Está en la página 1de 58

Pdf creado por Bartolomé Tavera Rodríguez.

 Junio 2008
PREFACIO 

En este folleto informo, bajo fe de juramento, acerca del proceso 
relativo a un cráneo que debe ser el de Simón Bolívar; por las 
razones   siguientes:   l.°—Ofrece   la   característica   póstuma   del 
cráneo de Simón Bolívar; 2.°—Fue hallado en una cripta violada y 
vilmente   profanada,   en   la   cual   permanecieron   durante   muchos 
años   los   restos   de   Simón   Bolívar;   3.—Entre   todos   quienes   en 
dicha   cripta   fueron   sepultados,   solamente   Simón   Bolívar   es 
evocable por tal característica.

Por interés didáctico conservo el aspecto original de diálogo para 
la citación de expresiones orales. No aporto modificación alguna 
al   espíritu   de   dichas   expresiones;   y,   como   modificaciones 
textuales,  apórtoles  exclusivamente  las  que  por  interés  sumarial 
convienen   a   las   largas   peroraciones.   De   la   veracidad   de   mis 
citaciones   dan   fe   grabaciones   fonográficas   y   taquigráficas 
conservadas en el Palacio Legislativo.

Ejemplares   de   la   primera   edición,   publicada   en   1947,   fueron 


enviados a las bibliotecas nacionales, academias de historia y de la 
lengua, archivos nacionales y congresos nacionales de todos los 
países   de   América,   de   España,   de   Francia   y   de   Inglaterra,   al 
Ateneo de Madrid, a las Embajadas y Legaciones acreditadas en 
Caracas, y a muchas corporaciones y personalidades literarias de 
la América Latina y de los Estados Unidos.

Para esta tercera edición he omitido frasee o palabras superfluas o 
de   escaso   interés,   aparecidas   en   las   anteriores,   y   he   corregido 
otras, según   apropiadas verificaciones. También he omitido los 
datos anatómicos identificativos de aquel cráneo, porque fueron 
detalladamente descritos en la primera edición y porque no son 
inteligibles para el público.

Ningún derecho veda la reproducción de este folleto, en cualquier 
idioma, para distribución gratuita o comercial. 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR

CAPITULO I 

EL HALLAZGO

 
El   Dr.   Vicente   Lecuna,   deseoso   de   reinhumar   y   rotular 
individualmente algunas osamentas que se hallaban confundidas 
en   la   cripta   de   la   familia   Bolívar,   bajo   de   la   Capilla   de   la 
Santísima Trinidad en la Iglesia Catedral de Caracas, requirió de 
mí   los   pertinentes   servicios   de   identificación   anatómica. 
Consiguientemente,   en   la   mañana   del   día   8   de   enero   de   1947, 
visitó aquella cripta en compañía de dicho doctor, de Monseñor 
Nicolás E. Navarro, del Dr. Cristóbal L. Mendoza, del maestro de 
albañilería Marcos Escobar, y del maestro de carpintería Torcuato 
Flores. La atmósfera era allí húmeda y deletérea; trascendía a gas 
carbónico. El acceso fue difícil: por gradería a través de brecha 
muy baja en la mampostería colindante con la casa al sur ocupada 
por la imprenta “La Religión”.

Al   lado   norte   hay   una   cómoda   gradería,   interceptada,   que 


comunicaba a la cripta con la Capilla de la Santísima Trinidad en 
la cual está el horrible monumento dedicado a los padres y a la 
esposa del Libertador.

Al lado sur hay cinco nichos paralelamente orientados de norte a 
sur y demasiado largos. Los nichos primero, segundo, tercero y 
cuarto, de este a oeste, están al nivel del suelo; y el quinto nicho 
está encima del cuarto.

Los nichos primero, segundo, cuarto y quinto estaban abiertos; de 
las lápidas que los cerraron no aparecía fragmento alguno.

En   el   primer   nicho  aparecieron:   un   masa   térrea;   fragmentos   de 


madera, de vidrio y de mortajas; una banda metálica con relieves 
florales; una epífisis inferior de fémur humano; y un pedazo de 
tabla con la siguiente inscripción en letras cursi­ 
 DR. JOSE IZQUIERDO
 
vas grandes y elegantes: “Gabriel Camacho. Diciembre 184”. El 
número 4 es difícilmente legible y falta el que ha debido seguirlo.

El   segundo   nicho   estaba   completamente   vacío. 


El tercer nicho estaba cerrado por la lápida original de mármol con 
la siguiente inscripción en letras latinas: “María A. Bolívar. 1842”. 

El cuarto nicho contenía una masa térrea semejante a la hallada en 
el primero y en menor cantidad.

En   el   quinto   nicho   aparecieron:   una   masa   térrea   como   la 


susodicha; fragmentos de madera, de vidrio y de mortajas; varias 
bandas metálicas con relieves florales; y el cráneo bien conservado 
de una mujer fallecida a edad muy avanzada.

En   el   suelo,   junto   a   los   nichos,   entre   numerosos   fragmentos  


de tablas apareció uno más grande con la siguiente inscripción  
en letras cursivas: “Pertenece a Fer. B.”.

En el suelo, junto al rincón noroeste de la cripta, en lamentable 
hacinamiento con dos radios de caballo, dos muelas de caballo, 
varios   huesos   de   perro   y   varios   huesos   de   gallina,   aparecieron 
numerosos ejemplares de los tres tipos de huesos humanos, casi 
todos fragmentados, y una base de cráneo cuyo con torno muestra 
distintamente el corte de sierra revelador de una autopsia. Dicho 
corte   está   interrumpido   atrás   y   a   los   lados,   pues,   por   obra   de 
ruptura   o   corrosión,   faltan   respectivamente   gran   parte   de   la 
escama occipital y pedazos de la sienes; y revela poca pericia de 
su autor, pues pasa sumamente bajo y fue precedido de algunas 
fracasadas tentativas denotadas por tajos que aparecen en la frente. 

Con aquella base de cráneo subsisten: 1.°—, todos los huesos de la 
cara, excepto el maxilar inferior, naturalmente incorporados y en 
estado   de   notable   integridad;   2.°—,   tres   muelas   a   cada   lado, 
absolutamente sanas y de acerada solidez; 3.°—, los alvéolos de 
todos los demás dientes superiores menos el del canino izquierdo, 
extraído   durante   la   vida   según   se   colige   de   la   cicatrización   y 
reducción   del   respectivo   espacio   interdentario.   Tales   datos 
odontológicos   revelan   que,   hasta   el   día   del   fallecimiento.   Ja 
persona tuvo todos sus dientes superiores menos el mencionado 
canino   cuya   falta   probablemente   era   bien   disimulada.  
Atónito   ante   aquel   hallazgo   expresé   la   única   sospecha   que   él  
podía infundirme: 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

 
Yo—  “Qué   raro   es   esto!   Vean   este   corte   de   sierra.   Esto  indica  una 
autopsia”.  
Dr. Lecuna­— “ Una autopsia”? 

Yo— “Sí. Y en la familia del Libertador únicamente él fue autopsiado; y 
de   sus   parientes   ninguno   murió   en   el   extranjero   como   para   ser 
embalsamado y repatriado. Además, el embalsamamiento no implicaría 
necesariamente autopsia”.

Dr. Lecuna— “Ninguno fue repatriado”.

Yo—   “Este   debe   ser,   pues,   el   cráneo   del   Libertador;   por.  


que Reverend le hizo la autopsia”.

Dr. Lecuna— “No creo”.

Dr.   Mendoza—   “Yo   tengo   la   seguridad   ciento   por   ciento   de  


que   eso   es   imposible.   La   trayectoria   de   los   restos   del   Libertador  
es una cosa perfectamente conocida”.

Monseñor Navarro— “Todo el proceso de los restos del Libertador está 
claro   en   la   historia.   Esos   restos   fueron   vistos   por   el   Dr.   Vargas   y 
colocados en una urna sellada que después fue trasladada al Panteón en 
1876”.

Dr. Lecuna— “De eso no queda la menor duda. Si Ud. quiere pase esta 
tarde por el Banco Venezuela para mostrarle un libro donde eso está muy 
claro”.

En   la   tarde   de   ese   mismo   día   fui   a   la   oficina   del   Dr.   Lecuna  


en el Banco Venezuela:

Dr. Lecuna— “Aquí tiene Ud. este libro del Dr Villanueva. Léase este 
capítulo   para   que  se   convenza  de   que  los   restos  del  Libertador   están 
intactos allá en su urna. Si quiere le mando a sacar una copia”.

Yo—   “Gracias.   Yo   conozco   ese   libro   y   sé   que   no   basta   para  


demostrar la imposibilidad de que esa urna haya sido violada”.

Dr.   Lecuna—   “Pero   bueno;   según   dijo   Ud.   a   ese   cráneo   le  


falta   el   canino   izquierdo   y   aquí   dice   el   Dr.   Vargas   que   al   cráneo  
del   Libertador   le   faltaba   solamente   una   muela”. 
Yo— “Probablemente el Dr. Vargas no se fijó en la falta de ese canino 
porque el. espacio correspondiente está muy reducido. Además, debemos 
observar   que   el   Dr.   Vargas,   a   pesar   de   ser   un   sabio   y   profesor   de 
anatomía,   no   consignó   detalle   alguno   de   identificación   acerca   de   los 
restos del Libertador; ni siquiera hizo un inventario de lo que había sino 
de lo que faltaba. Si nos hubiera dejado siquiera dos o tres observaciones 
anatómicas acerca de ese cráneo ya hubiéramos salido de dudas”. 
 DR. JOSE IZQUIERDO 

Dr.   Lecuna  —“AY  cuándo   cree   Ud.   que   haya   podido   ocurrir  
esa violación?”

Yo—   “Mientras   estuvieron   los,   restos   en   la   cripta,   es   decir  


desde el año 43 hasta el 76”.

Dr. Lecuna— “En la cripta no estarían sino unos diez años, hasta 
que   fue   erigido  el   monumento   de   Tenerani   en   la   Capilla   de   la 
Trinidad; porque entonces los restos fueron colocados de. bajo del 
monumento”.  
Yo— “Entonces en ese período de diez años ha debido ocurrir la 
violación.   Tiempo   más   que   suficiente”.  
Dr.   Lecuna—   “,Y   quién   cree   Ud.   que   haya   podido   cometer  
esa violación?”

Yo— “Es imposible saberlo y por ahora no interesa mucho; pero 
lo   natural   es   sospechar   primeramente   del   clero   de   esa   época 
porque más nadie tenía fácil entrada en la cripta. Puede decirse 
que aquello era su casa. Ud. sabe que el Libertador era odiado en 
muchos   sectores,   uno   de   los   cuales   debía   ser   el   clero.   Yo   soy 
católico y a honra lo tengo, pero una cosa no tiene que ver con la 
otra”.  
Dr. Lecuna— “Yo, en asuntos de religión muy poco me intereso”. 
Yo—   “El   pobre   Libertador!   Fue   desgraciado   como   enfermo  
y como cadáver. Reverend lo mató con seis vejigatorios. Y luego 
esa autopsia tal mal hecha y tan inútil!”

Dr.   Lecuna—   “Cómo   cree   Ud.   que   se   pueda   salir   de   esa  


duda?”  
Yo—   “Lo   único   que   se   necesita   es   abrir   la   urna   allá   en   el  
Panteón”.  
Dr.   Lecuna—   “Y   ¿   quién   va   a   hacer   eso?   Yo   en   eso   no   me  
meto”.

Yo—   “La   Junta   Revolucionaria.   Yo   me   dirigiré   a   ella”.  


Dr. Lecuna— “Piense eso muy bien porque es necesario evitar el 
escándalo. Esos restos están en su urna porque el Dr. Vivas los 
vio”.  
Yo—   “Ud.   cree   posible   eso?   ¿Era   tan   fácil   darle   permiso  
para abrir esa urna, y por motivo de simple curiosidad? Además 
no hay constancia oficial de eso”.

Dr. Lecuna— “Pero yo sé que los vio”.

Yo— “No basta ver; es necesario saber ver y dejar acta del 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 

 
motivo y de lo visto. Creo que debemos volver a la cripta para  
reconocer nuevamente esos restos”.

Dr. Lecuna— “Bueno. Yo le avisaré’.

CAPITULO II 

DISIMULACIÓN DEL HALLAZGO

 
En la mañana del día 14 de enero de 1947, volví a la cripta con los 
mismos   acompañantes,   excepto   Monseñor   Navarro.   El   recinto 
había sido aseado y ventilado; los nichos primero, cuarto y quinto 
habían sido  cerrados   con  mampostería;   y  en  una   caja  de   cedro 
habían sido colocados todos los restos hallados en el suelo durante 
la primera visita, menos los dos radios de caballo que ya habían 
sido botados. Aparté los restantes huesos de animales, dibujé aquel 
cráneo, y nuevamente fue considerada su pro. bable significación:

Yo— “Por última vez vean este cráneo, contémplenlo, ténganlo en 
sus   manos;   porque   casi   tengo   la   seguridad   de   que   es   el   del 
Libertador   y   podría   quedarles   el   pesar   de   no   haberlo   visto 
debidamente”.  
Dr.   Lecuna—   “Pero   qué   terquedad   la   suya,   señor!   Mire   qué 
calamidad ésta! Yo que he querido hacer un acto de caridad con 
estos huesos y venir Ud. aquí con semejante cosa que está fuera de 
toda lógica!”

Yo— “Qué caridad? Caridad es dar de comer al hambriento”.  
Dr.  Lecuna—  “Caridad es  sepultar  estos  restos.  Y  yo  pago   los 
gastos.   Ud.   no   sabe   de   eso.   Yo   sé   historia”.  
Yo— “Ni me interesa. Lo único que sé es un poquito de anatomía 
y por eso me trajo Ud. aquí; pero hágame el favor de no hablarme 
de   ese   modo   porque   Ud.   es   un   anciano   y   yo   estoy   obligado   a 
respetarlo”.

Dr.   Lecuna—   “Pues   sí   le   hablo,   porque   ésta   es   una   desgracia 


haberlo traído a Ud. aquí!”

Yo— “Sí; Ud. sabe que puede hablarme así porque sabe que yo no 
puedo   replicarle   de   igual   modo.   POT   tanto   yo   me   retiro   y 
publicaré este asunto”.

Dr.   Lecuna—   “Entonces   Ud.   lo   que   quiere   es   vengarse! 


Perdóneme, pues, si lo he ofendido!” 
DR. JOSE IZQUIERDO

 
Yo—  “No   es   caso   de   venganza;   ni   siquiera   es   tan   grave   la  
ofensa. Se trata de que yo no debo ocultar un hecho que puede  
ser   de   trascendental   interés   para   la,   patria”.  
Dr.   Lecuna—   “Ud.   cree,   Dr.   Mendoza,   que   este   puede   ser   el  
cráneo del Libertador?”

Dr.   Mendoza—   “Yo   no   sé;   no   me   parece   probable”.  


Dr. Lecuna— “Ud. cree, maestro, que ése pueda ser el cráneo del 
Libertador?”  
Maestro Escobar— “Yo no creo”.

Yo—   “Pero   Ud.   no   podrá   negar   que   este   corte   de   sierra   es  


muy sospechoso”. 

Dr.   Lecuna—   “Hay   un   millón   de   cráneos   cortados”.  


Yo— “Sí, pero en las escuelas de medicina o en los cementerios”. 
Dr.   Lecuna—   “Es   que   Ud.   es   muy   terco.   Yo   también   soy  
terco”. 

Por insinuación del Dr. Lecuna coloqué aquel cráneo en una caja 
de cedro más pequeña que la ya mencionada, y, por complacer 
apremiantes instancias del mismo doctor, coloqué también, como 
presuntas   piezas   compañeras   de   esqueleto,   dos   fragmentos   de 
fémures, dos fragmentos de húmeros, la extremidad superior de 
una tibia, un axis y el cuerpo de una vértebra dorsal. El Dr. Lecuna 
ordenó luego al maestro Escobar: reabrir el primer nicho y colocar 
ahí   la   caja   pequeña;   sepultar   en   el   segundo   nicho   la   caja   más 
grande; y botar los restantes huesos de animales.

Por el boquete de entrada a la cripta se habían asomado algunos 
empleados   de   “La   Religión”,   alarmados   por   el   referido  
altercado.

 
CAPITULO III

PREVENCIÓN DE LA DENUNCIA

 
Citado   por   Monseñor   Navarro   acudí   a   su   casa   el   día   17   de  
enero de 1947. Poco después presentóse el Dr. Cristóbal Mendoza. 

Monseñor—   “Caramba!   Estoy   muy   apenado   por   el   incidente  


con el Dr. Lecuna”. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

 
Yo—”Eso   no   tiene   importancia;   pero   ¿él   va   a   venir   ahora  
también? Si es así yo me retiro”. 

Monseñor— “No, no, no; esto es aquí entre los tres solamente. 
Quiero mostrarle algunos documentos que no se avienen con su 
sospecha.   Aquí   tiene   Ud.   un   libro   de   Actas   Capitulares   de   la 
Catedral,   la   obra   de   Villanueva   y   la   Historia   de   González 
Guinand. Léase esta acta”.

Yo—  “Esta acta se refiere solamente a una proposición hecha al 
Capítulo   por   el   Libertador   a   propósito   de   un   monumento  
deseado por él para la tumba de sus parientes en la Catedral”.  
Monseñor—   “Sí;   eso   es,   pero   aquí   en   Villanueva   tiene   Ud.  
todo el asunto de los restos”. 

Yo— “Conozco bien ese libro; los informes que ahí aparecen del 
Dr. Vargas lejos de destruir mi sospecha la confirman porque el 
único dato de identidad ahí consignado, respecto del cráneo del 
Libertador, es precisamente el principal: el corte de sierra”.

Dr. Mendoza— “Eso me parece imposible. Yo estoy convencido 
ciento   por   ciento  de   que   ése   no   es   el   cráneo   del   Libertador”.  
Monseñor— “Léase esta acta en el libro de González Guinand”. 

Yo— “Eso no es una acta: es una simple reseña del traslado de los 
restos al Panteón, pero sin referencia alguna a inspección interior 
de la urna; y dice que la chapa de ésta estaba toda desprendida y 
quebrajada por obra de la humedad y del tiempo, por lo cual el 
Gral. Guzmán Blanco la repartió en pedacitos a los concurrentes”. 
Dr.   Mendoza—   “Sí;   él   los   distribuyó   parado   en   la   puerta.  
con gran solemnidad”. 

Monseñor—   “El   era   muy   aparatoso;   le   gustaban   las   cosas  


pomposas”. 

Yo— “Eso significa, pues, que si esa urna tuvo un sello, de lo cual 
Vargas   no  habla,   también   estaba   desprendido   y   quebrajado.   En 
consecuencia, ese libro nada nos dice contra la posibilidad de que 
esa urna haya sido violada. Esa es simplemente una reseña propia 
de la época; es una profanación a aquellos restos porque es un 
pretexto   para   unas   viles   adulaciones   al   llamado   “Ilustre 
Americano y Regenerador” cuyas glorias están ahí impúdicamente 
equiparadas a las del Libertador. Ya ven, pues, que la urna fue 
trasladada al Panteón sin que persona alguna se 
 DR. JOSE IZQUIERDO 

preocupara   de   comprobar   su   contenido.   Ni   siquiera   hay   en   la  


Catedral una acta de la entrega de esos restos”.

Monseñor—   “Verdaderamente!   ,Es   cosa   curiosa   que   el   cura  


no dejó acta de esa entrega”.

Yo— “Se trataba de una orden del “Regenerador” el cual era muy 
poco amigo de la Iglesia, y ese pobre cura tendría miedo porque 
quizás le pareció que hacer tal acta sería añadir algo a esa orden”. 
Monseñor— “Aquí hay una cosa rara: dice aquí que “comenzó al 
punto   la   operación   de   levantar   la   gran   losa   de   mármol   que 
ocultaba a las miradas el tesoro que todos ansiaban volver a ver 
después   de   treinta   y   cuatro   años   que   llevaba   allí   depositado”. 
Quiere decir, pues, que los restos no estaban en la cripta sino bajo 
del monumento”. 

Yo— “Sí; pero estuvieron en la cripta por lo menos casi diez años, 
mientras   llegaba   ese   monumento.   Es   necesario,   pues,   que   Uds. 
busquen documentos más fehacientes para destruir mi sospecha, y 
si   no   bis   encuentran   yo   me   veré   obligado   a   denunciarla”.  
Monseñor—   “Pero   Ud.   no   podría   lanzarse   a   eso   sin   otras  
pruebas”. 

Yo—   “Ud.,   Monseñor,   como   ministro   de   Cristo,   en   el   fondo  


de  su  conciencia  debe  reconocer  que  ese  corte  de  sierra  basta  
por sí sólo para justificar mi denuncia”. 

Monseñor—   “Pero   eso   sería   un   escándalo   en   el   mundo.   Se  


conmovería toda la América”. 

Yo—   “Sí;   pero   por   encima   de   esos   temores   están   el   interés 


patriótico   y   mi   crédito   profesional.   Yo   quedaría   por   lo   menos 
ridículamente si ese cráneo quedare ahí olvidado y mañana fuere 
nuevamente descubierto”. 

Monseñor me mostró una libreta en la cual reseñaba brevemente 
una   visita   a   la   cripta   en   1930:  
Yo— “Y cómo encontró Ud.  entonces esa  cripta, Monseñor?”  
Monseñor— “Así como Ud. la vio”.

Yo—   “Y   esos   huesos   estaban   así   tirados   en   el   suelo?”  


Monseñor—   “Todo   estaba   así   como   Ud.   lo   vio”.  
Después   de   aquella   entrevista   envié   a   varios   amigos   sendos 
informes   acerca   del   misterioso   hallazgo   y   de   su   probable 
significación. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

CAPITULO IV 

LA DENUNCIA 

El   día   18   de   enero   de   1947   informé   acerca   del   hallazgo   de  


aquel cráneo y dí un dibujo de éste al Dr. Andrés Eloy Blanco,  
Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente:

Dr.   Blanco—   “Esto   es   asombroso.   Hay   que   averiguar   qué  


es lo que ha pasado ahí”. 

Yo—  “No   queda   más   camino   sino   abrir   la   urna   allá   en   el  


Panteón;   y   mientras   tanto   es   necesario   hacer   sellar   la   entrada  
a la cripta”.

Dr. Blanco— “Y si ahí en el Panteón no se encuentra el cráneo del 
Libertador,   el   escándalo   sería   mayúsculo;   pero   cueste   lo   que 
cueste hay que averiguar la verdad. Eso sería motivo de un gran 
desagravio. Ese cráneo de la cripta sería llevado en una procesión 
colosal, de cien mil almas, hasta el Panteón. Por Supuesto: para 
esta   averiguación   es   necesario   que   tengamos   mucha   prudencia 
para evitar que el público se entere anticipadamente”.

Yo— “Por eso he venido aquí porque creo que debo denunciar el 
asunto oficialmente y deseo que Ud. me diga si debo dirigirme a la 
Asamblea Nacional Constituyente o a la Junta Revolucionaria”.  
Dr. Blanco— “Voy a hablar con Rómulo Betancourt y avisaré a 
Ud.”  
Pocas horas después de aquella entrevista el Dr. Blanco me llamó 
por   teléfono  y  me   dijo:   “Hablé   con   Rómulo   Betancourt.   Se   ha 
quedado sorprendido y me dijo que eso tenía que ser averiguado 
de cualquier manera y que se pondría de acuerdo con Ud.; que le 
avisaría   por   telégrafo.   Ya   hay   orden   de   sellar   la   entrada   de   la 
cripta”. 

El día 25 de enero de 1947 encontré al Dr. Andrés Eloy Blanco en 
el “Hotel Avila”.

Yo— “Todavía no he recibido el telegrama del Sr. Betancourt  
y esa cripta está a merced de todo el mundo”. 

Dr.   Blanco—   “Y   no   la   han   sellado   todavía?”  


Yo— “No. Cualquiera puede meterse y robarse el cráneo”. 
DR. JOSE IZQUIERDO

Dr.   Blanco—   “Yo   me   voy   a   ocupar   del   asunto;   pero   no   se  


preocupe, porque este asunto es de Ud. y mío”. 

El   día   28   del   mismo   mes,   ya   dudoso   yo   de   que   aquel   asunto 


mereciese   atención   oficial,   a   lo   metros   urgente,   envié   sendos 
dibujos del cráneo a la Asamblea Nacional Constituyente y a la 
Junta Revolucionaria de Gobierno, acompañados de sendos oficio 
en los cuales, además de informar acerca de las condiciones de la 
cripta y del sospechoso hallazgo, decía lo siguiente: 

“Si   aquel   cráneo   fuese   efectivamente   el   del   Libertador   y   allí 


prosiguiere, en tan pésimas condiciones de conservación, la Patria 
no tardaría en perderlo; pero yo habría salvado mi responsabilidad 
ante   ella   mediante   oportuna   denuncia   fundada   en   la 
consideraciones siguientes:

“l.º—   Ese   cráneo   ofrece   los   indicios   de   haber   pertenecido   a 


individuo no adolescente ni anciano; y su consistencia es mucho 
mayor que la de las otras piezas esqueléticas halladas en el suelo 
de la cripta, lo cual se aviene con el testimonio del Dr. Vargas 
respecto   de   una   manipulación   preservadora   de   los   huesos   del 
Libertador”. 

“2.º—   Alejandro   Próspero   Reverend   ejecutó   la   autopsia   del  


cadáver del Libertador y le aserró el cráneo según consta de su  
propio   testimonio   ratificado   por   el   Dr.   Vargas”.  
“3.º— De la familia Bolívar, era el Libertador el único personaje 
respecto   del   cual   pudiera   interesar   la   autopsia”.  
“4.°— Los parientes del Libertador sepultados en aquella cripta 
murieron   todos   en   Caracas;   por   lo   tanto,   queda   descartada   la 
hipótesis   del   embalsamamiento   de   alguno   de   ellos   para   la 
repatriación,   tanto   más   cuanto   tales   embalsamamientos   no 
requieren indispensablemente la extracción del cerebro y no eran 
usuales   en   aquella   época”.  
“5.º—   Ninguno   de   los   dichos   parientes   murió   por   causa   que  
pudiera   judicialmente   requerir   la   autopsia”.  
“6.°—En   1842,   tras   breve   permanencia   en   el   templo   de   San 
Francisco,   los   restos   del   Libertador   fueron   trasladados   a   la 
Catedral. Ahí, en un cuarto de la Capilla de San Nicolás y bajo la 
inspección   del   Dr.   Vargas,   fueron   lavados,   barnizados   y 
acomodados en una urna de hoja de plomo muy delgada la cual 
fue  colocada  en  otra,  de  madera,  donada  por  el  gobierno  de  la 
Nueva   Granada.   Concluido   ese   proceso,   la   urna   fue   vuelta   “al 
panteón en que estaba”, es decir a la cripta de la familia Bolívar. 
En 1852
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

esa urna fue colocada bajo del célebre monumento de Tenerani 
erigido en la Catedral. En 1876, es decir 22 años después de la 
muerte del Dr. Vargas, urna y monumento fueron trasladados al 
Panteón   Nacional   sin   que   el   contenido   de   aquélla   fuera 
nuevamente revisado. Consiguientemente: esa urna permaneció en 
la Catedral durante un lapso de 34 años, de los cuales 10 en la 
cripta mientras llegaba aquel monumento”.

“7.°— En 1930, en el propio sitio donde se hallaba la entrada a la 
cripta por el lado de la Catedral, fue erigido el monumento a los 
padres   y   a   la   esposa   del   Libertador;   y,   hasta   entonces,   dicha 
entrada no era obturada sino por una simple tabla levadiza”. 

“8.°— Dos vías de acceso a la cripta, la una por un templo y la 
otra   por   una   simple   casa,   diametralmente   opuestas   y   mal 
reservadas, permiten desconfiar de la paz en que debían yacer allí 
aquellos restos”.

“9.°— La  abertura  de los  nichos  y la confusión de  osamentas  


en   el   suelo,   denotan   una   furtiva   profanación   motivada   por 
curiosidad, por codicia, o aún por odio político”.

“En  virtud de   lo  expuesto  paréceme  urgente   que   sea   sellada   la 
entrada a la cripta por el lado de “La Religión” y que un grupo de 
comisionados,   suficientemente   numeroso   y   competente, 
inspeccione   interiormente   la   urna   guardada   en   el   mausoleo   del 
Libertador en el Panteón Nacional. Si en esa urna apareciere un 
cráneo aserrado, masculino y no de adolescente ni de anciano, mi 
terrible   sospecha   quedaría   desvirtuada   para   regocijo   general 
doblemente   grande   porque   no   la   sustenta   impertinencia   ni 
capricho   sino   lógica   cavilación   circunstancial.   Si   tal   cráneo   no 
apareciere allí, el del Libertador sería evidentemente el aserrado 
descubierto por mí en la cripta de la familia Bolívar en la Iglesia 
Catedral y del cual hice el adjunto dibujo”.

El   secreto   de   tan   misterioso   asunto   no   pudo   proseguir,   pues 


comenzaron a propalarse versiones, algunas de ellas deformadas, 
acerca de aquellas visitas a la mansión funeral de los Bolívar; y, el 
día 31 de enero de 1947, los diarios “El Nacional” y “Ultimas 
Noticias” publicaron muchos de los datos importantes consignados 
en mi denuncia oficial. En consecuencia, el día siguiente, 1.° de 
febrero, publiqué en todos los diarios capitalinos el texto íntegro 
de aquella denuncia. 
DR. JOSE IZQUIERDO 

CAPITULO V 

SURGIMIENTO DE LAOPOSICIÓN

Probablemente los venezolanos, estupefactos ante la trascendencia 
de la profanación denunciada por mí, prefirieron callar en vez de 
clamar  por  la  averiguación   de  una   verdad  quizás   terrible;   y  tal 
preferencia   fue   expresada   apenas   en   tres   o   cuatro   protestas 
indirectas, de las cuales una en presunta poesía, ya desautorizada 
por tau insignificante número y porque eran simples explosiones 
de histerismo o de sensiblería patriotérica. Fuera de esas protestas, 
a mi tesis se opuso solamente discusión privada y bajo la consigna 
de   incondicional   recusación   por   la   Academia   Nacional   de   la 
Historia   y   por   la   Asamblea   Nacional   Constituyente,   la   cual 
designó de su seno, para comprobar mi denuncia, una comisión 
integrada por los doctores Andrés Eloy Blanco, Enrique Velutini, 
Julio   Lander   Márquez,   Simón   Gómez   Malaret,   Rafael   Caldera, 
Juan Oropeza, Mariano Medina Febres, Ambrosio Perera, Luis M. 
Peñalver, Alfredo Celis Pérez, y por la Srta. Ana Luisa Lovera y el 
Pbro. José Rafael Pulido Méndez.

Los celos, la envidia, gregarios intereses, sensiblerías patriotéricas 
y el miedo a la verdad, despertaron un espíritu de negación tan 
ridículo que no osó publicar sus objeciones a mi tesis. Presuntos o 
improvisados historiadores, filósofos y antropólogos, constituidos 
en tribunal grotesco de farándula, se acordaron premeditadamente 
contra una posibilidad inmanente en la objetividad de los hechos 
sumariales y no denunciada por un loco ni por un mercachifle del 
escándalo. 

Rafael Caldera y Ambrosio Perera pertenecían al partido llamado 
“Copei”; y casi todos los demás miembros de aquella Comisión, 
así como casi todos los demás miembros de la Asamblea Nacional 
Constituyente,   pertenecían   al   partido   llamado   “Acción 
Democrática”.   Yo   era   desafecto   a   ambos   partidos;   por   tanto 
convenía   a   éstos   sobreseer   el   asunto   por   temor   a   que   la 
confirmación   de   mi   tesis   redundara   en   resonancia   mía.  
Ambrosio Perera pertenecía además a la Academia de la Historia; 
y,   a   ésta,   o   por   lo   menos   a   algunos   de   sus   miembros   como 
Monseñor Navarro y el Dr. Lecuna, incumbía responsabilidad 
EL GRANEO DEL LIBERTADOR

por el secreto relativo a una violación conocida de ellos durante 
muchos   años.   También,   para   todos   los   miembros   de   aquella 
Academia, principalmente Pereza, debía ser motivo de envidia el 
que   un  simple   médico,   ajeno   a   las   ínfulas   de   historiador, 
descubriera el cráneo del Libertador.

Al Pbro. Pulido Méndez debía interesar el sobreseimiento de un 
proceso   en   el   cual   podían   quedar   comprometidos,   en   grados 
diferentes,   algunos   miembros   del   clero   presente   y   pasado.  
Es seguro que unos pocos prefirieron callar por miedo a encontrar 
en la urna del Libertador algo más terrible que el vacío o que la 
simple   falta   del   cráneo.   Es   probable   que   esa   urna   haya   sido 
profanada   por   el   odio   y   que   los   sagrados   restos   hayan   sido 
reemplazados por huesos de animales, pues muchos de esta clase 
aparecieron en el macabro montón que yacía en el suelo de la  
cripta.

Por guardar apariencias de ecuanimidad, la mencionada Comisión 
invitó, para algunas de sus deliberaciones, a presuntos asesores o 
testigos entre los cuales figuré. 

CAPITULO VI 

CONFIRMACION DE LA DENUNCIA 

En la tarde del día l.° de febrero de 1947 fuimos a la cripta de la 
familia   Bolívar:   los   miembros   de   la   Comisión,   algunos 
representantes de la prensa, y yo.

Los diputados Lander y Velutini abrieron el primer nicho de él 
extrajeron   el   cráneo   aserrado   y   las   otras   piezas   que,   como 
presuntas compañeras de esqueleto adjudicadas  p01­  el Dr. Le­ 
cuna, han sido reseñadas en el Capítulo U. Mi denuncia quedó 
confirmada: aún los extraños a la profesión médica reconocieron 
inmediatamente   en   aquel   cráneo   la   inequívoca   huella   de.   la 
autopsia. 

Transcurrido breve rato de observación y de silencio, ya satisfecha 
la natural curiosidad, surgieron varias conjeturas: 

Dr.   Pereza—   “Este   cráneo   puede   significar   una   cosa.   Hay   que 
tener en cuenta que esto era un antiguo cementerio, es decir que 
esta cripta daba a un cementerio que estaba ahí donde 
DR. JOSE IZQUIERDO 

 
está ahora “La Religión”, por donde hemos entrado, este pasadizo 
por donde hemos entrado estaba cerrado por una reja que es ésa 
que acabamos de ver ahí. Este pasadizo no era la entrada sino que 
era un ventiladero; por tanto es de suponer que este cráneo pudiera 
haber   estado   insepulto   ahí   en   el   suelo,   ahí   en   el   suelo   del 
cementerio,   y   que   alguno   que   pasó   por   ahí   y   que   quizás   lo 
encontró, lo recogió y lo tiró a la cripta”.

Dr. Blanco— “Vamos a hacer traer la reja para ver si este cráneo 
ha podido pasar a través de ella”. 

Acercada la reja, comprobamos que de ningún modo pudo aquel 
cráneo haber pasado a través de ella.

Pbro. Pulido Méndez— “También es posible que este cráneo haya 
sido   hallado   insepulto   dentro   de   la   Catedral   y   que   el   cura   lo 
recogiera   y   lo   depositara   aquí   en   la   cripta”.  
Yo—   “Las   sepulturas   dentro   de   la   Catedral   no   podían   ser 
anónimas ni tan imperfectas como para que los huesos quedaran 
luego al descubierto. Y en caso de exhumación lo natural sería que 
los huesos fueran trasladados a nueva tumba o que, si quedaban en 
la primera, ésta fuera cerrada nuevamente”. 

Dr. Perera— “También es posible que los estudiantes de medicina, 
como   se   sabe,   acostumbran   registrar   las   tumbas   en   busca   de 
huesos   y   por   tanto   alguno   ha   podido   pasar   por   aquí   con   este 
cráneo y quedársele olvidado”.

Yo— “Una pieza tan importante como ésta no podía ser olvidada”. 

Observamos  que  algunas  lápidas  de  mármol,  probablemente  las 


correspondientes a los nichos violados, se hallan incorporadas a la 
obra de albañilería que intercepta a la comunicación de la cripta 
con   la   Capilla   de   la   Santísima   Trinidad;   pero   sus   superficies 
visibles no tienen inscripciones.

Hice   observar   que   quizás   también   fue   violado   el   tercer   nicho, 


contentivo de los restos de María Antonia Bolívar según la lápida, 
pues, en torno de ésta hay una orla de argamasa de aspecto burdo, 
como  si   hubiera   sido  martillada,   que   contrasta   con   el   resto   del 
encalado; y advertí que la inspección interior de ese nicho quizás 
procuraría   algún   dato   interesante   respecto   de   la   profanación 
ocurrida   en   la   cripta.   Estas   conjeturas   fueron   apoyadas 
principalmente por el Dr. Perera, quien dijo que María Antonia 
parecía adicta a la causa del Rey y que quizás por eso 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

mereció, como muestra de simpatía, que su nicho fuera cerrado 
nuevamente después de abierto.

El   Dr.   Velutini   quiso   abrir   aquel   nicho,   pero   el   Dr.   Blanco   lo 
detuvo con estas palabras: “Eso no se puede hacer sin permiso de 
la   Asamblea   y   además   sería   necesario   consultar   a   los   actuales 
deudos de la finada”. 

Del cráneo fueron tomadas algunas fotografías que al día siguiente 
aparecieron   en   “El   Nacional”   y   en   “El   Universal”.  
El cráneo y los presuntos restos compañeros fueron repuestos en 
su misma caja y ésta sellada con bandas de papel en las cuales 
estampamos nuestras firmas. El Dr. Blanco dispuso que esa caja 
fuera   depositada   en   el   Palacio   Legislativo.  
Salidos de la cripta se nos acercó Monseñor Pellín, Director de 
“La Religión”: 

Yo—   “Monseñor,   aquí   hemos   venido   para   iniciar   una 


averiguación   acerca   de   los   restos   del   Libertador”.  
Dr.   Blanco—   “AY   eso   estaría   así   antes?   ¿Cuándo   sería   que 
desprendieron esa reja?” 

Monseñor— “Eso ha sido ahora. Eso siempre ha estado cerrado. 
Yo, en estos días, en previsión de esta visita, he hecho asear esto y 
por   aquí   no   pasan   los   empleados.   Nadie   puede   entrar   aquí”.  
Yo— “Es necesario, Dr. Blanco, hacer sellar inmediatamente esa 
entrada; porque ya el cráneo no estará ahí, pero no sabemos si 
queda algo de importancia para nuestra averiguación. Los nichos 
no han sido completamente registrados hasta el fondo, pues son 
profundos   y   asquerosos;   principalmente   el   de   María   Antonia 
Bolívar debe ser registrado”.

Dr. Blanco— “Voy a hablar con el Ingeniero Municipal para que 
cierre eso. Pero bueno, ¿ quién tiene a su cargo el cuido  de esa 
cripta?”  
Yo—   “Supongo   que   sea   la   Academia   de   la   Historia   o   por   lo 
menos   el   Dr.   Lecuna   porque   él   fue   quien   me   trajo   aquí   y   se 
molestó por mi sospecha”.

Dr. Blanco— “Y eso ha estado así durante tanto tiempo y ahora es 
que se les ha ocurrido arreglarlo?”

Yo— “Yo no sé. Yo lo único que sé es lo que ha salido publicado. 
El altercado con el Dr. Lecuna no me permitió más averiguación”. 
Dr. Lander— “Y por qué sería que se calentó el viejito?”. 
 DR. JOSE IZQUIERDO 

Yo— “Seguramente porque no quería que la gente se ente­ rara del 
desorden   que   había   ahí   o   porque   no   fue  él  quien   en   centro   el 
cráneo”.  
Dr. Blanco— “Aquí lo único que pasa es que el Dr. Lecuna cree 
que Bolívar es de él, que después es de la Academia de la Historia, 
y   que   después   es   de   Venezuela”.  
La   caja   sellada   fue   llevada   por   el   Dr.   Blanco   al   Palacio 
Legislativo.

CAPITULO  VII 

PRIMERA SESIÓN DE LA COMISIÓN 

En la mañana del día 2 de febrero de 1947 nos reunimos en Ja 
Cámara   del   Senado:   los   miembros   de   la   Comisión,   Don   Pedro 
Emilio   Coll,   el   Dr.   José   Antonio   O’Daly,   y   yo.   Creí   que   la 
finalidad   de   aquella   sesión   era   acordar   lo   pertinente   a   una 
inspección   interior   de   la   urna   del   Libertador,   único   recurso   de 
evidencia   para   demostrar   la   certeza   o   el   error   de   mi   sospecha 
acerca del cráneo en cuestión; pero el tiempo trascurrió en inútiles 
disertaciones   históricas,   en   comentarios,   conjeturas   y 
proposiciones   que   alejaron   de   aquella   inspección   y   me 
convencieron de los bastardos intereses que a ella se oponían. 

Expuesto el cráneo a plena luz del día, dibujé detallada. mente su 
interior   y   observé   que   las   órbitas   estaban   teñidas   por   mi   color 
amarillo corno de barniz. Con algodón mojado en éter froté las 
zonas amarillas y todos comprobamos que el algodón salía teñido 
de ese color, lo cual concuerda con el hecho de que el Dr. Vargas 
hizo barnizar los huesos del Libertador.

Dr. Perera— Narró desesperadamente la consabida historia de los 
restos   del   Libertador   y  de   la   cripta   en   que   fueron   sepultados.  
Dr.   Caldera—   “Ese   cráneo   puede   haber   pertenecido   a   algún 
pariente del Libertador, por ejemplo la esposa, a quien él hubiera 
hecho embalsamar. Sería conveniente hacer venir de los Estados 
Unidos algún especialista para que lo reconozca”. 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 

 
Yo—   “Qué   podría   decirnos   ese   especialista?   Podría   hacer 
observaciones antropológicas que están al alcance de cualquiera 
de nuestros anatómicos, pero no podría decirnos si este cráneo es 
de Atila o del Libertador”. 

Dr. Perera—  “Yo  me he puesto a buscar, a registrar en nuestros 


archivos. He estado buscando en el archivo de la Catedral y en el 
Archivo Nacional a ver si alguna otra persona fue enterrada en esa 
cripta que haya sido embalsamada. Por lo pronto aquí traigo un 
libro: es un libro muy viejo, un libro parroquial de la Catedral  y 
aquí   tienen   Uds.   muy   probablemente   un   primer   caso   de 
embalsamamiento   y   por   consiguiente   podemos   pensar,   muy 
probablemente   podemos   decir,   que   este   cráneo   corresponde, 
seguramente, a ese primer caso de embalsamamiento. Dice así en 
esta partida de entierro que Uds. pueden ver que, dice así: “Pedro 
Domingo de Ponte murió en La Victoria el día 4 de abril de 1741 
y fue sepultado en la cripta de la familia Bolívar al día siguiente 
del mismo mes”. Ya ven Uds., pues, que ese cadáver para que lo 
hayan traído aquí, es decir que para que ese cadáver haya sido 
trasladado de La Victoria a Caracas, han debido embalsamarlo”.

Dr. Blanco.— “Es imposible suponer que en aquella época y en La 
Victoria   haya   sido   embalsamada   una   persona   que   iba   a   ser 
enterrada un día después de su muerte”. 

Dr.   Gómez   Malaret—   “Además,   embalsamamiento   no   significa 


autopsia”.

Dr.  Blanco— “Aquí  lo  curioso,  lo  que  llama  poderosamente  la 


atención, es cómo fue posible en esa época traer ése cadáver en un 
día; porque son 80 Km. de distancia desde La Victoria hasta aquí. 
Pero   el   hecho   es   ése.   Lo   traerían   a   caballo,   en   hamaca   o   en 
parihuela.   Esos   pobres   negritos   vendrían   reventándose   por   ese 
camino, pero el muerto estaba en Caracas al día siguiente”. 

Después de breve rato de hilaridad general, el Dr. Blanco dijo: 
“Caramba   si   encontráramos   un   sombrero   del   Libertador! 
Podríamos probárselo a este cráneo. Vamos al Museo Boliviano!” 
Después de reponer el cráneo dentro de su caja y de dejar ésta 
convenientemente sellada y guardada, nos trasladamos al Museo 
Boliviano; pero allí no encontramos tal sombrero siquiera fingido. 
Luego   nos   trasladarnos   a   la   casa   del   Libertador,   pero   la 
encontramos cerrada. Entonces el Dr. Blanco aplazó esa pes 
DR. JOSE IZQUIERDO 

quisa   para   el   día   siguiente,   pero   yo   dije:   “Eso   es   inútil,   yo   no 


vuelvo   porque   aún   si   nos   mostraren   aquí   diez   sombreros   de] 
Libertador   yo   no   creería   en   ello,   como   tampoco   Uds.   o 
cualesquiera otras personas enteradas de las falsedades con que 
aquí se profana descaradamente la verdad histórica para burla de 
los visitantes y escarnio  de  la  Academia de  la  Historia que  las 
patrocina   por   lo   menos   con   su   silencio”.   Esas   palabras   mías 
movieron a guasa y a comentarios acerca de la gran patraña de la 
cama natal del Libertador.

Finalmente acordamos nueva sesión cuya fecha quedó a elección 
del Dr. Blanco. 

CAPITULO VIII 

SEGUNDA SESIÓN DE LA COMISIÓN 

A las 9 de la noche del día de 5 de febrero de 1947 nos reunimos 
en la Cámara del Senado: los miembros de la Comisión; el Dr. 
Santos   A.   Dominici,   miembro   de   la   Academia   Nacional   de 
Medicina; el Dr. Arturo Guevara, improvisado antropólogo asesor 
designado por la Academia de la Historia; el Dr. Mario Briceño 
Iragorri, Secretario de la Academia Nacional de la Historia; el Dr. 
Gonzalo   Barrios,   Gobernador   del   Distrito   Federal;   el   Dr.   Félix 
Ángulo Ariza, miembro de la Alta Corte Federal y de Casación; el 
Dr. José Manuel Padilla, Procurador General de la Nación; el Dr. 
Pablo   Izaguirre,   profesor   de   Anatomía;   y   yo.   Expuesto 
nuevamente el cráneo, comenzó el debate:

Dr.   Dominici—  “Señores!   Yo   veo   aquí   muchos   libros,   muchos 


papeles, muchos preparativos de discusión; pero yo quiero dar mi 
opinión   de   una   vez.   Ninguna   digresión   de   carácter   histórico, 
ningún libro o documento, puede destruir una sospecha fundada en 
un   hecho   que   está   ahí   a   la   vista.   Para   destruirla   me   parece 
indispensable situarnos en el mismo terreno del denunciante, es 
decir   buscar   el   hecho   contrario:   averiguar   si   el   cráneo   del 
Libertador está allá en su urna. Por tanto creo que lo único que 
tenernos que hacer es ir al Panteón a abrir 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 

esa urna; y eso debe ser hecho ya, sin más pérdida de tiempo”. 

Dr.   Ángulo   Ariza—   “No   está   probado   que   ese   cráneo   halla.  
do por el Dr. Izquierdo sea el del Libertador; por tanto la Corte 
Federal y de Casación se opone a que se abra esa urna, porque no 
quiere sentencia sin prueba”.

Yo—— “Solamente pruebo que mi sospecha es razonable porque 
se   funda   en   ese   corte   de   sierra,   y   que   por   tanto   no   puede   ser 
destruida con argumentos teóricos sino con otro cráneo aserrado 
que aparezca en la urna del Libertador. La sentencia en este caso 
sería, precisamente, decir si la urna contiene o no un cráneo que 
históricamente corresponda al del Libertador; y sin abrir esa urna 
la Corte no podría obtener la prueba deseada para pronunciar esa 
sentencia”. 

Dr. Briceño Iragorri— “Yo vi esa urna en 1930 y observé en ella 
una abolladura que corresponde al cráneo”.

Yo—   “Yo   también   vi   esa   urna   en   1930   y   no   observé   en   ella 


abolladura alguna; pero, aun si la hubiese, siempre sería necesario 
abrir para saber si es producida no por un simple cráneo sino por 
un cráneo aserrado como el del Libertador”.

Dr.   Blanco—.   “Señores!   El   país   entero   está   pendiente   de   este 


asunto.   La   opinión   aquí  y  en   toda   la   América   no   quedará 
satisfecha mientras no abramos la urna del Libertador. Por abrirla 
no debemos temer reproche alguno de la posteridad; no nos guía 
un motivo de simple curiosidad, que eso sería una profanación: 
nos   guía   un   justificado   motivo   de   verificación.   En   las   actuales 
circunstancias,   después   del   problema   planteado   por   el   Dr. 
Izquierdo, no podría ser profanación abrir esa urna, como tampoco 
fue  profanación que  el Dr.  Vargas  la  abriera  en  Santa  Marta  y 
luego en Caracas para asegurarse de su contenido y preparar los 
restos”.  
Dr. Caldera— “El Dr. Izquierdo ha planteado un problema que no 
es de orden científico, sino de orden histórico; por consiguiente es 
con la historia que debemos resolverlo. Yo estoy convencido de 
que   ese   cráneo   no   es   el   del   Libertador”.  
Dr.   Perera—   Después   de   larga   y   embrollada   divagación   para 
demostrar   que   la  historia   no   es   una   simple   narración,   sino   una 
verdadera   ciencia,   dijo   lo   siguiente:  
“Yo también estoy convencido de que ese cráneo no solamente no 
es, sino que no puede ser el del Libertador, y para confirmar mi 
opinión quiero decir que ese cráneo no puede ser 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

 
el del Libertador por lo siguiente: Yo he descubierto en el Archivo 
Nacional un documento; es un documento que está en el Archivo 
Nacional,  y  ese documento que yo he descubierto en el Archivo 
Nacional   está   firmado  nada   menos   que   por   el   Dr.   Vargas.   Ese 
documento,   señores,   dice   que   el   Dr.   Vargas   mandó  hacer   unas 
aldabillas  de  plata,  unas  aldabillas  de  plata  que  costaron  veinte 
reales para el cráneo. Allí también está el recibo del obrero que 
hizo esas aldabillas que costaron veinte reales. Dedúcese, pues, 
como sabemos, esas aldabillas son para mantener en su posición 
normal   a   la   base   con   la   bóveda   del   cráneo.   Por   tanto   es   fácil 
comprender   que   si   el   Dr.   Vargas   le   puso   a   ese   cráneo   esas 
aldabillas   que   según   dice   el   documento   las   mandó   hacer   y 
costaron veinte reales, quiere decir, pues, que según dice el Dr. 
Vargas mandó hacer esas aldabillas, tuvo que hacer en el cráneo 
del Libertador unos agujeritos. Ahora bien, señores, en ese cráneo 
que   ha   encontrado   el   Dr.   Izquierdo,   si   ese   es   el   cráneo   del 
Libertador debería tener esos agujeritos y en ese cráneo no están 
esos  agujeritos  de  que  habla  el  Dr.  Vargas  para  poner  aquellas 
aldabillas; y desde el momento en que en ese cráneo no aparecen 
esos agujeritos, es porque ese cráneo, señores, no puede ser el del 
Libertador”. 

Yo­—­ “Observen Uds. aquí, del lado izquierdo, en la gran ala del 
esfenoide y cerca del corte de sierra, este agujerito de unos dos 
milímetros   de   diámetro   y   ostensiblemente   artificial;   por   su 
situación,   por   su   diámetro   y   por   la   nitidez   de   su   contorno,   ni 
siquiera   como   anomalía   anatómica   corresponde   a   un   agujero 
natural”. (N.° 1, fig. 1)

Dr. Perera— “Sin embargo, debería haber dos agujeritos juntos y 
no uno solo porque el Dr. Vargas dice aldabillas o broches, lo cual 
quiere   decir,   pues,   que   cada   aldabilla   debía   estar   fijada   en   dos 
agujeritos”.

Yo— “El Dr. Vargas dice aldabillas o broches, pero no aldabillas 
o bisagrillas”.

Dr. Gómez Malaret— “Ese agujero no solamente no es natural 
sino   que   no   puede   serlo”.  
Dr.   Caldera—   “deberían   aparecer   otros   agujeritos   como   ese 
porque   la   base   y  la   bóveda   no   podían   sostenerse   con   una   sola 
aldabilla”.  
Yo— “En ese cráneo faltan pedazos relativamente grandes de las 
sienes, cerca del corte de sierra, y la escama del occipi 
DR. JOSE IZQUIERDO 

tal,   es   decir:   zonas   en   que   han   podido   estar   los   agujeritos  


correspondientes a otras aldabillas”. (No 2, fig. 1; y N° 1, fig. 2) 

Dr.   Caldera—   “Pero   del   lado   derecho   aparece   sin   agujero   la  


zona   simétricamente’   correspondiente   a   esa   del   lado   izquierdo  
donde aparece el agujero”. 

Yo— “No es necesario ejecutar con perfecta simetría los taladros 
para fijar las aldabillas”.

Dr.   Guevara—  “Pero  bueno,   ese   agujero   ha   podido   ser   hecho  


por   un   gusano   o   por   la   polilla.   En   los   libros   viejos   todos  
estamos cansados de ver agujeros así por el estilo de éste”.

Yo— “Ni gusano ni polilla come hueso”.

Dr.   Perera—   “Este   agujero   puede   haber   sido   producido   por  


causa natural, por obra del tiempo por ejemplo”. 

Yo— “Un carcomido del tiempo no puede tener esa nitidez”. 

Dr.   Guevara—   “El   Dr.   Oscar   Aguilar   me   ha   asegurado   que  


el Dr. César Zumeta, actualmente en Europa, vio los restos de]  
Libertador en 1913. Quizás, pues, el Dr. Zumeta podría darnos  
alguna valiosa información”.

Dr.   Blanco—   “Vamos   a   ponerle   un   cable   al   Dr.   Zumeta”,  


Dr.   Izaguirre—   “Este   cráneo..,   yo   no   sé;   francamente   que  
no me parece fácil saber si es de hombre o de mujer”. 

Yo­—   “Ud.   sabe   anatomía   y   por   tanto   debe   encontrar   ahí 


elementos suficientes para identificar el sexo. Diga si este nasión 
tan   anguloso,   estos   pómulos,   estas   arcadas   superficiales,   es  
tos bordes orbitarios, pueden ser de mujer!”. 

Dr.   Izaguirre—   “Verdaderamente;   tienen   un   desarrollo   que  


parece propio del sexo masculino”.

Dr.   Briceño   Iragorri—   “Queda   un   recurso   sin   necesidad   de  


abrir la urna: aplicarle los rayos X”.

Dr. Medina Febres— “El plomo es impermeable a los rayos X, por 
lo cual los radiólogos se protegen con ese metal”.

Dr.   Briceño   Iragorri—   “El   Dr.   Pedro   González   Rincones   me  


ha   dicho   que   mediante   una   exposición   de   varias   horas   sería  
posible ver los restos sin necesidad de abrir la urna”.
 
Dr. Perera— “Ya tengo dos pruebas de dos embalsamientos, es 
decir de dos personas más que han sido enterradas embalsamadas 
en   la   cripta   de   la   familia   Bolívar.   De   una   hay   casi  
seguridad; es la gran probabilidad de una persona más que ha  
sido sepultada ahí embalsamada; y de la otra es seguridad ab­ 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

 
soluta. Me refiero a Juana Bolívar que fue embalsamada por el Dr. 
Eliseo Acosta y a Josefa Tinoco, madre de Fernando Bolívar, que 
fue embalsamada por el Dr. Guillermo Michelena. Son, pues, dos 
personas   más   de   de   las   cuales   consta   que   sí   fueron  
embalsamadas y que fueron enterradas en aquella cripta”.

Yo—   “Este   cráneo   perteneció   a   un   hombre   no   muy   joven   ni  


anciano y Ud. habla de mujeres ancianas porque Juana Bolívar  
murió septuagenaria y Josefa Tinoco murió octogenaria”. 

Dr.   Gómez   Malaret—   “Quedaríamos   en   lo   mismo   porque 


embalsamamiento   no   significa   autopsia;   por   tanto   habría   que 
demostrar que a esos cadáveres les fue cercenado el cráneo; no 
hasta que hayan sido embalsamados”. 

Yo—   “Ni   siquiera   bastaría   probar   que   fueron   autopsiados  


si   no   quedan   actas   detalladas;   porque   una   autopsia   puede   ser  
incompleta, es decir sin examen del cerebro”.

Dr. Perera— “Aquí traigo esta carta del Dr. Vicente Lecuna que 
cuando   supo   que   yo   buscaba   otras   personas   que   hubieran   sido 
embalsamadas   en   la   cripta,   que   hubieran   sido   enterradas   en   la 
cripta después de haber sido embalsamadas, de la familia Bolívar, 
el Dr. Lecuna me dirigió esta carta en la cual él transcribe otra de 
Fernando   Bolívar   en   la   cual,   no,   otra   carta   del   Dr.   Guillermo 
Michelena para Fernando Bolívar en la cuál él, el Dr. Michelena, 
dice a Fernando Bolívar lo siguiente: “Nada es más sagrado que 
una madre, ni más grato al corazón que el obsequio que en ella se 
nos hace. Reciba Ud. como tal, mi amigo, y como un consuelo en 
su pena, el pequeño servicio que yo haya podido dispensar a su 
difunta   madre”.   Esto   quiere   decir,   pues,   esto   está   muy   claro; 
podríamos   pensar   que   el   Dr.   Michelena   no   quiso   cobrar   a 
Fernando Bolívar por su asistencia médica a doña Josefa; pero lo 
natural   es   creer   que   ese   consuelo,   ese   servicio   que   él   le   quiso 
obsequiar, no podía consistir sino en el embalsamamiento de doña 
Josefa   que   el   Dr.   Michelena   lo   hizo   como   un   obsequio”.  
Estupefactos   escuchamos   aquellos   desatinos   que   ni   siquiera  
podían   merecer   réplica.   El   médico   historiador   había   dicho 
implícitamente que el Dr. Michelena había dispensado servicios, 
consuelos y obsequios a un cadáver!

Dr.   Perera—   “Además   el   Dr.   Lecuna...   aquí   tenemos   otra  


prueba que es de gran valor. El Dr. Lecuna, reconocido como  
una de nuestras autoridades histórica más notables, me dice 
DR. JOSE  IZQUIERDO 

en   esta   carta   que   él   conoció   personalmente   a   los   familiares   de 


Fernando Bolívar y que ellos le habían contado que doña Josefa 
fue embalsamada. Y para mí prueba de que ese embalsamamiento 
fue   cierto,   el   Dr.   Lecuna   dice   también   que   los   familiares   de 
Fernando Bolívar le contaron que para dar una idea de la serenidad 
de   Fernando   Bolívar,   que   éste   había   presenciado   el 
embalsamamiento de su madre. Eso es, pues, una prueba de que 
Josefa Tinoco fue embalsamada; y del embalsamamiento de Juana 
Bolívar tampoco puede dudarse”. 

Yo— “¿Y así son las pruebas que hay del embalsamamiento de 
Juana Bolívar?”

Dr.   Perera—   “De   Juana   Bolívar   hay   la   seguridad   de   que   fue 


embalsamada”.  
Yo— “Pero presente los documentos!”

Dr. Perera— “Esas pruebas son quizás todavía más concluyentes. 
Son   testimonios   históricos   que   no   necesitan   discusión”.  
Dr. Gómez Malaret— “Pero bueno, doctor; responda Ud. sí o no! 
¿ existe algún documento que compruebe el embalsamamiento de 
Juana Bolívar?”

Ante   aquellas   palabras   conminatorias,   Perera   pareció 


desconcertado;   pero,   después   de   algunas   frases   evasivas   y 
semiininteligibles, ofreció presentar el documento y privadamente 
me   ofreció   que   me   lo   mostraría   al   día   siguiente.  
Repuesto el cráneo dentro .de su caja, ésta fue nuevamente sellada 
guardada. 

CAPITULO IX 

CÓMICA INFALIBILIDAD 

El día 6 de febrero de 1947, fui a la casa del Dr. Perera el cual 
procuró   entonces   distraer   mi   atención   para   que   olvidara   su 
ofrecimiento: me fastidió con un panegírico acerca del Dr. Lecuna 
y   con   nueva   lectura   de   la   carta   de   éste   citada   en   el   capítulo 
anterior. Instado por mí a mostrarme el documento ofrecido, me 
llevó al archivo de la Catedral; pero solamente me 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 

mostró   numerosas   partidas   de   entierro   ninguna   de   las   cuales 


hablaba   de   embalsamamiento,   y   luego   me   llevó   al   Archivo 
Nacional.  
En   el   Archivo   Nacional,   Perera   me   mostró   únicamente   e1 
documento del Dr. Vargas a propósito de las aldabillas de plata 
mencionadas en el capítulo anterior y dos recibos en los cuales 
dichos   artefactos   son   simplemente   denominados   “piecesitas   de 
plata” por el estudiante Manuel María Alvarado, quien los aplicó, 
y por el obrero Bonifacio Landaeta, quien los fabricó.

Yo—   “Estas   vagas   denominaciones   de   “piecesitas”   parecen 


destruir la tesis de Ud. acerca de la falta de agujeros artificiales en 
aquel cráneo, pues, permiten suponer que el Dr. Vargas se ‘valiera 
de simples ganchos o aros para armar el cráneo a través de los 
grandes agujeros naturales: fosas nasales y agujeros cigomáticos; 
y eso es lo más verosímil porque no se trataba de un cráneo que 
debía quedar desarmable para la enseñanza anatómica, sino de uno 
que debía quedar en la tumba”.

Dr. Perera— “Pero Ud. asegura que aquel agujero es artificial!” 

Yo— “Sí; pero hago una conjetura para el caso de que no hubiese 
agujero   alguno.   Además,   quien   hizo   aquel   agujero   ha   podido 
desistir   de   hacer   los   otros   por   haberle   luego   parecido   más 
conveniente y fácil el sistema de ganchos o aros de que acabo de 
hablarle”.

“En 1930 propuse al Ministerio de Relaciones Interiores hacer un 
estudio   antropológico   de   los   restos   del   Libertador,   prepararlos 
convenientemente contra la acción del tiempo, y colocarlos en una 
urna de cristal para que pudieren ser contemplados en los días de 
fiestas   nacionales;   y   en   1942   me   dirigí   en   iguales   términos   al 
Ministerio de Guerra y Marina del cual yo dependía como Jefe del 
Servicio de Sanidad Militar. En ambas ocasiones fue rechazado 
aquel proyecto que, no obstante ser justificable, no correspondía a 
una   necesidad   ingente;   pero   hoy   el   patriotismo   reclama 
urgentemente   la   abertura   de   esa   urna   porque   hay   razones 
impresionantes para dudar de su contenido”. 

Dr. Perera— “,Pero es decir que Ud. cree todavía, doctor, Ud. está 
convencido de que ése es el cráneo del Libertador?” 

Yo—   “Afirmo   que   puede   ser.   Y   Ud.   ¿qué   empeño   tiene   en  


DR. JOSE  IZQUIERDO 

que eso no puede ser? ¿Cómo sabe Ud. quién está en la razón?” 
Dr.   Pecera—   “Ah,   cómo   no!   Esa   es   una   cosa   que   la   da   la  
práctica.   Yo   en   el   primer   momento   creí   que   Ud.   pudiera   tener 
razón; pero después me he puesto a consultar la historia, a pensar 
y   considerar.   Es   que   Ud.   no   está   acostumbrado   a   estas   cosas. 
Cuando   uno   se   dedica   a   consultar   papeles   viejos   y   a   registrar 
archivos,   adquiere  una   práctica,   un  sentido  especial,   una  lógica 
Segura que no le permite equivocarse”.

Yo— “No es posible aceptar esa infalibilidad. Mientras esa urna 
no sea abierta no se sabrá si está en ella el cráneo del Libertador. 
Algún motivo pasional impide a Ud. convenir en una averiguación 
tan lógica y tan patriótica. Siquiera por la emoción de ver esos 
restos debería Ud. alegrarse de que, no por curiosidad sino por 
legítimo motivo, fuere abierta esa urna Cuando yo veo ese cráneo 
y lo siento en ruja manos, me emociona la simple idea de que 
puede ser el del Libertador; y pasan por mi mente Junín, Boyacá, 
el abrazo de Morillo, el fusilamiento de Piar, el juramento en el 
Monte Sacro, aunque es una simple patraña de Simón Rodríguez”. 

Ya  fastidiado dije a Perera: “Por fin, ¿me muestra Ud. o no el 
documento   del   embalsamamiento   de   Juana   Bolívar?”.   Entonces 
Perera fue a buscar ese documento y yo dije al Dr. Rafael Saint 
Ellis, Oficial del Archivo: “Cuando vuelva pregúntele, como cosa 
de Ud., si él cree que es artificial el agujero que hay en el cráneo, 
en una ala del esfenoide”. Formulada luego dicha pregunta, Perera 
respondió:  “Eso  no  está  claro.  Evidentemente  no  es  un  agujero 
natural del cráneo, pero no es necesario que sea artificial porque 
puede   deberse   a   alguna   causa   natural   después   de   la   muerte”. 
Perera   luego   me   dijo.   “No   es   aquí   donde   está   el   documento. 
Vamos a la Academia de la Historia!”

En   la   Academia   de   la   Historia,   Perera   me   mostró   un   folleto 


manuscrito de Manuel Landaeta Rosales titulado “La Capilla de la 
Santísima Trinidad de la Catedral de Caracas” y en el cual una 
nota dice esto: “El 17 de marzo de 1847 murió en esta ciudad doña 
Juana   Bolívar,   hermana   del   Libertador   y   al   día   siguiente   se   la 
sepultó embalsamada en la bóveda de la Capilla de la Santísima 
Trinidad como se ve de la partida de entierro libro XXXV, folio 7. 
La embalsamó el Dr. Eliseo Acosta”. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 35 

Al final de aquel folleto Perera me mostró además un ro. corte de 
“El Nuevo Diario”, edición N.° 2142, en el cual Landaeta Rosales 
también dice que fue embalsamado el Gral. Diego Ibarra, edecán y 
pariente del Libertador.

Yo—   “Ahora   comprendo   la   renuencia   suya   para   mostrar   ese 


documento. Esas afirmaciones no están acreditadas por testimonio 
alguno   de   evidencia,   sino   simplemente   por   Landaeta   Rosales 
quien ni siquiera podría valer como testigo, pues tendría a lo sumo 
un año de edad cuando murió Juana Bolívar y cinco cuando murió 
el Gral. Ibarra”.

Dr.   Perera—   “Pero,   naturalmente,   doctor!   Es   lo   que   le   digo:  


que estas cosas requieren mucho hábito para poderlas interpretar. 
Landaeta Rosales refiere ahí cosas que oyó decir, pero desde el 
momento en que las dice es porque son ciertas”.

Yo—   “Para   un   asunto   tan   transcendental   como   éste   no   bastan 


referencias   indirectas.   Landaeta   Rosales   ha   debido   citar   actas 
originales   de   los   embalsamadores.   Ni   siquiera   las   respectivas 
partidas   de   entierro   que   me   han   sido   mostradas   por   Ud.   en   el 
Archivo   de   la   Catedral,   aluden   en   forma   alguna   a 
embalsamamiento”.

Dr. Perera— “Pero entonces ¿qué entendería Landaeta Rosales por 
embalsamamiento?”

Yo— “Lo que entendemos hoy, pero en su imaginación para esos 
dos cadáveres. Sería ilógico, más aún para esa época, suponer el 
embalsamamiento   de   cadáveres   cuyos   entierros   no   habrían   de 
demorar más de 48 horas. El entierro de doña Juana demoró 24 
horas, y el del Gral. Ibarra seguramente demoró mucho menos de 
48 horas porque, según la respectiva partida, fue efectuado el 31 
de mayo de 1852 y la muerte había ocurrido el 29 de ese mismo 
mes”.  
Dr.   Perera—   “Pero   ¿cómo   es   posible   negar   lo   que   dice   una 
autoridad como Landaeta Rosales?” 

Yo—   “Y   ¿cómo   es   posible   negar   la   posibilidad   de   que   haya 


pertenecido  al   Libertador   ese   cráneo  autopsiado  hallado   en  una 
cripta   saqueada   donde   estuvo   el   cráneo   autopsiado   del 
Libertador?” 

Dr. Perera— “Yo lamento mucho no estar de acuerdo con Ud., 
pero   estas   pruebas   que   le   acabo   de   mostrar,   para   mí   son 
evidentes”. 
DR. JOSE IZQUIERDO 

Yo— “Pero para mí no. Landaeta Rosales fue un simple cronista 
de afición; ni siquiera sabía escribir, y daba tanta fe a lo que veía 
como   a   lo   que   oía.   Fíjese   en   esta   incongruencia:   él   habla   del 
embalsamamiento   del   Gral.   Ibarra   aquí   en   este   recorte   de 
periódico incorporado al folleto; pero en este mismo, en esta nota 
escrita de su puño y letra, habla del entierro de dicho General sin 
alusión alguna a embalsamamiento”.

Dr.   Perera—   “Pues   a   mí   no   me   queda   la   menor   duda   de   esos 


embalsamamientos: así como también le digo honradamente que 
y­o también pensé que Pedro Briceño Méndez, sobrino político del 
Libertador, hubiera sido embalsamado porque murió en Curazao; 
pero me he puesto a buscar y lo más que he encontrado es una 
partida que simplemente habla de unas honras fúnebres que se le 
hicieron en la Catedral. No se sabe si sus restos fueron repatriados 
y por eso pienso que quizás sería posible mandar a Curazao una 
comisión para que haga esa averiguación”. 

CAPITULO X 

TERCERA SESIÓN DE LA COMISIÓN 

A   las   nueve   de   la   noche   del   día   13   de   febrero   de   1947,   nos 


reunimos en la Cámara del Senado: los miembros de la Comisión; 
el   Dr.   Santos   Dominici;   el   Dr.   José   Manuel   Padilla;   el  
Jonás Barrios; el Dr. Antonio Requena; el Dr. Félix Angulo Ariza; 
el Mayor Alberto Paoli Chalbaud; el señor José Nucete Sardi; el 
señor   José   María   Cruxent,   quien   presumía   de   antropólogo;   los 
Excmos.   Embajadores:   Fabio   Lozano   y   Lozano,  
(1nmh  Antonio  Alberto   Valdez,   de   Panamá;   Ricardo   Boza,   del 
Perú;   Manuel   Cabeza   de   Vaca,   del   Ecuador;   Luis   Felipe   Lira 
.Girón, de Bolivia; y yo.

El cráneo, después de mostrado a los presentes fue entrega­ por el 
Dr.   Blanco   al   Dr.   Requena   y   al   Señor   Cruxent   para   presunto 
estudio antropológico. 

El Dr. Blanco hizo la presentación de los Excmos. Embajadores y 
los   enteró   del   motivo   de   aquella   reunión;   ratificó   su   opinión 
emitida durante la sesión del día 5, reseñada en el Ca­ 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 37 

pítulo VIII, acerca de la abertura de la urna del Libertador, y cedió 
la palabra al Dr. Perera.

El Dr. Perera pronunció un discurso enervante acerca de la cripta 
de la familia Bolívar y acerca de los restos del Libertador desde su 
exhumación en Santa Marta hasta su traslado al Panteón Nacional. 
Habló de los embalsamamientos de Josefa Tinoco, Juana Bolívar y 
Diego Ibarra, sin aducir pruebas mejores que las ya mencionadas 
en   los   Capítulos   VIII   y   IX:   leyó   nuevamente   la   carta   del   Dr. 
Lecuna   y   citó   el   folleto   de   Landaeta   Rosales.  
Imputé   vicio   de   nulidad   a   aquellos   testimonios   por   el   carácter 
ridículamente   acomodaticio   de   la   carta   de   Lecuna   y   por   la 
incompatibilidad circunstancial  de las  afirmaciones de  Landaeta 
Rosales según yo había manifestado a Perera. 

Respecto de Josefa Tinoco el Dr. Perera añadió lo siguiente: en 
uno   de   los   nichos   apareció   una   tabla   con   un   letrero   que   dice: 
“Pertenece   a   Fer.   B.”;   es   decir,   pues,   esas   iniciales   son   de 
Fernando Bolívar. Pero no puede ser Fernando Bolívar por. que él 
está enterrado en el Cementerio General del Sur. Esta tabla, pues, 
no   puede   ser   de   la   urna   de   Fernando   Bolívar   por.   que.   como 
acabamos de ver, él, esto es, Fernando Bolívar está enterrado en el 
Cementerio   General   del   Sur.   Fernando   Bolívar   no   está,   pues, 
enterrado en esta cripta. Por consiguiente, esto es fácil deducirlo, 
esa tabla no perteneció, ese letrero significa que esa tabla no es de 
la urna de Fernando Bolívar sino de la de Josefa Tinoco a la cual 
su hijo no quiso ponerle su nombre porque él era hijo... Fernando 
Bolívar   no  era   hijo   legítimo   y   por   tanto,   seguramente,   le   daría 
vergüenza poner el nombre de su madre y prefirió poner el suyo 
propio en abreviatura como dice en esa urna “Pertenece a Fer. B.”.

Eso   es   lo   que   podemos   deducir   de   esa   tabla”.  


No hubo comentarios para aquella cómica conjetura del médico 
historiador; pero cabe aquí recordar, en honor al amor filial, que 
Fernando Bolívar no se avergonzó de su madre, pues en la primera 
tumba   de   ella,   en  el   Cementerio   de   los   Hijos   de   Dios,   él   hizo 
colocar una lápida cuya inscripción decía así: “A la memoria de la 
señora   Josefa   Tinoco   dedica   esta   lápida   su   hijo   Fernando   5. 
Bolívar”. 

Yo— “La historia y los historiadores cuando no se acreditan con 
hechos objetivos o con documentos adecuados a las circuns­

 
DR. JOSE IZQUIERDO 

tancias   y   a   la   lógica,   pueden   engañar   sinceramente   o 


tendenciosamente. En nuestra breve historia sobran ya patrañas: 
ahí está la casa del Libertador, de la cual apenas pueden quedar el 
terreno y dos o tres paredes; ahí está una cama anónima con un 
letrero según el cual nació en ella el Libertador. Y de esa cama 
circularon estampillas!”

Embajador de Panamá— “Señores, este asunto me ha sor prendido 
extraordinariamente porque yo presumía que la veneración de los 
venezolanos   por   Bolívar   había   sido   siempre   un   culto   casi 
religioso. Cuando yo vi en la prensa las primeras noticias acerca 
de   una   profanación   de   los   restos   del   Libertador,   quedé 
desconcertado;   pero   creí   que   prontamente   serían   desvirtuadas. 
Francamente no creí que el asunto alcanzara estas pro. porciones”. 

Yo— “Desgraciadamente tan lógica presunción de orden moral no 
se aviene con los hechos ni con las condiciones de la humanidad. 
Recuerdo al Sr. Embajador que en muchos sectores sociales fue 
grande   el   odio   contra   el   Libertador.   El   Dr.   Vargas   cuando   fue 
Presidente de la República no quiso traer esos restos por temor a 
ese odio. El Congreso de Valencia proscribió de todo el territorio 
de   la   Gran   Colombia   al   Libertador,   lo   vilipendió,   y   ensalzó   a 
quienes habían querido asesinarlo en Bogotá”.

Dr. Perera— “Quiero hacer una nueva consideración. En la cripta 
hay un letrero escrito con pésima ortografía que dice así. Es un 
letrero escrito con carbón en el cual, en esa pared, dice así ese 
letrero:   “Yacen   aquí   los   restos   de   los   que   merecen  
flores patrióticos. 1882”. La ortografía es muy mala: “yacen” está 
con “Li” y “honores” sin “h”. Ese letrero, pues, quiere decir que, 
probablemente,   fue   escrito   por   unos   albañiles.   En   cuanto   a   los 
restos que estaban tirados en el suelo, es muy difícil saber lo que 
pasó   ahí.   Seguramente   esos   albañiles,   sin   intención   de 
profanación, los sacarían de los nichos y después los dejarían en el 
suelo. Es de suponer, pues, que la violación de esos nichos no 
ocurriera antes de 1882. El nicho de María Antonia Bolívar está 
cerrado y el hecho de estar cerrado ese nicho, es decir el de María 
Antonia Bolívar, indica que el que entró ahí a violar los nichos no 
lo quiso abrir porque le pareció muy reciente y seguramente esa 
persona que entró a la cripta no quiso abrir 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

ese nicho porque le parecería que fuera reciente y temió que el 
cadáver estuviera todavía en descomposición”. 

Naturalmente, tan graciosísimas conjeturas del médico historiador 
no   requerían   discusión:   María   Antonia   Bolívar   había   sido 
sepultada en 1842. Desde lo hondo de aquel nicho cuarenta años 
contemplaban a Perera!

Dr.   Caldera—   “Seguramente   esos   individuos   que   entraron   a   la 


cripta comenzarían a abrir los nichos y no tendrían tiempo de abrir 
el de María Antonia. Y esa violación no puede haber ocurrido sino 
durante   algún   trabajo   de   albañilería,   porque   de   lo   contrario   no 
hubiera sido posible disimular el ruido que producirían al abrir los 
nichos”. 

Yo— “Las consideraciones y opiniones expresadas hasta ahora, no 
aportan luz alguna y a veces apartan del tema en cuestión. Todos 
los   historiadores   juntos   no   podrían   destruir   la   significación   del 
hecho material que nos ocupa sino con el hallazgo de otro hecho 
que por igual naturaleza se le oponga. Los restos del Libertador, 
cuyo cráneo fue autopsiado, yacieron durante muchos años en una 
cripta   que   ha   aparecido   violada   e   ignominiosamente   profanada; 
por  tanto,  aun si  mil cráneos  autopsia­  dos  aparecieren  allí,  mi 
sospecha quedaría en vigor sustentada por la milésima parte de las 
probabilidades;   pero   uno   solo   ha   aparecido   y   ha   fracasado   el 
empeñe  de demostrar  que  otro  semejante lo ha acompañado  en 
aquel lóbrego recinto”.

“Si   mi   sospecha   fuere   debidamente   desvirtuada,   mediante   la 


abertura de la urna del Libertador, único recurso de evidencia, la 
incomprensión y la inquina, ya asomadas en disfraz sentimental, 
se cernirían sobre mí; pero yo las arrostraría con valor igual al 
requerido para no haber consentido en gravar a mi conciencia con 
los remordimientos de un encubridor”.

Dr. Blanco— “Yo creo que es necesario proceder a esa inspección 
de   que   habla   el   Dr.   Izquierdo.   Ninguna   consideración,   ningún 
argumento   histórico,   podría   bastar   para   calmar   la   duda,   la 
excitación   y   la   angustia   suscitada   por   este   asunto.   Diariamente 
recibo numerosas cartas. Hoy he recibido una de Cuba en la cual 
se   trasluce   el   espíritu   de   leyenda   o   de   especulación.   Hoy   he 
recibido   no   menos   de   seis   cartas   con   motivo   de   este 
acontecimiento. A veces son cartas serias y ajustadas a los hechos, 
pero otras denotan intereses espectaculares o de escándalo”. 
DR. JOSE IZQUIERDO 

“Yo creo francamente que el Dr Izquierdo ha cumplido con sus 
deberes de patriota y de profesional y que de ningún modo puede 
ser objeto de inquina aunque ‘os restos del Libertador aparezcan 
completos   en   su   urna.   El   Dr.   Izquierdo   fue   llamado   a   aquella 
cripta y se encontró con aquel cráneo que necesariamente tenía 
que atraer su atención. Quizás podría pensarse que lo patriótico 
hubiera   sido   guardar   silencio   para   evitar   escándalo;   pero   él, 
precisamente,   por   sus   sentimientos   de   patriota   y   de   amor   al 
Libertador,   creyó  que   era   su   deber   denunciar   aquel   hecho   y   lo 
denunció.   Además   debemos   tener   en   cuenta   que   estaba   de   por 
medio su seriedad profesional”.

Dr. Perera— “Antes de seguir adelante yo quiero hacer algunas 
consideraciones   más   que   destruyen   la   tesis   del   Dr.   Izquierdo. 
Respecto al sexo de ese cráneo, hay que observar, que, aun cuando 
el Dr. Izquierdo afirma que es un cráneo masculino, no es posible 
pronunciarse categóricamente; por tanto no es posible decir con 
seguridad el sexo, es decir, si ese cráneo es masculino o femenino. 
En consecuencia no hay seguridad, pues, como lo ha dicho el Dr. 
Izquierdo, que ese cráneo es de un hombre. El Dr. Arturo Guevara, 
consultado   por   la   Academia   de   la   Historia,   en   un   informe 
presentado a esta Academia, dice que eso es imposible. Dice el Dr. 
Guevara, en ese informe, que es imposible saber si un cráneo es de 
hombre o de mujer. El Dr Guevara, naturalmente, para poder decir 
esa afirmación, ha consultado numerosos autores de antropología 
y   por   consiguiente   él   cita   a   esos   autores   y   concluye   de   sus 
estudios,   después   de   haber   consultado   a   muchos   textos   de 
antropología, que no es posible demostrar que un cráneo sea de 
hombre o de mujer”.

Yo— “Las dificultades para tal identificación son excepcionales 
después de la infancia y se refieren solamente a quienes durante su 
vida las presentan en sus rasgos fisonómicos y aun en las formas 
generales   del   cuerpo.   Hay   hombres   de   aspecto   femenil   y 
viceversa; pero tales inversiones no revisten caracteres absolutos 
sino  de   modo  extraordinariamente   excepcional,   pues   los   grados 
extremos   de   desarrollo   de   algunos   elementos   son   indicios 
respectivamente atributivos del sexo. Un bigote rudimentario, por 
ejemplo, puede ser de hombre o de mujer; pero completamente 
desarrollado, como diez centímetros, jamás podrá ser de mujer. 
Igual   consideración   conviene   a   algunos   elementos   osteológicos 
que, completamente desarrollados, indican 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 41 

indubitablemente sexo masculino como ocurre en este cráneo”. El 
Dr.   Requena   y   el   Sr.   Cruxent   manifestaron   que   ya   habían 
terminado   sus   observaciones   antropológicas,   por   lo   cual   el   Dr. 
Blanco los excitó a exponerlas:

Dr. Requena— “Podemos decir que este es un cráneo masculino 
porque, aunque a veces puede ser difícil esta identificación y éste 
es un cráneo incompleto, aquí hay unos caracteres muy marcados 
del sexo masculino, por ejemplo: las apófisis mastoides, aunque 
están   carcomidas   en   gran   parte,   revelan   haber   tenido   fuerte 
desarrollo, es decir haber dado inserción a músculos fuertes como 
corresponde   a   un   hombre;   este   ángulo   naso­   frontal   es   muy 
pronunciado,   sumamente   pronunciado,   del   tipo   llamado   en 
“ensilladura”;   los   malares   son   muy   robustos;   los   rebordes 
orbitarios   son   fuertemente   marcados   e   igualmente   las   crestas 
superficiales. Podemos decir también por lo que se refiere a los 
índices nasal y orbitario, que este cráneo perteneció a un individuo 
de raza blanca”. 

“En cuanto a la edad nos es muy difícil pronunciarnos porque falta 
la bóveda que es la parte donde están las principales suturas cuyo 
grado de osificación permite decir si se trata de la edad madura o 
de   la   ancianidad.   Sin   embargo,   aquí   en   el   frontal   se   ve   muy 
claramente   la   sutura   metópica   y   esta   sutura   jamás   puede   llegar 
normalmente a la ancianidad, pues generalmente desaparece antes 
de llegar a la adolescencia”.

Yo— “Las suturas de la gran ala del esfenoide con el frontal y con 
la   escama   del   temporal,   son   perfectamente   visibles,   no   revelan 
siquiera un comienzo de sinostosis; por tanto ese cráneo no puede 
haber pertenecido a un anciano, ni siquiera a un hombre de sesenta 
años”.  
Dr. Requena— “Se puede decir que este cráneo ‘corresponde a la 
edad madura. Respecto del agujero que aparece en la gran ala del 
esfenoide, del lado izquierdo, es un agujero natural y es ciego, 
como de dos milímetros de diámetro. Lo hemos estudiado con la 
iluminación  y  hemos   comprobado   que   no   sale   al   otro   lado   del 
hueso; y con una sonda hemos comprobado que da a un trayecto 
como de cinco milímetros de profundidad y dirigido oblicuamente 
hacia arriba y hacia adelante”.

Yo—   “Respecto   de   ese   agujero,   que   jamás   podría   ser   de 


trasmisión,   sino   de   nutrición,   yo   opino   que   es   artificial;   sería 
vanamente buscado, aun en los mejores museos, un agujero un­ 
DR. JOSE IZQUIERDO 

tricio   craneano   de   ese   diámetro.   Difícilmente   los   agujeros 


nutricios  de  primer  orden,  aun  en  los  huesos  largos.  tienen  ese 
diámetro.   No   se   comprende   anatómicamente   cual   vaso,   cual 
nervio, pasaría por ahí. Además su contorno es muy nítido, como 
producido   por   un   taladro;   y   eso   no   corresponde   a   los   agujeros 
nutricios; aun los mayores son biselados o sesgados en la propia 
abertura,   de   tal   modo   que   es   posible   adivinar   la   dirección 
fundamental   de   los   respectivos   canales   sin   necesidad   de 
iluminarlos”.

Dr. Caldera— “,Ud. cree posible, Dr. Requena, que en ese cráneo 
hayan sido fijadas aldabillas?”

Dr.   Requena—   “Yo   no   sé;   no   puedo   asegurar   eso”.  


Yo—   “Pero   hay   elementos   suficientes   para   responder 
concretamente a esa pregunta”. 

Dr.   Requena—   “No   sé...   es   que   no   me   gusta   dar   opinión   sino 


concretamente de lo que veo”. 

Yo— “Precisamente: Ud. ve que en ese cráneo faltan pedazos de 
las   sienes,   principalmente   del   lado   derecho,   y   la   es­   cama 
occipital; sitios donde han podido estar fijadas tres aldabillas, es 
decir  un número más  que  suficiente  para  mantener  en  posición 
normal la bóveda y la base. Ud. debe responder “sí” o “no” a la 
pregunta del Dr. Caldera. Haga el favor de decir si es posible o 
imposible que en ese cráneo hayan sido fijadas tales aldabillas!” 
Dr. Requena— “Sí es posible”.

Yo— “Es posible que los artefactos aplicados por el Dr. Vargas al 
cráneo   del   Libertador,   para   mantener   en   posición   normal   la 
bóveda y la base, fueran unos ganchos o aros pasados por las fosas 
nasales   y   por   los   agujeros   cigomáticos;   y   ello   es   tanto   más 
verosímil   cuanto   tales   artefactos   son   simplemente   llamados 
“piecesitas”, en sendos documentos, por el estudiante Alvarado, 
quien   los   aplicó,   y   por   el   obrero   Landaeta,   quien   los   fabricó. 
Consiguientemente, aun si este cráneo estuviese completo y sin 
agujero alguno artificial, sería siempre razonable mi sospecha de 
que es el del Libertador”.

Dr.   Caldera—   “Yo   estoy   convencido   de   que   los   restos   del 


Libertador están en su urna; pero si abriéramos esa urna y en ella 
no   aparecieran   los   restos,   eso   nada   probaría   en   favor   de   la 
sospecha del Dr. Izquierdo, pues, han podido reducirse a 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR

polvo y desaparecer por obra del tiempo. Ya el Dr. Vargas cuando 
los   vio   encontró   que   algunos   huesos   habían   desaparecido”.  
Dr. Requena— “Eso no, porque yo  estoy cansado  de encontrar 
huesos antiguos, de siglos, perfectamente conservados. Una vez 
recogí   muchísimos   cráneos   bien   conservados,   a   pesar   de   la 
humedad, en un terreno inmediato a la Laguna de Valencia. Los 
huesos del Libertador deben estar en buen estado excepto aquellos 
de la mano y del pie que fueron articulados por el Dr. Vargas con 
cera, porque esta sustancia favorece la desintegración del tejido 
óseo”.  
También otros médicos allí presentes refutamos aquella hipótesis 
del Dr. Caldera. 

Yo— “Recordemos aquel color amarillo claramente visto en este 
cráneo durante la primera sesión, el día 2 de febrero, y que se 
transmitía   por   frotamiento   a   un   algodón   mojado   en   éter”.  
Dr. Requena— “Esa puede ser una mancha producida de manera 
natural por alguna sustancia ferruginosa”.

Yo—   “Eso   es   poco   verosímil   para   huesos   depositados   en   un 


recinto de mampostería”. 

Pbro. Pulido Méndez— “Ese cráneo debe estar allá dentro de su 
urna. Recordemos que el Dr. Briceño Iragorri vio esa urna en 1930 
y   comprobó   en   ella   una   abolladura   que   indica   que   ahí   está   el 
cráneo. Y eso es fácil de explicar porque esa urna está inclinada y 
por tanto la lámina de plomo se ha aplicado por su propio peso 
sobre el cráneo”.

Dr.   Blanco—   “Eso   tampoco   sería   prueba,   porque   el   cráneo   ha 


podido ser sacado y dejar ahí esa abolladura”.

Yo—   “Esa   hipótesis   del   Dr.   Briceño,   refrendada   por   el   Pbro. 


Pulido, no parece lógica, pues, la hoja de plomo no puede haber 
tenido la habilidad de amoldarse al cráneo aun si fuese tan delgada 
como esos papeles metálicos de algunos cigarrillos; y si esa urna 
fuese así tan delgada no hubiera sido posible movilizarla sin que 
se desbaratara. Yo vi esa urna el año 30, en el suelo de un cuarto 
del Panteón, donde fue puesta para luego ser colocada en una urna 
de bronce, y no observé en ella abolladura alguna”.

Dr.   Blanco—   “Esta   sería   la   ocasión   de   hacer   por   suscripción 


nacional   una   urna   de   otro   metal   más   digno   del   Libertador. 
También si encontráramos ahí el cráneo aserrado por Reverend se 
DR. JOSE IZQUIERDO 

podría sacar un molde de la cavidad para reproducir la forma del 
cerebro”.

Yo—   “Es   lástima   que   Reverend   no   dejó   una   descripción 


anatómica de los huesos del Libertador ni se ocupó de pesar el 
cerebro y reseñar su morfología. El ni siquiera era médico, pues se 
decía doctor de la Facultad de París y su nombre no aparece en los 
libros de ésta. En el curso de seis días aplicó seis vejigatorios al 
Libertador, lo cual le ocasionó la muerte por cantaridismo agudo 
según   se   colige   de   los   boletines   de   la   enfermedad   y   del   de   la 
autopsia. El Dr. Rodrigo Chacón, médico colombiano, ha sido el 
primero en llamar la atención acerca de tan funesto suceso que de 
ningún   modo   debe   afectar   a   la   veneración   y   al   respeto   de   las 
naciones bolivarianas hacia Reverend, pues él asistió al Libertador 
dentro del radio de sus aptitudes con cariño y abnegación filiales. 
No   debe   extrañarnos   la   deficiencia   de   Reverend,   pues   el   Dr. 
Vargas, a pesar de que era sabio y profesor de Anatomía, no se 
preocupé   de   la   debida   información   osteológica   acerca   del 
Libertador.   Si   el   Dr.   Vargas   hubiera   dejado   esa   información, 
tendríamos hoy datos de valor absoluto para resolver el problema 
que nos ocupa”. 

Dr. Caldera— “Yo creo que nada ganaríamos con abrir esa urna 
del Libertador, puesto que los huesos según dice el Dr. Izquierdo 
no podrían ser identificados. Ya Uds. ven que él mismo dice que 
el Dr. Vargas no dejó los datos necesarios para esa identificación”. 

Dr. Perera— “Voy a hacer una observación más. La entrada a la 
cripta por el lado sur no era una entrada como lo ha publicado el 
Dr. Izquierdo, sino que esa entrada era un simple ventiladero que 
daba a un viejo cementerio y que estaba cerca da por una fuerte 
reja, que no era una entrada sino que estaba cerrada por esa fuerte 
reja, que todos hemos visto; y por consiguiente por ahí no se podía 
entrar como lo ha afirmado el Dr. Izquierdo, sino que simplemente 
era   un   ventiladero   y   por   ahí   han   podido   ser   lanzados   algunos 
huesos como por ejemplo los huesos de animales encontrados por 
el Dr. Izquierdo ahí en esa cripta; y todos esos huesos encontrados 
por el Dr. Izquierdo en el suelo, no estaban así sino que estaban 
amontonados   junto   a   esa   reja   que   cerraba   al   ventiladero   como 
hemos dicho y que fue después que los arrastraron hacia el fondo 
de la cripta”.

Dr. Blanco— “Por lo menos ese cráneo no ha podido pasar 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

por   esa   reja,   porque   eso   lo   comprobamos   cuando   visitamos   la 


cripta”. 

Dr. Perera— “La entrada a la cripta por el lado de la Ca. pillo de la 
Santísima Trinidad, no estaba cerrada por una simple tabla como 
también lo ha dicho el Dr. Izquierdo; sino que además, encima de 
esa   tabla,   la   entrada   estaba   cerrada   por   una   losa   que   estaba 
colocada encima de la tabla a que se refiere el Dr. Izquierdo. Y 
cuando   Monseñor   Navarro   entró   por   ahí   el   año   de   1930,   para 
poder entrar le dijo a los albañiles que trabajaban ea la colocación 
del monumento a los padres y esposa del Libertador, Monseñor 
Navarro le dijo a esos albañiles, que le avisaran cuando hubieran 
levantado aquella losa para poder entrar”.

Yo­­­­   “Esa   observación   no   se   relaciona   con   la   posibilidad   o, 


mejor dicho, con la seguridad de que algún extraño entró a esa 
cripta que ha aparecido saqueada”.

Dr. Dominici— “Señores! Yo insisto en que no queda más camino 
sino abrir esa urna allá en el Panteón para saber si en ella está o no 
está lo que debe estar, hasta ahora no hemos hecho sino perder el 
tiempo. Para destruir un hecho hay que buscar el hecho contrario. 
Mientras   estemos   aquí   con   discursos,   opiniones   personales   y 
consideraciones históricas, no haremos sino perder el tiempo”.

Dr. Lander— “Podemos abrirla ahora mismo. Si quieren vamos 
ya. Yo tengo aquí los hierros necesarios”.

Dr.   Blanco—   “La   Comisión   está   facultada   por   la   Junta 


Revolucionaria   de   Gobierno   para   abrir   la   urna.   Aquí   están   las 
llaves enviadas por la Junta. En el Panteón nos esperan. Aquí está 
el   Mayor   Paoli   Chalbaud   enviado   por   l   Ministerio   de   Defensa 
Nacional con instrucciones para montar una guardia permanente 
mientras   hagamos   la   averiguación   necesaria   y   la   urna   quede 
definitivamente cerrada. Pero antes de que nos decidamos a ese 
paso trascendental, yo quiero preguntar si no dispondrá la ciencia 
de   algún   procedimiento   para   examinar   por   dentro   esa   urna   sin 
necesidad de abrirla”.

Yo— “Ya hemos hablado de los rayos X y hemos dicho que éstos 
no atraviesan el plomo; además se necesitaría de una instalación 
difícil de hacer”.

Dr. Requena— “Podríamos quizás utilizar uno de esos aparatos 
para examinar las cavidades orgánicas, por ejemplo 1JIS 
DR. JOSE IZQUIERDO 

citoscopio; pero eso no daría resultado porque el campo de visión 
es muy limitado; podríamos decir: aquí está un hueso, pero no qué 
hueso es porque apenas veríamos una zona muy pequeña en el 
espejito”.

Dr. Caldera— “Yo no creo que haya motivo suficiente para que 
nos decidamos a abrir esa urna. Eso sería dudar de una verdad 
consignada por la Historia y por consiguiente también se podría 
dudar de lo que nosotros dijéramos después de abierta la urna. Si 
mañana   aparece   en   la   Catedral   de   Santa   Marta   un   cráneo 
autopsiado cualquiera podría decir también que ese es el cráneo 
del Libertador”.

Dr. Medina Febres— “Yo apoyo la opinión del Dr. Caldera, pero 
creo que podríamos abrir la urna de bronce solamente y examinar 
por fuera la de plomo”.

Embajador de Panamá— “Yo creo que no debemos tocar esa urna; 
porque   si   lo   que   ella   encierra   es   un   mito,   ese   mito   debe   ser 
conservado.   Además   si   dudamos   de   la   palabra   de   nuestros 
antepasados la posteridad podrá también dudar de la nuestra”.

Yo— “Se puede dudar de crónicas o de las palabras de simples 
individuos; pero jamás se podría dudar de la palabra de un grupo 
grande como este, oficialmente pronunciada y autenticada”.

Embajador del Perú— “Yo creo que ha llegado el momento de 
decidir si se abre o no esa urna; pero, si se la abre, me parece que 
eso debe ser públicamente y no privadamente como 4sería ahora: 
porque se trata de los restos de nuestro Libertador y la expectación 
que hay es universal”.

Embajador   de   Colombia—   “Yo   creo   que   esa   resolución   tan 


trascendental   corresponde   solamente   a   los   venezolanos   o   a   las 
autoridades   que   los   representan;   pero,   puesto   que   hemos   sido 
gentilmente invitados para esta deliberación, quiero dar mi opinión 
concretamente. En caso de abrir esa urna todo debe estar listo para 
dejarla   definitivamente   cerrada   después   de   concluida   la 
averiguación   deseada;   y   eso   no   debe   ser   hecho   a   la   ligera   ni 
misteriosamente. A estas horas, de improviso y casi en secreto, me 
parece  que  ese  acto  podría  ser  imprudente.  Se  trata  de  un  acto 
trascendental que no debe dejar asidero alguno a la duda o a la 
leyenda.   Eso   debe   ser   realizado   con   toda   preparación   y 
solemnidad porque la precipitación podría dar asidero 
EL GRANEO DEL LIBERTADOR

a  la  leyenda  que  es  hermana  y  quizás  la  hermana  mayor  de  la 
Historia”. 

Era ya la una de la noche. Somnolentes y aburridos por tan. tos 
discursos,   acogimos   complacidos   la   acertada   insinuación   de   los 
Excmos, Embajadores del Perú y de Colombia, y confiamos en 
que la abertura de la urna quedaría simplemente diferida y en que 
a ese acto concurriríamos todos quienes en esa noche habíamos 
deliberado; pero de improviso el Dr. Blanco dio a entender que 
renunciaba   a   este   propósito   y   que   habían   terminado   aquellas 
deliberaciones preliminares:

Dr.  Blanco— “Entonces,   señores,  lo  mejor   es   que  la  Comisión 


presente su informe a la Asamblea Nacional Constituyente y que 
ésta se encargue de la decisión final”.

El   Dr.   Blanco   no   dio   noticia   alguna   acerca   de   la   consulta 


cablegráfica al Dr. Zumeta, decidida en la sesión reseñada en el 
Capítulo VIII.

Propuse   tomar   fotografías   de   aquel   cráneo;   pero   eso   no   fue 


aceptado porque el Dr. Requena y el Sr. Cruxent dijeron que la 
fotografía   no   podía   dar   resultado   tan   exacto   como   un   trazo 
obtenido por ellos con un aparato llamado “Isopantógrafo”, trazo 
que   después   fue   utilizado   por   el   Dr.   Lecuna   para   una   mendaz 
refutación a mi denuncia. (Boletín de la Academia de la Historia. 
Tomo XXX, enero­marzo de 1947, núm. 117).

El cráneo fue repuesto en su caja con un paquete contentivo de las 
piezas esqueléticas que en la cripta le habían sido adjuntadas por 
exigencias del Dr. Lecuna. La caja fue ligada y sellada con papel 
en   el   cual   estampé   el   siguiente   letrero:   “Esta   caja   contiene   el 
cráneo autopsiado hallado en la cripta de la familia Bolívar y un 
paquete de huesos que no interesan”. Por exigencias del Dr. Perera 
añadí   a   aquel   letrero,   después   de   la   palabra   “interesan”,   las 
palabras   “para   el   caso   en   discusión”.   Todos   los   presentes 
firmamos bajo de aquel letrero excepto el Dr. Caldera quien juzgó 
inadecuado el concepto de “no interesan”. 
DR. JOSE IZQUIERDO

CAPITULO XI 

FALSO PROPÓSITO 

La Academia de la Historia, en carta del 10 de febrero de 1947, 
firmada   por   su   Secretario   el   Dr.   Mario   Briceño   Iragorri,   me 
interrogó acerca de varias particularidades respecto del cráneo en 
cuestión:   sexo,   edad,   orificios   artificiales,   y   significación   del 
orificio que aparece del lado izquierdo cerca del corte de sierra. 
Contesté   a   esa   Academia   con   mis   opiniones   respectivamente 
expresadas en el capítulo anterior, y adicional. mente la informé 
acerca   de   la   mancha   amarilla   comprobada   en   el   interior   de   las 
órbitas.

El final de aquella carta dice así. “Cúmpleme dejar constancia de 
que la gravedad y trascendencia que para todos los venezolanos 
tiene   el   esclarecimiento   de   estos   hechos,   nos   impone   el   deber 
insoslayable   de   juzgar   con   entera   sinceridad   y   responsabilidad 
patriótica el presunto caso, a cuyo conocimiento se ha avocado la 
Academia de la Historia animada del más vivo deseo de que la 
verdad, así fuere la más cruda, sea puesta en claro de una manera 
definitiva”. 

Personalmente el Dr. Briceño Iragorri y el Sr. Andrés Ponte, quien 
también era miembro de aquella Academia, me manifestaron que 
ellos optaban por abrir la urna del Libertador; y, además, el Sr. 
Ponte me informó acerca de una discusión poco grata que con tal 
motivo   fue   promovida   por   el   Dr.   Lecuna   durante   una   sesión.  
La Academia de la Historia, en Oficio enviado por su Director, 
Monseñor   Nicolás   E.   Navarro,   al   Dr.   Andrés   Eloy   Blanco, 
transcribe   un   informe   cuyo   último   párrafo   dice   así:   “De   lo 
expuesto se desprende que no hay indicios de que las reliquias del 
Libertador no se hallan, salvo la consumación producida por el 
tiempo, en el estado en que las dejó arregladas el Dr. Vargas el 
año 1843, y, además, que tampoco existen pruebas de que la base 
de   cráneo   hallado   corresponda   a   un   cráneo   en   cuyo   arreglo   se 
hubiesen usado  aldabillas  o  broches”.  Tal  informe  está  firmado 
por el Sr. Andrés Ponte, por el Dr. Briceño Iragorri y por el Dr. 
Perera, quienes para justificar la conclusión 
EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR

repiten la consabida historia de los restos del Libertador desde su 
llegada a Caracas hasta su traslado al Panteón Nacional y, además, 
aducen los siguientes contumaces argumentos: 1.º— “Que de las 
crónicas nacionales y de la tradición del pueblo de Caracas no se 
deduce indicio alguno de que hubieran sido profanados los restos 
del Libertador”; 2.°— “Que según algunas personas idóneas no 
hay uniformidad de criterio respecto del sexo y de la edad de la 
persona a quien perteneció el cráneo en cuestión ni aparecen en él 
las huellas correspondientes a broches o aldabillas”; 3.°— “Que de 
los Archivos de la Iglesia Metropolitana consta que en la cripta de 
la familia Bolívar fueron enterradas algunas personas las cuales, 
según datos de Landaeta Rosales y noti1as de la tradición, fueron 
autopsiadas o embalsamadas además del Libertador”; 4.°— “Que 
respecto del agujero que aparece en el lado izquierdo del cráneo, 
los doctores Arturo Guevara, Ambrosio Perera, Antonio Requena 
y Pablo Izaguirre, y el Sr. José María Cruxent niegan que pueda 
ser explicado por maniobras artificiales realizadas con motivo de 
una autopsia”.

Para juzgar de tales argumentos ya tiene el lector datos suficientes; 
pero   cabe   hacer   notar   aquí   lo   siguiente:   1.°—   Solamente   por 
demencia podría un médico atribuir aquel agujero a maniobras de 
autopsia; 2.°— Guevara y Perera en sesión del día 5 de febrero, 
reseñada   en   el   Capítulo   VIII,   quisieron   explicar   aquel   agujero 
mediante   hipótesis   risibles,   principalmente   la   de   Guevara,   que 
denotan   haberlo   creído   anatómicamente   inexplicable   aun   por 
anomalía   y   haber   cambiado   de   opinión   cuando   se   sintieron 
consolados por la de Requena y de Cruxent; 3.°— La auténtica 
opinión   de   Izaguirre   fue   consignada   en   estos   términos:   “Ese 
orificio   no   corresponde   a   una   disposición   anatómica   normal; 
podría   tratarse   de   una   anomalía;   menos   probablemente   de   un 
deterioro; pero en todo caso no obedece “necesariamente” a una 
intervención   hecha   ex   profeso”.   La   palabra   subrayada, 
“necesariamente”,   afirma   implícitamente   la   posibilidad   de   tal 
intervención.

En su informe a la Academia de la Historia el Dr. Izaguirre dice 
además lo siguiente: 1.°—— “La presunción mejor fundada es que 
se trata de un cráneo masculino”; 2.°— “Ese cráneo perteneció a 
un sujeto mayor de 25 años y menor de 60, salvo anormalidad 
excepcional”; 30 “Aun cuando el contorno de la base

 
DR. JOSE IZQUIERDO 

presenta algunos deterioros, mi opinión es que el cráneo estudiado 
no fue objeto del tratamiento que hace suponer el uso de aldabillas 
o broches”; 4.— “El haber encontrado un cráneo aserrado en la 
cripta de los Bolívar en medio de sepulcros violados, fundamenta 
con mucha lógica la presunción de que pudiera ser éste el cráneo 
del Libertador, Lo principal y trascendental es “demostrar” que 
éste “no es” el cráneo de] Libertador y no veo otro procedimiento 
para ello que el de comprobar si el cráneo del Padre de la Patria 
reposa realmente en la urna del Panteón”.

La   opinión   de   Izaguirre   respecto   del   “tratamiento   que   hace 


suponer el uso de aldabillas o broches” es inadmisible porque se 
inicia de modo adversativo que reclama una razón y no una simple 
suposición para justificar la negación final. Las zonas deterioradas 
implican, precisamente, posibilidad de que hayan sido empleados 
tales artefactos.

Colígese   de   este   capítulo   que   la   Academia   de   la   Historia   faltó 


mendazmente a su propósito de que “la verdad, así fuere la más 
cruda, sea puesta en claro de una manera definitiva”. 

CAPITULO XII 

GESTIÓN ANTE LA ASAMBLEA NACIONAL 
CONSTITUYENTE 

El   día   25   de   febrero   de   1947   dirigí   a   la   Asamblea   Nacional 


Constituyente un Oficio que fue publicado el día 28 del mismo 
mes en los diarios “El Heraldo” y “El Universal”, y en el cual yo 
pedía  la  inspección interior  de  la  urna  cineraria  del  Libertador; 
exponía la mentalidad de mis opositores mediante la citación de 
sus   más   conspicuos   argumentos;   y   citaba   las   palabras   del   Dr. 
Andrés   Eloy   Blanco   reseñadas   en   el   Capítulo   VIII   y 
decididamente favorables a aquella petición.

Después de leído aquel Oficio por el Secretario de la Asamblea, en 
sesión del día 1 de marzo de 1947, el Dr. Perera pronuncié un 
tremendo discurso en el cual: rechazó mis cargos acerca de celos o 
envidia; me impugnó por haber yo publicado opiniones expresadas 
en sesiones a las cuales yo había asistido como simple invitado de 
la Comisión; dijo que según deseo 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR 

expresado   a   él   privadamente   y   fracasado   en   gestiones   oficiales 


anteriores,   yo   buscaba   un   pretexto   para   ver   los   restos   del 
Libertador; discutió las entradas a la cripta de la familia Bolívar; 
hizo largo recuento de los cadáveres sepultados en aquella cripta 
y, a propósito de los esclavos también allí sepultados, ponderó los 
sentimientos democráticos de la gente Bolívar; compungidamente 
osó   recusar   sus   anteriores   y   precisas   afirmaciones   acerca   del 
embalsamamiento  del   Sr.   Pedro   Domingo   de   Ponte;   reiteró   sus 
cómicos   argumentos   acerca   del   embalsamamiento   de   Josefa 
Tinoco, de Juana Bolívar y de Diego Ibarra; reiteré su argumento 
acerca de las aldabillas para el cráneo del Libertador; osó decir 
que   entre   quienes   como   médicos   reconocimos   al   cráneo   en 
cuestión, solamente yo atribuía origen artificial al agujero presente 
en este cráneo cerca del corte de sierra; y propuso que en próxima 
sesión la Asamblea resolviera conjunta. mente acerca del informe 
de la Comisión y acerca de mi petición. 

Para procurar algún solaz a Ud., lector, quizás ya aburrido por tan 
larga   narración,   trascríbole   fielmente   cinco   párrafos   de   aquella 
filípica del médico historiador:

1.°— “Quiero decir dos palabras respecto a la comunicación del 
Dr. José Izquierdo; pero, francamente.., me siento embarazado. Se 
trata de un antiguo profesor mío que merece todo mi respeto y 
consideración”.La   palabra   “embarazado”   que   ocasionó   gran 
hilaridad   en   los   oyentes,   fue   prudentemente   sustituida   por   la 
palabra   “perturbado”   en   la   publicación   que   de   aquel   discurso, 
suficientemente   acomodada   al   idioma,   apareció   luego   en   el 
Boletín de la Academia de la Historia, tomo XXX, enero­marzo de 
1947, N° 117. 

2.°— “El Dr. José Izquierdo aseguró en días pasados de que todos 
los   médicos   que   vimos   el   cráneo   del   Libertador   estamos 
plenamente convencidos de que un agujero, del cual hablaré más 
tarde, es un agujero hecho artificialmente.  Yo  puedo decir  a la 
Asamblea   que   esto   es   completamente   falso;   que   sólo   el   Dr. 
Requena,   que   es   el   único   que   salva   este   concepto   del   Dr. 
Izquierdo,   y   tal   vez   no   recuerdo   si   otro   más,   los   médicos   que 
acudimos al examen del cráneo, son los únicos que; no, que el Dr. 
Requena, unido a todos los médicos de la Comisión, con la sola 
excepción de uno solo, el Dr. José Izquierdo, que el agujero es 
hecho de una manera artificial”.

 
Nótese que según las palabras de esta jerigonza, subrayadas 
 DR. JOSE IZQUIERDO 

por mí, Perera cree firmemente que el cráneo en discusión es el del 
Libertador.

3o_ “No sé por qué el Dr. Izquierdo se ha atrevido a traer aquí 
unos   argumentos   sabiendo   él   que   yo   sí   tengo   argumentos   que 
destruyen su opinión. Yo no sé por qué el Dr. Izquierdo ha venido 
a traer argumentos cuando él está convencido de la honradez que 
me ha guiado en mis investigaciones”.

4.°— “Llegó a decirme el Dr. Izquierdo a mí, que él con sólo tener 
el cráneo que se encontró en la Capilla de la Trinidad y con sólo 
creer que podría ser el del Libertador, se sentía conmovido; que se 
sentía emocionado de pensar que aquel cráneo era el de la misma 
persona  que  había  firmado,  dijo,  el  fusilamiento  del  Gral.  Piar. 
Esto me lo dijo el Dr. Izquierdo y agregó también otra cosa; no 
sólo se detuvo a decirme que había firmado el fusilamiento del 
Gral. Piar, que el Libertador lo firmó, sino que también agregó, no 
sé si el que había realizado tal o cual campaña. Pero sí fue cierto 
que el cráneo era del que había hecho la Campaña admirable, del 
que había hecho la Campaña de Ayacucho, del que había realizado 
la Campaña del Sur. De eso sí estoy cierto que no me lo dijo el Dr. 
Izquierdo”.

Nótese que según las palabras de esta otra jeringonza, subrayadas 
por mí, Perera cree que el cráneo en discusión perteneció a Bolívar 
y  a  Sucre,   pues   fue   este  quien  hizo  la  Campaña   de  Ayacucho; 
pero, afortunadamente para mí, el médico historiador declara que 
yo no le dije eso.

5.ª­­ “Ahora, después de 1827, encontramos que en dicha cripta 
fueron enterrados otros familiares del Libertador; pero para lo que 
nos   interesa   sólo   me   referiré   a   aquellos   que   fueron   enterrados 
embalsamados”.  
Inmediatamente   y   adrede,   Perera   se   refirió   a   dos   cadáveres   de 
esclavos   enterrados   en   aquella   cripta;   por   tanto   afirma 
implícitamente que también eran embalsamados ios esclavos de la 
familia Bolívar.

Por   si   acaso   el   lector   duda   de   la   exacta   veracidad   de   las 


transcripciones   precedentes,   adviértole   una   vez   más   que   en   el 
Palacio   Legislativo   quedaron   las   grabaciones   fonográficas   y 
taquigráficas   de   las   peroraciones   hechas   en   aquellas   sesiones 
motivadas por mi denuncia acerca del cráneo aserrado hallado por 
mí en la cripta de la familia Bolívar. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

El Dr. Caldera expresó también su reprobación contra mí por el 
presunto   abuso   de   confianza   acusado   por   Perera;   divagó   en   el 
predio   de   la   Historia   para   combatir   mi   tesis;   en   términos   de 
zalamera vacilación se refirió a las citadas palabras del Dr. Blanco 
favorables   a   mi   petición;   apoyó   la   proposición   de   Perera;   y 
formuló   la   siguiente   curiosa   objeción:   “Abrir   esa   urna   sería 
admitir que ella ha sido profanada, lo cual es imposible porque ni 
siquiera   existe   una   remota   probabilidad   de   tan   tremenda   y 
dolorosa sospecha”. 

El   Dr.   Blanco,   después   de   expresar   gratitud   a   Caldera,   dijo 


enfáticamente: “Respecto de esas palabras mías citadas por el Dr. 
Izquierdo,   advierto   que   yo   hablé   en   copretérito”  
Tal   advertencia   del   Dr.   Blanco   resultaba   contraproducente   para 
una finalidad de disimulo; porque los hechos implicados en sus 
palabras pronunciadas en la sesión reseñada en el Capítulo VIII, 
hubieran tenido carácter de consumados si él hubiera hablado en 
copretérito.  
También   se   pronunciaron   contra   mi   petición   los   diputados 
Troconis   Guerrero,   Medina  Febres  y   Pbro.   Pulido  Méndez.   Sin 
embargo,   el   diputado   Troconis   Guerrero   advirtió   que   “es   un 
hombre   de   solvencia   científica   quien   dice   que   los   restos   del 
Libertador   andan   tirados   por   el   suelo”.  
Aceptada la proposición de Perera, la discusión final fue aplazada 
para el próximo 4 de marzo.

El mismo día de aquella sesión, es decir el 1ª de marzo, encontré 
luego al Dr. Andrés Eloy Blanco, en el Hotel Avila: 

Yo— “Muchas gracias, doctor, por haber hecho leer mi petición 
en la sesión de hoy”. 

Dr.   Blanco—   “Sí   hombre!   Pero   caramba!   no   tengo   mucha 


confianza en el resultado, porque he estado hablando con algunos 
diputados   y   tengo   la   impresión   de   que   los   de   “Acción 
Democrática” no quieren abrir la urna porque les parece que eso 
podría acarrear crítica al Partido”.

Yo— “No comprendo ese temor, pues el Partido debe acatar el 
criterio de sus representantes”.

Dr. Blanco— “Pero no importa, porque yo tengo la solución. Esa 
urna será abierta porque ahora nos queda el pretexto de cambiarla 
por   otra   que   sea   digna   del   Libertador   y   entonces   veremos   los 
restos   y   sabremos   la   verdad”.  
Yo— “En toda esa oposición no hay sino intereses particu 
DR. JOSE IZQUIERDO 

lares.   No   se   me   ha   discutido   con   razones.   Dígame   esos 


argumentos   de   Perera   para   demostrar   que   Pedro   Domingo   de 
Ponte fue embalsamado!”

Dr. Blanco— “,Se acuerda de lo de los negritos? Y lo peor e que 
no   se   le   entiende   lo   que   dice.   Yo   le   hice   unos   versos   que 
circularon allí privadamente”.

Al día siguiente, en el nuevo Circo, el diputado Julio Lander me 
expresó   también   los   temores   de   “Acción   Democrática”   a   se 
criticada por la abertura de la urna, y le di respuesta igual a la dada 
la víspera al Dr. Blanco por igual motivo.

El   día   4   del   mismo   mes   la   Asamblea   aplazó   para   el   día   6   la 


discusión final del asunto; y el día 6 la aplazó para el día 8. 

CAPITULO XIII 

FARSA ESTÓLIDA

Renunciar   a   la   inspección   interior   de   la   urna   del   Libertador, 


implicaba para mis opositores la tácita confesión de su derrota; por 
tanto   ellos,   antes   de   proceder   a   la   discusión   final   del   asunto, 
efectuaron un simulacro de inspección en el Panteón Nacional.  
El día 8 de marzo de 1947 los miembros de la Asamblea Nacional 
Constituyente,   aunque   acérrimamente   divididos   por   diferencias 
religiosas   y   políticas,   se   unificaron   para   decir   al   mundo   una 
mentira   que   difícilmente   hallaría   émula   en   los   fastos   de   la 
impudicicia y del ridículo. 

Antes   de   comenzar   la   sesión,   el   diputado   Julio   Lander   me 


distinguió entre los espectadores y se me acercó:

Dr. Lander— “Acabamos de llegar del Panteón. Vimos la urna  
pero por fuera solamente. Costó mucho trabajo abrir la de bronce. 
El padre Pulido se pegó a levantar la tapa y se rompió un dedo”. 

Yo— “No abrieron la urna de plomo?” 

Dr. Lander— “No. Nos limitamos a verla por fuera. Ahí se ‘e la 
forma de los huesos. Se ve la pelvis: el sacro y los coxales se 
marcan claramente; y se ve la forma del cráneo”. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

Yo—   “Pero   eso   es   una   traición!   Eso   ha   debido   ser   hecho   en 
presencia mía porque yo soy el demandante”. 

Dr. Lander— “Yo lo dije y me empeñé en que lo llamaran a Ud.; 
pero se opuso Perera y después Caldera, y después se opusieron 
todos los demás”. 

Yo— “¿Y cómo es que a través del plomo se marcan los huesos?”. 

Dr. Lander— “Ahí se ven, porque la hoja es muy delgada y no 
toca y siente los huesos”. 

Yo— “Eso es imposible! Tendría que ser como del grueso de esos 
papeles   plateados   de   algunos   cigarrillos;   y   entonces   no   hubiera 
sido posible sacarla, pues se hubiera desbaratado”. 

Dr. Lander—”Ahí la levantamos y la vimos por todos lados. Por 
cierto   que   se   ven   como   marcas   raras,   como   unos   tajos”.  
Yo— “Esa es la prueba de que ha sido violada; pero yo tendría 
que estar loco para creer que Uds. han visto los huesos así de esa 
manera”. 

El Secretario leyó una carta mía enviada a la Asamblea el día 2 del 
mismo   mes   y   cuya   finalidad   era   discutir   sucintamente   los 
argumentos expresados por el Dr. Perera en la sesión reseñada en 
el Capítulo XII, y denunciar la mala fe de ese médico historiador. 
Para demostración de aquella mala fe, yo me refería al Sr. Pedro 
Domingo de Ponte respecto del cual Perera había negado ante la 
Asamblea su suposición de embalsamamiento expresada en sesión 
de la Comisión reseñada en el Capítulo VII; y para prueba de que 
tal   suposición   no   había   sido   falsamente   imputada,   yo   citaba   la 
jocosa réplica hecha a ella por el Dr. Blanco. También me refería a 
la gran patraña de la cama natal del Libertador y a la estampilla 
que de ella circuló.

El Dr. Blanco expuso el informe de la Comisión sumariamente 
condensado en estas tres afirmaciones: 1.º­­ “En el orden histórico 
no existe indicio alguno de que hayan sido profanados los restos 
del Libertador”; 2.°— “En el orden técnico está demostrado que el 
cráneo autopsiado, hallado por el Dr. Izquierdo, no puede ser el 
del  Libertador  porque  no  tiene  los  agujeros  requeridos  para  las 
aldabillas de sostenimiento entre la bóveda y la base; 3.°— “La 
Comisión vio por fuera la urna del Libertador y comprobó que los 
huesos aparecen adentro porque se dibujan a través de las paredes 
de   plomo   de   tal   manera   que   es   posible   reconocerlos   por   sus 
detalles”. 
 DR. JOSE IZQUIERDO 

Srta.   Saavedra—   “No   es   necesario   ponderar   el   fervor   de   los 


venezolanos por el Libertador, que solamente puede ser igualado 
por el de los franceses por Napoleón; pero, aun así, es necesario 
distinguir   que   Napoleón   fue   un   conquistador   y   nuestro 
superhombre   fue   un   libertador.   No   es   posible,   pues,   que   los 
venezolanos desciendan a abrir esa urna porque eso seria profanar 
los restos del mártir que ni siquiera en la tumba ha tenido paz”.  
Dr.   Blanco—   “Por   mi   situación   de   Presidente   de   la   Asamblea 
Nacional Constituyente, he querido medir el pro y el contra en el 
problema   relacionado   con   un   cráneo   autopsiado   hallado   en   la 
cripta de la familia Bolívar”. 

“No   soy   médico   ni   historiador.   Para   mí   esa   base   de   cráneo   lo 


mismo puede ser del Libertador, como de Juana Bolívar, como de 
Francisco Briceño Méndez. No podría saber yo si es de hombre o 
de mujer, si perteneció a una persona de 47 años, o de 18 o de 80. 
Por   eso   me   he   dedicado   a   atender   y   a   sopesar   las   diversas 
opiniones,   situado   siempre   en   el   copretérito   requerido   para 
desvirtuar toda sospecha de parcialidad”.

“El Dr. Izquierdo ha sido guiado por un fervor patriótico al hacer 
su denuncia y debemos reconocer que él tuvo justificados motivos 
para   alarmarse.   Pero   no   es   posible   negar   el   valor   de   los 
argumentos   históricos   que   restan   a   esa   pieza   anatómica   las 
probabilidades de haber pertenecido al esqueleto del Libertador. Y 
sobre   todas   esas   consideraciones   ahí   está   el   informe   de   la 
Comisión:   encuentran   los   señores   técnicos   que   en   ese,   cráneo 
aserrado no existen las huellas de las perforaciones necesarias para 
unas aldabillas destinadas a unir la base con el casquete o sea la 
bóveda del cráneo”.

“Pero   de   ninguna   manera,   señores,   ha   sido   inútil   esta 


investigación.   Hoy   hemos   logrado   la   convicción   moral   y   casi 
física de que en aquella urna hay un esqueleto, lo cual disipa los 
temores de que hubieran desaparecido los huesos del Libertador”. 
“Todos sabemos que a veces aparecen en los cementerios, huesos 
todavía cubiertos con la piel y con las vestiduras aun después de 
muchísimos años; y por eso nos llamaba mucho la atención que el 
Dr.   Vargas,   a   los   doce   años   de   muerto   el   Libertador,   hubiera 
encontrado que ya habían desaparecido varios huesos como los de 
las   manos   y   los   pies   y   que   los   huesos   que   quedaban   iban   ya 
cobrando un color oscuro. Todo esto nos llenaba de 

EL CRÁNEO DEL LIBERTADOR 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

temor; pero hoy, a pesar de que sólo hemos examinado la urna 
superficialmente, podemos asegurar que allí están los huesos, pues 
la capa de plomo es delgada y maleable, y hasta por la percusión 
realizada por un médico hemos podido comprobar que está en su 
integridad   si   no  absoluta,   relativa,   el   esqueleto   del   Padre   de   la 
Patria. Allí se ve claramente una línea, como un borde, como una 
marca, que corresponde a un fémur y lo mismo se ve la marca 
simétrica que corresponde al otro fémur; allí se marcan los huesos 
del   pecho  y   se   ven  los   relieves   producidos   por   los   pómulos”.  
“Sin embargo, nada podemos asegurar completamente porque no 
hemos visto el interior de la urna; pero repito que no ha sido inútil 
esta investigación, pues la urna está intacta sin más soldaduras que 
las naturales de su manufactura”. 

Esta será la ocasión de ofrecer al Libertador otra urna más digna 
de él y de los venezolanos. Esa nueva urna deberá ser de cristal y 
oro: oro de nuestra Guayana con perlas de nuestro mar. Esa urna 
deberá ser sufragada por los venezolanos; pero que ninguno dé 
más   de  un  bolívar.  Que  se  abra,   pues,  desde  ahora   mismo   una 
suscripción para que cada venezolano dé un bolívar para la urna de 
su Bolívar; yo la empiezo, aquí está de una vez mi bolívar”. 

“Ya   no   tendremos,   pues,   más   temores   para   abrir   esa   urna.   La 
abriremos   para   cambiarla   por   otra   más   digna   de   nuestro 
Libertador;   y   en   eso   no   habrá   profanación.   Con   tal   motivo 
podremos ofrecer un jubileo a toda la América. Que venga aquí 
toda ]a América el día en que esos huesos sean sacados de su urna 
de piorno para ser colocados en la de cristal y oro”. 

“Esa será también la ocasión de crear una guardia especial para la 
tumba del Libertador; una guardia según los estilos acostumbrados 
en tiempos de España, por ejemplo “Los Guías de la Guardia” que 
bien conocemos, pero que ya no servirán para velar a las puertas 
del   palacio   del   Presidente,   sino   para   custodiar   al   sarcófago   del 
Libertador”.

Dr. Perera— En discurso largo y embrollado, naturalmente, que 
contrastaba   con   el   brillante   aunque   también   mendaz   del   Dr. 
Blanco,   alabó   coquetamente   a   las   palabras   de   éste;   expresó   su 
satisfacción por nunca haber dudado de que ningún venezolano 
había   sido   capaz   de   profanar   los   restos   del   Libertador;   negó 
nuevamente haber dicho que Pedro Domingo de Ponte 
DR. JOSE IZQUIERDO 

fuera   embalsamado;   negó   haber   dicho   que   el   cráneo   aserrado 


había sido introducido a través de la reja de la cripta; dijo que a 
través de la urna de plon1o habían sido distinguidos los fémures, 
el   tórax   y   el   cráneo;   dijo   que   por   la   percusión   había   sido 
localizado el  cráneo,  y que  ahí  se  puede  ver  los  malares  como 
prueba de que ahí está el cráneo. 

Dr.   Caldera—   Por   concepto   de   valor   simbólico   expresó   su 


anuencia a la gran patraña de la cama natal del Libertador; opinó 
que   la   nueva   urna   debe   ser   relativamente   sencilla   para   evitar 
tentaciones de codiciosos aun internacionales; se exhibió luego en 
histérico y largo panegírico acerca del amor de los venezolanos a 
su Libertador, y dio fin a aquel simulacro de discusión con estas 
estólidas palabras: “No es posible suponer que haya existido un 
venezolano   tan   perverso   como   para   que   se   haya   atrevido   a 
profanar los restos del Libertador”. 

Ni un solo comentario fue expresado acerca de mis argumentos o 
de   los   de   mis   opositores:   la   Asamblea   aprobó   ciegamente   el 
informe de la Comisión y resolvió publicar en un libro todo el 
proceso relativo a aquel cráneo autopsiado y dar a conocer ese 
mismo   día,   a   todas   las   agencias   noticiosas   y   a   todos   los 
parlamentos de América, “la verdad histórica y científica”.

La envidia y la política denegaron, pues, una demanda razonable y 
de   ingente   trascendencia   para   el   patriotismo   y   para   la   verdad 
histórica.   Muchos   diputados   me   habían   manifestado,   en 
conversaciones   privadas,   que   compartían   mi   sospecha   y   creían 
necesario   abrir   la   urna   del   Libertador;   pero   su   sinceridad   no 
alcanzó tanto como su interés beneficiario en el ambiente político 
imperante,   extraño   a   mí,   instintivamente   opuesto   a   una 
averiguación que podía redundar en nombre mío. 

El Dr. Perera anunció posteriormente su propósito de escribir, par 
comisión   de   la   Asamblea,   aquel   libro   cuya   publicación   fue 
acordada   por   ésta;   pero,   afortunadamente   para   las   naciones   de 
habla española, tal propósito fue aventado con el gobierno que lo 
patrocinaba. 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

CAPITUlO XIV 

EPÍLOGO 

El proceso relativo al cráneo autopsiado hallado por mí en la cripta 
de   la   familia   Bolívar   no   ha   concluido;   está   simplemente 
interrumpido   por   la   mala   fe   de   quienes   temieron   averiguar   la 
verdad porque podía resultar contraria a sus intereses individuales 
o gregarios. La comedia requerida para tal interrupción da mayor 
verosimilitud a mi  tesis; porque si la  Academia Nacional  de la 
Historia   y   la   Asamblea   Nacional   Constituyente   no   la   hubieran 
creído   razonable,   hubieran   optado   por   simple   y   autoritaria 
negativa a mi petición y no por pasar a la historia como histriones. 

El proceso de averiguación revistió desde su principio el aspecto 
de   farsa   tenazmente   empeñada   en   que   mis   razones   fueran 
conculcadas   por   el   sofisma   y   la   traición   que   culminaron   en   la 
insolente   afirmación   de   que   los   huesos   del   Libertador   fueron 
percibidos por el tacto, por la vista y por la percusión a través de 
las paredes de plomo de su urna.

La Academia Nacional de la Historia tuvo buen cuidado de no 
publicar   en   su   Boletín   el   discurso   del   Dr.   Blanco   en   la   sesión 
reseñada   en   el   Capítulo   XIII;   porque   él,   fluctuante   entre   su 
conciencia y la voluntad de su partido, emitió ahí las siguientes 
frases decididamente favorables a mi tesis: “Hoy hemos lo. grado 
la convicción moral y casi física de que en aquella urna hay un 
esqueleto”. “Sin embargo nada podemos asegurar completamente 
porque no hemos visto el interior de la urna”.

Esa Academia, ya desesperada, publicó la siguiente frase de Perera 
que mancilla a la borla doctoral: “En el caso de una urna de plomo 
de lámina delgada, como es la del Libertador, según el testimonio 
del Dr. Vargas, el método de la percusión es mucho más eficaz 
que en el caso de la percusión pulmonar”. (Boletín de la Academia 
de la Historia. Tomo XXX. enero­marzo de 1947, No 117).

Es de advertir que aquella percusión debe haber dado sonoridad o 
matidez según la intención de Perera, pues la cavidad más sonora 
da   sonido   mate   si   es   percutida   sobre   los   dedos   falsamente 
apoyados contra ella. 
DR. JOSE IZQUIERDO 

Mis   opositores   compartieron   potencialmente   la   complicidad   de 


quienes   quisieron   encubrir   la   profanación   de   un   santuario   del 
patriotismo   para   sepultar   en   sendos   nichos,   so   supuestas 
denominaciones, distintas osamenta, comprendido en una de ellas 
un cráneo que por varias circunstancias debe ser el del Libertador. 

Indicios históricos en favor de mi criterio son los siguientes: 1.°—
En la cripta saqueada, donde yacieron los restos del Libertador, 
apareció un cráneo con la característica póstuma del cráneo del 
Libertador;   2.°—Esos   restos   no   fueron   revisados   cuando   su 
traslado al Panteón Nacional; 3.°—La chapa de la urna estaba toda 
desprendida y quebrajada, por lo cual así también estaba su sello si 
lo hubo; 4.°—Fracasó con estrépito de pantomima el empeño de 
demostrar   que  en aquella   cripta   yacieron   otros  cráneos   siquiera 
con   probabilidades   de   igual   característica;   5.°—Acérrimo   odio 
persiguió al Libertador aun más allá de la tumba; 6.°—He sido 
discutido solamente en cencerreos y corrillos: no he sido refutado 
por la prensa; 7.°—Mis opositores ratificaron con traición inicua 
su   impotencia:   escondidos   y   prevalidos   de   su   carácter   oficial, 
hicieron en el Panteón un simulacro para declarar improcedente mi 
denuncia.

Yo, como parte demandante, he debido ser invitado para aquella 
presunta   prueba   de   evidencia   en   el   Panteón   Nacional;   y   a   tal 
prueba tampoco fueron invitados los Excmos, Embajadores de las 
repúblicas   bolivarianas   a   pesar   de   que   ellos   habían   quedado 
emplazados como testigos el día 13 de febrero, en sesión de la 
Comisión.   Tan   calculada   exclusión   de   quienes   no   podían   ser 
engañados   o   inducidos   a   complicidad,   indica   patentemente   la 
premeditada mendacidad de aquella Comisión. 

Solamente   por   desesperación   rayana   en   la   demencia   pudo   la 


Comisión decir que, por el tacto, por la vista y por la percusión, 
reconoció los huesos del Libertador sin necesidad de abrir su urna; 
pero aun si tan descabellada fantasía pudiese haber sido realizada, 
subsistiría   la   duda   porque   lo   así   vislumbrado  
podría   haber   sido   colocado   en   aquella   urna   en   lugar   de   lo 
auténtico. Si yo hubiera estado allí hubiera empuñado el látigo de 
Cristo   para   correr   de   tan   sagrado   recinto   aquellos   fariseos   del 
patriotismo quienes con tan estúpida patraña profanaron los restos 
del Libertador. 

Naturalmente, interesaría a mis adversarios que fuera arro­ 
EL CRANEO DEL LIBERTADOR

jado a una fosa común el cráneo autopsiado encontrado por mí en 
la mansión funeral de los Bolívar. Quizás no interesó el destino de 
ese cráneo como tampoco interesó la casa natal del Libertador: 
casa de comercio, estación de burros cargados de queso y de maíz, 
hasta   1930   cuando   en   su   lugar   fue   consagrada   otra   casa   tan 
apócrifa   como   la   cama   y   demás   artículos   del   mobiliario   allí 
venerado por los inocentes transeúntes.

Si   aquella   urna   fuere   abierta   y   apareciere   en   ella   un   cráneo 


autopsiado, la duda subsistiría siempre por no haber sido abierta 
oportunamente.   cuando   mi   denuncia,   o   siquiera   expuesta   e 
irreprochablemente sellada en presencia mía y de mis opositores. 
De quienes con mentira y traición me combatieron, de quienes sin 
abrir la urna de plomo dijeron haber reconocido les huesos del 
Libertador,   hay   derecho   a   sospechar   que   buscaran   un   cráneo 
antiguo   e   históricamente   lo   acondicionaran   para   introducirlo 
furtivamente en esa urna.

Grabe el lector en su mente los siguientes conspicuos argumentos 
de mis opositores:

“Josefa Tinaco fue embalsamada porque lo dice Vicente Le­ cuna 
y porque en carta al hijo de ella el Dr. Michelena le dice que nada 
es  más  sagrado que  una  madre  ni  más  grato  al  corazón  que  el 
obsequio   que   en   ella   se   nos   hace,   y   que   acepte   como   tal   el 
pequeño servicio que haya podido dispensar a su difunta madre”.
—Ambrosio Perera. 

“Juana   Bolívar   y  Diego   Ibarra   fueron   embalsamados   porque   lo 


dice Landaeta Rosales”.—Ambrosio Perera.

“Todo este asunto es puro pretexto del Dr. Izquierdo para er los 
huesos del Libertador”.—Ambrosio Perera. 

“Pedro   Domingo   de   Ponte,   quien   murió   en   La   Victoria,   fue 


enterrado   en   Caracas   al   día   siguiente;   por   tanto   ha   debido   ser 
embalsamado   para   ese   traslado”.—Ambrosio   Perera.  
“Abrir   esa   urna   sería   admitir   que   ha   sido   violada,   lo   cual   es 
imposible porque ningún venezolano ha podido ser tan per‘erso 
como   para   que   se   haya   atrevido   a   profanar   los   restos   del 
Libertador”.—Rafael Caldera.

“Si se abre esa urna y los restos no aparecen, eso nada prueba; 
pues   han   podido   desaparecer   por   obra   natural   del   tiempo”.—
Rafael Caldera. 
DR. JOSE IZQUIERDO 

“Si   mañana   aparece   en   la   Catedral   de   Santa   Marta   un   cráneo 


aserrado, cualquiera podría decir también que ese es el cráneo del 
Libertador.”—Rafael Caldera. 

“Los restos del Libertador están en el Panteón porque a través de 
la urna de plomo, sin necesidad de abrir ésta, nuestra Comisión los 
ha identificado por la vista, por el tacto y por la percusión”.—
Asamblea Nacional Constituyente. 

En honor a la verdad cumple recordar el único argumento que fue 
inspirado por uso de razón y buena fe: el del Dr. Perera acerca de 
agujeros para fijar aldabillas en el cráneo; pero ese argumento fue 
razonablemente refutado.

Para terminar formulo a Ud., lector, las siguientes interrogaciones: 

1.° ¿Qué suponer de un cráneo autopsiado, hallado en una cripta 
saqueada donde yacieron los restos del Libertador cuyo cráneo fue 
autopsiado   y   cuya   memoria   fue   execrada   en   muchos   sectores 
sociales? 

2.°   ¿Si   por   cualquier   motivo   hubiera   sido   abierta   la   urna   del 
Libertador y el cráneo no hubiera aparecido en ella, dónde y con 
cual distintivo hubiera sido buscado? 

Caracas. Julio de 1961. 

                                               José Izquierdo. 

Nota: esta versión PDF fue capturada de la 3era edición de esta obra que se encuentra en la 
biblioteca B. Tavera­Acosta, en la ciudad de La Victoria Edo. Aragua. 26 de junio 2008