Está en la página 1de 2

falta?... pues...

hasta ahora solo he registrado lo que dicen ellas, pero me
estoy dando cuenta, día tras día, que ellas también desean saber más de
nosotros.

Es hora de comenzar también nosotros (o, al menos yo) a ensayar algunos
pasos de baile...
Debo reconocer, que la danza nunca fue mi fuerte en todo lo que va de mi
corta vida. Lo más parecido a una danza que he hecho, son las "katá" de las
artes marciales, como ser kung fu y kiokushin kai kan, haciendo las
demostraciones de llaves, bloqueos, diferentes golpes, simulando un
kumite... Entonces, cuando las abejas no estaban, salía a mi puerta y
practicaba las katá.

-¡Sikus, mi amor! ¿Se puede saber qué haces? - pregunta Ocarina desde la
ventana de la cocina, asombrada de que Sikus, a tan tempranas horas de la
madrugada, esté entrenando kiokushin, en medio del bosque...

-No es nada, amada mía, ven y te explicaré- responde Sikus, jadeando de
cansancio -
Ella, sale con carita de sueño y un gran tazón de barro cargado con un
humeante y aromático café negro con vainilla, bien caliente.

-Cuéntame, amado mío, te he estado mirando por la ventana y me alegra ver
que no has perdido la precisión de tus movimientos - dice Ocarina
alcanzándole el café y dejando sobre sus labios, una suave impresión de los
suyos.

-Mi... querida Oca... aún falta... algo - dice él, jadeando aún. - Necesitamos
hablar con ellas, ¿entiendes?—
-Entiendo, sí, mi "ninja" del bosque, pero... ¿crees que entenderán algo, con
tus katá? No te enojes si te digo solo una cosa... ¿Sabes? Me parecen muy
rígidos los movimientos del kiokushin, los del kung fu me parecen más
armoniosos, pero... me parece que aún falta algo... -

-Puede ser mi tierna Oca, puede ser - se queda algo pensativo y su mirar
parece ir más allá del bosque...
-Ven conmigo - rompe el silencio Ocarina- ven conmigo, mi ninja del bosque
y te enseñaré algo... -

Él la siguió pues y, luego de ayudarle a terminar su café, Ocarina estaba
radiante, con una hermosa sonrisa y sus mejillas tenían el mismo tono de los

. fue que Ocarina tomó otros libros. Todos eran giros rozando el piso y casi sin apoyar. aparte. me sentía cada vez más enamorado. nada de movimientos rectos.. comenzó sus movimientos...dice ella sonriente . pero no el estilo que suele usarse para danzar. buscando algunas guías de danza para comunicar conversaciones las abejas. Comenzó con un salto hacia adelante..no sé si encontrará .. Felices por la mañana que disfrutamos. nunca la había visto bailando. nunca fuimos seducidos por esas artes de expresión corporal. Luego de la comida..arreboles de un sol majestuoso naciente. sus movimientos eran de una perfecta Capoeira. completando un perfecto "mortal" hacia atrás. Yo la observaba embobado y asombrado a la vez. propiamente dicho.... muy intrigada. . mientras comíamos algunas frutas del bosque.. Sentí que cada vez. Comimos en silencio. Mientras asábamos la carne de un ciervo. pero elevando las piernas hacia arriba. moviendo sus pies en forma de giro. saqué mis libros. mas preocupados por no encontrar la ayuda que necesitábamos para las comunicaciones. sino el que se usa en competencias de artes marciales. Esto no va a ser fácil... sus pies. Miré sobre su hombro y. antes parecía que lo acariciaba..bailemos - Ciertamente..... Allí comenzó unos saltitos de derecha a izquierda.. Revisé cinco libros y no hallé nada.. Llegó el mediodía y luego de bañarnos en el arroyo. no golpearon el piso.. Ella solo dijo una palabra. mis lazos se iban reforzando más y más con mi amada y.se ve que pensé en voz alta - Efectivamente. y me dije. mmmhhh ¡Capoeira!!! -¡Capoeira! .. pensé. pero inmediatamente que hubo dicho esa palabra. . entonces entendí.. Miré y lo que leía eran los libros de las artes marciales chinas y japonesas.. fuimos a preparar el almuerzo.

Intereses relacionados