia. Si el llevo la cruz por mí, muriendo por mi para resucitar por mí y darme la resurrección a mí, me
corresponde morir también.

Romanos 8:16-17 “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos,
también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para
que juntamente con él seamos glorificados.”
Gálatas 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que
ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser
hechos hijos de Dios;”
Tenemos el poder de llegar a ser hijos de Dios, pero solo por medio de Jesucristo. No cualquiera es un hijo de Dios.
Muchos se llenan la boca diciendo, “todos somos hijos de Dios”, pero los hijos de Dios solo son aquellos que tienen el
espíritu de Dios en ellos y que viven conforme al espíritu, siendo guiados por el Espíritu Santo. Es decir los que
caminan en fe, en el espíritu no en la carne. Los nacidos del espíritu a vida nueva.
Los hijos de Dios se reconocen por su amor al prójimo y por su obediencia, por su santidad y su fe viva. En esto se
diferencian los hijos de Dios y los hijos de desobediencia. Los demás que viven en su vana religiosidad, ostentando
puestos y salarios en las iglesias, viviendo en la carne tratando de justificarse con sus posesiones, su prosperidad,
sus posiciones, sus títulos, sus grandes templos y pulpitos con grandes congregaciones, son esclavos de la carne. Los
hijos de desobediencia. Dios los separara de su pueblo como cabras porque los ve como necios. Nunca lo
obedecieron y nunca lo conocieron. Dispersaron a las ovejas y persiguieron a los enviados y elegidos. Esto es lo que
Jesús nos prometió que tendríamos; persecución, vituperio, humillación y rechazo, tal como a él se lo hicieron. Si
todo lo que tienes para mostrar tu relación con Jesucristo es tu religiosidad, tu teología, tus dogmas, tu discipulado
bíblico o tu afiliación a la confraternidad, estarás en serios problemas. No tendrás “linos finos” con que vestirte
cuando llegues a pararte frente a tu señor en las bodas y serás echado fuera. Linos finos vienen por obras y el
caminar en fe, una relación intima con Dios.
1 Pedro 2:20-23 “ Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre
molestias padeciendo injustamente.20Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si
haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. 21 Pues para esto
fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus
pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;
Efesios 4: 13-14 “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un
varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños
fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar
emplean con astucia las artimañas del error,

Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro
entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”
Romanos 6:22-23 “Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por
vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la
dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

A sufrir fuiste llamado, a cargar una cruz, no a disfrutar de la vida. Ya ves ahora porque los apóstoles se gloriaban y
alababan cuando eran encarcelados y flagelados? Porque entendían que mientras más sufrían, mas premio recibirían
del altísimo por su sufrimiento por causa del nombre de Cristo. Este es el verdadero camino del cristiano, el camino
de la cruz, al calvario y a morir. Si te persiguen, siéntete dichoso, si hablan mal de ti siéntete dichoso, si te insultan y
se burlan de ti, bienaventurado eres, dice la palabra.
Este es el verdadero cristianismo, el verdadero camino de la cruz que nos lleva a seguir las pisadas de Cristo. Este
caminar nos lleva al amor, a la paciencia, al perdón, a la mansedumbre y a la humildad. Esto es la fe verdadera y te
traerá recompensa en el reino de Dios. Déjate humillar, que la humildad te dará el reino.
Santiago 4:10 “Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.”
1 de Pedro 3:13-17 “¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? 14 Mas
también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os
amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, 15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y
estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande
razón de la esperanza que hay en vosotros; 16 teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de
vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. 17 Porque
mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.”

Mateo 10:28 “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a
aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.”
En estos últimos días que vendrán, no podemos caer a ser presos del temor de los que nos perseguirán, antes
debemos tener amor y actitud de perdón hacia ellos para agradar a aquel que nos llamo a ser testimonio de él. No
podemos retroceder, ni amedrentarnos ni acobardarnos. No debemos tener temor de los que mataran y mutilaran
nuestros cuerpos, sino de aquel que nos está probando. Solo la fe viva nos puede ayudar a pasar estas pruebas. Solo
la fe en el amor de Jesús nos podrá dar la fortaleza para enfrentar la persecución que vendrá por parte de nuestros
propios hermanos, porque prepárate, el mundo pronto nos odiara.
1 de Pedro 4:12-16 “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si
alguna cosa extraña os aconteciese, 13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de
Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. 14 Si sois vituperados por el
nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.
Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 15 Así que, ninguno de vosotros
padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 16 pero si alguno padece como
cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.”

Si el cristiano de hoy, tiene puesta su mirada en la prosperidad y en la vida placentera, no soportara la prueba de
fuego que viene. Debemos amar en medio de la persecución, debemos ser testigos de Jesús y ser su vivo reflejo.
Solo podemos esperar la muerte y encomendarnos a aquel que nos amo y nos espera. Seamos valientes y
enfrentemos la persecución con valor, enfrentemos la muerte sin temor, resueltos a morir glorificando al Cordero por
lo que hizo por nosotros, amándole y correspondiéndole con nuestro sufrir.
1 de Pedro 4:19 “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel
Creador, y hagan el bien.”

Más te vale que comiences a fortalecer y a perfeccionar tu fe. La religión muerta, tus dogmas, tus contiendas sobre
doctrinas de demonios no te ayudaran. Debes madurar en el espíritu, madurar en tu fe, conformarte según la vida y
la muerte de Jesús, para ser conformado a la resurrección de Jesús, y esto solo es posible con una relación íntima y
cercana con Jesús. La luz debe resplandecer en medio de las tinieblas, y tu lámpara debe de estar bien encendida. La
parábola de las diez vírgenes es clave para entender esto (Mateo 25). La fe sin obras es muerta, la fe sin obediencia,
sin justicia, sin misericordia, sin amor, sin rectitud, sin piedad y sin santidad es una fe incompleta, es una fe
deficiente e inmadura. No te salvara. Todos debemos pasar por el fuego y seremos probados para ser hallados
dignos. Ejercita la piedad, perfecciona la fe, busca la santidad. Soportando lo que sea que venga, aunque sea
doloroso, confiando en la misericordia y el favor de Dios.
1 de Pedro 4:17-18 “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza
por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 18 Y: Si el justo con dificultad
se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?”

Ya es tiempo, Jesús te ama y te invita a cenar con él. Te ha abierto la puerta, pero tú debes ir a él, y decidirte dejar
atrás tus asuntos e ir a atender su invitación. Cruzar la puerta requiere conocerlo, temerle y obedecerle, agradarlo en
todo y serle fiel. Dios busca adoradores que le adoren en espíritu y en verdad, tu religión y tu denominación no te
servirá para nada. Tu caminar en fe es lo único que contara. Limpia tu vaso por dentro, vacíalo de tu orgullo, de tu
ambición y de tu carne. Se perfecto para él, limpio, dispuesto y decidido. Para este tiempo has sido llamado, para
servir a Dios, no servirte a ti mismo. Pero cuando tomes tu decisión más vale que sepas el costo que requiere pagar
por esta decisión. El costo por tu salvación es todo. No va a haber lugar para que retengas nada, debes despojarte
de todo. Dios requiere que te despojes de todo lo que amas, tu familia, tu carrera, tus posesiones, tu comida, todo
es todo. Todo lo que tú has puesto antes que a él, todos tus ídolos, todo lo que te quita tiempo que le pertenece a
él. Debes tomar la decisión de servirle, de amarle con todo, por sobre todas las cosas. Ya nada debe de apartarte de
su amor y debes darle él amor que demanda de ti. El primer mandamiento es irrevocable, debes amarlo con toda tu
mente.
Debes estar listo para ministrar a sus ovejas y demostrarle tu amor amando a sus ovejas. Aquí es donde se
demuestra tu fe, si verdaderamente tienes una fe viva, harás lo que te manda aunque no parezca posible o lógico
para ti. Si alguna de sus ovejas viene a ti y te pide ayuda, debes ayudarle y ministrarle, aun en medio de la escasez.
No debes esconderte de tu hermano, debes ayudar al prójimo más aun en medio de la tribulación para que la
bendición de Dios fluya. Dios te honrara por tu fe y tu amor. En estos días que vienen, nos toca ser igual a Jesús, un
testimonio vivo de quien él es. Conformarnos a su vida y su muerte para ser conformados a su resurrección. Ese es
el precio, llevar la cruz hasta morir. Amando a Dios, amando a tu prójimo, no haciendo acepción de personas, sino
que amando los pequeños del reino. Las ovejitas del redil. No les mientas, hazlas pasar y dales de lo que tengas.
Proverbios 12:22 Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su
contentamiento.

1 Juan 2:6 “El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo”
Romanos 13:9 “Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y
cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”
Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”
Mateo 5:42 “Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses”
Juan 10:11 “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas”
Santiago 2:9 “pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como
transgresores.”
Isaías 58:6-7 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de
opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7 ¿No es que partas tu pan con el
hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te
escondas de tu hermano?
Tu fe será probada, como nunca antes, pero así como vendrán tiempos difíciles, vendrán cosas gloriosas para el
cuerpo de Cristo, los que llevan su unción, su espíritu. Los que caminan en fe serán envestidos de un poder especial
y los demás, no podrán soportar las pruebas. Solo la fe nos empodera para soportar lo que viene, y debemos estar
dispuestos a morir por el prójimo y no adorar a otro Dios que el nuestro. Jesús debe de ser lo más importante para
nosotros y debemos honrarlo a él como Dios. Aunque nos cueste la vida. El puede salvarnos de las pruebas, pero
aun si no lo hace, debemos estar dispuestos a pararnos fimes, resueltos y sin titubear enfrente de la muerte, fieles
hasta el fin, sin importar lo que venga.
Job 13:15a He aquí, aunque él me matare, en él esperaré;

Daniel 3:17-18 “He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y
de tu mano, oh rey, nos librará. 18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco
adoraremos la estatua que has levantado.”
Habrá un remanente de cada pueblo, que Dios guardara de la espada, pero si aun nosotros no somos encontrados
dignos de sobrevivir y ver a Jesús en su venida, será un honor morir para el Cordero. Esa es la prueba de fe que nos
espera, demostrar nuestra lealtad y fe al Cordero. Los que se aferran a sus vidas no podrán soportar la prueba, los
que tienen mucha religiosidad y caminan en la carne, serán los primeros en acobardarse. Si dependes de tu teología,
caerás en el engaño y adoraras la imagen de la bestia. Solo Dios sabe quiénes son las ovejitas del remanente
escogido, pero estoy seguro que son los más insignificantes ante tus ojos, por eso es mejor que aprendas a distinguir
a los pequeños del reino, que tu discernimiento no te falle en esa hora. Debes dar la vida por las ovejas del redil de
Cristo para ser encontrado agradable a sus ojos.
Romanos 11:2-6 “2 Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad. ¿O no sabéis lo que dice
la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo suplica a Dios contra Israel: 3 Señor, han dado muerte a tus profetas,
han derribado tus altares; y yo solo he quedado y atentan contra[b] mi vida? 4 Pero, ¿qué le dice la respuesta
divina?: Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla a Baal. 5 Y[c] de la misma
manera, también ha quedado[d] en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la
gracia de Dios. 6 Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. [e]Y si
por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.”

Jesús te ha invitado a cenar con él, pero requiere de ti que aceptes su invitación. Debes tomar la decisión de
seguirle, de honrarle. Si no dejas tus asuntos y pones escusas, le dará tu lugar a otro. Debes dejarlo todo y seguirlo,
debes cargar tu cruz y morir en ella para resucitar junto con él. Debes tomar la decisión de servirle hasta la muerte.
Solo la fe viva te dará la fuerza para poder enfrentar esta prueba.
Lucas 14:21-24 “Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a
su siervo: Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos
y los ciegos.22 Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar.23 Dijo el señor al siervo: Vé
por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.24 Porque os digo que
ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena.”

Si has entendido la diferencia entre la fe viva y la fe muerta que predica el mundo, entonces trabaja con todo esmero
en fortalecer esa fe. Recuerda que la fe incluye obediencia, justicia, piedad, misericordia, amor, generosidad, lealtad
y valor. Todos estos son atributos de la fe y solo por el Espíritu Santo vienen. No hagas acepción de personas, no
midas al justo por las apariencias, sino que más bien usa tu discernimiento para distinguir las ovejas de Jesús y al
reconocerlas protégelas con tu vida. Amalas, provee para ellas y minístrales con amor, hasta dar tu propia vida de
ser necesario. Comparte tu provisión aunque no parezca que haya suficiente para todos. Dios honrara tu fe y tu
generosidad y te proveerá sobrenaturalmente.
1 de Reyes 17:14-16 “Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite
de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.15 Entonces ella fue e hizo
como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días.16 Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la
vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.”

Acaso la mujer Sunamita le pidió algo a Dios, no fue más bien que ella ministro primero al profeta y fue Dios que le
otorgo la recompensa por su fe y servicio al hombre de Dios? No fue aquella viuda que ministro a Elías una mujer de
fe que obedeció la voz del profeta y fue así que la provisión nunca le falto. Así mismo será en esos días de tribulación
que vienen. Según tu fe y según tu amor, Dios honrara tu provisión y serás provisto para ser bendición a muchos.
Serás luz para que vengan a Jesús y los que teman más a Dios que a la imagen de la bestia, serán resguardados por
Dios. Tu fe, Tu justicia, tu piedad dará fruto según tu obediencia
Proverbios 12:2-3 “El bueno alcanzará favor de Jehová; Mas él condenará al hombre de malos pensamientos.
3
El hombre no se afirmará por medio de la impiedad; Mas la raíz de los justos no será removida.”
Proverbios 12:7 “Dios trastornará a los impíos, y no serán más; Pero la casa de los justos permanecerá
firme.”

Proverbios 12:21 “Ninguna adversidad acontecerá al justo; Mas los impíos serán colmados de males.”
Proverbios 12: 26 “El justo sirve de guía a su prójimo; Mas el camino de los impíos les hace errar.

Proverbios 12:28 “En el camino de la justicia está la vida; Y en sus caminos no hay muerte.”

Si en los días que vienen, tu corazón es soberbio y crees que tú eres el elegido de Dios y menosprecias a los ungidos
de Dios, persigues al cuerpo de Cristo hablando mal de los otros siervos de Dios y dispersas a las ovejitas, Dios te
negara el derecho de pertenecer al redil. Habrán muchos más ungidos que tu y de la envidia te irás tras de ellos
como los fariseos se fueron tras de Jesús. Solo porque el poder y la unción no vino sobre ti, no significa que el
hermano que si ha sido ungido no ha sido enviado de Dios, más bien tu envidia te ciega y tus celos se han tornado
en abominación para Dios. Pídele Fe a Dios y mucho discernimiento, porque a no ser que sepas distinguir cual es el
verdadero cuerpo de Cristo, estarás contendiendo contra Dios. Más vale que la fe que ejerces sea una fe viva,
porque de lo contrario serás un enemigo de Dios. Que Dios te quite la venda.

Números 11:27-29 “Y corrió un joven y dio aviso a Moisés, y dijo: Eldad y Medad profetizan en el campamento.
28
Entonces respondió Josué hijo de Nun, ayudante de Moisés, uno de sus jóvenes, y dijo: Señor mío Moisés,
impídelos. 29 Y Moisés le respondió: ¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta,
y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos.”

Puede ser que creas que tienes fe, después de todo, la fe muerta consiste precisamente en eso, solo creer y no
hacer nada. Pero la fe viva, la que lleva obras es la única manera que podrás estar de pie en la venida de Cristo. Si
no te has vestido de Lino Fino, no podrás darle la cara al Rey. Serás echado fuera. Así que antes de continuar
persiguiendo a otros, exponiendo a los “falsos maestros” que ves en todos, y dispersando las ovejas; mas te
conviene que comiences a hacer las obras de Justicia para estar vestido de gala frente al Cordero en sus bodas. Por
si no entiendes lo que el Lino Fino significa. Aquí el texto que te lo explica claramente:

Apocalipsis 19:7-8 “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero,
y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente;
porque el lino fino es las acciones justas de los santos.”

Mejor es que muestres frutos dignos de arrepentimiento o perecerás como los 18 hombres que perecieron en la torre
de Siloé. El arrepentimiento genera la convicción de hacer una vida diferente, una conforme a la voluntad de Dios y
no conforme a tus deseos. Crees que tus obras te salvaran? sin arrepentimiento las obras no servirán de nada. Crees
que tu fe sin obras te salvara? Sin obras y arrepentimiento tu fe no te servirá de nada. Todo es necesario, todo es
requerido, todo esto agradable a Dios y eso es lo que debes procurar.

Lucas 13:1-9 “Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más
pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. 4 O
aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos
los hombres que habitan en Jerusalén? 5 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis
igualmente.”

Marcos 1:14-15 “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de
Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el
evangelio.”

Mateo 3:8,10 “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento….. Y ya también el hacha está puesta a la raíz de
los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego. “

Lucas 3:11 “Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué
comer, haga lo mismo.”
Jesús demandaba arrepentimiento, Juan el bautista exhortaba a arrepentimiento. Desde cuando el arrepentimiento
ha sido extraído del evangelio? No podrás estar de pie cuando sea el día del juicio, tus malas obras te habrán
condenado y la ira de Dios se habrá desatado antes de que te des cuenta de tu error. Es ahora que debes entender,
es ahora que debes arrepentirte. La verdadera fe requiere que vivas para los demás no para ti, que ayudes al
necesitado y protegiendo a los débiles aun en medio de la tribulación. No puedes solo esconderte con tu familia y
esperar agradar a Dios. Tu justicia debe ser más que la de los fariseos, tu amor debe de salir más allá de la puerta
de tu casa, tu generosidad debe ir más allá de la mesa d tu casa. Si ya conoces lo que la fe viva requiere que hagas,
ponte a trabajar en eso mientras tienes tiempo.

Lucas 14:12-14 “Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos,
ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas
recompensado.13 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; 14 y
serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección
de los justos.”

Hermano no te dejes engañar por la carne, camina en fe, ora a Dios que te enseñe donde te falta madurar y
esfuérzate por ser luz en medio de las tinieblas que se avecinan. No seas carnal y se humilde para que no termines
persiguiendo a las ovejas de Cristo y te vuelva enemigo de Dios. Al menos que este s dispuesto a dar tu vida por
otros no conoces el amor. Sea bendecida tu alma en el nombre de Jesús.