Está en la página 1de 2

Ygrí Rivera: retrato hablado y escrito

Por Julio A. Muriente Pérez

He leído con mucha atención la entrevista hecha por la periodista Cynthia López Cabán a la
presidenta de la Junta de Síndicos (JS) de la Universidad de Puerto Rico, Licenciada Ygrí
Rivera, que fuera publicada en la edición del periódico El Nuevo Día del pasado 6 de junio.

Hay algunas expresiones hechas allí que me han llamado poderosamente la atención, quizá
porque apenas se mencionan sin ir más allá, pero que me parecen importantes y que creo
que no deben pasar inadvertidas..

No parece creíble el argumento de que haya sido un subordinado como el presidente de la


UPR quien haya invitado a la presidenta de la JS a negociar en la huelga de la UPR y que la
JS lo avalara. En el contexto de la legalidad que impera en la UPR—Ley de 1966— es la JS
la que invita o la que ordena y el presidente simplemente acata. Máxime en una situación
como la presente, que evidentemente está siendo dirigida desde La Fortaleza.

¿Será casualidad que la Licenciada Rivera sea prima de Alexis Rivera Gandulla— hijo de
Pedro Rivera Casiano, notorio derechista del PNP vinculado directamente a los asesinatos
del Cerro Maravilla y dueño del periódico Caribbean Business—quien fue impuesto por el
igualmente notorio Marcos Rodríguez Emma como ayudante del presidente de la UPR, José
Ramón de la Torre, como precondición para su nombramiento, por ser Alexis Rivera Gandulla
su amigo íntimo?

Coincidentalmente, ¿será un mero dato biográfico el hecho de que la Licenciada Rivera haya
sido “…Ayudante Especial en el área de seguridad pública del entonces gobernador Carlos
Romero Barceló, del 1977 al 1978.”? ¿Desde cuándo en 1977 y hasta cuando en 1978?
¿Hasta antes o hasta después del 25 de julio de 1978? ¿Tiene ello algo que ver con su
expresión de que “Mi experiencia con don Carlos Romero fue extraordinaria. Aprendí mucho
de él, de su personalidad recia, seguro de sí mismo, responsable de sus actos.”?

¿Cuánto sabe o. más serio aún, en qué medida tuvo que ver la Licenciada Ygrí Rivera con
los terribles planes represivos implementados por la administración Romero Barceló-PNP,
que condujeron, entre otras cosas, a los asesinatos cometidos en el Cerro Maravilla el 25 de
julio de 1978; ella, que era nada menos que ayudante especial en el área de seguridad
pública de ese gobernador asesino?

Según narran algunos entendidos, el padre de esta “admiradora de Margaret Tatcher” era a
su vez un admirador de Adolfo Hitler y el Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial. Al
punto, dicen, que bautizó a un hijo suyo como Von Rommel. Quizá lo uno y lo otro tengan
que ver con su manera de conversar, como ella afirma, “con firmeza y sin rodeos”. O que
como jueza prefiriera la experiencia criminal, “porque tenía dominio y control de mis actos”;
porque, “Cuando uno está en un tribunal colegiado, eso se comparte. Dependes de lo que
otros piensen. Hay que establecer una armonía en la sentencia y hay que tomar en
consideración lo que los otros dos jueces piensan. Pero cuando uno está presidiendo una
sala, la responsabilidad recae sobre uno nada más y, en ese sentido, uno tiene más libertad
de actuar…”.

Otras personas que la conocen, indican que ella es cuñada del juez del Tribunal Supremo
Efraín Rivera, quien acaba de anunciar su renuncia, y afirman que su aspiración es ocupar
esa vacante. Ya veremos.

Poco a poco vamos componiendo una suerte de retrato hablado y escrito de esta persona—
Ygrí Rivera, hija de fascista-parienta del derechista Rivera Casiano-abogada-exjueza-
exayudante de Romero en tiempos de Maravilla-admiradora de Margaret Tatcher-enemiga de
la Universidad y los universitarios— quien representa algo más serio de lo que se puede
pensar a primera vista. Es decir, una ideología, una visión paradigmática, un esquema
valorativo, unas intenciones compartidas por otros con similares atributos, que lo menos que
provocan es espanto.

Quizá por eso sea tan emblemático que el libro que “ha marcado su pensamiento”, que ha
“leído y releído”, es La náusea.