COMUNICADO

24 de Septiembre Día de la Virgen de las Mercedes
El hacinamiento, los tratos crueles y la corrupción en los recintos
penitenciarios son los principales problemas que enfrentan quienes se hallan
privados de la libertad.
Estuve preso y me viniste a visitar (cf. Mt. 25,36)
En el marco del Jubileo de la Misericordia decretado por su Santidad el Papa Francisco
y celebrando hoy 24 de septiembre el día de nuestra Señora de las Mercedes, patrona
de los encarcelados, la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de
Venezuela nos dirigimos a todos los miembros de la Iglesia y a los hombres y mujeres
de buena voluntad, para compartir nuestra preocupación sobre la realidad carcelaria.
CONSIDERANDO:
1.Que la situación carcelaria en Venezuela, con base en las estadísticas presentadas
por las diferentes ONGs de Derechos Humanos entre las cuales resalta la del
Observatorio Venezolano de Prisiones, sigue presentado violaciones recurrentes a los
derechos fundamentales y demás instrumentos jurídicos de la República Bolivariana
de Venezuela.
2.Que las mismas están demostradas no solo con los estudios estadísticos fiables ya
expresados, y las innumerables denuncias recibidas por esta instancia eclesial, sino
que constituyen hechos públicos, notorios y comunicacionales difundidos por los
medios de comunicación social y por diferentes redes sociales.
3.Que esa vulneración reiterada y sistemática a los derechos humanos de los privados
de libertad en Venezuela están constituidas por las siguientes violaciones:
a)Hacinamiento en los internados judiciales, penitenciarios y retenes policiales en
un 190%.
b)Insalubridad de las infraestructuras, instalaciones y deficiencias en la atención
médica a los recluidos.
c)Uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades llamadas a garantizar el
control de las prisiones.
d)Tratos crueles con algunos casos de presos políticos.
e)Retraso en los trasladosreclusos que inciden los plazos judiciales por la
inobservancia del debido proceso.
f)La existencia de algunos internos desadaptados (pranes) de centros
penitenciarios que indican el poco control de las autoridades sobre estos grupos,
permitiendo actividades delictivas dentro de las instalaciones.

g)Tratos inhumanos y degradantes a los familiares de los internos en sus visitas
regulares, atentando su integridad física, psíquica y moral.
h)Desconocimiento de parte de cuerpos de seguridad del estado a las órdenes de
excarcelación emanadas de los Tribunales competentes, alegando faltas en sus
formatos.
Todos estos Derechos están plenamente consagrados en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela en sus artículos 19, 21, 22, 23, 25, 26, 27, 29, 30,
31, 43, 44, 46, 49 y 55. Y las penas establecidas en el Código Sustantivo Penal Vigente
en sus artículos 179, 180, 180 - A, 181 y 182.
Por estas consideraciones, esta Comisión estima son vitales en un Estado de Derechos
y con fundamento en las bases del Evangelio, en el Magisterio de la Iglesia, en nuestras
normas estatutarias y en las normas consagradas en la Constitución y normas de la
República ya alegadas, instamos:
Al Gobierno a través de sus Órganos competentes a cumplir y hacer cumplir con los
Derechos y Garantías que asisten a los encarcelados y sus familias y recordarles así
mismo las sanciones previstas en la normativa penal vigente que tipifican las acciones
y omisiones de los funcionarios que incurran en estas conductas.
A los funcionarios a encontrar la justicia, sentido de equidad y celeridad en su trabajo.
A nuestros Agentes Pastorales a conocer los problemas de tantos hermanos
encarcelados, en quienes está el mismo Cristo, nos urge a no quedarnos pasivos e
indiferentes y a multiplicar obras de misericordia.
Agradecemos y valoramos a todos los que, con responsabilidad y profesionalidad,
brindan en un contexto nada fácil, su servicio en los recintos penitenciarios, buscando
el bien común.
Es Justicia que invocamos a los veinticuatro (24) días del mes de septiembre de 2016,
memoria de Nuestra Señora de las Mercedes.

Mons. Roberto Luckert Pbro. Saúl Ron Braasch

Presidente de la Comisión de Justicia y Paz Vicario General de Justicia y Paz